Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La carrera armamentista

sábado, 2 de mayo de 2009


No le veo nada de malo a las carreras armamentistas, excepto cuando se corren mal. Esto a propósito de la intención de compra de F-16 usados a Holanda que se le chispoteó al ministro Vidal, al anunciarla antes de tiempo. Creo que es muy sano y lógico que los países estén bien armados, Suiza, uno de los países más pacíficos del mundo y legendario por su neutralidad bélica está armado hasta los dientes, por algo será. Yo no tengo dudas de que las armas evitan muchas más guerras de las que causan.

Además Chile está adelante en la carrera armamentista no solo por los fierros, que no son lo más importante, sino por el fuerte apoyo que recibe desde Estados Unidos que considera al país lo suficientemente confiable para permitirle armarse sin poner en riesgo la paz de la región. Buena parte de la carrera armamentista se ganó con diplomacia. No es salir con plata y simplemente comprar armas, primero hay que tener permiso de las potencias, sin el permiso de USA una buena parte del sofisticado equipamiento que ha ido comprando Chile no sería posible porque en el fondo lo que se compra es tecnología, o más bien el derecho a usarla.

Es toda una cadena de sucesos que partió con la modernización del Ejército, su mantención apartada de la política incluso cuando gobernaron los militares, y que ha seguido igual desde los 90s donde ni los políticos se meten a hacer purgas militares ni los militares coquetean con la política, esa separación ha sido fundamental para la modernización de las Fuerzas Armadas como para la aprobación para comprar armas de alta tecnología.

Lo más notorio son los F-16 o los tanques Leopard, pero hay muchas otras armas de primera línea que se han vendido a Chile. Acá en Arica están los modernos botes de clase Defender, los mismos que se desarrollaron para proteger las costas de USA después del atentado del 11 de septiembre, que se usa hoy en la guardia costera de ese país. También nuestro Ejército y Marina tienen una buena cantidad de jeep Humvees y las extraordinarias ametralladoras Vulcan para defensa antiaérea (que también creo que están en los F-16). Parece que también hay misiles AMRAAM que no necesitan línea de vista y quien sabe cuantas otras cosas de alta tecnología.

¿Vale la pena gastar tanta plata en armas?, en mi opinión sin duda, no es solo un asunto de armas, sino de tener un sistema de defensa eficiente, racional, sin desperdicio. Un ejemplo contrario fueron las compras de Velasco Alvarado a la URSS en los ochentas, se endeudaron en una enormidad de plata comprando con criterios ideológicos sin conseguir un verdadero poderío militar, suficiente para hacer la guerra como quería Velasco. Claro que muchos años después Toledo y Kuzinky hicieron una pirueta extraordinaria con la deuda aprovechando el desplome de la URSS, tuvieron un poquito de suerte y mucha inteligencia.

Pero no es un asunto que pueda verse de a pedazos, es una cadena que en caso de apuro se romperá por su eslabón más débil. Esta cadena tiene varios componentes y tal vez el más importante es la profesionalización y relativa autonomía de las Fuerzas Armadas con respecto al poder político, eso es fundamental y es la base para todo lo demás. Las purgas políticas en Argentina, Perú y Bolivia han dado una enorme ventaja a Chile, donde los políticos se han mantenido alejados de los cuarteles y viceversa. 

Por otra parte todos nuestros vecinos tienen políticos relativamente poderosos con pasado militar reciente (Humala y Donaire son emblemáticos) lo que coloca un factor de veto importante a la hora de autorizar una compra importante de armas, los países desarrollados no serán muy entusiastas a la hora de autorizar la venta de armas de alta tecnología si piensan que alguien como Humala podría llegar a presidente. El día en que en Chile los militares se empiecen a dedicar a la política nos fregamos, porque perderemos una ventaja fundamental.

Lo importante no son las armas sino las intenciones, si queremos tener armas sofisticadas que nos den una ventaja importante hay que olvidarse de cualquier intención ofensiva, porque en ese mismo momento las potencias nos quitan el apoyo y todo el costoso armamento se convertirá en chatarra inútil. Al tener armas sofisticadas, que no podemos desarrollar ni mantener por nosotros mismos estamos entregando en cierto modo parte de nuestra soberanía a los países que autorizaron la venta y así, estas compras con permiso pueden resultar una buena garantía de que las usaremos solo en caso de necesidad y para defendernos, como debe ser.

Etiquetas:

30 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Para mí Latinoamerica no lo hizo tan mal. Guerra de Independencia y las fronteras entre las nuevas naciones y sobre todo, el reparto de los "espacios vacios" (Atacama, Amazonia, Chaco, Patagonia) se resolvió en 130 años posteriores de conflictos y negociaciones.
La ultima guerra de verdad fue la del Chaco entre Bolivia y Paraguay, en el 35. A los europeos les llevó milenios alcanzar un cierto equilibrio fronterizo.

2 de mayo de 2009, 07:49

 
Anonymous Alfredo Zamudio said...

Me pregunto, Tomas, como es que alguien tan critico como tu del rol del Estado en lo economico, es tan sumiso al mismo cuando se trata de armamentismo.

2 de mayo de 2009, 08:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, por lo menos llevamos varios años con fronteras estables y eso es bueno, es muy improbable una guerra de agresión en estos tiempos, porque la cosa tecnológicanos nos hace depender mucho de las potencias que venden las armas.

Alfredo, para mí modo de ver, lo único que justifica al estado es el monopolio de la fuerza: creo que la policía juzgados y FFAA son la única función indispensable y en la que no me molesta pagar impuestos, para todo lo demás el estado -creo yo- debería desaparecer. Cuando aparecen los ejércitos privados la cosa se pone muy peligrosa e insegura, en cambio la educación, salud y todo lo demás en manos de privados funciona bastante bien para mi gusto.

2 de mayo de 2009, 08:49

 
Blogger Ulschmidt said...

Los ejercitos privados los montará el narcotráfico. Véase México, véase Colombia. Acá al lado nuestro Bolivia, en cuanto se llegue al desencanto con la epopeya bolivariana con los hidrocarburos. Uds. debieran darle un puerto libre así - amén de canjearlo por gas - sacan la cocaína directo por mar al mundo en vez de pasarla por frontera y territorio de los vecinos.

2 de mayo de 2009, 09:50

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

De acuerdo. Mientras estemos rodeado de vecinos con presidentes tirados en una colchoneta inmunda haciendo huelga de hambres (Bolivia), o como los transfugas que han gobernado perú (exlcuyendo al chino en algunas cosas); sencillamente no queda otra que estar armados hasta los dientes.

El populismo y la afán de poder de los gobernantes de esos paises mas subdesarrollados que nosotros, con una gran masa de ignorantes dispuestos a oir románticos cánticos patrioticos e indigenistas, obligan a este pais a tomar resguardos.

Yo antes NO era partidario de armarse, ahora soy hincha absoluto. Pero ojo, en nuestro propio ejército tenemos deficiencias y corrupción, y no todo lo que brilla es oro.

Lo estratégico para Chile es la buena sintonía que siempre hemos tenido con Ecuador y para que decir el fortalecimiento con Argentina. Sus naves de guerra se reparan en Chile y hay ejercicios conjuntos. Asi debe ser. Chile esta en deuda con Argentina desde que pinochet, cual vasallo, no mantuvo su neutralidad con los ingleses. AHora las cosas están cambiando.

2 de mayo de 2009, 11:05

 
Blogger Ulschmidt said...

Yo no creo que Chile esté en deuda con nosotros los argentinos. Lo que hizo Pinochet - que tampoco se sabe muy bien qué fue - no involucra al pueblo chileno que no lo votó y los militares nuestros ciertamente estaban chiflados y habían amenazado a Chile por el Beagle poco antes.
Ahora bien, cuando el Brasil se quedó con el Guayra paraguayo o el Acre boliviano o las misiones argentinas, cuando Argentina se quedó con el sur del Chaco paraguayo, etc.. en realidad eran territorios indígenas aún no repartidos por las repúblicas liberales del XIX. Tras incorporarlos al mapa a menudo hacían campañas militares para ocuparlos de verdad (ese fue el caso del Chaco austral). La Guerra del Pacífico fue distinta, se llegó hasta la ocupación de la capital del otro país, se traspasaron territorios ya realmente propios. Supongo que eso hace la gran diferencia y motiva recelos tan exageradamente prolongados.
Igual Japón y Alemania perdieron todas las guerras y ahora son sendas potencias económicas: la posesión de recursos naturales ya no es la clave del progreso. Si es que lo fue alguna vez.

2 de mayo de 2009, 11:35

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Si, en nuestro caso latino, la condición de mediterranedad argumentada por Bolivia es un absurdo. Por qué USA no quiere que salgan al mar directamente (aunque lo hacen por concesión portuaria actualmente)? porque ese pais destruido en sus bases de administración sólo facilitaría el envío de droga, no de recursos naturales manufacturados, que no tienen; sino cocaina, sólo eso.

En lo referente a Pinochet...el tipo como gobernante incumplió su palabra de neutralidad. Mintió. Y en estos casos, eso es grave. Yo te puedo asegurar que hubo cooperación con los gringos, poca, de inteligencia, pero hubo.

Argetina tenía el justo derecho de reclamar las malvinas, el problema es que lo hicieron en un momento que se prestaba para el populismo patriotero y con una presidencia en ruinas que lo usó para tratar de salvarse.

Si ese escenario de recuperación de las malvinas fuese ahora....sería distinto? yo creo que sí.

2 de mayo de 2009, 11:56

 
Blogger Ulschmidt said...

Malvinas era un clavel para los ingleses! Una colonia que daba pérdidas - y las colonias son un negocio, nada más. Su población languidecía. En los 60 sólo un informe de posibles yacimientos petrolíferos detuvo la descolonizacion. En los setenta un gobierno socialista (laborista) inglés sugirió la administración compartida. La Argentina hizo la base aérea, les llevaba fuel. Había matrimonios entre malvinenses y continentales - sobre todo con gente de ascendencia británica en Patagonia. Su economía ovejera estaba en baja y no reclamaban mas que tres millas marinas de soberania, para no tensar mas el tema con Argentina. Era cuestión de tiempo y de una buena negociación.
Los militares atacaron durante el primer gobierno de Thatcher que necesitaba una causa patriótica para insuflar a los británicos. A ella y a Reagan les vino de perillas: una pequeña guerra en un territorio que no importaba nada para demostrar quienes eran los neoconservadores. Tras la guerra declaró una zona económica exclusiva de 180 millas náuticas para sostener las islas, ése fue su botín de guerra. Sobre ése espacio venden patentes de pesca a coreanos y otras yerbas porque ellos mismos no pescan. Pero sobre todo se instalaron cuarteles y tienen como 4000 militares y empleados de la milicia: esa gente va a gastar su sueldo a la cantina de Port Stanley y le inyecta vida económica a las islas. Y se casan con las hijas de los ovejeros que toda su vida soñaron con un marine que se las lleve fuera de ahí.
No se irán nunca, o tardarán otros cincuenta años en decaer y pensar en negociar algo. Y para ese entonces encontrarán algo de valor en el mar o en la Antártida y se quedarán para saquearlo. En verdad fue la guerra más tonta de todas las guerras argentinas.

2 de mayo de 2009, 12:18

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Que diablos...a seguir aguantando colonias hasta por los lares mas remotos entonces.

No te preocupes Ulschmidt, cuando los chilenos decidan invadir por su cuenta las Malvinas, para probar los F16 antes de tirárselo a los peruanos (exlcuidos los de miraflores), te voy a avisar para apoderarnos del bar de Port Stanley y adueñarnos de las doncellas casamenteras...aunque creo que pueden andar pasadas a ovejas, pero no importa.

2 de mayo de 2009, 12:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, Bolivia de hecho ha tenido siempre un puerto libre en varios puertos chilenos, sus mercaderías no pasan por aduana chilena ni pagan ningún derecho.

Toda guerra que intente cambiar el statu quo, no importa cuan justa o injusta parezca la causa es de hecho una agresión y tiene todas las de perder, por eso a los países les conviene prepararse para guerras defensivas porque en el actual estado de cosas, con las armas modernas y su dependencia el país (Latino Americano) que empieza una guerra muy probablemente está perdido.

2 de mayo de 2009, 15:15

 
Blogger Ulschmidt said...

caramba, Figueroa, se me puso belicista!Las doncellas de Port Stanley son unas pecosas coloradas desabridas. Mejor ir al Carnaval de Río de turista, nomás, a ver morochas.
Tomás, seguro que es así. Y en cuanto haya más integración económica los gastos militares serán cada vez menos.

2 de mayo de 2009, 18:06

 
Anonymous Claudio said...

Si bien la posición adoptada por Pinochet durante la guerra de las malvinas no fué muy popular en latinoamérica, hay que entender que dicha posición la tomó en el contexto de que en Argentina quien lideraba la guerra era otro dictador muy agrandado que no iba a dudar en apoderarse también de un pedazo del sur de Chile si es que la ocasión se presentaba. En ese contexto, era de toda lógica aliarse con los ingleses.

2 de mayo de 2009, 21:22

 
Anonymous Anónimo said...

Bien aterrizado tu comentario.

2 de mayo de 2009, 22:48

 
Blogger Ulschmidt said...

Hay una película que yo vi en los ochenta: "El Desierto de los Tártaros", con Von Sydow entre otros actores, que recomiendo violentamente a Tomás. Quizás la pasen aún en algun canal de cable de pelis viejas.
En un país imaginario unos militares son destinados a una última guarnición de frontera en un desierto perdido. Desde allí, hace siglos, llegaron unas violentas invasiones de tribus salvajes, los "tártaros", pero eso ocurrió hace mucho y ahora ni siquiera se sabe si aún viven. La disciplina y el entrenamiento son sin embargo rigurosísimos y los tipos se sienten la primera línea de defensa de la Nación. Un soldado se extravía durante un ejercicio y al volver al fuerte el centila le pide el "santo-y-seña". El tipo le dice que no lo recuerda pero se identifica por su nombre (son compañeros, ambos se conocen!) el centinela le pide el santo tres veces y le dispara a matar, aún viéndo que era su camarada. El comandante felicita al centinela por su cumplimiento del deber. Ven una luz titilar en la oscuridad, encuentran una huella, observan un caballo perdido: todo les parece síntomas de la cercanía de los tártaros. Los oficiales empiezan a recelar entre ellos por las posiciones porque ninguno quiere perderse el momento de gloria. Llega una carta ordenando la jubilacion del comandante: Ha esperado toda su vida por un enemigo que no llegó. Se pega un tiro.
Bueno, el final me lo reservo, pero hay algo en el militarismo latinoamericano y más en el chileno que se parece mucho a eso. Un eterno estar en guardia por un conflicto que nunca ocurre... para mí es algo interno, de la política chilena, de la cultura nacional y tiene poco que ver con los vecinos.

3 de mayo de 2009, 12:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Me acordé de esta línea que me mandaron hace unos días:

Como dijera el gran Thomas Jefferson, "el precio de la
libertad es la ETERNA VIGILANCIA"

Tienes que pensar que Chile es más chico y más pobre en recursos que cualquiera de sus vecinos, incluido Bolivia que no solo tiene mucho más territorio sino que debiera ser más rico materialmente.

No podemos darnos el lujo de ser descuidados ni correr el riesgo de actuar ingenuamente como lo puede hacer Argentina por ejemplo a quienes jamás podríamos invadir por más ganas que tuviese algún presidente loco. Si algún presidente chileno se mandara un numerito como el de las Malvinas el país probablemente desaparecería o pasaría a ser colonia.

La paranoia chilena es real, pero tranquila,ni en los momentos más peligrosos con Perú o Argentina recuerdo haber visto gente asustada o fanfarroneando con la guerra, eso es muy raro aquí salvo cuatro gatos chauvinistas como hay en todas partes, casi todos preferimos evitar conflictos.

Y la mejor manera es -como lo veo yo y mucha gente que conozco- dormir con un ojo abierto y andar bien preparados. Muchas personas en Chile consideramos que el gasto militar es muy necesario, mucho más que cualquier otro gasto del estado porque por su tamaño y debilidad de recursos Chile es presa natural de cualquier país, no solo de los vecinos.

La popularidad del gasto militar en Chile (nos solo en armas sino como un todo) es porque casi todos los demás gastos del estado han sido robo y desperdicio ¿más plata al estado para educación? no gracias, al contrario, en Chile debería desaparecer el ministerio de educación: nos ahorraríamos un montón de plata y la calidad de la educación mejoraría bastante.

3 de mayo de 2009, 12:44

 
Blogger Lilian said...

Tomas--
Encuentro que tienes absolutamente toda la razon... La "idiosincracia" que menciono mas arriba en el comentario a Ulschmidt, que es la misma que nos hace mas aburridos o fomes que algunos de nuestros vecinos, es la que nos permite poseer tecnologia de punta sin que exista el temor que se "nos vayan los humos a la cabeza" :-)


Ulschmidt--
Me gusta mucho tu proposicion del "enemigo fantasma" y no puedo evitar sentirme atraida en cierta forma hacia ella. Al mismo tiempo, no se puede ignorar la experiencia que tuvo Chile en la guerra de 1879 al tener que luchar contra dos paises simultaneamente. Creo que esto seria un buen precedente para el armamento, eso, entre otros factores como la geografia [al final del continente antes de caernos al mar] y una idiosincracia distinta de por lo menos dos de sus tres paises vecinos...


Claudio--
Creo que tus palabras son muy sabias; como siempre (o casi siempre jijiji) tus comentarios estan llenos de objetividad (en mi humirde opinion).

Saludos desde un Domingo lluvioso y nublado en Baltimore!

3 de mayo de 2009, 12:56

 
Blogger Lilian said...

Tomas--
Escribi mi primer comentario antes de leer el ultimo tuyo; veo que en cierta forma coincidimos en los motivos que justifican el armamento de Chile...

3 de mayo de 2009, 13:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡¡Lluvioso y nublado!! buuuu

Una cosa que agregaría es que Chile está aprovechando una ventana de oportunidad que no tuvo en muchas décadas. Están comprando esos armamentos porque pueden, tienen permiso, cosa que es mucho más restringida para Bolivia, Perú y Argentina.

Bien podría llegar en el futuro otra enmienda Kennedy y estar obligados por unas décadas a desarrollar localmente.

Creo que cualquier país de América Latina de tener la oportunidad que tiene hoy Chile haría lo mismo, sin importar si es políticamente popular o no, hay que aprovechar las oportunidades mientras duran.

3 de mayo de 2009, 13:11

 
Blogger Lilian said...

Bueno, al haber cumplido recientemente 100 dias en el gobierno, la administracion del Prez Obama no ha tocado ni ha pronosticado grandes cambios en las politicas de Defensa; por ejemplo se mantuvo al mismo ministro. No creo que las condiciones de las que dispone Chile vayan a cambiar a menos que cometan una gran metida de pata, lo cual, dudo que vaya a pasar...
:-)

3 de mayo de 2009, 13:28

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Ulschmidt:

Tienes mucha razón. Es algo propio de acá. Algunos han dicho que la historia de Chile en el fondo se divide en dos partes: la historia de una colonia española, y la historia del Ejército. No hay más, no tenemos mas historia.

Nuestra idiosincracia fue condicionada en forma brutal por el militarismo, que se arraigó fuertemente con la llegada de instrucctores prusianos a comienzos del 1900. Ahí viene un cambio radical, la disciplina, el elitismo, las formalidades y cuanta webada se te ocurra. Como anécdota, es verle la cara al Embajador de Alemania cuando hay una parada militar. Creen que retrocedimos a tiempos del Furher.

Como se refleja eso en nuestra cultura, en el diario vivir? por ejemplo, acá sería un escándalo ver un policía en la calle con barba, pelo largo o con la camisa afuera. Yo una vez iba en un bus y subió un carabinero algo desastrado, con la corbata no en su lugar....y toda la gente lo quedó mirando!!!...se daban vueltas para seguirlo con la mirada!....ahí comprendí hasta dónde afectó esto.

Sigo, creo que ya lo dije una vez...los "maestros" de la construcción, los obreros, que provienen de los sectores mas pobres..sabes cuál es la exigencia que hacen en las obras? duchas. Duchas y que sean dignas. Con agua fria o caliente, dá lo mismo. A mi me tocó lidiar con eso y preguntándo el origen de eso llegue a la conclusión que es producto del contingente de milicia obligatoria que la gran mayoría de ellos debieron pasar (acá los ricos no hacen el servicio militar, claro). Para qué hablar de los escolares, hasta hace poco tiempo la obligación del uniforme, pelo corto, zapatos lustrados, la insignia colocada dónde corresponde, la formación del colegio, y cuanta tontera más, un reflejo que como se da en CHile, no lo he visto en otro lado.

Y para terminar, aqui detestamos el desorden , la suciedad y los malos hábitos. Nos sorprende un Bs.Aires sucio y gente botando papeles por todos lados, las ciudades del norte son miradas en menos por encontrarlas algo peruanizadas,en fin; aunque eso esta cambiando, ya no nos sorprende nada.

Pequeños y quizás absurdos detalles prácticos, pero hay mucho más. Esto es lo anecdótico.

Por algo tenemos la tasa de depresión mas alta del mundo según entiendo, tanto apego a las formas, al qué dirán, a la disciplina, todo subconsciente, claro.Una porqueria.

3 de mayo de 2009, 14:08

 
Blogger Ulschmidt said...

Los fierros no son nada. Lo que importa es la voluntad homicida del combatiente. En Malvinas la aviación argentina hechó a pique una docena de buques misilísticos modernos con aviones diseñados en los 50 y estrenados en la guerra de Vietnam (20 años de viejos) y bombas a espoleta de 1000 libras de la Segunda Guerra.
http://en.wikipedia.org/wiki/RFA_Sir_Galahad_(1966)
http://en.wikipedia.org/wiki/HMS_Coventry_(D118)
http://es.wikipedia.org/wiki/A-4_Skyhawk

En los cursos que habían hecho previamente los pilotos con los americanos les aseguraron que no podrían ni acercarse a esos barcos sin ser derribados por sus sistemas antiaéreos. Es todo marketing. Pura propaganda para que les sigan comprando juguetes caros. No hay que creerle al manual de instrucción. Figueroa, si insistes en poner duchas heladas prusianas en tus F16 se te prenderá una lucecita que dice "MalFunction", ya verás.

3 de mayo de 2009, 19:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo creo que hay ejemplos para casi todo, la guerra de Vietnam se ganó desmotivando a los norteamericanos y es otro buen ejemplo de lo que dices, claro que el factor humano es muy importante en la guerra moderna.

También hay contraejemplos, yo creo que ya la valentía y todo eso van pasando a la historia. Las desmotivadas legiones americanas han arrasado con los motivadísimos combatientes en Serbia, Afganistan e Irak. Años atrás un militar me comentaba que con armas efectivas sin línea de vista la habilidad técnica rinde mucho más que la valentía del combatiente.

La motivación más importante no es de los que combaten sino del país en general, USA iba ganando militarmente en Vietnam pero la gente se asustó con la cantidad de muertos y prefirieron retirarse a cualquier precio. Cuando el país pierde la voluntad, pierde la guerra.

Los desfiles con soldados altos y corpulentos son la propaganda, para la guerra psicológica, el ideal para un comando o paracaidísta es que sea chico y flaco, mejor astuto que valiente. Ya no hay esas cargas a caballo frente a frente. Todo cambia, pero lo que no cambia es que cuando la gente, la opinión pública no está dispuesta a sacrificarse, en caso de apuro van perdidos de antemano.

3 de mayo de 2009, 19:39

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Tomás,

Tiene razón Ulschmidt. Mucho ruido el poder bélico y tecnológico. Lo mismo ocurre en el espionaje y en los equipos que ocupan contratistas privados de seguridad. Una simple linterna te anula cualquier visor nocturno por ejemplo, aunque sea en base a plasma refractario.

En un programa creo de History CHannel los milicos gringos decían que una semana de resistencia de los argentinos, y los tipos se volvían, no aguantaban mas, y de ellos mismos salían historias de arrojo y valentía impresionantes. Por lo mismo, yo tengo SÉRIAS DUDAS de nuestras FF.AA, muy disciplinados, formaditos, pero estos webones no tienen NINGUNA experiencia. Los peruanos, ecuatorianos y argentinos la tienen, ...pero estos no pelean hace mas de 100 años!!! y ninguna fuerza se prueba hasta no entrar en combate.

Debe ser una gran diferencia. Las veces que me ha tocado presenciar maniobras militares en tiempos de paz, lo único que me sorprende es el ruido atronador, lo demás....sinceramente, está lejos de simular un conflicto verdadero.

Por eso, prefiero seguir escuchando a Los Chalchaleros, "Me gusta Jujuy cuando llueve", comiendo y tomando al mismo tiempo.

3 de mayo de 2009, 20:27

 
Blogger Nervio said...

Bueno, la forma de probar a los milicos es facil pero no es bonita. Se participa en una de las proximas guerras y se aguanta los muertos y ..

no lo van a hacert. Estamos echos unas madres.

3 de mayo de 2009, 22:42

 
Blogger Lilian said...

Estoy de acuerdo con Tomas, las guerras de hoy requieren de soldados astutos, educados e inteligentes, especialistas en su campo y mucho de esto tiene que ver o esta relacionado con la electronica y la computacion. Hoy en dia, dependemos de maquinas. Los aviones de guerra estan equipados con radares muy precisos; los que aprietan el boton arriba del avion bombardean "targets"... no son niños, mujeres, ancianos... La guerra de estos tiempos es fria y muy puntual geograficamente y eso no requiere de soldados estilo Visigodos. Por supuesto, me refiero a las zonas del Oeste del globo porque todos sabemos que en varios sectores de Africa todavia dependen del hacha ...

4 de mayo de 2009, 10:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Donde si es muy importante la voluntad es en la opinión pública. Cuando la opinión general es tomada por los pacifistas o por derrotistas -tipo JF- no hay manera que un país gane una guerra. Hay muchos ejemplos partiendo por Corea y Vietnam. Por eso ha tomado tanta fuerza la guerra psicológica.

4 de mayo de 2009, 11:06

 
Anonymous Anónimo said...

A propósito de lo que dice nervio. Un ejemplo lo dio Cheyre, tan criticado, cuando estaba en el extranjero y murió su madre. En lugar de cancelar todo y volver corriendo al funeral, completó su misión y llegó un par de días más tarde a dejar flores en la tumba. Es el espíritu de Alpatacal, cuando los cadetes heridos desfilaron en Buenos Aires y que parece se está perdiendo no sólo en las Fuerzas Armadas, sino en Chile en general.

4 de mayo de 2009, 11:07

 
Blogger Armando said...

Guerra, guerra, tema feo. Deberían hablar de otra cosa, ya que guerra en Sudamérica bien dificil que haya, sin la anuencia de las potencias, como pasó en 1879.
Chile no puede atacar Perú porque tiene que lidiar con dos problemas fundamentales: el primer día de la guerra perdería 6,000 millones de US$ que es la cantidad de dinero que vuestros millonarios (incluidos los angelitos de FASA) tienen en el Perú. El estado chileno los podrá luego indemnizar? sería una medida muy impopular. Segundo, el grave problema de los 30 mil espías que Perú tiene en Santiago (en la plaza de armas están algunos), que cual talibanes no se quedarán tranquilos presenciando una guerra que los involucra directamente, y ahora con todo el rollo de los derechos humanos y las ONG, serían intocables a pesar que lo que hagan en Santiago (ataques suicidas, bombazos, que experiencia tienen, y harta). Ellos saben perféctamente cómo manipular la opinión pública a su favor para hacerse las víctimas. Menudo problema en que se han visto ustedes por permitir esa inmigración tan "selectiva" liberándonos a nosotros de una buena cantidad de esa gente. Otrosi, una invasión chilena al Perú traería consecuencias catastróficas para Chile, a menos que arrase con civiles y efectúe un genocidio, también muy impopular entre las poderosas ONG, ya que los peruanos tienen experiencia fresca de combate en todo terreno, guerra de guerrillas, desgaste psicológico y sobre todo, han vencido en las tres últimas guerras en las que participaron, tanto militar como políticamente.
En fin, mejor seamos amigos que enemigos, complementémonos y no destruyamos el equilibrio entre nuestros países. Los traficantes de armas están contentos porque Chile sigue comprando armas que nunca va a utilizar, siempre con el miedo de los tres enemigos mortales que tiene alrededor, y generalmente estos traficantes generan una guerrita por ahí para probar las armas que vendieron, y provocar un "update" de armas por renovación, pero con Chile no hay problema, en paz o en guerra compran lo mismo, así que los traficantes no necesitan guerritas para su negocio con ustedes: está asegurado.
Ulschmidt, tienes razón, la única guerra con cambio de territorios con soberanía evidente y población incluida fue la nuestra (1879-1883) las demás fueron sobre territorios agrestes en los que jamás se obligó a nadie a cambiar de nacionalidad), algo así en estos momentos sería inaceptable a la luz del avance de la defensa de los derechos humanos y las experiencias balcánicas de los 90s.
Jorge, gracias por lo del Chino, para mí el mejor presidente que ha tenido el Perú, junto con Billinghurst, Remigio Morales Bermudez y Ramón Castilla (todos tarapaqueños, para que entiendas la dimensión de nuestra pérdida). Ahora, es triste apoyar un ejército que en los últimos 100 años lo único que ha matado es chilenos (desde la escuela Santa María hasta Pinochet) desarmados e indefensos, ¿qué piensa el pueblo sobre eso? Es extraño que cuando existe un peligro exterior todos los chilenos son portalianos, y la madre del desaparecido apoyará la victoria del ejército que mató a su hijo? hay heridas abiertas en vuestro país que todavía tienen que cicatrizar antes de meterse en aventuras culinarias en el Perú.

4 de mayo de 2009, 12:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Armando, siempre pueden ahber guerras, no es un tema que desaparezca si no hablamos de él, al contrario, es mejor examinarlo y opinar abiertamente, teniéndolo siempre en cuenta.

Por las razones que mencionas y otras cuantas sería una completa locura que Chile tratase de invadir el Perú, mucho menos Argentina ni Bolivia, somos un país demasiado chico para eso y lo de 1879 solo fue posible por una extrema debilidad política y económica de Perú y Bolivia en esos años, sumado a dirigentes muy incompetentes, particularmente -en mi opinión- Hilarión Daza.

Sin embargo estuvimos a las puertas de guerra con Perú durante Velasco y con Argentina de ¿Videla? ya no recuerdo bien, sería extremadamente ingenuo desarmarse y pensar que todos vamos a ser amigos cuando en realidad hay fuertes movimientos chauvinoistas con potencial político en todos nuestros países, la mayoría de las guerras no obedecen a decisiones lógicas y meditadas sino a algún loco de turno que llegue al poder.

Yo nunca he escuchado la hipótesis de invadir algún país vecino, pero si he escuchado mucho sobre la posibilidad opuesta que -yo pienso- sería muy factible en el caso de estar mal armados.

La riqueza viene y se va, Bolivia puede llegar a ser un país mucho más rico que Chile, lo mismo Perú o Argentina que tienen un potencial enorme. Lo lógico y prudente para países como Chile es mantenerse tranquilos y bien armados, según el modelo Suizo, aunque no sea una posición muy popular es lo que hay que hacer y creo que en Chile la mayoría están muy claros en eso.

Sobre resentimientos contra las FFAA yo creo que son microscópicos. Por algo nunca han habido esas razzias politicas tan comunes en otros países, acá la gente les tiene harto respeto y son vistas como instituciones bien serias a pesar de los eventuales abusos históricos, que más bien han sido de los políticos. En Chile las FFAA son tradicionalmente obedientes así es que poca gente les carga la mano en esas cosas.

De hecho Carabineros es -año tras año- la institución mejor evaluada de Chile y las FFAA están muchos km por delante en evaluación pública del poder judicial, ni hablar de los políticos.

4 de mayo de 2009, 13:59

 
Anonymous Anónimo said...

Las guerras son horribles pero son algo natural a la raza humana, como un carbon que purifica o destruye.

en fin no me toco guerra y ya estoy viejo y ciego.

4 de mayo de 2009, 15:09

 

Publicar un comentario

<< Home