Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Sin llorar es la cosa

sábado, 27 de abril de 2013

Cero problemas de autocontrol hasta el momento, ayer no me fumé ni un puro. Ahora estoy encendiendo uno y en los próximos dos días no fumaré y así sucesivamente iré aumentando los días para ver hasta cuanto aguanto la tentación, todo sea por la ciencia.

Cuando Ulschmidt comentaba que en el experimento de los marschmellows había mucho de ética anglosajona, tenía razón. Creo que el módulo de auto control del curso de bahavior economics es muy ideológico. El concepto de "tentación" es básicamente religioso: la tentación la provoca el diablo, o Dios para ponernos a prueba, todas las demás extensiones de este concepto son racionalizaciones de esa idea básica.

El autocontrol tiene que ver con nuestro comportamiento en el tiempo, igual que las finanzas tienen que ver con el valor del dinero en el tiempo. La analogía al autocontrol en finanzas es la tasa de descuento, o sea cuanto vale hoy lo que pagaremos en el futuro. Si queremos pensar en el auto control sin ideología es bueno ver como se trata esto en el mundo del dinero, que es uno de los asuntos a los que damos más importancia en nuestra vida.

El primer principio de finanzas es el de la subestimación de capitales. En castellano esto significa que un dólar hoy vale más que el mismo dólar mañana, y vale mucho más que el mismo dólar dentro de un año. Esto también se llama preferencia por la liquidez porque -a iguales condiciones- siempre preferimos lo que podemos hacer efectivo ahora mismo. Hay varias razones para este principio pero la principal es que el futuro es incierto, no sabemos si la persona que nos debe nos pagará dentro de un año, mucho mejor es tener el dinero en el bolsillo ahora mismo.

Si hacemos desaparecer la moral y las buenas costumbres, lo natural en nosotros debe ser la satisfacción inmediata de todos nuestros deseos, sin considerar el futuro porque en el futuro podríamos estar todos muertos. Si el principio fundamental de las finanzas se aplica a la vida diaria la fábula de la cigarra y la hormiga se vería de manera muy distinta: simplemente cada una hizo un cálculo distinto a futuro y la cigarra bien podría tener razón  si la hormiga, por el excesivo esfuerzo en juntar comida, se muere antes de llegar al invierno.

En el curso de autocontrol se dan muchos ejemplos de como cuidar la salud, como hacerse chequeos médicos y tratamientos dolorosos que pueden evitar enfermarse más adelante, como ahorrar puede ayudar a una vejez sin preocupaciones financieras, etc.eso que parecen verdades tan obvias se basan en un supuesto falso: que el futuro es previsible y responde de manera mecánica a las cosas que hicimos en el pasado, cosa que no es cierta.

Como la gente normal tiene una gran aversión al riesgo, sobrevaloran todo lo que creen que aumentará su seguridad, pero el azar es inmanejable, casi nada importante ocurre de manera mecánica y nadie -ni el más cauteloso del mundo- puede estar seguro que nada malo le va a pasar.

Con el dinero pasa lo mismo. Si bien todos preferimos la liquidez, mucha gente ahorra, privándose de gustos hoy para tener algo seguro mañana. Esa es la idea de las jubilaciones, los ahorros y los seguros de salud. Claro que no se dan cuenta que sus ahorros pueden desaparecer en una crisis financiera, o aunque tengan miles de millones de dólares eso no los salvará de un cancer, como le pasó hace poco al billonario Guillermo Lucksic.

Si vamos un poco más lejos, ninguna cosa que hagamos nos va a salvar de la muerte, y muy poco podemos hacer para salvarnos de los cuernos. Aunque hay unos pocos casos milagrosos, como escribió el genial Quevedo:

Vivió entre un herrador y un tartamudo;
fue mártir, porque fue casado y pobre;
hizo un milagro, y fue no ser cornudo.

Todo este enredado discurso es para decirles que creo que el autocontrol no es la panacea para nada. Muchas veces es mejor lo que escribió Serrat: vencer la tentación sucumbiendo de lleno en sus brazos. ¿Es importante la felicidad o la seguridad en el futuro? Solo hasta cierto punto. Creo que la gente que vive mirando con miedo al futuro nunca llega a vivir realmente, se mueren asustados tal como el avaro que vive y se muere en la miseria, guardando cada centavo por el terror a ser pobre cuando viejo. Shakespeare -que fue otro vivaracho- también escribió "el cobarde muere mil veces, el valiente solo una".

¿Vale la pena sacrificarse por el futuro? Eso depende de cada uno y de cuanto sea su miedo. Un ejemplo típico es estudiar para ganarse la vida. En mi opinión eso es algo que no vale la pena, yo estudié electrónica porque me encantaba y aunque sufrí como chino con electromagnetismo y algunos cursos de física, después de cada prueba en que me iba bien sentía una alegria indescriptible, lo pasé muy bien. Creo que si a alguien no le gusta estudiar debería dejar de hacerlo lo antes posible. Y esto vale incluso para la educación media. Creo que estudiar, cuando es un sacrifico, es inútil y costoso.

Cada uno de nosotros escoge cuanto sacrificio y cuantos riesgos, nadie tiene la receta perfecta en eso, a algunos les va bien y a otros mal: les va bien a los que viven felices y les va mal a los que viven angustiados. No me convence la fábula de la cigarra tonta y la hormiga inteligente, por algo es una fábula, en la vida real las cosas no fncionan así.

Claro que cuando uno toma riesgos es sin llorar la cosa. Si un tipo se dedicó a la buena vida y a las minas cuando joven y vivió a costillas de sus padres hasta que se murieron bien por él, lo malo es que después se queje, tal como se quejan muchos pobres diablos echándole la culpa al sistema del resultado de sus decisiones y la suerte. Sin llorar pues, a aguantar nomás lo que venga porque aunque se queden mudos chillando rara vez van a sacar algo de eso, aparte de hacer el ridículo.

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

prefiero estudiar aunque no me agrade tanto como estar en una playa recostado sin. esfuerzo no hay ganancia

27 de abril de 2013, 01:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, cada quien elige su mix de riesgo y lo que están dispuestos a sacrificar hoy para obtener algo que quieren a futuro, eso es completamente normal. Muchos -por ejemplo- soportan un trabajo que odian porque piensan que sería peor enfrentarse a la pobreza, etc. Son decisiones personales.

Lo que yo digo es que esos sacrificios no garantizan nada porque el futuro es siempre incierto. Creo que el engaño es inculcar eso de "sacrifícate y triunfarás", mucha gente se lo cree, se sacrifica y le va pésimo.

Claro que otros ni siqiera se sacrifican y se enojan contra el mundo porque les va pésimo, esos si que están mal del mate.

27 de abril de 2013, 03:39

 
Blogger Jose Cornejo said...

Hola Tomas:

recordaba la fábula de la hormiga y la cigarra y tiene mucho de cierto. claro que acá en Chile no es aplicable ya que la hormiga representa a nuestra clase media, la que mantiene a las cigarras que parasitan del fisco que se llena los bolsillos con costo a nuestros bolsillos... pero que pasará si el estado queda imposibilitado de seguir manteniendo a las cigarras y caga la economía del país (como está ocurriendo en Europa) las hormigas que fueron más listas y depositaron sus lucas en el extranjero (Suiza, islas Cayman, etc) y no en Chile, estarán gozando de sus beneficios yéndose del país mientras ve con pena pero con resignación como las cigarras se mueren de hambre.

en lo que respecta a tu respuesta, es cierto. el éxito o fracaso de una persona depende solo de élla y de asumir el fracaso como una opción así como una oportunidad de aprender de los errores para volver a intentarlo. lo demás es solo consigna y discurso rancio barato.

Saludos desde Santiago.

27 de abril de 2013, 10:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro José, por eso yo hago la comparación con las finanzas, como no hay certeza en el futuro, es algo que ni en la vida ni en las finanzas se puede manejar, entonces ponemos una tasa de descuento más alta cuando los flujos son más inciertos y cuando los flujos son seguros ponemos una tasa "libre de riesgo".

Eso es con el dinero, pero en la vida no existe la tasa libre de riesgo así es que cada uno elige el riesgo que decide correr.

Lo malo es que casi nadie acepta la existencia del azar y piensan como si en el mundo se pudiera ganar siempre. Entonces cuando pierden buscan a alguien a quien echarle la culpa.

Las escuelas y desde la política se fomenta esa idea de un mundo mecánico de causas y efectos libre de riesgo, es muy conveniente para ejercer el control social, la gente está dispuesta a todo a cambio de seguridad, aunque sea una ilusión. Saluti!

27 de abril de 2013, 11:07

 
Anonymous Wilson said...

La esperanza permite soportar el dia de hoy.
No discuto el contenido de algunos de tus post que muestran como es la cosa en realidad, pero discrepo de mostarlos, una cosa es que la vida sea incierta y no exista seguridad en los beneficios futuros y muy otra es desasnar a la gente y sumirla en la angustia.
Con gente despierta a esa realidad no tendremos nanas, ni basureros, ni empleados en casi ninguna pega comunmente despreciada, o los tendremos a precio de oro la hora.
Que sigan durmiendo en los agradables sueños de beneficios futuros, se esfuercen y sobre todo no jodan.
Yo multiplicaria los premios a los buenos y esforzados, reforzando los valores de la pega bien hecha, del postergarse por el futuro y toda la pelicula esa.

27 de abril de 2013, 13:11

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas, tu aporte encierra a una verdad que debe ser destacada y tiene varios bemoles:

Para empezar, yo personalmente fumo y tomo lo que me dá la gana, aún siendo diabético controlado y de la misma manera, hipertenso (pero me gusta mi condición y capacidad física y "de lo otro", ya cercano a los 70) y trabajando como huevón para mis hijos, aunque a mí y a mi amorcito nos basta con muuuuuucho menos, pero nobleza obliga aunque ni siquiera por ellos voy a renunciar a la delicia de dejarme llevar por lo que me atrae. Pero mis hijos viven preocupados de mi futuro y yó del espectacular presente. Bueno, eso es asunto mío no más.

Lo que quería decir se refiere al temor por el futuro personal. Aunque recibo un cierto porcentaje de mis ingresos prestándome a eso, veo con pena a un montón de gente temerosa haciéndoso todo tipo de exámenes para "prevenir" (imposible) eventos de salud inevitables. No entienden que que sólo hay exámenes que racionalmente intentan descubrir a tiempo posibles problemas, pero no saben cuáles son, los médicos los incitan a hacerse un montón de ellos poco útiles, se quedan tranquilos y no falta quien a corto plazo lo tengo que agredir drásticamente por lo que de pronto se presentó. Tema muy complejo de explicar y me abstengo.

Y al grano: Mi Biblia Sagrada, poseedora de lo que más se acerca a la verdad en Medicina (The Cochrane Institute), hasta se atrevió a expresar que los chequeos periódicos en pacientes asintomáticos y sin factores de riesgo identificables, sólo generan gastos inútiles (que me perdone mi contador por revelarlo y no conseguí encontrar dónde se expresó eso) y podría dar montones de ejemplos de los beneficios financieros que esa gestión genera a los médicos y clínicas (mamografías, antígeno prostático y etc.), pero no tengo espacio para explicar los tecnicismos involucrados.

En definitiva, concuerdo con tu idea general y no dejaré de concordar con la de Cochrane, pero por lo menos déjame hacerte un ecografía gratis, que no duele ni daña pero sirve para establecer "lo que hay" y debe hacerse al inicio de la pubertad y luego cada 10 años y pasados los 50, cada 5 años. Sólo te costaría 30 minutos indoloros e inocuos...

Pues me saco el maldito delantal: Si están bien, disfruten del presente y si lo consiguen, ¿Qué mierdas importa el inevitable futuro?

Mmmmm, creo que una vez más, me excedí en cuanto a exponer a mi opinión y gestión personal...

27 de abril de 2013, 16:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson, justamente a eso me refería con lo de la utilidad social de la idea que existe alguna forma de "asegurarnos", esa idea, basada en el miedo le da de comer a muchísima gente.

Doctor estoy 100Ç% de acuerdo en todo, menos en el exámen!, si tengo cáncer ojalá que no dure más de una semana vivo, o sea espero encontrarlo cuando esté tan avanzado que el único tratamiento posible sea la marihuana para estirar la pata contento. Llegado a cierta edad creo que hay que estar dispuesto a despedirse tranquilo de este perro mundo en cualquier minuto, mi única preocupación es que algo me duela o las inyecciones ¡a las que les tengo terror!

Yo casi nunca he ido a un médico, bueno dos o tres veces donde Sakuray a volarme un lunar y no me gustaría que me encontraran temprano una enfermedad, creo que el cuerpo se cura solo o nos morimos, no me gustaría sufrir para alargar la vida aunque, como jamás me he enfermado, uno nunca sabe como reaccionaría en realidad, pero hasta el momento así es como pienso.

Es el cálculo de tasa de descuento nomás, para mi morirme rápido sería la mayor suerte y, tal como Ud. dice, el bienestar presente es lo que más importa ¡a tomar, fumar y todo lo demás! porque ni el más abstemio y sano se va a liberar de la muerte.

Por lo mismo creo que no hay nada como hacer las cosas que a uno le gustan, eso es verdadera riqueza y adhiero completamente a eso de Qué mierdas importa el inevitable futuro voy a poner un cartel en mi escritorio con la frase, está perfecta ;D

27 de abril de 2013, 17:00

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas