Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Los bienes económicos

lunes, 7 de octubre de 2013



Recibí al final el certificado del curso Microeconomic Principles y creo que voy a dejar de dar exámenes en los cursos online. Al fin y al cabo son como esas estrellitas que le ponen a los niños en el kindergarten cuando se portan bien, yo siempre me he burlado de los que llenan la pared con diplomas bambas y estoy cayendo en lo mismo, creo que los diplomas son bambas: todos. Pero igual el curso estuvo bueno y revisando algunos apuntes de lo que más me llamó la atención encontré esto de los bienes económicos. Nunca le había prestado atención a eso, pero bien explicados encontré que eran un asunto interesante.

Existen tres clases de bienes en economía -bueno, hay más pero mencionaré los interesantes. Están relacionados con el acceso a la propiedad que tienen las personas, los bienes se relacionan con la propiedad y esta -más que un derecho- es un asunto de la factibilidad práctica de apropiarse de una cosa.

Los dos determinantes son la rivalidad en el consumo y la posibilidad de exclusión. Cuando mi consumo afecta al de otros hay rivalidad. El ejemplo más claro es cualquier bien relativamente escaso y apetecido, presenta rivalidad en el consumo porque no alcanza para todos.

La posibilidad de exclusión en cambio, ocurre cuando alguien tiene la capacidad de apropiarse de un bien y ponerle precio, negándoselo al que no pague ese precio. El agua puede tener rivalidad en el consumo (en el Norte de Africa por ejemplo) o no rivalidad (en Canadá), puede alcanzar un precio muy alto y hacer un buen negocio para el que se la apropie o ser gratis. Por otra parte, nadie tiene la capacidad física para apropiarse del aire que respiramos, así es que nadie puede excluirnos de su consumo.

En base a las distintas combinaciones de esos dos determinantes, los bienes se pueden clasificar en:

Bienes privados: donde la apropiación es fácil, existe rivalidad en el consumo y posibilidad de exclusión, por ejemplo la ropa, los alimentos y todo lo que conocemos como "bienes de consumo" y tiene un precio. Sobre estos bienes siempre operan los mecanismos de mercado, bajo cualquier sistema.

Bienes públicos: donde no existe rivalidad en consumo ni pueden excluirte, el ejemplo clásico es la defensa nacional o la seguridad interna. Si otro país nos ataca el sistema de seguridad nacional defiende a todos, no puede defender a unos y excluir a otros, lo mismo con la seguridad pública. Estos bienes presentan el problema de los free riders (oportunistas) que, sabiendo que se beneficiarán paguen o no paguen, hacen lo posible por no pagar. Es una de las principales justificaciones teóricas de la existencia de los impuestos.

Bienes libres o comunes: donde existe rivalidad pero no pueden controlarse de manera de excluir a algunos, por ejemplo las vías públicas, parques públicos, acuíferos subterraneos, etc. Estos bienes tienen el problema descrito en la tragedia de los comunes, porque como nadie puede excluirte el incentivo es a que cada uno ocupe lo que más pueda del bien, la congestión en las calles o el agotamiento de los acuíferos son buenos ejemplos de este efecto. Hay que notar que no son comunes porque el estado los declara así, sino porque el estado es físicamente incapaz de restringir el acceso. Los intentos de regulación en estos casos consisten en "castigos ejemplarizadores" restringidos y cosas por el estilo.

Hay muchas otras clasificaciones, pero esta me gusta en particular porque liga a los bienes directamente con la factibilidad práctica de su apropiación, o sea, va directo a lo esencial de la propiedad: hasta donde se puede disponer libremente de una cosa, no basado en "derechos" sino en la posibilidad práctica de disponer de algo.

7 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

El agua es el más universal de los bienes, entonces, y puede ser privado, público o común con un mero giro de las circunstancias.

7 de octubre de 2013, 16:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, lo que a mi me llamó la atención en esto (había visto antes esa clasificación y no le había dado importancia) es como influye la facilidad o dificultad de apropiación.

Los bienes que son fáciles de apropiar son privados y su consumo se resuelve vía precios, hay otros como el agua que a veces son fáciles y a veces difíciles, a veces escasos y otras abundantes, entonces son más complicados de consumir. Finalmente hay bienes que son casi imposibles de apropiar (como el aire, los cuerpos celestes, el fondo submarino, etc.

Es un problema de propiedad y precios. Hay un teorema de un Sr. de apellido Coase que dice que las externalidades también se ueden resolver con mecanismos de precios y mercados.

La Antartida es un ejemplo de esos bienes raros, porque ningún país del mundo tiene el poder suficiente como para ocuparla y defender su propiedad (además que los beneficios no valdrían la pena el enorme gasto).

Otro caso espectacularmente bueno es la radio y la televisión de señal abierta, estos son muy interesantes porque es casi imposible restringir el acceso a alguien (incluso la TV satelital codificada es técnicamente imposible mantenerla restringida), esos medios han resuelto el problema del financiamiento con la publicidad.

Es un caso sumamente interesante porque muchos bienes que se entregan por Internet tienen esa misma característica de ser imposibles de negar.

7 de octubre de 2013, 16:55

 
Blogger Ulschmidt said...

Un caso paradigmático es Campos de Hielos Sur o Hielos Continentales. "La más grande reserva de agua potable del Planeta", etc.. fue factible de ser un notorio bien público porque fue (es aún) motivo de litigio internacional, aparente objeto de la seguridad nacional.
Por otro lado, la "mayor reserva de ---" es un gran cubo de hielo en el fin del mundo, inexplotable por nadie que no sea un turista aventurero, o bien debe esperarse que se derrita y fluya para aprovecharlo cuesta abajo. El derretimiento viene afectado de la gravedad, ley inglesa y newtoniana que persiste en fluir hacia abajo por el camino más expedito desobedeciendo disposiciones civiles por lo cual cualquier frontera en los hielos será violentada por el escurrimiento que seguirá yendo adonde ya iba.
Esto la convierte, mas bien, en un bien común.
Pero también puede ser objeto de violentas campañas nacionalistas por políticos de turno - ej. los Kirchner, abanderados de la causa hielos cuando el tema estaba de moda - aportando a su prontuario electoral. Casi casi un bien privado.

7 de octubre de 2013, 17:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay toda clase de estupideces en torno a eso Uslchmidt, un empresario que estaba sacando hielo para venderlo como "purísimo hielo milenario" y unos diputados o no se qué armaron un escándalo porque estaba "saqueando el patrimonio" la estupidez y la ignorancia de esos pajarracos no tiene medida...

7 de octubre de 2013, 17:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Todo eso de las "reservas de agua para el futuro" y las "guerras del agua" también están llenas de ignorancia, el agua jamás se va a agotar porque se evapora y vuelve a caer continuamente, más aún en el ciclo se purifica sola así es que ni siquiera la contaminación de las aguas es gran problema excepto a niveles muy locales. Pero vaya uno a explicarle a los burros.

7 de octubre de 2013, 17:48

 
Anonymous Wilson said...

Cuando se logre desecar el agua se entendera eso las guerras por el agua.
:-D

8 de octubre de 2013, 12:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es la estupidez máxima. LAs guerras son por territorio o por ver quien la tiene más larga.

8 de octubre de 2013, 12:13

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas