Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La pretensión de racionalidad

martes, 8 de enero de 2013

Estoy leyendo el libro de Tim Harford La Lógica Oculta de la Vida. Harford es un periodista económico que trabaja en el Finantial Times y ya había escrito un best seller llamado El Economista Encubierto y se trata de algunos ejemplos divertidos de cosas de la vida diaria donde aplicamos de manera inconsciente ciertos principios económicos.

Voy apenas en la página 68, el libro no es una maravilla pero tiene algunos ejemplos divertidos que vale la pena comentar. La idea es mostrar que buena parte de las decisiones que tomamos -aunque no todas- están basadas en la Teoría de las Decisiones Racionales que dice que las personas,  escogen en la vida diaria basados en los incentivos, costos y beneficios relativos. Aunque esto sea de manera inconsciente, no se note a primera vista y las decisiones nos parezcan caprichosas o irracionales.

El argumento es que nuestro cerebro está internamente condicionado para hacer complicados cálculos de costo y beneficio de manera intuitiva pero muy exacta."Como cuando alguien nos arroja una pelota para que la atrapemos: no somos conscientes de que nuestro cerebro resuelve complicadas ecuaciones diferenciales para determinar donde va a caer. La mayoría de nosotros no podría resolver los cálculos que hay detrás del hecho de atrapar la pelota si nos dieran papel y lápiz, y, sin embargo, el cerebro los lleva a cabo de forma inconsciente".

Pone como ejemplo el auge que ha adquirido el sexo oral entre adolescentes, que previene los embarazos y enfermedades de transmisión sexual (no el herpes por desgracia). O las prostitutas en cierto lugar de Mexico que negocian el precio de sus servicios dependiendo si usan o no condón. Este es un ejemplo de negociación interesante porque primero preguntan al cliente si quiere con o sin, y luego cobran una tarifa extra en cualquiera de los dos casos, diciendo que es un servicio adicional. Muchos pensarán que están corriendo un gran riesgo al no usar condon, pero estadísticamente el riesgo que enfrentan de contraer SIDA es muy bajo. Se podría pensar que incluso siendo un riesgo bajísimo no vale la pena arriesgar la vida por dinero, pero en verdad casi todos hacemos lo mismo al tomar un trabajo riesgoso (la mayoría lo son): el chofer de un camión o el soldado profesional corren riesgos mucho más altos que la prostituta que negocia el sexo sin condón, y nadie les dice nada. Haciendo el análisis costo-beneficio resulta que es racional negociar una tarifa mayor por hacerlo sin condón. Bueno, ahora que conocen la trampa amigos ya saben, tienen que decir todo lo contrario a lo que quieren y se ahorrarán unos pesos si van a Mexico. Para que vean que siempre se aprende leyendo.

También describe algunas ideas de Gary Becker sobre la "infracción racional", es decir que todos somos potencialmente infractores de la ley si el cálculo de costos y beneficios es conveniente. Así como las ideas de Steven Levitt, autor de Freakonomic sobre el miedo a la cárcel y a los duros castigos -que si funciona- pues los delitos bajan cuando las leyes se endurecen. Nunca terminé de leer Freakonomics, me pareció que la idea del libro no era gran cosa y la multitud de ejemplos para ilustrar esa idea -que es muy parecida a la de este libro- resultaba aburrida. Mal presagio, en todo caso espero llegar al final de este libro.

La gente actúa con racionalidad económica cuando responde a las compensaciones, los estímulos y los castigos, con acciones positivas y negativas respectivamente. Esto es bastante obvio pero merece alguna precisiones: la primera es que los incentivos y castigos no son solo -ni siquiera principalmente- monetarios: una equivocación común es pensar que "económico" se refiere a asuntos exclusivamente monetarios, la economía se refiere a la satisfacción de necesidades físicas y emocionales relacionadas con el mundo material. Alguien puede estar tomando muy buenas decisiones económicas aunque sea muy pobre, si obtiene una buena satisfacción de sus necesidaes.

Bueno, llegué al capítulo sobre la Teoría de Juegos y me pareció pésimo, muy superficial, así es que lo voy a dejar hasta ahí. Más adelante si me dan ganas lo seguiré leyendo.Hay algo débil que veo en la Teoría de Desiciones Racionales tal como Harford la presenta. Es claro que todos actuamos con racionalidad, nadie se corta una mano ni se daña a si mismo por elección. Todos hacemos lo que nos conviene porque como escribió Platon "lo bueno es lo que nos conviene".

Pero el diablo está en los detalles. Resulta que saber de antemano que es lo que nos conviene no es algo evidente y por el contrario, mientras más importante la decisión, es más difícil para nosotros saber que es lo que nos conviene. Porque lo que nos conviene solo se sabe cuando tenemos un resultado y ese resultado es producto de muchas cosas impredecibles, que no las podemos planificar de antemano.

La idea de que instintivamente podemos atrapar una pelota, sin calcular las complicadas ecuaciones diferenciales que describen la trayectoria, es atractiva, pero omite algo muy importante: que la pelota sigue una trayectoria calculable, aunque el cálculo sea difícil. Pero muchos fenómenos de la vida diaria donde entra el comportamiento de otras personas no son difíciles de calcular, sino que imposibles, no existe ninguna manera de calcularlos, así es que las elecciones racionales son una fantasía en esos casos, una elaboración ex-post. Lástima que casi todas las decisiones importantes no pueden ser calculadas.

Es cierto que existe cierta racionalidad en las decisiones, generalmente basada en la experiencia y el saber acumulado. Es cierto que todos queremos actuar racionalmente, beneficiarnos al máximo y perjudicarnos lo mínimo. Lo que no es cierto -como el libro insinúa- es que exista por lo general un principio de racionalidad en cada decisión que tomamos, porque en las decisiones más importantes la racionalidad no sirve para nada. Solo vean el comportamiento de los votantes en cada elección política.

16 Comments:

Blogger Maximo said...

Tomas. Interesante el tema. Mira lo que encontré el otro día y que complementa lo que dice Gary Becker.

http://salaimartin.com/randomthoughts/item/504-evasi%C3%B3n-fiscal.html

7 de enero de 2013, 21:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Rediablos Máximo! yo estoy inscrito en el curso de economía del comportamiento que da Dan Arieli (que aparece explicado en tu artículo) ahora en marzo
https://www.coursera.org/course/behavioralecon

¡Es como cuando te cuentan el final de la película jajaja!

Gracias por el link, muy interesante

7 de enero de 2013, 21:53

 
Anonymous Anónimo said...

"Como cuando alguien nos arroja una pelota para que la atrapemos: no somos conscientes de que nuestro cerebro resuelve complicadas ecuaciones diferenciales para determinar donde va a caer"

en realidad no resuelve nada, no le alcanza el tiempo. Pasan apenas unos 20 milisegundos entre que el jugador de beisbol ve la pelota y empiece a mover el brazo para atinarle. En 20 milisegundos solo se activan unas 4-6 neuronas en secuencia. De hecho el "experimento" de la pelota es uno de lso principales argumentos para un procesamiento distribuido en el seso.
Por otra parte existe un abundante literatura neurobiologica de que la mayoria de las decisiones son irracionales.

Tal vez el tipo sabe de economia, pero de psycologia o neurobiologia: nada

7 de enero de 2013, 21:57

 
Blogger Maximo said...

Pucha, la embarré. Bueno, a veces las películas comienzan por el final.

7 de enero de 2013, 22:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Muy interesante el dato, pero creo que no destruye el argumento. Muestra que el cerebro tiene caminos mucho más simples para resolver problemas muy complicados (me imagino sin saber nada del asunto que puede ser por el proceso distribuido).

Pero imagina que queremos programar un robot para que atrape una pelota: podríamos hacerlo con servos y controlar con un programa y habrían dos posibilidades: hacer el cálculo de trayectoria o tratar de imitar el cálculo que hace el cerebro, creo que resolver las ecuaciones sería mucho más fácil.

Lo de que la mayoría de las decisiones son irracionales no tenía idea, buen dato, pero así debe ser porque se supone que el cerebro se adapta a la realidad y la realidad es mecánica solo en una pequeña parte, la mayoría de las cosas no siguen patrones muy predecibles.

7 de enero de 2013, 22:08

 
Blogger Ulschmidt said...

El cerebro ajusta por aproximaciones sucesivas, si hubiese de compararse con un método matemático, sería el método numérico que busca raíces de una ecuación tanteando a la mitad del intervalo hasta llegar.
Ya "ver"· la pelota es una aproximación, porque un jugador en una cancha está preprogramado para identificarla. Si le tirasen con un osito de peluche tardaría mucho más en identificarlo. Hay un montón de soluciones previas almacenadas para todos sus movimientos ante una situación habitual.
De paso, y tirando un osito de peluche o sea saliéndome de contexto, hablábamos el otro día del tipo que ametralló media clase en USA. Ahora un muchacho en Valparaíso se tomó el trabajo de hacer la emulación, salió con una escopeta de bajo calibre y tiro simple, y repartió perdigones entre veinte personas en la calle pero no mató a nadie. Verifícase pues que el poder de fuego hace la diferencia en estas tragedias más que ninguna otra cosa y la buena costumbre de no tener arsenales automáticos en casa como tenía la madre del loco yankee evita daños mayores.

8 de enero de 2013, 08:25

 
Blogger Ulschmidt said...

... es interesnte la irracionalidad de la supuesta racionalidad, en todo caso, porque en una discusión compleja tratamos de ser racionales como filósofos pero no nos alcanza el tiempo. Los argumentos que le lanzamos al verbal contrincante serán, más que deducciones del caso, paquetes ideológicos que ya llevamos puestos. Respuestas ya probadas en casos similares. La madre discute con el adolescente sobre el riesgo de salir de noche en la ciudad, ninguno de los dos hace un "costo-beneficio" del riesgo de ser asaltado/violado/atropellado contra el beneficio de socializar y conseguir, por ejemplo, sexo de una noche. La madre recita una serie de casos escuchados y conocidos de jovenes a los que les pasaron cosas terribles - pueden ser significativos o uno en un millón, de bajísima probabilidad - y el adolescente le contesta que todas las madres dejan salir a sus amigos (le informa que el resultado fue distinto en otros casos, pone en duda el criterio de su madre con respecto al resto de la manada)
Y si estuvieran razonando dos gerentes quizas no serían más razonables.

8 de enero de 2013, 08:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, es cierto, si como decía anónimo solo hay unas pocas neuronas involucradas debe ser como dices, que tengamos rabados de antemano un montón de movimientos y posiciones gracias al entrenamiento y la cosa se reduce a estimar la posición y elegir el movimiento correcto. El detalle de como se logra debe ser un enredo bárbaro, pero los robot que funcionan aprendiendo parece que conbinan un cálculo de trayectorias con unos cientos de correcciones a prueba y error ¡que cosa más entretenida debe ser estudiar eso!

El loco que salió con una escopeta acá, claro, fue una versión del tercer mundo jaja, difícil que consiguiera un AK-47 o algo así, pero debe haber estado influenciado por los ataques gringos en su día de furia. El acto de salir a disparar al primero que se cruce parece irracional, pero muchos terroristas se dedican a eso por razones parecidad, algo así como una manera exagerada de descargar tensiones y problemas internos.

Ah y algo interesante es que aunque muchos actos, decisiones y discusiones no son racionales si somos campeones para RACIONALIZARLAS, es decir para encontrar explicaciones y justificaciones a nuestro comportamiento irracional. El jugador afortunado después se inventa una historia de como llegó al éxito después de haber meditado cada paso, tomando sabias decisiones. Al que lo pescó la mala suerte también será criticado haciendo ver cada una de las "malas decisiones" que tomó siendo que, si la casualidad hubiese sido otra, esos errores habría sido decisiones geniales.

8 de enero de 2013, 09:02

 
Anonymous Anónimo said...

Perdón el abuso, pregunta para Ulschmidt. Tengo unos grandes y apetitosos trozos de asado de tira (lo mismo que en Argentina llaman asado). Son 4 kilos con mucha carne y no tanta grasa. Tiene alguna buena receta para prepararlo al horno de gas. Me da mucha pereza encender carbón. (pagué 3000 pesos chilenos por kilo, eso es casi 7 dólares).

Para aportar algo, hoy en La Nación de Argentina se hace un análisis del conflicto mapuche. Creo que la persona que escribe anda bastante perdida. Debería leer este blog para entender mejor el problema.

8 de enero de 2013, 09:24

 
Anonymous Anónimo said...

Sepa Moya por que leo este blog todos los dias!!
Pregunto no mas, leiste "El economista camuflado"?
NanoSr.

8 de enero de 2013, 11:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, una forma sencilla, para aficionados flojos, podría ser preparar unos baby beef, no se si el asado de tira servirá para eso
http://www.bradanovic.cl/babybeef/babybeef.htm

NanoSr. jajaj , eso, sepa Moya. No leí el Economista Camuflado, solo unas reseñas aunque parece que es más o menos el mismo asunto

8 de enero de 2013, 12:06

 
Blogger Ulschmidt said...

Estimado anónimo: He realizado las consultas pertinentes y me dicen:
- Para hacerlo al horno, el asado de tira debe ir con el hueso vertical.
- Para hacerlo a la parrilla, en cambio, el hueso debe ir primero hacia abajo, para que se caliente, y luego vuelta y vuelta.
Como tardé en contestarle supongo que Ud. ya estará comiendo el postre.
El columnista Hanglin de La Nación es el que aborda el tema mapuche y mas bien se la pasa haciendo una reseña de las guerras del siglo XIX. Básicamente dice: los mapuches son chilenos, aquí fueron invasores exitosos igual que los españoles, y llegaron mas tarde que ellos. Araucanizaron a otras tribus y al final fueron vencidos por los criollos.
Hablando de RACIONALIZAR es nada más un argumento racionalizador como dice Tomás. A nadie le importa lo que hizo su bisabuelo en realidad. Si un joven mapuche en una comuna en Neuquén quiere sentirse resentido y marginado y quemar la casa del gringo más cercano no se lo va a impedir Hangling como su argumento historicista.
En Argentina estos tipos hicieron piquetes, ocupaciones. Se sospecha que incendios de bosque nativo - una ley prohibe talar bosque nativo pero se puede extraer la madera quemada aprovechable tras un incendio natural. Ergo... producen "incendios naturales" - no hubo homicidios salvo el de un policía de origen mapuche a manos de "libertadores" de los mapuches de origen chileno. No se porqué no escala más aquí el conflicto que allá: demográficamente son menos, estan más dispersos, y el sistema de compra de votos local puede que los contenga un poco. Quizás tienen mas empleos en la burocracia púlbica, incluyendo la policía. Quizás los dirigentes subversivos prefieren mantener Argentina como un santuario sin mayor persecución cuando tienen que cruzar la frontera.

8 de enero de 2013, 12:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

En mi ignorancia supina ni me di cuenta que el asado de tira es ese que lleva huesos, obviamente que la receta de baby beef no es muy práctica que digamos en este caso. Mejor escuchar a los expertos de allende los Andes :D

Ulschmidt, muy interesante esa idea de mantener Argentina como santuario, tiene mucha lógica, además que es fácil pasar de un lado para otro y que las condiciones políticas están como para tener refugio allá.

Yo sigo convencido que en Chile los mapuches son solo una fachada, un pequeños grupo de tontos útiles que sirven para reprimirlos sin necesidad de tocar a los terroristas, que -a mi modo de ver- gozan de protección a muy alto nivel. De otro modo no se explica que el jefe lleve 16 años prófugo y se pasee por el país como Pedro por su casa, sin protección eso es imposible.

8 de enero de 2013, 12:45

 
Blogger Ulschmidt said...

Si, en efecto, como Ud. se imaginará cortar el costillar así requiere de una sierra mecánica y no es un corte tradicional. Pero los argentinos creenos que sí, que los gauchos comían eso en las Pampas.
En realidad, hacia 1900, los frigoríficos ingleses exportaban toda la pulpa y no querían acarrear hueso en sus barcos. Además el hueso mantiene activo el virus de la aftosa, la pura carne no.
Por tanto se las arreglaron para convencer a los argentinos de que les encanta la carne con hueso y así colocarla en el mercado local. Yo mismo no me resisto, para mí es el mejor corte de todos.
Igualmente acá al nor-oeste de donde yo vivo, en la provinica de Santiago del Estero, hay organizaciones tradicionalistas que tratan de mantener vivo el idioma quichua y su cultura. Pero resulta ser que los habitantes de allí no son quichuas. Mas aún: Ni siquiera los Incas llegaron hasta ahí sino que los españoles, tras conquistar el Perú, utilizaron "indios amigos" en sus expediciones al resto de América, y aceptaron el quechua como "lingua franca" para hablar con las demás parcialidades indígenas. Ergo, pues, esas organizaciones tradicionalistas estan tratando de salvar un idioma extranjero que fue impuesto por los socios menores de los invasores europeos.
Igualmente los "mapuches" argentinos son tehuelches araucanizados, y la mayoría de sus tátaraabuelos fueron masacrados por los verdaderos araucanos al invadirlos antes que llegaran los criollos.
Y lo mismo pasa con el guaraní en el Noreste: es más la lengua de la primera tribu que supo hacer una alianza exitosa con los españoles y usarlos para expandirse sobre los demás tribales que la lengua de los habitantes originales.
Pero si se le revelase esto a los partidadrios del "ancestralismo" se ofenderían mucho. Y al fin y al cabo estoy RACIONALIZANDO otra vez, ejercicio inútil.

8 de enero de 2013, 13:08

 
Anonymous Anónimo said...

la carne ya está hace un rato en el horno. más tarde, después de la siesta, actualizo y cuento cómo quedó.

8 de enero de 2013, 14:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, la densidad de información por comentario que entregas es increíble. Gran aporte, siempre aprendo varias cosas leyéndolos. Asi es que a seguir racionalizando nomás...

8 de enero de 2013, 14:34

 

Publicar un comentario

<< Home