Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Por amor al arte

miércoles, 28 de octubre de 2009


Cuando algo se hace gratis, en Chile se dice que lo hacemos "por amor al arte". Claro, acá no tenemos un mercado del arte y el destino natural de un artista es tener algún trabajo normal o morirse de hambre. Pero en fin, unos pocos escapan -a veces- de este negro panorama, bien por esos.

Que falta hacen los artistas, Arica es desértico en expresiones de arte pero pensándolo bien somos todos un poco artistas del malabar, los que vivimos en Arica somos bichos raros, poco convencionales, acá casi no se encuentra esa burguesía chata y satisfecha de si misma que es tan común en el resto de Chile. A veces me han dicho que le pongo mucho idealizando Arica, pero esto es cierto, nadie en su sano juicio se queda a vivir aquí, esta es una ciudad para chalados y malabaristas. Como escribió Hermann Hesse "no para cualquiera, solo para locos".

Ah me acordaba de los libros de Hesse, Demian, Sidharta, el Lobo Estepario que libros más raros, a mi me impresionaron mucho cuando los leí, aunque después ya no tanto, pero hay un libro poco conocido de Hesse que se llama "Pequeño Mundo" (Kleine Welt) que nunca dejó de gustarme y lo releo cada vez que puedo. El título alude a una frase de Goethe (creo que es de Fausto) donde dice que cada persona es como un pequeño mundo, también tiene doble sentido porque son historias de unos pueblos perdidos en la región de Bavaria, pequeños mundos. Puros cuentos convencionales, nada de cosas raras como en sus otros libros, historias sencillas con variaciones de un mismo tema, el paso de la adolescencia a la edad adulta, todas las historias son excelentes, si tienen oportunidad léanlo y si no lo encuentran denle un vistazo a esta autobiografía resumida, muy al estilo de Hesse.

De esta autobiografía saco una buena frase de muestra: "pues la elevada virtud de la holgazanería siempre la he admirado con veneración, pero nunca llegué a ser un maestro de ella", ah yo podría decir algo parecido, aunque de verdad lo intento, por empeño no me quedo. Siempre me imaginé que Hermann Hesse hubiese vivido feliz en Arica, era medio ariqueño para sus cosas, me imagino su casa en el Valle de Azapa con un cartel "por favor no se admiten visitas". Ah Arica debería estar llena de artistas, pero acá a nadie le interesa mucho el arte, aparte del arte del engaño del que somos todos devotos.

Es otra maldita mañana nublada que me pone a escribir tonteras ¿cuando diablos va a amanecer con sol? ¿donde está el calentamiento global? días grises lo echan todo a perder, como dice la canción
Llueve otra vez detrás de mis frontales
entre oreja y oreja nubes bajas
oscuras como cajas
se disfrazan de fieros animales

Hoy no debí haberme levantado, la mala suerte todavía me ronda, la siento que anda por ahí y por eso es que escribo puras cabezas de pescado. Mejor me voy a duchar y a la universidad a hacer como que trabajo. Hasta mañana.

Etiquetas: ,

5 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

linda canción la de la lluvia craneal ¿se acuerda de quien es?
Yo tampoco he podido holgazanear sin culpa mucho tiempo, debiendo inventarme alguna excusa productiva cada vez. Que lejos estamos de griegos y romanos!

28 de octubre de 2009, 21:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, es de la época de oro de Silvio Rodriguez (1979)

Llueve otra vez
Llueve otra vez
Llueve otra vez detrás de mis frontales.
Entre oreja y oreja nubes bajas,
oscuras como cajas,
se disfrazan de fieros animales.

Una mujer he visto cuatro veces
con los ojos comunes de nosotros.
Cuatro mil con los otros:
con los de padecer horas y meses.

Llueve otra vez
donde no hay más conmigo
que fieros animales,
que tiernos enemigos.

Llueve otra vez
detrás de mis frontales.
Oh, campo sin abrigo.
Oh, calle sin portales.

Llueve tan bien, que el fin de la semana
en vez de ser domingo en mi cabeza,
es sólo la tristeza
helándome el cerebro y la mañana.

Una mujer que nunca me provoca
me ha condenado a lluvias sin motivo
y desde entonces vivo
ahogado en el deseo de su boca.

28 de octubre de 2009, 21:21

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Buen post ah!

:D

28 de octubre de 2009, 22:35

 
Blogger Ulschmidt said...

esos cubanos de la nueva trova tenían una poesía muy especial (muy efectiva)... nunca pude conectar de dónde venían

28 de octubre de 2009, 22:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro pues, la izquierda siempre ha dado buenos poetas y gente que habla bonito. Mao era un escritor de primera, para que hablar de Neruda.

Para poetas la izquierda...

29 de octubre de 2009, 00:45

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas