Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Educación y desarrollo

sábado, 5 de enero de 2013


Ya está terminando el curso Development Economics, el penúltimo módulo se refiere a educación y desarrollo, cosa que como imaginarán me interesa mucho. Como el curso trata de examinar los datos antes de aceptar opiniones como "verdades evidentes" o "hechos" parte por preguntarse si existe una correlación clara entre el nivel de educación y el desarrollo de los países.

Por sentido común podríamos suponer que es obvio que a mayor educación el capital humano será más productivo, pero eso no es una verdad comprobada ni mucho menos. En realidad ha existido desarrollo en países con bajas tasas relativas de gasto en educación (como varios países asiáticos) y en los países donde hay una correlación clara resulta muy difícil determinar si la educación es causa o efecto del desarrollo. O sea una primera cosa es que los que dan por supuesto que mayor gasto en educación llevará automáticamente a más desarrollo hacen un análisis simplista e incorrecto.

La educación puede ser uno de los factores del desarrollo, pero en ningún caso el único o el más importante. Lo segundo es algo sobre lo cual yo he escrito muchas veces acá mismo y es que la educación puede ser muy ineficaz y hasta improductiva ¿como puede ocurrir que la educación sea improductiva? Es muy sencillo, basta con que se enseñen temas inútiles o incluso equivocados, como las clases de economía marxista en Corea del Norte, para dar un ejemplo.

Ciertos contenidos y métodos de educación pueden ser no solo inútiles sino además dañinos. Se dan tres ejemplos bastante claros. Muchos países de Asia gastan relativamente poco del ingreso nacional en educación, los niños asisten a menos horas de clase y para obtener un título se requieren menos años, sin embargo los trabajadores que han obtenido esa educación son altamente productivos y los alumnos rinden altos puntajes en las pruebas internacionales PISA.

La característica de estos sistemas educativos es que son muy centralizados en cuanto a contenidos pero muy descentralizados en la entrega de los mismos, usan extensamente tutores pàrticulares para suplementar las realtivamente pocas horas de clase en colegio. El contraejemplo es América Latina, con un alto gasto en educación en términos del PIB y un resultado pésimo en las pruebas PISA internacionales. El único país latinoamericano que aparece entre los primeros cuarenta es Chile y solo en una prueba de lenguaje.

Además en toda la región los alumnos van muchas más horas de clase al día y para obtener un título se necesitan más años. América Latina es el ejemplo más claro de gran cobertura educativa y pésimos resultados en cuanto a desarrollo económico y eso se explica por lo que Cowen y Tabaroock llaman "mala calidad de la educación", que en el fondo significa que el gasto en educación tiene poco o ningún resultado sobre la productividad y el crecimiento.

También colocan el ejemplo de India, donde desde los años 90 se ha producido un estallido de escuelas privadas, principalmente en las provincias y localidades pequeñas, que ha mejorado muchísimo los resultados del gasto en educación. Las escuelas privadas cobran muy poco, pagan sueldos bajísimos a los profesores quienes trabajan más que en las públicas, sin embargo son mucho más productivos que los profesores fiscales que tienen sueldos altos, grandes beneficios y rara vez se molestan en ir a hacer clases.

No es difícil concluir que un sistema educativo sea eficiente, productivo y "de calidad" tiene que considerar la educación como una actividad económica, sujeta a las leyes de oferta, demanda e incentivos tal como cualquier otra mercadería, sea pan, vino, salchichas o jabón. Esa idea es motivo de escándalo en Chile y en general en América Latina. ¡La educación no es una mercancía! es una consigna que se acepta ciegamente por estos lados. En lugar de eso dicen que es un bien superior, que no está sujeto a las leyes del mercado.

Y eso explica la pésima y muy costosa educación que tenemos. Si a alguien se le ocurriera que el pan, o los medicamentos -que son bastante más importantes que la educación en la vida de las personas- no debiesen estar sujetos a las leyes del mercado porque no pueden ser una mercadería y que las fábricas de medicamentos no pueden tener fines de lucro y deben funcionar solo sujetas a razones de bien común y benéficas, pensaríamos que el que dice eso es un loco, incapaz de darse cuenta que si no hay beneficio nadie se interesará en investigar por puro amor a la humanidad.

Es curioso que se acepte algo tan evidente en un asunto como la salud -que es cuestión de vida o muerte- y se rechaze indignado en educación que, si lo pensamos bien, en nuestros países cuesta mucho y sirve muy poco. La explicación está en la facilidad para comprar la poesía demagógica, que bloquea la capacidad para entender cosas que son recontra evidentes.

2 Comments:

Anonymous Kirill said...

Claro que educacion is una actividad en la economia no mas. Debe ser sujeto de las reglas de demanda y oferta. No hay ningun corelacion entre el nivel de educacion y desarrollo economico. Aumento en el numero de la gente dimplomada no resulta en crecemiento economico. Funcciona al revez. El aumento en desarollo economico resulta en aumento en el nivel educativo. Cuando se presentan las opportunidades vale la pena estudiar. Educacion es algo que levanta tu valor en el mercado de labor. Educacion debe ser relevante y escaso de lo contrario no sirve. Ahora tenemos los taxistas, las cajeras y camareras diplomadas? Para que? Solo pagas tu deuda pero no recives ningun valor agregado.

Educacion de cualquer tipo debe ser privado, con fines de lucro y funccionar como cualquer otro jugador de la economia. Debe ser libre de cualquera interferencia por la parte del gobierno. Es la unica manera para asegurar que educacion es el mejor calidad y los compradores de educacion lo compra con razones sanos.

Mira hoy dia 60% de los graduados del universidades salen sin trabajo en EEUU. Tambien el monto de deuda para educacion ya supero la deuda de las tarjetas de credito. Es un estafo tan grande y no entiendo como la gente no lo puede ver por lo que es.

Para los politicos es un asunto jugoso por que es muy facil a convencer la gente que educacion es su derecho y debe ser gratis para todos. La gente no vea las consequencias de los servicios "gratis" entregados por el gobierno y ellos mismos pagan demasiado al final.

5 de enero de 2013, 21:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, yo creo que esa idea que "la educación no puede ser un negocio" está llevada a extremos ridículos en Chile, que es el país donde el negocio de la educación ha tenido excelentes resultados. Es cuestión de comparar resultados como lo explicaba en la última entrada de http://tombrad.blogspot.com/

Creo que ese mismo éxito es lo que provoca tanta oposición: los burocratas se sienten aterrorizados al ver que cada día se acerca el fin de sus privilegios y su vida fácil.

La educación es un sistema económico tal como todos los demás servicios, está sujeto a la ley de oferta y demanda igual que todos los demás, reacciona positivamente a los incentivos económicos y negativamente a los desincentivos. Tal cual como la producción y venta de salchichas aunque eso le duela el alma a los demagogos y lo nieguen mil veces ¡es como negar la ley de gravedad!

Y la gente, bueno, tal como dices, la gente normal es incapaz de tener opinión inteligente porque son superficiales y muy fáciles de engañar. Es piece of cake engañar a un ignorante.

5 de enero de 2013, 21:31

 

Publicar un comentario

<< Home