Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

A agudizar las contradicciones

jueves, 18 de abril de 2013


Y destituyeron al ministro Beyer, la derecha anda histérica porque lo tomó como una guerra de "nosotros contra los malos" lamentable, porque no pararon un minuto a pensar cual es el verdadero problema: Beyer fue un pésimo ministro de educación, no porque fuese deshonesto sino porque era un convencido de los argumentos contra el lucro: trabajó ad honorem para el gobierno de Michelle Bachelet y como si fuese poco llegó a decir que "las universidades con fines de lucro no pueden ser buenas".,Alguien que declare tamaña estupidez, un juicio de valor basado en nada, no debió jamás llegar al ministerio bde educación. Pero lo llevó Piñera, en su afán frenético de congraciarse con los que no lo van a querer jamás.

Seguramente lo llevó como ministro de concenso y -una vez más- su brillante idea le explotó en la cara. ¿Como alguien con esas ideas y esas decisiones llegó a hacer tanta plata? Creo que nunca me quedó más claro que no es inteligencia lo que se necesita para hacerse millonario, tal vez audacia, determinación, habilidades sociales, lo que sea pero no inteligencia. Me alegro que hayan destituído a Beyer, era un tipo honrado pero ideológicamente era más peligroso que cualquier corrupto de la concertación. Prefiero mil veces a los ostentosamente corruptos antes que un honesto con malas ideas. Que se vaya para la casa y se dedique a escribir papers nomás. Además ya adquirió el cartel de mártir y santo, creo que le traerá más beneficios que seguir como goma de Piñera. Tal vez estudiando más llegue a ver la luz y se convierta en un liberal de verdad.

El verdadero concenso que había que buscar era saliendo de frente en defensa del lucro. No me explico como gente madura, con cultura y supuestamente inteligentes se dejaron llevar por consignas creadas por una turba de mocosos, ignorantes, que solo repiten lo que en el PC les hicieron memorizar. Conste que la idea de "no al lucro en la educación" ni siquiera fue apoyada por el MIR en sus comienzos. Al menos una de las ramas más importantes del MIR reconocieron que era una movida para conseguir espacios de poder de los comunistas. Claro que después que la idea estuvo colocada se dieron vuelta la chaqueta, como hace la izquierda cada 5 minutos para ajustarse a "los hechos objetivos". La vuelta del perro está en el ABC de su dialéctica.

Por no ser capaces de enfrentar a los mocosos, los políticos están hoy entrampados defendiendo un asunto estúpido y sin futuro: tratar de prohibir el lucro es lo mismo que cuando en la edad media la iglesia trató de prohibir la usura. El resultado fueron siglos de oscurantismo y la base del enriquecimiento de los judíos que llenaron la necesidad indispensable del financiamiento. Todo esto solo puede desembocar en una histeria de hipocresía colectiva porque todos están contra el lucro "de los otros", no se olviden que la FECH, que levantó la bandera contra el lucro arrendaba su marca a terceros para que hicieran cursos pre universitarios. El que no sea capaz de sacar una lección de eso es simplemente un burro.

La solución es simple pero nadie se atreve a plantearla. El lucro no se puede eliminar, al contrario, se debe legalizar y las universidades con fines de lucro deben pasar a ser figuras similares a las sociedades anónimas, que paguen impuestos por las utilidades obtenidas tal como lo están pagando hoy con las sociedades espejo. Así ocurre en Perú y en gran parte del mundo. El punto crucial es si el estado avalará o no los créditos a las universidades privadas con fines de lucro: ese es el verdadero quid del asunto.

Durante la concertación se determinó que si los iba a avalar, condicionado a un proceso de acreditación que terminó siendo absurdo, lleno de fraudes y negociados. Lo peor es que nunca acreditó nada, como diseño eso fue un gran fracaso. Hay que tener en cuenta que existe una tremenda zona gris en eso, porque al avalar los créditos el estado el riesgo de no pago es enorme y da exactamente lo mismo si el estado avala a alumnos de universidades estatales o privadas porque la deuda es de los alumnos. Beyer saneó las deudas antiguas pero no está claro si con el nuevo sistema esos créditos serán o no pagados, Chile es el país de los perdonazos.

Si se trata de mejorar la calidad hay que abrir la oferta, eliminar las barreras de entrada tal como en los Estados Unidos donde cualquiera puede colocar una universidad y que los propios alumnos elijan a que universidad van a estudiar con su crédito en forma de vouchers. Subsidio a la demanda, no hay otra, porque el subsidio a la oferta también se transformó en un premio a los ladrones, especialmente de las llamadas "universidades tradicionales".

Al final todo esto es un festín de hipocresía. Los políticos desde la extrema izquierda a la extrema derecha están claros que el lucro no se va a eliminar, porque a nadie le conviene. Pero como es una idea posicionada y que puede mover a los burros con derecho a voto, la usan para manipular a los electores "vote por mi y se terminará el lucro" ilusos, lo dicen los mismos que se están llenando de plata con universidades que lucran, partiendo por supuesto por el Partido Comunista y su universidad ARCIS. Si la gente es tan estúpida como para creerles se merecen tener a una manga de ladrones lideradas por alguien corrupto e incapaz de presidente, que venga la concertación nomás, cuando chico me enseñaron que hay que agudizar las contradicciones. 

13 Comments:

Anonymous JMS said...

Bien compañero, agudizando las contradicciones! :-)

Un par de comentarios:

a) Entiendo que hoy se habla de "inteligencias múltiples" precisamente para explicar como personas muy inteligentes en lo económico (o lo social; para usar los ejemplos de Piñera y Bachelet) pueden quedar al debe en otras características de la inteligencia... Algo sumamente interesante para los que nos dedicamos a la robótica (hobbie).

b) Concuerdo en el problema de la acreditación "universitaria" como algo -cuando menos- turbio. Sin embargo, me parece que la acreditación "por carreras", si permite hacer algunas comparaciones de la calidad de los establecimientos (dato más o menos duro para el alumno).

c) creo que definitivamente el problema NO es el lucro como tal, sino la asimetría de la información (proveedor/alumno) y el probable cambio del compromiso en el tiempo. Buenas universidades (en un momento, por ejemplo la UDLA tenía buenos estándares) pueden cambiar de intereses cuando tienen buena cantidad de alumnos y volverse verdaderas estafas. Eso incluye a las estatales que, en un año, pueden pasar 6 meses de paro...

No es trivial...

18 de abril de 2013, 00:50

 
Blogger Rolando el furioso said...

Del proceso contra Beyer rescato la presentación de Hosain Sabag, quien en un momento de su argumentación reconoció que era necesario terminar con la falacia de negar al propietario de una universidad lucrar con ello, creo que dijo algo así que era legítimo que obtiviera utilidades por lo que hacía y que iba a proponer un proyecto de ley que reconociera este hecho. Gracioso, un aliado circusntancial del PC reconoce que es necesario transparentar el tema del lucro y eliminar las sociedades espejo y las inmobiliarias que arriendan los edificios de las Ues.
Ojalá salga algo bueno de esto.
Respecto de Beyer, que lata pero se quedó en el arco y no salió jugando.

18 de abril de 2013, 09:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hasta la victoria ¡siempre!
Si debe ser inteligencia múltiple, inteligentes para ganar billete y tontos en tomar decisiones políticas.

La idea de acreditación está viciada, porque parte de la base que existe un modelo standard de "calidad" al que universidades y carreras se deben ajustar, eso se presta para innumerables chanchullos, la verdadera medida de calidad no es lo que se le ocurra a algún iluminado sino el grado de satisfacción del cliente y eso se obtiene simplemente dejando actuar la competencia. Es tan absurdo que el gobierno fije normas de calidad a las universidades como que fije normas de calidad a los autos o a lo que sea, sin tomar en cuenta las preferencias de los usuarios.

La universidad de Harvard partió con un clérigo que donó la mitad de su biblioteca, en Chile el estado no habría permitido que con esos medios funcionara una "universidad" porque no cumple los estándares de calidad requeridos. La acreditación al final es solo una forma de consolidar la posición de los ya instalados y poner barreras de entrada a nuevas universidades. El gobierno no tiene por que autorizar o negar permiso para que una universidad funcione, eso es una aberración.

Y las llamadas "estafas" son normalmente consentidas con los alumnos así es que no son tales. Como en cualquier otro asunto si a alguien no le gusta lo que está recibiendo se puede ir y buscar en otro lado, existen convalidaciones y todo eso. La verdad es que los propios alumnos -y sus padres- son los interesados en salir con el menor esfuerzo posible. Y si quieren eso que lo obtengan, yo no veo ni un problema. Otra cosa es que puedan ganarse la vida con eso.

No es un problema de falta de información sino que de malas decisiones personales que modelan la demanda hacia eso.

18 de abril de 2013, 09:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Rolando, creo que todos los políticos se entramparon en esto y nadie se atreve a defender el derecho a invertir y ganar plata con una universidad, que es algo que existe en gran parte del mundo y es parte fundamental de la libertad para enseñar y aprender.

Mientras existan estos politicos de cuarta, incapaces de hablar claro y diciendo medias verdades con un ojo en la popularidad y las elecciones, estamos fritos. Yo prefiero -lejos- que vuelva la concertación con su manga de ladrones a tener los estúpidos y cobardes que nos gobiernan hoy.

18 de abril de 2013, 09:49

 
Blogger Maximo said...

En este tema estoy completamente de acuerdo contigo. Solo discrepo en una cosa que escribiste sobre Beyer: “Tal vez estudiando más llegue a ver la luz y se convierta en un liberal de verdad”.

Pienso que esto es al revés, mientras mas estudian y se dan vueltas y vueltas en lo mismo tratando de buscar la madre de todas las soluciones que nunca encontrarán, mas cerca del intervencionismo estarán.

18 de abril de 2013, 10:48

 
Blogger Maximo said...

Rolando. Hosain Sabag es un tipo que vale la pena, y si votando a favor puede lograr su reeleccion en una zona dificil, me parece bien. El hombre hizo lo correcto.

18 de abril de 2013, 10:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Maximo, interesante eso de que el estudio puede poner más bruto. Es posible, en muchos casos la academia parece que embrutece en lugar de iluminar.

18 de abril de 2013, 10:55

 
Anonymous Anónimo said...

Efectivamente. Cuando el "cenador" Navarro le dice "Guardian del Lucro" a Harald Beyer, me imagino complicado al ex-ministro... debería estar orgulloso o tomarlo como un insulto???
No se debió destituir, pero no dejarían pasar la oportunidad.
ivanr

18 de abril de 2013, 14:12

 
Blogger Pablo said...

Totalmente de acuerdo con tu post. Si hay algo que me defrauda completamente de este gobierno por el cual voté, es que se hayan dado vuelta la chaqueta y todos defiendan posiciones que por lo que dicen que representan, debiesen rechazar. Tomaron las banderas del "enemigo" y abandonaron las propias. Todo por tratar (ingenuamente) de lograr mayor aceptación del populacho bárbaro, pero igual el populacho prefiere el original a una mala copia.

El punto que nadie toca respecto de todo esto, es la poca responsabilidad que le cabe a los propios usuarios de las universidades, quienes por lograr tener un cartón no se fijan en la "calidad" de la universidad a la que quieren asistir. Los que estudian en todas las universidades e institutos mulas seguro que ni se preocuparon de averiguar la empleabilidad de sus egresados, de la calidad de los profes, del tamaño de las bibliotecas, etc. Todo sea por ser "profesional universitario". Es legítimo optar por una de esas casas de estudios con pocos pergaminos, pero después no reclamen.

Otra cosa es cometer la irresponsabilidad de endeudarse (por el mismo motivo: ser profesional universitario a como dé lugar) en carreras que lo más probable es que no renten. Hace unas semanas un tipo me contaba la desgracia de su hijo, que estudió Comunicación Audiovisual y ahora el 50% de su sueldo lo tiene que usar para pagar su deuda.....si hubiese sido responsable se habría preocupado antes de saber cuanto sería su renta probable para esa carrera, y analizar si le convenía pagar lo que vale esa carrera, si después no rentaba...

Ah, y por supuesto, el tema de que todos tiene "derecho" a estudiar en la U....eso es mentira. Tienen derecho sólo los que tienen dedos para el piano.

Una última cosa: ya está bueno que los estudiantes, todos bastante peluditos, le endosen a sus padres la responsabilidad de pagarles una carrera. En mis tiempos (que no son tan antiguos, salí del colegio el 93) los que estudiábamos (y no éramos de familia pudiente) tomábamos crédito universitario, y después lo pagábamos nosotros. Y lo único que me ayudó mi papá fué firmar como aval. Bueno...eso da para otro post...lo mamones de los cabros de ahora...lo que hace 20 años nos hubiese avergonzado (ir a matricularse a la U acompañado por los papás), ahora es lo más normal del mundo.....

18 de abril de 2013, 14:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Los políticos son gallinas, viven bastante bien, mientras tengan popularidad y votos pueden hacer lo que se les de la gana: fama y fortuna sin que nadie les pueda pedir cuentas de nada, son la nueva realeza. Por eso mismo son esclavos de "la voz de la calle" y harían cualquier cosa con tal de conservar la popularidad que es su medio de sustento y buena vida.

Yo creo que hay que dejar que la gente sea tan irresponsable como quiera y sobre todo no protegerlos después de las equivocaciones, eso es lo peor porque así jamás aprenden y pagamos todos por sus estupideces. Mucho mejor que cada cual mate su toro, en lo bueno y en lo malo.

18 de abril de 2013, 15:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

apropos de nada ¿todos los neiras serán igual de tontos?...

18 de abril de 2013, 16:46

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Mmmmmm, si la acreditación de las Universidades les parece negativa, inútil y dañina y para que los asesores se embolsen harta platita, ni se imaginan lo que será la inminente acreditación de hospitales y clínicas privadas, a lo que no me referiré porque es un tema larguísimo.

Sólo diré que la salud estatal es hoy tan incomprensible mala, irrespetuosa y dilapiradora de recursos nuestros (con excepciones notables de médicos muuuuy decentes pero en general marginados o limitados por las autoridades), que con absurdos procesos burocráticos quieren parecer (¿O se lo creerán los tontos de siempre?) que la están mejorando. El nosocomio donde mi anestesista y mi ayudante estrella se niegan a colaborarme (y yo me niego a operar allí pese a lo pituco que es por fuera y omito los porquéses) está a punto de conseguir la acreditación, pero nada va a cambiar: sólo más papeleo, sanas disposiciones que todos los nosocomios privados adoptamos desde siempre por el bien de los pacientes (o sea, nada nuevo que sea bueno) y un montón de absurdidades que ya se consideran obsoletas en los países más desarrollados. En gran parte por eso cerré a mi Clínica y me dijieron: "Es una herencia del Gobierno de la Bachelet, nosotros no tenemos la culpa". ¡Absurda disculpa!. El asunto es como algunos de Uds. dijieron: proteger a los poderosos establecidos para que no tengan competencia. La satisfacción de los pacientes y los impecables resultados de la gestión de los verdaderamente independientes de los poderosos consorcios o "dueños" de la salud de Chile, no han sido considerados de manera consistente. ¡Mierda de país!

18 de abril de 2013, 17:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Doctor, ya algo había escuchado acerca de la acreditación de las clínicas y de los médicos, es otro aspecto del festín de los hipócritas heredado de la concertación y que nadie se atrevió a tocar en este gobierno. ¿Por qué? porque cumple perfectamente bien su tarea de consagrar los monopolios, poner barreras de entrada y no permitir que aparezca competencia, esa es la motivación de fondo de todas estas farsas.

Claro que es bueno que se establezcan estándares mínimos, por ejemplo de higiene en los hospitales o que en las universidades se cumplan efectivamente las horas que ofrece cada carrera, pero estandares MINIMOS ¿y saben que? La U de Tarapacá, que está acreditada por no se cuantos años (creo que son 4 o 5) cuando fueron las huelgas no cumplió ni con el 50% de las horas de clase que dicen los programas, lo mismo para el resto de las "tradicionales" ¡esa si que es una completa estafa! ¿que clase de profesionales van a salir de alli? Payasos infatuados como el que aparece de vez en cuando, son producto de ese sistema lleno de hipocresía ¿y por que no ponen el requisito en la acreditación que deden cumplirse EFECTIVAMENTE todas las horas de clase del programa? Simplemente porque no les interesa la calidad, solo quieren dejar afuera a otras universidades, poner barreras de entrada para que aparezcan nuevas porque saben que son mediocres y no pueden competir en condiciones iguales.

Todo lo que hablan de la supuesta calidad académica, el cuento de la casa de bello y todo eso, solo es una manifestación del miedo -que digo, terror- que se vean enfrentados a competir, son inseguros porque saben que son pencas. La U Adolfo Ibañez, privada, diminuta y con fines de lucro se la voló a las universidades tradicionales, hoy tiene la mejor escuela de negocios de América Latina. La Chile tuvo a Vuskovic y alberga payasos que mejor ni nombro para no caer en el juego despectivo que tanto les gusta.

No es otra cosa que el poder de los mediocres que se agrupan bajo sus padrinos políticos, para protegerse mediante monopolios legales. Se da en los hospitales, en las universidades, en fin, en casi todos los campos. Y siguen habiendo giles que les compran

18 de abril de 2013, 17:38

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas