Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás



Un mundo ideal
Dejemos de lado la corrupción; los funcionarios que quieren asegurar su futuro antes que termine el gobierno; los buenos padres, esposos y tíos que quieren ayudar a la familia con buenos ingresos; los que buscan una "pista de aterrizaje" que los contrate cuando se termine su paraíso fiscal; los ladronzuelos que andan buscando cualquier oportunidad para meter la mano. Dejemos de lado a todos esos y supongamos que solo tenemos servidores públicos honestos o por lo menos correctos.

Ustedes creerán que me volví loco, pero supongamos por un minuto que en un mundo ideal puede existir tal cosa, ya saben, los modelos se hacen en condiciones ideales. Más aún, supongamos que los funcionarios del estado son técnicamente muy competentes ¿Hay garantía que la plata fiscal sería bien gastada?.

A lo que quiero llegar es que además de todos esos problemas que son evidentes y sabidos por todos, aún en condiciones ideales lo más probable es que el estado va a "malgastar" los recursos. Existen problemas incluso teóricos con la ejecución eficiente del gasto fiscal.

Problema uno: el bien común no existe
Eso lo hemos visto antes acá mismo. La sociedad en democracia se constituye de grupos de poder o presión que luchan por imponer sus respectivos intereses. En esta situación el bien común en sus sentido fuerte existe solo para asuntos triviales y evidentes. Para los problemas importantes, el bien común no existe.

Problema dos: no hay modo de valorizar objetivamente las necesidades
El primer problema de diseñar un proyecto social es determinar si la necesidad vale o no la pena ser satisfecha. Como los recursos son limitados cada gasto no solo beneficia a un grupo sino que perjudica a los demás, que no fueron beneficiados con esos mismos recursos.

Entonces se podría pensar que hay alguna manera de ordenar las necesidades o intereses, de modo que el beneficio social se maximize: un máximo beneficio para el mayor número de personas al menor costo. Sin embargo para esto debería existir una forma objetiva de valorizar que necesidad es más importante que otras, para ordenarlas de mayor a menor (priorizarlas). Pero sabemos que el valor es subjetivo y todos piensan -legítimamente- que su necesidad es más importante que las de los demás.

La imposibilidad de la democracia
Ordenar necesidades  es inviable en la práctica porque no hay una escala objetiva que permita  valorizarlas, incluso teóricamente es imposible una priorización "justa" mediante elecciones, como sugiere el Teorema de la Imposibilidad de Kenneth Arrow, la maximización en el sentido de Pareto es imposible, incluso en condiciones ideales lleva a inconsistencias.

La respuesta política
En el mundo real todo es mucho más sencillo. La plata del estado se gasta según la cercanía que exista con el gobierno o la posibilidad de presionar sobre él. Entonces tenemos que el gasto se ordena según una tabla de prioridades más o menos así:
1.- Amigos y familia de los gobernantes
2.- Aliados que pueden ayudar a los gobernantes (por ejemplo parlamentarios que pueden votar para darles más poder o jueces que pueden dar impunidad)
3.- Millonarios que financiaron la campaña
4.- Grupos de poder que pueden amenazar o chantajear al gobierno (sindicatos, asociaciones gremiales, etc.)
5.- Votantes que podrían ser "encantados" por la ayuda social
6.- El resto del país

Todo es un engaño
Entonces la Teoría del Cambio; la Matriz de Marco Lógico; los análisis de necesidades y actores relevantes; las evaluaciones de impacto y todo lo demás se convierten en herramientas de la política, destinadas a racionalizar los errores, exagerar los logros y sobre todo encubrir los resultados del gasto para presentarlos de la manera más favorable a la opinión pública. Alguien con trazas de honestidad intelectual es visto como una amenaza dentro del aparato público y generalmente no dura mucho en el sistema. En el enfrentamiento entre Pareto y Maquiavelo, este último gana fácil.

Menos inversión social
La gente ignorante se siente felíz cuando el gobierno anuncia que el gobierno gastará más plata. Cándidos, ilusos que creen que algo de eso les va a llegar, sin darse cuenta que están en el último lugar de la lista de prioridades. Lo que en realidad les va a llegar son más impuestos, más inflación, menos trabajo o una combinación de todo eso que es lo que pasa cuando el gobierno de turno gasta más de lo que recibe.

El principio subsidiario dice que el estado solo debe gastar en bienes y servicios que de ninguna manera pueden proveer privados, porque no dan rentabilidad. Es un buen principio, pero insuficiente. Debe complementarse con que solo debe existir gasto muy enfocado, la dispersión de gasto insuficiente lleva a que al final nadie queda conforme y el propósito de la política social es exactamente contrario, dejar conforme a ciertos grupos.

Chile; el gasto público alrededor del 13%
Con todos los indicadores malos el gasto público que se iba a expandir supuestamente a un 8%, luego un 9.8%  finalmente parece que lo hará a cerca del 13%, más del 50% de sobregiro. ¿Para que?. La inversión cae, las empresas están en venta sube la inflación y el desempleo crece a pesar de los intentos estadísticos por ocultarlo. La política del ex ministro Arenas fue el fracaso más estruendoso que ha tenido Chile en muchas décadas.

En Arica la presidenta anunció un gasto de mil millones de dólares y todos están corriendo en círculos porque no se sienten capaces de ejecutarlo. Entonces aparecen los sinverguenzas de siempre a salvar la situación: las constructoras de embalses, los que instalan desaladoras, mega-proyectos, grandes empresas acostumbradas a hacer proyectos inútiles o incluso perjudiciales pero que gastan los millones y reparten generosas coimas.

En fin, esas son algunas de las razones por que subir el gasto público es la peor de todas las ideas. Lo estamos comprobando aquí y ahora.

P.D. y la humorada del año: aseguran que los mil millones de dólares del gobierno van a generar otros mil millones de inversión privada. Como dijo don Parra "como chiste, no podía ser más triste"

20 Comments:

Blogger Maximo said...

Que mas puedo agregar?. Esta perfecto y mas encima claro (doblemente perfecto).

18 de mayo de 2015, 22:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja, chas gracias Máximo. Y el gilerío feliz porque el gobierno sigue aumentando el gasto público ¡si serán....!

18 de mayo de 2015, 22:17

 
Blogger EDO said...

Yo creo que la cagada del Arenas se va a sentir bien fuerte pq la unica forma de remediar esto seria dando vuelta la Reforma tributaria y eso no creo que pase...cae la inversion, sube el desempleo y alli muchos que votaron por la gorda por la educacion gratuita se van a quedar sin pega....

18 de mayo de 2015, 22:51

 
Blogger Luis Brito said...

tomas tengo un problema 500 millones que se en 2 años debido a la devaluacion seran equivalentes a 200 millones q debo hacer, ahora no se puede invertir en propiedades por la nueva ley trbutaria como hacerla????

19 de mayo de 2015, 01:09

 
Blogger Luis Brito said...

tomas tengo un problema 500 millones que se en 2 años debido a la devaluacion seran equivalentes a 200 millones q debo hacer, ahora no se puede invertir en propiedades por la nueva ley trbutaria como hacerla????

19 de mayo de 2015, 01:09

 
Anonymous Wilson said...

Luis Brito hace la pregunta del millon de dolares.
Para matizar su problema: en dos años puede que esos millones disminuyan,en su poder adquisitivo,un 5 a 8 por ciento solamente. Claro que si hay una revolucion mundial el dinero, en pesos chilenos,perdera mucho mas valor en el mundo, no asi en Chile donde dependera de la inflacion

19 de mayo de 2015, 10:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Cualquiera que tenga ahorros enfrenta el mismo problema en cualquier época o gobierno, el futuro es siempre incertidumbre y así como podrían depreciarse sus pesos en 2 años también podrían apreciarse.

Es obvio que cuando la economía va a la baja -como ahora- lo más probable es lo primero, pero no hay que olvidar que el que tenía 500 millones hace unos 5 años atrás, si los hubiese guardado en pesos se le habrían apreciado bastante en dos años, es característico de la economía que el futuro es incierto.

Además cuando algo se deprecia (por ejemplo la moneda nacional) otras cosas se aprecian (típicamente el dólar, el oro o lo que sea), la cosa es saber que se va a depreciar y que se va a apreciar, lo que es sumamente fácil, basta tener una bola de cristal :D

Nadie te puede decir como invertir tu plata porque nadie -que yo sepa- tiene bola de cristal a prueba de fallas. Yo con 500 millones compraría dólares aprovechando que están baratos (es decir tomaría un depósito en dólares en lugar seguro), creo que es lo lógico en caso que uno piense que su moneda se va a depreciar.

Se pueden comprar propiedades, oro, bonos del tesoro de USA, acciones, hay muchas alternativas, cada una con sus ventajas y riesgos. Si la cifra es má o menos grande es bueno diversificar, así perderás en unas y ganas en otras, si el resultado neto es ligeramente mayor que cero ya es bueno porque bajaste el riesgo (aunque pagaste por eso).

Yo a 2 años simplemente compraría dólares, aunque no me reclames después si te va mal, todo tiene sus riesgos.

19 de mayo de 2015, 11:07

 
Anonymous Anónimo said...

Luis:

¡Yo te los recibo! Me comprometo a que la eventual pérdida no supere el 20% en 3 años, es decir, riesgo totalmente controlado.

Atentamente,
Inversiones & Rentas El Biministro Ltda.

;-)

19 de mayo de 2015, 11:49

 
Blogger Rolando el furioso said...

Como siempreinteresante y ameno análisis Tomás.

19 de mayo de 2015, 12:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Biministro, te dicen el pierdete-una. No le hagas caso Luis, pásame la plata a mi, te la multiplicaré varias veces y te la devolveré sin cobrarte un centavo de cominión, solo porque me gusta ayudar a la gente. Bueno, algo así es lo que prometen los políticos en cada campaña y todos los giles les creen ¿por que no yo? jaja

Rolando, chas gracias compadre :D

19 de mayo de 2015, 12:54

 
Blogger pavezwellmann said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

19 de mayo de 2015, 13:24

 
Blogger pavezwellmann said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

19 de mayo de 2015, 13:25

 
Blogger pavezwellmann said...

Es notable ver como cambia la actitud de los habitantes de un lugar respecto a sus gobernantes y los impuestos. Hay paises con impuestos muy bajos como Emiratos Arabes o Singapur, que ademas estan muy bien gobernados y la gente valida el accionar del estado con niveles muy altos de cumplimiento de las normas. Hay otros con impuestos altos -como en el norte de Europa- donde el estado aun puede mantener extensos beneficios sociales como educacion, salud, transporte y pensiones.
En la otra cara de la moneda estan nuestros vecinos, -sin ir mas lejos- en Argentina, Peru o Bolivia la gente ha asumido que es mejor evadir o eludir impuestos para asi progresar (como bien ilustraba Ulschmidt en un post anterior) ya que el estado solamente les extrae recursos sin que vean beneficios que permitan validar el accionar del fisco.
En Chile ya empezamos a transitar este ultimo camino, el resultado practico de la reforma tributaria fue desincentivar la inversión, ya que toda utilidad ahora tributa y es mejor gastarse la plata antes de ahorrarla (como ocurria con el FUT).
Al final, veo que aqui solo queda pagar tributos municipales, que al menos retornan en beneficios como el aseo, alumbrado publico, cementerios y seguridad. En cambio los enormes tributos que se van al gobierno central -y que cada vez nos extrae mas- no retornan, ya que a cada chileno el estado le extrae en promedio 3500 dolares al año y de esos ¿cuanto nos llega?

19 de mayo de 2015, 13:25

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Los funcionarios no se los pueden mantener si las empresas no producen, lo cual a su vez, el estado recibe con impuestos.

En el mundo ideal de la Izquierda no existen los empresarios.

La Nueva Mayoría está repitiendo al calco el gasto que hubo en la UP creando puestos fiscales improductivos.
No se puede comparar a un empreario, ya sea chico, mediano y grande con los inspectores, directores y ministros de cada área.

19 de mayo de 2015, 13:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Alejandro, Javier, ese es realmente el quid delasunto. Los impuestos -de buena o mala gana- se agan voluntariamente después de hacer un balance entre la percepción si son justos o no y el riesgo de evadirlos en caso que los consideremos abusivos. Resulta que cuando muy pocos los consideran abusivos y hay poca evasión, al gobierno le resulta más fácil fiscalizar.

A medida que crece la percepción de abuso son más los que deciden no pagar, entonces el riesgo de evadir baja porque a mayor evasión, menor es la capacidad de fiscalización (es materilmente imposible fiscalizar uno por uno).

Cuando ya se pasa cierta masa crítica -y a ese peligroso punto nos acercamos con la reforma tributaria- la evasión se dispara, el riesgo es mínimo y solo pagan las empresas muy grande que no pueden evitarlo, esas empresas traspasan los impuestos a costos y suben los precios o dejan de invertir y crece el desempleo.

Esos dos fenómenos se vieron desde el momento mismo en que se aprobó la reforma tributaria ¿que mejor muestra?. Con razón Aninat -que no es ninguna lumbrera tampoco- dijo en sentido figurado que "no se puede poner a un contador como ministrod e hacienda", eso fue lo que realmente pasó

19 de mayo de 2015, 13:51

 
Blogger EDO said...

Oye Tomas...tu que eres tan bueno multiplicando la plata pq no pones un post de como multiplicar los morlacos ya que necesito algunas ideas de como hacerlo. Saludos.

19 de mayo de 2015, 23:24

 
Blogger Jose Cornejo said...

Una consulta que tiene que ver en parte con tu columna.

Resulta que la CONADI se quedó sin tierras, pero aún asi tiene que cumplir el mandato presidencial de entregarle tierras a estos vagos de mierda de la causa mapuche.

¿pueden obligar a vender estos weetas por presiones de los mal llamados "dirigentes"?

Tengo a una amiga en el sur que está enfrentando este problema.

saludos

20 de mayo de 2015, 11:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

No hay modo que te "obliguen" a vender, a menos que se trate de una expropiación que nunca ha sido el caso en esa zona. Algunos grupos mapuches si pueden presionar por medio de atentados, incendios, etc. de este modo hacen la tierra inútil para el propietario lo que los lleva a vender en muchos casos.

En esa zona yo trataría de negociar un buen precio con la Conadi y vendería para comprar en otra parte, cuando viví en el sur tuvimos de vecinos a una comunidad huiliche y eran una peste: ladrones, aprovechadores, vivían borrachos, etc. lo mejor es tenerlos lo más lejos posible, en mi opinión.

20 de mayo de 2015, 12:38

 
Blogger Jose Cornejo said...

Eso mismo le digo a mi amiga. buscando en la legislación vigente, no existe artículo ni atribución de la CONADI sobre ese tema.

Gracias totales!

Comparto totalmente el contenido de la columna y en cuanto a la "lista" que mencionas, y como funcionario publico que soy, es la puta y sacrosanta verdad.

Veamos mañana como se dan las cosas con el discurso de la yeta...

20 de mayo de 2015, 12:47

 
Anonymous Wilson said...

Jose Cornejo, tu amiga debe averiguar quien o quienes, son los "amigos" de la Conadi en esa zona, y negociar la comision respectiva para obtener un muy mejor precio. Por lo que me han contado...

20 de mayo de 2015, 21:11

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas