Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

En Internet si hay almuerzos gratis

sábado, 17 de julio de 2010


Milton Friedman, que se podría considerar el padre de la teoría económica moderna, hasta ecribió un libro con ese título: There´s not such things as a free lunch (No hay almuerzos gratis), y muchos dicen que con Internet se equivocó porque en la nueva economía si hay almuerzos gratis. Edo comentaba en la entrada anterior como el creador de Twitter dice que todavía no ven como sacar plata de su invento y la empresa sigue sostenida principalmente de capitalistas ángeles que esperan obtener algún beneficio futuro.

No es el único caso, cuando Google salió a la bolsa nadie sabía si daba o no ganancias y probablemente sus utilidades -si existían- eran bajísimas, sin embargo en apenas seis meses de cotización alcanzó el primer puesto mundial en capitalización de empresas de Internet con una ganancia de 140% de valor de mercado. Alguna vez escribí de eso en valor futuro: la gente trata de comprar cuando está barato y vender cuando está caro, no son las utilidades sino las expectativas de utilidad futura lo que determinan el valor de una empresa.

En esto las economía de Internet -algunos le llaman nueva economía, aunque han habido muchas con ese nombre- tiene la novedad en que parece que si existen los almuerzos gratis, o sea pueden existir compañías que no vendan sino que regalen sus productos, aún pagando los costos de producción y así y todo permanecen rentables, al menos durante un tiempo más o menos prolongado.

¿Como puede ocurrir esto? ¿Se equivocaba Friedman entonces respecto de Internet?. Depende como interpretemos la afirmación. A veces hay almuerzos gratis -por ejemplo cuando alguien nos invita- pero eso no significa que nadie va a pagar la cuenta, ese es el sentido de la frase de Friedman: que a veces algo parece gratis pero igual lo estamos pagando nosotros u otros en diferido. Pero en Internet también existen los almuerzos gratis en el sentido que Friedman los niega, hay cosas que tienen costo y se entregan gratis, aunque parezca contra intuitivo.

Por ejemplo yo estoy sentado aquí escribiendo estas profundas reflexiones, gastando mi valioso tiempo y quemando mis preciosas neuronas sin que nadie me pague un cinco ¿es eso un almuerzo gratis? claro que si. No solo eso, hay millones igual que yo no solo dedicados a escribir tonteras sino músicos, escritores serios, investigadores, etc. produciendo y entregando contenidos eventualmente valiosos a cambio de nada. El propio Google nació entregando su servicio de búsqueda por cero pesos y no solo eso, ha sacado una multitud de otros productos por los que nadie paga. Esos si son almuerzos gratis.

¿Y como es esto posible? la explicación fundamental es que los costos de operación y difusión cada día se van acercando a cero, así es que el costo monetario de entregar contenidos o cualquier otro producto en Internet es marginal, solo existe el costo en tiempo y esfuerzo, pero a los que nos sobra el tiempo y no nos cuesta nada hacerlo felices subimos contenidos gratis. Yo pago unos US$ 100 mensuales por Internet que son parte de mi diversión y los pagaría igual subiendo o no contenidos. Además tengo mucho tiempo libre que me agrada gastarlo escribiendo estas burradas, teniendo un costo cero no es extraño que ni me preocupe de cobrar por lo que hago.

Hasta este punto Friedman se habría equivocado, en Internet efectivamente existen los almuerzos gratis, pero ni tanto. Recordemos que no solo existen las compensaciones monetarias, existe la necesidad de reconocimiento que es tanto o más importante que el vil billete y eso hace que incluso famosos y millonarios se tomen su tiempo para salir en Internet, si no les da el mate para escribir algo más o menos largo pueden escribir en Twitter cosas cortitas e ingeniosas como "buenos días twiteros", "me voy a almorzar", "camino a la casa" u otras cosas interesantes por el estilo.

Si lo vemos desde un punto de vista más amplio, que no solo contabilice las lucas sino otros factores como necesidad de reconocimiento, de hacer amigos, de comunicar, etc. veremos que Friedman en realidad no se equivocaba y no existen almuerzos gratis, los que subimos contenidos a Internet y nos leemos los unos a los otros si tenemos una función de utilidad que no se mide en lucas sino en que al menos una persona pierda su tiempo leyendo lo que escribimos, la economía de Internet se comporta igual que la tradicional solo cambian los términos de intercambio que ya no son costos y utilidades monetarias sino creación de contenidos y capacidad de captar la atención, esa es la nueva moneda en la economía de Internet. Hasta mañana.

Etiquetas:

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Habria entonces almuerzos muy baratos, tanto que la satisfaccion de darlos compensa el pequenno costo monetario actual o permite seguirlos dando por mucho tiempo esperando una retribucion, mas sustanciosa, en el futuro.
Recuerdo al Padrino Aravena, contaba que se inicio regalando el almuerzo, creo que en el sector del matadero, y cobrando el vino.
No se si el vinito le llevaba papelillo adosado ;-)

17 de julio de 2010, 16:56

 
Anonymous Anónimo said...

el almuerzo se estaria pagando con una practica y error interminable de la que nosostros,la fiel y fanatica oposicion , hemos sido victimas todo este tiempo, asi que el viejo "freedman" nuevamente tendria razon............

17 de julio de 2010, 17:29

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola anónimos 1 y 2, si eso es lo que creo, todavía se cumple eso de que no hay almuerzos gratis la diferencia ahora es que los costos como los precios de venta casi no tienen valor monetario, pero siguen siendo costos y ganancias igual. Antes si alguien quería hacer una revista por ejemplo, tenía que contactarse con una editorial y había un montón de costos de preparación y distribución que hoy no existen, ahora se llega a un gran público directo y casi gratis, pero el gran público tampoco le interesa poner lucas por pagar por algo que se ofrece gratis en todas partes

17 de julio de 2010, 19:00

 
Anonymous EDO said...

Yo aun estoy buscando la forma en que dar satisfaccion por internet me genere almuerzos de verdad...es decir luquitas de verdad...creo que el futuro esta en la internet y entonces toy buscando la forma de trabajar en algo relacionado a internet que me de luquitas. Respecto del inventor de twitter me sorprende que capital de riesgo invierta en tal negocio siendo que tiene una probabilidad de 50% de fracasar la cual es muy alta....me recuerda cuando revento la burbuja de las punto.com ya que estas no se sustentaban en negocios reales.

17 de julio de 2010, 20:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

EDO, si algo te puedo recomendar es que te olvides de pensar en Internet como se piensa en los negocios tradicionales, estoy preparando un curso de e-business para la U y creo que muchosd e los conceptos que funcionan bien en los negocios tradicionales no se aplican en Internet, ciertamente los riesgos son mucho mayores y una posibilidad de éxito del 50% que es muy buena (yo diría optimista) para Twitter, sería una locura ara cualquier negocio convencional. La explicación para que esto funcione y los capitalistas apuesten a Internet es que los montos de las inversiones son -relativamente- muy bajos y los retornos esperados altos, lo que con un riesgo de fracaso de 50% o más todavía lo hace un negocio atractivo

17 de julio de 2010, 21:36

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Yo creo que casi toda la gente está dispuesta a regalar el trabajo de aquello en lo que le fascina dedicar su tiempo (o digamos más bien "invertir su tiempo").

Lo que pasa es que es muy poca la gente capaz de encontrar aquel campo en el que pagaría por actuar, así que finalmente no debieran ser tantos los dispuestos "de hecho" a tal asunto.

Las limitantes para hacer lo que a uno le gusta, en términos sociales son inmensas; partamos por los propios padres que suelen decirle a los hijos "dedícate a hacer algo útil; algo que te sirva después para ganarte la vida...

En fin, como creo que ya expresé lo que quería, dejo hasta aquí la cosa...

19 de julio de 2010, 10:50

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas