Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Corrupción en Chile

martes, 10 de enero de 2017



Un amigo me manda este capítulo de la televisión colombiana, donde hacen una almibarada alabanza al orden y ausencia de corrupción en nuestro país, comparándolo con Colombia. Nadie medianamente informado en Chile podría estar de acuerdo con esto -sobre todo ahora- en que el sentimiento de escándalo atraviesa el país así como la sensación que vivimos, desde hace unos 20 años, en niveles de corrupción nunca antes vistos.

Ver al hijo de Ricardo Lagos, presidente del senado, y otros políticos hablando contra el lobby y diciendo que es imposible que en nuestro país se adjudique una propuesta pública arreglada, es para revolverse en el suelo a carcajadas, tal vez no seamos muy honestos, pero en hipocresía no nos gana nadie.

La buena prensa de Chile
Sin embargo siempre hemos tenido esa imagen exterior de país honesto, tenemos buena prensa. Es verdad que los carabineros no aceptan sobornos, lo que es magnífico e impresiona mucho a los extranjeros, pero también es verdad que hay carabineros que roban y militares que estafan, pese al altísimo grado de confianza que tenemos en esas dos instituciones. Pocos pero hay, es algo que todos sabemos, no hay nada peor que esas idealizaciones.

Lo que pasa es que Chile siempre ha sido un país de orden, apagado, la sobriedad es una especie de religión nacional, ese es el peso de la noche del que hablaba Portales que sigue más vivo que nunca. Pero desde que volvió la democracia en 1990 el sistema ha involucionado a una corrupción desfachatada, tal vez no tan extendida como la de los colombianos porque todavía nos queda algo de control social, pero cada uno de los ejemplos que colocan en Colombia también ocurre acá en Chile, solo que el peso de la noche lo tapa con hipocresía, pretendiendo que en Chile no pasan esas cosas nada. Chile, amigos, es un país altamente corrupto aunque se tapa la deshonestidad con hipocresía.

No hablemos de la política, que es la profesión de los ladrones en todo el mundo. Me refiero a la corrupción a escala de personas normales, en las universidades públicas por ejemplo donde la deshonestidad es espantosa en todos los niveles: directivos, profesores y estudiantes, cosa parecida en universidades privadas y ya que estamos en eso, la deshonestidad total reina en todo nuestro sistema educativo, de allí parte todo: son sistemas repletos de sinvergüenzas e hipócritas, que se auto alaban como si fuesen santos ascetas. .

Todos somos ladrones
Esto no es tan terrible como suena, la corrupción es algo natural y existe en todo el mundo: todas las razas y culturas, ricos y pobres son corruptos apenas tienen oportunidad. Hay muchas leyendas sobre la supuesta honestidad en culturas escandinavas, de Japón o Corea, esos son cuentos chinos porque la naturaleza humana es una sola. Tráiganme a un sueco y lo corrompo en un par de meses, tal vez menos, a los 62 años estoy convencido de muy pocas cosas, pero si hay algo que he aprendido, es que todos somos potenciales ladrones.

Yo se que muchos se pueden sentir ofendidos por esto y me pueden decir que no han hecho ni jamás harían algo gravemente deshonesto. Claro, los que nacieron con una cucharita de oro en la boca o por lo menos nunca se vieron angustiados por problemas económicos graves, suelen decir esas tonteras. Son igual como los curas cuando hablan del matrimonio, déjenlos conmigo un tiempo para que los apriete y los convierto en corruptos en menos de lo que canta un gallo. La deshonestidad es parte de la naturaleza humana y el que no reconoce eso es tonto o es hipócrita.

Pequeña historia real, como la vida misma
Una historia simpática relacionada con esto. Cuando empecé a hacer proyectos en los Tribunales de Arica, a principios de los 90, el sistema judicial vivía en una crisis presupuestaria permanente, lo normal era que cada actuario llevara 200 o más juicios y como no había presupuesto para contratar más gente, existía una figura muy extraña: los "meritantes", que eran empleados que trabajaban gratis, a veces durante muchos años.

¿Y como lo hacían para ir a trabajar todos los días sin sueldo? Bueno, resulta que los abogados les pagaban propinas según un sistema que venía desde tiempos inmemoriales. Por ejemplo si uno quería desarchivar un juicio, el meritante del archivo se ponía a buscarla y según cuanto se le pagara era lo que se demoraba en encontrarla, a veces incluso no la encontraba nunca y no se podía resucitar el juicio . Si nos tocaba en suerte que el actuario de nuestro juicio fuera un meritante, este por una buena propina podía influir para que el trámite se demorara, o que pasara a archivo. Mal no les iba porque eran puestos que se peleaban.

Estos meritantes trabajaban años y años hasta que se moría o jubilaba algún funcionario de planta: se abría un concurso y finalmente entraba a la planta como funcionario. Yo tuve muchísimos amigos que trabajaban bajo este extraordinario sistema, incluso varios eran razonablemente honestos, pero no se me ocurre una mejor forma de corromper a la gente que esa. Si alguien se cree honesto, lo mandaría un par de años a trabajar como meritante.

El sistema antiguo era mucho mejor que el actual, pero estaba desfinanciado y esa era la razón básica de todos sus problemas. La reforma lo financió pero creó nuevas y amplias oportunidades de corrupción en el Ministerio Público, al final el cambio fue horrorosamente peor.

Un experimento imaginario
La moraleja de esta pequeña historia es que no son las personas, sino las oportunidades e incentivos que presenta el mundo en que nos movemos lo que dispara la deshonestidad. Los seres humanos funcionamos en base a incentivos. Y si no me creen les propongo el siguiente experimento imaginario:

Supongan que mañana me encuentro con un amigo que es jefe de un servicio público o municipal, y me dice lo siguiente "Tomás, tenemos 100 millones para hacer estudios sobre el turismo en Arica, quiero que los hagas cinco, da lo mismo lo que coloques porque yo seré el que los revise y daré la orden de pago, existe cero riesgo porque el estudio estará hecho, entregado y aprobado, si a alguien no le gusta se jode, legalmente es impecable, como tu escribes bonito sé que va a quedar a prueba de balas. Claro que 50 son para tí y 50 son para mí". ¿Cuanto creen que me demoraría en decirle que sí? ¡Milisegundos! Y si no me creen hagan la prueba, ofrézcanme nomas.

Y conste que yo me considero una de las personas más honestas que he conocido, no es porque lo diga yo pero es así. Ahora plantéense este experimento imaginario ustedes mismos, supongan que andan muy escasos de plata y llenos de necesidades, entonces les plantean aceptar por el 50% o ir a una propuesta abierta con posibilidad -pero sin ninguna seguridad- de ganar los 100 millones ¿Qué elegirían?.

En Chile siempre ha habido corrupción, desde que tengo uso de la memoria: en los años 60 robaban los Demócratas Cristianos, a principios de los 70s los interventores y jerarcas de la Unidad Popular, entre los 80s y fines de los 90s unos pocos militares y muchos civiles enquistados en la Secretaría Nacional de la Juventud, Secretaría General de Gobierno y similares, con esos ladrones se organizó RN y la UDI salvo unas pocas excepciones, no muchas. Lo que vino después para que hablar, todos lo sabemos.

Lo que pasó a partir de los gobiernos de la Concertación fue que llegó la desfachatez, el peso de la noche quedó anestesiado durante unos años, engañado con toneladas de propaganda, un ejército de sociologos, publicistas y pajarracos de esa pluma. Y la desfachatez fue creciendo y creciendo, y el sistema se fue creando, por medio de leyes y reglamentos para tal efecto, de manera de aumentar los incentivos y facilidades para el robo impune. Solo recuerden cuando Frei Ruiz-Tagle modificó la ley de Probidad Administrativa para abrir -de par en par- la puerta al nepotismo.

Chile hoy es mucho más corrupto que en los 60, 70 y 80, pero eso es fácilmente solucionable: simplemente hay que cambiar los incentivos para que se termine la impunidad y recortar el tamaño gigantesco que ha alcanzado el aparato del estado. Bueno, fácil en teoría, a primera vista parece que no es tan fácil mientras el sistema esté capturado por los ladrones que se benefician de esto, y en democracia eso parece ser algo inevitable.

Pero ya tuvimos una dictadura y es bien probable que tengamos otra, desde la perspectiva histórica yo creo que es inevitable, los ciclos en la historia de Chile son regulares y el peso de la noche sigue más vivo que nunca. Eso es lo que tiene a la gente enfurecida, cosa que los señores políticos ni siquiera se dan cuenta. Igualito que la otra vez.

17 Comments:

Blogger EDO said...

El problema que no ven los politicos, empresarios ni la elite nacional es que si la corrupcion llega a niveles de lo que paso en colombia todos ellos estaran cagados pues el Cartel de Medellin llego a ser amo y señor en Colombia en muy pocos años y los jueces, empresarios, politicos, ciudadanos fueron meros peones de los carteles.

Aqui en chile tambien tenemos carteles con mafiosos de muy lindos apellidos y bien vestidos como Matte, Luksik y demases que solo se diferencian en que no trafican cocaina.

Al final el gobierno militar literalmente no robo comparado con la concertacion.

10 de enero de 2017, 00:25

 
Blogger Ulschmidt said...

Acá también se ve a Chile como un gran ejemplo en materia de moralidad pública.
De la hipocresía, digamos que es un grado mejor que el descaro. Si te cruzas todos los días con un tipo que dice acartonadamente "buenos días, cómo está Ud...." y una saga de frases trilladas puedes pensar que no le interesas para nada y está fingiendo. Pero eso es hasta que te cruzas un "espontáneo" que no se molesta ni en saludarte. Entonces el previo te parecerá como mínimo educado.
Con el reconocimiento de la corrupción pasa lo mismo. Negarla, aparentar que no está, no es bueno, pero reconocerla y naturalizarla y darla por hecho es peor.

10 de enero de 2017, 07:53

 
Blogger Jose Cornejo said...

la fama de que chile es un país "honesto" se debe precisamente a lo que se "muestra", ya sea por nuestros medios locales y esa habilidad de "barrer la basura bajo la alfombra" de tal forma que no se note tanto.

Pero en la práctica no sé que puede ser peor, la corrupción de estos politruchos (de ahi parte todo el problema) o la moralina de estos o de los que aparecen como Catones criticando y despotricando fariseísticamente contra ello.

10 de enero de 2017, 09:45

 
Anonymous er lusho said...

Yo creo que Chile ha sabido esconder la corrupcion. Y es propio de paises chicos donde una elite (tanto de Izq y derecha) la han usado desde mucho tiempo.
Lo que si creo es que hay que endurecer las penas. En USA a Maddoff (solo por dar un ejemplo) lo encarcelaron de por vida. Aquí le habrían dado 5 años pues hay temor de encarcelar al poderoso. Salú Tomas...

10 de enero de 2017, 11:49

 
Blogger Frx said...

Siempre me ha sorprendido el hecho de que cuando vienen los extranjeros, no importa si son del continente o Europa, encuentran maravilloso Chile y uno sólo le ve puros fallos y con esfuerzo le ve algo bueno y esto en comparación con un país que esté peor.

10 de enero de 2017, 13:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, pienso exactamente lo mismo que tu, es feo ser hipócrita, pero es mucho peor ser descarado, con eso se corre el riesgo de verla como algo naturalmente aceptable. La corrupción es natural del ser humano pero no tiene nada de natural aceptarlo como una cosa buena y normal.

José son dos caras de la misma moneda, la corrupción desfachatada por una parte y el falso moralismo por la otra, eso muestra la baja calaña, típica de los políticos que solo les interesa las apariencias.

Lusho, no creo que los castigos influyan mucho, más bien creo que no influirán nada. Las llamadas "penas del infierno" no asustan a nadia porque ocurren una vez que se cometieron los hechos, de lo que hay que preocuparse es que estas cosas nunca pasen en primer lugar, que no existan las OPORTUNIDADES.

Mientras hayan oportunidades, posibilidades de robar, estado en expansión y sensación de impunidad seguirá la actual escalada de corrupción "la ocasión hace al ladrón"

10 de enero de 2017, 13:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, Chile tiene una ventaja de fondo que es histórica: es el peso del partido del orden, "el peso de la noche", eso ha cruzado toda la historia de Chile y a eso le debemos no solo la buena prensa sino también muchos años de tranquilidad, crecimiento, etc. con los varios regímenes de corte Portaliano que hemos tenido

10 de enero de 2017, 13:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso esta completamente vigente hoy mismo, basta leer las encuestas CEP en preguntas importantes como la meritocracia, valor del esfuerzo individual, rechazo al colectivismo, aparecen en todas las encuestas con el mismo resultado mayoritario, una tras otra. La altísima confianza en Carabineros y las FFAA es otra cosa que se ha mantenido por décadas, claro que los "señores políticos" son ciegos a estas señales que están frente a sus propias narices y siguen como si nada

10 de enero de 2017, 13:35

 
Blogger Ulschmidt said...

.. eso es muuuy cierto. Pero enormemente cierto ! Acá tenemos una Presidenta que no va presa porque los jueces van despacio, no sea que le quede mucho caudal político, otro que no va preso porque se murió a tiempo, Menem que estuvo preso un rato y ahora se ocupa de ser senador a tiempo completo para que los fueros lo protejan, en Brasil tuvo enormes problemas Collor de Mello, fue destituida Dilma, se cayó del pedestal Lula... y en las segundas líneas. ministros, secretarios, empresarios coludidos, de esos directamente muchos fueron presos de verdad, por años... y no importa, cuando llega una nueva generación al poder se les cae la baba y roban sin yel, se sienten omnipotentes, se les despliega una ambición feroz. El temor al castigo no los frena.

10 de enero de 2017, 13:48

 
Anonymous Mark said...

...como dijo mi amigo gringo-camelo, en Chile podemos encontrar un policía raso honesto, un sargento honesto, un teniente honesto, un capital ....honesto, un mayor...tal vez, un general,mmmm.... ya esta la red de influencias, los amigis, etc.... la corrupción esta bien disfrazada, por un impuesto por aquí, una concesión por allá, toda claro, debidamente legalizada y notariada.... en otros países vecinos la corrupción es cultural la practican todos, ricos y pobres...

10 de enero de 2017, 14:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt eso es consustancial a la democracia, lamentablemente siempre ha pasado así porque el que llega al poder sabe que tiene un timpo limitado para asegurarse, entonce lo primero que hace es montar o incrementar un sistema de impunidades para luego empezar a forrarse antes que lo boten. Creo que es algo que solo una (buena) dictadura puede eliminar. Y claro que hay buenas dictaduras, así como pésimas demo9cracias, yo estoy convencido que no existen formas de llegar al gobierno mejores o peores, eso es anti histórico.

Mark, claro que se da mucho eso de la corrupción en los niveles más altos, en su lugar yo haría exactamente lo mismo porque es la ocasión la que hace al ladrón. Eso no significa que debamos aceptarlo, al contrario, pero en lugar de escandalizarnos y moralizar inutilmente o pedir "penas del infierno" que jamás se aplicarán, creo que mejor deberíamos buscar que se eliminen las ocasiones

10 de enero de 2017, 14:31

 
Anonymous er lusho said...

Es que es imposible eliminar las oportunidades. Es caro y lento. Imagínate fiscalizar todo. Soy mas de la idea que si vas a ser corrupto, ok. Hazlo, pero si te pillan, asume las consecuencias penales (ojo que no me interesa la moralina)...

10 de enero de 2017, 15:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Como yo lo veo hay dos grandes problemas con eso. El primero es que produce una especie de efecto anestésico en la opinión pública porque los castigos -ejecutados por agentes del estado- pueden ser fácilmente manipulados. La opinión pública en promedio es básica y estúpida, muy fácil de engañar (por eso hay muchos más pobres que ricos), entonces suponte que toman a alguien poderoso (como Bernie Maddof), le dan las penas del infierno, lo someten a escarnio público, etc. Entonces la opinión popular se pone muy contenta y quedan satisfechos de que "al fin están castigando a los poderosos" aunque los robos y sinverguenzuras siguen tal cual como antes. La consigna "caiga quien caiga" es normalmente una manipulación muy burda dirigida a satisfacer la envidia de los pobres hacia los poderosos, que no tiene nada que ver con justicia y mucho menos les quita las ganas de robar, todo lo contrario.

EL otro problema es que estas "penas del infierno" se convierten casi automáticamente en herramientas políticas. Lo que ocurre es parecido a la represión contra el tráfico de drogas, cuando la PDI exhibe a unos pobres diablos burreros cada cierto tiempo para que nadie preste atención a los que están dentro del sistema y pasan droga regularmente. De hecho es exactamente eso lo que hace hoy nuestro gobierno, avalado por los jueces serviles con casos como Penta, Corpesca-Orpis, Papelera, mientras todos los políticos de gobierno partiendo por la presidente, han cometido delitos masivamente peores siguen en completa inmunidad.

Es muy, pero muy ingenuo creer que el gobierno de turno, que maneja el aparato represivo y judicial no va a aprovechr esta poderosa herramienta de manipulación para dejar contento a los básicos.

Yo creo que bajar violentamente las oportunidades de robar no es nada difícil, de hecho la mayor percepción de honestidad en países de Europa del Norte por ejemplo de debe en gran parte porque se trata de gobiernos pequeños donde los políticos tienen muy escaso poder discrecional. Eso se podría hacer en Chile sin problema pero jamás lo van a hacer los políticos, en democracia es imposible.

10 de enero de 2017, 16:14

 
Blogger Ulschmidt said...

Un directorio de una empresa privada, cuando la gerencia es mala, no indaga mucho si es ineficiente o corrupta: la cambia. Y no la vuelve a contratar a los 4 años.
Brasil es el único lugar del barrio donde está pasando eso, el Partido de los Trabajadores va a pasar un largo invierno electoral tras creerse que gobernaría for ever (así y todo, el sistema político todo es muy corrupto ahí y el remedio esta lejos lejos)
Acá, el peronismo es experto en entregar simbólicamente a la ira de la plebe al último mega-corrupto que pusieron al mando, del cual se prendieron casi todos durante años, hacerle cara de asco los últimos 5 minutos de su gobierno y esperar unas vacaciones electorales hasta que la gilada los vuelva a votar. Y sin esperar tiempo mucho por ello, a lo sumo un turno.
Es decir, el directorio, que somos todos, seguimos eligiendo gerentes que reparten utilidades rápido aunque sus balances vienen horribles.

10 de enero de 2017, 19:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Por eso creo que es un problema consubstancial a la democracia, no a todas las democracias sino a las que han pasado su punto "ideal" en el ciclo y empiezan su evolución natural hacia la demagogia. Es un proceso casi imposible de revertir porque resulta auto-regenerativo: cuando los que están en el poder se ponen deshonestos hacen todo su esfuerzo y usan todos los medios a su alcance para perpetuarse e incrementar la impunidad, solo hay que mirar a Maduro, Morales o Correa, a los peronistas en Argentina o a la centro izquierda en Chile. YO creo que el único remedio es un período de tiranía, esa era también la idea de Portales, en cierto sentido, para mi tiene mucha lógica.

10 de enero de 2017, 20:22

 
Anonymous Wilson said...

Mirando el monito con de 200 millonesde dolares de perdida, me acorde de otras transacciones de futuros lideradas por Eyzaguirre con perdidas entre 4 mil millones y 7 mil millones de dolares, sobre las cuales el ministrillo dijo algo como:se hizo lo mejor posible... Tras lo cual nadie dijo nada...Claro la Bache era Reina de Chile aun.

10 de enero de 2017, 20:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, el primer escándalo durante Aylwyn fue por un millón de dólares (desmalezado de planta Enap en Con-Con), se podría hacer una tabla y plotear: Davilazo 200 millones, Eyzaguirre 4mil+ millones y así... Sería un ejemplo perfecto de función exponencial

10 de enero de 2017, 20:55

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas