Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mystery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often spring from boredom. "Be yourself, but bigger"

Basta con que ganemos solo una elección, pero debe ser la definitiva. El paradigma de las dictaduras del Siglo XXI se puede resumir en esa simple frase: ganar solo la primera elección y, una vez en el poder, ir modificando el sistema hasta conseguir asegurarse el control y el poder total. Ejemplos sobran, muchos partieron a fines del Siglo XX con esta nueva forma de dictadura.

Veamos: Vladimir Putin; Hugo Chávez; Lula da Silva; los Kirchner; Evo Morales; Erdogan; muchos gobiernos de Centroamérica y África han seguido a este esquema que consiste en ganar una primera elección para modificar el sistema desde adentro y apoderarse de él.

No todos han tenido éxito, de hecho casi todos estos intentos han terminado mal aunque muchos llegan a durar hasta diez o más años. En Chile Allende hizo el intento en 1970, pero su gobierno llevó rápidamente al país al caos social y la ruina, lo que facilitó las cosas para que al cabo de tres años las Fuerzas Armadas lo derrocaran. El otro intento fue el de Bachelet el año 2014, pero no llegó a materializarse por la derrota de su coalición en las elecciones de 2018.

En ambos intentos el procedimiento ha sido el mismo, que es por lo demás el que han usado todas las demás dictaduras en otros países del mundo. Primero que todo la colocación de gente de confianza en el sistema de justicia, que es el más permanente, puede durar más que los eventuales gobiernos y tiene el poder de amparar ilegalidades en caso de ser necesario mediante el activismo judicial y las interpretaciones "creativas" del derecho como a veces se llaman.

Enseguida es necesario cambiar el sistema electoral para crear mayorías donde no existen. Irónicamente usan el pretexto de la "representatividad" para impedir que salgan elegidos los que obtienen más votos, con alambicadas explicaciones nos enseñan que eso es una injusticia, y que en cambio lo más justo es que los ue sacaron un 2% o un 1% sean elegidos y dejen fuera a los que sacaron 15% o más. Con el paso anterior tomaban el control del Poder Judicial y con este toman el control del legislativo. Como ellos son el ejecutivo ya tienen las manos libres para actuar, excepto porque están limitados por la Constitución y las leyes

Entonces necesitan remover ese obstáculo, por eso lo que viene es reescribir la Constitución Política, lo que les permitirá imponer impunemente abusos, expropiaciones, y perseguir más eficazmente a los enemigos políticos usando los tribunales y cortes superiores, que -recordemos- ya han llenado con gente de su confianza, ligados por trenzas de favores y ayuda mutua entre políticos y jueces. 

Modificar la Constitución les permite convertir acciones inmorales o que antes eran ilegales en formalmente legítimas, lo que permite al gobierno actuar con impunidad. Eso fue lo que entregó un aterrorizado Piñera a fines del año 2020 a cambio de nada, en un acto de cobardía moral que seguramente lo perseguirá hasta la tumba, como a Hilarión Daza, Chamberlain u otros cobardes por el estilo.

Claro que eso no es todo, nadie puede tomarse el poder total sin tener de su parte a las Fuerzas Armadas y de Orden y allí es donde falló Lula, Morales y los K, porque no basta con tenerlos debilitados sino que deben ser cómplices activos en el ejercicio y mantención del poder. Ese fue el secreto de Fidel Castro y de Chávez-Maduro para mantenerse aunque la situación sea insostenible, es indispensable comprar a las FFAA primero. 

La cosa es que por estos días en Chile, tal como en varios otros países de América Latina, estamos viviendo un intento más de tomarse el poder total desde adentro, ahora no es con proyectos políticos como se acostumbrado, sino son una demolición sistemática de las instituciones, de la prosperidad y la economía: saqueos, incendios, destrucción de empresas y trabajos, Lo que se está usando hoy como instrumento es la anarquía.

Es bien extraño, porque esto ocurre justo después de la caída del otrora poderoso  Foro de Sa9o Paulo. donde Lula terminó embarrado en un gigantesco escándalo de corrupción, Cristina K y Evo Morales -que todavía mantienen la cabeza fuera del agua- ya no son ni la sombra de las expectativas que habían despertado, los colapsos de Cuba y Venezuela son irreversibles. Y justo ahora aparecen estas cosas

A diferencia de los intentos pasados, donde estaba bien claro quienes eran los que buscaban el poder total, hoy el asalto al poder no tiene cara visible, Los soldados que salen a la calle, a saquear incendiar y crear el caos, son muy pocos pero bien organizados y con un formidable apoyo logístico económico, yo creo que estamos lejos de saber quien está detrás de todo esto, no hay caras ni nombres identificables. Francamente no tengo idea quienes serán, aunque tengo mis sospechas.

Incluso pareciera haber un esfuerzo mayor, global, encaminado a romper las economías y crear caos en todas partes, también es notable la alineación de todos los grandes medios de comunicación, sin excepciones, están trabajando duro con sus líneas editoriales y la creación de climas propicios al caos. El que me diga que los medios como CNN, CBS, WSJ, New York Post, etc. "son comunistas" o amigos de los comunistas, me parece que andan medio perdidos. Yo creo que en los dueños de los medios, la industria del entretenimiento y en general las Big Tech es de donde se puede tirar la hebra, pero es solo mi tincada, mejor no hago hipótesis.

En fin, este fin de semana habrán elecciones, cuando vayan a votar, acuérdense bien de esta frase

Basta con que ganemos solo una elección, pero debe ser la definitiva.


Como buen chileno nacido a mediados de los años cincuenta, crecí con un terror casi religioso a quedar en ridículo, hasta el día de hoy recuerdo las dos veces que hice el ridículo, una cuando era chico y otra, siendo mucho más grande, cuando hacía como que trabajaba, ambas ocasiones fue por comentarios estúpidos y petulantes hasta que alguien -maldito sea- me puso en mi lugar. Como ven, en eso de hablar estupideces tengo una larga experiencia, y hasta el día de hoy me avergüenza recordar esas dos funestas ocasiones.

Ustedes podrán pensar que dos veces en sesenta y seis años es muy poco, bueno, eso muestra cuanto me he cuidado toda mi vida de no caer en situaciones vergonzosas, si bien he hecho muchas estupideces, he tratado a toda costa de evitar las ridiculeces. 

El miedo al ridículo era característico del chileno medio de mi generación, por lo general fuimos inculcados desde chicos a ser tipos serios, autocontrolados y no hacer el loco, lo que a la muchos de nosotros nos ha convertido en tímidos y medio reprimidos. Lo curioso es que lo ridículo es muy difícil de definir con precisión, es uno de esos conceptos como el tiempo o la conciencia, todos tenemos una idea intuitiva de lo que es pero resulta casi imposible de definir.

Tal vez lo más importante es que hacer el ridículo es un concepto social, nadie queda en ridículo solo sino que es algo que se hace frente a los demás y lo característico es que produce vergüenza, propia o ajena. A veces alguien se da cuenta que está haciendo el ridículo y se avergüenza, otras veces es demasiado tonto para darse cuenta por eso los demás sienten vergüenza ajena por él.

Un excéntrico por ejemplo, alguien que actúa o se viste de manera rara, no es necesariamente ridículo, tampoco alguien que hace cosas alocadas o absurdas y eso es lo raro, parece que existe un cierto consenso social que define y cambia con el tiempo las fronteras de la ridiculez.

Por miedo al ridículo yo he evitado muchas cosas y he perdido un montón de oportunidades, mi zona de confort favorita es la que me mantiene alejado de hacer el loco, esto que parece malo, al final resulta beneficioso porque nos mantiene siempre alertas de no hacer las cosas mal. El miedo también sirve.

Las fronteras del ridículo cambian con el tiempo y el lugar. Lo que era considerado una ridiculez hace unos años hoy puede ser normal y hasta simpático. Lo mismo lo que nos parece ridículo en algún lugar puede ser normal en otro. No he conocido un país más lleno de cosas absurdas y ridículas que Japón, lo mismo los chinos no hay como los pueda tomar en serio, China es como un gran circo, viven en una farsa sobreactuada similar a sus absurdas óperas. 

Nunca he conocido a un japonés o un chino que no sea ridículo y que pueda considerar un tipo serio, ellos por su parte, me deben considerar ridículo a mi, tengo pocas dudas de eso, tal vez lo único de valor que se aprende viajando es que no en todas partes son y piensan como uno.

Por miedo al ridículo detesto hacer clases o hablar en público, sin embargo es un miedo que pude dominar desde el principio y no recuerdo haber hecho el loco en clases o las pocas veces que tuve que hablar delante de un montón de gente, en un teatro, con micrófono y todo eso. Sin embargo el miedo sigue allí y no desaparece nunca, aunque podamos dominarlo, es el pánico escénico que tienen incluso muchos actores profesionales.

El mismo miedo al ridículo me ha protegido para no entrar a la política militante, yo al menos jamás me atrevería a salir a repartir volantes o a ser candidato a algo, creo que no existe nada más patético que un candidato a lo que sea. En las elecciones que vienen, miro a los candidatos a constituyentes: indígenas, gestores culturales, dirigentes vecinales y gente por ele estilo, la enorme mayoría gente que no sabe donde está parada y no tienen la más meretriz idea de la teoría constitucional, de historia ni nada: perfecto ignorantes y brutos asertivos, en gran mayoría.

Es un verdadero circo pobre de ególatras hinchados hasta el límite de lo ridículo. Y lo mismo pasa con los candidatos a concejales, alcaldes, cores y gobernadores, siendo generosos podemos creer que la mitad son tontos, ignorantes y llenos de buenas intenciones, que no demorarán un mes en corromperse, la otra mitad son los que ya se corrompieron hace rato y solo van a robar para sacar provecho material de su "experticia".

Nunca antes había visto tantos ridículos en la política, todos absolutamente seguros de si mismos. Antes eran solo ladrones, ahora cualquier picante se siente empoderado.  Antes de seguir advierto que tengo varios buenos amigos que van de candidatos, esta vez no votaré por ninguno de ellos porque la mayoría son buenas personas, gente sana pero tontos e ingenuos. No me cabe la menor duda que la política los convertiría en ladrones, así es que no votaré por ellos y espero que no salgan elegidos para nada, por su propio bien y el de su alma inmortal.

He tenido muchos amigos más sanos que un yogurth, buenas personas que se han metido en la política y se han corrompido, algunos no solo se han convertido en ladones, cosa que yo considero pecado venial en cualquier político- sino que en algo peor que eso, muchos amigos sanos que han entrado a la política se han convertido en retorcidos maricones sonrientes, y esa clase de corrupción si que me apesta.

Y volviendo a lo de hacer el ridículo, cuando la política chilena se farandulizó, ser político y ridículo pasó a ser rentable, aunque no duran mucho porque el asombro y diversión que provoca alguien patético dura solo un tiempo y después aburre y molesta, pasó con la Cicciolina en Italia, con Bucaram en Ecuador, con Donayre en Perú y acá en Chile ya le pasó a Florcita Motuda, la siguiente será Pamela Giles, acuérdense de mi nomas. 

Pero ya me estoy alargando y tengo el firme propósito de hacer entradas más corta, así es que hasta aquí nomas lo dejo.


Estaba pensando que Sebastian Piñera debe ser el presidente más detestado en nuestra historia política moderna, incluso su amigo Ikinson, que fue asesor del segundo piso en su primer gobierno y se ha hecho millonario vendiendo encuestas al gobierno, lo presenta en las encuestas como el más impopular desde la vuelta de los políticos a Chile en 1990, eso no es poco viniendo de una empresa que ha cobrado cientos de millones al gobierno, pero tampoco puede tapar el sol con un dedo, si ocultaran esto, a la encuestadora Plaza Cadem se le evaporarían las últimas trazas de respeto que le van quedando.

Muchos dirán que Allende o Bachelet fueron gobernantes mucho más nefastos, y es verdad, pero todavía queda gente que banca al "compañero Allende" e incluso a "la mami Bachelet", lo más notable es que Sebastián Piñera, que fue electo con la segunda votación más alta desde 1990 (la más alta fue de Eduardo Frei, que corrió prácticamente solo) se haya hecho impopular de manera tan vertiginosa. Tal vez el último presidente que acumuló tal cantidad de desprecio entre los mismos que lo eligieron fue Balmaceda. Lo notable es que el odio a Sebastián Piñera no viene solo desde la izquierda, sino sobre todo de los derechistas que votamos por él.

¿Cómo lo hizo? Así como se necesita talento para hacerse simpático y popular, también es necesario tener una especie de talento para llegar a ser tan detestado en tan poco tiempo. Su círculo de aduladores seguramente lo consolará diciendo que "ha tenido una oposición implacable, que no lo ha dejado gobernar", no es verdad, su problema es que perdió el apoyo por sus actos y su personalidad, con lo que se las arregló para ganar la profunda antipatía que hoy tiene en la derecha.

Lo más curioso es que Piñera llegó al gobierno en inmejorables condiciones, con una votación altísima y si hubiese tenido una pizca de liderazgo la habría podido convertir en mayoría parlamentaria a mitad de su gobierno. Por el contrario, desde los primeros días empezó a acumular la antipatía popular, cualquier político que se le acerque se convierte en una especie de leproso. Me pregunto cuantos candidatos de Chile vamos desearán sacarse una foto con el presidente, porque eso si que será un salvavidas de plomo.

Sebastián Piñera tuvo muchos golpes de suerte en su carrera política, cuando se descubrió su cochina acción contra Matthei se las arregló para salir ileso siendo su compañera de partido la perjudicada, yo pensé que en ese momento se terminaba su carrera política pero igual zafó. Durante su primer gobierno hubo varios incidentes que pudieron terminar de manera desastrosa, pero la suerte lo siguió acompañando, la buena suerte viene en trencitos, una tras otra.

Pero la suerte se acaba, y cuando llega la mala tampoco viene sola, es una seguidilla y eso es lo que ahora estamos viendo. Lo bueno es que tal como Bachelet sepultó políticamente a su coalición Nueva Mayoría, ahora Piñera está sepultando Chile Vamos. La social democracia de izquierda y derecha ya fueron, ahora viene otra cosa.

Se podría escribir mucho sobre esto, mejor dejo espacio para los comentario, por esta vez si seré breve.

Después de pasar un par de años experimentando con cámaras web y el software Motion Eye, en noviembre de 2019 acompañé a McDonnell a comprarse una cámara Wifi y poco tiempo después compré la mía, que me sirvió perfectamente todo el año 2020 hasta que dejó de funcionar a fines de ese año más o menos. Antes que se echara a perder compré la cámara que tengo actualmente frente a mi casa que me costó alrededor de 25 dólares en China, con la intención de poner la antigua en el patio trasero.

Durante un tiempo me estaban reclamando en la casa que se estacionaban autos toda la noche detrás de la casa y justo cuando la iba a cambiar se echó a perder. Resulta que esa cámara no era para exteriores así es que duró solo un año a la intemperie. Bueno, pensé´, que se aguanten porque andaba sin plata, pero cuando las lucas escasean el ingenio se agudiza.

Entonces decidí desarmar la cámara mala a ver si la podía arreglar, cosa que he logrado muy pocas veces en mi vida, el caso es que la abrí, le arreglé un asunto que se le había salido y la volví a armar. Allí empezaron los problemas, porque se me perdieron tres de los cuatro minúsculos torillos que sujeta el domo, pero funcionaba con uno solo hasta que el diablo metió la cola y se me ocurrió moverle el anillo de enfoque Después de eso ya no pude enfocarla más, funcionaba pero desenfocada, o sea mi arreglo no sirvió para nada.

Pero me acordé que McDonnell había comprado otra cámara mejor y tenía la antigua sin usar, así es que ofrecí comprársela y me dijo "como se te ocurre, llévatela, te la regalo", después de un par de insistencia -cada vez más débiles- le acepté el regalo y me traje la cámara para la casa. 

Pasé todo el día encaramado en el techo de atrás hasta que instalé la cámara, pero me encontré con un problema inesperado, la señal de wifi de la casa es 5Ghz y las cámaras no son compatibles con esa frecuencia ¿Qué hacer? Entonces me acordé que por algún lado tenía un viejo router Linksys, el mitológico Wrt-54G y un rollo de cable de red ¿por qué no ponerlo en cascada con el router principal para extender el alcance de la Wifi?

Y como se dijo se hizo. El cable largo de red lo conecté al router de Movistar y el otro extremo a una de las puertas de salida del Linksys (no a la entrada de red). Luego, con un computador desconectado de Internet, lo conecté al router para poder entrar a la cofiguración usando 192.168.1.1 usuario y pass admin. Dentro de la configuración desactivé el servidor DHCP, cambié la IP por defecto a 192.168.1.3 para que no se traslape con 192.168.1.1. es la del router Movistar, ajusté la configuración de seguridad , cambié al router Linksys al canal 11 y finalmente ajusté la potencia de salida al máximo. Con eso estaba listo para usarlo.

Enchufé todo y ¡bingo! la red Linksys apareció en mi casa, entré a ella desde un computador sin problemas y empecé a mandar las órdenes para la cámara desde el celular ¡nada! Existen varias maneras de parear la cámara con la app del celular, mi favorita, que siempre me había dado pocos problemas, era hacer el pareo por cable y una vez agregada la cámara cambiarla de conexión de cable a wifi ¡nada! Fui probando una y otra cosa sin ningún resultado, con el cable funcionaba pero el wifi no había caso.

Después de pegarme en la cabeza durante toda la tarde, encontré finalmente el problema: mi teléfono celular se conectaba automáticamente a la red 5G, mientras que la cámara estaba conectada a la red Linksys, así es que cambié manualmente el celular a la red Linksys y entonces lo pude parear co la cámara sin problemas, esta vez lo hice usando la opción de leer con la cámara el código QR generado por el celular con los datos de la red.

Coloco todo esto más que nada por si alguien piensa hacerlo para que sepa los posibles problemas que puede encontrar, los problemas más comunes son con la wifi, bien porque la red no alcanza a cubrir el lugar donde está la cámara o porque el celular y la cámara están conectadas a redes wifi diferentes. A todo esto la mayoría de las cámaras tienen su propio access point, no recomendaría usarlo, bastantes dolores de cabeza puede dar usar la red de nuestra casa como para intentarlo con otra de la cámara.

Otro problema tiene que ver cuando tratamos de ver las imágenes no en el celular sino desde Windows en nuestro PC, prácticamente todas las cámaras chinas tienen una opción para Windows muy escondida y casi clandestina ¿Por qué? Seguramente porque todas usan tecnologías que permiten ingresar remotamente a los computadores, especialmente las que usan la antigua plataforma ActiveX de Windows que es totalmente insegura y sobrepasa los firewall, cada vez que instalamos uno de esos programas Windows nos advierte muchas veces de su inseguridad.

Pero yo se que mi tío Mao Tse Tung -que todos creen muerto cuya cabeza está vivita y coleando dentro de un frasco- no me haría ningún daño, así es que les dejo mis computadores abiertos para que hagan lo que quieran. Casi todos los productos chinos traen malware, recuerdo que en las primeras tablets era descarado, al menos ahora parecen más discretos.

Creo que en un futuro -muy cercano todas las casas tendrán una o varias cámaras que podrán grabar la calle y a veces a los vecinos las 24 horas del día. Con mi cámara por ejemplo yo cubro el patio completo de mi vecino de la esquina y como él vive solo eso le sirve y le da tranquilidad, en otros casos las intenciones podrían no ser tan inocentes. Avanzamos a paso acelerado hacia un mundo donde no existirá la "privacidad" como la entendíamos antes, viviremos cada vez más llenos de cámaras, tal como en una casa de vidrio y si queremos mantener algo privado tendremos que esforzarnos, porque lo normal srá que casi todo lo que hagamos sea público, a medida que pasa el tiempo esto será cada vez mas frecuente.

Por ejemplo en China y Gran Bretaña se usa extensamente el reconocimiento facial en las calles, las imágenes captadas de los rostros se convierten en medidas biométricas que se comparan en tiempo real con una base de datos que contiene la biométrica de personas buscadas o sospechosas, esto permite identificarlos en segundos. A veces aciertan y otras no, pero es buena medida para prevenir y buscar personas. Francis Galton estaría saltando de contento si pudiera ver esto.

Lo curioso es que no se necesitaron grandes avances de inteligencia artificial para esto, basta con identificar y capturar un rostro, eso es lo único "inteligente" que se hace, el resto es en principio muy sencillo, se captan las medidas biométricas como separación de los ojos, largo de la nariz, boca, etc  y entonces el rostro se representa por un set de medidas, luego buscar y comparar es lo que mejor hacen los computadores, no hay demasiada dificultad con eso.

Y el gobierno como siempre llegando atrasado, ha creado planes de seguridad ciudadana para instalar cámaras comunitarias, en mi junta de vecinos ya hay un proyecto aprobado para eso. Entonces contratan a una empresa que cobra una pequeña fortuna, normalmente de Santiago, del amigo o pariente d alguien, e instalan un sistema anticuado e inútil, tal como el inútil sistema de "alarmas comunitarias" que nos instalaron hace u tiempo. Esas cosas solo sirven para arreglarse los bigotes, nada más, la real solución es que cada casa tenga una cámara china que vale unas 20 lucas, con lo que puede vigilar su casa y su calle desde su celular donde quiera que se encuentre.

Maravillas de la ciencia... 



Yo creía que el plazo para las firmas había terminado el mes pasado, pero no fue así, todavía queda una semana más y Kast está a muy pocas firmas para inscribir el partido a nivel nacional, ahora mismo está en Aysen que es donde más firmas faltan (como ciento noventa y tantas creo), en Arica no está claro si conseguimos las firmas a tiempo porque el servicio electoral siempre rechaza algunas, por aspectos de forma o fondo, estamos en espera.

El hecho es que consigamos o no las firmas dentro del plazo, es prácticamente seguro que el Partido Republicano se va a constituir a nivel nacional. A todo esto debe ser el único partido que probablemente no ha hecho trampa con las firmas, tengo un amigo que se quería inscribir pero estaba inscrito en el partido de Enriquez Ominami, otro en el Partido Humanista, ambos no tenían idea, simplemente les robaron su identidad y el Servel no hizo absolutamente nada. En fin, aún tenemos patria, ciudadanos y amigos ariqueños, por favor sacudan su tradicional flojera e indolencia y firmen ahora ya, es mucho lo que está en juego.

Es impresionante la cantidad de amigos que me ha asegurado que van a firmar y simplemente no lo hacen, es impresionante y vergonzoso para mi. En fin, esta entrada la escribí hace cuatro años atrás, cuando recién empecé a saber que Kast existía, sin más trámites, aquí va:

Kast, sube la marea (publicado originalmente el 9 de octubre de 2017)
Hace un año atrás yo no tenía  idea de la existencia de José Antonio Kast. Cuando empezó a juntar firmas yo supe vagamente que habían dos Kast postulando para presidentes y me preguntaba que parentesco tendrían con Miguel Kast, el ministro de Odeplan durante el gobierno de los militares que revolucionó las políticas sociales, acabo de buscar y resulta que son hermanos, Miguel Kast murió en 1983 de cáncer óseo, la verdad es que son muy parecidos

Hasta hace pocos eses atrás yo pensaba que las candidaturas de los Kast eran un chiste y que no tenían ninguna posibilidad ni proyección, bueno, su sobrino Felipe Kast un típico político de esos que anda mirando que lo puede hacer popular y se cuida mucho de no decir nada que irrite a la izquierda, se desinfló rápidamente, sin embargo José Antonio Kast se ha ido posicionando de manera impresionate.

En mi casa el Tomás Jr. fue el primero en convencerse, nunca en su vida ha ido a votar pero esta vez se convenció y convenció a los dos bastiones de la izquierda que tenemos en la casa: la Pilar y mi querida suegra. Por primera vez en la historia en mi casa vamos a votar todos por la misma persona.

Es muy extraño esto de la popularidad, resulta que pasaron décadas en que Kast no existió a nivel nacional y en unas pocas semanas se ha convertido en candidato superestrella: tiene más credibilidad que cualquier otro porque dice exactamente lo que piensa, no le importa decir cosas impopulares, es calmado a un nivel increíble, lo pueden insultar, gritar y ahí sigue como si nada, tiene argumentos bien articulados. Es raro no he escuchado a nadie decir lo que normalmente se dice de los políticos: que es hipócrita o sinvergüenza, incluso muchos amigos de izquierda que detestan sus ideas políticas reconocen que es mejor candidato que todos los demás.

Estaba pensando que cambió para que alguien empezó a ganar popularidad habiendo sido un perfecto don nadie durante décadas, y ni siquiera ha cambiado sus ideas o su discurso, es exactamente lo mismo y antes nadie lo tomaba en cuenta mientras que ahora gana popularidad aceleradamente: de marcar cero en las encuestas ya va en tres o cuatro puntos, en solo un par de meses y aparece cada vez más en los medios, cuando antes no lo invitaba nadie. Aunque todavía no se sabe si Kast es una burbuja o se convertirá en un político importante, hasta el momento yo lo veo con un futuro muy auspicioso.

Pero sigo pensando ¿que cambió? Si Kast hubiese dicho exactamente lo que dice ahora hace un par de años, nadie le habría hecho caso y no tendría ninguna relevancia política. De hecho eso es lo que hizo por décadas y muy pocos sabían quien era, ni siquiera era apreciado.

Yo creo que la popularidad de Kast hoy refleja algo del ambiente que no solo se está dando en Chile, es un movimiento ideológico masivo en la opinión pública en contra del progresismo. Un zeitgeist que se está viendo reflejado en muchas cosas. En Estados Unidos la elección de Trump, que no es una lumbrera que digamos, pero refleja bien el descontento de mucha gente con la retórica progresista. En Inglaterra el Brexit es otro síntoma, tal como la enorme pérdida de votos de Merkel en la última elección (bajó un 18%).

Para que hablar en América Latina, todo empezó con la pérdida del poder del peronismo que reinó por décadas en Argentina, del Partido de los Trabajadores en Brasil, de la última elección del Perú donde la izquierda no vio una y la próxima elección en Chile donde la izquierda va con un nivel de impopularidad que no se veía desde los años de Allende.

Sin negarle méritos porque es un muy buen candidato -como pueden ver en el video- lo que pasó con Kast es que cayó en el momento justo, tuvo el buen ojo de renunciar a la UDI, que ya es un muerto que camina, lo que le permite decir sus ideas sin pedir permiso a nadie, en un momento en que el progresismo es impopular en todas partes, Kast es un candidato muy competitivo.

Otra cosa es que pueda salir presidente, cosa que lo considero prácticamente imposible. En Perú Fujimori pudo aparecer y en unos meses quitarle la presidencia a Vargas Llosa, pero Chile es distinto, el voto es más cauto y menos voluble, dudo mucho que se pueda quebrar una tendencia fuerte como es la de Piñera con un par de meses de campaña. Además Kast no tiene equipo ni las alianzas que le harían posible gobernar, ni siquiera tiene un partido, si por alguna cosa extraordinaria fuese electo presidente no podría hacer nada con el parlamento que tenemos.

Yo votaré por Kast y por mi, sería un éxito si saca entre un 10% y un 15% de los votos, lo que sería una excelente base para armar un partido político, hacer equipos, entender la economía (cosa que él no entiende) y todo lo que se necesita para ser presidente. En segunda vuelta votaré por Piñera porque creo que le corresponde, se ha esforzado y en su primer gobierno fue honesto y eficiente, aunque increíblemente torpe. Le hizo un enorme daño a la derecha, pero en fin, que tenga otra oportunidad porque en la política chilena no hay más.

Los piñeristas que llegaron a soñar con que su candidato ganaba en primera vuelta están furiosos con Kast porque consideran que les quitará votos. Piñera mismo hará todo lo posible por perjudicar a Kast -sin dar la cara, obviamente- porque ya le está tomando miedo. Siguen igual de tontos que en el primer gobierno, no entienden que el gran enemigo de Piñera es la abstención de la derecha que lo odia, que son muchos, esos no votarán por Piñera en primera vuelta, pero si lo harán en segunda, con la nariz apretada.

Yo soy de esos. Creo que Piñera y los partidos que lo apoyan son el pasado que debe desaparecer, Pero tampoco creo en esos "independientes" que llegan con las "manos limpias" y son más ladrones que gatos de campo. Ningún actual político de UDI, RN, Evópoli o lo que sea e salva, son estructuras y personas que ya se debieron ir para la casa hace años, pero se siguen afirmando al poder y sus privilegios, a esos hay que ir botando, tenemos cuatro años y un buen líder político para eso, no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana.

Legalizar el robo

06 mayo 2021

 


Veamos primero la noticia, se trata de un proyecto de ley presentado por don Jorge Britez, diputado por Alto Paraná en Paraguay que propone derechamente que cualquiera puede robar en un asalto hasta un tope de diez mil guarníes (un dólar con cincuenta, más o menos).

"Lo que pasa es que hay que dar respuesta a la ciudadanía para que tenga un medio para llevar sustento a su casa. Entonces, si legalizamos el robo, bueno, hasta diez mil guaraníes por ejemplo estará permitido, para que pueda llevar un sustento, entonces me viene un asaltante y yo levanto las manos y digo toma diez mil guaraníes para no entrar en un enfrentamiento ¿verdad?" 

Un periodista pregunta "¿no cree que es descabellado eso?" y don Jorge responde "bueno, descabellado es lo que el gobierno hace ¿no? Al darle presidio a la gente que quiere llevar el sustento y quiere trabajar lícitamente. Si hay respuesta, bueno, vamos a presentar este proyecto para legalizar un poco el robo, entonces, ya que vemos lo de parte del gobierno, donde hay eh, ciertos grupos, autoridades que se dedican a robar, entonces bueno, démosle también esa posibilidad a la gente también". El video original lo pueden ver en este link a Youtube.

No se puede negar que es una idea interesante, que además podría  crear una actividad económica muy lucrativa al alcance de cualquiera. Solo se necesita un cuchillo, un fierro o cualquier implemento que sirva para amenazar y cientos de miles de desempleados podrían ganarse cómodamente la vida, con poco trabajo y casi ningún riesgo. Diez mil guaraníes es muy poca plata, como un dólar cincuenta más o menos, pero siendo tan fácil y seguro robar así, no costaría nada ganarse honradamente entre 150 a 300 dólares todos los días, gota a gota así se podría terminar con la pobreza.

Claro que es posible que -siendo legal y tan sencillo robar- mucha gente empezaría a salir a la calle sin plata, entonces los asaltantes legales tendrían que robarse entre ellos mismos, lo que no dejaría de ser irónico. Otra posible consecuencia inesperada de esta ley podría ser que, al poco tiempo, otro diputado o ese mismo empiece a plantear la idea que diez mil guaraníes es una miseria ¿cómo se va a sustentar a una familia con un miserable dólar y medio? Entonces empezará la escalada a 15 dólares, luego a 150 y así, buscando llegar a un "monto digno" que nunca será suficiente.

Yo se que a mucha gente moralista le espantará esta idea, otros se indignarán con esta idea calificándola como insólita, descabellada e inmoral. Sin embargo no es una idea nueva, existe desde hace siglos y nos la viene aplicando desde que existe el estado con los impuestos, las contribuciones a los bienes raíces, los sueldos de los empleados públicos obtenidos por medio de amedrentamiento y para qué hablar de las expropiaciones no compensadas adecuadamente, que son la forma más violenta y descarada de un robo legal.

El estado tiene todos los medios, tanto para robarnos legalmente como para amedrentarnos si no le damos lo que nos exige, no hay ladrón más grande que ese, que obviamente justifica sus fechorías con el pretexto que nos está protegiendo.

Lo que el diputado propone es democratizar el robo, que no solo el estado pueda robarnos sino cualquiera que así lo desee. De hecho los progres paraguayos defiende a este batracio diciendo que lo que él dice es "sarcasmo", pero esa explicación de "sarcasmo" es ridícula, porque lo que afirma seriamente el diputado es "que robe el pueblo, porque lo necesita" con la intención de ganar simpatías entre los que son tan mononeuronales como él mismo para que le den sus votos y así poder darse la gran vida a costillas de los giles.

Porque basta con tener el C.I. de una ameba para darse cuenta que los ladrones jamás podrán ser muchos, si los ladrones son la mayoría, estarán obligados a robarse entre ellos mismos y la vida civilizada desaparece. En esencia la ley no castiga el robo por su monto, el hecho punible es tan grave cuando intimidas a alguien -o entras a su casa- para quitarle un bidón de gas. que para robarle un millón de dólares, es en principio lo mismo. 

Existen por ejemplo muchos homicidios que se producen por negarse a convidar un cigarrillo a alguien (eso lo aprendí en mis años de los tribunales) ¿Debería dejarse libre al que mata a otra persona solo porque le negó un cigarrillo? Claro que no, porque el delito es la intimidación y sus efectos, no el monto de lo robado.

¿Cómo llego un tipo como este a la política? Su carrera ha estado llena de escándalos, un video porno con su compañera de lista, durante una sesión de la cámara se desnudó de la cintura para arriba como muestra la foto, otros videos hechos por él mismo donde aparece haciendo cosas propias de un loco de remate. De hecho su popularidad se basa en eso, tiene el característico desorden de la personalidad del narcisista que necesita desesperadamente llamar la atención, al precio que sea.

Pero eso no es todo, porque tiene un apoyo sólido y en bloque del progresismo y la prensa en su país, eso se puede ver con claridad cristalina en este reportaje que le hicieron en la televisión paraguaya, donde los "panelistas" -esa acostumbrada y odiosa comparsa de opinólogos- lo justifican con alambicados argumentos. Hay una gran infraestructura detrás de estos payasitos.

Antes eran espontáneos, de todos los partidos políticos-y duraban un período o dos como mucho. Recuerdo a la Ciciollina en Italia y a Abdalá Bucaram en Ecuador, pero hoy son otra cosa. Resulta que gente con enormes recursos, que intentan instalar el progresismo a nivel global, han detectado el potencial electoral que tienen los pobres diablos llenos de narcisismo, con la inteligencia de un insecto pero con voluntad y gran capacidad para hacer el ridículo, detectaron que eso encanta a cierto electorado y se dedicaron a reclutarlos.

En Chile el Partido Humanista, creado y solventado por ONGs e intereses globales, reclutó a Pamela Jiles y Florcita Motuda, en Perú otras ONG similares reclutaron y levantaron a  Pedro Castillo, que tiene la capacidad intelectual de una mosca pero cuenta con padrinos muy, muy poderosos. No son para nada espontáneos, son productos muy bien trabajados y mejor financiados en todas partes, creados específicamente para el segmento electoral de los más brutos, resentidos e ignorantes.

Muchos de estos pelmazos han tenido éxito electoral, un ejemplo de pizarrón es Manuel Antonio López Obrador, que llegó a la presidencia de Mexico siendo que ya era bruto antes de que se pusiera senil. Hoy no tiene capacidad ni de gobernar su casa, pero es la marioneta ideal para los intereses globales. Tal como lo fue Bachellet n su momento.

Porque los más brutos, resentidos e ignorantes., son los que se identifican con ellos. "El gobierno nos roba ¿por qué no podemos robar nosotros entonces?", "Ya tuvimos a doctores y especialistas en economía que nos tienen en la miseria ¿Por qué no darle una oportunidad a alguien de afuera del sistema que sea honesto y barra con los corruptos?".

Esa es más o menos la línea intelectual de ese segmento electoral, es lo que les venden. Lo que nadie les dice a esos pobres tontos es que ellos nunca llegarán a robar impunemente, pero con seguridad van a ser robados, una y otra vez, por los "hombres buenos" que vienen a "limpiar la política", más bien les limpiarán los bolsillos y el estómago como hicieron Fidel, Chávez y Maduro.

La lucha contra los corruptos es otra de las formas burdas de toda esta manipulación y engaño que se está intentando a escala global. Indro Montanelli en su Historia de los Griegos lo puso así, relatando a como se corrompieron los gobernadores espartans mandados a regir las colonias "No hay nada más corrompible que los incorruptos. Poco entrenados como están a la tentación, cuando ceden no conocen ya límites". La lucha contra los corruptos es frecuentemente uno de los engaños más burdos del progresismo y de los que trae las peores consecuencias.

¡Aleluya hermanos! La Benemérita Fundación mi billetera agradece con júbilo el generoso aporte de quien yo se, que se utilizará escrupulosamente para los fines sociales, como por ejemplo cumplir con el mandato bíblico "dad de beber al sediento". 

También aprovecharé de pagar la cuenta que quedé debiendo en mi última pesadilla, ¡Que divertido sería poder retomar los sueños o controlarlos de alguna manera! Bueno algo de eso hablaba Alan Watts, como he contado antes. En fin, chas gracias, chas gracias.

La nueva Atlántida
Me he entretenido leyendo La Nueva Atlántida de Francis Bacon, ""primer barón de Verulamium, primer vizconde de Saint Albans y canciller de Inglaterra", el famoso inglés  a quien le achaca, entre otras, el haber inventado el método científico. Poquita cosa como pueden ver.

Bueno, la cosa es que empecé a leerlo y a las pocas páginas me di cuenta que ya lo había leído alguna vez en el pasado, yo tengo muy buena memoria con lo que leo, pero el libro me aburrió la primera vez y ahora voy por las mismas, me está resultando pesado terminarlo, tal vez lo vuelva a dejar.

El género literario de las utopías parece que ya está medio caduco, hace años que no se publica alguno de esos que tenga la importancia de la "Atlántida" de Platón, la "Utopía" de Tomás Moro o la "Nueva Atlántida" de Bacon. El asunto consiste en que alguien se sienta a pensar cual sería el sistema político y social para que funciones una comunidad perfecta y escribe en una novela sobre una ciudad imaginaria donde eso ocurre, es "la ficción de un Estado ideal en el cual son felices los ciudadanos debido a la perfecta organización social reinante; al menos, los males sociales se han reducido al límite mínimo" como se definen las utopías clásicas.

En La nueva Atlántida, Bacon siguiere que la felicidad de las personas se alcanzará cuando la tecnología logre entregar a las personas los medios para satisfacer todas sus necesidades, por eso en la novela se describen muchas cosas que se inventaron siglos después, en ese sentido Bacon fue como un pequeño Julio Verne.

Los otros ingredientes para la receta de un mundo feliz según Bacon son una religión poderosa y un consejo de hombres sabios que guíen los detalles del día a día. En esto la idea de Bacon se parece mucho a la de Platón, que sostenía que los filósofos deberían gobernar al mundo. Una idea absurda porque es claro que somos los ingenieros de ejecución electrónicos los predestinados a esos altos fines. Eso es algo que todo el mundo lo sabe.

Bacon pensaba -de manera bastante ingenua para ser tan filósofo- que una vez que el hombre dominara la naturaleza y se terminara el hambre, las enfermedades y las carencias materiales, todos empezarían a vivir felices y se convertirían en hombres buenos. Esa es otra idea ridícula que muestra una incapacidad total para aprender de la historia. Hoy tenemos una riqueza material que jamás habrían soñado en los años de Bacon, el hambre es la excepción más que la norma y sin embargo la gente sigue siendo tanto o más infelices que cuando sir Francis escribió su librito. 

Y lo divertido es que, parece que los más gorditos y los más pudientes, son también los menos felices. Gran parte del sufrimiento no viene de las carencias sino de tener demasiado, porque las necesidades son infinitas y crecientes, cada vez que consigues tener algo enseguida quieres diez veces más o diez cosas diferentes.

No  hay que olvidarse de Bill Graham, el heredero de la fortuna del Washington Post se voló los sesos de un disparo, millonario y filántropo, no le faltaba nada. Y eso no es todo porque su padre había hecho lo mismo 50 años antes. Está lleno de casos de personas con fama y fortuna, que lo tienen todo menos satisfacción.

Es impresionante que han pasados tantos siglos y todavía se sigue vendiendo la idea que la satisfacción de las necesidades materiales puede traer la felicidad a las personas. Sir Francis Bacon pudo haber sido muy hábil y muy inteligente en otras cosas pero en esto era un completo tonto. Ahora que acabo de escribir esto me doy cuenta por que no terminé el libro la primera vez, y por qué -tal vez- ahora tampoco lo termine.


Donald y sus odiosos sobrinos

Cuando no hay nada que hacer, que mejor que ponerse a leer. En verdad hasta antes de toda esta locura yo me juntaba con mis amigos a tomar, comer y conversar las estupideces de siempre, pero con los confinamientos, las "fiestas clandestinas" y estupideces por el estilo todo eso se fue al diablo, paso el día en pijama soñando despierto que me llega un gran golpe de suerte, igual que el Pato Donald, quejándose desde una hamaca en su patio:

¡Que día este! que día tan perfecto para pescar, bogar, salir con una chica o hacer un picnic ¡todas las cosas que no puedo hacer!
-¿Por que no, tío Donald? ¿quien te lo impide?- preguntan los sobrinos
-¡La despiadada vida niños! Como de costumbre estoy sin un peso y falta un siglo para el día de pago- contesta estirando su billetera vacía
-Podrías salir a caminar o estudiar la vida de los pájaros- dice un sobrino
-Tal vez me vea obligado a hacerlo, pero antes voy a esperar al cartero, me puede traer una buena noticia
-¿Como un cheque de un pariente desconocido que vive en la India?

Yo soy igualito, Donald es mi socias, mientras que el Tomás Jr y la Pilar me cuestionan, igual que Hugo, Paco y Luis

Los niñitos admiran a un lejano tío que descubrió "un invento que mata al gusano de la manzana" Aseguran "el mundo entero les está agradecido por ello... Es famoso... y rico". Donald responde acertadamente: "¡Bah! el talento, la fama y la fortuna no lo son todo en la vida" -"¿No? ¿Que otra cosa queda?" preguntan Hugo, Paco y Luis al unisono. Y Donald no encuentra nada que decir sino: "Err.... hum... A ver... Oh-h".

Ah, malditos, pero ya cambiará mi suerte, mientras tanto, yo espero sentado que eso ocurra "si Dios quiere darme, ya sabe donde vivo". Debe ser la decadencia de los años porque nunca había pasado tanto tiempo sin que aparezca nada interesante, lo normal era -antes- que cada cierto tiempo me apareciera un negocio, o una aventura o cualquier cosa por el estilo. En fin, buena suerte, mala suerte ¿Quién lo sabe? A propósito, creo que Donald es la caricatura más expresiva y con más carácter de Disney, em encanta esa imagen con que encabezo esta entrada, me identifica totalmente.


Juana la Loca

Bueno, así es como paso mis abundantes ratos de ocio leyendo, a falta de algo mejor que hacer, tengo la biblioteca más grande del mudo al alcance de algunos clics y de tiempo en tiempo aparece alguna joyita que vale la pena conversar. Lo último que leí fue la "Historia de la célebre reina de España doña Juana, llamada vulgarmente la Loca", escrita por un autor anónimo, contemporáneo a ella, de los años 1500 más o menos.

Escuché hace años a una amiga decir que ella era la reencarnación de Juana la Loca, primera vez que oía ese nombre y me quedó dando vueltas por ahí, muchos años después, no hace mucho, leyendo cosas de genealogía leí en Wikipedia la historia de mi lejanísima pariente y me llamó la atención lo raro de todo eso.

Juana (de Castilla y Aragón, reina de Navarra, Aragón, Mallorca y de Sicilia) fue hija de los Reyes Católicos Fernando e Isabel, los mismos que financiaron el descubrimiento de América, fue una reina para los records de Guinness -si hubiesen existido en esos años- porque gobernó supuestamente durante 50 años, más que ninguna otra reina antes y después de ella, pero no tuvo poder efectivo ni un solo día. También tenía más nobleza y acumulaba más títulos hereditarios que cualquier otro en su época

Según Wikipedia -o sea la historia oficial contemporánea- fue encerrada en Tordesillas primero por su padre Fernando y luego por su hijo, el que llegaría a ser el emperador Carlos V, uno de los reyes más grandes de España. El motivo que dan es que supuestamente no quiso aceptar la fe católica porque tenía simpatías por el protestantismo, esa sería la razón por la que conspiraron para quitarle el poder alegando que estaba loca. Esta es una visión revisionista, reciente, de la historia que fue tradicionalmente aceptada por muchos años, vaya a saber uno cual es la verdadera.

Porque el interesante libro que estuve leyendo cuenta otra historia, llena de chismes, anécdotas y detalles sabrosos. Por ejemplo nos cuenta el autor anónimo que los reyes católicos eran muy apreciados por su pueblo e Isabel, era sobrina nieta de Fernando, nieta de su hermano aunque tenían solo un año de diferencia de edad porque Fernando fue un hijo tardío.

Apenas la reina Isabel se embarazó, aparecieron los chismosos, diciendo que la criatura (Juana) no era hija de Fernando, sino que de algún otro con el que Isabel le había colocado la cornamenta, o sea la historia empezó mal. No hay que olvidarse que Fernando el Católico fue el príncipe en que se inspiró Maquiavelo para escribir su famosos libro del mismo nombre, en su época era considerado como el más sagaz de los reyes y con el matrimonio se consolidó la unificación de España y la expulsión de los moros. España comienza a partir de ese matrimonio.

A los quince años a doña Juana la casaron con Felipe, archiduque de Austria,  duque  de  Flandes,  de  Artois  y  del  Tirol,  é  hijo  del  emperador  de Alemania, Maximiliano I, un matrimonio de conveniencia estratégica porque unía a España con Austria. Resulta que doña Juana apenas conoció a su marido, apodado "Eelipe el hermoso", se enamoró locamente de él, y al parecer, al menos por unos años vivieron felices, porque Juana se embarazaba una y otra vez.

Tal vez tanto embarazo llevó a Felipe -haciendo honor a su sobrenombre- a ponerle los cuernos a su real esposa con una camarera española, rubia y -según relata el anónimo- ahí fue cuando Juana empezó a hacerle honor a su sobrenombre, porque se apoderaron de ella unos celos enfermizos . 

Cuando muere Isabel, su madre, Juana heredó todos sus títulos, porque su padre Fernando era rey de Aragón nada más, y en asuntos de nobleza lo que vale es la sangre y la línea sucesoria, o sea los reyes tenían una especie de "separación de bienes". 

Pero -según el anónimo- a Juana le importaba un carajo gobernar, porque se dedicaba a tiempo completo a celar a su hermoso marido y a hostigar a su amante rubia a la que, una vez que le colmó la paciencia -que no era mucha- la pescó en el jardín, le dio una pateadura y con una tijera le cortó todo el pelo al rape. Ese comportamiento resultaba escandaloso por muy reina que fuera, especialmente en momento en que España estaba recién consolidando su unificación y hacia falta alguien que gobernara 24x7.

A Juana no le interesaba gobernar y al final lo hacían los consejeros colocados por su padre, ella estaba totalmente dedicada a tratar de sacudirse los cachos y vivía entre peleas y reconciliaciones con su hermoso marido. Finalmente el hermoso se murió y se dice que entonces Juana se volvió completamente loca, al menos esa es la historia como la cuenta el anónimo contemporáneo a los hechos y, al menos a mi, me parece bastante convincente. El libro es muy entretenido, especialmente para los que son glotones de la historia, como es mi caso. Lo pueden bajar de aquí.

Pesadillas
Este ha sido un año de pesadillas. Yo  nunca me acordaba de los sueños, o cuando los recordaba eran aburridos y sin sentido, como pasar horas y horas viajando en un bus sin que no pasara nada, pero lo normal era no recordar nada de lo que soñaba.

Ahora sueño pesadillas, seguramente por mi situación decadente que debe sacar a flote los miedos e inseguridades que no tengo mientras estoy despierto, estoy entrando en una temporada de pesadillas. Es muy interesante porque no son grandes pesadillas y para nada aterrorizadoras, solo al final de los sueños me doy cuenta que algo anda mal, empiezo a preocuparme y despierto.

Hace unos días tuve una muy divertida. Estaba en una comida en un club muy exclusivo con puros millonarios y gente poderosa, yo era el poblete pero los estaba asesorando de algo que no recuerdo. La conversación iba entre carísimos baldes con champagne Cristal, caviar y todo eso mientras yo pensaba en la tremenda cuenta que iba a salir.

Todo iba muy bien pero yo no encontraba mi oportunidad de hablar para justificar mi presencia, entonces alguien mencionó la idea de usar un spot o algo así con ballenas, lo que a mi me pareció una gran idea. Y empecé a hablar de eso, que a todo el populacho le encantan las ballenas, tanto como los osos panda, el amor a las ballenas es una estupidez pero funciona. Insistía que la idea era muy buena y trataba de desarrollar el argumento. Pero nadie me hacía mucho caso, entonces yo empezaba a levantar la voz y me di cuenta que me empezaban a mirar raro.

A todo esto llegó el momento de pasar la cuenta, y un mozo con chaqueta roja me pasó la parte que debía pagar yo, que no llevaba un peso en el bolsillo y el amigo que me había invitado a la reunión había desaparecido. Ahí empecé a preocuparme y me desperté

Las pesadillas, al menos en mi caso, reflotan los miedos que no tengo cuando estoy despierto, seguramente están en el subconsciente y cuando duermo salen a flote, quien sabe. O tal vez no signifique nada.

¿Se han fijado que los sueños son normalmente estupideces que no interesan a nadie, pero igual sentimos el impulso de contarlos a otros? A mi me ha pasado muchas veces cuando me dice "tuve un sueño increíble" y me cuentan cualquier estupidez sin pies ni cabeza. Bueno, alguna vez tnía que llegar mi turno de vengarme y contar una tontera como si fuese algo importante, para eso también sirve el Templo del Ocio 


En las últimas elecciones presidenciales del Perú, sacó la primera mayoría un candidato que ni siquiera aparecía en las encuestas, eso debió haber desacreditado -al menos por un buen tiempo- a las empresas encuestadoras, pero nada de eso, hoy andan en Perú todos locos discutiendo los porcentajes de las nuevas encuestas, hechas por los mismos y con idéntica metodología ¿son tontos o se hacen?

En Gran Bretaña todas las encuestadoras daban por ganador al rechazo del Brexit, sin embargo ganó la opción apruebo, y las empresas que hacen "estudios de opinión pública" siguen allí, encuestando y publicando sus resultados como si nada, la prensa les sigue dando cobertura y el gilerío en todo el mundo sigue creyendo que esa es "la opinión de la gente".

Las encuestas tienen muchos talones de Aquiles que son más o menos evidentes. Veamos algunos solamente:

1. Para qué se hacen y quién las paga. Las encuestas no son gratis, al contrario son bastante costosas, especialmente las que trabajan con muestras grandes. Entonces el primer problema es con qué propósito se hacen y quien las paga. Obviamente nadie va a gastar una gran suma de dinero solo por curiosidad intelectual, entonces quien paga una encuesta está comprando un producto que, obviamente, debe servirle y no perjudicarlo. Toda encuesta tiene un propósito y este es casi siempre influir en la población objetivo que está siendo encuestada.

 Así como nadie va a comprar algo para que le cause daño, sería descabellado pensar que alguien pagaría varios millones por una encuesta que lo perjudique, este hecho tan simple y evidente no es tomado en cuenta por nadie al leer los resultados. Las encuestas tienen un propósito y cuestan mucha plata, imaginen entonces el resto, no es muy difícil.

Algunos son groseros y evidentes en esto, por ejemplo si una encuesta la hace la Fundación Sol o cualquier otra ONG con objetivos militantes habría que ser muy tonto para tomarlas en serio, sin embargo existe un segundo nivel de sofisticación, que son los medios de prensa o institutos académicos supuestamente imparciales. Pero resulta que los medios de prensa y las instituciones académicas también tienen intereses involucrados y por más que pretendan ser los reyes de la imparcialidad tampoco van a gastar plata en cosas que podrían perjudicarlos, eso también es bastante obvio.

Para que hablar de las empresas dedicadas a hacer estudios de opinión, que son empresas con fines de lucro que venden sus productos a los clientes que las contratan. Y como todos sabemos, la satisfacción del cliente es la base de todo negocio racional. Lo que venden empresas como Plaza-Cadem,  Anda, Adimark o la abominable Mori, son resultados directa o subrepticiamente útiles a los propósitos de quienes las contratan.

2. Defectos teóricos y metodológicos. Las encuestas de opinión pública no tienen un soporte teórico confiable, porque aplican conceptos estadísticos en asuntos y condiciones donde la estadística simplemente no funciona, o sea, aún las más rigurosas metodológicamente no entregan lo que dicen, es decir una "instantánea del momento" sobre las opiniones de una población basados en técnicas matemático-estadísticas. No existe tal cosa, la industria de las encuestas se basa en un uso engañoso de la teoría estadística. 

Sumado a esto están los graves defectos metodológicos: donde la aleatoriedad prácticamente no existe, se trabaja con muestras ridículamente pequeñas y ninguna empresa o institución que realiza o publica encuestas en Chile está sometida a auditorías independientes de la metodología y procesamiento de los resultados, ni una sola. En otras palabras pueden publicar lo que se les de la gana.

Esto lleva a situaciones vergonzosas como cuando Marta Lagos presentó los resultados de su encuesta Cerc-Mori y los porcentajes sumaban más del cien por ciento, episodios chuscos que deberían haberlos hundido en el desprestigio pero ahí siguen, pontificando como si nada, pretendiendo que son los oráculos de la opinión en Chile.

Todas estas distorsiones y otras que sería muy largo detallar, podrían ser fácilmente desvirtuadas por alguna empresa encuestadora mostrando que los resultados de sus encuestas son predictivos y de manera consistente anticipan los resultados electorales. Ni una sola empresa de estudios de opinión en el mundo puede mostrar eso, lo que refuerza mi idea que no solo se trata de defectos metodológicos, sino que los fundamentos teóricos en que se basan las encuestas son equivocados, o en el mejor de los casos, muy débiles.

 El boom de las encuestas en el mundo empezó en 1936, cuando la empresa Gallup mostró una encuesta cuyo resultados fueron corroborados por la victoria de Roosevelt sobre Landon, esto catapultó a la fama a Gallup, que fue durante muchas décadas el Vaticano de las encuestadoras y abrió sucursales en muchos países del mundo. , sin embargo rara vez en los años que siguieron logró repetir ese éxito.

Igual que los videntes y parapsicólogos que predicen catástrofes naturales o el asesinato de famosos, una que otra vez aciertan pero la mayor parte del tiempo fallan, la gente y los medios solo le prestan atención a los aciertos, normalmente fruto del azar y olvidan las predicciones falladas. 

Con las encuestas ocurre algo muy parecido, las encuestadoras, que son "exitosas" a veces prediciendo, especialmente cuando las tendencias son muy marcadas y resulta fácil darse cuenta del resultado.. Tal como los mentalistas que pronostican todos los años un gran terremoto en Arica, alguna vez uno tendrá que acertar "hasta un reloj malo da la hora correcta dos veces al día" 

El hecho que la gente todavía le dé crédito a las encuestas tiene una explicación práctica y otra psicológica.

La explicación práctica es que si bien el consumidor final de las encuestas políticas son los votantes, existe un usuario intermedio que son los medios de comunicación, a los directores y jefes de prensa de los medios les interesa el golpe noticioso, crear polémicas, despertar atención e interés y de paso -o tal vez principalmente- influir políticamente sobre la audiencia. Los partidos políticos, normalmente camuflados tras ONGs y organizaciones por el estilo, buscan promover sus propios intereses políticos en el electorado. Influir sobre la opinión pública para gatillar una tendencia. Ese es el principal propósito práctico de casi todas las encuestas.

La explicación psicológica también es fácil de entender: resulta que todos nosotros necesitamos afirmar nuestras creencias, opiniones y preferencias y sentimos también la necesidad de creer que lo que nosotros preferimos es lo que prefiere la mayoría de la gente. Por eso nos alegra tanto cuando en una encuesta nuestro candidato aparece en primer lugar, o cuando las opiniones expresadas por la encuesta coinciden con las nuestras ¿No ven? ¿Qué les decía yo?¡Esto es lo que realmente quiere la gente!

Es un mecanismo bien infantil y todos caemos en él, porque nos llena una necesidad psicológica. Yo mismo que entiendo de estadística y se que los resultados de las encuestas son un chiste, soy el primero en citarlas cuando me dan la razón. En cierto modo todos asumimos esa actitud típica de los hinchas del fútbol, donde lo que importa es "ganar" y "derrotar" a los malos, etc. Es una manera de pensar estúpida pero la tenemos todos.

Y eso explica en gran medida, por qué todavía le creemos a las empresas encuestadoras que, nos deberían dar risa, pero incluso cuando presentan resultados adversos a nuestras opiniones, sirven para asustarnos y entristecernos. La mente humana es una cosa endiabladamente rara.

¿Hasta cuando creeremos en las encuestas? Hasta que deje de salir el sol por las mañanas, porque las encuestas sirven para que los demás nos mientan y para mentirnos a nosotros mismos, por eso son un negocio tan floreciente a pesar de la ridiculez de sus presentaciones.


Las tarjetas de prepago ya se consolidaron como negocio en Chile, y supongo que este crecimiento ocurre en todas partes, bueno, tal vez Cuba, Venezuela o Corea del Norte sean la excepción, aunque, como el nivel de control sobre las personas que ofrece el dinero electrónico es enorme, sería más esperable que las dictaduras lo establezcan primero, pero como se necesita una infraestructura de transacciones y seguridad muy sólida, es probable que esos países queden fuera durante un tiempo.

En Chile hay que reconocer que la Cuenta RUT del Banco del Estado fue la primera en implementarlo y su asociación con Visa para permitir pagos internacionales también ocurrió hace años, adelantándose a las muchas ofertas de tarjeta que hoy circulan. Los Bancos Santander, Chile, Crédito e Inversiones y otros -inclusive Copeuch- emiten estas tarjetas y pelean un mercado enorme, porque en poco tiempo más es probable que todos los chilenos usemos el dinero electrónico por las facilidades que ofrece, al tener un medio de pago con muchas características de las tarjetas de crédito pero sin crédito.

Recuerdo bien el frenesí cuando se masificaron las tarjetas de crédito en Chile, yo estaba recién egresado de la universidad y mis amigos que estaban trabajando bien sacaban sus tarjetas que casi siempre las reventaban en un año o algo así. Como olvidar al amigo que me invitaba a ver "un showcito" agitando la trajeta milagrosa, o al otro que iba por los cajeros automáticos haciendo retiros y gritando entusiasmado "¡Maravilloso! ¡Dinero gratis!" es como si los estuviera viendo. Después, claro, vinieron los llantos..

Yo no tuve tarjeta de crédito hasta 1990 cuando tuve negocio y junto con la cuenta corriente que abrí en el Banco Ohiggins saqué una tarjeta Mastercard en el Santander. Mi experiencia fue mala, la tuve como cuatro o cinco años y cuando circulaba mucha plata por mi bolsillo la usaba para comprar toda clase de cosas innecesarias y a veces hasta inútiles, todavía tengo en mi bodega un cementerio de cosas inútiles que compré en esos años de falsa riqueza.

Después de quebrar el negocio administré la tarjeta con cuentagotas hasta que "mi ejecutivo" -ese curioso personaje que ns trata como si fuesemos íntimos amigos aunque apenas nos conoce- me hizo la pregunta del millón: "oye Tomás ¿y en qué estás trabajando? Mándame tres liquidaciones de sueldo o pagos de IVA por favor que necesito actualizar tus datos". Podría haber reventado la tarjeta esa misma semana, pero no tuve cara, pagué lo que debía del mes y le dije arrivederci a don. Mastercard  para siempre jamás. Eso me quitó un gran peso de encima.

A mi siempre me ha gustado ahorrar en efectivo, para juntar una buena cantidad de plata, así llegado el momento, puedo comprar al contado aprovechando alguna oportunidad, así compré mi casa, la casa rodante, todos mis autos y prácticamente todo lo que tengo, incluso en los peores momentos de cesantía -como ahora mismo- siempre me las arreglo para tener algunos billetes bien guardados, para probar el carácter, a ver si soy capaz de resistir las tentaciones de gastar. Es una costumbre que he tenido toda la vida.

Pero hubo dos misiles que causaron enorme daño a esa costumbre: uno fue a compra de mi primer auto (y de los que siguieron), el otro fueron esos años que tuve tarjeta de crédito, cuando no sentía el dolor de pagar viendo irse mis billetes, con un indoloro clic compraba toda clase de estupideces. Con la tarjeta de débito es más fácil, porque resulta imposible gastar más de lo que uno tiene, pero igual la facilidad del pago y la extrema facilidad que ofrecen las compras electrónicas, han deteriorado mi capacidad de ahorro, aunque en menor medida.

Mi estrategia para combatir las compras absurdas fue, hasta hace poco tiempo atrás, comprar solo caprichos entre 3 y 20 dólares, nada más caro. Pero las compras se me acumulaban igual y cien monos cagan más que un elefante, hoy tengo montón de chucherías que no sirven para nada llenando espacio en los cajones de mi escritorio y dejé de abrir las páginas perniciosas de Aliexpress y eBay.

Bueno, como siempre me puse a divagar y me fui por las ramas. Lo que quería comentarles era cual de las tarjetas de débito en el mercado considero mejor y por qué. La repuesta corta es la cuenta RUT, la larga es que hay varias cosas a tomar en cuenta al escoger alguna, lo básico -a mi modo de ver- es:

1. Seguridad y respaldo. El sistema del Banco del Estado a veces -pocas- ha colapsado, pero creo que esto tiene que ver con la aceptación. La cantidad de cuentas RUT que existen es enorme así es que los que la usamos resultamos presas atractivas para los estafadores. Creo que el Banco del Estado hace un buen trabajo cuando uno tiene un problema de seguridad, normalmente responden rápida y positivamente sin hacer mayores problemas

2. Aceptación. La Cuenta RUT es lejos la más aceptada como medio de pago en Chile, Yo tengo también la cuenta MACH, solo porque me cae bien el Banco de Crédito e Inversiones y la uso de respaldo para no tener demasiado saldo en una sola cuenta, pero es una cuenta limitada como medio de pago no tiene mucha aceptación y tampoco permite hacer transferencias a otras cuentas, aparte de mi Cuenta RUT.

3. Costo de uso Como no existen los almuerzos gratis, todas las cuentas de débito tienen algún tipo de cargo, a mi modo de ver la Cuenta RUT -que cobra solo por retiros un monto fijo y bastante bajo- es lo que más me conviene, otras tienen cargos ocultos o lo que es peor, un "costo de mantención" que cargan mensualmente ya sea que uses o no la tarjeta, esas ni siquiera las miro.

Últimamente apareció la tarjeta "Tenpo" acompañada de una ofensiva publicitaria impresionante, no cobra mantención y ofrece multitud de servicios, entre ellos, transferir los dólares Paypal a pesos con un comisión de solo cinco dólares. Me llamó la atención e instalé la app, que no funcionó en mi teléfono que probablemente usa una versión de Android antigua, revisando vi cientos de quejas similares, así es que yo escribí mi queja que fue respondida en términos muy amables.

En resumen me dijeron que no era culpa de ellos sino de mi equipo, como la app no se encuentra implementada en web la única solución era que me comprara un teléfono nuevo ¿Por qué mejor no se van al diablo? Me llamó la atención que en ninguna parte salía quien era el dueño de Tenpo, así es que empecé a averiguar hasta que encontré que se trata del banco peruano Credicorp. 

Bueno, yo ni muerto podría un centavo en una cuenta electrónica manejada por un banco que ni siquiera tiene licencia para operar en Chile, tengo entendido que tienen acá una administradora de valores Credicorp Capital, ese debe ser su paraguas. Mucho menos confianza después de experimentar su débil implementación tecnológica y el inútil servicio al cliente, que solo sirve para producir excusas y decir que lo que pasa no es su culpa y chao, por más azucaradas que sean las palabras con que lo adornen.

Y esto me lleva a un último punto, que yo creo que es muy importante al decidir en que tarjeta de débito colocaremos nuestras escasas lucas: tener a quien reclamarle y saber que en caso de apuro podremos apretarle las joyas de la familia a cualquier "ejecutivo" que no sea capaz de solucionar las cosas cuando hay problemas. Creo que el Banco del Estado y el Banco de Crédito e Inversiones son los mejores en este importante aspecto.

Es increíble la fragilidad en que nos pone no tener efectivo en un minuto de necesidad. Hace tres días, mi amigo McDonnell iba al banco a sacar su plata para el mes, cuando se dio cuenta que no encontraba el carnet de identidad. Para él podría haber ido una catástrofe quedarse sin efectivo hasta tener el carnet nuevamente, menos mal que lo encontró, pero el susto se los encargo. Cuando todo depende de que uno pueda identificarse, que los cajeros automáticos funcionen y cosas así es muy importante tener la platita en un lugar donde le puedan responder con rapidez y seguridad.

Lo que es yo, sigo prefiriendo la caja de lata bien fondeada y una cantidad de billetes en efectivo -ojala en moneda dura- "donde mis ojos te vean"


Solamente una postdata al refrito de ayer sobre la infamia del trabajo asalariado. No quiero seguir reclamando, el buen Samuel Johnson escribió en "El carácter del ocioso", que nosotros los ociosos solemos ser censores, muy buenos para reclamar pero sin levantarnos de nuestro sillón. Parece que tiene algo de razón en eso -o mucha razón- es cuestión de leer este mismo Templo del Ocio como despotrico todo el tiempo contra esto o aquello.

Eso no significa que me vaya a levantar y hacer algo -never- pero esta vez en lugar de despotricar contra el trabajo voy a poner algo en alabanza de su enemigo natural: el ocio. 

No pretendo ser original, porque casi todo lo que vale la pena decir sobre esto ya se ha dicho: Seneca, Johnson, Marx, Lafarge, Russell y muchos más lo han dicho con claridad y gracia, así es que me limitaré a ser un compilador de lo que ya se ha dicho y repetirlo. Como me da flojera buscar las fuentes originales solo repetiré de memoria algunas de las cosas que más me han impresionado sobre este asunto.

Primero entendamos bien que es el ocio, o mejor partamos por lo que no es. El ocio no es permanecer sin hacer nada, eso es estar muerto o inconsciente, tampoco es hacer solo cosas agradables, porque hay actividades de ocio que pueden ser muy desagradables, como cuando se busca de adrenalina con el alpinismo o algunos deportes violentos que se hacen de solo por gusto.

Solo por gusto, ese es un buen punto de partida. El ocio lo podemos definir como lo opuesto se su negación, el negocio (neg-ocio). Mientras que un negocio es cualquier actividad productiva, que crea un valor aceptado por todos, o por muchos, el ocio es fundamentalmente improductivo, es lo que hacemos solo por gusto de hacerlo, sin otro beneficio que entretenernos, satisfacer nuestra curiosidad o cosas así. "Si de mi dependiera viviría dedicado solo a mis pasiones, sin trabajar ni un minuto a nadie" dice una biografía que me gusta mucho, igual que "me interesa casi todo, menos trabajar" como dice la mía.

Ejemplo de ocio es mi chifladura por la genealogía, que no me sirve absolutamente para nada, aparte de entretenerme y satisfacer mi curiosidad, pero que también demanda montones de tiempo y esfuerzo, mucho más de lo que he dedicado normalmente a cosas productivas. Escribir en este blog es otro buen ejemplo, por algo lo he llamado "El Templo del Ocio", o el "Club de Ociosos".  

El negocio es la contraparte. Por ejemplo cuando yo hago algo que pueda venderse, o cuando vendo algo que tengo, cuando voy a la oficina o a cualquier clase de trabajo asalariado (Dios me ampare), etc. en resumen, cada vez que hacemos "algo útil" creando valor estamos haciendo negocio.

En la Antigua Grecia que tanto admiramos, ser ocioso era sinónimo de ser libre y virtuoso, el trabajo -remunerado o no- estaba relegado a los esclavos y las clases más bajas porque el ocio, la nobleza y la libertad eran cosa que estaban estrechamente relacionadas. Sin embargo se les anduvo pasando la mano y en buena parte esa pasión por el ocio fue la causa de la decadencia y caída de la mayoría de sus culturas locales.

Indro Montanelli cuenta una historia muy divertida sobre la ciudad-estado de Sibari, una de las más prosperas de la antigua Grecia, que llegó a tener trescientos mil habitantes y donde sus ciudadanos se dedicaban totalmente al lujo, los placeres y la moda. Eran los hasta hoy famosos sibaritas.

En Sibari trabajaban solo los esclavos, que tenían prohibidas todas las actividades que por su ruido pudieran perturbar la siesta de sus ciudadanos. Una ciudad poderosa, próspera y feliz, hasta que se les ocurrió invadir a sus vecinos de Crotona. Cuando las cosas se pusieron feas, los sibaritas mandaron un enorme ejército para aplastar a los crotones, inferiores en número y medios. Pero los crotones eran industriosos así es que los esperaron pacientemente y cuando se acercó la caballería se pusieron a tocar con sus flautas.

Los caballos sibaritas estaban entrenados para los espectáculos y en lugar de atacar se pusieron a bailar y hacer cabriolas -al menos así cuenta la historia- cosa que aprovecharon los crotones para aplastar a sus rivales haciendo desaparecer a Sibari hasta sus cimientos. No se que tanto de historia  y que tanto de fábula habrá en esto, pero muestra que ser demasiado ocioso también puede entrañar un gran peligro. 

De ser considerado una virtud, propia del hombre libre en la sociedad antigua, con el correr de tiempo se empezó a decir que el ocio era un defecto, un vicio y finalmente la Iglesia Católica lo incluyo -bajo el nombre de "pereza" o "molicie"-  como uno de los siete pecados capitales. Hoy hemos llegado a enaltecer el negocio de manera desproporcionada a costa de vilipendiar al ocio: le decimos "ocioso" a alguien cuando queremos insultarlo.

La búsqueda de la felicidad no tiene tanto mérito, porque nadie puede estar feliz de manera continua y permanente, tal como nadie puede vivir sin parar de reír a carcajadas. Lo más que podemos aspirar es a vivir tranquilos y medianamente conformes. Está bien que tratemos de evitar el sufrimiento y el sacrificio pero nunca podremos erradicarlo porque para sufrir y morir nacimos.

Sin embargo nos han vendido la ilusión de una vida "plena", concepto ridículo y sin contenido que muchos pobres y de clase media baja identifican con tener cierta cantidad de ingresos "prefiero ser infeliz en un Rolls Royce que caminando" es una de las cosas más estúpidas que he escuchado, porque las cosas materiales no compensan para nada el sufrimiento. Esa idea viene de la ilusión que si se tienen "más" cosas serán más felices.

Por eso la búsqueda de la felicidad la asocian con la búsqueda de ingresos. Estos se pueden obtener ganando la lotería, robando o estafando, pero también por un medio mucho más villano que es trabajar como un burro: vivir dedicado al negocio, sacrificándose en cosas que detestan con la esperanza que en el futuro los ingresos le permitirán vivir felices teniendo todo lo que desean.

Pero ya me estoy desviando de lo que quería escribir, que es la naturaleza del ocio. Hubo un alemán loco que se llamaba Heinrich Schliemann (el caballero de la foto), que desde niño conoció la historia de Troya en los relatos de Homero, que en esos años se enseñaba como un mito, una ciudad que nunca existió. Él se hizo el propósito de demostrar que todos los sabios de su época estaban equivocados.

Como no tenía un centavo, entró a trabajar como dependiente en una farmacia, desesperado porque no avanzaba se embarcó para América, pero el barco naufragó y fue a parar a las costas de Holanda, donde a partir de cero empezó a hacer negocios y a prosperar. Pero dejemos a Montanelli, que escribe mejor que yo, para que nos cuente

"(...) a los treinta y seis un rico capitalista, del cual nadie había sospechado jamás que entre un negocio y otro hubiese seguido estudiando a Homero (...) De improviso cerró Banco y tienda y comunicó a su mujer, que era rusa, su propósito de ir a establecerse en Troya. La pobre mujer le preguntó dónde estaba aquella ciudad de la que jamás había oído hablar y que, en realidad, no existía. Enrique le mostró en un mapa dónde suponía que estaba, y ella pidió el divorcio. Schliemann no hizo objeciones y puso un anuncio en un periódico pidiendo otra esposa, a condición de que fuese griega".

Para hacer el cuento corto, Schliemann, que nunca había pisado la universidad, no era arquélogo ni nada de eso, descubrió Troya, mostrando al mundo que había sido una ciudad real y abriéndola para las excavaciones, en el territorio donde hoy se encuentra Turquía

"En 1870 se encontraba en aquel asolado y sediento rincón noroeste del Asia Menor donde Homero afirmaba, y todos los arqueólogos negaban, que Troya se hallaba sepultada. Necesitó un año para obtener del Gobierno turco permiso para iniciar las excavaciones en una ladera de la colina de Hisarlik. Pasó el invierno, con un frío siberiano, practicando hoyos con su mujer y sus excavadores. Tras doce meses de esfuerzos inútiles y de gastos delirantes, como para desanimar a cualquier apóstol, un buen día un pico chocó con algo que no era la piedra de costumbre, sino una caja de cobre que, al ser abierta, reveló a los ojos exaltados de aquel fanático lo que él llamó en seguida «el tesoro de Príamo»: miles y miles de objetos de oro y plata".

Schliemann para mi fue un ejemplo del perfecto ocioso. No le importaba la felicidad, la gloria ni su propio bienestar sino que se dejó llevar simplemente por sus propias inclinaciones. Un loco sin duda, que descubrió no una, sino nueve ciudades enterradas, entre ellas la "mitológica" Troya. Montanelli escribió "Nuevamente el buen Dios, que siente debilidad por los lunáticos, le compensó de tanta fe". Esa es, creo yo. la naturaleza del ocio.

En fin, una historia muy bonita la del loco Schliemann, hay muchos más que pasan la vida guiados por sus inclinaciones y su curiosidad. Muchos no llegamos a ninguna parte, tal como muchos de los que se sacan el lomo trabajando en asuntos que detestan terminan sin conseguir nada. La verdad es que, sea como sea, la mayoría no llegamos a nada importante y tenemos resultados mediocres, lo mismo ociosos o trabajando, pero yo al menos, prefiero el ocio al negocio.

A lo que quería llegar es que el ocio no es lo mismo que el hedonismo, que es el ideal de tanta gente -jóvenes y viejos- en nuestra época. Ser ocioso no es vivir para los placeres como vivían los sibaritas, que fueron aplastados por los crotones, mucho menos vivir como millonario "disfrutando" de riquezas materiales, que nunca legarán a satisfacernos. 

El ocio más bien consiste en hacer lo que nos da la gana, tener un propósito -mientras más inútil mejor- y tratar de seguirlo. Para poder hacer eso, claro, hay que comer y ojala tener un techo, pero no se necesita mucho más que eso y es algo que con un poco de neg-ocio, muchas veces se puede conseguir. Pero el ocio, lo inútil pero que sigue nuestras inclinaciones naturales, debería ser lo más importante. Al menos así lo creo para los que somos ociosos de corazón. 

El 23 de abril del año 2004, en el grupo chile.soc.politica un tal "leus" o "mister Pipa" atentó de manera grave contra mi honra publicando lo siguiente

> On Fri, 23 Apr 2004 15:19:31 -0400, Leonardo Herrera
> <le...@epublish00.cl> wrote:
>> - Tomás Bradanovic es un esforzado trabajador en el Norte.
> ------>
> cuidate rechu"&·$%/··$$eso si que no te lo permito!!!
Jaja, es sólo un rumor... :-D
------->
nada, nada miserable!
no andis tirando la piedra y escondiendo la mano!

Hay ofensas que no se olvidan ni se perdonan jamás- No soy rencoroso pero...

En fin, para conmemorar este día infame tengo el refrito perfecto que copio a continuación, además es un re-refrito, porque no pienso darme el trabajo de buscar otro.

El día de la infamia (publicado originalmente el  02 de mayo de 2014)

Karl Marx, sobre la alienación del trabajo:
¿En qué consiste, entonces, la enajenación del trabajo? Primeramente en que el trabajo es externo al trabajador, es decir, no pertenece a su ser; en que en su trabajo, el trabajador no se afirma, sino que se niega; no se siente feliz, sino desgraciado; no desarrolla una libre energía física y espiritual, sino que mortifica su cuerpo y arruina su espíritu. Por eso el trabajador sólo se siente en sí fuera del trabajo, y en el trabajo fuera de sí. Está en lo suyo cuando no trabaja y cuando trabaja no está en lo suyo. Su trabajo no es, así, voluntario, sino forzado, trabajo forzado. Por eso no es la satisfacción de una necesidad, sino solamente un medio para satisfacer las necesidades fuera del trabajo. Su carácter extraño se evidencia claramente en el hecho de que tan pronto como no existe una coacción física o de cualquier otro tipo se huye del trabajo como de la peste. El trabajo externo, el trabajo en que el hombre se enajena, es un trabajo de autosacrificio, de ascetismo. En último término, para el trabajador se muestra la exterioridad del trabajo en que éste no es suyo, sino de otro, que no le pertenece; en que cuando está en él no se pertenece a si mismo, sino a otro.

Por si esto no los convence, pueden leer el ensayo Contra el Trabajo de Beltrand Russell, o bien El Derecho de la Pereza de Paul Lafarge, yerno de Carlos Marx -gracias a Pelícano por el dato- o mejor El Carácter del Ocioso de nuestro entrañable y muy citado doctor Samuel Johnson.

La cosa es que ayer fue El Día de la Infamia, celebrando el trabajo y los trabajadores. Yo no debí siquiera haberme levantado en señal de protesta, pero a mis amigos se les ocurrió hacer un asado de repudio al trabajo, y así fue como nos juntamos en la Parcela del Pueblo a comer costillares ahumados, perniles, fetuccinis al pomarolo y otras cuantas delicadezas bien regadas con vino y cerveza en abundancia.

En esa ocasión aproveché de cantar La Internacional, levantar el puño y protestar contra la explotación inmunda a que estoy siendo sometido. En reconocimiento a mi calidad de ocioso fui premiado por mi buen amigo, el profesor Viera con un exquisito puro Montecristo, que me fumé tranquilo en la casa de vuelta y me provocó muchos sueños inquietantes, en fin, conmemoramos como corresponde. Otro maldito y perfecto día en el paraíso, como dice Tom McDonnell. Algunas fotos pueden verlas aquí.

 Como hoy no pienso trabajar mucho escribiendo, los dejaré con un par de videos del viaje al volcán Tacora, aquí van:



Hay que vender Codelco

30 abril 2021


El candidato a gobernador por Santiago "Rojo" Edwards declaró anoche que había que vender Codelco, lo que provocó el escándalo de mucha gente, incluso de derecha, que entre otras cosas lo tildaron de ignorante. Bueno, en esta ocasión se cumple el dicho ese "el que lo dice lo es", los ignorantes e incapaces de pensar y darse cuenta de lo evidente son ellos, no Edwards.

Una latosa disgresión sobre el relato
Una de las razones por que me alegra militar en el Partido Republicano es que no existe ese terror a decir algo que resulte impopular, el miedo sagrado a enfrentar las muchas estupideces que los políticos tradicionales -de izquierda a derecha- han establecido como verdades inmutables y que no pueden cuestionarse. En el Partido Republicano podemos dedicarnos tranquilamente a demoler los dogmas de fe de lo políticamente correcto y para mi ese es probablemente el principal valor que podemos ofrecer.

Porque la izquierda ha estado construyendo durante más de treinta años un corpus de embustes que ellos han establecido como la verdad objetiva y única aceptable, quien la ponga en duda es calificado de loco, terraplanista o cualquier otro estúpido insulto, porque ellos dijeron que esa era la única verdad aceptable, que entre ellos llaman "el relato".

Resulta que estos tipos, que gracias a la Beca Pinochet estudiaron en rancias universidades europeas, se alimentaron durante sus años de exilio de las ideas más pervertidas del posmodernismo europeo y se convencieron, estudiando a charlatanes y pelmazos como Sartre, Gramsci o Focault ,todos de segunda o tercera categoría en cuanto a seriedad intelectual pero muy afines a su mentalidad primitiva.. 

Ese relato -según ellos- creaba realidad y durante un par de décadas les funcionó tan bien, que los políticos de la derecha tradicional, que ya se habían arreglado con los de izquierda durante la transición y estaban confortablemente instalados, repartiéndose las mieles del poder y la riqueza, llegaron al convencimiento que para poder ser gobierno la única posibilidad que tenían era adoptar el relato como propio. 

Longeira fue el primero en pensar así, cuando pactó con Ricardo LAgos el perdonazo durante el escándalo de corrupción MOP-Gate, que podría haber terminado con LAgos preso o al menos destituido y un clima político muy polarizado, que era el terror de los parlamentarios de esa época. Joaquínb Lavin pocos años después siguió a su correligionario, cuando se declaró "bacheletista-aliancista", tratando de cosechar votos independientes de izquierda.

Bueno, ya sabemos como evolucionó y como terminó todo eso. LA polarización y el deterioro que vemos ahora es resultado de la cobardía y oportunismo de esos años, que llegó a su punto máximo con Sebastian Piñera en su segundo mandato.

Hoy la derecha política tradicional está completamente rendida en brazos del relato, no solo lo aceptan, sino que a cada propuesta demagógica de la izquierda, contestan con otra todavía peor, doblando la apuesta de demagogia. Este fue el caso del tercer retiro de fondos de la AFP, donde el gobierno, solo para aparecer como ganador ofreció lo mismo y más, reponiendo plata a los que habían retirado todos sus fondos ¿Hay algo más estúpido y demagógico que eso? Lo dudo, pero si sigo con esto no voy a terminar nunca así es que
Fin de la  disgresión

Uno de los puntales de el relato es que las empresas estatales no se tocan, porque son la fuente de ingresos para los políticos que no resultaron favorecidos en el parlamento o en los servicios públicos. Las empresas estatales son las mayores fuentes de corrupción y empleos para incapaces en Chile, por eso tenemos una empresa nacional de petroleos en un país sin petróleo, una empresa de ferrocarriles para un ferrocarril que no funciona hace más de diez años y así sucesivamente. Pero nadie las toca, lo prohibe el relato.

Para Chile lo mejor habría sido que el estado hubiese vendido Codelco cuando el raid de los commodities estaba en su peak, le podría haber sacado un excelente precio a los inversionistas ingenuos entusiasmados por el superciclo y la aparente seriedad que proyectaba Chile en esos años, pero ya perdimos esa oportunidad, igual que tantas otras-

Chile no gana nada siendo dueño de Codelco y ganaría muchísimo más vendiéndola a privados que paguen impuestos, no hay que olvidar que el fisco recibe más impuestos de las mineras privadas que las supuestas  utilidades que entrega Codelco. HAsta podría darse el lujo de dejar un porcentaje minoritario de acciones al capitalismo popular ¿No dicen que "el cobre es de todos los chilenos"? 

Codelco invierte desde la generosa caja fiscal, y ha recibido aportes de capital billonarios de donde mismo, lo que vemos como una fuente de riqueza para el país es en realidad un barril sin fondo. JAmás han hecho una valorización en serio de la empresa ni mucho menos un cálculo de retorno sobre las inversiones de los proyectos, solo se mete plata a ciegas, porque el gobierno así lo ha permitido tradicionalmente.

Codelco nació de un robo durante el gobierno de Allende, cuando expropiaron la gran minería sin pagar ni uno. Claro que la expropiación al final resultó carísima para el país, tuvimos que pagar a precio de oro por otras vía y eso terminó quebrando a Chile en 1973.

La gran minería privada ha mostrado ser más eficiente y crear mucha más riqueza que la olla de ladrones que es hoy Codelco, cada día menos competitiva y que le espera el mismo destino que a la industria carbonífera de Lota. Llegará el momento que la caja fiscal no pueda tapar la hemorragia de corrupción y la pérdida de competitividad, entonces nos estaremos lamentando de que ningún gobierno haya tenido el valor de vender la empresa cuando todavía valía algo.

Chilenos y alemanes

29 abril 2021


Muchos años atrás leí una carta la director en el diario La Estrella de Arica, era una comunicación larga e indignada, repleta de adjetivos calificativos, que en resumen narraba la experiencia de alguien que iba manejando por la costanera el fin de semana y desde el auto que iba adelante alguien tiró una cáscara de plátano por la ventanilla, el asunto lo indignó tanto que aparte de taparlo a bocinazos -según cuenta él mismo- lo  increpó duramente al pasar por su lado. Claro que el otro tipo ni siquiera le hizo caso.

Indignado, nuestro amigo mandó su furiosa carta al diario, donde decía entre otras cosas que vivimos en una ciudad de simios, en un país inculto y sucio de un continente atrasado. Relataba que él había estado en Alemania y que si alguien se atrevía a hacer algo así allá lo metían a la cárcel para que aprendiera a ser limpio y civilizado.

Yo leí la carta y no pude menos que contestarle, eso fue en los años ochenta así es que las cartas al diario se mandaban por correo o se entregaban directamente, yo me tomé el trabajo de escribirla, llevarla al diario y entregarla en la recepción. Claro que me sentí un poco ridículo, pero me aguanté la vergüenza.

Mi contestación era muy cortita pero fue celebrada, al menos por algunos de mis amigos que la leyeron. En resumen coloqué algo así como que es verdad que Chile y Alemania son países muy distintos, que yo también había estado en Alemania muy poco tiempo atrás y estaba seguro que si alguien tiraba basura al suelo no lo metían preso, pero cualquier alemán en esa situación, simplemente se habría bajado del auto, recogido la cáscara y la habría botado en el basurero más cercano.

Como mucho hubiera mirado con cara de reprobación al cochino, y punto, todo quedaba allí. Esa era la verdadera diferencia entre Chile y Alemania (donde también hay cochinos a todo esto): mientras que en Alemania la gente se alegraba de poder recoger la basura y mantener la calle limpia, en Chile agredía y mandaban furiosas cartas al diario, pero ni se les pasaba por la mente bajarse del auto a recogerla, que lo hagan "otros".

Siempre criticando y esperando que esos "otros" hagan lo que nosotros no somos capaces, porque no queremos tomarnos la molestia. Cada vez que leo que algún furioso idiota reclama porque "otros" no se cuidan del contagio, no llevan puesta la mascarilla, no se vacunan y -en pocas palabras- furiosos porque los demás no hacen las cosas a su manera y conveniencia, me acuerdo de ese caballero, que cuando vio tirar una cáscara de plátano, reaccionó mandando una carta al diario e insultando al que la botó, pero ni se le pasó por la mente la idea de recogerla

Lo mismo pienso cuando leo los reclamos de la gente horrorizada por la forma en que los políticos se han tomado el estado para su propio beneficio y para el de sus familias, todos reclaman por Florcita Motuda, por las estupideces que hace Piñera, por la hipocresía de los comunistas, solo saben reclamar, insultar y ventilar su indignación en las redes sociales, pero no son capaces de organizarse y firmar por el único partido que se está formando para poner fin a todo eso.

Creo que esa es la real diferencia entre Chile y Alemania, o cualquier otro país ordenado, si estamos en eso.