Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

No me gusta el cine

sábado, 7 de febrero de 2009


Anoche me topé por casualidad con la película El Ministerio del Miedo, basado en la novela del mismo nombre de Graham Greene.Que película más mala, no soporté verla completa y hoy, buscando en Google me encuentro que se considera una de las grandes películas del cine negro de Fritz Lang. Nada que ver, es una porquería, yo sé que al cine hay que hacerle concesiones (y por eso no me gusta) y muchas veces uno tiene que decir "bueno, es solo una película" pero en este caso me pareció horrible.

Graham Greene es uno de mis favoritos, creo que ha escrito las mejores novelas de espionaje que he leído, El Ministerio del Miedo es una de esas, aunque tiene otras mucho mejores, como The Quiet American y El Factor Humano, que creo que es una verdadera joya, la mejor novela de espías que conozco. Parece que fue la última que escribió, Greene trabajó en el servicio secreto inglés así es que sabía de lo que estaba escribiendo.

No hay caso, nunca me ha gustado el cine, mucho menos la adaptación cinematográfica de novelas, creo que hay una enorme pérdida en el proceso, es imposible creer que Meryl Streep pueda ser la baronesa Von Blixen en Out of Africa, no hay como, bueno, uno puede decir pero si es solo una película, pero a mi eso no me cuaja, creo que hay una versión de cine de El Jardín de los Finzi-Contini pero yo no la vería ni muerto, seguro que me revolvería el estómago. Ya tengo mi propia versión almacenada en la cabeza después que leí la novela, es perfecta.

Aborrezco el cine, me aburre y me enoja. Las únicas películas que me han gustado son las de Ettore Scola, que era un tremendo guionista y escribía sus propias historias, pero eso de adaptar libros me parece una porquería. Recuerdo cuando fuimos con Tristan y Stephen a ver el estreno mundial de una película de Batman y me quedé dormido en la mitad, salí muy enojado, nunca había visto algo tan tonto y pretencioso, igual que las películas de Batman de Tim Burton, que porquerías más grandes. El cine basado en encuadres espectaculares, "acción" y efectos especiales no solo me aburre sino que me enfurece, tampoco me gusta el melodrama, en verdad cuento con los dedos de las manos las películas que me han gustado y me sobran dedos. Ettore Scola fue un caso aparte.

Es curioso porque cuando chico yo era asiduo de las matinés en el cine Recoleta, donde pasaban 4 o 5 películas seguidas y la gente se iba por todo el día con sus sandwich y frutas, era la entretención del pueblo. Solo recuerdo dos películas de los cientos que debo haber visto: 55 Dias en Pekín y otra de Elvis Presley en Acapulco, el resto se me borraron completamente de la memoria. Luego llegó la tele y en las tardes daban películas argentinas de los años 50 que me gustaban mucho, solo recuerdo una que se llamaba Luisito, se trataba de una linda rubia que se disfrazaba de hombre ya ni me acuerdo por qué.

Tampoco recuerdo cuando, ni por qué, dejó de gustarme el cine, seguramente esa desagradable costumbre de cobrar por la entrada tuvo algo que ver, la cosa es que pasaron muchos años sin que viese ni una sola película. En los sesentas ví El Mundo Está Loco, Loco y una de Fantomas. en 1969 vi El Submarino Amarillo y la Naranja Mecánica. En los años 80 estaba en Santiago y trataba desesperadamente de engrupirme a una mina que me gustaba mucho, me dijo que quería ir a ver Reto al Destino (An Officer and a Gentleman) así es que me metí la mano al bolsillo y la invité. No les contaré adonde terminamos pero, junto con la compra de mi casa, esa fue una de las pocas inversiones afortunadas que he hecho en mi vida.

En esos años también vi un ciclo de cine arte italiano con las películas de Scola que me encantaron, con el tiempo vi otras en la tele y nunca me han desilusionado. Pasaron muchos años antes que volviera a pisar un cine, fue el 2005 cuando Tristan y Stephen me invitaron al estreno mundial de Batman en el Cine Colón, esa vez fue cuando me quedé dormido, esa fué la última vez que fuí al cine. También ví en algún momento El Decamerón de Passolini, pero la verdad es que no recuerdo casi nada de esa película, he visto otras películas en la tele pero rara vez las termino.

No hay caso, no me gusta el cine y al rato de terminar una película ya se me olvida todo, igual que cuando sueño. En algún momento el cine dejó de ser para mí y la única que no me arrepiento de haber visto es Reto al Destino, pero eso fue por razones para nada artísticas, o tal vez si, mal que mal, cualquier cosa puede ser una obra de arte.

Y antes que me vaya a dormir una última nota de nuestro servicio de utilidad pública: si alguna vez necesitan asesinar a alguien y quieren hacerlo con clase visiten Esta Web, se trata de List Labs, un laboratorio que bajo ese inocente nombre vende toda clase de toxinas como Antrax, Botulismo, Cólera, etc., solo para fines científicos, claro, como no se me ocurre nada más científico que asesinar a nuestro enemigo con una bacteria exótica, creo que vale la pena echarle un vistazo. Hasta mañana.

Etiquetas:

10 Comments:

Blogger Lilian said...

jajaja... me gusta tu parrafo final. Y tampoco viste la serie de films de la Pantera Rosa con Peter Sellers?

7 de febrero de 2009, 01:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, pero en la tele, ví varias de Peter Sellers (la Fiesta Inolvidable y algunas Pantera Rosa)

7 de febrero de 2009, 01:24

 
Anonymous deiv said...

pero esas que nombraste son todas malas pues, en especial las de Tim Burton, me revienta esa "magia" de a peso. No en vano estan hechas para el gusto del perraje.

7 de febrero de 2009, 18:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Para mi, la única película de Batman que pude ver completa fue la primera de 1966, donde "liofilizaron" a los dignatarios del mundo, todavía la dan a veces en la tele, el resto pura basura.

7 de febrero de 2009, 18:08

 
Anonymous Anónimo said...

Parece que ibas a otras cosas al cine, (que es eso de Batman te faltó el Robin??????, jajaja nooooo si se que eris machito) amigo voy a estar pa la invitación del Ulloa, espero que nos encontremos.
Un abrazzinni

7 de febrero de 2009, 23:23

 
Anonymous Anónimo said...

Haaaaaaaaaa el Medalla se parece al Robin, bueno siempre hay algo de homosexual en cada uno, claro que tú pisaste el límite..............
Yn Abrazzinni pero ahora de lejinni

7 de febrero de 2009, 23:32

 
Anonymous Anónimo said...

Otro cine que proyectaba rotativos, era el de Plaza Italia, todo tipo de películas de la peor calaña, al igual que su público, en el que me encontraba yo con 12 años.
La primera película para mayores en la que me pude colar, fue El Oro de Mackenna con Gregory Peck y Omar Sharif, no me acuerdo mucho de ella, pero si de unos lindos senos mojados por el agua de algún río del oeste norteamericano.
El Decamerón, esa era una película, o varias historias, que tenia el atractivo de ser "cochinonas" y dirigida por Pasolini, solo me acuerdo de dos escenas, una en que un pobre tipo se caía a una letrina llena de excremento y gritaba "aiuto,aiuto" y la otra, mostraba a un jardinero de algún convento medieval italiano,sacando en la obscuridad su viril elemento, estando en el suelo una monja a la espera de cometer el sacrilegio, que por cierto disfruto a "piacere", junto con todas las demás santas del claustro, que hacían cola para entrar a la pieza de las herramientas. Sin duda ese debió ser el jardinero más feliz de toda la edad media y con la herramienta más gastada de la comarca.(me refiero a las tijeras de podar por cierto)

Vicente

7 de febrero de 2009, 23:58

 
Anonymous Anónimo said...

Tengo la gran duda con lo de El Decameron, pero si alguien vio esos cuentos cortos italianos, me podría ayudar con su nombre.

Vicente

8 de febrero de 2009, 00:07

 
Anonymous Anónimo said...

Ya, se llaman "Los cuentos de Canterbury", del mismo Pasolini, de la misma época y onda que "El Decameron"

Vicente

8 de febrero de 2009, 00:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Compañero! yo confirmé donde el Claudio, ¡nos vamos juntos para allá entonces, BIEN!

jaja el chico Medalla es el Robin jubilado ¡ese nació viejo!!! un abrazo compadrini!

Vicente, el Decamerón y los Cuentos de Canterburi son bien parecidos, tenís razón. Otro cine rotativo que recuerdo era el "Chile" en El Salto con Recoleta, ahh tiempos aquellos.

8 de febrero de 2009, 00:42

 

Publicar un comentario

<< Home