Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Mi campaña contra el ninguneo

viernes, 16 de octubre de 2009


Las pocas veces que sueño -o que me acuerdo de lo que sueño- es siempre alguna variante de la misma historia: una ciudad desconocida, todo muy alegre y sin preocupaciones hasta que llega la tarde, todo se pone amenazante y ahí empiezo a asustarme, las calles se vacían y pierdo la última oportunidad de tomar un bus, la cosa se pone peligrosa. Entonces pienso "de nuevo con la misma tontera" me doy cuenta que estoy soñando y me despierto.

Se que es estúpido preocuparse por el futuro, mucho más con mi sistema de vida en que nunca se cuando voy a recibir plata, no conozco la previsión ni el trabajo fijo y cualquier problema que para el común de la gente sería solo una molestia, en mi caso podría ser catastrófico. Yo mismo elegí esa forma y la disfruto: tu lo cocinas, tu te lo comes. Por eso siempre que empiezo a preocuparme hago una especie de delete mental, borro y cambio de tema. Pero en algún rincón del cerebrito el veneno queda dando vuelta, y a veces sale a flote en forma de un tonto sueño.

Bah, es normal, imposible borrar completamente las preocupaciones pero si se pueden olvidar durante buena parte del tiempo mucho mejor, el resto que quede arrinconado por ahí junto con el animal interno. Que digo, si los animales no conocen las preocupaciones, solo nosotros los tontos.

Lo bueno -o malo- es que mis escasos sueños no son premonitorios, nunca se cumplen aunque a veces ando cerca, como el 17 de enero del 2006 cuando puse en el blog que soñé que moría asesinado, cinco días después en la camioneta me quedé colgando a más de 100 metros de altura, ese si que estuvo cerca, pero de morirme nada. Cuando estaba enfermo mi compadre Marcelo soñé que se recuperaba y bueno, a los pocos días se murió. Parece que todo lo que sueño lo tengo que multiplicar por menos uno. Como dice esa horrible canción de Marilyn Manson:

Sweet dreams are made of this
Who am I to disagree?
Travel the world and the seven seas
Everybody's looking for something
Some of them want to use you
Some of them want to get used by you
Some of them want to abuse you
Some of them want to be abused

En fin, es mejor soñar despierto porque esos a veces se cumplen. Y después nos damos cuenta que ni era tan bueno como imaginábamos, pero ese es otro cuento.

Ningunear es un verbo relativamente nuevo del slang chileno, algunos sinónimos son menospreciar, mirar en menos, despreciar y es una costumbre tan antigua entre nosotros que resulta raro que la palabra no haya aparecido antes. Es de nuevo nuestra herencia española, el fundo de Talca con el patron abusivo y el obrero ladrón. Los españoles daban crédito exagerado a la honra y parte de esa honra consistía en ser jactancioso y despreciativo con los demás, es cuestión de leer a Cervantes o Calderón de La Barca, nos viene de lejos.

Entre mis amigos noto que está de moda ningunear a nuestra alma mater, la Universidad de Tarapacá: que es una universidad de los pobres, que van puros aimaras, que los padres con plata mandan a sus hijos a Santiago a la Católica o la Chile con las que la UTA ni se compara. Bullshit, manganada de snob y acomplejados, los de la Universidad de Tarapaca podemos decir con un tranquilo orgullo que somos tan buenos como cualquiera y mejores que muchos. El próximo miércoles voy a escribir algo de eso en La Estrella porque no es posible que los mismos de acá anden abominando del lugar de donde vienen.

Pero lo de la universidad es solo una anécdota, el asunto es mucho más extendido. Vargas Llosa escribió un buen ensayo sobre el "choleo" que es tan común en Perú, en Chile también roteamos y en ambos casos los más refinados e ingeniosos ninguneadores son también los más cholos y los más rotos. Porque el desprecio a los orígenes, como Michael Jackson que odiaba ser negro, viene de la egolatría y su prima-hermana la inseguridad, los que están inseguros de su valor proyectan eso en los demás y a todos los miran en menos. Así pues, mis amigos, desde ahora mismo empiezo mi campaña personal contra el ninguneo con este lema: valen todos callampa. Hasta mañana.

Etiquetas: ,

5 Comments:

Blogger Marilyn said...

Sí que es español lo de ningunear! acá lo he ido comprobando!!
Yo nunca he creído mucho en mis sueños más de una vez he soñado con algún conocido o amigo en problemas y resulta que es puro sueño mio nomás, el tipo o tipa sigue su vida sin problemas. Así que no tengo poderes en ese ámbito...
Por cierto, sweet dreams es de los eurythmics, harto mejores que el indefinido de manson...

16 de octubre de 2009, 16:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Tienes razón, lo de MArilyn Manson es un cover del original de Euritmics, aunque yo creo que está mucho más a tono con el espíritu satánico de la letra
http://www.youtube.com/watch?v=fOru7fGUCvc

16 de octubre de 2009, 17:18

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

y a propósito:

"Ufano de su talle y su persona,
con la altivez de un rey en el semblante,
aunque rotas quizá, viste arrogante
sus calzas, su ropilla y su valona;

cuida más que su hacienda su tizona,
sueña empresas que olvida en un instante,
reza con devoción, peca bastante,
y en lugar de callarlo, lo pregona;

intentó por su dama una quimera
y le mataron sin soltar la espada;
sólo quiso, al morir, que se le hiciera,
si algo quedó en su bolsa malgastada,
una tumba de rey, donde dijera:
“Nació para ser mucho… y no fue nada”

PEMÁN, José María, De la vida sencilla

16 de octubre de 2009, 17:22

 
Anonymous Gonzalez said...

Yo siempre tuve un sueño muy intrigante...soñaba que estaba el sol y todas las estrellas a su alrededor...investigué la forma de interpretarlo, y la conclusión fue:

YO SOY EL SOL, al resto los ilumino y dependen de mi.

Gonza.

16 de octubre de 2009, 21:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah claro, ese es un complejo muy común que tienen todos los CABEZONES

Se llama "el síndrome del que se cree sol" :P

16 de octubre de 2009, 21:53

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas