Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Ah, el éxito

domingo, 4 de julio de 2010


Un par de días atrás me junté con Lynn y Adam, pareja de turistas de Gran Bretaña que andan en un viaje de vuelta al mundo y cuando leyeron Arica in a Nutshell decidieron pasar por boreland para ver por si mismos si era verdad que somos tan flojos. Hasta allí todo normal, hay visitantes que pasan por acá todo el año y muchos me invitan una cerveza pero estos tienen algo especial: Lynn es completamente ciega, de nacimiento, mientras que Adam tiene solo el 18% de su capacidad visual, o sea ve todo en foma de sombras sumamente borrosas.

La pregunta natural -que por supuesto les hice- ¿por que se les ocurrió hacer este viaje de vuelta del mundo si no van a ver nada? ¿no es peligroso viajar en esas condiciones, solos, de manera independiente y sin ayuda de nadie?. En fin, estuvimos conversando un par de horas y tomando un par de cervezas, la verdad es que me habría encantado seguir la conversa y tomar varias más, pero me preocupaba porque mis amigos se movilizaban en colectivo (taxis compartidos) y pensé que con estar ciegos ya era suficientemente peligroso, un poco borrachos habría sido el colmo. Como no andaba en auto mejor lo dejamos hasta un par de cervezas nomás.

Pero la conversación estuvo muy buena, me contaban que se puede viajar y conocer perfectamente lugares siendo ciego, ellos habían estado en los Yungas, La Paz, Lima, Tacna y ahora en Arica, luego saldrían a Santiago, Nueva Zelanda y así sucesivamente. Les dije que tenían que escribir un libro de viaje con la experiencia, que me pareció única y muy interesante "la vuelta al mundo sin ojos", me contaba Lynn que siendo ciega de nacimiento, ni se imaginaba la idea de "oscuridad" y que eso de que los ciegos afinan los demás sentidos era pura mentira, tienen los sentidos igual que cualquier otro, incluso ella era hasta medio sorda de un oído, igual que yo.

En fin, conversamos de todo, de la vida de los ciegos, las impresiones de Bolivia y Perú, la crisis de Europa y el desplome grande que se viene desde China, ese si que va a ser fuerte, acuérdense nomás, lo de Europa es solo un entremés. Internet me trae casi todos los días gente interesante, espero que se decidan a escribir su libro porque estoy seguro que sería un best seller.

En el éxito está la semilla del fracaso, así se llama un artículo que apareció hace poco en la Harvard Business Review y decía algo de lo que yo me había dado cuenta hace rato: que el éxito no asegura más éxito como fue la moda decir durante las décadas anteriores. La teoría de los motivadores de autoayuda y similares, era que el éxito tiene una propiedad de realimentación: las personas que tienen éxito se refuerzan psicológicamente, quedando condenadas a tener éxitos cada vez mayores y ponían como ejemplo muchas historias de vida de tipos con una sucesión continua y creciente de éxitos durante toda su vida.

Pero no se trata de una ley, ni siquiera de una tendencia porque hay tantos ejemplos a favor como otras historias que muestran exactamente lo contrario. El éxito produce distintos efectos en las personas, muchas veces los vuelve más conservadores y con aversión al riesgo (don´t touch a system running), muchas otras veces el éxito envanece de manera tal que la persona se vuelve narcisista y empieza a creer que sus opiniones e intuiciones son realmente infalibles, así es que a veces en el éxito se puede sembrar la semilla del fracaso.

Pero ¿que es éxito?, en su origen -exitus- significa "salida" (en inglés "exit"), se le define como resultado feliz de algo, entonces lo podemos asociar con dos ideas: final y satisfactorio, para que haya éxito algo debe haber finalizado y el resultado debe ser satisfactorio. Sin embargo el éxito tiene también una connotación social distinta, lo que lo convierte en una idea muy subjetiva y relativa.

Por ejemplo yo acabo de terminar satisfactoriamente mis estudios de MBA que, por mi forma de vida y por mi edad, seguramente no me va a significar gran cosa, muy distinto de muchos de mis compañeros que lo ven como un escalón muy importante en su vida profesiona y seguramente se beneficarán mucho más que yo del asunto: un mismo suceso que termina con igual resultado pero significa cosas muy distintas según la persona.

La connotación social del éxito es fugaz y más o menos arbitraria, un ejemplo son los políticos, los cantantes o los cómicos callejeros que un día están en el Paseo Ahumada y al otro en el Festival de Viña ¿eso es éxito? claro que si, en su estado más puro. La verdad es que no hay ni una receta para el éxito, ni trabajar duro ni nada de ese yabadaba demagógico, el éxito es normalmente producto de la buena suerte y solo un tonto puede hacer depender su felicidad de algo tan accidental y al final, irrelevante.

La única clase de éxito que vale la pena es el éxito con las minas. Bah, ni ese. Hasta mañana.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Nervio said...

Si solo pudiera ser amo del mundo...

pero a esta altura ya no lo fui, a lo más si me resulta el rayo de la muerte seré el vengador de la entropía ...

y sere exitoso
:D

muahahahaha

7 de julio de 2010, 21:39

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas