Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Un discurso firme y consistente

domingo, 17 de febrero de 2013


Vuelven a reclamar los políticos y diplomáticos bolivianos por el asunto de la salida al mar por territorio chileno, esta vez en una entrevista al ex ministro boliviano Manfredo Kempff, levantan una segunda línea de ataque basada en que Chile ha variado su política exterior que antes había sido a favor de canjear territorios. En realidad la única oferta de canje de territorios que hubo fue la propuesta de Charaña de 1975, cuando el General Pinochet le ofreció un acuerdo al entonces presidente Banzer por un corredor al norte de Arica, con canje de territorios. Esto fue rechazado no solo por Perú, que tiene poder de veto en la cesión de territorios, sino además por el propio Estado Boliviano.

La  actitud timorata de Bachelet -que fue característica en todos los actos de su gobierno- alentó esperanzas en Bolivia con la famosa "agenda sin exclusiones" donde no se ofreció nada, pero aceptó no excluir el tema marítimo de las conversaciones como condición previa. Lo que no entienden en Bolivia es que cualquier presidente que comprometa una cesión de territorio a favor de Bolivia se va a sepultar políticamente para siempre, el y su sector, porque ese es un tema muy impopular en Chile con sobre un 80% de rechazo en casi todos los sondeos que se han hecho. El tema marítimo es de gran importancia política interna también en Chile, el presidente que modifique el statu quo se cocina.

Lo que propone el ex ministro Kempff de canjear territorio por territorio suena lógico, pero solo en teoría, porque la idea tiene dos tremendos inconvenientes: el primero es que un territorio en el altiplano, a Chile no le serviría para nada. No valdría la pena construir carreteras de acceso ni de infraestructura, esto en lugar de dar alguna ventaja solo solo traería gastos inútiles ¿riquezas naturales? en Chile está lleno de yacimientos minerales por explotar en lugares mucho más accesibles,un territorio en el altiplano, para Chile es más inútil que cenicero en una moto.

La segunda razón es mucho más de fondo: Bolivia no es un estado en forma, su gobierno es débil y su población extremadamente voluble. A Evo Morales podrán atribuirle muchas capacidades pero nadie puede decir que es un presidente serio y confiable como para suscribir trratados con él, su confiabilidad es similar a la de sus amigos Chavez o Kirchner, si ningún inversionista quiere arriesgar su plata hoy en Bolivia, mucho menos nuestro país debería pensar en modificar un tratado. La confianza es mucho más importante que cualquier posible pérdida o ganancia, porque estas se basan en el cumplimiento de los compromisos ¿como se puede tener confianza en alguien que está denunciando un tratado después de 100 años de firmado? Creo que esa sola razón justifica no hacer ninguna clase de negociación importante con Bolivia por ahora.

En Chile, me parece que en algunos círculos militares y nacionalistas ven con interés introducir una "cuña" entre Perú y Chile, consideran que un país pobre como Bolivia sería un conveniente disuasivo contra las tentaciones de invasión por el norte si Perú alcanza cierto tamaño y poder económico. Me parece que ese análisis "estartégico" es extremadamente miope por muchas razones. Chile simplemente debe mantener una fuerza militar capaz de disuadir cualquier peligro por el norte, en estos casos y con nuestra geografía es mucho más fácil defender que atacar. Bolivia jamás actuaría como cuña o tapón a favor de Chile, no me imagino que clase de cerebro puede pensar eso.

Creo que los chilenos no debemos vivir pendientes de lo que se opine en Bolivia. Ellos simplemente defienden lo que consideran que son sus intereses nacionales y ocupan todos los recursos que tienen a mano, sin complejos. Bolivia y sus gobernantes caen frecuentemente en la insolencia y la fanfarronería, tal como lo hizo Hilarión Daza en su época, está bien, ellos usan las herramientas que les parecen adecuadas, lo malo es que el gobierno o la opinión en Chile se dejen afectar por eso, debería sernos indiferente.

La política exterior chilena debería ser sobre todo consistente y de una sola línea, no dependiente de la estupidez o cobardía del presidente de turno. Piñera dio una muy buena señal en CELAC al exponer en términos firmes y duros pero sin caer en adjetivos ni insolencia, como lo hacen a menudo los gobernantes bolivianos. Claro que después echó a perder todo con su absurda declaración sobre un "énclave sin soberanía", esa clase de tonteras echan a perder años de trabajo político y diplomático.

Los políticos chilenos no deben tener miedo a parecer arrogantes, menos con Bolivia que ha usado la insolencia de manera consistente durante décadas. Tampoco los insultos debieran enojarnos, simplemente están defendiendo lo que consideran sus intereses de la manera que les parece adecuada.,El discurso de Chile debe ser firme y claro haciéndose respetar y para eso no hay necesidad de insultar ni usar adjetivos, eso se hace cuando se está en una posición débil que no es el caso chileno.

El máximo interés nacional en Chile debe ser evitar situaciones que nos lleven a conflictos, que podrían escalar a una guerra. Cualquier cambio del statu quo en las condiciones actuales será un paso hacia un futuro conflicto, si vamos a tener conflictos por mantener nuestra posición sería un evento inevitable, pero si vamos a tener conflictos por haber cedido sería una estupidez imperdonable, ojala que ningún presidente chileno la cometa.

15 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Esas cosa largamente congeladas en el tiempo, esas fracciones de Historia que nunca se nos depegan, debe ser una constanten latinoamericana. Gueras de hace siglos que no se olvidan, territorios jamás pisados que se añoran. El reclamo argentino por Malvinas, el Paraguay eternamente llorando la guerra de la Triple Alianza - excusa de sus políticos para seguir siendo subdesarrollado in eternum - la salida al mar de Bolivia, en fin, que cosa.

16 de febrero de 2013, 21:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Está lleno Ulschmidt, Chile también tiene lo suyo en querellas internas. la revolución de 1829, la guerra civil de Balmaceda y Montt, los gobiernos de Allende y Pinochet son pretextos para mover al gilerío, tomarse revanchas y exigir reparaciones. Es un cuento de nunca acabar. Creo que está bien que reclamen si lo estiman conveniente, lo que está mal es hacerles caso.

16 de febrero de 2013, 22:04

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Muy de acuerdo. Sólo falta rogar a todos los dioses que existen para que la incomprensiblemente apreciada, inútil, cobarde y blanduchienta Bachelet no vuelva nunca más a ser presidente de Chile. Pero en fin, tal vez la mayorìa de los chilenos no son precisamente inteligentes ni razonables y la Concertación es hoy un tremendo fiasco desesperado y algo similar se aplica a la otra opción. ¡Pobre chilito!, con minúsculas en lo que a eso se refiere. ¿Alguma alternativa?. Lo cierto es que Chile se consolidó inesperadamente con Pedro Valdivia hace siglos con esfuerzo y sacrificio y trampitas de Valdivia (comprensibles para la época)y luego tras una estúpida guerra hace harto más de 100 años (con algunos cascarros ulteriores) y es hora de que nos hagamos el sordo ante las estupideces de ciertos vecinos.

16 de febrero de 2013, 23:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Doctor, ese miedo a la confrontación por no parecer "mal educados" es un defecto que tenemos los chilenos, en eso deberíamos aprender de los bolivianos, peruanos y muchos otros países que son mucho más directos.

La popularidad de Bachelet -con sus tremendos defectos y debilidades de carácter- yo creo que se explica por eso: siempre se arranca de la confrontación y eso le encanta al chileno apocadito que todavía todos llevamos dentro.

Algo que he aprendido de mis amigos extranjeros (bueno, no lo he aprendido en verdad, solo lo he notado) es que no tienen ningún problema en defender sus intereses aunque caigan pesados, no lo toman como agresión ni nada de eso pero son muy firmes y les importa un pepino ssi caen bien o mal por eso, especialmente los gringos que normalmente ponen las cosas claras desde el principio.

Nosotros no somos así, no nos gusta quedar mal con nadie igual que el Alcalde de la Pérgola de las Flores, obvio que al final hacemos igual lo que nos conviene, pero esa debilidad de carácter nos perjudica mucho porque se presta para malas interpretaciones.

A mi no me molesta lo que digan o hagan los bolivianos, ellos están en su derecho de hacer lo que estimen conveniente. Pero si me enoja cuando políticos chilenos caen tontamente en su juego y arrastran a una opinión pública tonta e irresponsable.

16 de febrero de 2013, 23:53

 
Anonymous Anónimo said...

Desafortunadamente chilenos carecemos de mandatarios firmes y con caracter ,Aylwin , Frei y Bachelet son tipicos pusilanimes educados en un pacifismo ciego y por que no decirlo antichileno , aqui no se trata de andar ofreciendo guerra, sino de estar preparado frente a la volatilidad vecinal,que no desean cosas muy buenas para nosotros , el problema de Bolivia es que desean todo y gratis, lo que obviamente no se puede , pero de llegar a negociacion bilateral y Bachelet es mandataria, veo un negro panorama para Chile, ya que es una enfrascada pacifista pero a costa de chilenos no de su abultada faltriquera , veremos que pasa todo se puede dar en esta situacion.

17 de febrero de 2013, 03:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo no se si serán pacifistas, no lo creo pero si que sondébiles de carácter, con aversión a la confrontación y muy temerosos de la opinión ajena como somos la mayoría de los chilenos.

Más que entreguistas me parece que tienden a ser erráticos, indecisos, pero la opinión pública es mucho más clara en esoy castigaría muy fuerte a un presidente que cometa una tontera. El mar para Bolivia es una causa muy impopular en Chile.

17 de febrero de 2013, 04:21

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

Me gustaría que SP te leyera y te hiciera caso. A mi me ha leído, estoy seguro, pero no me han hecho caso para nada. Tres años predicando lo mismo en el desierto.

17 de febrero de 2013, 11:54

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

Me di el trabajo de examinar los hechos vinculados a Charaña y mis conclusiones son que el enemigo lo tenemos en casa instalado con todos sus fueros desde hace muchos años.

17 de febrero de 2013, 11:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja, Cardenaldo creo que es imposible que tenga tiempo para leer blogs perejilientos, por eso le doy duro con críticas que ni muerto le diría en persona ¡yo también soy chileno pues! Esa aversión al conflicto, a la confrontación es una característica muy nuestra.

Pienso exactamente lo mismo: el peor enemigo siempre ha estado dentro de Chile, es cosa de leer un poco de historia nomás, la guerra del Pacífico se peleó contra Perú, Bolivia y contra los charlatanes/ideologos y estrategas de fin de semana que pontificaban desde Santiago.

Eso pasa en toda América Latina, durante la guerra el Perú peleó bravamente pero fue derrotado -en parte- por peruanos, desde adentro. Bolivia entró a la guerra por culpa del bravucón de Hilarión Daza y así sucesivamente. Por eso antes de preocuparse por lo que hacen los otros hay que preocupase por lo que están haciendo algunos desde acá mismo, en Chile.

17 de febrero de 2013, 12:07

 
Anonymous Kirill said...

Bolivia saco el permito a volar los aviones de LAN, TAM sobre su tierra.

http://www.reuters.com/article/2013/02/17/us-bolivia-airlines-idUSBRE91G00220130217

Le guerra es inevitable !

17 de febrero de 2013, 17:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaja no, con Bolivia no hay posibilidad de guerra pero si de asperas peleas. Lo de las licencias de LAN/TAM es muy curioso porque esas aerolíneas dejaron de pagar los permismos, por eso les suspencieron las licencias. Al principio yo pensé que era algún tipo de hostigameiento en represalia por los soldados bolivianos que apresaron en Iquique pero nada de eso, la propia gente de LAN confirmó que no habían pagado los permisos, que cosa más rara.

17 de febrero de 2013, 18:05

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

El canje territorial iba viento en popa y, "de un repente", Banzer le pegó una patada al tablero, incluso retirando a su embajador (se había restablecido las relaciones diplomáticas!).

¿Qué había pasado?

Le soplaron al oído que en poco tiempo iba a poder hacerse del territorio que quisiera, sin canje ni nada. Argentina había desahuciado el laudo arbitral con Chile y se aprestaba a una "guerra limpia", mientras en Perú se iniciaban movimientos masivos hacia el Sur.

¿Y de adónde le vino al gobierno argentino tanta choreza?

Porque el año anterior se había aprobado la Enmienda Kennedy, que dejó a nuestro ejército casi inerme.

¿Y quién y por qué promovió la canallada de la Enmienda Kennedy?

Nuestros "compatriotas" zurdos, que se movilizaron con todo para que Edward Kennedy alegara frente al Senado que en Chile el gobierno estaba empleando el armamento de guerra equipado por los USA para "atacar a su propio pueblo".

Es decir, el peor enemigo estaba y sigue estando en casa.

17 de febrero de 2013, 19:14

 
Anonymous Anónimo said...

Chile nunca respetó los tratados, no realizó el Plebiscito a los 10 años de realizado el tratado de Ancón.
Chile hizo la guerra al Perú y Bolivia apoyado de la potencia de ese momento que era Inglaterra, viendo la bancarrota fiscal y la negativa a empréstitos internacionales. En ese momento momento (1879) Chile, no era más que el Perú económica ni culturalmente.

17 de febrero de 2013, 23:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La cuestión de Tacna y Arica es mucho más complicada, el plebiscito presentaba serias dificultades para ponerse de acuerdo, partiendo por determinar quienes tenían derecho a voto y uqienes iban a administrar la realización del mismo. Esos desacuerdos (insalvables en la práctica) fue lo que mantuvo a Tacna y Arica bajo dominio chileno por más de 50 años. Un plebiscito no era factible porque al final iba a depender de que país acarreaba a más gente: tanto Perú como Chile trajeron multitudes de personas de sus otras regiones para que votaran. No había como solucionar el asunto y el impasse duró más de 50 años, finalmente se resolvió dejando una ciudad para cada país.

Esto último fue acordado de manera pacífica cuando las autoridades del PErú se dieron cuenta que si el plebiscito lo organizaba Chile iban a acarrear más gente e iban a perder ambas ciudades.

En fin, ni me interesan las discusiones chauvinistas, como dije en la entrada cada país defiende sus intereses nacionales como mejor le parece y como mejor puede. Mi crítica en esta entrada no es a Bolivia sino a Chile, por no saber contestar de manera tranquila y firme.

17 de febrero de 2013, 23:56

 
Blogger Ulschmidt said...

No creo que la enmienda Kennedy tuviera mucho que ver con las decisiones de la junta militar argentina. Eran bastante obtusos para esas cosas. Un tiempo después hicieron el análisis de que Inglaterra jamás se esforzaría en recuperar unas desconocidas colonias subantárticas y que los Estados Unidos bregarían por un aliado anti-comunista en Sudamérica que les había proporcionado "asesores militares" en Nicaragua. De Tatcher y Reagan y su alianza no entedieron nada y en general creyeron lo que les convenía creer a sus fantasias.

18 de febrero de 2013, 14:03

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas