Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La bola de cristal

viernes, 28 de mayo de 2010

El fuerte impuesto adicional a los cigarrillos muestra como a pesar de que llevamos más de 3o años aplicando políticas de libre mercado todavía hay personas, y lo que es peor, en puestos de autoridad, que mantienen su mentalidad los años sesenta y no logran entender cual es el papel de los impuestos en una sociedad que aspira a la libertad económica.

Utilizar los impuestos desincentivar conductas tiene dos consecuencias inesperadas que a estas alturas deberían ser bien claras: por una parte alientan a la evasión de los impuestos en cualquiera de sus formas (contrabando en el caso de los cigarrillos) por otra parte representa una imposición de caracter moral en decisiones que son personales. Si fumar es legal el gobierno no tiene derecho a castigarlo vía impuestos adicionales, su única justificación es la fuerza y la soberanía de quien obliga a las demás personas a hacer lo que se le de en gana al administrador de turno.

Estos impuestos actúan como una multa sobre algo que no es falta ni delito, me cuesta imaginar algo más arbitrario que eso. Se dice que fumar tiene externalidades negativas sobre la salud pública ¿y cuantas otras cosas también la tienen? Casi cualquier cosa puede empeorarnos la salud: las grasas saturadas, el smog, el alcohol, hasta el agua en exceso puede ahogarnos ¿también habrá que castigar con un impuesto a las playas y piscinas?.

El problema fundamental es que pese a que llegó un presidente de derecha el gobierno sigue pensando como socialista y valora muy poco la libertad de elegir de las personas. Usar los impuestos como castigo y los subsidios como premio son cosas que siempre han resultado mal, a pesar de los argumentos de autoridad "estudios internacionales", "recomendaciones de la OMS" y cosas por el estilo, ni los impuestos sirven para desincentivar, ni los subsidios para incentivar.

No hay nada más castigado con impuestos en Chile que el alcohol, el tabaco y los combustibles, sin embargo no dejamos de tomar, fumar ni andar en auto, simplemente aguantamos el abuso callados, pagando como giles, o sea como buenos chilenos, muchos hasta lo aplauden. Para que hablar de subsidios e incentivos, Arica ha sido catedral de los subsidios desde hace décadas y ninguna de las actividades subsidiada se ha desarrollado por si misma, como era el plan original. Más claro echarle agua, no me imagino como alguien pueda ser tan estúpido como para alegrarse porque suben los impuestos o tan ingenuo como para creer que el alza no le va a afectar tarde o temprano, pero en fin, vivimos en un mundo donde la gente no piensa mucho que digamos.

En un ratito más tengo clases de finanzas, un ramo bien entretenido pero tiene sus complicaciones, mañana tengo el examen y andan todos asustados ¿miedo yo? bah, el que nada sabe nada teme. Mentira, porque he estudiado bastante. Lo que distingue las finanzas de la contabilidad es que lo contable es una foto de un momento determinado mientras que lo financiero tiene que ver con el pasado y el futuro.

Por ejemplo en contabilidad tenemos la utilidad, que son los ingresos por las ventas menos los costos de esas ventas (margen de explotación) menos los costos de administración y comercialización (utilidad neta operativa) menos los intereses, gastos financieros e impuestos (utilidad del ejercicio) ¿que más necesitamos saber? ¿no es suficiente saber si ganamos o perdimos y cuanto?, claro que no.

La utilidad contable es un dato importante pero incompleto, primero porque está sujeta a muchos supuestos previos que se hacen en la contabilidad, por ejemplo como se deprecian los activos. Por otra parte la utilidad de hoy no nos permite saber si la empresa tendrá las mismas utilidades en el futuro, la empresa no desaparece después de un ejercicio sino que es un flujo constante, por eso lo importante es saber cual es la posición hoy y como serán los flujos futuros.

Como nadie tiene la bola de cristal que permite ver el futuro, entonces las finanzas tratan de solucionar el asunto por medio de algunos supuestos. Desde el punto de vista financiero más importante que la utilidad es el valor de la empresa que -además de las utilidades contables- considera las expectativas de futuro y el costo de oportunidad, o sea el retorno que para el inversionista considera que vale la pena invertir. El valor es una expectativa, una apreciación del futuro y la empresa está creando valor cuando el inversionista recibe más de lo que esperaba al invertir.

Por eso la medición del desempeño de las empresas, que antes se hacía según las utilidades del ejercicio ahora se tiende a hacer sobre el Valor Económico Agregado EVA. El valor de las empresas, como es una expectativa a futuro, se estima según el valor de la acción en la bolsa, o sea es más un consenso del mercado que un cálculo contable de cuantos activos tiene y cuanto gana. Por eso en la burbuja "punto com" a principios del 2000 habían tantas empresas con valor de bolsa muy alto que no producían ni un peso de ganancia, Google fue el más claro ejemplo, muchas de esas empresas fueron un tremendo fiasco de expectativas exageradas, mientras que otras pocas -como Google- incluso han superado las expectativas de mercado.

Hace algunos años se pensaba que solo con cálculos y modelos matemáticos se podía hacer predicciones exitosas, los avances de la física y algunas ramas de la ingeniería hicieron pensar que los modelos matemáticos eran la única manera seria de abordar los problemas, entonces los economistas con sus regresiones y programación lineal se reían de los administradores diciendo que eran cuenteros y poco serios.

Desde hace pocos años todo eso está cambiando porque los modelos matemáticos solo funcionan bien con problemas muy sencillos como los de física o ingeniería, pero son bastante inútiles en asuntos más complicados, por ejemplo donde influye mucho el azar o el comportamiento humano.
Por eso los brujos están de vuelta y las ciencias sociales con su tremenda imprecisión y subjetividad se han vuelto a hacer necesarias, lo malo es cuando a alguien de las ciencias sociales se le olvida que es un brujo nomás, impreciso, subjetivo y se encandila con las estadísticas o los modelos matemáticos, se cree el cuento que es un científico y empieza a formuar leyes con menos base que un trompo. A muchos economistas y sociologos les pasa, que se olvidan ligerito que correlacion no implica causalidad.

En fin, viva la intuición y la brujería para cosas complicadas. Winston Churchill dijo una vez que para las decisiones menores el hacia una lista con los pros y los contra de cada alternativa, los pesaba y entonces decidía, pero para las decisiones importantes, de vida o muerte, simplemente le consultaba a sus tripas. Buena receta, hasta mañana.

Etiquetas: ,

6 Comments:

Anonymous Wilson said...

La mentalidad controladora seria un chiste si no fuesen generalmente tan mesianicos y dediquen enormes esfuerzos a joder al projimo.
Recien se lanzo un globo sonda para evaluar el efecto de castigar via impuesto a la llamada comida chatarra. Lease big mac y porquerias semejantes, lo que no cacharon es que en esa categoria caen desde las empanadas al "sanguche de potito"
Era de imaginarse el griterio que se armaria, y el loby para probar que el lomito italiano de determinada fuente de soda es sanito.
Aparentemente la idea-lesera se archivo, por esta vez...

28 de mayo de 2010, 23:12

 
Blogger Ulschmidt said...

Es buena idea para dejar de fumar, eh. Alguna gente sufre más dándole plata al gobierno que perjudicando su salud.

28 de mayo de 2010, 23:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson, usar los impuestos como castigo es un abuso del estado, está bien que castigue conductas ilegales (faltas y delitos) pero que castigue conductas legales como fumar, comer, con multas encubiertas bajo la capa de impuestos me parece un asunto que no se debe aguantar. Cuando el estado abusa la subversión es legítima compañero! En cualquier caso la acción directa es el contrabando y el no pago de impuestos, legítima defensa del ciudadano.

Ulschmidt, si es buena o mala idea eso es cosa de cada cual, yo no fumo ni me drogo, pero no se me ocurriría obligar a otra persona a que no fume o se drogue "por su bien", cada quien conoce perfectamente cual es "su bien" y es el único que puede tomar decisiones sobre eso. Un derecho básico que tenemos es a tomar nosotros las decisiones sobre que es bueno o malo para nosotros mismos ¿crees que porque alguien no fuma tendrá asegurado no morirse? no señor, todos estiraremos la pata de cualquier manera y es cosa nuestra tomar riesgos y hacer elecciones en lo que es legal y concierne solo a nosotros.

29 de mayo de 2010, 08:01

 
Anonymous Anónimo said...

No encuentro que sea un abuso por parte del estado aumentar los impuestos, o estarían dispuestos aquellos que quieren fumar a renunciar a sus derechos de salud? Claro, si el hecho que uno decida tomar o fumar no trajera ningúna consecuencia al estado estaría ok, pero no es asi, las enfermedades derivadas del cigarrillo le cuestan $$ al estado.

31 de mayo de 2010, 11:16

 
Blogger Leus said...

Anónimo,

Ese es un ejemplo clásico de la gallá dejando que le metan el dedo en la boca mientras aplaude. Hace años ya que los impuestos al cigarrillo alcanzarían con creces para financiar al sistema de salud entero.

Más daño hace la obesidad. Los sanos, esbeltos y apolíneos deportistas como yo pagamos para que los gordos se hagan bypass por Fonasa. ¡Que le suban los impuestos a los guatones! Y a los pelados también que afean el paisaje.

31 de mayo de 2010, 17:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¿Que te pasa con los pelados maldito insolente? Exceso de tetosterona, eso es!

La clave del engaño está en la frase "derechos de salud" como si el estado fuese capaz de garantizar el derecho de las personas a no enfermarse o a costear cualquier tratamiento a cualquier costo. Ese es el cuento que le venden al populacho "dénos su plata y le garantizamos que le vamos a costear cualquier tratamiento, no se preocupe" y la gente cae tontamente en el engaño.

Las enfermedades y la muerte son inevitables (a lo que agregaría los cuernos) y cada quien debe determinar por si mismo a que nivel debe cuidarse, los famosos "derechos de salud" son un engaño porque no existe país en el mundo que pueda cubrir con impuestos los tratamientos cada día más caros, es un gran negocio para los médicos y para el estado.

Imaginen que el gobierno nos dice que va a hacerse cargo de la mantención completa de nuestro auto a cambio de que paguemos una cuota mensual obligatoria, ahora para que el sistema no quiebre -tendría enormes costos de administración- la gran mayoría de la gente tendrá que pagar muchísimo más que si fuese a un mecánico por su cuenta, porque el sistema debe financiarse.

La gente que cuida su auto pasaría a financiar a los que lo descuidan y jamás le cambian aceite, estos últimos serían mucho más racionales ¿para que cuidar el auto si el estado lo arregla gratis?.

Ahora, como a los mecánicos del estado les da lo mismo si hacen bien o mal su trabajo (son prácticamente inamovibles) todos estarán obligados a pagar mucho más por un servicio mucho peor.

Cambien el auto por la salud de las personas y tenemos el gran engaño que bien describe Leus...

31 de mayo de 2010, 18:27

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas