Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El vil dinero

sábado, 18 de junio de 2011


Pensé que me habían cortado Internet, ayer me quedé sin señal y como gracias a la toma de la universidad no alcanzaron a salir mis luca$ pensé: todo calza pollo, chao Internet por un tiempo. Bueno, calmadamente me puse a ordenar mi escritorio, a ensayar los acordes y las pocas escalas que se tocar en el teclado, vi televisión durante un rato y me enfurecí con la tontera de los programas.

Luego volví a mi escritorio a leer algunas Selecciones del Reader´s antiguas que había encontrado, cuando terminé con eso me puse a buscar libros que tenía en el PC y leí de nuevo El Tao de la Física de Capra. Y me quedé sin nada que hacer otra vez. En el colmo de mi aburrimiento me puse a tratar de adivinar la clave WEP de mi vecino para robarle algo de señal: probé con 1234, el número de su casa, su nombre, el de su señora hasta que finalmente me aburrí y también lo dejé.

Entonces se me ocurrió que tal vez resetando el router, sacando el coaxial o algo así iba a poder conseguir que el equipo leyera unas nuevas DNS, tampoco me resultó, pero pensé si en lugar de cortarme Internet no estaría malo el cable que conectaba el modem con el PC. Lo cambié y ¡voilá! eso era, aquí estoy de nuevo escribiendo mis payasadas de siempre. Era el cable que al parecer se había cortado.

Bueno, ahora tengo el problema de que escribir hoy. Pero nunca falta de que escribir, voy a seguir un poco con lo de la educación para ordenarme a mi mismo algunas ideas que tengo más o menos dispersas. Ya vimos que el concepto de calidad de educación corresponde al concepto de calidad que existía en los años 40: igualador y en base a las características del producto más que de la satisfacción del cliente.

Ahora revisando el twitter veo una serie de entradas de José Piñera donde se refiere al lucro en educación, el estilo que usa J.P. de afirmaciones cortas es imposible para mi, que soy mucho más charlatán, así es que voy a escribir sobre lo mismo desde mi punto de vista y en mi latoso estilo.

Lucro es ganancia o provecho que se obtiene de algo y se supone que la mayoría de las personas que trabajan o que se esfuerzan de algún modo lo hacen por lucro económico. En un modelo de educación sin lucro los profesores y administrativos no deberían cobrar sueldos ni los dueños de los locales cobrar arriendos, etc. Como eso sería inmediatamente descartado por los que abogan por una educación sin lucro, vamos un paso más adelante.

Al parecer a lo que se refieren es que a los que hacen las inversiones necesaria para enseñar: compra de terrenos, construcciones, pago de sueldos, capital de trabajo, etc. no deberían obtener utilidades de esas inversiones, porque esas utilidades supuestamente introducen incentivos "perversos" para los fines educativos.

Curiosamente uno de esos fines perversos más mencionados es que el deseo de obtener más utilidades llevaría a la educación privada a vender sus acreditaciones de manera que muchos entren para conseguir títulos a cambio de poca o ninguna exigencia académica.

Este es un argumento muy extraño especialmente cuando vemos la realidad en la educación secundaria por ejemplo, donde los establecimientos privados están ya bien establecidos y tienen mucho más prestigio que los estatales (municipalizados). En este caso ocurre todo lo contrario, en los colegios estatales el nivel de exigencia es mínimo, tanto a alumnos como a profesores mientras que en los colegios privados, especialmente si son pagados por los apoderados, mientras más caros es mayor su nivel de exigencia.

Es una confusión acerca de para donde van los incentivos: no es buen negocio regalar (o más bien vender) diplomas, el verdadero negocio es vender prestigio, por eso universidades privadas como la Católica o la Santa María tienen mejor matrícula que otras estatales como la UTEM, en el mediano plazo lo que se vende en educación es prestigio.

Pero volvamos al lucro ¿que significa educación sin fines de lucro?, rigurosamente significaría que los que invierten plata en educación no deberían sacar ninguna ganancia ni provecho de esa inversión, eso es un sueño, ni siquiera el estado los hace, todos invierten con la intención de sacar algún provecho.

Veamos las universidades, en la edad media las primeras universidades o colegios eran mayormente privadas, una especie de cooperativas formadas por profesores a quienes los alumnos pagaban para obtener algún tipo de adiestramiento. Antes de eso se aprendía en los gremios, donde el aprendíz debía jurar guardar los secretos de la profesión.

Las iglesias fueron las primeras en ver la conveniencia de entregar educación sin cobrar a los aumnos, pues al adoctrinarlos en la fe los tenían como contribuyentes por el resto de su vida. Los gobiernos locales y luego nacionales, con una lógica similar colocaron sus propios establecimientos y con el pretexto del libre pensamiento, le disputaban los alumnos a las iglesias, en el fondo no era otra cosa que luchas por poder adoctrinar y formar discípulos o vasallos fieles.

Y eso es lo que tenemos hasta el día de hoy, donde conviven dos clases de educación que se pelean por los alumnos: una adoctrinadora y otra lucrativa, han pasado muchos siglos pero las cosas no han cambiado demasiado. También existe un tercer grupo que ha surgido al crecer los sistemas de educación estatal, es la burocracia de los profesores y trabajadores de ese sistema, llenos de privilegios que han ido acumulando a lo largo de los años: inamovilidad laboral, sueldos y regalías mayores del mercado, bonos, etc. todo gracias a los ya conocidos vicios de la administración estatal.

El lucro en la educación es el único incentivo legítimo y el menos dañino de todos, porque al dueño de un colegio o universidad que espera obtener ganancias está interesado primero que nada en la satisfacción de sus clientes, que es la verdadera medida de calidad de cualquier actividad que exista. Como ya vimos en educación lo que se vende es prestigio y la gente -cuando puede elegir- compra los colegios y universidades más exigentes.

Solo las instituciones con fines de lucro económico tienen los incentivos para de satisfacer una demanda educativa diferenciada y de calidad. Una institución religiosa o estatal, tendrá otros incentivos, en el primer caso es el adoctrinamiento en la fe y en el segundo la agenda política del gobierno de turno más los intereses corporativos de su burocracia.

Lo malo es que los incentivos de adoctrinamiento, agenda política o intereses corporativos son exactamente opuestos a la calidad ¿que le importa a un cura si sus estudiantes están satisfechos o no con la educación que reciben? ¿que le importa a un profesor de universidad estatal? Nada, porque como no dependen del lucro la opinión de sus alumnos les importa un pepino. Su idea de calidad es otra y sus verdaderos clientes son el obispo, el ministro o el jefe del sindicato, ante ellos deben responder.

¿Por que entonces hay tantos enemigos de que la motivación de invertir en educación sea el lucro? Habria que preguntarse por que hay tanto idiota en el mundo, por que los pobres que quieren ser ricos son muchísmos y por que Pareto descubrió su famosa regla del 80-20. Hasta mañana.

Etiquetas: ,

14 Comments:

Anonymous EDO said...

El lucro es bueno hasta por ahi no mas Tomas. Yo encuentro razonable lo que piden hoy los estudiantes en el sentido de que es indecente tener que hipotecar la casa o un riñon por querer estudiar con los tremendos aranceles que cobran las universidades en Chile siendo que los sueldos no suben o bajan. Recordemos que las universidades privadas nacieron con la idea de que al aumentar la competencia en la eduacion los aranceles universitarios serian mas baratos cosa que nunca ocurrio.

Lo anterior sucede porque en Chile TODAS LAS UNIVERSIDADES SON PRIVADAS. Ya que las universidades "estatales" al recibir aportes del estado cercanos al 20% de su presupuesto estan obligadas a autosustentarse y por ende correr en la carrera de vender titulos a destajo. Universidades como la USACH por ejemplo tienen utilidades las cuales van a pagar deudas en la banca privada por ende es muy dificil que se autosustenten aunque mejoren su gestion en un 1000%. Otro punto que tu mencionas es que los profesores de ues estatales tienen sueldos sobremercado..eso es falso...los sueldos de los profes en las ues publicas son bajos y por eso es que muchos tienen que hacer clases en ues privdas, las cuales pagan mejor y tienen una exigencia menor (plata facil pa los profes).

Un punto que se te olvido mencionar es que muchas ues "estatales" hacen investigacion que para las ues privadas de verdaderos fines de lucro no es rentable hacer pero que si se debe hacer como las investigaciones en el area social.

Tampoco estoy de acuerdo en que los estudiantes al ingresar a estudiar busquen prestigio....lo que buscan es un titulo en donde puedan estudiar poco y ganar muchas lucas (la ley del minimo esfuerzo)...sino ve la publicidad de la tele respecto de las carreras tecnicas que hoy se ofrecen como pan caliente.

Tampoco es cierto que la educacion secundaria privada sea mejor...lo que sucede es que muchos de estos estudiantes tienen las lucas para pagar un buen preuniversitario. Aun recuerdo una alumna de un colegio privado que saco puntaje nacional en la PSU. Estudiaba en el colegio particulas pagado, ademas hizo preuniversitario caro y ademas tenia profesor particular pagado....asi quien no se saca 800 ptos

18 de junio de 2011, 20:48

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas: hay un intangible (es decir, había) que no has considerado. Me refiero al egoísta "drive" de autoconfirmarse y sentirse bueno y no un mero cumple-programas o gana-plata. Y algo similar puede aplicarse a los estudiantes.
En mi ámbito (Medicina) ese drive era absolutamente prioritario pero ya no quedan ni pizcas de él.
Yo no estudié en un colegio pagado, sino que en el Internado Barros Arana y mis padres me internaron sólo porque sabían que era una insuperable escuela de vida y un conspicuo generador de profesionales exitosos. Y también estudié Medicina cuando en la Universidad de Chile sólo se pagaba la matrícula y hasta nos pagaban un sueldecito durante en último año ("Internado" o práctica). Y no veo que mis contemporáneos de la cobradora Universidad Católica resalten más hoy día como profesionales.

El tema es que por entonces ser Profesor de Cátedra a sueldo era un envidiado prestigio y los Maestros que tuve durante mi especialización ansiaban formar cirujanos que destacaran y con eso los prestigiaran. Y te recibías y para ser considerado un buen cirujano era indispensable trabajar en un buen Servicio de Cirugía y lo "bueno" dependía del Jefe de Servicio que ganaba unas pocas chauchas más que sus subalternos. Hoy, una Jefatura de Servicio es un cacho al que todos rehuyen...

Simplemente se perdió lo intangible: la mística y el autorespeto y eso lo gestaron a palos (amenazas de relegación si te oponías) los militares, tema dolorosamente torpe y largo que no explicaré. Pero luego llegó La Alegría nombrando jefaturas según el Partido Político de los designados y todo se hizo dramáticamente peor.

Allende tuvo un gran mérito: antes, mucho antes de ser Presidente, gestó un potente servicio fiscal socializado de medicina, con la opción de ejercer además en forma privada. Durante 11 años fui el cirujano jefe local, con 8 horas diarias por un sueldo que no alcanzaba a pagar un arriendo y las cuentas de luz y otras y pagando anualmente impuestos equivalentes a 2 meses de sueldo. Pero éramos felices con eso y con lo que nos aportaban un par de horas diarias de ejercicio liberal. Por años fuimos el Servicio de Cirugía Modelo para Hospitales Case A no universitarios, contribuyendo fuertemente a Chile y al extranjero en lo académico y con una capacidad para hacer cirugía avanzada que, desde que que los militares desmembraron el sistema nunca se recuperó ni mucho menos, pese al inmenso financiamiento y la actual disponibilidad de tecnología de última generación: es que simplemente, ¿para qué publicar investigaciones clínicas (jamás remuneradas)y estresarse las coronarias con cirugía de alto nivel si no me van a pagar más? (y que se pudran los pacientes si no me pagan extra vía AUGE, Cirugía Mayor Ambulatoria y otros ítems que se pagan independientes del sueldo).

¿Cómo se recupera la mística?. Imposible hoy. Hoy se trabaja pocas horas para el Fisco, simplemente para cumplir con lo mínimo y apurarse a ganar plata en el área privada con la mitad del tiempo que uno dispone durante el día.

Y bueno, yo me viré enteramente al ámbito privado para no ser cómplice de la destrucción de nuestro ejemplar sistema mixto de salud,internacionalmente alabado, pero nunca me sentí mejor que cuando trabajaba entusiastamente porque así el espejo me devolvía una imagen sonriente, aunque raspara la olla cada fin de mes. Y no era único en eso. Y claro que había flojos irresponsables, pero el Jefe era inamovible si funcionaba bien y tenía poder para hacer trabajar a palos a los indolentes.

Pues no tengo idea de cómo recuperar lo perdido y lo de la Cirugía lo expliqué sólo como un ejemplo. Lo cierto es que la educación gratuita y con profesores a sueldo era por lo menos aceptable y a veces excelente. En definitiva, con mística, autorespeto, jefaturas severas y poderosas designadas por méritos consistentes y demostrables, la educación gratuita marchaba bien y aún mucho más allá de las aulas, como ha sido (era) la eterna historia de la Medicina.

18 de junio de 2011, 23:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah doctor la mística es un buen punto, pero también tiene sus bemoles. Ud. estudió en el INBA igual que mi amigo Ivan Seisdedos y otros que quedaron marcados por la mística de ese colegio, también tengo amigos que estudiaron en el Instituto Nacional (prostituto le decíamos los valentinianos, que los odiábamos a muerte) y también recuerdan con orgullo su colegio, pero toda moneda tiene dos caras.

Cuando nosotros estudiamos vivíamos en un país mucho más segmentado que ahora, no cualquiera era aceptado en el INBA y la universidad era para una porción minúscula de los más brillantes entre los brillantes. En los sesentas por ejemplo alguien con educación media era un "bachiller" y podía aspirar a un buen trabajo, un cajero de banco en esos años por ejemplo no andaba muy lejos en la escala social de un médico.

Gran parte de la mística era debido a que solo los más brillantes llegaban a educarse, me imagino a cualquiera de estos que hablan ahora de que la educación privada "discrimina" a los alumnos porque no permite que cualquiera se matricule que pensar{ia si hubiese estudiado en los sesentas en la ahora idealizada educación pública.

Yo estudié en el Valentín Letelier, liceo de medio pelo para abajo pero repleto de tradiciones y con muchísima mística, después del terremoto del 67 (creo) me cambié a una escuela cerca de la Población Nogales y eso era la vida real de la educación para el 90% o más de los chilenos, una pesadilla. O sea el INBA o el IN eran para la creme intelectual, mientras que el resto chapoteabamos en el barrito nomás.

Si es cierto que había mucha más mística en el estudio y el trabajo antes, tal cual como lo describe y yo puedo recordar muchos casos así en la época de Allende y antes, pero eso era porque la educación no se había masificado.

Ahora cualquier bruto termina la enseñanza media como lo sabe cualquiera que haya hecho clases en la universidad o en algún instituto, incluso la enseñanza terciaria ha tenido que bajar mucho sus estándares. Ya no es la aristocracia intelectual la que está en las universidades como era antes y los tipos que hacen clases (hacemos) son en su mayoría hijos o nietos de la generación hippie que fregó a este país de muchas maneras.

19 de junio de 2011, 00:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo creo que va más allá de un problema político aunque tiene en su génesis una razón política, cuando los igualitaristas empezaron a pensar que masificando la educación iban a terminar con las desigualdades económicas. Por supuesto que no pasó nada de eso.

Ahora tenemos miles de profesionales no solo sin mística sino que estúpidos, menos que mediocres, he conocido personas con grado de doctor que ni siquiera debiesen haber conseguido un títilo profesional. Gente tan bruta que cree que obteniendo -de cualquier manera- un pedazo de papel de una universidad eso les va a garantizar que les den un buen trabajo.

Por eso estamos repletos de profesionales cesantes, mediocres, desmotivados, haciendo algo que odian solo por marcar el paso y ganar lucas. Es el efecto de la masificación.

Por eso también creo que debe haber un filtro por alguna parte. No puede ser que un tipo mediocre pueda estudiar y hasta sacar un título profesional gratis, eso es nefasto hasta para el mismo. Si alguien no tiene dedos para el piano se le hace un tremendo perjuicio si le dan título de pianista, será un frustrado y un fracasado siempre.

Yo creo que las lucas y el rendimiento académico deben ser los dos grandes filtros para parar esta masificación de profesionales. Si alguien quiere estudiar debe ser excepcionalmente brillante -como antes- o tener una montaña de lucas y pagar un ojo de la cara para comprarse el derecho de estudiar. Es la única solución que yo le veo. Creo que lo peor que podría pasar es que se siga masificando la educación como hasta ahora.

En todo caso esos reclamos para que "vuelva la educación pública" tienen cero futuro, es imposible una educación pública como la que sueñan, donde hasta los mediocres estudien gratis, es un sueño ignorante nomás. Hoy el tipo que es brillante tiene muchas más posibilidades y becas que en mis años para estudiar sin poner un peso, el problema es con los que no son capaces de un buen desempeño académico, esos no deben estudiar nomás, así de simple, serán más felices y ahorrarán una montaña de plata en impuestos. Al menos así lo veo yo.

19 de junio de 2011, 00:38

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Puchas, no me puedo quedar callado...

Hoy los Servicios de Salud se mueven en función de los "títulos" que otorgan cursillos rápidos: antes los títulos eran muy difíciles de conseguir.

Un ejemplito no más: Hoy una enfermera o matrona que nunca ha visto a un cáncer de mama de cerca, consigue por no sé qué vías que la manden por un par de meses a un cursillo al respecto, de ninguna manera más profundo que lo poco que nos enseñaron durante los 7 años necesarios para ser médicos y ciertamente eso no nos daba ninguna categoría asistencial en lo que respecta a ese cáncer. Pero ella queda "certificada" o lo que sea como "experta" en la materia y eso involucra un "status" que puede obtener responsabilidades asistenciales.
Pues los cirujanos de antaño necesitábamos los 7 años de Universidad más 5 años adicionales exigidos por la Escuela de Graduados para recibir el reconocimiento oficial de la especialidad (hoy bastan 2 años o simplemente ejercer la cirugía por algún tiempo sin ninguna formación curricular). De esos 5, por lo menos 2 estaban fuertemente vinculados con la oncología y el tratamiento (en lo teórico y asistencial) operando y tratando cánceres de mama bajo fuerte supervisión de los expertos. Pero el título era "especialista en cirugía" y no mencionaba que involucraba a la oncología y al cáncer de mama y otros; simplemente se daba por entendido.

Bueno, las enfermeras no pueden operar pero peor aún es lo que ocurre con los ginecólogos (2 años de especialización con cero tema en lo esencial de la cirugía pero sí autorizados a operar).

Tras esos cursillos los servicios de salud los admiten como "expertos" y por cierto para serlo necesitarían muuuuuucha más consistente formación.

El tema es que la antigua certificación era integral, no fraccionada al mero CA de mama pero ciertamente exigía profundos conocimientos del tema. En consecuencia, si alguno de los cirujanos de antaño formados con mucho esfuerzo y sacrificio quisiera (yo ya no quiero)involucrarse oficialmente en esa patología, no podría porque le faltaría el titulillo inoperante obtenible en pocas semanas.

¡Pues mañana mismo podría asignarse a una persona poseededora del titulillo aquel la Jefatura del Programa Cáncer de Mama, sin saber siquiera cómo se toma un bisturí! Y capaz que le ganara el Concurso a un cirujano calificado que ha operado con cero mortalidad a cientos de casos pero su certificado no especifica concretamente a ese tema aunque para llegar a hacerlo le hubiera costado años de formación supervisada.

Yo no pretendo, es decir, rechazaría ese nombramiento porque la gestión quirúrgica y los estándares oficiales son inconsistentes. O sea, no hablo de picado, pero sí denuncio enfáticamente esta situación.

Y volviendo al tema central de tu aporte, me pregunto otra vez y refiriéndome a la gestión social exclusivamente:

Is there any order in chaos? (la pregunta no es mía pero la modifiqué un poquito). Ni Stephen Hawkins lo sabe. Caos de la gestión fiscal es lo que estamos viviendo y no lo entiendo ni lo tolero...

19 de junio de 2011, 02:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así nomás es, el tango cambalache lo anticipó hace tiempo "cualquiera es un señor, cualquiera esun ladrón".

Yo creo que la idea de masificar la educación es lo que nos llevó a todo esto: todos pueden ser doctores, basta con que lo quieran, es su derecho. Reprobarlos sería discriminación. OK exagero, pero es lo que está pasando en la enseñanza media y de a poco se va corriendo hacia las profesiones.

19 de junio de 2011, 10:06

 
Anonymous Sigfridus said...

En mi mundo ideal los aranceles debiesen ser en función de las calificaciones: estudiante rinde arriba de X, paga 0% arancel; estudiante debajo de X y arriba de Y, paga un cierto porcentaje, abajo de Y paga 100%. Ahora bien, acá viene la otra patita de la cueca ¿cómo se financia todo ésto? creo que eso es el gran tema: vía impuestos, ingresos del cobre, etc. Me da lo mismo el lucro o no, simplemente hay que regular más. Y sobre como un perico financia su arancel, ese el otro gran problema; desde que los bancos metieron la cola (obvio, hacen de esta oportunidad su negocio), se desvirtuó el cuento.

19 de junio de 2011, 10:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hoy existe la primera parte, cualquier alumno con buen rendimiento tiene acceso abundante a becas, mucho mayor que cuando yo estudiaba y no paga nada (sin contar que los umbrales de exigencia han bajado bastante).

El problema es que los mediocres y los porros tampoco quieren pagar ni uno y creo que eso es no solo inaceptable sino inviable. El que no le da el mate que pague por mantenerse adentro y si no tiene para pagar que no estudie, así de sencillo.

Ahora vaya uno a convencer a los que alegan por la "discriminación"

19 de junio de 2011, 11:22

 
Anonymous Sigfridus said...

Si bien creo que los que no tienen dedos para el piano, simplemente paguen por estudiar en universidad y vivir rozando el 4.0, no creo que sea sano en terminos sociales que el penca para la universidad, pero habil con las manos e ingenioso quede tirado a la suerte del pulento. Aca es donde creo que los cabros antes de egresar de liceo deberian tener conocimientos tecnicos de alto nivel, para asi poder desempenarse en cualquier ambito para el que este preparado...y por lo menos, en las protestas, no he visto a nadie alegar por una educacion tecnica de calidad.

19 de junio de 2011, 13:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Para nada! si todos quieren ser dostoresss y PhDs. Yo creo que en Chile estamos en una etapa de transición, con el tiempo se van a aclarar todas estas tonteras.

19 de junio de 2011, 14:02

 
Blogger Nervio said...

Amen hermano... chile debe ser el unico pais donde todos quieren llegar a los mas altos grados sin saber pa que mierda quieren hacerlo...

en fin

19 de junio de 2011, 15:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo creo que la mayoría del cabrerío estudia ahora para ganar plata de manera más o menos fácil y en base a ese cálculo es lo que deciden estudiar. Claro que casi siempre les sale el tiro por la culata, rara vez resulta...

19 de junio de 2011, 16:03

 
Blogger Nervio said...

Una causa de lo que pasa hoy es la negativa de un grupo declarar a la educación como sujeto de lucro.

Hoy una corporacion de educacion no puede lucrar pero lucra una inmobiliraria, es feo pero legal.

1. cambiar ley para permitir lucro de corporaciones de educacion.
2. Definir como universidades publicas a las estatales.
3. Definir como instituciones sin fines de lucro a aquellas que se declaren así y sean dueñas de sus instalaciones.

4. Definir aporte fiscal directo como porcentaje del pib a repartir entre universidades publicas en forma igualitaria (lo mismo a la chile que a la usach a la utalca la ufro la umag.. etc), aporte suficiente para pagar al menos las planillas de sueldo (ahora que soy parte interesada me interesa me paguen el sueldo).

5. Definir un porcentaje de aporte fiscal directo para las instituciones sin fines de lucro que investigue, proporcional a su nivel de impacto real (negocios que nacen de la investigación).

6. Que el aporte fiscal indirecto se amarre al mocoso, si se saco 800 puntos y se quiere ir a una privada... es asunto de el.

La idea es que las universidades estatales (no se incluye aca a la udec, utfsm, las catolicas) sean las mas baratas del sistema para chicos con buenos puntajes, y que las privadas de investigacion y sin fines de lucro (udec, catolicas, utfsm) sigan generando conocimiento de alto nivel.

Eso.

Pero no me van a pescar, los tipos de gobierno no quieren ver a las ues estatales, los de las estatales no quieren que los alumnos elijan donde llevar su subsidio y los comunachos como camila pellejo no quieren sincerar el que haya lucro en la educación.

manga de burros todos

19 de junio de 2011, 16:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esa miercale, empezaron a salir las propuestas! Aquí va la mía:

1.-Eliminar la obligación de ser cosporaciones sin fines de lucro: sin lucro no hay inversión y a nadie le gusta hacer la cuchufleta de los arriendos que es lo más lógico. Todo el que invierte debe tener rentabilidad, si a alguien no le interesa la rentabilidad sino sus fines adoctrinadores o lo que sea es su asunto.

2.-Volver a abrir la puerta para crear nuevas universidades, incluso universidades garage tal como en USA, nada de fe pública, que cada universidad se valide por si misma. Asociaciones y acreditaciones solo voluntarias. Las barreras de entrada son las principales responsables del deterioro del clima académico.

3.-Subsidio a la demanda, voucher para los alumnos y competencia sin distinciones de ninguna clase, solo los alumnos deben elegir, nadie más.

4.-Investigación solo por fondos concursables, proyectos uno-a-uno nada de fondos indiscriminados o para líneas muy amplias. Todos deben poder competir por esos fondos en iguales condiciones.

5.-Sistema de becas partiendo del 100% solo en base a rendimiento académico, el que no rinde, paga. Con esto desaparecen los profesores corta-cabezas

6.-Otorgamiento de títulos por comisión supra-universitaria con examenes habilitatntes (memoria+exposición oral), el que no aprueba el examen es solo egresado. Así las universidades se preocupan de tener buenos egresados.

Todo debería ser creado para que los incentivos estén alineados con lo que se espera obtener y que los actuales incentivos perversos sean anulados.

19 de junio de 2011, 16:37

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas