Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Que veinte años no es nada

lunes, 6 de julio de 2009


Hoy fué mi último día de clases, les dejé un trabajo y chao, el próximo martes colocaré la última nota, como era previsible las notas fueron bajando notablemente a medida que crecía el nivel de exigencia, en fin, son buenos muchachos pero el instinto hacia el mínimo esfuerzo les gana, algo aprendieron pero podrían haber aprendido mucho más. De haber sido más vivos ahora tendrían una ventaja comparativa con varias habilidades y mañas que muy pocos manejan. En todo caso me divertí mucho, hacerles clase era una verdadera chacota, todo muy agradable.

Este fin de semana me convierto en alumno de nuevo y me toca un módulo brigido: métodos cuantitativos para los negocios: hace unos 27 años que no veo una sola ecuación y ahora tengo en mis manos un libraco de 150 páginas repleto de inecuaciones y gráficos, desde la primera página a la última. pura operatoria. La pesadilla del exámen vuelve a mi cabeza después de mucho tiempo.

Durante muchos años tuve esa pesadilla, soñaba que me sentía muy felíz porque después de muchos años de esfuerzo por fin había terminado mi carrera y estaba listo para ir a buscar el título. Pero cuando iba saliendo me llamaban por teléfono para recordarme que todavía me quedaba un exámen, justo de un curso que jamás pude entender ye astaba seguro que no era capaz de aprobarlo. Entonces me empezaba a desesperar, todos los años de esfuerzo para nada y me despertaba boqueando y transpirado. Esa pesadilla me persigió durante muchos años después que tenía mi título y todo, solo que ahora no es una sueño.

Me puse a leer el libro con tiempo y no entendía nada, leía dos y tres veces y no podía entender como se hacían los malditos modelos ni menos como dibujar los gráficos ¡pero si yo fui ayudante de métodos numéricos! pero eso fue hace más de 20 años, ahora no me acordaba absolutamente de nada. Pero poco a poco fui avanzando. Recordaba que la programación lineal era un asunto super simple (por algo uno de sus métodos se llama simplex) y la única dificultad era de tipo mecánico, operatoria. Poco a poco me he ido acordando del asunto, la operatoria en matemáticas es muy parecida al deporte: si no se entrena constantemente la pierdes, con entrenamiento se convierte en algo casi automático, muy fácil.

En fin, al menos ya sé que la prueba será de programación lineal y espero que sea sencilla, aunque lo dudo por lo que leo en el libraco. En todo caso Mario y Maritza, mis compañeros electrónicos vienen saliendo hace poco de la universidad, están fresquitos y son muy buenos matemáticos, estudiaré con ellos.

Por lo que recuerdo se describe una situación en palabras y hay que definir una función objetivo y sus restricciones (ahí empiezan los problemas para las escasas neuronas que me quedan después de tantas borracheras), luego se tiene un sistema con tantas inecuaciones como incógnitas y se puede resolver de manera gráfica, analítica o por algún otro procedimiento más o menos raro (método numérico, aproximaciones sucesivas, etc.). Como decía Bart Simpson "ayayay". Para que andamos con cosas, ando medio preocupado, no es cosa de volver a los diecisiete de un día para otro.

Y bueno, no los aburro más con mis cuitas, mejor me voy a tocar un rato y después a la cama, hasta mañana, a ver si se me ocurre algo más entretenido que contarles.

18 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Yo tambien tuve ese sueño! Y me duró años. Se ve que es una angustia recurrente en el graduado universitario.
Los simplex y los duplex y había un horrible teorema de Kuhn-no-se-qué. Problemas para optimizar mezclas. Maximizar. Usted va a conseguir que sueñe de nuevo.

7 de julio de 2009, 01:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡La pesadilla del examen! y yo pensé que era el único miedoso jaja, es desesperante la sensación de que no hay nada que uno pueda hacer y está condenado a perder todo lo que estudió. Yo nunca tuve esa sensación despierto, me preocupaba, claro, pero nuca como cuando me venía la pesadilla. Que raro eso de los sueños ¿no?

7 de julio de 2009, 08:59

 
Anonymous Claudio said...

Yo también reconozco que he tenido sueños parecidos, aún ahora. Por lo visto, la universidad nos dejó traumados. Eran los tiempos cuando había una exigencia alta, no como ahora que los títulos se venden.

7 de julio de 2009, 09:02

 
Blogger Nervio said...

Funciones para buscar optimos, ahh que belleza cuando yo tenia que elegir los mejores angulos para eliminar selectivamente ....


:D

7 de julio de 2009, 11:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claudio toda la razón, no me imagino como podrían tener pesadillas ahora mis alumnos, pero pensándolo bien con menos exigencias las pesadillas y los fracasos deben ser todavía peores.

Nervio los problemas más bonitos son cuando no hay óptimos y te tienes que mover en el espacio de las soluciones factibles nada más, si hay un óptimo es porque el asunto es sencillo :D

7 de julio de 2009, 11:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Y eso último vale tanto en la economía como con las minits
!!!

7 de julio de 2009, 11:23

 
Anonymous Anónimo said...

Necesito su número telefónico para entrevista. Gracias.

César Rozas, periodista, La Estrella de Arica, 352876, 92303692, crozas@estrellaarica.cl

7 de julio de 2009, 11:55

 
Anonymous Anónimo said...

Ja jaj ajaja
¿cuánto vas a cobrar por la entrevista?

7 de julio de 2009, 11:58

 
Anonymous Anónimo said...

Yo tuve por años una pesadilla similar, pero era con un trabajo. El profesor era un enano belga que se llamaba Raymond Coll. En el sueño el anunciaba que la próxima clase, que era en dos días y la última, vencía el plazo para entregar el último trabajo, y ahí me bajaba el pánico pensando ¡Qué trabajo! y lo que pasaba era que dos semanas antes yo había llegado tarde a clases y me había perdido la parte en la que encargaban el maldito trabajo.
Lo que seguía en el sueño era pura transpiración y urgimiento...hasta despertar con el corazón latiendo a mil...

7 de julio de 2009, 12:02

 
Anonymous Anónimo said...

Ese gráfico esta malo.

Gonza

7 de julio de 2009, 12:23

 
Anonymous Wilson said...

Me hiciste recordar el calculo de raciones y las clases del profe Plon.
Los de la mencion de economia agricola tirabamos una pinta loca ensennandoles a los huastecos duros de mollera de produccion animal.
Menos mal que son tiempos lejanisimos...

7 de julio de 2009, 14:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

César 314191 o en la Universidad 205697, llame YA!

Anónimo, barato nomás, con un shop hablo hasta por los codos. Aunque pensándolo bien después de la última vez que me entrevistaron me echaron de la municipalidad (no es chiste!)solo por escrito, porque POR LA BOCA MUERE EL PEZ.

Anónimo2, ¡es la misma pesadilla! solo que otra versión, somos legión por lo que veo. Espero que mis alumnos la tengan "con un pelao picante que se llamaba bradanovic" jaja así me desquito.

GONZALEZ ¡aprende a sumar primero y después discutimos, ignorante supino!

Wilson, ah así decía yo siempre "menos mal que son tiempos lejanísimos" ni me imaginaba que iba a tener que estudiar y dar pruebas a estas alturas, en fin, así es la perra vida.

7 de julio de 2009, 15:49

 
Blogger Nervio said...

Pardiez!!!


si exioste un optimo no tiene porque ser sencillo... pueden haber muchos suboptimos que como espejismos dejan una solucion buena pero no la mas mejor

7 de julio de 2009, 18:37

 
Anonymous Anónimo said...

Aun recuerdo algo que me desesperaba, hace casi 20 años atrás, que era quedarme dormido y no poder llegar al examen de grado. Soñaba con que el día asignado me dormía y al otro día llegaba y veía que había sido reprobado. Era tanta mi desesperación que me presenté a la hora correcta, pero dos semanas antes. Ver al pobre tipo que le tocó ese día ser destrozado me ayudó mucho. Al tener todo listo dos semanas antes tuve mucho tiempo para pulir aquellos pequeños detallitos que me hicieron merecedor de unas felicitaciones. Ya no quedan profesores de aquellos que te reprobaban en el examen de grado? Será sólo un trámite en estos tiempos modernos?

Andrés

7 de julio de 2009, 19:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Otra versión de la pesadilla del exámen, ¡somos millones! jaja

7 de julio de 2009, 19:48

 
Blogger Lilian said...

Yo no tengo pesadillas; es peor, no puedo dormir... uff!
Saludos!
:-)

7 de julio de 2009, 21:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo sufrí de insomnio durante muchos años hasta que decidí que no iba a dormir más, en la noche, en lugar de dormir me dedicaba a leer o hacer cualquier cosa que me mantuviera despierto, lo que fuera menos tratar de dormir ni acostarme. Después de unas semanas de ajuste ponía la cabeza en la almohada y me quedaba dormido.

Una cosa buen que me quedó de eso es que puedo saltarme un día entero sin dormir y no pasa nada, ando igual como tuna.

7 de julio de 2009, 21:42

 
Blogger Lilian said...

Que bien!
Aunque me referia a que yo no podia dormir antes de un examen; el resto del tiempo, todo perfecto. Pero esto me ha pasado cuando estudie nuevamente en USA, antes de eso, no habia nada en el mundo que me despertara.
:-)

8 de julio de 2009, 12:36

 

Publicar un comentario

<< Home