Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Educación: el verdadero problema

lunes, 24 de septiembre de 2012



Esta película la encontré en Facebook, posteada por Kristopher Chandía y como algo tengo que ver con asuntos de educación, me tomé el tiempo para verla completa, es muy larga y contiene más o menos los mismos lugares comunes de siempre, si no la ven no se pierden mucho, pero tiene unas ideas que me hicieron ver el asunto de una manera diferente, aquí voy:

Todos parecen convencidos que la educación es un problema y que eventualmente tiene una solución, yo creo que esa idea es bien equivocada. No hay un problema y una solución sino -como en todas las cosas de la vida- muchos problemas y muchas más soluciones posibles. El espacio de soluciones es mayor que el espacio de problemas porque las soluciones no son únicas, lo que para algunos son soluciones para otros no lo son dependiendo de sus preferencias. Pero los que están decididos a imponer su solución a los demás lo presentan como un problema y una única solución posible: la propia. Primer error.

La solución que prácticamente todos los activistas proponen, es llegar a un estado donde todos los alumnos obtengan un alto grado de competencias académicas en temas como matemáticas y lectura, suficiente como para estudiar una profesión universitaria. Eso es lo que entienden por "educación de buena calidad". Este es el segundo error porque -antes que todo- no considera que los alumnos tienen habilidades, aptitudes e intereses muy diversos y mayoritariamente estos no están relacionados con las matemáticas ni con la lectura. Así, como dice el refrán "puedes obligar al caballo a ir al río, pero nadie puede obligarlo a tomar agua". Como decía hace un tiempo: a todos nos gustaría ser físicos nucleares, neurocirujanos o cosas así pero muy pocos están dispuestos a pasar una vida estudiando para lograrlo.

Creo que es un objetivo inalcanzable, inconcebiblemente caro e inútil, porque no toma en cuenta la disposición, capacidades y preferencias de los alumnos, un buen ejemplo de esto es la iniciativa "no child left behind" de Bush. Si existe acuerdo en que eso es una educación de calidad aparecerá un concepto muy dañino, que ya existe y está bien posicionado: el del "fracaso escolar" (dropout). Ese es un concepto que no existía cuando yo era chico por ejemplo, en los sesentas, simplemente a algunos les gustaba estudiar y otros preferían trabajos manuales o de oficina. Pero llegó un momento cuando nos empezó a crecer el pelo como sociedad, en que todos quisieron ir a la universidad y titularse.

 "Universidad para todos" fue la consigna de los setentas. Llegamos a eso: prácticamente todos pueden entrar a una universidad y nunca habían existido tantas facilidades para titularse. Y hay más descontento que nunca, porque a menos exigencia menos esfuerzo y todos exigen como un derecho tener un título profesional. A eso llegamos, pero como no se puede titular a todos, los que van quedando fuera se convierten en fracasados y ya tienen a que echarle la culpa de todas las desgracias de su vida.

El llamado "problema de la educación" es multi dimensional y está lleno de intereses contrapuestos. Podemos modelar por ejemplo una matriz con todos los profesores de Chile y sus intereses: mejores sueldos, estabilidad, reconocimiento, más medios, etc. Luego una matriz de todos los alumnos y apoderados con la clase de estudios que desean hacer y los resultados que esperan. Otra matriz de todos los empleadores con el tipo de calificaciones que necesitan para su personal y finalmente el gobierno, tomando estas matrices gigantescas y resolviendo los sistemas de ecuaciones lineales o modelos de optimización podría repartir  la plata que tiene disponible para el item educación pública.

Si las decisiones de gasto público no consideran todas estas interacciones y muchas otras que se me escapan, las decisiones de gasto serán siempre como palos de ciego: ineficientes e inefectivas. Inclusive si estas monstruosas matrices llegan a resolverse hay que considerar que muchos valores se basan en expectativas que pueden ser irrealistas o equivocadas: algunos profesores podrían pretender sueldos astronómicos, o alumnos y apoderados titularse en carreras para las que no tienen capacidad, etc. O sea todavía serían palos de ciego. Lo que quiero decir con esto es que "el problema de la educación", que parece tan sencillo cuando se expresa con consignas y frases hechas, es un asunto que no tiene una solución, en el sentido común de la palabra.

Porque se trata de satisfacer muchos millones de expectativas; interdependientes; muchas contrapuestas entre si y dejando contentos a todos, eso no es posible. Pero ¡un momento!, existen muchos problemas de esa clase en el mundo, la mayoría de los problemas económicos son similares y vivimos con ellos todos los días ¿como lo hacemos? Simplemente con mecanismos de mercado como subastas, negociaciones, juegos, donde cada cual interactúa por su propio interés tratando de conseguir sus objetivos hasta converger en algún valor de acuerdo.

El verdadero problema de la educación es que hay muchos que están tratando de imponer una visión homogenea que requiere planificación centralizada, eso es imposible y solo puede causar malestar y frustración. En algún momento la responsabilidad de aprender pasó desde el alumno y los profesores al estado, entonces apareció el problema de la educación que tenemos hoy, que no se va a arreglar con más millones ni con nuevos proyectos del iluminado de turno. Si la educación deja de ser libre y voluntaria de acuerdo a las preferencias y necesidades de los alumnos seguirá siendo un problema para siempre.

Etiquetas:

16 Comments:

Blogger Heitai said...

Voy a agregar algo que no ha sido muy mencionado en las noticias y análisis, a pesar de su importancia estratégica (y aplica la expresión), que no solo afecta el tema de la educación. Sucede que somos un millón de chilenos menos de los que deberíamos ser, ese millón faltante, son chilenos que NO nacieron y eso implica que a futuro el gasto percápita por alumno en educación será mayor, sin necesidad de más recursos. Ahora bien, ¿en que estrato social no nacieron esos niños?, el pensar que su distribución es pareja para toda la sociedad es un error, lo más probable es que esa baja demográfica se presentara en los estratos menos pudientes (y eso es algo que se puede ver). ¿Dónde voy?, que son esos estratos los que en gran parte ocupan los servicios educacionales públicos, lo que se traduce que en pocos años, su presencia bajará del 35% de hoy a muy probablemente un 20%. Y el asunto es simple ¿con que lógica se quiere imponer al 100% de los alumnos algo que solo usará un 20% de ellos?

Y que decir, que ese millón ausente liquida la idea de los sistemas de pensiones de reparto. Simple y sencillo, las cuentas no cuadran, no hay y no habrán chilenos para cubrir esas ideas zurdas.

Sin querer, es probable, que el cambio demográfico, vació las filas futuras del zurderío.

24 de septiembre de 2012, 09:44

 
Blogger Maximo said...

Tomas. Muy de acuerdo. Lo que sucede no es nuevo, se llama ingeniería social, nunca ha funcionado y esta no será la primera vez.

La educación no es algo “distinto” al resto de las actividades humanas como los gritos de la Alameda han querido hacer creer. A mi entender, la “solución” es como tú dices, el mercado, que cada uno estudie o no estudie a su costo y riesgo. Solo así la gente se hará algo mas responsable.

24 de septiembre de 2012, 09:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Heitai, el asunto demográfico va a tener consecuencias imprevisibles, en todo caso yo no creo que sean malas, nuestra relación entre población y territorio me parece buena, a diferencia de Bolivia por ejemplo que tiene muy poca población para su territorio.

En políticas públicas va a ser pésimo para algunas planificaciones, pero creo que eso es bueno para el país. Si no hubiesemos tenido el sistema de AFP y siguieramos con el sistema de reparto de pensiones ahí si que estaríamos hasta el cuello.

Maximo, creo lo mismo, es un problema de voluntarismo y pretensión de ingeniería social que viene de izquierda y derecha. La iglesia católica y otras desde hace mucho tiempo se les ocurrió que tomándose la educación iban a controlar mejor a la gente y pese a que tienen colegios y universidades muy buenas son verdaderas fábricas de ateos. Cosa parecida les ha pasado a los masones y otros grupos políticos que intentan apoderarse de la educación imponiendo sus modelos, puros fracasos.

24 de septiembre de 2012, 10:04

 
Blogger Heitai said...

Don Tomás Ud. dice "La iglesia católica y otras desde hace mucho tiempo se les ocurrió que tomándose la educación iban a controlar mejor a la gente y pese a que tienen colegios y universidades muy buenas son verdaderas fábricas de ateos."

jajaja... bueno, Yo soy ejemplo de eso... un agnóstico rematado, hijo de unos años de educación en un colegio de fe católica....

24 de septiembre de 2012, 11:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Son legión! conozco muchísimos agnósticos y ateos que fueron a colegios de curas, y también algunos amigos de la UDEC que aborrecen a los masones. Parece que tratar de enseñar (y de paso adoctrinar) es la mejor forma de ganarse la mala voluntad de los educandos.

24 de septiembre de 2012, 11:38

 
Anonymous Anónimo said...

"No Child Left Behind"
"no child's behind left."
(God Is Not Great: How Religion Poisons Everything

Christopher Hitchens) :)

24 de septiembre de 2012, 12:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja Hitchens es el ídolo de mi amigo Tom McDonnell, así es que no puede estar equivocado: voy a leer el libro ;D

24 de septiembre de 2012, 12:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lo que a mi más me impresionó de la latosa película que coloqué en esta entrada es su final. Los padres y niños yendo a la lotería para entrar a escuelas particulares subvencionadas -que en Chile son lo normal y cualquiera puede entrar a una- y las caras de que se estaban jugando el futuro de su vida por ir a una u otra escuela.

Ese es un engaño monstruoso, alimentado por intereses de los administradores de educación y la estupidez de los padres que lo creen. Todo eso de las fábricas de fracasados es un tremendo error de concepto, yo estudié en escuelas públicas pobrísimas pero jamás me sentí "destinado al fracaso" como los niños que salían en la película, era cuestión de mirarles la cara nomás

24 de septiembre de 2012, 12:39

 
Anonymous Claudio said...

El verdadero gran problema es que quienes compartimos tu opinión Tomás somos una minoría infinitesimalmente pequeña. Todo la gran masa, incluyendo derechas e izquierdas ya se compró el mantra de "educación pública, gratuita y de calidad, ahora!". Ante ese escenario, sólo resta asistir como espectador a ver cómo todo el sistema educacional se derrumba.

24 de septiembre de 2012, 12:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah esa es la madre del cordero pues. A los que se les ocurrió trasladar la responsabilidad individual a una responsabilidad del estado fueron diabólicamente hábiles, porque a nadie le gusta asumir responsabilidades y aceptan encantados que se las carguen a otros, en este caso a la entelequia "estado" representada por el gobierno de turno.

Estoy muy de acuerdo, somos una pequeñísima minoría y el sistema se está desplomando, pero yo lo veo de una manera optimista.

Mal que mal, las escuelas y universidades influyen bien poco en el desarrollo real de las personas, se exagera mucho su importancia, es la calidad de la gente en cambio lo que manda.

El talento -y no solo en lectura y matemáticas sino en casi todas las cosas- se distribuye de manera uniforme en todas las capas sociales, muchos tipos salidos de la indigencia llegan a ser destacados así como muchos con una educación formal destacada terminan siendo unos pobres diablos.

Lo que se cumple siempre es el 80-20 de Pareto donde los que se destacan o les va bien en la vida (como sea que eso se entienda) nunca son más del 20% pero eso es más o menos lógico si pensamos que estamos mirando la cola superior de la campana de Bell, esos con escuelas buenas, regulares o malas tendrán ese resultado.

Lo que se va a terminar derrumbando igual que las torres gemelas es esa pretensión que gastando más millones o haciéndole caso al guru de turno se va a romper el 80-20, la desigualdad es natural y Pareto es imbatible en eso, lógico que el porcentaje puede variar a la baja y ser 90-10 o menos, mientras más traten de emparejarlo más será la diferencia.

Este es uno de los muchos ejemplos donde la ayuda del leviatan-estado se convierte en salvavidas de plomo

24 de septiembre de 2012, 13:09

 
Blogger Nervio said...

Pero Heitai, los flaitongos paren como conejos... yo creo que la baja esta en las clases medias, que tienen los hijos que pueden criar nomas.

Para bajar el numero de menesterosos, falta regalarles abortos y en el caso de delincuentes, esterilizarlos y forzar a sus mujeres a abortar.


yo soy udec y sali de colegio de curas... y a los dos los tengo por frescos. Me sacaste la pelicula TB

24 de septiembre de 2012, 18:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¿vistes? ¿vistes? "los tengo identificados siñoooreees" jajaja

24 de septiembre de 2012, 20:43

 
Anonymous Anónimo said...

"El verdadero problema de la educación es que hay muchos que están tratando de imponer una visión homogenea que requiere planificación centralizada, eso es imposible y solo puede causar malestar y frustración. En algún momento la responsabilidad de aprender pasó desde el alumno y los profesores al estado, entonces apareció el problema de la educación que tenemos hoy, que no se va a arreglar con más millones ni con nuevos proyectos del iluminado de turno. Si la educación deja de ser libre y voluntaria de acuerdo a las preferencias y necesidades de los alumnos seguirá siendo un problema para siempre.",mmmmm.... me gustó esto ultimo que expresas, mi preguntas con el tema,tienen relacion Tomás, a que de alguna manera igual el Estado ofrece posibilidad de estudiar a los mas pobres, deben existir puntos medios y volver a recuperar la libertad de educar....(por si aca, soy Ari)

24 de septiembre de 2012, 21:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Ari que gusto tenerte por acá. Mira, esta es mi opinión nomas: yo creo que el estado puede ayudar muy poco a ofrecer oportunidades a los pobres, de hecho creo que les quita oportunidades a todos con el pretexto de que está ayudando a los pobres, una educación estandarizada y totalizante es lo peor.

El esatdo pordría ayudar enormemente si se retira de toda la administración de educación pública y la deja en manos privadas, esa es la única ayuda real que yo creo que puede hacer el estado: dar plata o un voucher a la gente para que se eduque en colegios privados que más le convenzan, que puedan elegir!

¿Vistes las "chartes schools que aparecen en el video? no son otra cosa que nuestros colegios particulares subvencionados ¿y viste como tienen que hacer loterías para ver quienes ingresan porque no dan abasto con los postulantes? eso pasa porque en USA los sindicatos de profesores no dejan abrir más charter.

A mi no me interesa nada la "calidad" de la educación porque no existen estandares de calidad educativa, las pruebas estandarizadas son una aberración, la única medida de calidad es si la escuela satisface o no las expectativas de alumnos y padres, no hay ninguna otra medida de calidad que valga que la opinión de los propios interesados.

Y la única manera en que el estado puede ayudar a los más pobres a educarse mejor es retirarse, cerrar todas las escuelas que administran que -por su naturaleza- no solo son insatisfactorias sino que cuestan una fortuna y fomentan las peores prácticas de los profesores.

Yo estoy seguro que en no muchos años más la idea que el estado administre escuelas y decrete programas de estudios será visto con el mismo horror con que vemos hoy esa época en que los Papas dictaban leyes y los curas co-gobernaban, es un abuso muy parecido.

24 de septiembre de 2012, 23:03

 
Anonymous Kirill said...

Nada perjudica la gente pobre mas que la ayuda del gobierno. Las programmas de educacion, vivienda, comida, salario minimo (la izquierda se llaman los derechos)
todos son fracasos completos mientras costaban una fortuna a sociedad. Por ejemplo el salario minimo iba a traer prosperidad a la gente pobre. Resultados?
Mas desempleo (y pobreza) que nunca antes por que mucha gente no valian el salario minimo, no tienen productividad a justificar tanto dinero!

No es juicioso a juzgar una programa gobernamental por su titulo pero por sus resultados y consequencias. Pero las consequencias son siempre lo
contrario a los titulares de las dichas programas. El gobierno le gusta gastar el dinero. Es facil ser benevolente con el dinero de otras personas.
Ademas nadie gasta el dinero de otras personas en la misma manera como el suyo entonces la mayoria de las programas resultan en derrocha y abuso.
Solo por este necesitamos mantener el gobierno mas alla del dinero publico.


Es verdad que la mejor ayuda gobernamental es retirarse y permitir el mercado libre a funccionar. En este caso todos podamos tener
las mismas oportunidades pero no los mismos resultados. Los resultados siempre dependen de los empenos, tu voluntad y habilidades.
No somos una manada/communa pero los individuales y como tal no somos iguales. Tenemos los rasgos y habilidades distintos y diferentes. Pobre o rico
lo mejor solucion es siempre el mercado libre (incluso educacion). El mercado libre es el unico sistema que entrego tanta riqueza a tanta gente y levanto los
pobres a clase media. Las programas gobernamentales, dependencia, colectivismo por otro lado siempre resultaron en empobrecimiento y estratificacion
del sociedad (muy ricos vs muy pobres y nada mas).

Ser diferente no es ser peor. Ser pobre no es ser peor. Es un desafio que necesitas sobrepasar y tienes todos tus estimulos para hacerlo.
Necesitamos emphatizar no los derechos y provechos communes pero las libertades y responsibilitades personales. Porque la sociedad libre
se presta a prosperidad y abundancia. Sociedad que se queja y exige ayuda gobernamental se presta a dependencia y esclavitud.

En fin,

Libertad es cuando:

- no pides nada a nadie,
- no tienes expectativas que alguen tiene que hacer algo para ti, y
- no tienes dependencia de nada

Lo demas es una ilision, mentiras y fantasmas.

25 de septiembre de 2012, 03:29

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Igual lo veo yo Kiril, detrás de la ayuda del estado casi siempre hay una injusticia porque la gente queda peor, se convierten en clientes, dependientes del político que reparte el dinero. La verdadera ayuda no es darles casas, alimentos, educación y salud con plata que le quitan a otros, sino darles trabajo, para que cada uno produzca por si mismo -sin pedirle a nadie- lo que necesita para vivir.

Cuando la gente en los países empieza a buscar que el estado les asegure cosas materiales, ese país empieza a declinar. Es lógico, porque si le quitan a los ricos para darle a los pobres los ricos se van para otra parte junto con su plata. A nadie le gusta que lo despojen. Los que hablan de solidaridad y amor a los pobres son muy solidarios pero con la plata ajena, jamás con la propia. Es un engaño monumental.

Y sobre todo coincido que no es malo ser pobre. Una de las ideas más venenosas de los igualitaristas es que nadie debe ser pobre, eso es una estupidez completa. Cada persona debe decidir cuanto quiere tener y trabajar para llegar a ese nivel.

25 de septiembre de 2012, 10:39

 

Publicar un comentario

<< Home