Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Los emisarios no son malos

viernes, 20 de junio de 2014


Nada más contra intuitivo que la contaminación, muchas cosas que se dicen como verdades evidentes son errores propagados por interesados en atacar algún producto o técnica, para vender un sustituto, más caro que hacen pasar como "una solución ecológica".

Yo mismo me he equivocado en estas cosas. Estaba leyendo una entrada que escribí hace años quejándome por el emisario de Arica, que bota al mar el agua de las alcantarillas. Me parecía horroroso que se botara a ese mar que tranquilo nos baña la cantidad de packets y orina que cada uno de nosotros produce casi a diario. En mi afiebrada mente, me imaginaba que el mar se iba a convertir en una viscosa sopa de caca y que cada vez que fuésemos a la playa correríamos el riesgo de tropezar con un sorete en el agua.

Resulta que con el tiempo me he ido desasnando y esa imagen -que me parecía tan obvia- de estar "ensuciando el mar" era completamente equivocada, una perfecta estupidez. Lo que ocurre en realidad es que no hay ley en el mundo que nos pueda impedir hacer "el uno" y "el dos", así es que debemos partir de la base que la cantidad de packet y los miles de litros de orina se van a producir si o si, el asunto es que hacer con ellos.

La verdad es que molerlos y tirarlos al mar es una solución excelente, tanto en términos de eficiencia como de impacto sobre las personas. Leyendo los informes de Henry J. Salas "Emisarios submarinos, una alternativa viable para disponer de las aguas negras de América Latina y el Caribe" y el estudio de Arodys Leppe "La huella ecológica de un emisario submarino: los casos de Penco y Tomé", me he dado cuenta de algo que me venía dando vueltas desde hace tiempo: el verdadero problema no son las sustancias contaminantes sino su concentración, en ese sentido, la mejor manera de descontaminar es diluyendo, es decir, bajando la concentración a escala tal que se produzca la degradación por medios naturales. Por ejemplo, leo sobre la planta de tratamiento de aguas negras más grande del mundo, en Chicago:

La planta de regeneración de agua de Stickney está ubicado en 570 acres de Cicero, IL, justo al suroeste de Chicago. Es lo suficientemente grande como para justificar que tiene su propio tren. Procesando más de 1200 millones de galones por día (hasta de 787 millones de galones / día en 2008), que sirve a 2,38 millones de personas en más de 260 kilómetros cuadrados incluyendo el centro de Chicago y 43 zonas suburbanas. Es una de las seis plantas de tratamiento de aguas residuales y 23 estaciones de bombeo en el Distrito Metropolitano de Agua de Recuperación del Área de Chicago (MWRDGC por sus siglas en ingles). La Jurisdicción Sanitaria cuenta con siete sectores, cada uno entrega su botín a una de las siete plantas de tratamiento a través de las alcantarillas.

Las aguas negras se purifican por medios mecánicos a un nivel tal que el 95 por ciento de agua potable-en realidad pueden ser depositada en ríos y arroyos, sin ningún impacto ambiental negativo y dicen esta agua es incluso más limpia que la del río a la que está siendo lanzada,

Ahora ¿que pasaría si esas aguas se arrojaran tal cual a los grandes lagos sin ningún tratamiento? Si se arrojan lo suficientemente lejos las aguas negras, disueltas en el agua del río, se purificarían de la misma forma sin necesidad de armar plantas monstruosas y consumir energía como para una ciudad, para hacer algo que la naturaleza haría por si misma. Tal vez en Chicago haya un factor de velocidad que recomiende hacer cierto grado de tratamiento mecánico, pero sin duda que gran parte del derrochador proceso solo tiene una justificación política para satisfacer a ambientalistas, ignorantes y sobre todo a quienes arman y operan las plantas purificadoras.

La dosis hace al veneno. Los metales pesados, los toxicos, la radioactividad, solo son dañinos sobre cierto nivel de concentración, los que se preocupan en serio sobre la salud y el ambiente deberían dedicarse a diluir más que eliminar los contaminantes. por ejemplo, la mayoría de la gente le tiene terror a las radiaciones nucleares, sin tener idea que estamos sometidos a ellas desde que nacimos, es una de las cosas más naturales y a las mutaciones que se producen por eso se le atribuye en parte la aparición de nuevas especies. De no estar sometidos a radiaciones todavía seríamos bacterias.

Como en muchas otras cosas, detrás de la desinformación del ambientalismo que nos promete que podemos tener energía eléctrica "limpia, gratis y en abundancia" a partir del sol y el viento, que son las fuentes más ineficientes y caras que existen hoy para generar energía, hay enormes intereses económicos. Tal como los ejecutivos de la FIFA ganan billones vendiendo su cuento a los hinchas, los dueños de estas plantas ineficientes, caras y a veces apenas experimentales, se hacen millonarios a costa de la credulidad e ignorancia de la gente.

Un buen ejemplo es el "estudio" de Antonia Fortt de la Fundación Oceánica "Emisarios submarinos: el mar no es un retrete. lleno de desinformación, datos irrelevantes o fuera de contexto para engañar al populacho, cosa que resulta bastante fácil en esta copia feliz del edén llamada Chile.

Yo mismo -que soy bien esceptico- caí con el tema de los emisarios, pero busqué, me informé y cambié de opinión al ver la lógica y los números. La mayoría de la gente es floja y se quedan con lo primero que escuchan. Así es como los despluman.

18 Comments:

Anonymous wilson said...

Discrepo solo de a ultima linea, no los despluman, nos despluman.
Lamentable costo de la democracia.

20 de junio de 2014, 14:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Concuerdo con la discrepancia milord, nos están c....
cuentiando (dejémoslo así)

20 de junio de 2014, 14:13

 
Blogger Ulschmidt said...

Inclusive ciudades que no están sobre el mar pero sí sobre grandes ríos - como Buenos Aires - también se sirven muy bien de emisarios subfluviales. La "pluma" contaminante, si está bien expuesta a la corriente, se mezcla y cae por debajo de valores críticos en poco rato.
Desde luego es mejor un tratamiento mínimo previo.

20 de junio de 2014, 14:22

 
Blogger Jose Cornejo said...

Me queda claro. tu columna haría retorcerse de rabia y de bronca a cualquier ecochanta de cartulina y pizarrón con papers chantas.

No sabia de los Emisarios y que la mejor manera de descontaminar es atomizar, no eliminar. el resto es solo verborrea barata.

20 de junio de 2014, 14:23

 
Anonymous er lusho said...

cada vez que me como un exquisito ceviche pienso en esos malditos emisarios.. no se por que. jaj

20 de junio de 2014, 14:28

 
Blogger Nervio said...

ojo colega, que la caca bien tratada es fuente de riqueza... no se bota el oro al mar sin sacarle provecho

20 de junio de 2014, 15:38

 
Blogger pavezwellmann said...

Tomas:
Un aspecto clave del proceso es la composicion del efluente, sean riles u organicos. Los riles en cambio (residuos industriales liquidos) son muy distintos de tratar y su degradacion es mas compleja; de alli que los reglamentos vigentes pongan enfasis en evitar la descarga directa de riles al alcantarillado, imponiendo la obligacion de tratamiento previo a las descargas, para las actividades emisoras. En la generalidad de los casos esto se cumple en Chile pues la inspeccion esta radicada en las mismas sanitarias, los inspectores andan tomando muestras de efluentes hasta en los restaurantes y si no se cumple con una tabla bastante exigente, te hacen pagar un costo de tratamiento adicional, o incorporar mejores prácticas de trabajo que diluyan los elementos peligrosos.

20 de junio de 2014, 15:42

 
Blogger Nervio said...

El tema es donde cae el agua picada #y aireada# y sin metales pesados.

si es en mar abierto no pasa nada, el problema esta como en el caso de la bahia de concepcion y el golfo de arauco, que tienen una tasa de recambio de agua de 60 años. donde en ves de disolverse lo que cae, queda y se concentra.

por ejemplo el emisario de horcones es demasiado corto (http://www.elciudadano.cl/wp-content/uploads/2010/11/37_imagen-aerea_PIrquenes-3.jpg)

de tanto en tanto suelta piolamente un poco mas de contaminantes... que quedan 60 años dando vuelta en el golfo.

Se nota por el olor del mar, y la muerte de todo lo que esta alrededor del emisario.

si ese emisario llegara a mar abierto, seria otra cosa.



20 de junio de 2014, 16:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, claro, moler los pakets acelera la disolución

José, diluir, esparcir es la solución no solo para los emisarios sino para toda clase de contaminación, acumular, enterrar, tratar quimicamente etc. es normalmente la peor idea.

Lusho, eso es una fantasía, si el pescado come caca eso se metaboliza de la misma manera que si riegas un arbol frutal con aguas servidas, a la fruta no le llega caca sino nutrientes. De hecho las riquísimas jaibas muchas veces se alimentan de cadáveres de gente que se ahoga y te las puedes comer sin ningún problema, es la concentración, la dosis la que hace al venen.

Nervio 1, el agua servida sin tratamiento es excelente para el riego de frutales y jardines, basta mirar en nuestra vecina Tacna, duelen los ojos de ver el verde. Como dices es valioso abono que se está botando.

Alejandro, el aceite, que cuesta que se disuelva en el agua, puede crear problemas locales, los metales pesados lo dudo muchísimo, el mar es enorme y la disolución es muy efectiva. Hay que recordar que todos los metales pesados ya están en la naturaleza (lechos de rios, suelo) por todas partes y solo donde están muy concentrados son dañinos. La verdadera solución para descontaminar residuos de cadmio, zinc, arsénico, cianuro y otros no es acumularlos sino todo lo contrario, esparcirlos lo más posible para que vuelvan a estar en concentraciones similares a las naturles.

Nervio 2, en la entrada hay un buen estudio sobre los emisarios de Penco y Tomé, en realidad el efecto contaminante es completamente despreciable, es un asunto de velocidad y volumen, el voumen de una bahía es enorme y no es necesario que too el agua se recambie para que quede "limpia"

20 de junio de 2014, 17:13

 
Blogger Nervio said...

no hablo de penco y tome hablo de arauco.

El efecto de toda la costa será minima, pero el de la bahia de arauco y los bancos de machas... te los encargo. Cuando los weones le mandaban una descarga de trementina... no podiamos comer machas. A ese #estudio# paladaristico de primera fuente le creo mas que a las plumas compradas.



El problema de ese emisario es que es corto... que no es tan grave si las concentraciones de dioxinas trementina y otras "inas" estan con la norma... pero resulta que arauco tenía un equipo de profesionales como el loli en la gerencia. cuando tenian emergencia se saltaban cada protocolo y mandaban todo el ril sin tratar a los emisarios. Sistemáticamente, en todas sus plantas. Era el tiempo de la concerta y don angelini gastaban mas mojando seremis que arreglando la cagada que tenían en sus tratamientos.

Tuvo que pasar lo del rio cruces en valdivia, la muerte de las machas en arauco, el desmayo por trementina en lota, la muerte de los peces del rio mataquito y finalmente la muerte (de viejo) del cometallarines de angelinni pa que su sobrino y heredero empezara a escuchar a los ingenieros que tenian contratados, ellos mismos.

20 de junio de 2014, 17:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El problema de los riles (desechos industriales) es más peludo como también decía Alejandro, hay substancias aceitosas que cuesta muho que se disuelvan y tienden a mantenerse embancadas en áreas pequeñas, ahí hay que tener cuidado con que lo que se bota este en condiciones de disolverse. Tirr desechos al mar de por si no es malo, excepto cuando se dificulta su dispersión, en esos casos hay que aplicar algo de química me imagino o bien hacer los emisarios más largos para que llegue a alta mar donde prácticamente todo se disuelve o se degrada y no es tan relevante la velocidad con que lo hace.

20 de junio de 2014, 18:10

 
Blogger Pablo said...

Cuando entendamos que el mar no es un vertedero, sino que un gran reactor donde trabajan millones de bacterias que se comen el Nª1 y 2 y lo convierten en CO2, agua y otras moléculas básicas, comprenderemos que el emisario es un tratamiento, no un tubo de desagûe. Claro que no es llegar y tirar como si nada, hay que estudiar las corrientes, diluciones, etc, porque sino pasa como dice Nervio, algunos elementos no se alcanzan a diluir antes de contaminar. Y los aceites y grasas son muy peligrosos, sòlo un poco menos que los metales pesados.
La normativa chilena no considera la diluciòn como un tratamiento, porque busca disminuir la carga neta de algunos contaminantes, no tengo muy claro porque.
Yo trabajé varios años en una sanitaria, y no había como hacerle entender a las viejas que en su boleta se cobrara tratamiento porque el emisario lo era.

Aunque en Chile las plantas de tratamiento dan más tarifa que un emisario (el cliente paga más por sus aguas tratadas que descargadas al mar), no es necesariamente un incentivo a construir PEAS, porque tienen costos de operación más alto. Igual, las sanitarias en general prefieren el emisario porque presenta menos riesgos operacionales.

20 de junio de 2014, 21:07

 
Blogger Pablo said...

Nervio, si mal no recuerdo, los desmayos por trementina fue porque quisieron "tapar con el mar" un derrame en el interior de la planta una noche. En ese tiempo yo trabajaba en Escuadrón (Coronel), varios kilometros al norte de la planta, y se sentía el olor a trementina....

20 de junio de 2014, 21:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay una especie de ideología aseptica sobre los desechos y la basura que es totalmente tirada de las mechas, son parte de la vida, es irracional sa manía de esconderlos

20 de junio de 2014, 21:52

 
Blogger Nervio said...

Sep.

La basura bien usada es fuente de riqueza.

Ahora mismo la gente en chile no quiere ni oir hablar de incineradores... y las weas contaminan menos que dejar la basura podrirse....

en fin

21 de junio de 2014, 01:06

 
Blogger Ulschmidt said...

..el estudio de las corrientes que menciona Pablo es una ciencia en sí misma. Un emisario mal diseñado puede descargar sobre una zona con corrientes circulares que en vez de dispersar concentren o acumulen contenido en una determinada área. Entonces la cosa fue un fracaso.
Desde luego los metales pesados y cosas así no desaparecen porque se diluyan rápido, pero la carga orgánica, como bien se dijo, es atacada por digestores naturales - bacterias, etc - y reciclada sin problemas.
Es un caso tecnológicamente interesante, PORQUE A ESTO NO TE LO VENDERA UNA MULTINACIONAL. No tiene grandes equipos, no tiene grandes costos, sólo calidad en la ejecución, muy buenos estudios previos. Mas propio de una buena universidad o de una consultora como las holandesas, que hacen simulaciones hidráulicas para obras de ingeniería en todo el mundo. Pero después bajo costo de ejecución y casi nulo de mantenimiento.

21 de junio de 2014, 08:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Nervio, claro que la basura puede y debería ser aprovechada. Sobre todo los packets y la orina que son fuente de ricos nutrientes. A propósito yo me crié al lado del basural más grande de Chile en esos tiempos (creo que se llamaba Lo Espejo o algo así) eera nuestro patio de juegos y he llegado a los 59 años sin ir a un médico.

Uschmidt, no había pensado en eso. No se necesita tecnología complicada para hacer un emisarios sino buenos estudios, mantención y manejo razonable. Tal vez por eso tengan tantos enemigos.

Sobre los metales pesados, creo que existe el mismo tabú que con la radioactividad. Volviendo a la experiencia anecdótica cuando chico yo rompía los termómetros para jugar con el mercurio, me fascinaba casi tanto como los imanes y nunca me he enfermado. En la amazonia los tipos meten el brazo a un balde con mercurio para revolverlo.

Cuando veo que en Europa se rompe una ampolleta de bajo consumo y desalojan el lugar, viene un equipo con máscaras y vestidos de ñoño, etc. pienso en lo ridículo de todo eso. Es la industria del miedo. Probablemente en altas dosis pueda hacer mal, como casi todas las cosas, pero basta con dispersarlo para que deje de ser peligroso.

21 de junio de 2014, 10:53

 
Blogger jrc said...

Efectivamente para tratar materia orgánica de forma natural un emisario bien diseñado es una buena opción.

Pero diluir en el mar metales pesados u otros elementos de difícil degradación, NUNCA será un método inocuo en los ecosistemas acuáticos.

En particular nos afecta la bioacumulación que es el proceso de acumulación de sustancias químicas en organismos vivos de forma que estos alcanzan concentraciones más elevadas que las concentraciones en el medio ambiente o en los alimentos, fenómeno que aumenta a medida que se avanza en el nivel trófico en la cadena alimenticia.

El ser humano en general consume organismos de alto nivel trófico, pues son ricos en energía, por lo que estamos expuestos a consumir estas sustancias, en concentraciones mucho más altas a las presentes en el medio.

Referencia
http://es.wikipedia.org/wiki/Bioacumulaci%C3%B3n

29 de junio de 2014, 02:30

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas