Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Individuos y rebaños

martes, 4 de junio de 2013


En mayo cambié mi fondo de pantalla por este que se llama Pobres a la Orilla del Mar, una de las mejores pinturas del período azul de Picasso. Miro este cuadro y me da frio, muy apropiado para los meses de junio, julio y agosto. Hay otra pintura todavía mejor de ese período, se llama La Vida y lo pintó después del suicidio de su amigo Carlos Casagemas, para mi gusto es el mejor cuadro que hizo Picasso en toda su vida, lo pueden ver aquí. En su excelente colección de ensayos Al Diablo con Picasso Paul Johnson, que era un mediocre acuarelista clásico, alega que Picasso nunca aprendió a pintar las manos ni los pies: los hacía deformados y desproporcionadamente grandes. Bueno, resulta que siendo eximio dibujante Picasso podía hacer detalles maravillosos dibujando manos y pies (solo hay que mirar "La Vida" para darse cuenta), sus bocetos de manos eran increíbles y cuando los deformaba en la versión final de su cuadro sabía muy bien lo que estaba haciendo.

Siendo un tipo tan ególatra, ambicioso de dinero y sediento de gloria, parece inexplicable que Picasso se haya arriesgado tantas veces en su vida, saliendo de una posición confortable para apostar todo a un nuevo experimento. En ese sentido era un artista como Kafka, que le importaba más el arte que su propia persona y sus ambiciones. Se pudo haber quedado en el período azul, o en el rosa por el resto de su vida y seguramente hubiese sido igual de famoso, pero nunca el monstruo de la pintura que llegó a ser.

Sus pinturas son tan personales que incluso alguien que tenga muy poca idea de arte puede reconocer un dibujo o cuadro suyo aunque lo vea por primera vez, es inconfundible como la mayoría de la música de Bethoven (o como se escriba), uno lo mira y lo reconoce.

Picasso como otros pocos grandes artistas muestran la tensión entre individuo y rebaño. Básicamente somos seres sociales y hasta nuestro cuerpo es una inmensa cooperativa de células que trabajan asociadas, vivimos porque somos sociales pero tenemos valor por lo individual, como dijo Picasso (y esto no es atribuido):

"Busca siempre la perfección. Por ejemplo, intenta dibujar un círculo perfecto; y como no puedes dibujar un círculo perfecto, el fallo involuntario revelará tu personalidad. Pero si quieres revelarla dibujando un círculo imperfecto, tu círculo, lo estropearás todo".

Es una gran idea, la individualidad no se busca sino que se tiene, todos la tenemos pero hay que revelarla. Como nuestra naturaleza es social reprimimos todo lo que sea individual, raro o fuera de norma, esa es una de las tareas de la educación formal -uniformarnos- y de casi todas las normas sociales.

Un esclavo cooperador y obediente tiene tanta o más utilidad social que un genio individualista, pero igual que en la Paradoja de los Diamantes y el Agua, el esclavo necesario, tiene menos valor de cambio por su abundancia. Es mucho más fácil y cómodo actuar en rebaño que por cuenta propia.

Ah, que cantidad de tonteras se me ocurren viendo un dibujo de Picasso. Años atrás a mi me gustaba mucho el dibujo y me pasaba días tratando de imitar sus bocetos, creo que es la mejor manera de apreciar el genio que tenía en todas las partes de un dibujo: composición, trazo, síntesis, golpe de vista. Era un gran maestro. Solo espero que se termine luego este maldito invierno para colocar un fondo de pantalla del período rosa como este Bufón y Acróbata Joven, que tengo en mi casa, enmarcado. Que maravilla:

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Picasso fue un tipo jugado, que nunca perdió el sentido del humor en su obra. Es más; casi me atrevería a afirmar que su sentido del humor es una de las claves importantes que le permitieron acceder al hallazgo de lo que posteriormente fue denominado "cubismo" que, en palabras simples, implica el desdoblamiento del espacio tridimensional en pos de representarlo como una nueva realidad sobre la superficie pictórica bidimensional "temporalidad" incluida y convertida.

Picasso era un gran dibujante, y podría haberse quedado, como bien lo dices, en cualquiera de sus períodos intermedios, con la influencia a esa escala.

Pensemos en el pintor colombiano Botero; ubicado en las antípodas de Picasso; estancado, asegurado, auto endiosado; asilado en el "Guatonismo" plenipotenciario, sobre el cual ha desplegado las artesanías más acrobáticas y predecibles.

Para entender a Picasso hay que ver a Botero y elevarlo a la -1.

Picasso está en los inicios de casi todas las vanguardias del siglo XX, atendiendo a sus predecesores inmediatos, como Cezanne. Imposible entender a Picasso sin conocer a este pintor anterior.

A veces me pregunto cuál será la siguiente instancia posterior al cubismo, cuando efectivamente alguien sepa cómo armar engendros tetradimensionales pictóricamente hablando sin considerar las realidades desdobladas (simplemente desdobladas) de Picasso, Braque y toda la seguidilla de continuadores de esta - ahora - técnica de pintura.

En cada país hay cubistas. En Chile hay uno que decía que había que pintar cubismo casi toda una vida para entender de sus plenitudes y capacidades, como si esta manera de ver la pintura fuera una especie de Academia. Picasso debe reír desde su tumba al escuchar estas cosas.

Otro grande (y acaso más grande) Marcel Duchamp, que colmó y concluyó lo que, posteriormente, se ha convertido en el gran cáncer del arte actual; el Arte Conceptual; una especide de moda contumaz, que hasta la saciedad escribe y escribe propuestas a partir de caligrafías, letras y palabras surgidas de las más diversas fuentes sensoriales.

Saludos, y adivina quén soy.

4 de junio de 2013, 12:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Mi estimado Juan y 1/2 (dudo que otro ser humano en este planeta use la palabra "contumaz"), es muy bueno ese ejemplo entre Picasso y Botero, acá tenemos a Carmen Aldunate que está cerca de ese extremo y otros como Sammy Benmayer, Cienfuegos, etc. que una vez que se encontraron cómodos en un nicho que les dió para vivir confortablemente se establecieron. Esa auto-repetición para nada es muestra de personalidad aunque si vez un cuadro de Carmen Aldunate no hay dudas de quien lo hizo, pero es una cosa bien forzada y anti-personal.

Picasso tuvo su paso por el cubismo y se arrancó después que lo había legitimado, la exposición con "Las Señoritas de Avignon" fue un filetazo que se tiraron. Pasa como con todas las etapas del arte, llega un punto donde la veta se agota, alguien que pinte como Rembrandt o Goya hoy no calentaría a nadie por eso es tan importante lapersonalidad.

Picasso aunque pasó por un montón de estilos se mantuvo personal, humorista y virtuoso. Muchos lo critican por pintar intencionadamente "mal" siendo tan buen dibujante, pero es parte de su genio.

Creo que todo vale en el arte, dudo que exista arte "malo" pero si hay algunos que son increíblemente buenos, como el caso de Picasso y otros pocos.

4 de junio de 2013, 13:09

 
Anonymous Anónimo said...

Y ojo que yo distingo entre arte y Arte Ejemplar por cuanto las artes están en cada acción humana, incluyendo a las profesiones como la arquitectura, la medicina y otras, pero el Arte Ejemplar es aquel que establece en sí, por sí y para sí, y a santo de absolutamente nada, patrones de percepción del mundo a partir de las cuales se continúa con la civilización.

El Guernica de Picasso es arte ejemplar, el "Desnudo Bajando una Escalera" (pintura) de Duchamp y las "Formas de Continuidad en el espacio" de Boccioni.

Otros: "El Jardín de las Delicias" de El Bosco, "El Nacimiento de Venus" de Sandro El Gitano (cof-cof) perdón; de sandro Botticelli.

4 de junio de 2013, 14:15

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas, yo nada sé de de arte, pero en Picasso veo a un pintor valiente, entusiasta y aventurero. Su cubismo pudo haber sido deliberado o generado por una tendencia esquizoide que fragmenta a la realidad. Pero esa idea mía no tiene asidero consistente.

Picasso y Dalí son dos personajes que me apasionan porque se atreven a ser genuinamente enfáticos en la expresión de su arte en un mundo plano, "equilibrado y conveniente". Simplemente, genios por su manera de expresarse y presentar genialmente una vida propia y hasta escandalosa bajo los cartuchos estándares de lo "racional".

Pero una frase tuya me gustó: "Es mucho más fácil y cómodo actuar en rebaño que por cuenta propia" y eso sí que ellos no lo hicieron y los entiendo y envidio...

4 de junio de 2013, 14:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

John and Half, yo cultivo el Arte Ejemplar de vivir sin hacer nada. ¡Ese si que es un arte y un ejemplo jaja!

Doctor, aquí se aplica bien la paradoja de los diamantes y el agua: siendo el agua fundamental y los diamantes prácticamente inútiles, estos son mucho más valiosos que aquella, por su escasez.

Es muy fácil nadar con la corriente y por eso casi todos lo hacen, está OK y nadar en contra está lleno de problemas, pero tiene la ventaja de la escasez y llegado el momento es el individuo -no el rebaño- el que tiene más valor.

La Ley de Pareto lo dice clarito: el 20% de las personas crea el 80% del valor.

4 de junio de 2013, 14:36

 
Anonymous Anónimo said...

Picasso, Einstein, los surrealistas, etc. Revolucionarios todos. De izquierdas todos

Ninguno fue un piadoso decoto de las dosctrinas de san mercado. Y eso que el readers digest y la revista Life ya existian en esos tiempos.

Solo por anotarlo,

4 de junio de 2013, 17:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, yo tengo muchísimos amigos de izquierda pese a que son medio tontos, tal vez eso los hace más simpáticos! ;D

4 de junio de 2013, 17:06

 
Blogger Ulschmidt said...

Yo he llegado hasta los impresionistas, como mucho, y ahí me quedo. Y lo anterior. "El rapto de las Sabinas" de Rubens, con esos señores esforzándose en subir al caballo a esas rubias gorditas, creo que lo entiendo y me gusta, pero a Picasso no llego. del siglo XXI sólo me ha gustado Escher, que es un marginal, un saltimbanqui, nada serio. Warhol me parece bastante chanta con el chiste ese de la Marylin de colores.

4 de junio de 2013, 22:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es muy difícil decir que es bueno o malo en cuestiones de arte Ulschmidt, Warhol como muchos otros me parece un chiste ¿pero es malo? bueno, todo el arte es más o menos un chiste supongo.

A mi me gusta muchísimo Picasso, no precisamente por el cubismo, que me parece un experimento más o menos frio y sin tanta gracia sino por sus habilidades endemoniadas como dibujante, debe haber sido como el Paganini del dibujo.

4 de junio de 2013, 22:34

 
Anonymous Anónimo said...

Quienes se estancan o en la simple emotividad o en el solitario entendimiento, no acceden a todo el legado del Arte Ejemplar.

Para entrar por la puerta ancha a estas cosas, hay que pensar y sentir a la vez; "ser íntegros", que le dicen...

5 de junio de 2013, 09:18

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas