Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La mala semilla

martes, 7 de abril de 2009


Es un sistema perverso, pienso en Tomás Jr. estudiando en Valparaíso una carrera que no debería durar más de 2 años, pero actualmente dura 4 años, diseño gráfico es claramente una carrera técnica que la podría dar cualquier instituto o escuela de artes y oficios pero se enseña en una universidad. Es un negocio, un producto de marketing sin ninguna lógica. A la mayoría de los adolescentes les gusta dibujar, entonces la universidad ya tiene una clientela suficiente para llenar varios cursos y tenerlos pagando todos los meses durante cuatro años, negocio redondo.

El negocio de la educación está bien, no tengo nada en contra de la gente ignorante que desea comprar un certificado, el cual supuestamente le va a dar prestigio, que lo haga, es parte de la libertad para elegir. Que hagan carreras de ingeniería en papas fritas o licenciatura en comunicaciones extraterrestres si así les place. Lo que me parece mal es que la oferta se ha concentrado casi exclusivamente en esas carreras que a algún iluminado se le ocurrió poner de moda alguna vez.

Los estudios en Chile son artificialmente largos y privilegian las formas. Tenemos una herencia maldita de los próceres de la educación laica: Barros Arana, Valentín Letelier, Claudio Matte, ellos fregaron la educación chilena y sus tontas ideas se las han arreglado para perpetuarse en nuestro país. 

Estos próceres pensaban que la educación debería formar a las clases dirigentes, dos conceptos estúpidos muy propios de la masonería: formar y clases dirigentes. Para la elite, la educación debería ser formativa en primer lugar, por eso miraban con desprecio todo lo que significara instrucción: la instrucción era para los rotos, que tenían que trabajar con las manos, con esa idea en mente se creó la Sociedad de Instrucción Primaria. Es sorprendente como un modelo tan estúpido sigue vigente hasta hoy con muy pocos cambios.

Todavía se cree que las elites solo necesitan aprender a mandar, deben adquirir una formación moral para mandar y con esa idea les enseñana en los colegios de curas, de donde al final salen cínicos si son inteligentes o resentidos sociales, llenos de complejos de culpa si son tontos (la mayoría son de este segundo grupo, de allí viene nuestra abundante elite de izquierda). Aprender cosas útiles, instruirse, es mirado con desprecio porque nadie quiere ejecutar trabajos, eso es de rotos.

Solo miren los colegios de enseñanza media, como se rankean según los resultados en la Prueba de Selección Universitaria de sus alumnos, un colegio es bueno si muchos de sus alumnos entran a carreras tradicionales de universidades tradicionales. Si algún día apareciera un mago en chile que lograra mejorar la calidad de la educación, según estos parámetros, estaríamos repletos de abogados, los abogados andarían vendiendo planes de AFP y recogiendo la basura.

En Chile no se necesita mejorar la calidad de la educación, se necesita cambiar la herencia maldita de Barros Arana, Valentín Letelier, Claudio Matte y los demás próceres que nos fregaron para siempre con un modelo estúpido, una fábrica de frustraciones.

Veamos ¿cuantos egresados de enseñanza media eligen estudiar para técnicos como primera opción? ¿cuantos técnicos se quedan en su especialidad y cuantos siguen estudiando -como lo hice yo- perdiendo años y plata con la ilusión de llegar a la elite?. En Chile el destino de técnico no existe, porque no tiene prestigio social, un técnico gana lo mismo o menos que alguien sin estudios, después de haber perdido hasta cuatro años  en una universidad o instituto que le vendió -a precio de oro- su certificado de ingeniero en papas fritas.

Lo que necesitamos es que desaparezca esa estúpida idea de que las elites deben ser formadas y los rotos deben ser instruídos. Por culpa de esa idea de los masones del siglo 19 es que hasta el día de hoy el aparato del estado está tomado por los más imbéciles y oportunistas. Solo miren los antecedentes de nuestros políticos y comprobarán que la mayoría vienen de los colegios emblemáticos o de curas, los supuestos formadores de elites, eso explica su mediocridad, su falta de conocimiento sobre casi cualquier cosa, su inutilidad para todo excepto para robar, escalar y defraudar.

Es muy triste el destino de los pinguinos que hoy estudian en la enseñanza media, formados en la idea que si no son abogados o ingenieros de una universidad tradicional serán unos fracasados. Veo los planes de estudio de ingeniería de las universidades tradicionales, llenos de teoría que hoy está de moda y mañana no va a valer un peso, no importa dicen los académicos, lo importante es formarlos, no instruirlos. Estamos formando gerentes no trabajadores. Así es como se perpetúan los mediocres que se creen de elite y tienen tomado al país.

Gracias Barros Arana, gracias Valentín Letelier, gracias Claudio Matte, ojalá jamás hubiesen nacido los malditos aunque -pensándolo bien- habían cientos detrás con las mismas estúpidas ideas. Es algo que va más allá de las taras personales, no es la tierra sino la semilla. Hasta mañana.

Etiquetas: ,

33 Comments:

Blogger Armando said...

Diego Barros Arana también fue el que opinó que la Patagonia debía ser cedida a la Argentina porque era un territorio inútil. Chile le hizo caso, le regaló la patagonia completa a los ches (1 millón de km2) y concentró todas sus fuerzas en quitarnos 100 mil km2 de territorio. La patagonia actualmente contiene gas y muchas otras riquezas. La zona peruana tiene... salitre.

7 de abril de 2009, 10:24

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

La idea de entregar la patagonia en realidad comenzó desde el tiempo de Aníbal Pinto, se acrecentó con los años gracias a la anuencia del propio Ejército chileno de ese entonces, que envío a sus asesores a puro tomar a Argentina. Los compraron con un asado.El que le dió el broche de oro a mi juicio fue Benjamín Vicuña Mackenna, el gran vendepatria de Chile. Lo increible, su descendiente,el viejo care lechuza de los qincheros, le canta ahora a la patria,un fanático patriota, ja ja ja.

Con respecto a la educación,absoluamente de acuerdo,pero la masonería actúo en su momento de esa forma con un objetivo preciso: quitarle a los curas el monopolio de la educación que estaba formando a verdaderas castas sociales. Hay mucho que agradecer a la masonería de ese entonces, partiendo por la U de Concepción, el colegio mismo, las reformas a las FFAA, los colegios mixtos,etc, etc...asi que tomás, tu comentario adolece de extemporaniedad, es como los mapuches, hablas de cosas del pasado como si fueran de hoy.

En lo otro es verdad, que cantidad de basura enseñan en carreras que deberían tener un perfil mas científico por ejemplo. En USA una ingeniería se saca en 3 a 4 años, aquí en casi 6!!!...es cosa de mirar la malla que incluye incluso cursos de historia o cultura general en perfiles donde eso debería ser parte de la formación propia, no como un requisito de aprobación de la carrera.

7 de abril de 2009, 10:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Armando, Barros Arana fue diplomático y publicista, rector del Instituto Nacional y uno de los ideólogos de la educación "laica" en Chile. El "regalo" de la patagonia tiene mucho que ver con la imposibilidad de Chile de mantenerla cuando estaba enfrascada con la guerra del Perú, era muy difícil mantenerse en conflicto con tres países, imposible y por eso la soltaron yo creo.

JF Vicuña Mackena fue otro publicista que hizo más daño por los diarios que cualquier ejército con que Chile haya peleado, hablaba bonito, rey del chauvinismo, oportunista etc. Ahora es una especie de héroe.

Lo que dices de "quitarle el monopolio a los curas" es la visión mezquina que nos metió en el lío que estamos ahora, no son cosas del pasado ni mucho menos, la ideología de esos tarados sigue viva y vigente hoy en educación, es la ideología "progresista-caviar" de los izquierdistas pero nunca rotos, convencidos que son elite y que las elites deben formarse y el rotaje instruirse. No es nada del pasado, es absolutamente actual.

7 de abril de 2009, 11:21

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Nada que ver, la ideología exclusiva y excluyente la tenían los curas. La masonería abrió la educación técnica (escuelas industriales) y la inserción de las mujeres al mundo laboral.

Yo diría que es al revés lo que dices, la masonería está hoy en día propugnando el mismo modelo que rige en USA y en Europa,que dista mucho de ser "de izquierda".

Te aseguro que no ser por el antiguo partido radical (con lo macucos que son), y por la masonería, hoy no existiría libertad de educación y pluralidad en ésta, lo q es fundamental para competir y desarrollar el pais. Tú mismo obtuviste educación gracias a otra gran arquitectura de la masoneria: la INACAP.

OTRA COSA es la CALIDAD,que advina qué...desde qué tiempo y de qué sector político viene la idea de integrar profesionales de otras especialidades a la educación (a la que se oponen los comunachos mediocres.

7 de abril de 2009, 11:40

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaj si claro, buena Gonzalo Vial y la...

7 de abril de 2009, 11:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Por culpa de esos tarados es que hoy estamos fregados. "La instrucción del pueblo" que tropa de estúpidos más grande

7 de abril de 2009, 11:58

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Ok, yo denuncio entonces que Tomás Bradanovic, perteneciente al mas puro sector del PUEBLO FLOJONAZO CHILENO, ha usufructuado de manera vergonzosa de su sistema educacional, confesando aqui mismo que el NO LO MERECE ni LE CORRESPONDE.

Por tanto, demando a las FUERZAS VIVAS de la ciudad de Arica, a EXPROPIARLE todos bienes, incluido su maldito cacharro, a objeto de pagarse de los impuestos pagados por todos que fueron destinados a él y sus estudios.

PD:provechen también de llevarse a don Pepe.Debe estar durmiendo en otra pieza por ahí.

7 de abril de 2009, 12:42

 
Blogger Sergio Meza C. said...

No menos precies el poder de losssss....






... ¡ MAGIOS !

7 de abril de 2009, 13:00

 
Blogger Armando said...

Y las fuerzas vivas de la ciudad de Tacna, también podemos quedarnos con alguito?

7 de abril de 2009, 13:09

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Todos contra él!...a tomarse todo!....los del Rancho San Antonio de Tacna..a él!!!...el tipo ha comido y bebido gracias a los ingresos percbidos injustamente gracias a una educación que no se merecía, jamás dió una propina ahí!

Las cucardas!...también, súmense todos los que quieran!

Ud. señora, ud.señor, que está cansado de las herejías de este blog, tome su bate o una antorcha y vaya a la casa de Tomás a hacer justicia!...píllelo por sorpresa, son casi la 13:00 asi que debe estar durmiendo todavía.

7 de abril de 2009, 13:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

JF don Pepe es lo único inembargable de la casa, en un remate nadie se lo adjudicaría.

Sergio ya ni soplan

Armando, cada vez son menos los bienes jaja, lo único que me van a poder quitar es el Beppy, una boca menos que alimentar!

7 de abril de 2009, 13:38

 
Blogger Lilian said...

Tomas--
Usualmente, estoy de acuerdo contigo aunque no tiene que ser asi todo el tiempo, pero esta vez ... paso :-)

Sin embargo, hay alguien que tiene las cosas claras como el agua -en mi humilde opinion- ... es Jorge Figueroa, y pienso exactamente como el asi es que no voy a repetirme.

En USA, la educacion y su acceso a ella por la modica suma de XX$$XX [usualmente es una cantidad muy elevada] esta al alcance de todo el que pueda pagarla o atreverse a pedir un prestamo a largo plazo. Cuando yo estudiaba para sacar el titulo en International Business (una carrera de minimo 4 años tiempo completo) tenia una compañera de curso que tenia 58 años, quien habia estado fuera del campo laboral por mas de veinte años, y ademas no tenia ni presencia ni destreza para interactuar en publico. Cuando nos conto que ella se habia endeudado alrededor de sesenta mil dolares para estudiar y conseguir un titulo que le diese una esperanza de obtener un trabajo decente realmente que senti mucha lastima por ella porque sus posibilidades de encontrar ese trabajo eran practicamente nulas. En cambio la factibilidad de vivir endeudada hasta el final de sus dias eran altisimas. En casos asi, si que cuestiono la educacion pero aun uno nunca sabe lo que puede pasar...

Saludos--

7 de abril de 2009, 14:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lilian, no es raro porque nunca hemos estado de acuerdo en esto jaja.

La idea fundamental que ha fregado a la educación chilena es la separación entre "fromación para las elites" e "instrucción para el pueblo", esa idea es la que explica el desprestigio de la educación técnica que en países como Alemania , Francia o el propio USA gozan de muy buena salud.

Es una idea de sociedad elitista, mucho más allá de las anécdotas o la pelea mezquina que menciona JF de masones versus curas. Es la idea que algunos se creen llamados a ser de la clase dominante, más allá de las gárgaras que hacen con la igualdad y fraternidad están convencidos de ser los llamados, los elegidos y los únicos que manden. Es una idea muy curiosa y en el fondo oculta el ansia de poder que tenemos todos bajo una apariencia de filantropía.

Es algo que viene de muy antiguo, una ideología que inspiró el funcionamiento de escuelas y universidades por siglos y que explica el problema grave que tenemos hoy en un país donde nadie se conforma con menos que mandar y ser gerentes.

Justamente estoy trabajando en un asunto relacionado con la educación técnica y he leído muchos estudios que muestran como está en un callejón sin salida por razones culturales que vienen desde el siglo 19 o tal vez antes. Culpa de intelectuales tontos, miopes y tremendamente influyentes que tuvimos en esos años y que todavía nos penan.

7 de abril de 2009, 14:33

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Estudiar a la edad que sea supongo es algo loable y dignificante...pero endeudarse a los 58 años para estudiar algo que necesariamente debe emplearse para poder recuperar su inversión, es absurdo. Mi experiencia me hace creer que:

a) O la espera un empleo asegurado que se lo darán contra el título.

b) O lo necesita para algo independiente o... para que no la declaren interdicta :D

Pero endeudarse por eso....diablos, que complicado. Yo creo en la instrucción práctica, a los hechos concretos, el resto es pura paja hoy en día.

7 de abril de 2009, 14:39

 
Blogger Ulschmidt said...

eh, caramba, la Patagonia siempre fue argentina! No se porqué dicen que no lo era. Debe ser culpa de esa educación masón que dice Tomás.
Respecto de las carreras clásicas: cuidado, que son las que después más empleo dan en nuestro sistema. Abogados, contadores, dentistas, médicos,agrimensores e ingenieros civiles. Rara vez falla. En cambio el Ingeniero en Papas Fritas, si su papá no tiene una fábrica de papafritas...
El poder mágico del Título Universitario, o Certificado, está contaminado aún del medieval Título de Nobleza. Latinoamericanamente es así, aún.

7 de abril de 2009, 14:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Todo depende como hayan sido las condiciones del crédito, al tomar un crédito importante a los 58 años probablemente sea una decisión inteligente para el deudor y muy tonta para el acreedor, porque las probabilidades que ese crédito se llegue a pagar son bajas, también depende mucho de las garantías si hay desgravamen, etc. yo feliz tomaría un crédito grande a los 54 años si alguien se atreviese a dármelo :D

7 de abril de 2009, 14:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulshmidt ya, devuélvenos la patagonia pues hombre!! (solo bromeo)

Lo de la empleabilidad de las profesiones liberales es algo que está cambiando rápidamente. Como todos quieren ser abogados o ingenieros se está llenando y ya vemos cesantía en casi todas las carreras, yo he conocido hasta médicos cesantes, cosa impensada hace algnos años atrás.

7 de abril de 2009, 15:00

 
Blogger Ulschmidt said...

En los noventa, cuando la costumbre era echar a pique la industria (por lo menos de este lado de los Andes) los únicos ingenieros que colocaban eran los "industriales" que en realidad son de logística.
Eran ingenieros para gerenciar el almacen del supermercado.
Los sistemas (analistas, ingenieros, licenciados) desde luego fueron un boom,pero también se satura.
En realidad deberíamos tener un título básico y volver a la universidad varias veces en la vida a hacer especializaciones. Que en esta era uno se defienda con el mismo certificado de hace veinte años es un crimen. No ocurre así, pero debería.
Nota: yo le revendería mi parte de la Patagonia, pero el gobierno no me la entrega.

7 de abril de 2009, 15:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, lo que mencionas sobre no actualizar conocimientos es parte de nuestro credencialismo, cuando alguien obtiene un título -digamos por ejemplo de ingeniero- se supone que fue "formado como ingeniero" por lo tanto no necesita actualizar nada, con su formación basta y sobra, lo otro es mera instrucción que deben adquirir los trabajadores. Curioso ¿no?

7 de abril de 2009, 16:05

 
Blogger Ulschmidt said...

Totalmente. En Argentina muchos ingenieros apenas saben dibujar, porque se supone que trabajarán en una oficina técnica donde alguien mas lo haga. Un técnico de nivel secundario, un idóneo. Se les enseña más a entender dibujo que a confeccionarlo. Tienen mínima experiencia con muchos aparatos, incluyendo aparatos de medición, porque se supone que otros harán eso. En general se espera que sean "caballeros", gerentes, jefes, y no que participen del proceso productivo en sí. Es decir que vuelvan a la clase social de la cual se supone vienen: la alta (luego, no sirve ya el concepto para cuando llegan a la universidad los pobres como yo)
Pero además la técnica culturalmente nos es ajena. El universitario hispanoamericano típico es el doctorcillo, el leguleyo, el escribano y nuestras carreras técnicas están imbuídas de eso. Un técnico nuestro puede ir de cabeza a la Oficina Estatal de Control de Calidad de Presupuestos de Prefactibilidad de Obras Edilicias Públicas, donde manejará planillas y conceptos abstractos y confeccionará memorandums. Lo que le trae mal es ir a indicarle al personal cómo se prepara el hormigón en obra. La técnica nos vino de otras culturas, como la anglosajona o la germana, fueron ingenieros gringos los que levantaron los ferrocarriles, los puertos, las fábricas, etc... y nuestra tradición universitaria en esas ramas aún adolece de debilidad.

7 de abril de 2009, 17:33

 
Blogger Armando said...

La patagonia no fue argentina hasta 1881, antes de ello, Chile tenía inclusive presencia militar en el Rio Negro. Al empezar la guerra del 79 y especialmente luego del combate de Iquique, cuando se acallaron los triunfalismos properuanos en Buenos Aires, Chile se fue replegando y Argentina empezó la ocupación de facto de la zona, que para 1881 ya era totalmente argentina. Yo sólo recito la historia.
Un gran historiador dijo una vez que la guerra se decidió en Iquique y el resto fue un derramamiento inútil de sangre. Hablando de la ucronía histórica de Basadre, de haberse decidido la guerra el 21 de mayo de 1879, Chile hubiera dedicado sus esfuerzos a terminar de colonizar la patagonia oriental, Perú hubiera recompuesto su industria salitrera re-privatizándola como ya se discutía en el congreso desde 1878, Chile sería hoy una potencia industrial a nivel mundial y Perú sería su principal aliado en el Pacífico.
Claro que la consecuencia de ello sería que Tomás, con Arica en manos del Perú, tendria obligatoriamente que trabajar para vivir, pero toda guerra trae consecuencias negativas. :-)

7 de abril de 2009, 17:51

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Tomás, exageras...un médico cesante es algo MUY EXTRAÑO en CHile. Debe tener un problema o estar buscando pega en una aldea...porque en profesiones liberales basta colocar muchas veces un letrero y tienes por probabilidad numérica asegurado al menos un cliente. Esta exagerando pelao malaguero.

7 de abril de 2009, 17:56

 
Blogger Ulschmidt said...

Armando, enseñan eso en Perú? Creo que no es cierto. La Patagonia era indígena y cada estado nacional avanzó por su lado de la cordillera y liquidó a las tribus. Los diplomáticos, revoleando viejos títulos españoles, se acusaron mutuamente de ocupación, pero España tenía a la Patagonia en los mapas y nada más. Jamás la ocupó.
Chile ocupó lo que le interesaba (el Estrecho de Magallanes) y pretendió que esto llegara hasta el Río Santa Cruz. Estamos hablando sólo del extremo sur patagónico. Los argentinos ocuparon ese río con unos viejos buques fluviales, el oficial chileno Prat Chacón - nada menos - pasó por allí y estimó que los blindados navales chilenos podrían liquidarlos en un rato y cuando llegó a Valparaíso descubrió que la flota marchaba al norte, no al sur.
Lo leí en el site "Soberanía de Chile" que no es para nada pro-argentino, debo agregar. O sea: nunca se discutió la posesión mas que de la puntita sur de la Patagonia. Claro que Roca apuró a Chile para que le firmaran un tratado definitivo so riesgo de arrimarse al bando peruano en la guerra. ¿quién no lo hubiera hecho?. Pero 1 millon de km no cambiaron de mano ni estaban en la pretensión real de Chile. Mas aún: como son el estado hispanoamericano que más pudo expandirse creo que conservan ese anécdota para poder victimizarse, como buenos latinoamericanos.
Aparte de ello, toda conjunción de eventos que obligara a Tomás a trabajar debería ser perversa...

7 de abril de 2009, 18:30

 
Blogger Armando said...

Jajajaja, lo último me gustó.
No, no enseñan eso en el Perú, para nada. Eso es historia chilena y argentina, nosotros no tenemos nada que ver. Es investigación propia. Además en casi todo lo que dices concuerdas conmigo, así que parece que no hay mucho revisionismo histórico que hacer.

7 de abril de 2009, 18:35

 
Blogger Armando said...

http://www.argentina-rree.com/6/6-081.htm

7 de abril de 2009, 18:43

 
Blogger Rubencho said...

Agrego a la discusión el explosivo mercado de los posgragos, postitulos, diplomados, etc., tanto en Chile como en el extranjero.
Obtener un certificado ya no es garantía de pega, ahora es la cantidad de ellos, sumar, sumar.
Muchos se fueron al exterior con postgrados y no saben como van a devolver la plata, ya que trabajo no tendrán, cero posibilidades. La unica alternativa es hacer clases en alguna universidad y seguir produciendo la inflacion de titulos.

7 de abril de 2009, 19:18

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

A ver, órden y progreso, órden y progreso...tenemos un argentino, un peruano y un chileno, nos falta sólo un boliviano y estamos listos para hacer un chiste. Vamos a buscar un titicaco!

La patagonia chilena (nombre que ahora se está usando de nuevo, antes nunca) se perdió por flojera de nuestros gobernantes y mediante asados y vinos, como corresponde.

En todo caso, quedemonos asi no mas, porque este blog lo leen unos mapuchos chilenos y argentinos que han escrito por ahí que los gobiernos de ambos lados tienen que PAGARLES a ellos por USURPAR "SUS" tierras. Que tal?

7 de abril de 2009, 19:48

 
Blogger Ulschmidt said...

Creo que en 1880 la relación chileno-argentina era de considerable mutuo respeto. Durante la Independencia pelearon juntos y tuvieron éxito. Las consituciones chilenas del 1820 decían que el país se terminaba en el Bio-Bio y los argentinos en ese momento ya estaban en guerra con Brasil. Mas o menos en los 1830 la formación de un estado norteño - la Confederación Peruano-Boliviana - se sintió como una amenaza para ambos y fueron a la guerra contra él. Los argentinos estaban en guerra con Francia (el "bloqueo francés") además, así que apenas tuvieron unas batallas con los bolivianos. Chile ganó en Yungay esa guerra para ambos. Antes que eso unos bodegueros mendocinos, hartos de la ruina económica de la eterna guerra civil argentina, tentaron a Pintos para incorporarse a Chile y éste los rechazó de plano.
Muchos emigrados por la guerra civil, como Sarmiento, se desempeñaron felizmente en Chile y le guardaron afecto. Cuando la guerra contra España los argentinos respaldaron siquiera moralmente a Chile y a Perú y durante las negociaciones por la Patagonia predominaron los que querian evitar el conflicto a toda costa, en ambos lados.
Viéndolo desde el punto de vista de los "duros" de ambos bandos, los argentinos del siglo XIX siempre temieron el poder naval chileno y ciertamente respetaban a su infanteria. Por otro lado el arma clave de todas las guerras argentinas, la caballería, dificilmente podía ser desafiada en las estepas patagónicas o las pampas. Jamás hubo un proyecto argentino de desafiar navalmente a Chile y jamás hubo un proyecto chileno de internarse en las llanuras allende los Andes. En serio, no lo hubo, aunque ahora decimos que sí. Cada cual se quedó de su lado de la cordillera y en su océano, que era lo que de verdad pretendían. Las historias de pérdidas soberanas se fraguaron después y a fines del XX se exacerbaron por culpa del conflicto del Beagle, una locura provocada por la dictadura militar argentina, más que nada.
Lo demás es puro futbol y el hecho de que al llevarse a Pampita y devolvernos a Menem, decididamente, no fue buen negocio.

7 de abril de 2009, 20:38

 
Blogger ***Paula*** said...

y tá nojau!:P
La solución para todo este problema de la mentalidad chilena entonces es resetear el disco duro de todas las generaciones antes de nosotros, los gobernantes, los cuicos, los rotos y los profesores. Porque realmente...
Otro blog en el cuál le encuentro la razón. Que conste que no en todos :P buenas don Thomas.

8 de abril de 2009, 01:20

 
Blogger Sergio Meza C. said...

La educación es como la arquitectura; todos opinan (dijo el odioso)

8 de abril de 2009, 08:51

 
Anonymous Anónimo said...

Para Armando, HASTA LOS MISMOS ARGENTINOS PENSABAN HASTA HACE POCO PAGAR LA DEUDA EXTERNA CON LA PATAGONIA.
que estupido pensmiento pensamiento cortoplacista,bueno de todas maneras todas esas riquezas terminan en manos de otros : el salitre en manso inglesas, el cobre en manos gringas y el petroleo igual, asi que habria que investigar mejor que regalo o que no regalo DON DIEGO.

8 de abril de 2009, 11:40

 
Anonymous Anónimo said...

Insisto T.B al ministerio de educ.
Es tan cierto lo que dice , respecto a aspectos culturales es que hay varios conceptos que se reiteran de vez en cuando:"que la educacion tecnica es muy necesaria para el pais ( y sin embargo no se concreta),"que los tecnicos deben ser reconocidos ( y no se les remunera como debiera ser incluso en el mismo estado).Esto ultimo puede ser resorte del mercado, pero si culturalmente no tienen ningun reconocimiento practico, ¿como se espera que la sociedad valore y retribuya en concordancia? haaaaaaa

8 de abril de 2009, 12:05

 
Blogger Nervio said...

la patagonia era terra nulis por esas epocas si a alguien se la quitaron fue a los indios argentos en oriente y chilenos en occidente. Lo que regalaron los viejujos fue el derecho a conquistar esa tierra.

Igual habria sido bonito conquistar a los indios y ser bioceanicos. Aca a lo mejor se salvaban, a lo mejor no. En argentina los masacraron.

8 de abril de 2009, 21:36

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas