Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

La decisión política 2

miércoles, 8 de octubre de 2014


Estas cosas deberían saberlas todos: los que votan y los que no votan, especialmente los que participan en política y aspiran a un cargo público. Pero a casi nadie le interesan y por eso la mala calidad de las decisiones junto con el desprestigio de los políticos, pero vamos directo al asunto

¿Que es una decisión pública?
La teoría dice que es un instrumento que transfiere "expresiones del deseo de la sociedad" o "resuelve demandas o problemas sociales". Estas definiciones que parecen tan claras, tienen el problema enorme de considerar a "la sociedad" -que es una entelequia o cosa irreal- como si se tratase de un individuo con deseos, aspiraciones y urgencias. Términos como sociedad y bien común son usados frecuentemente para esconder la verdadera situación y convencer a los demás

Es claro que la sociedad no es una persona y mucho menos tiene deseos, lo que se considera como tales son presiones de grupos específicos. Al final del día los problemas o demandas sociales son los que el que gobierna considera como tales, nada más que eso. Entonces no es otra cosa que el gobernante -que tiene el poder del estado- el que decide que problemas son sociales y cuales no, de manera absolutamente arbitraria, porque no tiene ni un solo límite para esa facultad.

Tenemos entonces, como primera cosa, la siguiente igualdad: demandas sociales = demandas del gobernante.

Política y tecnica
Una vez que el gobernante define algo como problema público, en un proceso arbitrario guiado principalmente por sus propios intereses (como veremos más adelante), viene la necesidad de "solucionar" ese problema. La solución es una política pública como por ejemplo un proyecto de inversión público que tiene dos soluciones que pueden o no coincidir: una solución técnica y otra solución política.

La solución técnica es del tipo costo vs beneficio social, lo que da una factibilidad tecnica o viabilidad, pero la viabilidd no es el principal objetivo de las políticas públicas,  Esto se determina con la evaluación de proyectos sociales, donde se trata la solución como un problema de optimización basada en la eficacia (que se logre el objetivo) y la eficiencia (que se logre al menor costo).

La solución o viabilidad política es más sencilla: es políticamente viable todo proyecto que ayude al gobernante a mantenerse en el poder y viceversa. Este simple hecho explica por que la viabilidad política es mucho más importante que la técnica, puesto que el gobernante es quien definió el problema y tiene poder arbitrario sobre el, lo lógico es pensar que pondrá siempre sus propios intereses como árbitro supremo de viabilidad.

Sobre la viabilidad técnica existe una serie de metodologías siendo la Matriz de Marco Lógico la más usada en la actualidad. A mediados del siglo XX apareció una rama de la economía llamada "Public Choice" que se dedicó a estudiar si había alguna manera científica de determinar viabilidad técnica, el resultado más interesante de la public choice -a mi modo de ver- fue lo que se conoce popularmente como el teorema de la imposibilidad de la democracia, donde Kenneth Arrow demostró matemáticamente que las decisiones tomadas en elección nunca llegaban a óptimos sociales. Es cierto que la situación hipotética era complicada y con varias restricciones, pero es algo a tomar en cuenta: usando solo la lógica matemática se puede demostrar que las elecciones limpias dan resultados sub óptimos.

No existe una sola realidad objetiva
Este es otro de los grandes problemas de la decisión pública. El modelo ideal dice que se toman evidencias a partir de la realidad observada, pero la construcción de una solución pública es más un ejercicio de retórica que de optimización porque iguales evidencias pueden producir diferentes argumentos. Nada más claro de eso que los argumentos de justicia social, donde lo que es explotación para unos es justo para otros y viceversa. Para complicar más la cosa a las personas les importa mucho menos la justicia que el logro de sus propios objetivos, que pueden ser completamente "injustos" incluso según sus propias normas. Por eso el concepto de justicia es normalmente un comodín para justificarse moralmente, si no ante si mismos, al menos ante los demás.

Como decía antes la construcción de las soluciones públicas no es un proceso de observar problemas reales sino que sigue una secuencia más o menos así evidencia - construcción de argumentos - convencer a los demás. En pocas palabras se trata de usar la retórica para que el gobernante justifique y convenza a los demás (en lenguaje político eso se llama "legitimar") para que acepten el hecho de obtener sus propios intereses. La siguiente figura muestra el problema de manera gráfica: el cilindro es la realidad objetiva y las sombras son las soluciones propuestas, dependiendo del punto de vista la misma realidad tiene dos proyecciones totalmente distintas


Creo que no es necesario decir que el punto de vista del gobernante goza de una ventaja enorme por su poder arbitral, por ser el que tiene los recursos y por tener el aparato del estado a su disposición. En estas cosas don estado es el que manda casi sin contrapesos.

Esto ya nos va insinuando una primera conclusión y es que cuando elegimos a un gobernante -cosa que normalmente hacemos de la manera más frívola y desaprensiva- le estamos dando un poder enorme sobre nuestro futuro y muchas veces sobre nuestra felicidad o desgracia. Cosa que muy pocos piensan en el momento de marcar la rayita en el voto.

En fin, ya me he alargado demasiado así es que continuará...

4 Comments:

Blogger Frx said...

Que magistral el ejemplo del cilindro, metaforiza claramente que de una realidad puedo sacar más de una sola visión, incluso puedo encontrar historias distintas aparentemente igual de válidas al sustentarse en hechos específicos, aunque la clave está e los detalles.
Así que quien gobierna lo hace al final para sus intereses y los de su grupo, y pensar que aunque la gente igual sabe eso sigue con los mismos slóganes.

8 de octubre de 2014, 16:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Don gobierno es el que dice si es redondo o cuadrado, según sean sus propios intereses

8 de octubre de 2014, 16:58

 
Blogger Rolando el furioso said...

Muy interesante artículo Tomás. Conceptos como política pública, agenda política y otrso son simples eufemismos para disfrazar los interses de los grupos de presión representados por los distintos agentes políticos (partidos). Al final esto es como una monarquía regentada por los distintos barones y señores del reino, que presionan al rey de acuerdo a sus intereses y este último imponiendo los propios.

9 de octubre de 2014, 10:18

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, siempre ha sido y será porque esa es la naturaleza de la política: grupos de interés que se pelean el poder.Por eso es muy bueno ir analizando cada una de estas cosas, no para condenarlas o hacer juicios morales -que son cuestión de cada uno- sino para que nos demos cuenta y podamos separar la retórica del verdadero significado de los discursos, eso nos debería ayudar a elegir con más claridad

9 de octubre de 2014, 10:21

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas