Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

La mujer a la cocina

sábado, 25 de abril de 2015


La división del trabajo y la especialización que trae consigo, es tal vez lo más característico de nuestra cultura. La historia de la civilización es en buena parte la historia de la división del trabajo.

Un poco de prehistoria
En la época paleolítica existían varios tipos de hominidos que competían por sobrevivir, de los más interesantes estaban por un lado los Neandentales, fuertes, chicos y excelentes cazadores, parecían tener todo para imponerse. Por el otro lado el homo sapiens, mucho más débil físicamente y menos adaptado en términos evolutivos para la supervivencia. Resulta que todas las especies de homo se fueron extinguiendo, el Neandental desapareció hace unos 30 mil años, los homo sapiens somos nosotros.

"Dile al tonto que tiene fuerza"
La explicación más aceptada de por qué los fuertes Neandentales se extinguieron y en cambio los Homo Sapiens, mucho más débiles, permanecimos, es cultural: la división del trabajo que en algún momento llevó a que los hombres se dedicaran a cazar y las mujeres a cuidar sus crías, lo que llevó al surgimiento de las sociedades agrícolas y lo que hoy conocemos como civilización. Hay un artículo bastante famoso que lo explica así llamado What’s a Mother to Do?The Division of Labor among Neandertals and Modern Humans in Eurasia de Steven L. Kuhn and Mary C. Stiner.

Adam Smith sabía
En pocas palabras la explicación es que los Neandentales y demás homínidos todos hacían de todo por igual, mientras que los Homo Sapiens se especializaron. Pasaron muchos siglos sin que nadie se diera cuenta de la importancia de la división del trabajo. El primero que se dió cuenta de esto fue Adam Smith en su libro La Riqueza de las Naciones, con un estupendo ejemplo de la fábrica de alfileres. El libro tiene miles de páginas, pero habría bastado ese solo capítulo, de unas 20 páginas, para que mereciera ser considerado uno de los trabajos intelectuales más importantes de la historia.

No voy a colocar de nuevo los argumentos de Smith porque ya lo he hecho antes, eso se puede revisar en esta entrada por ejemplo, donde explica como dividir el trabajo y especializarlo no solo mejora la eficiencia sino que obliga a colaborar y establecer lazos de confianza haciendo a las personas más dependientes entre sí, en el buen sentido de la palabra.

Recuerdos de cuando era niño
No todo es malo al ponerse viejo, a mis 60 añitos he visto cambios tan maravillosos como la aparición de la televisión, Internet y cosas por el estilo, pero creo que ninguno de los cambios que he visto es tan fundamental como la tendencia a la desaparición de la división del trabajo entre hombres y mujeres. Es un cambio cataclísmico y como todas las cosas importantes está pasando desapercibido frente a nuestras narices.

Cuando yo era chico (uhh) tuve una prima que fue tal vez la primera mujer profesional en la historia de mi familia cercana. Ser mujer profesional en los sesentas era algo muy raro, más en una profesión bastante técnica. Recuerdo que mi prima era moderna en todo sentido, tenía un lindo departamento, le interesaba el arte, manejaba su propia casa y jamás se casó ¿para que? era completamente independiente y podía tener todos los novios que quisiera. Era la sobrina favorita de mi mamá y también un ídolo para mi, una superwoman.

Pero eso no era normal, lo común era que las niñas buscaran un buen partido para casarse, su profesión era ser esposas, criar a los hijos, mantener unida a la familia y cuidar la casa. Un buen partido no significaba necesariamente alguien forrado en plata. Aunque eso era el ideal, un buen partido también era alguien de buen carácter y sobre todo proveedor constante, capaz a lo menos de pagar las cuentas a fin de mes. En mis años era "poco masculino" no ser capaz de sostener la casa y el epíteto de "cafiche" era mucho más humillante que hoy.

De pronto todo cambió
Esto en Chile pasó en los ochentas, junto con el salto modernizador que dio el país donde cientos de miles de mujeres empezaron a estudiar en la universidad, las exigencias bajaron enormemente y decenas de miles salieron con títulos de ingenieras, doctoras, abogadas, etc. profesiones en las que antes era rarísimo ver a una mujer.

Y así, de un día para otro el caso de mi prima, que era una rareza, se convirtió en lo más común. Lo raro hoy es encontrar mujeres que tengan como principal objetivo casarse y cuidar la casa mientras el marido las provee, a muchas en realidad no les interesa casarse y si lo hacen la relación es muy floja porque se puede romper en cualquier momento sin grandes consecuencias. El matrimonio, que antes era una póliza de seguros perdió su principal razón de ser y cada vez menos gente está dispuesta a hacer ese absurdo trámite.

Las mujeres quieren "realizarse"
Hoy la mayoría de las mujeres sueña con "realizarse" trabajando en lo que les gusta. Al entrar al mundo del trabajo también adquirieron la ambición de querer destacarse material y socialmente por medio de su profesión, convirtiendo -igual que los hombres- a la auto realización en el objetivo de su vida. Esto que existió siempre en un grupo minoritario de mujeres, ahora es masivo.

Vuelta a los Neardentales
El resultado es que al quebrarse la división del trabajo estamos volviendo a la época de los Neandentales donde hombres y mujeres cazan por igual y nadie se queda en la casa. Las familias se deterioran y se hacen disfuncionales, muchos de los problemas modernos vienen de esta disfunción.

No es raro que las casas pasen solas gran parte del tiempo porque ambos padres trabajan duro para mantener el estilo de vida que ambicionan y en la mayoría e los casos viven atrapados en un enjambre de deudas y precariedad económica que los obliga a buscar más y más trabajo. ¿Que hacer con los hijos entonces? ahí se metió el estado convirtiendo a la educación preescolar, básica y secundaria en guarderías, que se hacen cargo de tener encerrados a los niños en un espacio razonablemente seguro, haciendo una pantomima de "educación".

Entonces nadie cumple un papel, porque es imposible satisfacer las expectativas en esas condiciones. Las mujeres no pueden avanzar ni destacarse en su carrera a menos que hagan fuertes sacrificios familiares, no es raro que los hijos de una exitosa abogada salgan buenos para la droga y pandilleros, en el fondo ellos se están "educando" con sus amigos y compañeros, como gatos salvajes en el campo porque la verdadera educación está fuera del alcance de los profesores formales.

Los más beneficiados somos los hombres
Las feministas, que creen que están ganando la guerra por emancipar a la mujer, no se dan cuenta que los verdaderos beneficiados con todo esto son los hombres. Resulta que nos sacaron de encima la responsabilidad de "sostener el hogar" y el efecto real de la entrada de mujeres al mercado laboral ha sido que llenan puestos con menor salario, son una fuente de mano de obra barata y cada día más barata a medida que se necesita menos mano de obra y entra más gente a trabajar. No es un asunto de leyes o regulaciones, es una realidad económica que ninguna ley puede cambiar.

Entonces los hombres ya no tienen que pagar a cambio de sexo seguro y constante, la fidelidad conyugal se convierte en un absurdo, no conviene a hombres ni mujeres -además que es antinatura- los cuernos pasan de ser algo vergonzoso a un asunto común y corriente. Así es como muchas parejas se separan. Pero aquí viene lo bueno, porque seremos Neandental pero nunca tanto y la mujer es la que se queda con los hijos, que en nuestro tiempo son un lastre muy difícil de manejar.

Es un mundo injusto
Pensaba en todo esto ayer, cuando conversaba con una amiga separada hace poco, que recibe una pensión razonable de su marido (quien sabe por cuanto tiempo) y tiene que trabajar para mantener la casa manteniendo a sus hijos, ya convertidos en bloodsuckers malcriados que exigen más y más sin ayudar en nada. También pensaba en otra amiga que es profesional bastante exitosa, soltera y hace mucho tiempo me había contado tener un "nano", es decir un doméstico que le llevaba la casa y le daba otros convenientes servicios -cuando fuesen requeridos- a cambio de un sueldo razonable, decía vivir muy contenta, pero hasta donde yo se, la pasa deprimida y mal genio.

Es un mundo injusto, en fin, nada que hacer supongo.

19 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Estoy completamente de acuerdo contigo en el asunto de la falta de atención que recibe el hogar cuando los adultos se dedican de lleno a realizarse en sus profesiones. Es una situación muy satisfactoria el recibir dinero por hacer algo que se disfruta pero el semi-abandono del hogar solo es sostensible por periodos limitados, lo que me lleva al siguiente punto que quiero hacer en relación a tu articulo...

El hecho que tu designes a la mujer como la encargada del hogar solo por su género es demasiado retrógrado. Me extraña. Yo lo veo desde una perspectiva individual que traspasa géneros.
Abrazos~
Lilian

25 de abril de 2015, 14:34

 
Blogger Maximo said...

Comparto lo que expones, de hecho varias veces pense escribir sobre esta "modernidad", pero no lo logre asociar con la devision del trabajo y el resto de tu argumento.

El mejor ejemplo es Europa, continente decadente porque perdio parte de su cultura, y la que trasmite la cultura es principalmente la madre.

25 de abril de 2015, 14:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Lilian, si, el principal problema es cuando hay hijos, creo que es algo que hasta el momento no tiene solución.

Sobre o que dices del papel de la mmujer OJO yo no designo a nadie, simplemente estoy describiendo como eran las cosas antes y como son ahora, lo que yo escribí es descriptivo, no normativo, el papel de la mujer cudando la casa es cultural y no veo ningún problema en que sea al revés (de hecho desde hace bastante tiempo la Pilar mantiene la casa y yo no veo problema con eso) el asunto es que el ingreso masivo de mujeres al mercado del trabajo creo que las ha perjdicado a ellas y a la sociedad.

Yo no le veo mucha solución porque la dinámica de la economía va hacia que las familias tengan que producir cada vez más ingresos. La única solución posible que yo veo es conformare con menos ingresos cuando hay hijos y que al menos uno de los dos se quede en la casa.

Otra solución sería media jornada y medio sueldo para las mujeres o trabajo en casa. En el mundo el ingreso masivo de las mujeres al trabajo fue debido a as guerras mundiale, en ese tiempo se jstificaba porque había división, pero hombres y mujeres compitiendo por los mismod segmentos me parece que puede ser muy malo, incluso en términos evolutivos

25 de abril de 2015, 14:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Máximo, buen ejemplo, en Europa el deterioro del as familias es grave. Como siempre les copiamos lo malo.

25 de abril de 2015, 14:50

 
Anonymous Anónimo said...

Esto está cambiando! Te explico con ejemplos de mi vida cotidiana. Mi doctora solo trabaja tres dias a la semana, el dentista de Lunes a Jueves. Cada día hay mas oferta y demanda por trabajos desde la casa. Los Millenials y la generación X quieren vivir cerca del trabajo, nada de la gran manejada desde el trabajo a los suburbios. Las mismas generaciones señaladas rechazan el overtime, y le dan importancia a la calidad de sus vidas. Es bien visto el trabajar dos años en un sitio y cambiarse a otro, esto permite que los padres se tomen turnos como principales proveedores. Un familiar y su esposo estan haciendo esto mismo ahora mismo. El -hasta ahora- trabajaba 4 dias a la semana, dos de ellos desde casa. Pero ahora que terminaron de pagar las deudas, el se quedará en la casa por dos años para cuidar a su pequeño. Y esto es solamente lo que me rodea a mi. Algo en común que tiene toda esta gente es que son todos profesionales.

25 de abril de 2015, 15:39

 
Anonymous Anónimo said...

Fuí yo la que escribí el comentario de mas arriba :)
Lilian

25 de abril de 2015, 15:41

 
Blogger Jose Cornejo said...

suena machista pero desde los tiempos antiguos que la cosa es así... incluso nuestras madres nos educaron con eso de "las mujeres a la cocina, los hombres al trabajo".

Las feministas y simpatizantes de la "igualdad de género" nunca han mencionado eso de "igualdad de derechos = igualdad de deberes" y si se los sacamos en cara, ellas chillan y requetechillan, ya que es hasta cuando les conviene nada más.

25 de abril de 2015, 15:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lilian, exactamente, va a haber que adaptarse a los cambios, algunos lo hacen activamente y otros solo se dejan llevar. Yo creo que es insostenible que en una familia con hijos los dos pasen 9 o más horas diarias fuera de la casa, creo que eso no puede funcionar bien. La gente más viva, como dices, está viendo modo de adaptarse.

José, yo no tengo idea como "debiera ser" y creo que el pasado no es norma para el futuro. Para algunos la familia tradicional donde el hombre trabaja y la mujer n la casa puede ser la solución, para otros no, tendrán que buscar la manera, tal como cuenta Lilia que está pasando en USA

25 de abril de 2015, 16:01

 
Blogger Nervio said...

situación 1:

las pocas familias tiene mas hijos y son mas aptos y dominan al resto.

situacion 2: el estado cuida las crias y actuamos como una gran colonia de abejas.

¿alguna otra idea del futuro?

25 de abril de 2015, 16:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ni idea, creo que es un cambio tectónico de consecuencias impredecibles, son miles de millones de personas siguiendo una tendencia, quien sabe para que lado se irá. Es de esas cosas que no se pueden pronosticar.

25 de abril de 2015, 16:19

 
Blogger Frx said...

En resumen, o trabajas o tienes familia, pues las dos a la vez no se puede hacer bien.

25 de abril de 2015, 16:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A nivel personal es asunto de cada cual, pero yo creo que la familia tradicional con uno trabajando y otro en la casa (sea quien sea como dice Lilian) lleva mucha ventaja sobre las familias disfuncionales actuales. Esto en el caso que hayan hijos, sin hijos da exactamente lo mismo.

25 de abril de 2015, 17:09

 
Anonymous Wilson said...

Recien comezamos a ver los resultados de la pildora anticonceptiva y el trabajo masivo de la mujer. El efecto del viagra,puede apenas adivinarse, asi como las cavientes familias homosexuales, y las, ya instaladas, de un solo hijo a hijo y medio en los abc1 y c2.
No es facil pronosticar nada, ademas de ser casi siempre un ejercicio fallido. Quiza como tendencia habra sectores subculturales que se aislaran, tanto fisica,como culturalmente, educando en sus propios colegios o en casa. Ya se hace pero puede crecer mucho.
La esperanza de criar "ciuidadosamente" a los pocos hijos, compartiendo tanto hombres como mujeres o desninando fuul time uno de ellos, se enfrentara al peso de la calle y su efecto disolvente, de manera que el aislamiento sera una tentacion.

25 de abril de 2015, 17:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson cierto, es impredecible. Lo bueno es que ahora cuesta menos que antes aislarse o ser un "bicho raro", las sanciones sociales son mucho más suaves

25 de abril de 2015, 18:23

 
Blogger Ulschmidt said...

¿cuánto "cuidaban" las familias de antaño a sus hijos? Mi mamá iba a su escuela rural a caballo. Soñaba con que la enviaran a estudiar enfermería,pero no invirtieron eso en ella. Fue auxiliar de su madre en el hogar ya de adolescente. Su hermana igual hasta que se casó muy joven. Su hermano hizo un secundario técnico,pero estaba arriba del tractor ya de adolescente y entró en producción plena apenas volvió del servicio militar.
Los hijos de antaño eran laborantes desde temprana edad y economicamente autónomos antes de los 20. Luego cargaban la obligación moral de sostener a padres en sociedades que no tenían sistemas de pensiones.
Yo, en cambio, fuí una carga hasta los 20 y tantos, y mis hijos espero que me liberen antes de cumplir 30. Mi mamá vive de su pensión. Los jóvenes no se crían en ningún tipo de tradición familiar sino en la cultura pop mundial. Lo único que necesitan que uno haga por ellos es poner plata muchos años. La mujer con todos las lavadoras, secadoras, heladeras, cocinas, termos, comida enlatada y un largo etcétera mas la educación sistemica que saca a los niños del hogar temprano y muchas horas no tiene sino una fracción del esfuerzo histórico hogareño. En cambio sí puede salir a buscar parte de la plata que hace falta para sostener a los monstruos, al Fisco que paga las pensiones y las escuelas, etc...
En cuanto al sexo, a la liberación del varón de otorgar mantenimiento por sexo seguro, debería ser una nueva y extraña ventaja varonil pero con muchos tipos no funciona así. Les agarra una especie de crisis si no tiene hijos y pareja estable a cierta edad. El divorcio les cae a muchos mucho peor que a las mujeres. A los picaflores, un simple estudio de ADN les obliga a pasar pensión a cambio de ningún servicio sexual ni nada.

25 de abril de 2015, 23:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Muchos temazos Ulschmidt, como para escribir un libro. Yo viví de mi mamá hasta los 23 años si mal no recuerdo, que fue cuando reventamos económicamente, ella se tuvo que ir a Alemania y yo me quedé a arreglármelas como sea. Curiosamente ni siquiera eso me convenció para ponerme a trabajar, por el contrario, i un peso y sin ayuda de nadie se me ocurrió entrar a estudiar a la universidad. Eso si que es locura.

Creo que la presencia constante del padre o madre en la casa es la única educación real que uno tiene, no porque ellos se dediquen a enseñarnos sino por el ejemplo que da la estrecha convivencia, aprendemos por imitación. Lo que enseñan los amigos o la calle no vale nada, para que hablar el colegio.

El 90% de lo que se y lo que soy lo aprendí mirando a mi mamá, porque mis padres vivieron separados muchos años, de mi papá aprendí a discutir de manera educada, creo que eso fue todo. Ah, también le tenía una envidia espantosa porque hablaba inglés y alemán, gracias a esa envidia yo traté y traté hasta que aprendí algo de inglés, que me sirvió muchísimo.

Yo creo que los hijos aprenden de los padres lo bueno y lo malo por osmosis, por el ejemplo de lo que hacen, no de lo que dicen. Uno mira y saca sus conclusiones. Los que no tienen la suerte de convivir con los padres muchas veces crecen convertidos en idiotas. Peor todavía los que tienen papás hippies o hijos de hippies, esos heredan toda la estupidez.

Creo que la familia es la verdadera escuela, colegio y universidad, en la casa se aprende lo bueno y lo malo, la mayoría de los idiotas tuvieron padres idiotas y viceversa. No es que se tomen lecciones sino que se trasmiten las ideas más profundas y se repiten comportamientos.

Creo que darles plata a los hijos es lo peor que se les puede hacer -esa idea de la "mesada" los puede podrir para toda la vida- mientras antes se den cuenta de lo que cuesta conseguir los billetes y de lo fácil que es perderlos estarán mejor equipados para la vida. Esa es una de las mejores enseñanzas y no cuesta nada, al contrario, ahorra plata.

Lo que pasa es que la vida "normal" moderna está llena de trampas para esclavizar a la gente, la esclavitud nunca se abolió en realidad, la diferencia es que ahora es voluntaria, las personas aceptan ser esclavos por cobardía o flojera, por ser como todos los demás.

Yo creo que tener hijos implica cierta obligación de hacer todo lo humanamente posible para que no sean unos pelmazos estúpidos al crecer, a mucha gente eso no les importa pero yo creo que eso está mal.

Sobre las pensiones alimenticias al menos acá en Chile las paga el que quiere, cuando y cuanto quiere, a veces toman presos a algunos como medida escarmentadora, pero esa es la ley que más se debe romper en Chile. Casi siempre es la mujer la que carga con mantener la casa después de separarse.

25 de abril de 2015, 23:53

 
Anonymous Ricardo said...

Hola Tomás, tu tema toca la interminable disputa entre las ciencias sociales y las ciencias duras. El famoso patriarcado, que tanto odian las feministas radicales, surgiría, según lo políticamente correcto, por una evolución cultural que alienó a las mujeres de la esfera administrativa y militar. Pero hay científicos que contraponen a ello un origen genético del problema. Esa sería la razón del por qué los hombres tienen niveles elevados de testosterona lo que los hacen más aptos para tareas que implican riesgos, esfuerzo físico, lucha, etc.

No recuerdo que teoría era una que decía que en los mamíferos el macho está capacitado para la competencia pues es la hembra quien decide con cuál macho copulará, por cierto el más fuerte, implicando que existe una lucha entre los machos para dirimir cuál será elegido. Bajo el prisma de esta teoría, la mujer es débil por la sencilla razón de que tanto en su período de embarazo y post embarazo gasta todas sus energías por lo que el gasto de supervivencia lo debe asumir el varón. Hay que notar que en las especies de mamíferos, la cantidad de crías para un nacimiento es mucho mayor en los animales que en los humanos, generalmente un solo bebé, lo que hacía más frágil la supervivencia de la especie.

Creo que reducir todo a términos sociales/culturales o biológico/genéticos es caer en un determinismo ya un poco obsoleto. Creo que ambos trabajan simultáneamente. Se supone que las culturas cazadoras/recolectoras eran más "igualitarias", pero el surgimiento de la civilización en sociedades agrícolas especializó, como bien dices, las funciones masculinas de las femeninas. Pero no lo veo como una especie de totalitarismo patriarcal contra las mujeres como lo quieren hacer ver las feministas, sino más bien una proyección de fenómenos biológicos que se refuerzan o encuentran asideros en costumbres culturales informadas por motivos religiosos o de otra índole. El estudio de las invasiones indoeuropeas en Europa puede aclarar muchas dudas sobre eso.

Creo que la pérdida de sentido del hogar como un espacio con significado está en el origen del por qué ahora se abandona. Ese significado se apoyaba en costumbres y tradiciones muy antiguas que con el advenimiento de ideologías como el liberalismo y el socialismo fueron desplazadas. Me parece que primero fue el traslado de la educación fuera del hogar lo que gatilló este fenómeno, para posteriormente inducir a la mujer a incorporarse a los medios de producción, con todo lo que ello acarreó. Una buen argumento contra el feminismo radical sería ese, que en realidad el patriarcado no sometía a las mujeres, las protegía más bien. Pero para una mentalidad moderna eso es muy difícil de entender.

Saludos

26 de abril de 2015, 10:28

 
Blogger Pablo said...

Las feminazis te van a hacer un atentado en ka calle después de lo que escribiste.....

26 de abril de 2015, 10:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Ricardo, el asunto biológico no lo quise tocar porque no se prácticamente nada de eso y -como dices- un determinismo biológico puro no sería una explicación muy creíble, además por deformación tiendo a buscarle explicaciones económicas a todo.

Creo que el comportamiento de las personas está bastante condicionado por los incentivos de su bienestar material pero no se puede desconocer lo que dices, hay también un determinante biológico importante, es evidente que las mujeres están mejor conformadas para ciertas tareas que para otras y que la maternidad/parto son un diferencia importnte.

Sin duda debe ser una combinción de fisiología y economía, yo creo que eso de que se trata de esquemas culturales de dominación es una de las muchas ideas tontas de lgunos sociologos y políticos, creer que todo es cultura es bien absurdo a mi mdo de ver y tiene que ver con formas de pensar utilitarias al poder, nada más.

Claro, debe ser un combinción donde la biología tiene un parte como base, incluso en los animaales existe la división del trabajo, algunos cazan y otros crian porque comer y criar son dos de las actividades más importantes que tenemos.

Claroque lo que distingue al Homo Sapiens es ir un poco contra la biología, o al menos contra lo aparentemente mejor en términos biológicos, pero creo que en este caso lo biológico y lo económico se hbían alineadao bien durante siglos.

Económicamente el cambio de sexo por mantención está en la base de la existencia de la familia, si puedo tener sexo a cambio de nada ¿para que emparejarse? mucho menos sentido tiene la monogamia. Por el lado de las mujeres si no necesitaan aayuda para mantenerse tampoco tiene sentido que se emparejen con una sola persona. Creo que la fmilia se construye sobre ese intercambio.

El problema es que -hagan ls leyes que hagan- las mujeres son menos productivas en la myorí de los trabajos y ganaran menos incluso asumiendo que tienen exactmente ls ismas capacidades intelectuales, cosaaa que taambién está en duda, parece que hay diferencias y en los grandes números los hombres haaacen mejor cierts cosas y ls mujeres otras.

Claro que todo esto es en los grandes números, existen mujeres con gran masa muscular y fuerza, pero son casos exepcionales, para hablar de la diferencia más evidente.

Yo creo que es la ideología igualitarista la que en la práctica está perjudicando mucho las mujeres y las familias, como pasa siempre todas las leyes de cuotas y similares que tratan de "emparejar la cancha" solo benefician a un grupo pequeñísimo de las que de cualquier maneraa serían igual competitivas (mujeres atípicas tipo Madame Curie por ejemplo) pero al final terminan perjudicando a la mayoria.

El resultado de la ideología igualadora ha sido traer una gran cantidad de mano de obra barata a la economía a costa de un deterioro social y familiar también muy grande.

Pablo, yo no tengo nada en contra de las feministas si quieren hacer una demostración de repudio frente a mi casa, siempre y cuando sean del FEMEN ucraniano, esas serán siempre bienvenidas, que me insulten todo lo que se les antoje

26 de abril de 2015, 12:48

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas