Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El inútil de la familia

sábado, 24 de octubre de 2009


Otro duro día de clases, desde las 8:30 AM, mañana y tarde, la vida nos exige sacrificios. A propósito el -excelente- profesor de marketing estratégico (Alexis Gutierrez, seco) nos contaba de varias personas que conoce en Santiago que han hecho gran carrera, una fortuna y sin embargo no se sienten satisfechos, toda la vida trabajando como burros de carga, sacrificando a su familia y muchas aspiraciones personales. Contaba el caso de algunos altos ejecutivos que finalmente colapsan, dejan todo de lado y se dedican a la beneficencia o cosas por el estilo.

Pensaba entonces que tal vez yo tomé el camino abreviado, odio los sacrificios y siempre he colocado antes que todo mi satisfacción personal, solo hago lo que me gusta, o lo que me interesa. Claro que así no llego a ninguna parte y probablemente nunca voy a juntar plata ni a destacarme en nada, el perfecto don nadie o como le decían a Joaquin Edwards Bello el inútil de la familia, ese es el costo, pero toda moneda tiene dos caras: que yo recuerde desde hace muchos años dejé de sentirme insatisfecho, claro que a veces ando preocupado como todo el mundo, pero tengo esa felicidad negativa de desear que todo siga igual como ahora. Con que nada cambie yo sería feliz como una lombriz. No quiero más ni menos de nada, debe ser la filosofía china de mi tocayo que me está contagiando: buena suerte, mala suerte ¿quien sabe?.

A todo esto creo que no había comentado como me gusta estar estudiando, claro que es una porquería levantarse temprano, pero he disfrutado cada una de las clases, no tengo la presión de pensar en que voy a trabajar ni nada de eso, pero estoy aprendiendo cosas que me interesan mucho. En verdad yo siempre tuve una especie de esquizofrenia entre la ingeniería y las humanidades, con el paso del tiempo me interesa más el comportamiento de las personas que las fórmulas y los modelos matemáticos, es mucho más entretenido. Es medio ridículo ponerme a estudiar a mi edad, pero -a diferencia del pregrado cuando vivía angustiado por las notas- ahora lo paso bomba, no es chiste. Cuando yo sea Presidente del Mundo voy a becar a todos los viejos para que estudien una nueva carrera, seguro que ahí se les terminan las depresiones y los achaques.

Ayer viernes en la mañana estaba durmiendo siesta en la casa rodante y me golpean la puerta, era mi amiga Mila Bulic que se vino de Nueva York a vivir a Arica y hacía varios meses que no nos veíamos, estaba paseando por la playa con la perra dálmata de sus vecinos. Mila lleva tres años viviendo en aburrilandia, cambió un gran trabajo en Standard and Poors, en el 55 de Water Street (los que conocen el lugar sabrán la diferencia) por una casita en la población tierras blancas, frente a la playa Chinchorro. Rudy, su marido, era personal trainer y también ganaba muy buena plata, ahora tiene un pequeño gimnasio en la casa y da clases particulares a una fracción de lo que ganaba antes.

Bueno, lo que les quería comentar fue la sorpresa que tuve al verla, como dije hacía harto tiempo que no nos juntábamos y me sorprendió su cambio físico y psicológico. Recordé cuando recién llegó a Chile, con sobrepeso, crispada, de mal humor -yo soy bien sensitivo a las expresiones y el lenguaje corporal- con una enfermedad cardiaca seria, en fin, era la imagen del agotamiento. Ayer vi a otra persona, relajada, en buena forma, contenta. Creo que si cualquiera de estos día se le ocurre volver a Nueva York, recordará el tiempo que pasó en Arica como la buena vida. Me encantó verla tan bien.

También pude comprobar una vez más que tengo sex appeal con los perros, la perrita dálmata que Mila estaba paseando se tiró furiosa a morderme, Mila la contuvo y me explicó que le tenía furia a las personas porque la mantenían encerrada. La cosa es que le estiré la mano y después de titubear por unos segundos me empezó a oler y pasar la lengua, en menos de un minuto ya éramos amigos íntimos. Tengo muy buen feeling con los perros, no así con los caballos. Me acerco a un caballo y en seguida se pone a corcovear ¿que será? seguramente que huelen el miedo.

En fin, ya estoy cansado y mejor me voy a dormir. Tal vez mañana nos juntemos en la parcela del pueblo con mi amigo Viera y con Franco, otro gran amigo que viene de Lima. Como ven, la vida nos exige sacrificios.

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Creo que en el degradé de ambiciones uno empieza en la adolescencia pensando que va a conquistar el mundo y luego va bajando a lo real. Yo en este momento me conformaría con juntar la voluntad que me permitiera cortar el pasto del fondo de casa.

25 de octubre de 2009, 22:32

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Todo está en el nivel de expectativas que uno tenga. A mi me encantan los pueblos chicos y con variedad de climas, y sería muy agradable no hacer nada. El problema empieza cuando la expectactivas, por inicialmente sencillas o modestas que sea, no satisfacen al ser humano inquieto o ambicioso. Y no es por el dinero. Pareciera ser que está más envuelto la necesidad de realización.

26 de octubre de 2009, 11:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Una persona ambiciosa siempre será pobre, aunque esté forrada de plata siempre va a querer más, por eso la mayoría de la gente se siente pobre.

Igual que Ulschmidt yo cada día ambiciono menos, con cada cosa quen uno deja de desear se hace más rico :D

26 de octubre de 2009, 11:17

 
Blogger Lilian said...

Me gustaria sentarme en una de esas clases de Marketing Estrategico para ver que es lo que dicen por alla ;-)

Lo que cuentas de Mila... es tipico! Me alegra mucho por ella. Sabes tu que la vida en esta zona de EEUU que es la mas rica del pais, tambien es la mas dura. Se vive a un ritmo muy intenso. Digamos que el ritmo de vida en Arica comparado al ritmo de mucha gente aca, es el equivalente a otra dimension.

Un abrazo--

26 de octubre de 2009, 15:41

 
Anonymous Anónimo said...

yo también he vuelto a estudiar despues de mayor y bueno, ya tu sabes lo gratificante que es. A mi me ha dado por la música. Por cierto Tomás, soy de Canarias no de Baleares pero eso es una confusión bastante típica aunque ni siquiera estamos cerca.
Sonia

26 de octubre de 2009, 16:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lilian lo que pasa es que cuando dejas de ver a alguien por un tiempo la impresión del cambio es grande, es lo que me pasó al ver a Mila, la noté super bien.

Ah Sonia, lapsus pues, claro Canarias no es lo mismo que Mallorca, o sea mi próxima asignatura a estudiar debe ser GEOGRAFIA! jaja saluti!

26 de octubre de 2009, 18:48

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas