Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Habilidades versus conocimientos

viernes, 28 de octubre de 2016


Durante cientos de años, la preparación para la vida -que es la educación- ha estado basada en la acumulación de conocimientos. Hasta hace muy poco tiempo atrás la frase "conocimiento es poder" era uno de esos consensos que nadie discutía, un amigo mío cuenta que su padre, que fue de los primeros ingenieros eléctricos en el país, cuando iba a arreglar una máquina lo primero que hacía era cambiar todos los cables por otros de diferente color, con un sistema de colores que solo él entendía y con eso se aseguraba que nadie más iba a poder arreglar la máquina en el futuro, o por lo menos le iba a costar bastante.

Ese es un buen ejemplo de la manera antigua de hacer las cosas, cuando el conocimiento era algo único, exclusivo, secreto. Los antiguos gremios de albañiles, sastres, herreros, etc. castigaban con pena de muerte a los que revelaban los secretos de su oficio, de allí viene el carácter secreto de la masonería por ejemplo, la idea era que el conocimiento es valioso y en general no debe ser compartido.

En muy pocos años todo este modelo se derrumbó, hoy el conocimiento es un commodity que se puede adquirir casi gratis a través de Internet, sin embargo la educación sigue pegada en el modelo antiguo que supone que una "buena formación" consiste en que las personas se conviertan en una especie de enciclopedias ambulantes capaces de resolver complicados problemas de naturaleza más o menos mecánica.

Las matemáticas por ejemplo son cada día menos necesarias para el ejercicio profesional de la ingeniería. Antes era impensable que un ingeniero no tuviese una gran capacidad para hacer complicados cálculos, cuando yo entré a estudiar para técnico en 1974 todavía no existían las calculadoras y la habilidad para hacer cálculos mentales era indispensable. Hoy todo eso está obsoleto y para toda clase de trabajos del área de ingeniería ya no es necesario -desde hace muchos años- tener destrezas matemáticas de ninguna clase, por el contrario, los "calculistas" suelen tener una visión muy estrecha al concentrarse en resolver problemas complicados, que no les permite ver los problemas de manera integral, simplificada que es hoy algo muy necesario.

Y esto no lo digo yo, años atrás, en 2012 apareció en la revista Spectrum del IEEE, un provocador artículo que decía que el estudio de las matemáticas -como se hace actualmente- resulta cada día menos relevantes en la profesión de los ingenieros, hasta escribí una entrada sobre eso, es un artículo muy interesante y creo que todos los que se interesan en educación superior deberían leerlo.   Pero el currículum de matemáticas sigue casi tal cual como se enseñaba hace 50 años, pese a los enormes cambios en la tecnología y en la industria.

Ahora que todo el mundo aparece interesado en la calidad de la educación, curiosamente casi nadie discute lo único que es importante: que cosas se deben enseñar, la discusión está enturbiada por los intereses económicos de los profesores, los intereses políticos del gobierno y los intereses estúpidos de los estudiantes que ni se dan cuenta que lo que creen que les conviene es lo que al final les hará más daño.

Que vale la pena enseñar es algo a lo que le estoy dando vuelta todo el tiempo, porque parte de lo que hago tiene que ver con diseñar mallas y tablas de contenido. También es importante que vale la pena evaluar en los estudiantes.

Existe cierta mentalidad estúpida, anclada en el pasado, de mucha gente que cree en la "gimnasia mental", dicen más o menos que el cerebro es como un músculo y ejercitarlo en la solución de complicados problemas lo fortalece y hace a las personas más inteligentes. Son los mismos que se oponían al uso de las calculadoras en las pruebas, porque iban a "atrofiar el cerebro" a los alumnos. Esa es una forma de pensar arcaica, superficial y tonta porque esa clase de inteligencia es cada día menos relevante. ¿A quien le sirve la habilidad para multiplicar dos números de tres cifras mentalmente? Inclusive hacerlo con lápiz y papel es tan inútil como dominar el código Morse.

Yo fui educado con esa mentalidad, cuando la "inteligencia" consistía en la capacidad para resolver problemas complicados mediante una gran capacidad de concentración y memoria, todavía mucha gente admira esa clase de inteligencia, que hoy es prácticamente inútil.

Pensemos por ejemplo en la buena memoria, que era indispensable en los tiempos en que para saber algo teníamos que ir a una biblioteca, buscarlo en un libro y luego memorizarlo. Ahora que estoy preparando mis cosas para ir a Lima, hice un inventario de la memoria que llevo: 500 Gb en el notebook, 40 Gb en la tablet, 20 Gb en tres pendrives y dos tarjetas micro SD de 32 Gb cada una, total más de 600 Gigabytes de memoria, llenos de libros, música, presentaciones y toda clase de información que puedo recuperar en segundos ¿Para que voy a necesitar buena memoria?. También llevo capacidad de cálculo muchas veces mayor que la del computador que llevó al Apolo 11 a la luna ¿Para que necesito la habilidad de hacer cálculos mentales o resolver problemas complicados?.

Volviendo al tema original: qué enseñar y qué evaluar, yo diría que hay cosas que siempre han sido importantes, pero a medida que los conocimientos están perdiendo valor estas otras cosas se van poniendo cada vez más importantes:

Responsabilidad; puntualidad; habilidades sociales; capacidad de persuasión; visión simplificadora; golpe de vista; capacidad para pronosticar en situaciones de incertidumbre; tenacidad; disposición a correr riesgos; capacidad para sobreponerse al fracaso; integridad; actitud servicial; humildad; disposición a sacrificarse por lo que vale la pena; aceptación a pagar los costos, especialmente de los errores; profesionalismo; capacidad para dirigir; capacidad para trabajar en equipo; flexibilidad. Hay más pero esas se me ocurren a vuelo de pájaro.

En cuanto a capacidades que se van haciendo obsoletas tenemos:

Inteligencia, con sus componentes clásicos como capacidad de concentración, memoria, capacidad para resolver problemas complicados, etc. conocimientos; erudición; asertividad; principios y valores firmes; moral rígida; aceptación por autoridad; respeto a las jerarquías; escalamiento social e intelectual, etc. Todas estas cosas eran habilidades muy apreciadas hasta hace poco, pero los tiempos van cambiando, al menos así lo creo yo.


La cacareada "creatividad" que muchos hoy consideran el Santo Grial de las habilidades necesarias está -creo yo- enormemente sobrevaluada. En realidad se necesitan poquísimas personas creativas en este mundo y a medida que la tecnología avanza solo algunas formas restringidas de creatividad están adquiriendo valor. Creo que la creatividad jamás se debe enseñar ni estimular desde la educación, ese es un tremendo error porque tener éxito como creativo es igual de raro que ganar un pleno en la ruleta o el premio mayor en la lotería. El error de "enseñar" a ser creativos es que eso no se puede ni se debe enseñar, porque se trata de una anormalidad de la mente, la gente normal es siempre poco creativa y el mundo está hecho para que los creativos sean poquísimos: entrenar creativos equivale a establecer una fábrica de frustrados.

Creo que por ahí va la respuesta sobre qué enseñar y qué evaluar. Creo que es ridículo hacer "pruebas" para comprobar si los alumnos memorizaron o no los conocimientos ¿para qué sirve eso? podría haber servido 10 años atrás pero hoy la situación es muy distinta. Me parece que se debería evaluar en base a ensayos, presentaciones, investigación y cosas por el estilo, con las que se puede determinar si los alumnos tienen la responsabilidad, puntualidad, capacidades de persuasión y todo eso que hoy es necesario. Claro que la evaluación será necesariamente mucho menos objetiva, pero en la vida real así es como nos evalúan ¿por que en la educación debiera ser diferente?.

21 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

En "De los números y su historia" Isaac Asimov lista una cantidad de enseñanzas que podrían mandarse al diablo (y debe haberlo escrito en 1960, mas o menos)
- Los números romanos, un sistema arcaico de numeración que alguna gente cree que sigue siendo más prestigioso para datar epitafios o poner en los relojes.
- El mismísimo sistema de medidas inglesas, una aberración que sobrevive tras siglos de buen sistema métrico decimal. Mientra que en éste todo son potencia de diez con nombre similar (gramo, decagramo, hectagramo, kilogramo.. o milímetro, centímetro, metro...) el sistema inglés para distancias usa pulgadas, pies, yardas, millas - y para pasar de una a otra son números complicados y desiguales siempre - para medir volúmenes usa pintas, galones, bushells ( o pies cúbico o pulgadas cúbicas), para medir velocidades son nudos, o millas por hora, o pulgadas por segundo, o...
Para comprar una tubería o una tuerca, todavía se usan las media pulgadas, cuarto de pulgada, octavos y dieciseisavos de pulgada...
Ahora, con la mera ejercitación algebraica no estoy tan en desacuerdo. Para mí el tipo que aún cuenta y multiplica todavía "agarra" la aritmética y el que teclea y lee un resultado ha regresado a una operación mágica, sin esfuerzo, que no entiende mucho...

28 de octubre de 2016, 17:30

 
Blogger Alberto Garfias said...

Creo que algo de matamaticas (algebra, calculo, fisica, etc) debe enseñarse para tener un marco teorico adecuado y son la base para desempeñarse adecuadamente en ambientes de profesionales.

28 de octubre de 2016, 17:43

 
Blogger EDO said...

Las matematicas son muy importantes. Solo vean todo el campo del Big Data se requieren buenos matematicos. Lo mismo ingenieria es imposible explicar conceptos abstractos de circuitos electricos, redes inalambricas, maquinas electricas si no tienes una buena base matematica. Y en general las matematicas te estructuran la cabeza.

Lo que falta en las ues es aplicacion de todos los conocimientos que se enseñan en la vida real ademas de mayor eficiencia en lo que se enseña.

Respecto de las habilidades: Vender es la mas importante...toda tu vida lo haces incluso para casarte. Un medico/ingeniero/abogado tipo Garay tiene el futuro asegurado en Chile.

28 de octubre de 2016, 18:07

 
Blogger Pp Valdivia said...

Una pequeña anécdota Mr. Tomas:
A mi nunca me gusto mucho la matemática pero tuve q llevar varios cursos en la Universidad, al final de tanto darle y darle, diría q hasta me acabo gustando... tiempo después, le enseñaba a un amigo del barrio (Derivadas o Integrales no recuerdo bien), al principio él no sabia mucho pero con el tiempo fue mejorando, varias veces me pregunto para que sirve la matemática y yo no supe bien como explicarle para que servia... y un día le deje un ejercicio que se resolvía en unos 5 o 6 pasos... y el después de mirar el ejercicio por un minuto mas o menos y sin escribir ningún paso, me sorprendió diciéndome directamente la respuesta...
Yo le dije: "mira lo que acabas de hacer, lo hiciste todo en tu mente"
él sonreía alegre por su pequeño logro...
y luego remate diciéndole: "Ya ves, para esto sirve la matemática"

Saludos

28 de octubre de 2016, 18:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, el sistema -más bien los sistemas- anglosajones de medidas pueden ser extremadamente confusos, pero nadie puede negar que son divertidos: hay galones imperiales y galones americanos, la conversión de galones a pintas y viceversas no es nada trivial y los patrones seguramente se fijaron en base a las medidas de algún monarca: el pie, la braza y la pulgada sin duda correspondieron a la longitud de un real pié, un real brazo y un real pulgar ¡como no va a ser divertido! lo único que les faltó fue que cuando cambiara el rey se modificaran todos los patrones. Los franchutes en cambio con su aburrido y racional sistema métrico decimal, bah, si hasta un niño lo entiende ¿como puede tener gracia?.

Alberto, Ulschmidt, se dice mucho que la gente debe aprender matemáticas "para entender" lo que está haciendo, yo no se si esto tendrá alguna ventaja real en el ejercicio profesional de las personas. Para usar un auto no necesitamos entender como funciona el motor, mucho menos para usar un computador. De hecho probablemente no existe un solo ser humano vivo que entienda completamente como funcionan los computadores que usan a cada rato.

Otra cosa muy diferente es para los científicos que para hacer investigación y desarrollo teórico -por ejemplo en física- deben usar modelos escritos completamente en lenguaje matemático, pero creo que en ninguna rama de la ingeniería es necesario ese conocimiento. Un ingeniero que domine muy bien el Álgebra, Trigonometría, Geometría Analítica, Calculo en todo sus niveles, Cálculo Vectoial, etc. no es necesariamente un buen ingeniero, puede ser muy malo profesionalmente a pesar de tener dominio de todo eso.

Yo creo que las matemáticas a los ingenieros se les deberían enseñar más que nada como cultura general, enfocadas en las explicaciones fundamentales solamente, mucho más que en los detalles que es algo que no necesitan.

28 de octubre de 2016, 18:16

 
Blogger Oscar Cabello said...

Hola Tomás, por mi parte sospecho que los computadores están empezando a embrutecer a los seres humanos. No dudo que los computadores son una gran herramienta -de hecho, son indispensables hoy-, pero pienso que las personas, para no embrutecerse, necesitarían saber o entender un poco qué es lo que está haciendo un computador por ellas, de modo de no convertirse en esclavos no pensantes. ¡Y con lo que discrepo es que dominar el código Morse sería inútil! Para mi sigue siendo útil (aunque ya casi no se use), porque técnicamente es el modo más simple de radiocomunicación digital, que además, en una situación de gran emergencia -donde fallen los computadores- podría llegar a ser necesario. ¡Así lo imaginaron los autores de la película "El Día de la Independencia"! Con todo, fui de las personas que en su época apoyó la idea de que el Morse fuese voluntario, y no obligatorio, para obtener licencia de radioaficionado. 73 y DX.

28 de octubre de 2016, 18:52

 
Blogger Ulschmidt said...

.. no sólo teoría, ubicación práctica. Precios, tamaños, medidas. El carpintero que se para frente a un trabajo y sabe que va a presupuestar mas o menos tantos metros de madera. El ganadero que ve una vaquilla y sabe si pesa 350 o 380 kilos. El tipo que hace una mezcla de lo que sea y "sabe" que para corregir tantos litros de este va a tener que echarle mas o menos tanto de lo otro. El tipo que viaja y calcula cuándo va a llegar o hasta donde le alcanza el tanque de nafta sin auxilio de calculadoras.
La gente que mantiene cierta agilidad mental para las cuentas básicas y memoriza cierto rango de números de cosas prácticas y cotidianas es como que "entiende" mejor lo que está pasando.
Acá en la oficina tengo unas "data-entry" de última generación. Pasan facturas todo el día. Las leen y las teclean, no le prestan atención a nada. Si le pones el precio de una tuerca a una retroexcavadora, y le pones el precio de la retroexcavadora a una tuerca, las cargan con la misma hueca mirada en sus ojos. Cuando yo hacía ese trabajo, por mécanico que fuera, me distraía informándome cómo estaban los precios en el mercado local. También me daba cuenta qué maniobras estaban haciendo los clientes según sus compras y ventas. Y de paso me saltaban más fácil los errores de carga, cometía pocos y me sonaba la alarma cuando los cometía.
La gente que no recuerda ningún número es como que está en la nebulosa.

28 de octubre de 2016, 19:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

PpValdivia, claro, esas son habilidades parecidas a las de las personas que pueden multiplicar grandes números sin escribirlos, son muy impresionantes pero de muy poco valor práctico. LAs matemáticas tienen un doble papel: por un lado como herramientas para solucionar problemas de cálculo y por la otra como un lenguaje para crear modelos y hacer simulaciones, los ingenieros en el 99% de su desempeño profesional las usan (cuando llegan a usarlas) la usan como herramienta de cálculo y para eso en la mayoría de los casos se pueden ocupar sin tener idea de como funcionan, tal como usamos muchas otras herramientas de software.

Muchas veces la gente que domina bastante bien la parte mecánica de las matemáticas, tiene una ignorancia enorme sobre sus fundamentos, eso por la manera en que se enseña, basados en demostraciones y solución de "problemas" ficticios que solo sirven para entrenarse en la mecánica del álgebra. ¿Cuantos alumnos que aprueban con excelente nota los cursos de cálculo saben en realidad cual es el significado y los equivalentes físicos de las derivadas e integrales? Casi nadie, por la forma en que se enseña.

Yo lo veo muy seguido entre ingenieros comerciales e incluso profesores de matemática que se manejan muy bien en la manipulación de ecuaciones en estadística, sin tener idea de lo que están habiendo, cometiendo grandes errores y sacando conclusiones equivocadas. En economía es donde se usan las matemáticas con mayor ignorancia, a pesar que hagan iruetas y malabares con las ecuaciones, problemas y demostraciones en realidad no saben donde están parados, por la falta de sustento teórico con que se enseña.

28 de octubre de 2016, 19:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Oscar, sabía que me ibas a reclamar por lo que puse del código Morse jaja. Con el código Morse pasa lo mismo que con muchas otras tecnologías que van perdiendo popularidad: una tecnología es útil en proporción directa a la cantidad de personas que la manejen, imagínate que estás en peligro de muerte y mandas un CQ de socorro en código Morse, diciendo adonde deben ir a rescatarte ¿cual es la probabilidad que te encuentres con alguien que te entienda? Si hay muchos millones que entienden el código Morse se trata de una tecnología muy útil y viceversa. Lo que no obsta que sea entretenidísimo y muchos old school como tú o don Eliseo lo defiendan a brazo partido.

Yo pienso que no hay tal "embrutecimiento", en términos de lenguajes de computación es muy claro por que se llama "de alto nivel" mientras más simple y entendible, confiando en muchas capas de traducción sobre las que no tenemos ni idea. Si tuviésemos que entender -por ejemplo- como funciona Internet para usarlo nos volveríamos locos y no lo usaría nadie, porque son contados con los dedos de una mano los que entienden medianamente el sistema y sin duda no hay ni un solo ser humano vivo que pueda entender una comunicación por Internet en las 7 capas con todos sus detalles, es imposible.

Ese "embrutecimiento" es la base del diseño por capas independientes que nos permite pensar y resolver problemas de una complicación tan grande que si no fuesemos brutos y conociéramos los detalles del funcionamiento no llegaríamos jamás a hacerlo. El diseño por capas es uno de los avances más gigantescos de la tecnología, está en la base de casi todas las tecnologías modernas.

28 de octubre de 2016, 19:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, ese tipo de habilidad es precisamente la que está desapareciendo gracias a la tecnología. Todavía tiene un poquito de utilidad, cada vez menos. Piensa que es mucho más eficiente incluír en el software la validación de datos -que por compleja que sea es siempre un proceso mecánico y suceptible de computarizar- antes que confiar en que el que ingresa estará atento a fijarse si una tuerca vale más que la retroexcavadora. La tendencia tecnológica es precisamente esa: que todo lo mecánico lo hagan las máquinas porque son por definición mejores que cualquier persona. Ese es el verdadero futuro de la automatización y no la inteligencia artificial: la automatización creciente de los procesos mecánicos y que las personas no se tengan que preocupar nunca más de esos detalles.

28 de octubre de 2016, 19:30

 
Blogger Oscar Cabello said...

Tomás, pese a que soy devoto de las tecnologías de información y comunicaciones, y a que trabajo en ellas, le encuentro razón a Ulschmidt, ya que me preocupa un futuro donde todo lo hacen, "piensan" y deciden los computadores, y el ser humano se limita a "descansar".
Hay un libro relativamente reciente que se llama "Demencia digital", de Manfred Spitzer. No lo he leído aún, pero su reseña dice: "Nada funciona hoy en día sin ordenadores, teléfonos inteligentes ni internet. Sin embargo, todo ello entraña unos peligros inmensos, porque su utilización intensa debilita nuestro cerebro. Los niños y los adolescentes pasan más del doble de tiempo con medios digitales que en la escuela. Las consecuencias son trastornos del lenguaje y del aprendizaje, déficits de atención, estrés, depresiones y una disposición creciente a la violencia. A la vista de este preocupante estado de cosas, el doctor Spitzer recuerda sus obligaciones a padres, a profesores y a políticos. Reclama una información objetiva sobre los riesgos y exige a los padres que pongan límites al pasatiempo digital de sus hijos para que no se vean arrastrados a la demencia digital y por el bien de su propio futuro".
Insisto, no lo he leído aún pero intuyo que esa advertencia es razonable y que deberíamos prestarle atención.
Y respecto del Morse, ¡me alegro que hayas pensado en mi probable pataleo! Jajajaja

28 de octubre de 2016, 22:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A mi modo de ver Oscar, la verdadera idiotización consiste en dedicarse a hacer tareas mecánicas o rutinarias que pueden hacer mucho mejor las máquinas, no hay nada más estúpido que eso. El único sentido que tiene la tecnología es librarnos de esos límites naturales extendiendo nuestras capacidades podemos movernos más rápido, levantar más peso y sobre todo pensar mucho mejor.

El concepto popular de "inteligencia" es equivocado, anacrónico y limitante, esto tiene una consecuencia enorme en la educación, mi entrada de hoy era referida a la educación: que enseñar y que evaluar y con estas ideas de "entrenar el cerebro" lo que están haciendo en realidad es idiotizar y mecanizar el pensamiento, eso no solo es inútil e ineficiente sino que además da una falsa sensación de "inteligencia". Los estudios médicos están repletos de payasadas, casi no existe tontera que no esté "médicamente demostrada".

Estoy convencido que la forma en que se está enseñando, los contenidos y las evaluaciones, basados en esas ideas completamente inútiles por la transformaciones que han pasado últimamente son lo que hace de las escuelas y universidades las fábricas de inútiles en que se están convirtiendo. Y casi nadie se da cuenta.

28 de octubre de 2016, 23:04

 
Blogger Claudio Lagos said...

Quizás mi comentario es en un nivel un poco "inferior" respecto a la discusión que se ha dado más arriba, pero lo daré igual: en el colegio de mi hijo (6 años, 1º bàsico) se aplica el "método singapur". ¿qué método es este? --> (https://en.wikipedia.org/wiki/Singapore_math )en palabras simples, éste modelo de aprendizaje de matemáticas es muuuuy distinto al clásico y consiste en "camuflar" la enseñanza de operaciones complejas en forma muy didactica, gráfica y simple para los niños. Por ejemplo mi hijo en primero básico ya puede realizar suma, resta, multiplicaciòn y divisiòn e incluso, me atreverìa a decir "proto" ecuaciones de primer grado. La idea del método no es aprender que "3 x 3= 9" como lo hacían con nosotros, si no, comprender que la multiplicación es una suma abreviada y por lo tanto, hay varias formas de resolver ese problema y ese es el fondo: fomentar un pensamiento divergente, que para mì, demuestra la verdadera inteligencia ya que te permite resolver problemas en distintos ámbitos sin necesariamente tener kilos y kilos de datos memorizados anterioremente.

29 de octubre de 2016, 10:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Claudio, hay muchas maneras de endulzar un poco la amarga experiencia del aprendizaje, especialmente cuando se trata de adquirir conocimientos que tal vez no se van a necesitar nunca yo creo que son buenas, cualquier cosa que evite la aridez del aprendizaje de las matemáticas de la manera tradicional ayuda a sobrellevar la tortura que muchas veces significa. Creo que si hay algo que hoy se enseña de manera monstruosa son las matemáticas. Además que existe una presión del sistema por desarrollar habilidades inútiles que luego serán evaluadas en la pruebas, en los SImce, en la PSU y finalmente en as universidades, todo para nada. Y parece que a nadie le importa la inutilidad y el desperdicio de todo ese esfuerzo.

29 de octubre de 2016, 11:01

 
Blogger Jose Cornejo said...

El tema de habilidades vs conocimientos es bastante complejo, a mi modo de ver, y varia segun las personas.

Esta claro que las escuelas y universidades están transformandose en fábricas de inutiles, gracias a los "programas educativos" y la mediocridad de quienes las impulsan y también porque la gente lo permite.

La tecnología no idiotiza ni embrutece, a menos que permitas que esta haga el trabajo por tí. hay trabajos que requieren de mucha precisión y no hay persona que, por mucho conocimiento que haya adquirido, tenga la habilidad de hacerlo.

Einstein dijo:
"Todos somos inteligentes, pero si evaluamos a un pez por su habilidad para subir un arbol, el pez siempre será un estupido"

29 de octubre de 2016, 11:36

 
Blogger Claudio Lagos said...

De hecho, se da la paradoja que el colegio no tiene muy buenos puntajes SIMCE en matematicas ya que no es el modelo tradicional, pero a la vista de los resultados que le contaba (dividir en primero básico) prefiero este modelo.

29 de octubre de 2016, 11:50

 
Blogger Claudio Lagos said...

* sumado a que tienen introducciòn a la filosofia me parece una combinación más ganadora que aprenderse las tablas de memoria.

29 de octubre de 2016, 11:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, claro, la estandarizacion de la enseñanza y las pruebas son muy convenientes.... para comodidad de los profesores, a los alumnos no les deja nada.

Claudio, sin duda que es una educación mejor que la estandarizada que se entrega hoy en casi todos los colegios, a largo plazo debiera ser mucho más útil

29 de octubre de 2016, 11:55

 
Blogger Frx said...

Bastante buena entrada, me recuerda un video que vi donde criticaban duramente el sistema de educación actual, el cual está además basado en el igualitarismo y estandarización, obviando que la gente es bien diferente.

La gente habla más de cómo financiar la educación como si eso fuese a cambiar mágicamente la calidad de la misma, pero nunca a nadie le he oído cuestionar por ejemplo qué asignaturas deberían ser de enseñanza general o exclusivamente electivas ni mucho menos qué debería enseñarse en las mismas. Para colmo, muchas cosas a veces se enseñan como dogmas de fe y no como hechos demostrables, de modo que la materia debe entrar por osmosis.

29 de octubre de 2016, 13:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esto pasa porque la discusión está dominada por los intereses de los profesores, para ellos, el "problema de la educación" es que necesitan ganar más trabajando menos y todas las "soluciones" que proponen parten de ese supuesto básico. Por eso nadie discute lo importante que es qué enseñar y qué evaluar, en realidad les importa un pepino que el producto educativo que entreguen sea una porquería inútil, lo que a ellos les interesa es su bienestar laboral, nada más. Para que hablar de las universidades estatales donde hay sueldos y beneficios millonarios en juego...

Es un nudo gordiano que solo se puede desarmar con el tajo de una espada, al menos así lo pienso yo, por consenso jamás se va a solucionar, es imposible porque el consenso lo manejan los interesados en que el sistema siga igual de inútil para siempre.

29 de octubre de 2016, 14:03

 
Blogger Frx said...

Exactamente y lo peor es que tanto las universidades como algunos colegios están siendo más centros de adoctrinamiento que establecimientos educacionales.

29 de octubre de 2016, 15:21

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas