Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás



El `piano es fácil
El piano o teclado debe ser el instrumento más fácil de aprender a tocar, yo le recomendaría a ojos cerrados a cualquiera si quiere aprender un instrumento que empiece por el piano. Dicen que la guitarra es mucho más fácil de aprender, pero el piano permite entender la teoría de una manera increíblemente visual e intuitiva. Cuando dominas el arte de ubicar las manos y contar las teclas con rapidez, sin darte cuenta estás tocando, y lo mejor es que entiendes lo que estás haciendo.

No se toca de oído sino de memoria
Se puede tocar sin saber absolutamente nada de música, es lo que llaman "tocar de oído" pero en realidad se toca de memoria, de alguna manera se memorizan los intervalos entre las tclas de la escala y así uno puede escuchar una melodía o un acorde y reproducirlo aunque no tenga idea de lo que está haciendo. Es como lo hacen los niños prodigio, que pueden tocar piezas complicadísimas sin saber absolutamente nada de música, gracias a una gran memoria visual que permite recordar los sonidos de cada tecla.

Niños prodigio
Los niños prodigio o la gente que tiene muy "buen oído" aprovechan esa memoria y les cuesta mucho menos adquirir la destreza.de las manos, porque no tienen que preocuparse -como nosotros, simples mortales- de que tecla tocar, al saberlo casi automáticamente sueltan las manos con mucha más facilidad. También pueden entender con mucha más facilidad la teoría musical, porque no necesitan contar las teclas, todo se les hace más fácil.

Ubicarse y contar las teclas
Nosotros en cambio, los simples mortales, tenemos que luchar contra varios problemas que los prodigio no tienen. El primero es ubicarnos en el teclado y contar las teclas con rapidez, eso se consigue con muhísima práctica. En cierto modo, el doloroso proceso de aprender teclado me recuerda a cuando tuve que aprender álgebra, la habilidad matemática fundamental del ingeniero. Al principio -y durante muchos años- parece un enredo imposible de descifrar y hay que ejercitar la memoria igual que un atleta, hasta que los circuitos del cerebro crean la habilidad para reconocer patrones, agrupar términos semejantes, despejar y todo eso. Aprender música es increíblemente parecido a aprender álgebra, casi puro ejercicio, al principio lento y doloroso pero a medida que se va dominando es un placer enorme.

Nada más expresivo que un piano
Otra cosa que específica del teclado es que debe ser el instrumento con la mayor gama expresiva de todos. Ni siquiera el arpa con su montón de cuerdas compite en el número de octavas de un piano, donde podemos tocar desde el sonido más exageradamente grave hasta el más agudo. Otra posibilidad de expresión es el rango dinámico, o sea volumen o diferencia entre un pianissimo y un fortissimo que en el piano es enorme, de ahi viene su nombre original piano forte.

El piano también tiene otra característica especial: en un solo instrumento hay armonía (los acordes con la mano izquierda), melodía (con la mano derecha) y ritmo. El piano es al mismo tiempo armónico, melódico y rítmico, de hecho en la mayoría de los conjuntos se usa como sección rítmica, junto con los tambores y el bajo. El ritmo del piano da  muchas posibilidades interesantes como el legato (fundir en cierta forma dos notas consecutivas) o el stacatto (tocarlas claramente diferenciadas, golpeadas) y sobre todo el fraseo, que es la habilidad de adelantarse o atrasarse en el tiempo, cuadrándose antes de terminar el compás. En realidad no se llama fraseo, no me acuerdo el nombre técnico. 

Voicing para embellecer los acordes
Hacer voicing o expandir los acordes es una forma de adornarlos agregándoles más notas. Los acordes básicos se forman normalmente con triadas, es decir tres notas tocadas al mismo tiempo, la primera forma de adornar un acorde es haciendo una cuatriada o como se llame tocar cuatro notas, para lo que se agrega una séptima, lo acordes con séptima suenan más brillantes. Pero también se puede agregar una novena y luego una onceava, treceava y quinceava ¿se fijan que son todas teclas saltadas igual que las tiradas? miren: 1-3-5-7-9-11-13. Estos acordes se tocan obviamente con las dos manos ya que tenemos solo 5 dedos en cada mano, lo que nos daría en teoría para tocar hasta veinteavas, supongo. En resumen un voicing o acorde abierto consiste en adormar l acorde original añadiéndole notas para que suene más "lleno" como muestra el video.

Improvisación
También en el video se muestra una forma sencilla de improvisar, tocando las teclas de la escala que estamos usando en cualquier orden, bien sea saltadas o haciendo arpegios cromáticos (adyacentes, una tras otra). Lo m´s fácil en este caso e improvisar en Do mayor y es lo que se muestra. Improvisar así suena bien, en el sentido que las notas de la melodía (mano derecha) no chocan con los acordes (mano izquierda) pero las improvisaciones más agradables y espectaculares -para mi gusto- se basan en un "tema con variaciones".

Esto se usa muchísimo en el jazz, donde toman una melodía cualquiera, Blue Moon, Autum Leaves o cualquier otra y le van haciendo variaciones en la misma escala, las variaciones pueden ser infinitas como repetir las notas, tocarlas al doble de la velocidad, adornarlas, etc. etc. Por ejemplo miren esta lindo ejemplo de Oscar Peterson, suave y limpio




Y ya que estamos con don  Oscar Peterson, en este video muestra muchas de las técnicas que usa para improvisar y embellecer sus ejecuciones, acordes abiertos, melodía con acorde, teclas dobles, en fin, interesantísimo.


En música clásica está repleto de ejemplos bellísimos como el concierto "La Trucha" de Shubert (creo que es el cuarto movimiento) y uno esectacular de Mozart, su versión de Twinkle Twinkle Little Star. Miren esto



Un tema con variaciones, que lindo ¿no? Esto se aprovecha de la forma en que está cableado nuestro cerebro y nos permite reconocer patrones melódicos incluso si están en extremo deformados. Las improvisaciones de tema y variaciones muchas veces usan la "forma de sonata" A-B-A, primero tocan el tema original, luego lo van modificando hasta hacerlo casi irreconocible y finalmente terminan con el tema original de nuevo: home-away-home. Parece que la forma de sonata también es una tendencia que tenemos en el cerebro desde antes de nacer y se usa en toda clase de música, sea clásica o popular porque nos suena muy agradable.

0 Comments:

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas