Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El Himno de Arica

lunes, 9 de febrero de 2009



Me escribió el profesor Juan Klöckner, contándome que tenía unas fotos de Juan Guillén y don Pedro Ariel Olea, preguntando si quería tenerlas. ¡Claro que quería! porque tuve la suerte de conocer y tratar personalmente a ambos. Juan Guillén Canales era vecino de donde antes vivía la Pilar, o sea era técnicamente mi vecino, puedo dar fe que le hacía honor a su fama de persona sencilla, honrada y amigo de todos, fue el único político que he conocido que no se llenó los bolsillos, trabajó y coopero toda su vida con asuntos sociales y comunitarios, era el hombre del millón de amigos. Entre las muchas cosas que hizo Juan Guillén por la ciudad estaba ser el cantante oficial del Himno de Arica, nunca se negaba a ir a cantarlo por más humilde que fuera la celebración para allá se iba.

Es curioso, porque hace un tiempo escribí en mi columna de La Estrella de Arica una nota recordándolo y una amiga ariqueña me dijo "ahí si que te caíste feo, como puedes alabar a un tipo que dejó a su familia en la ruina, un irresponsable que se lo pasaba metido en política mientras los hijos andaban sin un peso", bueno, no le quise contestar nada pero así es como piensan algunos ariqueños, no tiene nada de raro entonces que voten por ladrones que se dedican a asegurar a su familia y repartir coimas con la plata de todos nosotros, por esa manera de pensar es que nuestra política está tomada por los ladrones, lo chistoso es que después que los eligen, reclaman. Es la naturaleza humana.

Creo que no necesito defender a Juanito Guillén porque su recuerdo y reputación se defienden solas, para mi fue el ejemplo de buen ariqueño, un ejemplo que deberían tener como modelo todos los que se meten en política, aunque murió sin un peso y no aseguró a su familia. Esto no lo digo por repetir clichés o ser políticamente correcto, es algo que realmente siento y alguien a quien admiré mucho.

También he escrito un par de veces sobre don Pedro Ariel Olea que fue el compositor del Himno de Arica, un fenómeno extraño que produce una emoción y entusiasmo que no he visto en ninguna otra ciudad de Chile, don Pedro no era ariqueño, vivía en Santiago  pero venía regularmente a la ciudad donde escribió su mayor éxito, acá era recibido como una celebridad, me tocó verlo paseando por 21 de Mayo y la gente se le acercaba para saludarlo, era una especie de rockstar octogenario. Yo lo conocí  en uno de sus viajes en que venía promocionando un libro con la historia del himno y unos amigos trabajaban para los patrocinadores, un tipo sumamente simpático, poeta y pianista de los viejos tiempos conversador y lleno de anécdotas.

Creo que era reconfortante para don Pedro venir a Arica porque el cariño y reconocimiento de la gente, después de tantos años, le recargaba las pilas. Tanto así que después de su muerte en Santiago, pidió que lo cremaran y sus cenizas las esparcieran sobre el Morro de Arica.

Las fotos que se muestran a continuación fueron tomadas en la Escuela "Gabriela Mistral" D-24, en Junio del año 1992. Ese año se hizo un homenaje a estos dos personajes por ser autor y cantante del himno de la ciudad. Esta fue una preparación que hizo la escuela durante casi un año, para destacarlos. En fin, el slideshow con las fotos pueden verlo haciendo clic AQUI

Dos hijos ilustres de Arica, ambos muertos a quienes tuve la suerte de conocer, gracias por dejarnos este maravilloso regalo:

Es tu lema la paz es tu grito libertad
tierra señalada de inmortalidad
es tu Morro imponente besado por el mar
símbolo de gloria, patria y lealtad

En nuestro corazón, hay un himno vibrante para ti
clamor de multitud, juramento de fe en el porvenir
tu noble pabellón con las glorias de junio se cubrió
¡Arica, siempre Arica, siempre Arica hasta morir!
¡Arica, siempre Arica, siempre Arica hasta morir!

Etiquetas: ,

5 Comments:

Anonymous Gonzalez said...

Que interesante!

9 de febrero de 2009, 19:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Cállate CORRIENTE!!
jajaja

9 de febrero de 2009, 20:21

 
Anonymous Anónimo said...

cof, cof,cof ,el polvo de museo me causa asma,historico diria yo.
cophit

10 de febrero de 2009, 00:14

 
Anonymous Anónimo said...

Quiero saludar con mucho aprecio a quien escribió este documento, para mi es un placer y honor recordar a personas tan importantes en la vida de mi padre Pedro Ariel Olea, como el músico Guillen Canales, representante fiel del pensamiento y amor que mi padre sentía por esta ciudad.
Fuera de su color político, pienso que lo más importante es reconocer lo mucho que hizo Canales, no solo cantando el Himno, sino que el sentimiento con que lo hacia, con el demostraba el inmenso cariño que tenia por esta hermosa Ciudad,
Arica siempre Arica, siempre Arica hasta morir

Muchas gracias.

30 de agosto de 2009, 01:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Que bueno que te haya gustado la nota, para mi fue un honor haber conocido a ambos: a tu papá don Pedro Ariel así como a mi vecino Juanito Guillén, ambos son de las personas más queridas y recordadas por los ariqueños, representaron muy bien los valores y la forma de ser de nuestra ciudad: desinteresados, cariñosos y sobre todo buenas personas.

¡Siempre Arica hasta morir!

30 de agosto de 2009, 13:41

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas