Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Prosopagnosia

sábado, 21 de agosto de 2010

Me escribe mi compadre Edgar desde Cusco y me manda unas fotos de la última vez que nos juntamos, esa vez fue en el A Todo Vapor de Tacna y me comí un lenguado con papas fritas y arroz, una Coca-Cola y una de Whisky debajo de la mesa, terminamos happy y medio maharishi, ojalá que me salga algún pituto en Cusco para juntarnos a tomar como corresponde. Unas pocas fotos pueden verlas aquí.

Anoche vi una película entretenida en la televisión, se trataba de un tipo que todo lo hacía mal, trabajaba en una revista de cine y envidiaba la vida de los famosos. Finalmente consiguió "el éxito" recibiendo soborno por sus críticas y, como era de esperar, esta "corrupción" le trajo plata pero no la felicidad de su alma. Finalmente rechaza todo y vuelve con la chica sencilla e inteligente, terminan bailando el tema de La Dolce Vita en el Central Park. El argumento es asquerosamente obvio, pero me entretuve y vi la película completa, cosa que casi nunca ocurre.

Estaba pensando por que no me gusta el cine ni la televisión, nada de lo audiovisual me entusiasma y me acabo de dar cuenta por que: tiene relación con mi dificultad para reconocer las caras. Pasa algo muy raro con mi memoria visual, no recuerdo ningún argumento, incluso se me olvidan los de las pocas películas que me han gustado. Si me preguntan de que se trata La Dolce Vita, La Familia o Nos Habíamos Amado Tanto, tres de mis películas favoritas, no podría decirlo, solo me acuerdo que me gustaron mucho pero no podría decir de que diablos se trataban. De la película que vi anoche todavía me acuerdo del argumento en general, pero los detalles todos se me borraron.

Tom Wilke, que es psicólogo de profesión y trabajó muchos años en experimentos de fisiología, me decía que eso se llama prosopagnosia y es una disfunción muy extraña porque solo afecta a la capacidad para reconocer los rostros humanos. Por ejemplo tengo una memoria fotográfica sobre cualquier cosa que haya leído, incluso cuando era niño lo reconozco en seguida, el problema no es simplemente de memoria visual sino que está relacionado con una especie de ceguera específica de caras.

Me decía Tom que se trata de una "enfermedad" más o menos común y que la mente se las arregla para reconocer a las personas por otras cosas diferentes de la cara como el contexto, ropa, pelo, etc. Muchos pasan gran parte de su vida sin siquiera darse cuenta de esta incapacidad. Si agregamos a la prosopagnosia mis dificultades de concentración tenemos la explicación de por qué me aburre tanto el cine y la tele, prefiero las ideas generales, rápidas intuitivas: gleich alles suzammen.

Reunión de viejos, mi compañero Oscarini me invitó a comer paella a la hora de almuerzo, aprovechando que el famoso flaco Low, ingeniero comercial de nuestra época, andaba de visita por Arica y así estuvimos los cincuentones Oscar, Medalla, Claudio, flaco Low y yo ¡entre todos hacíamos más de 250 años! El flaco vivió muchos años en Ancud así es que fue un alegrón recordarnos de mi segunda patria, la gloriosa Isla de Chiloé, nos acordamos de La Golosina, el Oasis y otras tantas escuelas de la calle por donde hice mis estudios avanzados en alcoholismo y vida. Partimos tempranito tomando whisky, vinito y cerveza pero como comí harto no me hizo ni cosquillas. En fin, que viejos están todos mis amigos. Además hacíamos la escala perfecta Low (2 mt y algo), Claudio (1.90 mt), Oscar (1.80 mt y algo), yo (1.70 mt) y el chico medalla (1.50 mt y algo) estába como para sacarnos una foto pero no se nos ocurrió.

Como ven tengo puros temas interesantes hoy: almuerzos de borrachines, prosopagnosia y otras cosas que probablemente a nadie le importen un pepino. Pero que diablos, aparte del almuerzo no he hecho nada hoy y todavía tengo que escribir mi columna de La Estrella de Arica para el próximo miércoles. En vista de ello mejor apago la luz y cierro la puerta de la disparatada pieza donde guardo las tonteras que aparecen en este blog y sin más, me voy a hacer otra cosa. Hasta mañana.

Etiquetas:

8 Comments:

Blogger rodrigo said...

SHIIII, interesantes los temas... yo admiro a una persona que ha vivido la vida a concho como usted...es francamente envidiable...aunque todavía tengo tiempo para seguirle los pasos.
Saludos

21 de agosto de 2010, 22:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Rodrigo! claro que tienes tiempo pues, pero acuérdate que la experiencia es como algunos llaman a la acumulación de nuestros errores jaja. Saluti amigo!

22 de agosto de 2010, 01:07

 
Blogger Sergio Meza C. said...

¿Con quien te identificas de los tres amigos en la película Nos Habíamos Amado Tanto, y por qué?...

23 de agosto de 2010, 13:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sergio, yo suelo hablar en broma pero esto palabra que te lo digo en serio: no recuerdo nada de esa película solo que me impresionó mucho y que es una de las mejores que he visto, pero el argumento no lo recuerdo para nada. Apenas un par de escenas al principio una emboscada en la guerra y algo de un concurso radial de preguntas y respuestas.

Si la viese de nuevo seguro que me acordaría pero la verdad es que ni siquiera recordaba que fuesen tres amigos. Es la prosopagnosia.

23 de agosto de 2010, 13:39

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Increible lo que me cuentas:

Resumen la película trata de tres amigos italianos, y su historia, por separado y en cuanto reunidos en puntuales momentos de su vida...

Desde su conjunta participación en la Segunda Guerra Mundial, hasta la contemporaneidad (acaso los sesenta o fines de los mismos), donde los tres se han convertido en personas abolutamente diferentes; uno un trepador malamente enriquecido, el otro un permenente "portantino" (camillero) del servicio de salud público italiano, el tercero, un utópico izquierdista culterano intransigente con sus principios, al extremo de perder familia, hijos, etc...

¿Si?

23 de agosto de 2010, 13:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La verdad es que sigo sin recordar casi nada, si me acuerdo un poco del camillero, era Vittorio Gasman o alguien así parece? ese sería mi favorito pues!

23 de agosto de 2010, 23:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

De otra película que me gustó muchísimo de Ettore Scola -se llamaba "la Familia"- solo recuerdo una escena donde el padre e hijo comían un plato de spaguettis, ni una cosa más. Pero debe haber sido una historia muy buena porque la escena todavía la recuerdo clarita.

23 de agosto de 2010, 23:45

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Gasman era el millonario; estai más perdido que Miguel Strogoff.

De "La Familia" me acuerdo cuando Gasman se enfrenta con la mujer que fue su amor de toda la vida (no su esposa), y el dice "claro, ahora lo único que te falta es decirme que los negros llevan el ritmo en la sangre", aludiendo a discutir en base a puros "lugares comunes" y clichés.

24 de agosto de 2010, 08:42

 

Publicar un comentario

<< Home