Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Lo que no le pregunté al doctor Harberger

lunes, 16 de abril de 2012

Que tal la foto. Al final de la conferencia , mi amigo el mouse me dijo "anda y te saco unas fotos" el doctor Harberger aceptó de muy buena gana y me sacó como 4 fotografías, menos mal que cuando me iba se me ocurrió revisar: no había salido ninguna. "Volvamos" me dijo mi amigo y cuando no quedaba nadie le pedí si podía sacarme otra más me dijo "sure boy come on!" o algo así, y así me saqué esta, ¡la tengo!.

Muy entretenida la charla y no sacrificó el nivel para agradar a la audiencia -la sala estaba repleta- se trató de una revisión histórica de la economía del bienestar, desde cuando Ricardo mostró que el libre comercio mejoraba el bienestar de las naciones.

Luego saltó a los años 20 cuando por primera vez se juntaron tres organismos del estado (creo que servicio de aguas, ejército y otro que no recuerdo) e imprimieron un panfleto con pautas comunes para comparar los costos y beneficios entre proyectos alternativos.

La evaluación social de proyectos quedó estancada en eso hasta los años 60 cuando empezó su aplicación explosiva para distribuir recursos del estado. Entonces aparecieron los criterios para colocar precios sociales. Entre las distorsiones de la economía en equilibrio Harberger mencionó los impuestos y los subsidios.

Habló por ejemplo de los efectos de los impuestos y los subsidios para redistribuir el ingreso, diciendo que se había concluído que en ambos casos el efecto redistribuidor sobre el coeficiente de Gini es prácticamente cero. En otras palabras el estado no tiene herramientas económicas para hacer una redistribución efectiva del ingreso.

Bajo cualquier sistema de impuestos tanto el doctor muy bien pagado (o el parlamentario) como el obrero reciben más o menos lo mismo en el largo plazo, antes y después de impuestos. Se puede variar el nivel pero no la brecha, en otras palabras la igualdad o desigualdad se produce por causas distintas a las políticas fiscales.

Luego comentó las diferentes políticas para asignar precios sociales y gravar con impuestos. Por ejemplo el principio que "una luca vale mucho más para un pobre que para un rico" y por lo tanto los impuestos debían ser progresivos, así como se asignaban "ponderaciones" que daban más peso a los pobres y menos a los ricos.

El problema de este esquema con ponderadores es que lo que se ganaba en equidad se perdía en eficiencia, en mucho mayor proporción. Un sistema con ponderadores resulta extremadamente ineficiente y esto afecta a las inversiones, entonces termina perjudicando a los pobres en lugar de ayudarlos por el menor empleo que genera esta gran pérdida de eficiencia.

Finalmente llegó al criterio actual que es el de "cubrir las necesidades básicas de los más pobres", es decir asegurar niveles mínimos de salud, educación, vivienda y alimentación para el primer quintil, no por medio de subsidios sino por gasto directo, focalizado en entrega de bienes y servicios más que en dinero.

Decía Harberger que en un mundo ideal bajo este esquema, todo el gasto del gobierno se debería concentrar en el primer quintil, mientras todos los demás quintiles se las deben arreglar por si mismos. Esto no significa disminuir el gasto porque es independiente de la cifra total, sino focalizarlo solo en las necesidades básicas del primer quintil. Esto obviamente es políticamente imposible: una vez que le das a un quintil todos los demás quieren, un ejemplo clásico es lo de "educación gratis y de calidad para todos".

Después se abrió para preguntas advirtiendo que tal vez algunas preguntas las tendría que responder con "no se" y otras con "sería demasiado largo de explicar aquí", y le hicieron tres o cuatro preguntas más o menos obvias.

Yo también tenía mi pregunta en la punta de la lengua, pero como soy tímido y tengo pánico escenico no dije ni una sola palabra. Mi pregunta era más o menos así:

Doctor Harberger: cuando un país se enriquece en un tiempo relativamente corto, como ocurrió con Chile, el piso de las necesidades básicas se eleva en una pendiente muy pronunciada. En los años sesenta el gasto social se dedicaba a impedir que los niños murieran de hambre, sufrieran malnutrición severa o alfabetizar a los adultos.

Hoy prácticamente nadie se muere de hambre en Chile, la malnutrición casi ha desaparecido, etc. Y el gasto social del gobierno se dedica a regalar departamentos de US$ 40.000 a los "pobres" o dar pensiones a los que nunca en su vida ahorraron un peso. En unas décadas más las necesidades básicas seguramente incluirán un jacuzzi o una piscina en cada casa ¿En que punto debe parar el gasto y dejar que cada cual se arregle por su cuenta?

Pero mejor que no le haya preguntado porque sospecho que el doctor e habría contestado "no se". En fin, un ídolo, un crack, aunque crea en la teoría del equilibrio general, pero en fin, nadie es perfecto en este mundo. Ni el doctor Harberger.

Etiquetas: ,

10 Comments:

Blogger Pablo Torres said...

Buen punto, donde para el gasto social?? A medida que pasa el tiempo lo unico que hace es aumentar, a pesar de que cada vez la gente necesita menos ayuda. Idealmente no deberian haber ayudas, el gasto publico solo tendria que ser en mantener policia, ejercito y tribunales. Ademas de otros detalles como las obras publicas. Aunque claro, estamos muy lejos de ese mundo ideal.

16 de abril de 2012, 22:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Pablo, si lo pensamos bien "las necesidades son infinitas" y eso es más o menos lo que pasó con los estados de bienestar europeos. Un jubilado alemán puede recibir 3.000 euros mensuales o más habiendo trabajado cada vez menos horas los últimos años, o sea las jubilaciones sin ninguna relación con el aporte productivo.

En esos países se consideró cada vez menos horas de trabajo a la semana como una "necesidad básica", más prestaciones de todo tipo, etc. etc.

Creo que es un gran problema eso de las "necesidaes básicas" pues son relativas al nivel de riqueza y cuando el país se enriquece se hacen impagables.

16 de abril de 2012, 23:53

 
Blogger Maximo said...

El gasto social (y los “chamullos”),no se detienen nunca, como un buen ejemplo, les recomiendo que busquen el caso español, vean por ejemplo los aeropuertos fantasma, el tren de alta velocidad AVE, y la ciudad de las artes de Valencia. Hay cientos de casos mas, empiecen por esos que son un escándalo.

Tomas, ¿no sabes si puedo encontrar la exposición del profesor Harberger en algún lugar de Internet?. Me gustaría mucho poder verla.

17 de abril de 2012, 00:00

 
Blogger sergioz_xp said...

Conocí a Harberger sólo por sus investigaciones en medidas de compensación de bienestar (el triangulo de Harberger) y por sus aportes en modelos de Equilibrio General. De hecho él hizo el primer paper empírico para EEUU, con cálculo a mano, antes de los computadores personales. Me habría gustado conocerlo en persona. Es casado con una chilena. Saludos,

17 de abril de 2012, 00:02

 
Blogger Natymaiko said...

y esa joyita va para arica y no aca en la capitale?

17 de abril de 2012, 00:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Heitai, si, ejemplos de eso hay muchos, no creo que su charla esté publicada porque no fue de esas Power Point, el profesor simplemente habló, habló y habló, un crack.

Hola Sergio, si se nota que es un number cruncher, cuando habló de la ineficiencia de los multiplicadores puso un ejemplo con porcentajes que cuadraba perfecto lo mismo cuando contestó una pregunta sobre como se calcula la tasa de descuento nacional. Fue un gran gusto conocerlo y escucharlo en persona.

Natymaiko, seguro que debe pasar sus buenas temporadas por Santiago porque es casado con chilena, es doctor honoris causa de la U Católica, fue un lujo tenerlo por acá

17 de abril de 2012, 06:27

 
Anonymous Anónimo said...

"Un jubilado alemán puede recibir 3.000 euros mensuales o más habiendo trabajado cada vez menos horas los últimos años, o sea las jubilaciones sin ninguna relación con el aporte productivo."


Si claro. Para que un jubilado aleman reciba eso, tendria que haber ganado mas de 8000 euros/mes en los ultimos 20 an~os antes de jubilarse.

MV

17 de abril de 2012, 09:46

 
Blogger Leus said...

Miguel,

¿Tienes el dato de cuanto es la pensión mínima garantizada por el estado en Alemania, si es que hay? El único número que pude encontrar es de 800 euros pero eso si ganas cerca de 50k al año.

17 de abril de 2012, 12:29

 
Blogger Eva Morano said...

Mientras el vecino tenga piscina y jacuzzi, llegará un político a decir que "tenemos derecho" a tener una piscina y un jacuzzi como el vecino.

Mientras la gente siga sin darse cuenta que todo eso lo pagan ellos mismos con creces, siempre va a seguir así.

Así nos luce el pelo.

Con respecto al debate de lo que cobran los funcionarios, puedo decir sobre los funcionarios españoles, que cobran justito tirando a bien, o sea, no cobran mucho. Pero si que es mucho si lo comparamos con el trabajo que hacen........

Por ejemplo, el sueldo de un auxiliar administrativo suele rondar los 1.200€.. y de ahí, para arriba.. pero siempre suelen cobrar más en la privada en su mismo puesto.

Pero claro, si comparamos trabajar mucho y pensar mucho, mucho estrés, con trabajar poco y cobrar un poco menos, y tener el sueldo asegurado de por vida como un rey, pues.......

17 de abril de 2012, 12:49

 
Anonymous Anónimo said...

chutas, los sermones del chicagosaurio los dejo mas cocorocos que jovino novoa en una fiesta del tio permanente

17 de abril de 2012, 17:36

 

Publicar un comentario

<< Home