Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás


La Revolución Industrial entre la segunda mitad del Siglo IXX y primera del siglo XX, coincide con el período del romanticismo y afectó profundamente las formas musicales, La música de Beethoven anunció en gran parte los cambios que estaban llegando.

Se trata principalmente de cambios tecnológicos que permitieron la creación de nuevos instrumentos y una mejora enorme en los instrumentos antiguos, además del crecimiento en tamaño de la orquesta sinfónica. En los años de Mozart una orquesta tenía unos 20 a 40 músicos, mientras que en pleno período romántico no fueron raras orquestas con 200 o más ejecutantes.

Los propios instrumentos adquirieron sonidos más fuertes y más llenos, incluso instrumentos tan tradicionales como el violín cambiaron con cuerdas metálicas mucho más tensas, arcos más grandes y puente inclinado. En pruebas a ciegas con ejecutantes profesionales, han sido incapaces de distinguir el sonido de un Stradivarius de un buen violín moderno, lo que muestra como ha mejorado la tecnología la calidad de los instrumentos.

Los pianos fueron creciendo en tamaño y en octavas, hasta llegar al monstruoso Steinway Grand que se muestra en la foto

Steinway fue el más grande innovador en tecnologías de pianos, las principales innovaciones fueron colocar las teclas de los bajos cruzadas (no paralelas) a las demás, lo que permitió usar cuerdas más largas y sobre todo u cuerpo o marco de fierro fundido que permitió -igual que en los violines modernos- tensar mucho más las cuerdas. Cada tecla en un Steinway tiene tres cuerdas que pueden ser sostenidas o apagadas lo que da una expresividad enorme al sonido.


Otros instrumentos como los bronces tuvieron enormes mejoras al incorporar las válvulas y pistones, que permitían alargar o acortar los ductos de aire agregando más octavas a los instrumentos. Otros como la tuba, se inventaron en esos años permitiendo crear sonidos de bronce más bajos de los que habían existido hasta entonces.


En general las mejoras técnicas a los instrumentos durante la Revolución Industrial permitieron grandes mejoras dramáticas: más volumen; mejor timbre con armónicas más ricas; mejor control expresivo; más octavas; mejor respuesta dinámica (más diferencia entre un pianissimo y un fortissimo), esto cambió el sonido de la música.

Pero también cambió la forma de componer, la musica del Período Clásico era mucho más rápida y más rica en motivos, "Eine Kleine Nactmusik" de Mozart tenía un motivo distinto cada 5 o 10 segundos y era rapidísmina, miren



Comparemos con la música de Wagner, romántico por excelencia en "Also Spracht Zaratustra"


¡Un solo tema que dura mucho y se repite una y otra vez! eso no habría sido posible con las pequeñas orquestas y los instrumentos de sonido limitado de la época clásica. Ya no son temas, cadencias, contrapuntos lo que importa sino sonidos "grandes gestos" sonoros muy largos que muchas veces no llevan a ninguna parte, el sonido por el sonido mismo. La cosa es que con la tecnología y la imposibilidad de superar a los clásicos, la música se puso mucho más lenta, basada más que nada en la sonoridad y los eefctos. Por algo Wagner es el papá de la música incidental, de cine y todo eso.

¿Mejor o peor? Simplemente distinta, aunque yo prefiero mil veces el período clásico, especialmente esa transición que hicieron Beethoven y Shubert de agregar sonoridad pero siguiendo las reglas clásicas. La música incidental o ambiental me gusta poco, música de ascensores o dentistas.

Ricardo comentaba la otra vez la tendencia a tocar la música clásica con instrumentos de época y es muy interesante para hacerse una idea de como sonaba entonces, pero yo estoy seguro que a Beethoven o a Mozart les fascinaría escuchar su música ejecutada por una gran orquesta sinfónica de 200 o más músicos, con instrumentos modernos. De hecho Beethoven toda su vida se quejó porque consideraba el piano como un instrumento limitado ¡que no habría dado por tocar en un Grand Steinway! cuando podía escuchar, claro.

Pero tal vez el adelanto más profundo y fabuloso de la tecnología es el que nos permite llevar miles de canciones en el bolsillo, a costo cero gracias a la tecnología digital. Yo recuerdo perfectamente la época de los tocadiscos de vinilo, los discos eran caros y escasos, además un enorme negocio para los productores discográficos. Pensar que un poco más de cien años atrás la mayoría de la gente no tenía acceso a escuchar buena música nunca, en toda su vida. Eso si que es maravilloso y apenas nos damos cuenta.

16 Comments:

Blogger Frx said...

Yo me pregunto qué es lo que pensarían los grandes compositores de música clásica si escuchasen versiones más modernas de sus grandes obras ¿Cuántos de ellos se escandalizarían y cuántos de ellos admirarían lo genial que suena su composición en diferentes estilos?

8 de marzo de 2015, 02:29

 
Blogger Ulschmidt said...

Claro, Wagner es el más cinematográfico !
nomás aquella "Cabalgata de las Valquirias"...
https://www.youtube.com/watch?v=Clg1IbQ7sNY

8 de marzo de 2015, 09:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, yo creo que les encantaría, la calidad de los instrumentos modernos y el sonido de las grandes orquestas es espectacular.Una sonata en un gran piano moderno suena mucho mejor que en los pianos antiguos, en comparación suenan como tarros.

Ulschmidt, claro que sí, música de cine , creo que Wagner inventó o por lo menos masificó eso de los "leit motiv" o sea que aparece el jovencito y suena la "música del jovencito", salen al campo y suena la "música del campo". A mi no me gusta mucho, lo encuentro distractivo.

Con la Cabalgata de las Valkirias por ejemplo, es tan masticable que uno siente el ruido más que escuchar la música.

8 de marzo de 2015, 10:03

 
Anonymous Anónimo said...

zaratustra es de richard strauss, no de wagner

8 de marzo de 2015, 17:30

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

Todos tienen masterpieces. Wagner: Liebestod (en Tristán e Isolda)

8 de marzo de 2015, 17:33

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

Y es cierto lo de Anónimo. Es Richard Strauss no Wagner

8 de marzo de 2015, 17:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Bah, que tanto si también es aleman como ese otro, ahhh ¿como se llamaba?

¡ALZHEIMER!!!!

8 de marzo de 2015, 17:58

 
Blogger Ulschmidt said...

"así hablaba Zaratustra" es de Nietzche, un tipo que terminó hablando con un caballo

8 de marzo de 2015, 19:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Ulschmid, ese era el libro, el poema sinfónico del video es de Richard Strauss, quien a todo esto le hizo la puntería a Cosima Wagner y fue muy influenciado por este

8 de marzo de 2015, 19:58

 
Anonymous Ricardo said...

Tomás, esta es una discusión bastante compleja. Yo no creo que los instrumentos modernos sean necesariamente mejores. En cuanto a sonido, prefiero mil veces los antiguos. En cuanto a mantenimiento, los modernos duran más y son más económicos de hacer. Por eso un Stradivarius o un Amati son tan valiosos. Los antiguos son para ambientes de cámara, los modernos para grandes teatros. También no hay que olvidar que la potencia de los instrumentos, y también la arquitectura de teatros y salas de música, dependían de los requerimientos de la música del momento. Bajo mi punto de vista, es una aberración tocar una pieza sacra de Monteverdi en un teatro para miles de personas. El canto gregoriano suena mejor en espacios reverberantes como una catedral gótica. Bach tuvo que adaptar su música a la renovación de la Iglesia en Leipzig. Wagner tuvo que construir su propio teatro para representar su óperas. El Mesías de Handel debe representarse con centenares de intérpretes para sonar bien en el Royal Albert Hall, cuando fue originalmente compuesto para iglesia de tamaño reducido. También es discutible si a un compositor le hubiera gustado un instrumento más moderno. Quizás a Beethoven sí, pero a Bach no le gustó el pianoforte y siguió con el clave. El mismo Arrau dejó de interpretar Bach porque se dio cuenta que esa música sonaba mejor en el clave. Y tiene lógica pues si en el romanticismo el compositor e intérprete "le ponía sentimiento" usando el piano y el forte, en el barroco se hacían con las ornamentaciones y los juegos de consonancia y disonancia. Otro factor importante es que antes del Romanticismo las orquesta no eran profesionales. Cómo saber si las niñas de la orquesta del colegio donde trabajaba Vivaldi tenían un nivel interpretativo similar a las actuales Orquesta Barroca de Venecia o La Europa Galante? O si los coros con que trabajaba Palestrina tenían el mismo uso del vibrato que los coros sinfónicos actuales? Me imagino el horror que un trovador medieval sentiría al ver interpretadas sus obras por modernos conjuntos de música antigua. Ni siquiera el metrónomo de Beethoven seguía las convenciones de tempo actuales. Ni para qué decir el pitch de las orquestas barrocas y clásicas, diferentes que las de las orquestas con instrumentos modernos.

Saludos

8 de marzo de 2015, 20:17

 
Blogger Ulschmidt said...

Yo creo que el instrumento es casi todo, y que una intelectualización excesiva de las cosas hace ignorar su peso. Es una muy personal apreciación, de un ignorante, claro. Todavía no se porqué los instrumentos electrónicos no son dignos de la música clásica, por ejemplo

https://www.youtube.com/watch?v=bT7bbgsyzKc

8 de marzo de 2015, 21:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Cierto Ricardo, es un temón. Recuerdo una entrevista a Arrau -la ví en Youtube- donde mencionaba eso, que no le parecóa correcto interpretar a Bach en un Gran Piano porque su música "era" para clavicordio. Es interesante y válido, pero creo que depende mucho del gusto personal y otras cosas como el valor que el oyente le da a la "autenticidad" de la interpretación.

En lo de los instrumentos antiguos versus modernos creo que se enlaza un poco con el comentario de Ulschmidt acerca de que tiene de malo usar instrumentos electrónicos en música clásica. Bueno, el instrumento electrónico tiene miles de menos armónicas que cualquier instrumento acústico así es que su timbre, su sonoridad siempre será menos "rica", por decirlo de alguna manera.

Es un muy buen punto el que haces acerca de los espacios donde se escucha la música, el entorno acústico se funde con los instrumentos para crear la sensación y la música de cámara siempre sonartá distinta en una cámara o en una catedral que en un teatro para orquesta sinfónica, el sonido es muy afectado por el entorno.

Pero creo que es importante obedecer al gusto subjetivo más que ceñirse a la autenticidad, mal que mal como dices, nunca tendremos sonidos auténticos, partiendo de la base que ni sabemos como sonaba en esos años, solo podemos suponerlo tratando de recrear las condiciones físicas.

Pero el ejemplo de Bach en Gran Piano me parece excelente ¿que pasa si yo lo escucho y me gusta más que en clavicordio? para mi gusto el sonido del clavicordio lo encuentro seco, no muy expresivo, claro, a Bach no le gustó el piano pero yo no soy Bach y de repente me podría gustar su música en piano.

Y esto podría ser válido en los dos sentidos, por ejemplo si a mi me gusta no solo la música sino su entorno histórico y quisiera escucharla lo más fiel posible para transportarme a esos años ¡claro que me chocaría escuchar en instrumentos que no son lo más parecido a los originales! o sea vale igual para los dos lados, creo que depende que es lo que uno busque o lo que uno disfruta más al escuchar música.

8 de marzo de 2015, 23:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt es bueno ese comentario sobre los instruentos electrónicos. Yo pienso -al menos para mi gusto- son muy limitados en cuanto al timbre y el cuerpo del sonido.

Esto debido a la forma en que se generan electrónicamente los sonidos, que puede ser por sampleos o combinando una cantidad de tonos puros con armónicas en cierta proporción. LAs armónicas son múltiplos de la nota que estás tocando, o sea por 2, 3, 4, 0.5, 0.25, etc. y se producen por el rebote en la caja de resonancia de los instrumentos acústicos.

La onda acústica en un instrumento es inimaginablemente compleja porque cada nota es la combinación de infinitas armónicas. Aunque no podemos escucharlas todas son de hecho infinitas y muchas que no podemos escuchar incluso nos causan una sensación porque las captamos a través de la piel u otras partes del cuerpo, hay que recordar que son vibraciones de aire.

Estas armónicas en un instrumento acústico, infinitas se combinan en una suma única que es el resultado de un montón de factores físico de cuando se ejecuta la nota. Hay instrumentos de viento por ejemplo que casi no tienen armónicas, la flauta que casi no tiene caja de resonancia, y son muy fáciles de sintetizar electrónicamente obteniendo un solido similar.

EL sonido de un piano de cola con su enorme caja en cambio es impensablemete complejo, solo se logran aproximaciones groseras con piano eléctrico.

¿Y los sonidos puramente electrónicos, que no imitan instrumentos acústicos? hay sonidos interesantes pero son "pitos" bastante puros y secos, es muy difícil hacer música "expresiva" con eso, tocar acentos, variar la dinámica, en fin, un montón de cosas que se consiguen con los instrumentos acústicos y su complicadísimo sonido.

El timbre, la sonoridad es lo más instintivo de un instrumento o de una voz. Es probable que cualquiera de nosotros, sin ído entrenado ni nada de eso, escuchando la misma aria a varios cantantes de ópera podamos reconocer a Pavarotti, eso porque tiene un timbre distintivo y muy rico además del virtuosismo y la perfección técnica. Por eso algunos instrumentos son mejores -y más caros- que otros

9 de marzo de 2015, 00:03

 
Anonymous Ricardo said...

Que quede claro que la tal "autenticidad" no existe, es más bien interpretar obras estando informado de las técnicas interpretativas de la época con los instrumentos para las que fueron compuestas. En otras palabras, que Bach no suene como Wagner. Ahora, si alguien alucina con el Bach de von Karajan, es su problema :)

Saludos

9 de marzo de 2015, 00:56

 
Anonymous Julio Costa said...

Siglo XIX.

Tomas ¿Viste el documental que recomendé en algún post anterior (Symphony de la BBC)? Altamente recomendable.

9 de marzo de 2015, 14:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ricardo, eso mismo creo.

Julio, claro que lo vi, un conciertazo a todo trapo

9 de marzo de 2015, 15:37

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas