Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mystery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often spring from boredom. "Be yourself, but bigger"

Sobre gatos y ratones

26 julio 2021


Nunca me imaginé que algún día iba a militar en un partido político, esa es una de las varias cosas que me parecían ridículas y siempre dije que jamás las iba a hacer, y por escupir al cielo aquí me tienen como flamante militante del Partido Republicano desde el mismo día en que se abrieron las inscripciones. Quien se lo iba a imaginar.

Hago memoria de otras cosas que estaba seguro que jamás iba a hacer, por ejemplo nunca iba a emparejarme y menos tener un hijo, nunca iba a andar de la mano con alguien por la calle, tampoco ir a comprar a la feria o sacar a pasear al infante. Nunca me iba a poner corbata ni usar otros pantalones que no fueran jeans -bueno, eso casi lo he mantenido de por vida- nunca en mi vida iba a firmar un contrato de trabajo y una vez lo hice.

En fin, hay muchas cosas que nunca jamás iba a hacer y terminé haciéndolas "ni en la cocina, ni en la oficina, ni con la vecina" uf. Nunca me iba a pavonear de cocinar un buen plato, cosa propia de afeminados y macabeos. Y por cierto nunca iba a militar en un partido político porque -como no tengo el más mínimo interés de candidatearme a nada- ser militante me condena al papel de goma. Que diablos, todas esas cosas las hice y muchas más que no entraré en detalles para no manchar más mi ya abollada reputación. 

El dilema del militante es sencillo: resulta imposible ser honesto, por más convencidos que estemos del ideario de nuestro partido y aunque no tengamos ni remota intención de sacar ningún provecho del asunto. Bueno, se puede ser militante y honesto, a condición de ser tonto y no darse cuenta cómo funcionan las cosas.

Cómo funcionan las cosas
Un
militante convencido y medio tonto piensa que las ideas de su partido político son mejores para el bien común que las de los otros partidos. Es como los católicos que creen que su religión es la verdadera, aunque los protestantes, budistas, mahometanos y muchos otros creen exactamente lo mismo, sin darse cuenta que simplemente son cosas que le convienen a nivel personal, porque el bien común, como he explicado latamente en este Templo del Ocio- simplemente no existe.

Solo repetiré brevemente el argumento, que aparece explicado en esta entrada: el bien común, o sea lo que es bueno para todos, es irrelevante porque no hay necesidad de discutir sobre eso: nadie en su sano juicio discute lo que claramente le conviene a todos, sin embargo se discute -y mucho- sobre lo que es bueno para un grupo y malo para otro. 

De eso es lo que se trata la política en realidad, personas o grupos con intereses encontrados que luchan por imponerlos sobre los intereses de los demás. No existen entonces sistemas políticos mejores que otros, sino sistemas que nos convienen y otros que nos perjudican.

Un ejemplo burdo es que a los asalariados les conviene ganar el máximo trabajando lo mínimo, mientras que a los empleadores les conviene exactamente lo contrario: obtener el máximo de trabajo pagando el mínimo sueldo ¿Unos son mejores que otros? Para nada, solo un fariseo o un tonto puede pensar que alguna de las partes tiene mejor derecho, cada quien defiende sus legítimos intereses, tanto los gatos como los ratones.

Esto que en economía lo resuelve un sistema de negociación que establece los precios -con todas las distorsiones que suelen meterse en medio. en la política se resuelve también con negociaciones que establecen balances de poder. Al final la política es un sistema donde cada cual trata de imponer sus intereses sobre los de los demás y el bien común es normalmente una farsa con la que se encubren los intereses particulares que tratamos de obtener.

Así las cosas, gran parte si no todo el idealismo político es una tontera, un autoengaño, por eso los discursos suenan vacíos y falsos, en realidad lo que buscamos es nuestra conveniencia y gusto.

Por ejemplo a mi me conviene y me gusta un sistema portaliano, que premia a los que tienen mejores resultados bien sea por suerte, esfuerzo o talento, es un sistema que me atrae porque pienso que soy esforzado, tengo algo de talento y algo de suerte, me alegra ver cuando a alguien le va bien porque pienso que yo podría ser el siguiente.

Pero no todos piensan así: muchos detestan el esfuerzo y el sacrificio les pudre el resentimiento ver que alguien tiene suerte y no tienen mucho talento que digamos, al menos no lo suficiente para conseguir lo que creen que merecen. Algo curioso y típico de nuestra cultura moderna es que los que tienen menos talento, menos suerte y detestan el sacrificio son a la vez los más convencidos de merecer lo mejor y que si no lo tienen es por culpa de los suertudos, esforzados y talentosos. Esos son los socialistas en cualquiera de sus muchas formas, desde la izquierda a la derecha de nuestros partidos tradicionales.

No se trata que una preferencia sea mejor que otra, porque para estas cosas no existe "bien común", son grupos con distintos intereses. Los gatos son pocos pero fuertes, los ratones son muchos y débiles, pero toman fuerza en manada. Cualquiera de los flaites que salieron a hacer destrozos durante la violencia callejera, individualmente no valen ni pesan nada, por eso usan la fuerza del número para imponer sus intereses "cien monos cagan más que un elefante"

Y eso es, en el fondo la política. Si uno es militante y tiene la capacidad mínima de pensar se termina dando cuenta de lo vacío que son los discursos falsamente moralistas, que disfrazan un asunto mucho más simple: gatos contra ratones.

Lo más curioso de todo esto es que cuando yo era chico -en los sesenta y principios de los setenta- era natural que todos los pobres fuesen de izquierda y todos los ricos de derecha. Eso cambió durante el Gobierno Militar, la gente que no vivió esos años o muchos que lo vivieron pero ya se les olvidó como fue la cosa, no se dan cuenta de la tremenda revolución cultural que hubo a partir de los ochentas, cuando aparecimos los fachos pobres, vilipendiados y temidos por el resentido ratonerío.

Resulta que muchos pobres nos convencimos que a veces podemos tener suerte, que si nos esforzamos y tenemos talento para algo y nos dedicamos a eso nos puede ir bien. Eso era impensable en los sesentas, ningún pobre habría pensado así en esos años porque los cincuenta años de La República Socialista de Chile los tenía castrados mentalmente y enfermos de resentimiento.

Hoy tenemos ratones resentidos, como han habido y habrán siempre, eso no tiene nada de malo, es simplemente una forma de ser y enfrentar las cosas, pero son muchos menos que cuando yo era chico, son infinitamente menos. Más ruidosos puede ser, pero que son menos. Ya lo verán.

Cuestiones de fe

25 julio 2021


Hay muchas cosas que nunca se deberían discutir pero estamos obligados a hacerlo por razones prácticas. Las creencias religiosas y las preferencias políticas son dos de esas cosas que pertenecen a la categoría de indiscutibles, porque no existen argumentos válidos que permitan demostrar que alguien tiene la razón.

Claro que hay casos extremos como algunas sectas religiosas o políticas que cometen atrocidades tan grandes que no cuesta mucho darse cuenta que son aberraciones, pero la mayoría de las preferencias en estas cosas habitan en una zona de grises donde resulta imposible asegurar nada de manera fundamentada.

En la base -por lo menos de las religiones- se encuentra el fenómeno de la fe, algo muy característico de todo ser humano y que comparte desde el ateo más radical hasta el religioso más fanático y extremista: no existe ser humano que no tenga fe.

Revisando San Wikipedia leo algunas formas comunes de definir la fe. Se le describe normalmente como tener cierta seguridad o confianza en algo, tener fe también implica aceptar la autoridad de alguien sobre nosotros, no nacemos con fe sino que la recibimos de otros. La fe no solo se aplica a las religiones, tenemos fe -en distinto grado- que existen los átomos, que las vacunas funcionan, que la tierra gira en torno al sol y todas esas cosas, casi todo nuestro conocimiento científico lo aceptamos por fe, sin haberlo comprobado nosotros mismos.

Pero si entendemos bien la ciencia, sabemos que no se trata de descubrir "verdades". Todas las leyes científicas, sin ninguna excepción, son provisionales y solo son explicaciones para ciertos fenómenos que se repiten regularmente. Ninguna ley de la ciencia tiene valor de verdad, solo predicen con ciertas probabilidades. Entonces tenemos que todo el conocimiento científico es también cuestión de fe.

No por eso deja de ser útil, al contrario, aceptar por fe que podemos pronosticar millones de regularidades gracias al conocimiento científico es una de los cosas más útiles que tenemos, pero cuando por ignorancia o tontera alguien justifica el ateísmo con argumentos científicos, está cayendo, sin darse cuenta, en lo mismo que critica, al tratar de establecer verdades con argumentos que no tienen ningún valor de verdad.

A mi, personalmente, el ateísmo me parece una postura simplista y muy anticuada. Entiendo que si estuviésemos en el Siglo de las Luces, con toda la gente fascinada con el modelo de Newton y sus leyes del movimiento, haya pensado como Augusto Comte, fundador del positivismo que afirmaba más o menos que lo único "verdadero" era lo que se podía ver y tocar y que el mundo material existía tal cual, independiente de nuestros sentidos. La ciencia servía entonces para "leer el libro de la naturaleza" como escribió Galileo.

Pero ha pasado mucho tiempo de eso, y a estas alturas ya es bastante claro que esas eran ideas con poca o ninguna base. Un ateo convencido hoy, me parece muy parecido a un fanático religioso, claro que con una diferencia importante, la religión del ateo -la ciencia- no le da cabida a los dogmas, así es que toma una posición dogmática sin tener ni un dogma de que afirmarse. Creo que no hay nada más anticientífico que usar la ciencia para sostener el ateísmo.

El problema con las religiones es todavía peor por varias razones. La primera y más notoria es que todas las iglesias y religiones que existen se han creado en base a historias notoriamente absurdas, que chocan con el sentido común y la intuición de cualquiera. No voy a gastar tiempo revisando todas las cosas ridículas que tiene cada religión, no terminaría nunca, pero todos las conocemos y creo que ni el hombre de fe más convencido que haya existido en el mundo las cree.

Que hayan historias inventadas y absurdas en torno a las religiones pareciera ser un gran problema, pero no lo es. Las religiones se van desarrollando en el tiempo y es obvio que no fue el mismísimo Dios quien escribió los libros sagrados de puño y letra, sino que lo hicieron personas como cualquiera de nosotros. Yo se que algunas personas religiosas tienen fe que el propio Dios tomó su computador -o lo que sea- y se puso a redactar un día la Biblia, El Corán o cualquiera de esos libracos, bien podría ser, pero a mi me merece muchas dudas.

Pero esto no impide que -despejando todas las fábulas- exista un fondo de verdad y lo de Dios, Allah o cualquiera de esos sea cierto. De hecho ese es el argumento de los jesuitas y, como muchas cosas que dicen, puede parecer muy razonable a primera vista, pero permite llevar a toda clase de aberraciones, porque en el fondo se están arrogando para si el arbitraje de que es verdad y que no. En el fondo remplazan la fe en Dios por la fe en ellos.

Estas cuestiones de fe tienen tantos recovecos que se les puede dar vuelta de manera interminable. Se supone que alguien genuinamente religioso debe estar convencido que su religión es la verdadera y todas las demás son falsas, esto se aplica hasta para los panteístas, si alguien no cree eso simplemente no tiene fe.

Estas complicadas cuestiones de fe yo las he resuelto de manera sencilla y utilitaria, adoptando la fe del carbonero. Creo que Dios probablemente existe, porque me conviene que así sea. Además pienso que debe ser como una persona, antropomorfo, y con ciertas características de carácter: por ejemplo yo lo veo como "don Chuma" el compadre de Condorito, que le dice "no se fije en gastos compadre, yo invito" cada vez que está en un apuro. Así al menos lo veo yo, y rezo frecuentemente con la fe del carbonero, porque eso me sirve y me ayuda sin perjudicar a nadie.

Además que miro con simpatía a todas las personas tibiamente religiosas, no así a los fanáticos. Pese a que reconozco que un verdadero religioso debe ser fanático, a esos tipos no los trago. Creo que son igual de tontos que los ateos. Pensándolo bien, me parece que son pájaros de la misma pluma. 

 

Debe ser hace unos dos años que empecé a tener pesadillas. Antes muy rara vez me acordaba de haber soñado y los sueños eran sin historia ni sentido, pero de un día para otro llegaron los sueños malos. Claro que hablar de pesadillas es bien exagerado porque jamás llegaba a sentir miedo, pero empezaba a preocuparme y entonces me despertaba.

Creo que he contado antes sobre esto, todos los sueños con el mismo formato, me perdía en una ciudad desconocida, estaba en un hotel muy lujoso y me daba cuenta que no tenía para pagar la cuenta, tenía que atravesar un barrio muy peligroso y se empezaba a hacer de noche y cosas así. Todo iba bien pero de pronto aparecía el problema, me empezaba a preocupar y entonces me despertaba.

Anoche tuve una de esas pero con un final distinto, tal vez porque me acosté a dormir temprano -como nunca- y desperté a medianoche creyendo que ya era de mañana, diablos. 

El sueño era típico, íbamos con mi mamá lo más bien en un bus cuando de pronto se me ocurre mirar por la ventana y veo que vamos por un lugar desconocido, pasando unas líneas del tren definitivamente no era donde debíamos ir, entonces me preocupé y le dije que bajáramos. Normalmente en ese punto debía haber despertado, pero -tal vez por la hora- el sueño siguió y bajamos a una calle de Santiago cerca del Estadio Nacional. Y empecé a reconocer los lugares donde había estado cuando niño "¡mira!" le decía a mi mamá "¿te acuerdas que aquí vivía la Rosemarie? Y en este restaurant vinimos a almorzar un par de veces. Y en la otra cuadra está la empresa Marathon donde trabajaba Hermann".

Me refería a unos "primos" postizos que quería mucho cuando niño y me puse -en el sueño- increíblemente contento de estar en ese lugar donde lo había pasado tan bien. Mi mamá solo comentó "¿No ves que eres tonto? Te preocupabas por nada creyendo que nos iba a pasar algo malo, menos mal que nos perdimos, mira lo bonito de todo esto". Ahí si que me desperté.

Las malditas pesadillas habían sido un acertijo para mí, no me explicaba por qué de un día para otro empecé a soñar con historia desagradables, pero el sueño de anoche me abrió los ojos. No estoy seguro pero creo que desde hace unos años me venía preocupando por la decadencia y el miedo a lo que vendrá. No era consciente porque sigo siendo igual de despreocupado que antes, pero de alguna manera eso se me debe haber colado en el inconsciente y me ha tenido todo este tiempo con los sueños idiotas.

Entonces me acordé que alguna vez había escrito sobre el miedo al futuro, lo busqué y aquí está el refrito. Con mucho gusto, aquí va: 

El irresponsable (publicado originalmente el  4 de abril de 2006)
Tengo muy buenos recuerdos de cuando era chico, éramos pobres como ratas pero lo pasábamos muy bien, mi casa era como un campamento de gitanos en permanente fiesta, donde mis primos se peleaban por ir a visitarnos o quedarse allá por unos días. Vivíamos bien y muertos de la risa, pese a los miles de problemas.

Ahora con el tiempo trato de explicarme ¿Cómo pudimos pasarla tan bien teniendo tantos problemas?.

No le teníamos miedo al futuro, bueno, una pocas veces yo lo tenía, pero jamás vi a mi mamá realmente preocupada, era la persona más irresponsable que he conocido en mi vida, cuando estábamos hasta el cuello siempre decía "ya veremos", "mañana será otro día", "de algún modo nos vamos a arreglar" y hasta donde yo recuerdo siempre fue así. Después de muchos años de alegre despreocupación y vivir como pajaritos se le acabó la fuerza, buscó la seguridad y todo se fue al diablo. Pero ese es otro cuento.

Lo que yo siempre recuerdo es el confiado "ya veremos". Nunca se preocupó como me iba en el colegio y en el momento en que caí más bajo (reprobé el primero medio) no me hizo el menor comentario ¡si estaba convencida que yo era una especie de Einstein y que al final me las arreglaría solo para salir adelante!. Cuando por ambicioso no entré a la universidad solo se encogió de hombros "si quieres ser ingeniero, vas a ser ingeniero, es cosa de tiempo". Increíble, todavía me pregunto como lo hacía para tener tanta confianza en el futuro.

En todas partes nos enseñan a ser responsables, pero lo que en realidad nos dicen es que el futuro es peligroso, lleno de posibles desastres y hay que ponerse el parche antes de la herida ¿vale la pena vivir con miedo? no creo, creo que muchas veces se confunde la responsabilidad con la cobardía, por eso hay tanta gente haciendo cosas que detestan, de puro gallinas.

Como esas historias que salen en "mi personaje inolvidable" del Reader´s Digest mi mamá era muy magnética; todos le ofrecían favores espontáneamente, yo creo que era esa confianza ciega la que atraía a la gente. Me gustaría pensar que heredé al menos un poquito de esa capacidad para ser irresponsable.

El techo está terminado

23 julio 2021

Estas si que son buenas juntas, de izquierda a derecha Gabriel Abusleme, el suscrito, Eduardo Hoyos y Ricardo Jorquera, sacó la foto el arquituerto Marco Diaz Meza. 

Hoy en la mañana nos juntamos en la casa de don Eduardo Hoyos Ríos, para organizar el enorme archivo que tiene y subirlo a Internet, en una gran iniciativa de sus amigos. Tiene la que creo que es una de las casas más bonitas de Arica y en la foto estamos en su bunker, que cumple similares funciones a mi cuchitril, porque tiene allí sus computadores y sus libros, claro que es un lugar inconmensurablemente más bonito que mi sucuho. Igual aproveché de sacar un par de ideas para arreglar el mío cuando tenga plata.


Don Eduardo es hijo ilustre de la ciudad y llegó a Arica antes del Puerto Libre, es decir a comienzos de los años cincuenta, me contaba que compró el terreno de 530 metros cuadrados donde está su casa cuando quedaba a un par de kilómetros lejos de la ciudad, hoy está en el centro y como funcionario de servicios públicos y de la Junta de Adelanto de Arica le tocó vivir los cambios de la ciudad desde su prehistoria porque -a mi modo de ver- la historia de Arica comenzó cuando fue nombrada sub sede del Campeonato Mundial de Fútbol de 1962.

Fue una tremenda suerte para mí haber sido invitado a colaborar en este proyecto, creo que hay muchísimo que contar y tener a un protagonista directo de ese calibre es algo que se da muy pocas veces. Vamos a ver como me va, espero estar a la altura por la importancia del proyecto.

Y a propósito de arquitectura

El techo está terminado 
Si señores, se terminó mi vía crucis pero también la diversión, No quedo perfectamente nivelado y todavía no está viable como piso para construir sobre él, pero cumple perfectamente con la función de darle un techo sólido a mi querida suegra, para que cuando llueva no tenga que dormir con el paraguas abierto. Se puede caminar perfectamente por encima así es que tengo una buena terraza de 50 metros cuadrados para hacer asados o lo que se me ocurra.

En el futuro tendré que poner más vigas de fierro o metalcom estructural, colocar lana de vidrio o plumavit en el entretecho y armar una base nivelada para poder construir en metalcom sobre eso, por ahora basta y sobra. Hice un video para agregarlo a la Historia de Mi Casa, es este

 

Tres semanas resumidas en tres minutos. No puse a los albañiles venezolanos ni al chileno que vino a trabajar un solo día porque no se lo merecen, al final sacamos el asunto adelante con el chico Alfredo, no quedó perfecto pero si lo suficientemente bueno y cien por ciento operativo. Aprendí varias cosas, me compré un par de buenas herramientas y quedé con ganas de seguir construyendo si la suerte y las lucas me acompañan. Veremos.

Luego que terminara la Guerra del Pacífico, estando Domingo Santa María de presidente y pasada la embriaguez del triunfo sobre el Perú y Bolivia, empezaron a conocerse detalles sobre muchos problemas en las Fuerzas Armadas. Especialmente  en el Ejército que sufría de improvisación, personalismos exagerados, imprudencia y falta de preparación en los altos mandos. Todo esto se reflejó en un manejo caótico de la tropa, donde reinaba la indisciplina que solo podía ser combatida con brutales -y muchas veces arbitrarios- castigos.

El castigo más común era la pena de azotes, donde los malportados eran azotados hasta 200 veces frente al regimiento en formación, mientras la banda tocaba el Himno de Yungay, eso se conocía coloquialmente como "el pago de Chile". 

Pero fue efectivo solo al principio, porque los peores empezaron a enorgullecerse de su capacidad para soportar el castigo y lo provocaban, lo que les daba fama entre sus camaradas. Las borracheras y el descontrol en combate, donde solo sabían atacar de frente haciendo poco caso de las órdenes, fue lo que provocó matanzas como la del asalto y toma del Morro de Arica, entre otras.

Por otra parte muchos generales eran tan ególatras y ambiciosos, que se creían con pleno derecho para ser presidentes del país por el hecho de haber servido victoriosamente en la guerra, tal como lo había sido Manuel Bulnes en el pasado. Aunque otros como Manuel Baquedano, José Francisco Vergara y unos pocos más eran humildes y sin demasiadas ambiciones, muchos fueron mal aconsejados y encumbrados por la prensa para que iniciaran una carrera a la presidencia. Un ejemplo notable de esto fue Estanislao del Canto, fanfarrón, atrevido y ególatra, a quien finalmente le tuvieron que dar un buen puesto fuera del país para que no siguiera revolviendo el gallinero.

En los años de la Guerra del Pacífico, la prensa no tenía nada que envidiarle al actual Twitter y era manejada por oportunistas políticos, cada uno buscando llevar agua a su propio molino, gente como Benjamín Vicuña Mackena y otros muchos, se convirtieron en activistas y "generales alternativos" dictando cátedra de como se debía conducir la guerra, a la vez que elevaban al olimpo de los dioses a algunos generales, condenando a los del sector político que no les parecía. 

La prensa fue uno de las peores problemas que tuvo el presidente Anibal Pinto, liberal aunque portaliano de corazón. Fue una tremenda suerte tenerlo de presidente y a Rafael Sotomayor de ministro de guerra en campaña -otro portaliano- en tan delicado momento.

Después de Anibal Pinto llegó a la presidencia Domingo Santa María, uno de los más inescrupulosos que han ocupado el puesto en Chile y que sembró la semilla que provocaría, poco después, la Revolución de 1891. Él se vio enfrentado a la caótica situación en el Ejército y decidió traer un instructor alemán de prestigio para reorganizar la institución desde la raíz. 

El elegido fue el capitán Emil Koerner Henze, que se había destacado en la guerra Franco Prusiana, que Prusia acababa de ganar. Luego se graduó en la Academia de Guerra de Prusia, con la tercera antiguedad, detrás del futuro mariscal Von Hindenburg y Merkel, quien más tarde se haría famoso con la reorganización del Ejército Imperial Japonés. Koerner tenía todas las credenciales y total respaldo del presidente Santa María, así como de todos los que le sucedieron. El primer diagnóstico que hizo fue desvastador:

“el ejército, lejos de ser una mezcla de todas las clases de la sociedad, se componía de las personas que no tenían capacidad o vocación para otra ocupación…era corriente la bebida y el juego, además del vicio de la ‘camaradería’ –convivencia con mujeres sin mediar matrimonio…y la corrupción habría sido total sino hubiesen existido castigos en la forma más brutal, con bastón –hasta 200 golpes- y grillos”.

Pero también apreció grandemente el potencial de los soldados, escribiendo:

“los chilenos nacen soldados, los reclutas aprenden en un mes lo que los conscriptos europeos en un año”.

Los cambios que introdujo fueron un verdadero terremoto para el Ejército. Suprimió las penas de azotes y castigos corporales a los soldados diciendo que eran ineficientes, porque alentaban el caudillismo de los más canallas. En cambio puso en los oficiales la responsabilidad que -por medio de liderazgo- mantuvieran la disciplina sacando a todos los malos elementos. Así, la tropa pasó de ser un grupo con muchos granujas y poca disciplina a un cuerpo cohesionado y bien motivado.

Luego emprendió la profesionalización introduciendo dos cambios clave: el Estado Mayor y la Academia de Guerra para formar a los oficiales superiores -de coronel para arriba- que antes ascendían de manera caótica, bien en premio a sus acciones de guerra o por tener parientes influyentes en la política.

Hasta que llegó Koerner los oficiales superiores eran mayormente muy valientes e ignorantes, gente que se había destacado peleando en la Guerra de Arauco como el coronel Lagos, grandes tácticos de la guerra de guerrilla y emboscadas, pero no tenían la menor idea de estrategia ni planificación de las acciones. La dirección de la guerra, afortunadamente estuvo a cargo de dos civiles: el abogado Rafael Sotomayor y el ingeniero José Francisco Vergara. Ellos fueron los artífices estratégicos de la victoria.

Hay una figura poco conocida, que tuvo tanta o más importancia que Koerner en la prusianización del Ejército, este fue el chileno Jorge Boonen Rivera, que se educó en Bélgica, país del que provenía su padre..Boonen tenía una formación intelectual muy por encima del resto de los militares de su época. Él fue junto con Koerner el ideólogo y quien llevó a cabo la enorme reorganización. Ni que decir que ambos eran buenos amigos.

Terminada la Guerra del Pacífico, con la llegada de Koerner y el ascenso de Boonen, empezó a parecer un fuerte movimiento interno de resistencia a los cambios, formándose dos bandos irreconciliables de francófilos y prusianófilos. Esta rivalidad explotó para la Revolución y Guerra Civil de 1891, donde el Ejército se dividió en dos facciones. Las tres cuartas partes -más o menos- eran los defensores del modelo francés y apoyaron al residente Balmaceda. 

El otro cuarto -donde finalmente se pasaron Koerner y Boone- eran defensores del sistema prusiano. Así fue como se enfrentaron los dos modelos, donde el viejo ejército fue derrotado por el nuevo, que en pocos años habían organizado Koerner y Boone.

Claro que la división no era tan clara, el ejército de Koerner estaba encabezado por el general Estanislao del Canto, prototipo de los militares antiguos, muy valiente, ególatra e incompetente. Sus malas decisiones habían sido responsables de aniquilamiento completo de la 4ª Compañía del Regimiento Chacabuco en La Concepción, durante la Guerra del Pacífico, Boone estaba bajo sus órdenes como capitán y fue el primero en llegar al lugar del desastre, es de suponer que desde entonces le tomó odio a del Canto por su incompetencia y fanfarronería.

Pasada la guerra civil, con el triunfo de los congresistas, Koerner fue ascendido a general, con control total sobre el Ejército, Boone siguió ascendiendo hasta llegar también a general, pero las tensiones internas -dentro y fuera del Ejército- entre los sistemas francés y prusiano continuaron escalando hasta convertirse en una cuestión política. Los viejos generales, envidiosos y resentidos por la fama de Koerner y Boone, los motejaban de militares de escritorio, cobardes e incompetentes.

Estanislao del Canto, que soñaba con se presidente, declaró en una entrevista 

"que el triunfo había sido el fruto de su plan de ataque y que la Batalla de Placilla estuvo a punto de perderse por la lenidad o desobediencia del Comandante de la III División, Teniente Coronel Jorge Boonen. El aludido mandó su padrino a del Canto. Este contestó que "estoy dispuesto a ir inmediatamente con Ud. a un duelo por las armas; pero reservándose, en todo caso, el derecho de justifícarme con documentos, si algún día yo creyese que pesaba sobre mi honor la sospecha de que he calumniado a Ud."

Como Boone lo había retado a duelo, del Canto escogió las armas, era un experto en tiro de pistola y le dio justo en la frente a Boone, dejándolo al borde de la muerte, aunque por milagro los médicos lograron salvarlo. El terremoto del Ejército de Chile, provocado por Koerner y Boone, tuvo innumerables réplicas a lo largo de los años, pero al final el modelo prusiano se consolidó y hoy es motivo de satisfacción y no poco orgullo para muchos chilenos,  militares y civiles.

El modelo francés era emocional, aristocrático, basado en castas y actos heroicos, mientras que el modelo alemán era racional, eficiente y muy innovador: algo característico del prusianismo fue su capacidad para adaptarse e innovar. Cada uno tenía lo suyo, pero creo que finalmente ganó el más mejor.

Creo que la moraleja de toda esta historia es que la incompetencia, la envidia y los errores pueden estar muy extendidos, pero siempre es posible barrerlas y cambiar. No hay mal que dure cien años.

 


Ya mañana termino mi vía crucis de la construcción del techo (y futuro piso), en la imagen podemos ver al chico Alfredo -con el que hicimos el trabajo después que los venezolanos lo dejaron todo botado- observando el paisaje desde nuestra obra de arte y pensando que vamos a hacer para celebrar los tijerales.

No puedo negar que me he divertido muchísimo, pero también pasé muchas rabias y me gasté hasta el último centavo que tenía guardado. A propósito, acabo de descubrir una nueva Ley de Hierro de la Construcción que dice "después que hagas tu presupuesto, multiplícalo por dos, eso será lo que vas a gastar realmente". Y no se trata de hacer mal los cálculos, sino que existe un sin fin de imprevistos que van apareciendo como los fletes, maestros que no cumplen y dejan botado el trabajo, cambio en el precio de los materiales, entre muchos otros.

Los sobre cimientos que hicieron los venezolanos quedaron muy desnivelados así es que como piso el asunto todavía no es viable, en el futuro, cuando empiece a construir hacia arriba lo desarmaré (no cuesta nada) y le colocaré más fierro o vigas de metalcom y lo dejaré todo bien nivelado, para evitar la cama elástica que tengo actualmente, según me recomendó mi buen amigo Marco, el arquituerto. También me enseñó un buen dicho "construir es como emborracharse con vino, mientras más barato el vino, peor será la resaca". Así nomás es, pero como yo no soy pudiente estoy obligado a construir barato. En todo caso como techo quedó estupendo lo dejaré cubierto todo con polietileno negro y a esperar nomas, hasta que sea grande. Igual tengo una gran terraza para hacer asados.

Entre los costos imprevistos está la falta de las herramientas adecuadas. El problema de los venezolanos es que no tenían para vibrar el concreto, y sin herramientas los moldajes quedaron desnivelados y mal hechos. Seguramente vieron que sería imposible seguir con las herramientas que tenían así es que se hicieron los ofendidos, se pusieron insolentes y afortunadamente los boté. El problema de la falta de herramientas lo solucioné por dos vías.

La primera fue comprar las dos herramientas maravillosas y que hace pocos años ni siquiera existían, o costaban una fortuna como es el caso del esmeril. La primera super herramienta es el taladro y atornillador inalhambrico. Cuando lo fui a comprar, los buenos estaban todos fuera de mi alcance, así es que me fui por lo barato. Me dijeron enseguida los inconvenientes: es una herramienta para trabajos livianos de casa, aficionados, sobre todo me advirtieron que si se me caía se me iba a quebrar el mandril porque es plástico, y adiós herramienta. Por lo demás funcionaba perfectamente así es que dije "venga, cuidaré que no se me caiga. Y aquí está

Y por supuesto hoy en la mañana me puse a adelantar trabajo y lo coloqué en un lugar precario de la escalera...¡y se cayó desde el segundo piso a un radier de concreto! Llegó a rebotar el pobre taladro, Se le abrió la batería pero el mandril quedó intacto, funciona perfectamente, así es que al parecer Krishna, El Pulento o quien sea me tiene buena y me protege.

No puedo enumerar la cantidad de maravillas que hace ese taladrito. Coloca tornillos en la madera en segundos y hacer un mueble es cosa de niños, más porque venden la madera dimensionada. Cualquiera puede hacerlo. Ahora estoy convertido en el handyman de la casa, arreglando cosas que estaban malas durante los últimos 20 años: coloqué nuevas luces, arreglé puertas, en fin, la versatilidad y usos de esos taladros es maravillosa.

Pero me faltaba otra herramienta maravillosa que es el esmeril angular, o "revilete" como le llaman los viejos. Es otra herramienta increíblemente versátil, tiene mil usos, 650 watts de potencia y existen discos para todo. Se puede cortar cualquier pieza de fierro o acero como si fuese mantequilla, también corta madera, cerámica, cemento, piedra y muchos otros materiales. Hay discos de circonio para desbastar (gastar) casi cualquier material, discos para pulir, sacar el óxido, encerar, lijar, en fin, esta es la maravilla

Además lo compré de ocasión, nuevo y me costó baratísimo (20 lucas, unos 27 dólares), le he sacado el jugo cortando y puliendo. En fin esas fueron mis dos nuevas adquisiciones, juguetes para niño grande que me tienen reparando todo lo que se me atraviesa.

Pero no bastaba con eso, necesitaba cortar las placas de terciado y perforar el concreto. Mi viejo taladro hizo kapput en media hora de trabajo y no podía ni soñar con comprar uno de trabajo pesado o la sierra circular que necesitaba. Pero más vale tener amigos que plata en el banco, Alfredo llamó a mi viejo amigo el Coco Ayala, que tiene un gran taller y es contratista, y cuando estaba pensando en la fortuna que me costaría arrendar las herramientas que me faltaban el me las prestó. Herramientas profesionales de trabajo pesado.
Y así fue como gracias a los amigos pude terminar el trabajo de manera bastante digna y con un presupuesto minúsculo. La moraleja que saqué de esto es que con las herramientas adecuadas no se necesita ser hábil. Yo que tengo dos manos izquierdas con puros dedos gordos y que siempre me arrancaba de las reparaciones caseras, que me asustaban casi tanto como las inyecciones, ahora ando buscando que reparar.

Todo esto me trajo a la memoria cuando estudiaba para técnico electrónico en Inacap y me hicieron el curso de mecánica de banco, con el inolvidable profesor Miguel Petruzzi, el popular pelado. La primera clase nos pasó a cada uno un pedazo de fierro macizo sin forma, despojos de una maestranza o de un local de chatarra. La tarea era -con solo una lima- darle la forma de un cubo no solo perfecto, sino con ciertas medidas prefijadas. A medida que íbamos avanzando Petruzzi sacaba con gran ceremonia una escuadra, mantenida en una caja especial para evitar las deformaciones por temperatura, y chequeba que no pasara ni una milésima de luz por ella.

Me acuerdo que orgullosos y asombrados, todos pudimos hacer el cubo perfecto. La enseñanza era que con la herramienta más simple se podían hacer maravillas si se ocupaba correctamente. También nos decía "cuando un electrónico quiere soltar una tuerca usa un destornillador y un martillo, porque le da flojera ir a conseguir una llave ¡todo tiene su herramienta, los tornillos no se sacan con alicates!". Después aprendimos a usar el torno y la fresa ¡que cosa más linda! Lástima que todo eso se me olvidó, para qué hablar del taller de soldadura. Incluso se me olvidó lo más importante: que si usamos la herramienta incorrecta lo que hagamos saldrá mal. Ahora, como 40 años después me vine a acordar viendo trabajar a los venezolanos.

En fin, cuando termine editaré los videos para agregarlos a la historia de mi casa.

Cuando se comete un error y queda demostrado que no se trató de mala suerte, culpa de terceros, maldición gitana etc. sino que simplemente fue el efecto de una decisión estúpida, lo normal y lógico es que quienes cometieron la estupidez lo reconozcan y lo arreglen. Eso es lo que se esperaría que pasara en cualquier lugar habitado por seres racionales. También parece bastante lógico es que quienes tomaron la decisión estúpida paguen las consecuencias y sean castigados por eso, eso es lo normal y esperable en cualquier lugar donde rige la racionalidad, porque de ese modo el idiota tendrá más cuidado para la próxima vez, o incluso podría ser despedido del trabajo para evitar que haya una próxima vez.

No ocurre esto en Arica por lo que podemos ver. Equivocarse, persistir en el error y salir indemnes sin pagar ninguna consecuencia se llama contumacia, es decir insistir de manera contumaz permitiendo que la estupidez ocurra una y otra y otra vez,

Eso es lo que pasó hoy en la mañana. Una vez más un choque en el mismo lugar, donde una moderna camioneta Chevrolet -Silverado al parecer- quedó hecha bolsa al golpear contra un poste al que derribó después de chocar a un auto, al que afortunadamente solo le voló el parachoques y los focos. De no haberse ido la camioneta contra el poste el auto habría sido aplastado y el choque mucho peor. Una vez más nos quedamos todo el día sin electricidad ni Internet. Este es el tercer poste que botan en el mismo sector donde están los estúpidos "lomos de toro", a pocos metros del poste que botaron en otro accidente solo diez días atrás.

¿Hasta cuando tendremos que pagar todos por la incompetencia de los burrocratas, contumaces, que no asumen su responsabilidad ni menor reconocen su error?  La estupidez de los ariqueños consiste en elegir autoridades incapaces de tomar decisiones y hacer efectivas responsabilidades para que paguen las consecuencias los responsables de accidentes graves e innumerables molestias para los vecinos. Bueno. supongo que si los tontos son mayoría elegirán a uno de los suyos para que los represente, de eso se trata la democracia representativa, supongo.

Ah diablos. Esto, más los días grises sin sol me tienen con la leche cortada, ando con los monos por culpa de estos idiotas y ni me dan ganas de escribir así es que mejor me mando a cambiar por hoy. Pero antes de retirarme indignado a mis aposentos los dejo con una prueba más de la estupidez de los ariqueños, esto salió en Arica es Bacán, el grupo de Facebook de m amigo Manriquez y la foto la tomó mi amigo y compañero de la universidad Rayko Karmelic, solo miren esto, sería para la risa si no es porque costó plata, de nosotros, los giles seguro.

Sin comentarios...

Las elecciones primarias

18 julio 2021

 

Iba a escribir de otro asunto ya que -como militante republicano- no voté en las elecciones primarias y me interesaba poco o nada el resultado, pero como será el tema del día en Chile pondré un breve comentario sobre el tema, pidiendo las excusas del caso a mis amigos regulares que no son de Chile y les interesa un pepino la política nacional.

Para quienes no son de Chile les explico un poco el asunto. Los partidos políticos y coaliciones en Chile pueden -si así lo desean- celebrar elecciones primarias para definir a su candidato presidencial, con el generoso auspicio de nosotros, los giles, que financiamos sin chistar cada uno de estos carísimos espectáculos de circo pobre. Esta vez participaron en primarias la coalición de gobierno "Chile Vamos", es decir el piñerismo y la coalición de izquierda "Apruebo Dignidad" donde van unidos el Frente Amplio y los Comunistas.

Dos coaliciones no participaron en primarias. El Partido Republicano que lleva de candidato a su fundador José Antonio Kast y la agonizante coalición de centro izquierda "Nueva Mayoría" que en general agrupa al bacheletismo y probablemente llevará de candidata a la demócrata cristiana Yasna Provoste. 

La mecánica fue la siguiente: podían votar los militantes de los partidos de las dos coaliciones (Chile Vamos y Apruebo Dignidad) a quienes le le entregaba un voto con solo los candidatos de su coalición y además podían votar los independientes, no afiliados a ningún partido, a quienes se les entregaba un voto con los candidatos de ambas coaliciones. 

Ya van más de la mitad de los votos escrutados y podemos ver resultados más o menos claros porque al parecer no se trató de elecciones apretada: en ambas coaliciones aparece ganando por paliza el candidato menos apreciado por las encuestas. Leo por ejemplo la encuesta Cadem, que se realizó un mes antes de las elecciones, donde dicen: 

"Al inicio de la campaña de primarias, Lavín lidera la de Chile Vamos con el 46%, mientras que Jadue lidera la del FA-PC con el 54%. En la carrera presidencial general, se mantiene el triple empate entre Lavín, Provoste y Jadue, todos con 13% de las preferencias, seguidos por Pamela Jiles (8%), Gabriel Boric (6%), Sebastián Sichel (5%), José Antonio Kast (5%) y Franco Parisi (5%)"

Si a Roberto Izikson y los demás responsables de CADEM todavía les queda algo de sangre en la cara deberían cerrar la empresa y dedicarse a otra cosa, es impresionante la falta de vergüenza y amor propio de los dueños de encuestadoras que fallan sistemáticamente en sus proyecciones, sin embargo siguen en el negocio y haciéndose millonarios, porque las encuestas políticas han perdido la poca credibilidad que tenían. Finalmente se han mostrado como lo que realmente son: herramientas de marketing político y guerra psicológica, para tratar de levantar algunos candidatos y hundir a otros, según le convenga al que paga, que en el caso de CADEM paga el piñerismo, con la plata -como no- de nosotros, los giles.

Bueno, los resultados que ya parecen claros son que tanto a a Lavin, candidato de la UDI, como a Jadue del Partido Comunistas les dieron sendas palizas electorales. En la izquierda la primaria fue ganada por Gabriel Boric, del Frente Amplio y en el piñerismo ganó Sebastián Sichel, un desconocido prefabricado por el mismísimo Piñera, de quien se podría decir que es su delfín. Es decir, los de la encuestadora CADEM andaban más perdidos que un mormón dentro de un bar topless.

Si después de esto alguien todavía cree en las encuestas, o las usa como argumentos para cualquier tipo de análisis político, es un idiota certificado, porque si algo nos enseñan estas elecciones es que las encuestas no valen absolutamente nada, niente, nulla, cero, zil. Y si yo llego a usar alguna encuesta como argumento en este Templo del Ocio, pueden sacarme en cara lo que estoy diciendo ahora y me disculparé humirdemente por la idiotez cometida.

Ahora andan diciendo muchas cosas, por ejemplo que muchos independientes de derecha votaron por Boric para evitar que saliera Jadue, si alguien hizo tal cosa es simplemente un estúpido, increíble como el miedo al comunismo empuja a la gente a cometer pelotudeces, Jadue era un excelente candidato para enfrentar, el candidato ideal para la derecha ¿Cómo pueden ser tan mediocres y cobardes algunos derechistas?

No tengo mucho más que decir de estas primarias, pienso que el pobre diablo de Sichel solo alargaría la agonía del país en su actual declive, lo que sería una desgracia, Boric por su parte, como presidente se haría un harakiri, su capacidad es la de un niño pre puber, me gustaría verlo gobernando en verdad. También me preocupa un poco si José Antonio Kast fuera el próximo presidente, creo que a Chile todavía le falta un poco de frío y un poco de hambre. Al Partido Republicano lo veo como un proyecto de largo alcance y no quisiera verlo chingarse por llegar al poder antes de tiempo, pero en fin, será lo que El Pulento quiera.


El sueño de la casa propia (publicado originalmente el 4 de julio de 2015)

Historia de mi casa
Bueno tal vez muchos de los regulares de este Templo del Ocio habrán leído La larga historia de mi casa, con sus distintas etapas y dramas, especialmente cuando estuvo a punto de ir a remate. En fin, la mayoría tal vez sabe que yo pasé muchos años en la extrema pobreza y debo ser de los pocos en acariciar el llamado "sueño de la casa propia".

El miedo a no tener techo
Uno de los mayores miedos de muchos de nosotros es no tener donde dormir, como todos los miedos no es muy lógico que digamos, porque está lleno de vagos que duermen en la calle o en algún rincón sin problemas. Sin embargo parece que la civilización agrícola nos inoculó ese apego a una casa con techo, muros, puerta y llave, que es fundamental para que nos sintamos seguros.

Dos historias de horror
Recuerdo haber sentido ese terror dos veces en mi vida. Una fue un día que me quedé varado en Castro (Chiloé) con un clima endemoniado porque se había cortado el camino hacia Quellón, donde estaba mi casa y no tenía un peso en el bolsillo. Cuando empezó a oscurecer fue una situación aterrorizante, hasta el día de hoy todas mis pesadillas son situaciones normales y de pronto empieza a oscurecer y me doy cuenta que estoy perdido o no tengo donde ir, es muy desagradable, por decirlo de alguna manera.

Como siempre que estoy en un apuro, esa vez trate de calmarme y hacer un inventario de mis opciones, no encontraba ni una. Finalmente encontré tres ideas, una era ir a los carabineros y explicar que no tenía donde dormir; la otra ir a una iglesia y hablar con el cura a ver si le aparecía el espíritu cristiano; la tercera era la más descabellada y lo que finalmente me animé a hacer: golpear la puerta de una casa, explicar el asunto y preguntar si podía pasar la noche ahí.

Cuando chico con mi cuñado, habíamos sido vendedores puerta a puerta (en verdad yo solo lo acompañaba) así es que decidí partir por eso y en la primera puerta que golpeé me fue bien. Me recibió una familia, chilotes típicos, que no solo me invitaron a quedarme sino que me llevaron directo a la cocina, que es el centro social de las casas allá donde me dieron comida, café y conversamos hasta tarde. Tenían un dormitorio desocupado y dormí como lirón hasta el otro día cuando me fuí dando muchas gracias. Nunca más los ví, aunque recuerdo bien donde estaba la casa, a una cuadra del estadio.

La otra vez vivía en Arica con mi mamá y mi papá que ya estaba listo para el nicho y renegaba todo el día porque quería morirse y no se moría. Resulta que no teníamos ningún ingreso, arrendábamos dos piezas en la población San José y llegó un momento que no pudimos seguir pagando el arriendo. Teníamos que buscar donde vivir y no encontrábamos nada. Finalmente encontramos un lugar en un rancho miserable en la calle Pedro Aguirre Cerda 1659, los dueños eran igual de pobres, pero con un corazón de oro, y allí vivimos varios años pagando tarde, mal y nunca. Muchos años que no veo a esa familia a la que le debo la vida.

Mis primeros años de la universidad los pasé en esa casucha miserable, comiendo una o dos veces a la semana y un solo compañero la conoció, el Pepe Drago, que después de entrar dijo "weon, ¡esto es el Rockefeller Center!" durante todos mis años de la U me molestaron con el maldito Rockefeller Center, ah que tiempos aquellos.

¡Soy propietario!
La cosa es que mi mamá le escribió una carta furiosa al presidente Pinochet, debe haber sido el año1980, reclamando que le regalaban viviendas sociales a los que no necesitaban mientras que nosotros que éramos indigentes -sin piojos- no teníamos donde vivir. Para sorpresa de todos, mía sobre todo, a las pocas semanas llegó una contestación del edecán del presidente y antes de fin de año teníamos una casa en la flamante 5ª etapa de la población 11 de Septiembre.

Mis años de arrendaario
Luego de la muerte de mi mamá, por razones que no quiero recordar (jo-jo) me tuve que ir definitivamente de la casa de la 11 de Septiembre, entonces empezó mi vida nómade arrendando piezas en pensiones los siguientes 10 años. No me puedo quejar, siempre me gustó vivir en esos mundos medio promiscuos que son las residenciales, donde todos le conocen la vida a todos, tengo lindos recuerdos de los muchos lugares -la mayoría miserables- donde viví: donde mi tía Silvia en Diego de Almagro; en la casa-cárcel de Colón 01; en la pensión de calle Sotomayor y tantas otras. Siempre lo pasé muy bien, me cobraban una miseria y vivía más o menos como un hobbo.

¡Ahora si que soy propietario!
Debe haber sido en 1995, más o menos, no recuerdo bien. La cosa es que le pegué el palo al gato, hice varios buenos negocios en trencito y de pronto me ví con el maletín de billetes más grande que había visto en mi vida, eran unos 25 mil dólares en plata de hoy, más o menos. Vivía sin gastar un peso pero tenía el sueño de la casa propia, estaba ahorrando cada centavo para una casa.

Después de buscar por más de un año, finalmente compré mi casa a ciegas, tal como cuento en la historia. Me costó unos 13 mil dólares más o menos,era horrible pero estaba bien ubicada y el terreno era grande. No se imaginan lo que sentí cuando la compré.

Mi vida en la playa
Pasaron los años y yo seguía ganando buena plata, me gasté unos 30 mil dólares en arreglos, todo lo que ganaba era para ampliar la casa. Llegó un momento en que la plata dulce se fue al diablo y me quedé con la casa a medio terminar, entonces pensé ¿y para que diablos quiero yo una casa? justo en esa época la Pilar tenía problemas donde vivía con sus papás y se me ocurrió la idea de "venderle" mi casa para comprar una casa rodante y vivir en la playa.

Fueron cuatro años del más dolce far niente, mi vida en la playa es uno de los tesoros de mi aporreada vida, viví como millonario, tenía todo lo que alguien pueda ambicionar.

Las vacas flacas
Pero nada bueno dura para siempre, el año 2007 empezaron las vacas flacas porque se me cortó el modesto flujo que me permitía vivir como Rockefeller. Como las desgracias no vienen solas el 2008 tuve que trabajar y el 2011 estuvimos a punto de que me remataran mi queridísima casa. Pero algo me ha enseñado este perro mundo y es que siempre hay una salida,. Aqui sigo sobreviviendo, más flaco, viejo, pelado, pero se mucho más que antes y supongo que en algún momento voy a poder sacar provecho de eso.

Me acuerdo cuando estudiaba en la universidad, a principios de los ochentas y siempre me postergaban, todos me veían como basura y nadie nunca me dió una oportunidad. Entonces pensaba "no importa, ya llegará mi momento, si sigo haciendo todo bien las cosas se tendrán que dar por más mala suerte que tenga". Así pasó y espero que así volverá a pasar, no hay mal que dure cien años.

La cerveza y el vodka pera
Tal como e podrán imaginar, mis queridos amigos, todas estas tonteras no las puedo escribir sobrio. De ninguna manera. Mientras los primates se entretienen viendo un estúpido partido de fútbol, yo me aprovisioné de una cerveza Arequipeña de litro y un vodk-pera que estoy tomando de a poquito desde hace tiempo, el manifiesto estado de ebriedad me permite escribir algunas cosas que sobrio no colocaría ni muerto, como esta historia secreta de mi casa y por que creo que "el sueño de la casa propia" es una de las aspiraciones más nobles que existen.

P.D. Tengo amigos que les ha ido mucho mejor que a mi en lo material, tienen buen trabajo, buen auto, buena ropa y buen reloj, pero no han sido capaces de comprarse una casa propia, el crédito hipotecario no vale, lero-lero.

¿Bloqueo o embargo?

16 julio 2021

 


Palabras de Salvador Allende “Una vez más debo recordarles que el cobre es el sueldo de Chile, así como la tierra es su pan”, así justificó la nacionalización del cobre.

Allende y su gobierno de la Unidad Popular cometieron muchas estupideces, pero la peor de todas fue la llamada "nacionalización" de la gran minería del cobre, una de las medidas más torpes y deshonestas tomadas en nuestra historia, que significó el estrangulamiento financiero del país y nos llevó a una crisis tal, que en tres años de los seis que correspondía a su mandato, el gobierno había perdido totalmente el control del país, siendo derrocado por el golpe de estado de 1973, que ocurrió como respuesta a los acuerdos de dos poderes del estado (legislativo y judicial) que denunciaron que el gobierno estaba actuando de manera sistemática al margen de la Constitución.

Esta medida extremadamente estúpida, con funestas consecuencias y enormes costos para todo el país, muestra como todos los políticos desde la derecha a la izquierda se rindieron a la demagogia y avalaron un robo, votando por unanimidad la reforma constitucional que autorizaba la expropiación.

Para entender bien este proceso, hay que tener claro que no fue "el cobre" lo que se expropió, sino que se expropiaron instalaciones, maquinarias y equipos, que equivalían a miles de millones de dólares actuales, plata que había sido traída por empresas mineras norteamericanas como Kennecot y Anaconda, entre otras. El "cobre chileno" eran las piedras con sulfuro u óxido de cobre que cualquiera podía ir con una carretilla, picota y pala a recogerla a Chuquicamata, sin ningún problema, incluso hoy cualquiera puede hacerlo.  

Pero lo que los políticos demagogos entendían y entienden por "cobre chileno" son las barras o cátodos con una pureza superior al 90%, resulta que para obtener eso no basta con una carretilla y una pala, sino que hay que invertir toneladas de recursos, financieros, humanos, materiales y de toda clase para explorar, explotar y comercializar. Como el gobierno chileno nunca tuvo los enormes recursos necesarios para explorar, eso se dejó históricamente a privados, principalmente norteamericanos que tenían los recursos y el espíritu de empresa necesarios para arriesgarse, así lo hicieron y de esa manera comenzó la explotación de cobre en gran escala en Chile.

A fines de los años sesenta, el gobierno de Eduardo Frei Montalva, respondiendo a la presión demagógica que hacía la izquierda para expropiar las minas que estaban en operación, creó la ley para "chilenizar" la gran minería, por medio de la compra del 51% de las acciones a las empresas privadas. Para comprar estas acciones tomo prestado de organismos internacionales así como de las propias mineras chilenizadas, leo que "los préstamos de las empresas fueron asegurados por la Overseas Private Investment Corporation (OPIC), organismo estatal estadounidense que garantiza y asegura las inversiones privadas estadounidenses en países en desarrollo"

Llega Allende al poder y en 1971 se aprueba por la unanimidad del Congreso la "nacionalización", es decir expropiación de las instalaciones y activos de las industrias cupríferas, asegurando una "adecuada indemnización" a las empresas expropiadas. Pero el gobierno de Allende en base a una tinterillada de Eduardo Novoa Monreal, calculó que desde 1955 a la fecha de expropiación, las empresas habían obtenido "utilidades excesivas"  ni que decir que la figura de utilidades excesivas no tenía existencia legal en Chile o.en otras partes del mundo, por lo que la expropiación se convirtió en un simple robo.

Las consecuencias fueron inmediatas. El gobierno de Nixon exigió una indemnización "adecuada, pronta y efectiva" a las empresas expropiadas, las que -por su parte iniciaron acciones legales en tribunales de diversos países del mundo, partiendo por el propio Estados Unidos. Braden Cooper por su parte, inició acciones legales en cinco países europeos para que las exportaciones de cobre chileno fuesen embargadas.

El despojo del gobierno de Allende a las empresas fue doble, porque también se negaron a cancelar los pagarés con la plata que las empresas habían prestado al gobierno para la "chilenización", en base a eso entablaron nuevas acciones legales. Leo que

Kennecott logró que un tribunal en Nueva York decretara el embargo de bienes de las oficinas de Codelco, Corfo, Lan Chile, Compañía de Acero del Pacífico (CAP), Chile Trading Company6 y el Banco Central de Chile ubicadas en ese estado, además de cinco millones de dólares en cuentas chilenas en bancos neoyorquinos. Además, inició acciones legales contra el Estado de Chile en un tribunal de París, solicitando que un comprador francés de cobre de la mina El Teniente no pagara esa partida de cobre al Estado chileno sino a la empresa, que se consideraba propietaria de ese cobre. El tribunal francés acogió la solicitud.

Era solo el comienzo. Todos los créditos extranjeros se fueron, desaparecieron las reservas internacionales y no se pudo amortizar la deuda externa. EL gobierno de Allende comenzó a negociar con el Club de París sobre la deuda e inició una ronda de negociaciones secretas con el gobierno de Richard Nixon en Estados Unidos, pidiendo un alivio a las acciones legales y los embargos. Las negociaciones no llevaron a ninguna parte porque USA se mantuvo firme en la posición que no se trataba de un tema que se pudiese negociar de gobierno a gobierno, sino un asunto legal, que el Gobierno Chileno debía arreglar en tribunales con las empresas a las que había despojado.

Finalmente por un capricho y por la ambición de estúpidos como Novoa Monreal y Radomiro Tomic, entre muchos otros, el costo de la "nacionalización del cobre" fue inmensamente mayor al que habrían tenido si hubiesen pagado las instalaciones indemnizándolas a precio de oro. Al final fue un costo gigantesco, una farsa y un robo cuyas consecuencias pagamos todos los chilenos hasta que el Gobierno Militar regularizó esa situación con las empresas.

Ya se que ustedes me dirán que ya escribí antes acerca de lo mismo, que estoy gagá y me estoy repitiendo. Calma, porque aquí viene lo novedoso. Resulta que eso de arrebatarse las empresas sin pagar un centavo, usando pretextos infantiles de "justicia social" para encubrir el simple robo de industrias y propiedades, ya se le había ocurrido antes a Fidel Castro y aún antes a Lenin y Mao Zedong.

Lenin y Mao pudieron hacerlo prácticamente sin consecuencias, porque Rusia y China estaban devastadas y la inversión extranjera casi no existía en esos países, o sea, expoliaron a sus propios ciudadanos. Muy distinto fue el caso de Cuba y Chile. En ambos casos los países para atraer a los inversionistas tuvieron que ofrecer garantías, que quedaron cubiertas por seguros. Al llegar al poder un gobierno "revolucionario", que desconoció las garantías dadas -amparados en la soberanía del estado - que permite a un gobierno hacer lo que se le antoje dentro de su territorio- simplemente se robó los bienes, pero esto no quedó impune, porque tuvo graves consecuencias legales.

Igual que Chile, Cuba quedó sometida a una serie de castigos y embargos en buena parte de los países con que tenía comercio exterior. Los primeros años, amparados por la protección y el patrocinio de la Unión Soviética, Cuba fue capaz de sostener el embargo, al precio de tener que convertirse en una dictadura comunista, con los pocos beneficios y muchas desgracias que han hecho desaparecer de la historia a esos regímenes.

Claro que el reducido grupo de la oligarquía revolucionaria -todas las revoluciones crean su correspondiente oligarquía-pudo vivir a cuerpo de rey, e incluso vanagloriarse de sus yates, mansiones y autos de alta gama, como hace Fidelito Castro Jr. o la hija de Chávez. 

Al final fue el pueblo cubano, la gente común y corriente los que han pagado los enormes costos del embargo con 62 años de tiranía, hambre y pobreza. Hoy la gente está más harta que nunca de las décadas de la espantosa Revolución Cubana y toda su poesía -porque no hay revolución que no se base en la poesía y los sentimientos más cursis y miserables- todo eso perdió su encanto hace rato

Los cubanos están enfermos de revolución, son dos o tres generaciones que han tenido que soportar y mantener a la corrupta familia Castro y su corte de sirvientes. Las lacrimosas canciones de Silvio Rodriguez alabando la Revolución ya no las traga nadie, las consignas están agotadas y las horas y horas de discursos de Fidel Castro hoy son solo un pésimo recuero, una especie de pesadilla.

Si hay un lugar donde los "estallidos sociales" como llaman los colijuntos a la violencia callejera son justificables, ese es Cuba, donde una dictadura inmunda se ha beneficiado y enriquecido inmensamente a costa de tiranizar a su propio pueblo.

Pero hagamos un poco de historia ficción y supongamos que el mentiroso compulsivo que fue Fidel Castro hubiese honrado a su palabra cuando recién llegó al poder y juró que la revolución en Cuba jamás sería comunista,. En ese caso tal vez hubiese sido cierta su segunda gran mentira, que fue asegurar que en pocos años la revolución convertiría a Cuba en uno de los países más desarrollados del mundo.

Algo tan simple como expropiar sin compensar, alegando soberanía y razón de estado, tuvo las consecuencias desastrosas que pudimos ver tanto en Cuba como en Chile de Allende. Que siga existiendo gente que proponga lo mismo y que pretenda que puede volver a hacerlo sin que todo el país sufra las consecuencias, y que haya gente que le siga creyendo a esos tarados y repitiendo sus consignas, muestra como la estupidez humana no tiene limite. Se pueden acabar las piedras, pero jamás los huemules, esos seguirán apareciendo una y otra y otra vez, incapaces de ver lo que tienen frente a sus narice.

Problemas y alegrías

13 julio 2021

 

Google hizo desaparecer de Internet a este Templo del Ocio. Antes ponía Bradanovic y salían decenas de miles de resultados, la mayoría entradas al blog o comentarios. Ahora hice la prueba nuevamente y aparecen "About 95,000 results (0.49 seconds)" pero al revisarlos muestra solo sesenta y nueve resultados, ni uno solo de este blog. Buen número en todo caso. Por eso he vuelto a los inicios, escribo solo para los regulares, un grupo entre 100 y 200 amigos con los que compartimos hace tantos años. En fin.

La historia de mi casa -que ni siquiera es mi casa- sigue a tropezones, ya se me había olvidado lo difícil que es construir, encontrar y tratar con los maestros. Acabo de despedir a los tres venezolanos que tenía trabajando. Se dieron cuenta que lo que estaban haciendo no iba a quedar bien y  empezaron a reclamar y a ponerse insolentes. Antes que las cosas pasaran a mayores les pagué lo que llevaban hecho y les dije -lo más amablemente que pude- que se mandaran a cambiar y no se aparecieran más por la casa. Así es que estoy de nuevo con el asunto a medio terminar y sin maestros.

¡Cómo extraño a los maestros peruanos! Esos si que son constructores netos, buenos artesanos en su mayoría, e incluso los malos son mucho más correctos y cumplidores que los vacunas chilenos y venezolanos que he conocido. Yo se que es injusto estigmatizar por nacionalidad y en todas partes hay buenos y malo, pero estos últimos que tuve fueron de lo peor. Si quieren pasar rabia y perder plata yo les digo donde ubicarlos.

No eran flojos, pero solo sabían lo básico. No sabían cubicar, y a cada momento se quejaban que habían cobrado muy barato. No fue así, yo manejo bien los precios de la mano de obra y les ofrecí un poco -no mucho- más que el precio de mercado. Cuando fueron a colocar los paneles el supuesto "maestro" empezó a verse en problemas para cuadrarlos y me dijo que no podían seguir a menos que construyera un marco de madera abajo. Ya me tenían bastante podrido, discutimos brevemente y les dije que se fueran. Con los años  he aprendido lo importante que es saber cuando soltarle la cola al tigre y hacer la pérdida, si seguía con los mismos payasos la cosa iba a ir cada vez peor, así es que "hasta la vista baby".

No es primera vez que me pasa. Ya estoy en condiciones de hacer una especie de "guía de mañas y defectos de los maestros albañiles", que parecen ser una subespecie bastante difícil de manejar y resulta difícil tratar con ellos. La maña más común es la del anticipo, algunos piden un anticipo el primer día de trabajo y ya no vuelven más, pero la mayoría son peores, porque van sacando anticipos de a poco y siempre por más de lo que han trabajado, así, cuando aparece algún problema, se pueden mandar a cambiar y no pierden.

La segunda maña común es "calcular mal" el precio de su trabajo. Casi todos los maestros con tal de que los contraten están dispuestos a cobrar menos, con la expectativa de que podrán dejarlo hecho hasta la mitad, por eso lo mejor es nunca pedir una rebaja del precio si no queremos tenerlo durante toda la obra reclamando que "está perdiendo plata" y con la expectativa cierta que deje todo botado si logró sacar anticipos. Cuando los venezolanos me dijeron eso, yo les dije "mira, ¿me dices que te equivocaste en cobrar, que no te imaginabas que iba a ser tanto trabajo? Ok, te lo acepto, pero si te equivocaste paga por tu error porque yo no voy a pagarlo. Yo también me equivoqué al contratarlos porque no imaginaba que eran malos, pero igual voy a pagar lo que acordamos". Creo que es lo justo, claro que desde que les dije eso no siguieron trabajando muy entusiasmados que digamos, pero menos mal se lo dije el último día, poco antes de despedirlos..

La tercera maña de los albañiles es no reconocer cuando no saben hacer algo, creerse "maestros" y ponerse porfiados tratando de imponer soluciones según su gusto en lugar de limitarse a hacer lo que fueron contratados. En mi caso el seudo maestro venezolano, aunque hacía bien el trabajo bruto, era .increíblemente incapaz de entender un plano o las cosas más sencillas que le decía, como no entendía se ofuscaba y terminaba diciendo el equivalente a "bueno ¿Quién es el doStor?, El no era en todo caso, ni para ayudante de enfermero..

Otro problema común es que aceptan un trabajo sin tener las herramientas, con herramientas inadecuadas o en malas condiciones. Entonces resulta que hay que cortar las planchas y en lugar de usar sierra usan el esmeril y llegado el momento salen con "jefe, se necesita un taladro, o una sierra, o una soldadora" etc. ¿Cómo aceptaron un trabajo sin tener las herramientas necesarias?.

En fin, son muchas más las mañas, pero solo agregaré una que es definitivamente inaceptable: la insolencia, mala educación, trato desconsiderado o amenazante de palabra. Eso es algo que tiene que ser cortado de inmediato, una vez que se acepta una insolencia el asunto no para, empieza una escalada muy difícil de detener, lo mejor es cortar cuanto antes..

Sigo pensando ¡Qué bonito es construir! Aunque el proceso siempre está lleno de problemas y malos ratos es divertido y emocionante. Cualquiera que haya colocado su nombre y la fecha en el cemento fresco de su casa sabe lo bien que se siente, una vez que las cosas están terminadas, aunque sea parcialmente

Por otra parte también emparejé el piso de mi cuchitril, desde donde prácticamente vivo y muero, leo, descanso, duermo, flojeo, sueño despierto, como, hago mis experimentos diabólicos, cultos satánicos, rezos y plegarias para atraer la salud, dinero y lo otro. Y sobre todo donde escribo religiosamente mi guarrada de cada día contando mis aventuras y desventuras en este cochino y cruel mundo. Falta solo poner el piso flotante y quedo listo.

Y bueno, sigo haciendo planes para el futuro como si no me fuera a morir nunca. Tal vez mañana amanezca tieso pero que importa. Mis proyectos cuando sea grande, además de la cocina y el baño, son hacer un nuevo departamento de 50 metros cuadrados de planta libre en la parte de atrás, con un balcón de 10x2.50 mt proyectado hacia adelante, además de dos nuevos balcones en la parte delantera. Lo estoy documentando todo para agregarlo a la Historia de mi Casa

La energía del futuro

12 julio 2021


Hoy en la sala de espera del doctor Renato Aguirre, me puse a leer mientras revisaban a mi amigo McDonnell. Habían varias revistas National Geographic -curiosamente nunca antes había leído esa famosa revista- y resultó ser muy interesante. Aparecía entre las notas la de una física nuclear que está empeñada en construir reactores nucleares de sal fundida (molten salt). Como yo estoy convencido que el futuro de la generación de energía en el mundo será 100% nuclear, tomé nota mental del asunto, y milagrosamente no se me olvidó, ya que mi memoria de corto plazo va cada vez peor.

Así es que partí viendo de que se trataba en Wikipedia, ese Santo Grial de los conocimientos raros que tiene respuesta para casi todas las dudas que se nos puedan imaginar. Ahora que el machine learning está de moda sería interesante que lo aplicaran al corpus de artículos de Wikipedia para crear una especie de ciber hombre del renacimiento, con algo así dejaría de inquietarme por Herr Alzheimer, que lo tengo respirando en la nuca desde hace rato.

Pero ya estoy empezando a divagar como siempre. En pocas palabras averigüé que se trata de un reactor de fisión, como todos los convencionales que conocemos. Yo nunca me entusiasmo mucho con esos anuncios de tecnologías milagrosas como la fusión fría, las super baterías, el grafeno y cosas por el estilo, que si bien son posibles en teoría y hasta algunos funcionan en estado de maqueta, tienen inconvenientes técnicos que están muy, muy lejos de ser resueltos. La fisión nuclear sigue siendo -a mi modo de ver- la mejor tecnología práctica que existe para generar energía casi infinita, y por lo mismo muy barata,

A diferencia de los reactores de fisión convencionales que funcionan con agua ligera (agua común y corriente, purificada), los de sal fundida no usan barras de uranio enriquecido sino sales de uranio que se mezclan con el propio refrigerante (agua). La reacción en cadena se controla con una grilla de grafito, que actúa como moderador. Al menos eso es lo que pude entender. 

Si no me equivoco el reactor de fisión de Atocha en Argentina, actualmente en servicio, aunque de tecnología muy antigua es novedoso y muestra la gran sofisticación de los físicos nucleares argentinos, gracias a la llegada de físicos alemanes después de la Segunda Guerra Mundial. La novedad es que usa uranio levemente enriquecido (al  0.85) en una "vasija de presión" donde la reacción se controla por medio de barras moderadoras actuadas eléctricamente.

La tecnología de reactor de sal fundida ha sido probada y se ha mostrado que es completamente viable. No es experimental, el primer reactor operativo funcionó entre 1964 y 1969, siendo motivo de mucho estudio y se concluyó que se trata de una tecnología más barata y segura que los actuales reactores de agua ligera, son mucho menos propensos a accidentes y prácticamente inmunes a catástrofes tipo Chernobil  o Fukushima, porque al fallar no explotan en una reacción descontrolada, no hay posibilidad que ocurra esa falla.

¿Por qué se dejó de lado esta tecnología? No encontré una explicación clara en ninguna parte, probablemente hay una combinación de razones políticas y económicas que hacen muy inconveniente disponer de energía muy barata, limpia y segura, cuando existe la posibilidad de generar energías "limpias" carísimas e ineficientes, pero que resuelven problemas como que hacer con la enorme cantidad de silicio que no alcanzó la pureza para hacer chips y solo sirve para paneles solares.

No soy muy amigo de las teorías de conspiración como eso de "la obsolescencia programada", o que las industrias automotrices boicotean a los autos eléctricos, para mi es claro que desde el punto de vista técnico esas son estupideces. Pero si parece haber un fuerte boicot a la energía nuclear, porque la venta de energía de otras fuentes, mucho más cara y contaminante, mueve a su alrededor industrias enormes. Un ejemplo de esto son los paneles solares y el otro son los vehículos movidos por electricidad, ambas tecnologías carísimas e inviables para escala masiva, pero con un apoyo gigantesco de parte de industrias y gobiernos.

Cuando lean o escuche algo sobre las "energías del futuro" no se dejen embaucar por cuentos, porque la tecnología fotovoltaica (paneles), la electro movilidad o el hidrógeno verde, entre otras, son puros cuentos chinos, ineficientes, inviables y carísimos.


Entremés: una muerte en casa
Ayer le dije una de mis habituales pachotadas a mi querida suegra y me sorprendió porque me contestó de mala manera, se mandó a cambiar enfurecida y se puso a hacer pucheros en la cocina ¿Qué bicho le habrá picado? Pensé, a estas alturas ya debería estar acostumbrada a mi pesadez y desconsideración, me tuvo preocupado por unos milisegundos y después lo olvidé. Pero ella seguía dando vuelta por la casa destilando mal humor. Hasta que en la noche recién vine a saber por qué andaba con la leche cortada: resulta que había amanecido muerta la lora, que alcanzó a vivir como 53 años con la familia. 

La lora llegó a la casa el año 2006, con la tía Ester que se murió en mi casa el año siguiente y la dejó de herencia. Desde entonces fue una de las mascotas regalonas de mi suegra, junto con los dos perros y los dos canarios. Mi suegra es animalista desde antes que esa tontera se pusiera de moda, considera a los "animalitos" como personas y como tal los cuida y los trata. Es tan absurdo que hasta cuando aparece una laucha habla de "el ratoncito" y se pone triste cuando mato alguna de un escobazo. Yo que viví en el campo, le hago bromas con eso, lo que no le hace maldita gracia, pero se las aguanta. La lora (yo pensaba que era loro) me detestaba y cada vez que pasaba frente a la jaula me miraba de lado, con un ojo, expresión maligna y temblando de furia. Hasta escribí en esos años mi entrada El loro me odia. Bueno, ya no más. Una mascota menos en la casa.

El valor de las protestas
De manera sorpresiva Cuba se vio hoy sacudida por protestas coordinadas a lo largo de casi todo el país. Puede que sea lo que casi todos piensan: que "la gente" común ya está harta de los jerarcas del narco gobierno, que se ha cansado de chupar la sangre del país durante más de 60 años,. Bueno, sin duda que ese es el motor que empujó a tanta gente a salir a la calle, pero me parece raro un movimiento bien coordinado, de un día para otro en un país que tiene un sistema de represión interna tan refinado como el de Cuba. 

No creo que se trate de un movimiento popular espontáneo, aunque el sentimiento popular de antipatía hacia la dictadura sin duda existe yo dudo que sea algo organizado por solo gente común. Las revueltas y revoluciones siempre son organizadas por camarillas y pequeños grupos poderosos, yo jamás me he tragado eso de los "movimientos populares", siempre hay alguien más detrás de estas cosas.

El asunto es quien será ese "alguien". En ningún caso son "agentes del imperialismo", como acostumbran a reclamar los comunistas, usando ese hombre de paja para echarle la culpa de su propia incompetencia, debe haber alguien más metiendo mano. Las protestas así de coordinadas dudo que sean espontáneas.

Sin contar que los "agentes del imperialismo" han mostrado su incompetencia a lo largo de los 62 años, han hecho lo imposible por botar la dictadura castrista y todo les ha fallado. Este es un trabajo mucho más profesional de lo que ha sido capaz de hacer la CIA por décadas. Bueno, tal vez me equivoque y milagrosamente miles de personas que ni se conocen han podido coordina protestas simultáneas a lo largo de todo el país, yo lo dudo, aunque no es imposible.

Esto me lleva a pensar que tan efectivas son las protestas en un régimen dictatorial. Tenemos a la vista el caso de Venezuela, donde las protestas masivas más grandes que recuerdo haber visto han sido aplastadas con una combinación de poder militar, policial y civiles paramilitares armados, los famosos "colectivos". Algo parecido se ha visto en Nicaragua, cualquier gobierno que tenga a los militares y la policía de su lado puede mantenerse indefinidamente -o por muy largo tiempo- en el poder simplemente reprimiendo. Las protestas así se convierten en carnicerías, abiertas o más a menudo encubiertas cuando, después que terminan, los cabecillas son encarcelados o muertos.

Ojala me equivoque, pero creo que las protestas callejeras -aunque necesarias y legítimas- no tienen gran valor para derribar gobiernos, creo que en Cuba, Venezuela y Nicaragua, los únicos que tienen capacidad de botar al régimen son los militares y policías. Las protestas pueden funcionar donde hay elecciones limpias, o sea en muy pocos lugares del mundo. A estas alturas, ni siquiera los Estados Unidos, la cuna de la democracia en el mundo tiene elecciones limpias, así es que creo que el impacto de "la gente" o "el descontento popular" es muy poco. Como les dije, ojala me equivoque. No se imaginan el gusto que me daría equivocarme en esto. 

 

La benemérita Fundación Mi Billetera, bastión del altruismo y la filantropía en la ciudad de Arica, acusa recibo con gran alegría del generoso aporte de quien yo se, millones de gracias amigo, estas son las cosas que me alegran el depresivo día de invierno que fue hoy. Esta vez no lo gastaré en copete ni en minas, ni en obras pías, porque como el aporte fue en U.S. dollars lo agregaré a los que estoy juntando poco a poco, para cuando la cosa se ponga fea. Chas gracias amigo, de verdad agradecido.

Este refrito es muy antiguo, del año 2003, cuando recién había dejado de escribir en el libro de visitas y comencé a usar el log de Blurty, antes que me cambiara a Blogger. En esos primeros tiempos escribía entradas más cortas, cosas más personales y acostumbrada a colocar de vez en cuando algo de Neruda, nuestro  poeta más glorioso. Han pasado muchos años y me acuerdo del buque "Nativa" que estuvo a la gira durante varios años cuando nadie sabía que hacer con él.

Hubo muchas ideas, desde usarlo como blanco en las prácticas de tiro de la Armada y la Fuerza Aérea hasta venderlo como chatarra, al final se tomó esta última decisión y se remató en algo así como 270 mil dólares, la nada misma para un buque de ese tamaño. 

Pero lo que no contaban era que el buque lo compraron unos peruanos, y en lugar de hacerlo chatarra, contra todos los pronósticos lo reconstruyeron y siguió dado servicio de carga, de hecho creo que recaló acá mismo en Arica un par de veces dejando carga., capaz que todavía ande pasando bagallos por algún lado, eso es lo que se llama ser duro de matar. Pero en fin, vamos a lo nuestro



El fantasma del buque de carga (publicado en Blurty el 17 de febrero de 2003)
Ya es de noche y desde mi ventana diviso el buque de carga "Nativa" donde encontraron 4900 y tantos kilos de cocaína (que curiosa cifra ¿no?) hace poco más de un año. Desde entonces el barco permanece inmovilizado a la gira, justo enfrente de la playa Chinchorro. Después de un largo juicio el buque pasó a manos del Gobierno Regional y/o el Ministerio de Bienes Nacionales, ahora no saben que hacer con el pues creo que nadie ha ofertado más de quinientos mil dólares por el. Mi pronóstico es que seguirá allí mismo durante un par de años y terminará como blanco para prácticas de tiro. No es que sea pesimista, solo conozco a mi gente.

El caso es que un buen amigo mío, para paliar la cesantía va a cuidar el barco fantasma, solo lo acompaña un perro a bordo y por las noches la enorme mole queda en la más completa obscuridad, pues ni uno solo de sus varios generadores funciona. Mi amigo acampa en el camarote del Capitán que es un verdadero departamento, con estudio, escritorio y sala de recibir, me cuenta que en la más completa obscuridad el buque se mueve violentamente, cruje por todas partes y las puertas se abren y cierran con violencia por culpa del viento.

Miro el buque y me imagino que en estos mismos momentos debe estar con su perro y linterna, pensando en quien sabe que.

"Sin gastarse las aguas; sin costumbre ni tiempo,
verdes de cantidad, eficaces y frías,
tocan el negro estómago del buque y su materia lavan,
sus costras rotas, sus arrugas de hierro;
roen las aguas vivas la cáscara del buque,
traficando sus largas banderas de espuma
y sus dientes de sal volando en gotas.

Mira el mar el fantasma con su rostro sin ojos:
el círculo del día, la tos del buque,
un pájaro en la ecuación redonda y sola del espacio
y desciende de nuevo a la vida del buque
cayendo sobre el tiempo muerto y la madera,
resbalando en las negras cocinas y cabinas,
lento de aire y de atmósfera y desolado espacio"

El Fantasma del Buque de Carga (final) Pablo Neruda

Maestro chileno barato

09 julio 2021


Un accidente nos tuvo ayer todo el día sin electricidad. A algún idiota se le ocurrió instalar dos "lomos de toro" parciales, uno para cada pista y separados por unos 100 metros frente a la subida de mi casa, el propósito teórico es que los conductores bajen la velocidad en ese sector, pero ocurre todo lo contrario, ese diseño absurdo se ha convertido en una fábrica de accidentes. Cualquier día de estos habrá un choque frontal con muertos y heridos, todo por la incompetencia de algún maldito burócrata incapaz de hacer bien su trabajo. Que rabia.

Los "lomos de toro" son de esas geniales ideas que se le ocurren a los genios de escritorio cuando andan tan aburridos que se ponen creativos, se supone que obligan a los conductores a bajar la velocidad, a la vez que ayudan a destruir la suspensión, y estaría muy bien si fuese uno solo a lo largo de toda la calzada. Pero si dejan un espacio libre por el costado, lo más seguro es que muchos se pasarán a la pista contraria para esquivarlo sin bajar la velocidad. Si se colocan estas estupideces en una calzada con dos pistas para cada lado, en lugar de prevenir están creando una fábrica de accidentes, una situación gratuitamente riesgosa que puede afectar al que va por la otra pista, aunque respete su vía en un choque frontal. Es una trampa que parece diseñada deliberadamente para causar accidentes.

¿Cómo se explican estos niveles de incompetencia en "autoridades"? Más bien son criminales, porque gente inocente y perfectamente respetuosa puede resultar muerta por este defectuoso diseño. Hasta ahora han ido con suerte porque solamente han botado dos postes de alumbrado dejándonos sin luz buena parte del día, o sea los vecinos también somos víctimas de la incompetencia. Lo dije y lo repito: que rabia más grande ¿Estarán esperando algunos muertos antes de arreglar el maldito asunto?

En fin, para que me hago mala sangre, mejor pasemos a otra cosa

Maestro chileno barato
Hace unos días coloqué acá mismo "que bonito es construir". Bueno, es bonito pero también tiene sus sinsabores que se me había olvidado contarles: hay que tratar con los maestros irresponsable, que dejan el trabajo botado o lo hacen mal. Construir también implica pasar rabia. Y peor ahora que todos están recibiendo bonos del gobierno a título de nada y solo les interesa tener unas lucas hasta que les caiga su bono del cielo. 

Es lo que me pasó con el primer maestro chileno barato, que trabajó un día, me pidió 30 mil de anticipo y de él nunca más se supo. Bueno, al menos algo alcanzó a hacer en el día que trabajó, no todo está perdido. Y yo caí redondito en la tontera del anticipo, como si no  me hubiera pasado nunca ante. Dar un anticipo es prácticamente garantía que el maestro va a dejar botado el trabajo, es una cuchufleta tan antigua como la "prueba de amor" que nuestros antepasados antiguamente pedían a sus novias (cuando existían las novias vírgenes, claro). Y yo he caído una y otra vez en el mismo cuento.

Ahora contraté a un maestro venezolano que encontré en una página de Facebook, vamos a ver como me va con este que parece más serio. He tenido buena experiencia con trabajadores venezolanos, un maestro eléctrico del auto me arregló el motor de las ventanas del auto hace algún tiempo: rápido y barato, espero que este salga bueno. En todo caso si algo había aprendido, aunque parece que se me olvidó esta vez, es que "maestro chileno barato" es vacuna casi segura.

Los venezolanos no son muy simpáticos. O por lo menos se expresan de cierta manera que hace difícil entender sus intenciones, sin embargo, los que he conocido, han salido buenos trabajadores. Esto de escoger maestros es toda una ciencia, y aunque me equivoco a cada rato, he podido observar algunas cosas y hacer una pequeña taxonomía.

Por ejemplo existen dos clases de maestros: unos son los que desde el principio empiezan a encontrar problemas, digamos, los maestros "hay un problema" y los del tipo "no hay problema". Los que encuentran problema a todo, la mayor parte de las veces están tratando de maximizar sus honorarios, haciendo aparecer su trabajo mucho más difícil de lo que realmente es. Se hacen pasar por perfeccionistas, "yo cobro caro pero hago las cosas bien", pero muchos son solo farsantes.

Los maestros con genética "no hay problema" se dividen en dos subclases. Los primeros -y mucho más abundantes- son los que dicen si a todo, jamás encuentran problema aunque le pidas cosas ridículamente imposibles, pero aceptan lo que sea. Esto no es porque sean muy competentes, sino que son audaces, patudos y buscan el anticipo antes que todo. Una vez que lo consiguen no les vuelves a ver ni la nariz, nunca más.

Pero también existe otro tipo de "no hay problema", que son los que le gustan los desafíos y disfrutan solucionando cosas complicadas aunque sea en las peores condiciones. Esos maestros son más raros que el neodimio, el lutecio o cualquiera de las tierras raras. No es para nada común encontrar a uno de esos, aunque yo he tenido la suerte unas pocas veces.

Al final, casi siempre uno tiene que aceptar alguno que esté en un punto medio, favorable a nuestros intereses, es pura oferta y demanda entre intereses encontrados: el maestro busca ganar lo máximo con el menor esfuerzo y uno busca sacarle el máximo de trabajo con un mínimo de plata. Si tenemos clara esa dinámica no nos haremos mala sangre y podremos aceptar con espíritu deportivo cuando nos hagan alguna cuchufleta.

El que contraté ahora al menos parece más serio. Cobró más caro, pero puso más gente y ofreció unos trabajos extras incluidos. No ha pedido anticipos, bueno, pidió diez lucas para comprar repuestos para las herramientas, discos de corte y cosas así. Trabaja con dos ayudantes (el anterior dijo que podía hacerlo solo, tal vez fuera cierto pero en unos cuantos  años). 

Algo curioso es que jamás he conocido a un maestro chileno que le guste trabajar rápido. Aunque el trabajo sea a trato y resulte lógico que mientras menos demore, más va a ganar, todos los maestros chilenos que he conocido -los buenos y los malos- parecen no tner ninguna urgencia en terminar rápido. Claro que son simpáticos, conversadores y sacadores de vuelta, aunque eso los perjudique a ellos mismos.

El maestro chileno que contraté primero dijo que llegaría a trabajar "tipin nueve" y llegó pasadas las diez y media. Se tomó su tiempo para cambiarse y empezó a trabajar como si tuviera todo el tempo del mundo, y eso que trabajaba solo. En ese momento seguramente se dio cuenta que no iba a terminar nunca y decidió manotearme un anticipo y largarse.

Los venezolanos llegan a las ocho de la madrugada, obligándome a levantarme a esa hora de locos para recibirlos, hoy fue su primer día de trabajo y avanzaron rápido, bueno, eran tres y así todo es más rápido. Saben lo que hacen y no se quedan largo rato mirando los palos como si estuviesen componiendo una poesía o filosofando, solo trabajan y apenas conversan. Hasta ahora estoy optimista, mañana supuestamente comienzan a vaciar concreto, ahi los quiero ver y tendré una opinión con un poco más de base.

A todo esto los presupuestos parece que siempre terminan siendo ciencia ficción, en algunas cosas he ahorrado y en otras he tenido que gastar demás así es que todavía no tengo claro cual es el resultado neto: cuando se me termine la plata lo sabré. Por ejemplo pensé que los más barato serían los "agregados": piedras y la arena, fui a comprar un cubo de cada uno con mucho optimismo, pensando que -mal que mal- vivo en el desierto y hay piedras y arena por todas partes. La verdad es que me costó encontrarlas y tuve que buscar bien porque algunos lo tenían muy caro. Cuento corto, entre un cubo de arena, otro de gravilla (son como 20 sacos cada cubo) me gasté como cien dólares, cuando yo pensaba que me saldrían unos veinte.

En fin, estoy muy contento y entusiasmado. Sueño con ver el techo terminado aunque se que una vez que termine perderé la diversión, me acostumbraré y el placer efímero de construir se me irá al diablo, pero bueno, así es la vida. Ya estoy preparando mi lista de deseos con los próximos trabajos. Pienso nivelar el piso de mi cuchitril para después colocar piso flotante. Después habilitaré -por fin- la cocina y el baño para mi querida suegra. Como pueden ver nadie sabe para quien trabaja. A ver si mañana saco algunas fotos donde se vea el avance.