Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"

Un nuevo despotismo

domingo, 25 de marzo de 2018

Putin y Xi, un nuevo modelo de capitalismo
Con más de un 70% de los votos en una elección que parece razonablemente limpia Vladimir Putin sigue consolidado como el líder político de la Federación Rusa. Su popularidad probablemente se explica por el discurso nacionalista, que busca volver a colocar a Rusia como una nación respetada en el mundo. Eso debe ser muy atractivo para los votantes rusos, luego del humillante desplome de la URSS y el gobierno del borrachín Yeltsin. Era esperable la necesidad de un presidente fuerte y capaz, para no volver a ser el país inmenso y semi bárbaro como ha sido Rusia en casi toda su historia.

Putin, personaje de luces y sombras que manda a podrirse a la cárcel a sus rivales políticos y económicos y que manda a envenenar a ex espías en otros países, hay que tener cuidado cuando un amigo ruso nos invita una taza de té. Se le atribuye una fortuna personal y un nivel de corrupción enorme, claro que eso es cosa difícil de saberlo desde lejos, cuando hay tantos intereses y propaganda entremedio.

En cualquier caso no parece ser ningún "caido el palto" como decía Fujimori, Rusia ha estado bajo una fuerte represión política interna bajo su mandato, me imagino que la gente acepta eso como un precio por no tener la politiquería y el anarquismo que reinan en tantos otros países. Recuerdo que en los años de Pinochet en Chile muchos aceptábamos la represión, frecuentemente abusiva, como un precio para mantener al país tranquilo, tal vez en Rusia pase algo parecido.

La economía rusa no anda bien, pero tampoco se está derrumbando, hay pobreza pero también oportunidades mientras el poder militar crece  la par que el orgullo nacional. Y aunque unos pocos nostálgicos todavía sueñan con la URSS, viendo la popularidad de Putin parece que encontró el punto justo de nacionalismo, represión y libre empresa, tal que muy pocos quisieran volver a los años soviéticos.

En China pasa algo parecido,el 11 de marzo pasado acaba de ser reformada la constitución de China para permitir la reelección permanente del presidente Xi Jinping quien también gobierna con mano de hierro a su país basado en una fuerte represión interna. Lo curioso es que Xi tampoco parece ser muy inpopular en China, aunque eso es algo imposible de saber con exactitud, no se nota un gran malestar en su contra.

Putin está en el poder desde el año 2000 aunque se ha ido turnando con su hombre de paja Mevdéved, a quien mantiene como primer ministro mientras el ocupa el poderoso cargo de presidente. En realidad desde el año 2000 hasta hoy, sin interrupciones, el poder ha estado en manos de Putin.

Parece que -al menos en algunos países importantes- la opinión pública le está tomando miedo a la democracia, o por lo menos parece hastiada de la manera en que ha evolucionado en la práctica el ideal democrático, que se instaló como el estándar de civilización desde la revolución de las Colonias Americanas en 1776.

Lo curioso es que estos nuevos déspotas defienden el capitalismo y combaten los nuevos valores instalados por el progresismo que -con el pretexto de la modernidad- intentan instalar en las democracias tradicionales. Otra cosa que también caracteriza a este nuevo modelo es la afirmación del estado-nación soberano, opuesto al internacionalismo impuesto a los países chicos por las Naciones Unidas y sus apéndices. 

Existe tal vez una percepción creciente que los mecanismos democráticos tradicionales se están convirtiendo en la temida "dictadura de las mayorías" o, peor aún, en un sistema oligárquico apenas encubierto, no solo en los regímenes llamados "populistas" sino incluso en las democracias que normalmente se citan como ejemplares.

Mi impresión es que mucha gente hoy prefiere a un dictador benevolente, aunque cometa las barbaridades más grandes para mantenerse en el poder, con tal de evitar el desorden, el oportunismo y sobre todo los vacíos de poder que están creando las democracias tradicionales, con gobernantes sin verdadero mandato popular, que llegan al poder por medio de formulismos y arreglos precarios y que, al final, abren la puerta para el "que se vayan todos" y la llegada de un dictador malo, como han sido los Kim en Corea, los Castro en Cuba o Chavez en Venezuela.

Creo que es un tema que da para mucho más largo, por ahora lo dejaré hasta allí. Sin duda que Putin no es Catalina la Grande, Xi tampoco es Federico II de Prusia, pero en cierto modo se acercan a la idea del dictador benevolente, que es visto por muchos como algo más deseable que los Bush, Clinton, Obama o Trump, por dar solo algunos ejemplos.

La historia es cíclica, en una de esas vamos a ver de vuelta al despotismo ilustrado pero esta vez de la mano del capitalismo y muchos de los valores liberales tradicionales.

12 Comments:

Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Una portada del 'Economist' antes de las elecciones lo retrato como zar de Rusia.

Muchos académicos no entienden que Rusia no se considera parte de Europa más tampoco del despotismo oriental. De hecho, el autor de 'Crimen y Castigo' criticaba a Europa en su libro 'Diario de un escritor' como después lo haría Solzhenitsyn fustigando a Occidente.

Lo mismo que en caso Chino. Según el autor de 'Choque de Civilizaciones', los chinos consideran que la democracia liberal no es para su país. La palabra 'China' significa centro del mundo. Por tanto, los occidentales serían bárbaros. El Partido Comunista reemplazo al emperador y ahora el nuevo líder chino se convierte en el emperador. Cambia la forma, más el fondo se mantiene.

25 de marzo de 2018, 15:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pero yo creo que hay un cambio muy importante entre las autocracias que fueron el imperio Soviético o las dinastías chinas y el gobierno de Putin o Xi, hay una especie de simbiosis con valores liberales que no se había visto antes, Putin no es un zar ni Xi es un emperador, esas son caricaturas, por eso me interesó escribir sobre las nuevas formas que están tomando algunas autocracias

25 de marzo de 2018, 15:43

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Cuando use las palabras 'zar' o 'emperador' no estaba haciendo una caricatura. Cambia la forma, más el fondo se mantiene. De ahí la portada del 'Economist'.

Ahora bien, si ves una película china, ningún director chino hace una película de política. De eso no se habla.La única película cercana a ese ámbito ha sido una película que muestra cuando China paso de convertirse de un imperio a una República. Se llama '1911'.

Creo que estás confundiendo occidentalización con Occidente en el caso de ambos países. La occidentalización es asumir el capitalismo o los valores liberales, sin asimilar la democracia liberal Occidental.

En video de Youtube Putin se ríe de la última elección presidencial, pues en cuanto votos ganó Hillary, sin embargo, salio elegido Trump por el colegio electoral. Pues bien, Putin no entiende el sistema de 'check and control' del sistema norteamericano. Pues para los Padres Fundadores la tiranía de la mayoría es una tiranía como cualquiera otra.

25 de marzo de 2018, 17:09

 
Blogger Juan Luis Mansilla said...

Me hizo eco el tema de las oligarquías encubiertas, ayer no más estaba pensando en la llegada al poder de tipos como Berlusconi, Trump, Piñera, Macri o Macron. Algo nos dice acerca de la democracia occidental tal como la conocemos. También estaba leyendo acerca del miedo de algunos billonarios a una revuela popular generalizada, debido a un tema que has tratado aquí en tu blog: la desigualdad y la pobreza.

25 de marzo de 2018, 17:12

 
Anonymous Anónimo said...

Ayer pensaba a qué país iba a arrancar si esta tontera de género y las leyes de los pedófilos se desbandan acá en Chile también. Los normales vamos a tener que llorar para que nos reciban en algún sitio entre Polonia y Rusia.

25 de marzo de 2018, 17:36

 
Anonymous Wilson said...

¿Y como andaremos por casa y en el barrio?
EL Chavismo y sus parecidos son autocracias reproducidas a punta de repartir plata, trucos electorales, comprarse los respectivos milicos y falsificar las elecciones. Cierto que eligieron el lado malo, son socialistas y eso les esta pasando la cuenta en tanto se les acabo la plata.
En chilito tuvimos elecciones, fallo el intento revolucionarios y los chicos malos perdieron por el desastre de la Dama, pero no estan muy contentos y estan armando la guerra contra el gobierno. Al mismo tiempo el populo piensa que la democracia es la forma preferible de gobierno, al menos 75% en datos 2014, pero no voto casi el 60% en la ultima eleccion, y un notorio 15% piensa en un gobierno fuerte. ¿Puede derrumbarse la confianza en que Piñera arreglara las cosas en economia, seguridad, salud, prevision, educacion? En mi opinion, de mas, en muchas de esas areas hay problemas insolubles, ni siquiera si tuviese mayoria en ambas camaras.
¿Puede un lider carismatico encantar a la gente? Si la guerra contra Piñera da frutos, es muy posible. La cuestion es si sera un chico malo o un chico bueno.
Tatan tiene la oportunidad unica de apalear los restos de la N.M., por sus desastre, pero eso le significaria perder poder de negociacion, y conociendo lo que se sabe del personaje parece contrario a sus pulsiones. Eso puede hacer que el carismatico salte de cualquier lado.

25 de marzo de 2018, 17:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Javier, es muy diferente tratar de eternizarse en el poder y reprimir a los opositores que ser un "zar", esto último implica muchas otras atribuciones como el poder discrecional sobre la libertad y hasta la vida de cualquiera de los súdbitos, no estar sujeto a ninguna ley más que su voluntad y muchas otras atribuciones, en definitiva un zar es "soberano" y ni Putin ni Xi lo son. Lo novedoso de estos nuevos autoritarismos, reitero, es que toma algunas ideas esenciales del liberalismo. De hecho hace años hubo una discusión acá mismo sobre si podía existir el liberalismo sin democracia, yo creo que sin duda que puede, las ideas liberales son muy anteriores a la democracia al estilo norteamericano.

Juan Luis, los políticos usan un eufemismo para eso, le llaman "crisis de representatividad", pero la verdad es que la política en democracia tradicional ha evolucionado de manera tal que hace mucho tiempo que la opinión de los votantes no importa ni influye en nada, son oligarquías disfrazadas, nada más.

Antonio,son modas nada más, todo es cíclico y estos absurdos tendrán ciclo corto porque son anti natura, no van a durar aquí ni en ninguna parte.

Wilson, dudo que Piñera vaya a hacer algo más allá delimpiar un poco la corrupción de las instituciones y mejorar un poco la economía, ese es su límite natural, que está muy bien pero no da para más de uno o dos períodos como mucho. Tiene una gran oportunidad tal como ya la tuvo y no la aprovechó, hay que aceptar a la gente con sus limitaciones.

La falta de liderazgos es un problema en Chile y en todo el mundo, cruza a la izquierda y derecha tradicional,en ese sentido creo que los que somos de derecha tenemos una enorme suerte ahora y estamos en posición muy expectante

25 de marzo de 2018, 19:41

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Ahora te entiendo.

25 de marzo de 2018, 20:36

 
Anonymous Anónimo said...

Hola Tomas:
Yo vote unicamente una vez por Evo (justo la primera elección que gano como presidente el año 2006) y para serte franco no me simpatizaba mucho, pero en aquel entonces pensaba que era el único candidato que ofrecía estabilidad y traería cierto orden en el país, ya que debido en esos años había mucha inestabilidad (craso error mire el corto plazo y no el largo plazo).
En fin, Como crees que Putin y Xi Jinping dejen el poder después de tantos años?, en mi opinion la próxima gran guerra que ocurra la provocara China y/o Rusia
Atte.: Pedro

25 de marzo de 2018, 22:16

 
Anonymous Anónimo said...

No quiero ser ingenuo y decir que las oligarquías no existen... pero es un punto que cambió. Hace siglo y medio, durante las "repúblicas oligárquicas" que gobernaban Sudamérica, los presidentes realmente eran emergentes de una clase social, respondían a ella, tomaban decisiones consultando su red en ella.
Los de ahora son tipos con mucha plata y ambición política, pero que están haciendo su carrera personal. Si tienen similares puntos de vista que el grueso de los CEO es porque han dirigido empresas y piensan parecido, pero no es por lealtad de clase. En otras cosas pueden ir perfectamente en contra de esa clase social.
Macri, por ejemplo, no contó con el beneplácito de muchos empresarios, más acostumbrados a transar con el peronismo (con su proteccionismo, con su "control de precios" que en realidad es una cartelización de los oferentes, etc..) a tener que competir de verdad que es lo que Macri de fondo propone.
Además ningún político con sentido común puede pensar que un partido para complacer al 10 % - o al 1% - puede tener chances serias y duraderas. O tienes un programa para intentar favorecer a la mayoría o te sacan de circulación.
A la izquierda le gusta describir a los políticos de derecha como defensores de los ricos, pero eso en las democracias es imposible. La base electoral debe ser mucho más que eso y en ese sentido los gobiernos oligarcas son cosa del pasado. Uls

25 de marzo de 2018, 22:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pedro, es un asunto complicado porque el poder tiende a corromper a las personas, Evo 2006 era bastante distinto a Evo 2018, muy pocos se libran del síndrome de Hubris, el poder los enceguece y chao. La estabilidad también es un punto a considerar, piensa que sería mejor en rusia por ejemplo: que Putin deje el poder y que aparezca la anarquía, los demagogos y oportunistas que se turnen en gobiernos aduladores de la chusma y que duran menos de un año? En China la situación es bastante parecida, así es que el precio de sacar el autoritarismo puede ser muy alto.

El problema fundamentar del autoritarismo es que hay autoritarios buenos como Federico II y autoritarios malos como Calígula, más que problema de instituciones, como creían ingenuamente los liberales, el problema sigue siendo de personas. En teoría las buenas instituciones podrían amortiguar a las malas personas, en la vida real eso no ocurre.

Ulschmidt, lo que pasa es que las oligarquías, como ha ido evolucionando la democracia, hace mucho tiempo que no son económicas sino polítisas, una cosa es que los políticos se enriquecen pero eso es accesorio, lo fundamental es el poder político y el dictador del país más miserable es muchísimo más poderoso que Bill Gates o que el tipo más millonario del mundo. Los políticos ocultan muy bien esto y despotrican contra los ricos, pero no existe riqueza mayor en elmundo que tener a cargo el aparato represivo del estado.

Es interesante mirar la evolución de Estados Unidos, cuna de la democracia liberal en el mundo, las dinastías políticas son enormes, partiendo por los Kennedy, Clinton, Bush, etc. no hay político poderoso que no tenga su pequeño imperio capaz de tomarse el país en un momento dado, esa es una evolución más o menos reciente producto del perfeccionamiento de las técnicas de comunicación, manejo de elecciones, uso del poder para comprar adeptos, etc. Que digo, es antiquisima en el fondo, Julio César hacía lo mismo y también sus tatarabuelos, lo que pasa es que hoy se da en una escala que es mayor en varios órdenes de magnitud

25 de marzo de 2018, 22:34

 
Blogger Frx said...

Entiendo que en Rusia es muy importante la figura del hombre fuerte y en eso Putin ha sido todo un Chuck Norris. Sin duda todo un personaje como ningún otro en la historia.

26 de marzo de 2018, 12:24

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas