Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

¿hablamos mal los chilenos?

sábado, 17 de mayo de 2014

Como los sábados son días de bajas visitas, aprovecho de escribir cosas más intrascendentes que de costumbre -como si alguna vez colocara algo trascendente- en fin, les quería comentar algo de las muchas señales que enviamos en Chile a través del lenguaje.

Es un lugar común decir que los chilenos "hablamos mal" el castellano, porque cambiamos y deformamos las palabras a un extremo increíble, seguramente eso es parte de la herencia andaluza que nos debe haber llegado en los iempos más remotos ¿han escuchado hablar en andaluz? Miren este video y díganme si no reconocen expresiones comunes en Chile

 

Por cierto a los andaluces les hacen muchas bromas en España por su manera de hablar y creo que tiene que ver con el carácter del pueblo mucho más que con una mejor o peor educación, es una especie de manía por hablar en jerga y en cierta manera embellecer la forma de expresarse, o al menos identificarse como un grupo distinto.

EL italiano Benny que al radicarse en Chile captó muy bien algunas sutilezas de nuestro lenguaje, especialmente el más grosero, tanto que se gana la vida haciendo shows exclusivamente con ese tema, explica en este video alguna de las curiosidades del habla chlena, miren:



Grande Benny, claro que hay que ser chileno para entender por que es tan graciosos lo que dice, su manera de expresarse es muy buena y creo que es un digno sucesor de otro grande: Daniel Vilches, nuestro académico de la lengua.

Yo creo que el lenguaje chileno es fascinante, no me había dado cuenta de las sutilezas y variantes hasta que escribí mi semi abandonado sitio Chilean Slang Made Easy, al principio le había puesto Español Para Gringos, pero al poco tiempo me di cuenta que la jerga chilena era mucho más interesante que el castellano neutro.

Claro que en todo el mundo hay slang y jergas, el increíble lunfardo argentino (al que le debemos mucho los chilenos), los modismos peruanos y todo eso. Pero creo -y tal vez sea una idea un poco ególatra- que el sublenguaje chieno es mucho más variado, complejo y retorcido. El doble sentido llevado a su máxima expresión, la hipérbole, la fábula y las expresiones solo para iniciados.

En Chile hay palabras o expresiones que aparecen y desaparecen, en los sesentas se popularizaron "cuma", "chancho en misa" y "lolita" entre otras, solo sobrevive -apenas- esta última, las otras dos no las escucho hace años y creo que un chileno que las diga en una conversación haría el ridículo, que es el terror atávico que tenemos todos en esta larga y angosta faja de tierra.

Tenemos las entonaciones que permiten distinguir las clases sociales en el habla formal, hablar como cuico es propio de gente de izquierda cosa muy natural en nuestro país de contradicciones y el habla grosera es más común en la gente de plata. Los únicos chilenos con conciencia de clase que tenemos son los flaites y tienen su jerga y entonación propia tal como el lunfardo argentino. Casi no tenemos entonaciones regionales. Excepto en Chiloé, Aisen y Magallanes, donde se habla rápido y cantadito, no hay manera de saber la procedencia de alguien en Chile por su acento.

En fin, algún día escribiré algo sobre nuestro mayor aporte conceptual a la humanidad, la palabra huevon, que trajo a mi página visitantes de la CIA y de la Executive Office of the President USA, poco antes de primera la visita de Obama a Chile. En fin, eso da para un capítulo aparte.

Y hoy terminaron las aventuras de Seper Fi, los 50 capítulos con las aventuras y desventuras de nuestro amigo chileno enseñando en un colegio secundario de Inlaterra, me entretuve mucho durante los casi dos meses que duraron  A esperar entonces que comience la segunda parte. La pérfida Albion, con todas sus miserias, siempre me ha caído bien, en verdad los admiro, a esperar la segunda parte entonces.

6 Comments:

Blogger Frx said...

Yo creo que simplemente tenemos nuestro estilo nomás para hablar y que lo otro es un estigma puesto por culturas "más dominantes", además el "chileno" hasta podría ser transicion de una lengua futura, quien sabe. Si después de todo he sabido que el italiano y el español europeo vinieron de lenguas de pueblos locales mezcladas con el latín.

17 de mayo de 2014, 20:04

 
Blogger Maximo said...

Jajaja. Esta muy bueno lo de hoy. Y Benny es un maestro; esta rutina no la conocía, esta genial.

Tenemos mucho de andaluz, ellos mezclados con los indígenas formaron la raza chilena.

Si quieres saber de donde sale el acento chileno, busca como hablan los canarios (de las Islas Canarias).

17 de mayo de 2014, 21:01

 
Blogger Ulschmidt said...

Las alegorías del tipo " más perdido que el teniente Bello" sí son - entiendo yo - una señal andaluza.
Hay otros "focos" de esa forma de hablar en Sudamérica, en Tarija, según me han dicho. En Argentina es típico de Córdoba, una provincia en el centro del país.
Y en todas esas partes se remiten a una fuerte migración andaluza alinicio de la Colonia.
En cambio el acento, la tonada, pueden ser totalmente diferentes - del tono chileno al cordobés hay gran diferencia, por ejemplo - y probablemente se deba a las lenguas indígenas locales que se mezclaron con el castellano.
Las estructuras mentales que subyacen tras las lenguas pueden ser apasionantes. Nosotros leemos como hablamos, porque tenemos una escritura fonética ( nuestras letras simbolizan sonidos) pero los chinos o japoneses usan ideogramas, dibujos estilizados que significan cosas. Quizás hasta su cableado mental es diferente por ello.
En la lengua guaraní, por ejemplo, hay verbos que tienen grado, intensidad, están adjetivados. No sé cómo decirlo porque no tiene equivalencia. En Paraguay y el nordeste argentino mucha gente habla ambos idiomas o una mezcla de ambas
Hay puede escuchar, por ejemplo, que el "tren se va yendito" - lo que parece ser una aberración - y se traduciría como "el tren se va yendo despacito". Pero en guaraní es el mismo verbo que puede aplicarse con intensidad alta o baja, y eso sería "yendito", una conjugación del verbo "ir" en baja intensidad.

18 de mayo de 2014, 21:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Que increíble es Ulschmidt esta cosa del lenguaje, aparte de su utilidad funcional para comunicarse y decir cosas tiene un montón de otras funciones, como por ejemplo para identificarse, para mentiro engañar a alguien, para covencer, vender y tantas otras cosas.

El trasfondo cultural es también enorme, lenguaje y cultura son como siameses, muy difíciles de separar, yo escucho a un andaluz y me imagino de inmediato a un chileno o un sudamericano.

Lenguajes como el guaraní y otros antiguos son un mundo, las palabras y la manera de manipularlas son el mejor reflejo de lo que pensamos.

18 de mayo de 2014, 21:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Máximo, nunca he escuchado hablar a alguien de las Cnarias, voy a averiguarlo.

18 de mayo de 2014, 21:45

 
Anonymous Anónimo said...

Las palabras mina, a mil y el "chamullo " son más argentinas que el mate y el tango.

8 de noviembre de 2014, 16:46

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas