Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El peso de la cuna

jueves, 21 de marzo de 2013


Vengo llegando de vuelta de Tacna y veo con alarma que se me están acumulando las cosas: tengo que hacer dos informes de tesis; preparar todo para el curso de Dirección de empresas que va a dictar Daniel Viera; relanzar un par de sitios web que tenía en sueño; llenar otra propuesta para un programa FOSIS aunque yo considero que es una tontera que participen; reunión mañana de los ex alumnos del EIEE para preparar el encuentro de este año; ah diablos, que no me pile la maldita máquina. Ayer adelanté algo con las páginas web y hoy envié un tercer informe de tesis que tenía pendiente, me enfurece andar atrasado casi tanto como trabajar.

Pero tengo que pagar todos los equipos que compré para los cursos de educación a distancia y para eso tendré que recurrir -al menos por un tiempo- a la actividad innoble aunque me quite tiempo para las cosas importantes, como participar en el grupo de Linkedin sobre los MOOCs que está cada día más interesante. Si a alguien leinteresa la educación online en español le recomiendo a ojos cerrados que se agregue.

Estuve leyendo el artículo Chile: el peso de la cuna, de mi buen amigo Andrés Hernando, con quien discutimos durante tantos años en el grupo CSP de Usenet. Ni que decir que le tengo un enorme aprecio (así se parte siempre cuando uno quiere apuñalar a alguien) pero (y aquí viene la puñalada) no puedo estar más en desacuerdo con sus conclusiones. Su enfoque econometrista muestra como se pueden usar los números al servicio de la ideología (vamos acuchillando) para llegar a conclusiones cliché que han demostrado por siglos ser equivocadas.

El argumento central de Andrés es muy sencillo: se basa en que  "En Chile, de cada 100 niños que a los 15 años viven en un hogar en el 20 % más pobre (medido como riqueza en varios bienes durables), menos de nueve consiguen un resultado en el 20 % superior nacional en la prueba PISA de matemáticas, mientras que, de cada 100 estudiantes que pertenecen al 20 % de hogares más rico, más de 42 consiguen este logro".

Cosa que no pongo en duda, sin embargo a partir de esto hace un salto cuantico a una conclusión que solo alguien muy tonto podría tragarse, llegando a que : "Nuestros resultados reflejan las diferencias en los estímulos y la calidad formativa recibidas por los niños de hogares más acomodados respecto a los niños de familias más desfavorecidas. Para conseguir una sociedad meritocrática es necesario que la provisión de educación para los niños vulnerables sea de una calidad suficiente para contrarrestar esta ventaja inicial. Hoy en Chile esto no ocurre".

No hay ninguna razón ni la menor prueba que sostenga la afirmación que hay diferencias en los estímulos y la calidad formativa recibidas, tampoco hay razón para suponer que estos resultados podrían ser revertidos por medio de "actuar para evitar que estas brechas se produzcan, apoyando agresivamente a todos los niños que no tienen la fortuna de nacer en un hogar privilegiado". Elartículo ignora olímpicamente que correlación no implica causalidad y en este caso es evidentísimo que son muchos otros los factores que pueden ser determinantes de lo que él indica. Hemos tenido no solo años, sino siglos de fracaso de tales políticas agresivas que intentan nivelar a los que no tienen la fortuna de nacer en un hogar privilegiado.

Lo que dice Hernando (fíjense que ahora lo nombro por el apellido, esto irá empeorando en la medida que me irrite) no es nada nuevo: que los ricos tienen más oportunidades que los pobres y que estos últimos se deben esforzar más si quieren lograr los mismos resultados. Es una perogrullada, yo nací en un hogar muy pobre y me tuve que esforzar mucho más que unos tarados que nacieron con la cuchara de oro en la boca, y aunque algunos de esos tontos hoy son doctores o empresarios con el alto auspicio de sus papis, igual son -algunos- unos tontos de capirote, no les tengo ni una pizca de envidia, al contrario, me caen muy simpáticos.

Y lo de las políticas agresivas es la más grande majadería que existe, le recomendaría a este economista cuyo nombre omitiré, que lea a los chiflados de Rawls, Sen y sobre todo a John Roemer, bah, seguro que ya los leyó, pero que los relea y que compare lo que proponen con los resultados de la aplicación de esas políticas: fracaso, fracaso, fracaso. Y lo que este señor columnista, que digo, este columnista, propone es más de lo mismo. Más costosos fracasos, más nivelación al mínimo común denominador.

En fin, creo que a este tipo cuyo apellido empieza con H, le envenenaron la mente los malditos jesuitas en su más tierna infancia, cuando logre curarse de ese virus pernicioso llegará ser el buen economista que está destinado por su inteligencia y credenciales (esta es la parte lisonjera, por si alguna vez le tengo que pedir plata o algún favor).

Pero no todo está perdido, Andrés trabajó en Mideplan y fue parte de lo que yo creo es la joya de la corona del gobierno de Piñera: la erradicación de los fraudes con los beneficios sociales que, para mi entender, es lo único de valor que nuestro mediocrísimo presidente  logró en cuatro años. Algo de eso escribiré en un futuro muy cercano, por ahora lo dejo hasta aquí nomás.

12 Comments:

Blogger Maximo said...


Veo que estás tapado de trabajo. La maldita vida se está ensañando contigo. Revélate ante tanta injusticia. Jajaja.



Sobre el tema de hoy: Si partimos de la base que tu amigo fue DE-formado por los jesuitas, todo queda claro. Eso ya no tiene arreglo, los jesuitas DE-forman muy bien.

La pobreza no tiene nada que ver con la educación, entendiendo esta como la asistencia a clases para que los profesores le enseñen al niño lo que ellos mismos no saben. La pobreza está relacionada con la cultura, entendiendo esto como la forma en que se entiende el mundo, la vida y la muerte. El por qué y al para qué de las cosas.

A modo de ejemplo, si alguien piensa que tiene derechos, y estos son la obligación de otro para con él, estamos sonados, no hay posibilidad de desarrollo personal ni nacional.
Puede existir una riqueza momentánea mientras dura es saqueo, pero a la larga eso se revierte porque está basado en una concepción cultural falsa. Ver a los PIIGS.

P.D. Veo que estás tapado de trabajo. La maldita vida se está ensañando contigo. Revélate ante tanta injusticia. Jajaja.

Todos los países de America fueron creados por inmigrantes pobres (muy pobres) que estaban dentro de los rangos que maneja tu amigo DE-formado por los jesuitas.

Tú te debes acordar que hace 20 o 30 años entrabas a comprar a una barraca, una panadería, una zapatería, y te atendía un español. En una botillería, un almacén o un “emporio”, te atendía un italiano. En una paquetería, tienda de ropa, un árabe o un judío. Todos ellos pobres, pobrísimos que arrancaban de la guerra y la miseria.

Y los más importante. NINGUNO TENIA FICHA DE PROTECCION SOCIAL!!!!!!!!!!!. NI SOLICITABA FERIADOS IRRENUNCIABLES!!!!!!!!!!!!!!!.

Cada uno elije como vive, ninguna forma es mejor o peor que la otra, todo está relacionado con uno mismo, pero después es sin quejarse.

21 de marzo de 2013, 11:11

 
Blogger Carla said...

Lo que quisiera saber es por qué esas políticas niveladoras de la educación son un fracaso? en qué fallaron? mejor dicho cómo y a fondo, fallan estas políticas que piensan que la pobreza es la razpon de la desventaja educativa del que menos tiene.

21 de marzo de 2013, 14:36

 
Anonymous Anónimo said...

Esto ya dejó de ser el "Templo del Ocio", Tomas trabaja que trabaja, jajaja.

Bueno. Si un ciudadano medio de Chile llegase a tener automáticamente el dinero de la familia Matte, como objetivo de un deseo de ser millonario, de todas maneras seguiría siendo la misma persona ahora con muchos millones. No tendría el "apellido", los lazos sanguíneos, los contactos, la historia, el perfil genético, etc. etc. Y me parece que la educación (termino muy amplio) no lo llevará a cumplir su deseo; no va a ocurrir que solo el más alto grado académico le asegure los millones deseados. Al lado tendrá personas sin educación formal que son millonarios, y es que hoy en día aún persiste la forma de hacer negocios (mirarse a la cara, ser "agresivo", inspirar confianza, cumplir), independiente de las tecnologías de la información.
ivanr

21 de marzo de 2013, 15:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Carla, creo que Maximo lo expone muy bien y concuerdo con lo que el dice. El "éxito" económico no es una consecuencia automática, directa ni lineal del nivel de educación formal de las personas. Eso es solo una falacia al establecer relaciones causales apoyadas solo en correlación. Tiene mucho más que ver con la manera de pensar y de ser de las personas, algunas (minoría) mucho más orientadas a la creación y acumulación de riqueza que otras (la mayoría). Estas son perogrulladas que ni siquiera deberíamos discutirlas, pero es tal la ideologización y el engaño que hay que estar repitiendolo una y otra vez.

Obvio que los hijos de los ricos tienen más posibilidades de ser ricos por la cultura, el ejemplo y por otra razón mucho más sencilla y evidente: la herencia, no solo se hereda dinero y bienes materiales sino costumbres, ideas, amistades, maneras de enfrentar la vida, etc. Lo que dice Maximo sobre los inmigrantes es muy cierto y vemos que chilenos, peruanos o lo que sea que eran muertos de hambre en su país al emigrar han hecho una fortuna, lo mismo los que inmigran a nuestro país y eso no tiene nada que ver con subsidios ni "ayudas agresivas".

Todas esas políticas que intentan "nivelar" las oportunidades son un fracaso por diseño, porque las oportunidades tienen que ver con el azar: algunos nacen más inteligentes que otros para ciertas cosas, otros tienen padres ricos, otros gozan de buena suerte y el azar los favorece muy seguido. Por otra parte también nacen enfermos, retardados, hijos de familia pobre, etc. La solución de "nivelar" pasa necesariamente por bajar el nivel general, penalizando a los que tienen mejores oportunidades y regalando a los que tienen peores.

Pero eso jamás ha funcionado, incluso la gente de izquierda con un poco de lucidez se da cuenta que eso es estúpido porque nadie aprecia lo que le llega de regalo, por el contrario, se convierte en un derecho y exigen más y más sin límite hasta arruinar a los capaces en beneficio de los incapaces. Es la más idiota de las ideas.

La meritocracia bien entendida consiste en que nada llegue de regalo a nadie y que nadie tenga derecho a un tratamiento especial o "nivelación" por el solo hecho de ser pobre, eso solo aumenta la masa de mediocres y tontos exitosos que es lo más peligroso (después se convierten en políticos y etc. etc.)

21 de marzo de 2013, 15:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ivan, a mi lo que me pudre es esa obsesión -tan típica en las personas de izquierda- de poner la plata como medida del éxito y de todas las cosas. Eso no es solo una idea de las izquierda sino de cierto sector maldito de los curas, algunas congregaciones muy nefastas han propagado por siglos esta cultura que solo lleva a un estado de mendigos exigentes y oligarcas con sentimientos de culpa, es la porquería más grande que existe y está muy enraizada en nuestra sociedad.

Cuando mencionaba la herencia no solo se trata de bienes materiales sino de como uno ve la vida. Yo casi nunca he tenido plata, pero tengo algunas ideas que para mi son muy importantes como que las cosas deben hacerse, especialmente cuando uno se compromete. Me da lo mismo si me van a pagar o no ni cuanto me paguen, tampoco ando mirando con rabia o con envidia al que gana más que yo, simplemente ha tenido mejores resultados en eso, tal vez tenga peores en otras cosas. La ideología que nos han incrustado algunos curas -gracias a Dios yo estuve libre de toda esa basura cuando chico- es de la envidia y la mendicidad. En el fondo es una forma muy retorcida de proteger a los poderosos porque reduce a los que tienen menos a un estado de permanente envidia eunuca, nunca consiguen nada aparte de reclamar y así se asegura que no se esfuerzen por quitar a los poderosos lo que siempre han tenido. Una estrategia bien jesuita.

21 de marzo de 2013, 15:34

 
Blogger Ulschmidt said...

Yo soy partidario de la educación pública y gratuita y sino de "calidad" de cierto nivel. Lo soy pese a que sé que es como Máximo dice: hay cierta cultura, que se transmite más por la familia y el barrio que por la escuela, lo que determinará una y otra vez (además de las ventajas patrimoniales iniciales, ni que decir!) que en general ganen lo que ya iban ganando.
Pero establece una cierta oportunidad. Algunos se cuelan y se elevan. Algo se transmite, algo permea. Lo ideal, además, es que haya cierta mezcla de clases, cierto rango. Sin pretender tener al rico con el más pobre, una amplitud.
Es muy importante para la persona sin recursos sentir que la cancha está abierta, que es posible. Por eso es tan popular el deporte como ilusión de ascenso social: ahí sólo importa el talento y el esfuerzo.

21 de marzo de 2013, 15:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es interesante la asociación con el deporte Ulschmidt. Si fuese por los jesuitas y sus discípulos de izaquierda los que juegan mal deberían ser especialmente favorecidos de alguna manera y los equipos más malos deberían empezar con cierta cantidad de partidos ganados mientras que los mejores equipos deberían ser penalizados desde el inicio con puntos menos "para que los más malos sientan que es posible".

Claro que no es posible, y el deporte es -de hecho- un mecanismo muy eficiente porque todavía no aparecen los justicieros sociales a "emparejar la cancha" y los niños malnutridos sin ningún apoyo ni entrenamiento previo compiten en exactamente las mismas condiciones que los que sus padres alimentaron de manera científica y abundante cuando chicos.

Y vemos que muchos muertos de hambre tienen éxito, precisamente porque tienen hambre, el deporte es la mejor muestra que las teorías de "emparejar la cancha" son una soberana estupidez, o tal vez una manera encubierta de proteger a los poderoros castrando a los débiles, convenciéndolos que "no pueden"

21 de marzo de 2013, 16:14

 
Blogger Rodrigo L. said...

Hola Tomas, buenísimo el grupo MOOCS le eche un vistazo y esta genial ... yo también tengo cuenta en Linkedin así es que lo agregare a mis temas....hace tiempo leyendo tus blogs me entro el bicho con la educacion de mis hijos...tengo uno prekinder y otro en primero básico... al mas pequeño nada le cuesta porque la temática esta basada en el juego... el de primero básico la esta pasando bastante mal porque hoy tiene la obligación de aprender...para mi llegar en las tardes y tratar de enseñarle lo que no aprende en el colegio es un suplicio....ahora te encuentro la razón cuando en algunos post indicabas que cuando un niño entra al sistema formal de educación "le cortas la imaginacion" ...... que lata..

21 de marzo de 2013, 17:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Rodrigo, anótate nomás que está re bueno. Yo creo que la educación formal hoy le está quitando la curiosidad y el interés por aprender a los niños, con tanto profesor malo que anda por ahí se ha transformado en un deber burrocratico nomás que se hace solo por cumplir.

21 de marzo de 2013, 18:41

 
Blogger Carla said...

Ahora sí lo entendí perfectamente, ojala, y sobre todo tus dos últimos párrafos se los estampen en la cara a algunos sindicatos estudiantiles de la Universidad de San Marcos que creen que el Estado tiene la obligación de manenerlos de por vida. Ejemplo: el comedor universitario es gratuito pero el servicio y comida son pésimos, varias veces se ha intentado cobrar una suma simbólica para mejorarlo, pero la respuesta es: toma de la universidad, huelgas y marchas, amenazas y ataques con huevo al rectorado y un sin fin de matonerías. Bajo el escudo de "la gratuidad de la enseñanza" creen que eso significa que todo les tienen que dar gratis, sin enseñarles qué es el esfuerzo ni prepararles para la vida. El mismo molde de las izquierdas paternaslistas que terminan siendo los sistemas y gobiernos como los de Cuba y Corea del Norte.

21 de marzo de 2013, 19:35

 
Blogger Ulschmidt said...

Yo no alcancé a ir al comedor universitario. Lops militares lo clausuraron y en el renacer democrático dicen que se comía barato pero aburrido (fome ?). En cambio si fuí a unos cuantos conciertos de música elegante, y alguna vez al teatro, y leí infinidad de libros aburridos sólo porque distribuían gratis las entradas. Me culturicé a la fuerza y contra mi natural tendencia a ir a escuchar cumbia con mis amigos y comer choripanes por mi avara inclinación a aprovecharme de todo lo que es gratis.
Porque uno está dispuesto a pagar únicamente por espectáculos abyectos y chabacanos y subidos de tono, letanías repetitivas que afirman los prejuicios que uno ya tiene, comidas poco saludables y vicios varios pero lo que es bueno, nos eleva, enriquece nuestra existencia y nos mejora, eso, por supuesto, si a uno no se lo regalan no se toma el trabajo de ir a buscarlo.
Yo por eso sigo en favor de la educación pública gratuita.

21 de marzo de 2013, 20:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Carla, la "nivelación de la cancha" al final produce un darwinismo inverso, con una gran multitud de quejumbrosos que justifican sus fracasos con las injusticias del mundo, porque están convencidos que no tienen nada que ver con ellos mismos y que hagan lo que hagan están condenados a fracasar porque son víctimas de un sistema injusto. Un pequeño grupo de estos mediocres, con más habilidades sociales que la media, aprovechando la "discriminación positiva" escalan en la política y perpetúan el sistema vendiendo ilusiones al resto.

Ulschmidt, el razonamiento sería muy cierto si la cosa fuese efectivamente gratis, es decir si nivelar no costara nada. Pero tiene costos enormes, primero económicos porque se forma una cadena de "defensores de los pobres" que viven como príncipes para que los pobres vean conciertos y lean filosofía, otro costo tremendo es que escalan muchos mediocres en virtud de una justicia mal entendida y son los mismos que después se convierten en "defensores de los pobres" y perpetúan el sistema. Y por supuesto todos esos costos enormes los pagamos nosotros, los giles, y a la fuerza. No es nada voluntario ni generoso, es tan forzado como un robo a mano armada, igualito.

Esa es la razón del fracaso de todas esas políticas: la "educación gratis" no es gratis sino tremendamente costosa además de mala, el estado que la administra se roba todo lo que puede y no le rinde cuentas a nadie. De otro modo estaríamos repletos de Einsteins, Bill Gates y Beethovens. "Por sus frutos los conocerteis" y los frutos de la educación gratis son podridos sin remedio.

21 de marzo de 2013, 21:23

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas