Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Hasta Arica sale en Wikileaks

martes, 22 de febrero de 2011

Eso, ahora hasta nuestro pueblucho apareció en los cables de wikileaks, leo en uno de ellos:

"Ambos, el Diputado Paredes y el Fiscal Regional Jorge Valladares dijeron al Poloff (oficial político de la embajada de USA) que Arica se dejó fuera de los planes de Chile para defender la frontera norte en caso de un ataque. De acuerdo a eso los dos funcionarios de gobierno dijeron que, los militares determinaron que sería demasiado difícil to defender la ciudad por haber demasiados desfiladeros en las cercanías (!!!). En lugar de ello, los militares habían planeado una línea fuerte al norte de Iquique, y estacionado la mayoría de sus F-16 allí" (traducción parcial del cable de wikileaks 08SANTIAGO1042, 28/11/2008, los comentarios entre paréntesis son míos)

"Yo, como ex presidente de la comisión de defensa puedo asegurar que no tenemos dificultades de defensa. Yo tengo información privilegiada que no puedo dar a conocer, pero les digo a todos los ariqueños que podemos estar tranquilos" (ex diputado Paredes en La Estrella de Arica, 20 febrero 2011).

Que quieren que les diga, si el Poloff le hubiese preguntado al garzón de "los puchos lacios" seguro que podría haber hecho un informe de mejor calidad. Si bien Paredes puede haber tenido acceso a datos reservados es muy probable que jamás haya sido capaz de comprenderlos, o simplemente le mintió al Poloff, repitiendo un lugar común del que se habla en la ciudad desde los años 80: el mito urbano que "Arica no puede defenderse" y por eso el gobierno "no la deja desarrollarse". Estupidez pura, para que hablar del Sr. Valladares que entiende de defensa tanto como yo entiendo el sáscrito, pero en fin, que culpa tiene el tomate, el gringo preguntó y dos carrilleros contestaron, así se hizo el informe.

El mito urbano de Arica indefendible nació cuando el Gobierno Militar puso la Zona Franca en Iquique en lugar de Arica, se usó para explicar esta aparente insensatez que tuvo una razón mucho más sencilla: existía una fuerte amistad personal y cariño del General Pinochet con personas de Iquique que lo convencieron a último minuto, entre otros mi primo Tomás Bonilla, gran amigo del General, que fue uno de los responsables en llevar para allá a la Zona Franca.

La verdad es que Arica nunca se consideró indefendible, ni siquiera en los 80 cuando Chile estaba en su peor momento en cuanto a equipamiento gracias a la Enmienda Kennedy. Justo en esos años el gobierno invirtió hasta lo que no había en defender a Arica plantando miles de minas en la frontera -que todavía existen y de vez en cuando le cortan la pierna a algún pistaco- Se armó una larga línea de bunkers con anti blindados en Río Seco y muchas otras medidas, la mayoría psicológicas, que evitaron que Velasco Alvarado nos invadiera en esos años como había anunciado.

Mucho menos ahora que la ciudad está equipada hasta los dientes con armamento bueno y moderno. Años atrás se fusionaron los regimientos Dolores, Ingenieros y Vencedores en una sola unidad -El Matucana- donde están los Leopard y la cohetería: artillería, caballería blindada e ingenieros todo en una. Es una de las dos unidades de élite (eso quiere decir mejor equipadas) del país. Y la Sexta División, con las fuerzas combinadas de Arica e Iquique probablemente es la más poderosa de Chile en términos operativos.

Todo esto es de dominio público, y si Paredes puede opinar de hipótesis de guerra, demás puedo yo también ¿por que no?. Una guerra entre Perú y Chile es casi imposible porque el país agresor sería fuertemente castigado en términos económicos y le costaría mucho recibir pertrechos bélicos y repuestos. Todas las hipótesis de conflicto que existen son con una ofensiva inicial peruana y Chile defendiéndose, lo que en el caso extremo nos pone en una situación política y diplomática muy ventajosa.

Dije casi imposible porque tampoco se puede descartar que algún presidente carismático peruano decida un ataque, tal como el que intentó Velasco Alvarado en los ochentas y es casi seguro que tendría un enorme apoyo popular, al menos al comienzo. Además los peruanos dieron muy buena pelea para la Guerra del Pacífico y seguramente esta vez sería lo mismo, sus fuerzas armadas son buenas y muy motivadas.

Creo que el sueño de muchos oficiales y soldados peruanos es participar en un ataque que recupere -aunque sea temporalmente- a Arica, sería una hazaña de gran valor simbólico, comparable al combate de Tarapacá en la Guerra del Pacífico, donde tropas peruanas capturaron un estandarte y varias banderas chilenas.

Lo curioso es que con la cabeza fria, el Perú ganaría muy poco tomando Arica donde casi no hay infraestructura de importancia económica o estratégica y la minería en gran escala es imposible porque el agua del altiplano no alcanza para grandes proyectos y a la vez para alimentar la ciudad, mucho más rentables son las minas del sur peruano.

La región de Tacna y Moquegua en cambio si tienen muchos recursos naturales y bastante más agua. Como la suerte de la guerra es incierta una pérdida de las minas de Toquepala y Cuajone sería desastrosa para la economía del Perú.

En cualquier caso si la guerra es casi imposible la anexión de territorios sería mucho menos probable, porque los territorios resultarían casi imposibles de defender, a menos que el país ocupado quede desvastado, como quedó el Perú tras la Guerra del Pacífico. Otra posibilidad casi nula.

Ah, si mañana tengo suficiente ocio e imaginación dedicaré una entrada a como me imagino esta guerra imposible, en caso de que a algún chiflado se le ocurriera emprender la aventura. Hasta mañana.

P.D. Lo más entretenido es que cuando busqué una imagen para colocar en esta entrada me encontré con una web que asegura que Wikileaks es una conspiración judía ¡que originales! Los Sabios de Sion de nuevo, tal como señaló Ulschmidt.

Etiquetas: , , , ,

14 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Guerras por recursos ya no mas. De hecho las guerras sudacas o amagues de las ultimas décadas fueron para hacer politica interna (Malvinas, del Cóndor, Beagle,etc...) por parte de gobiernos que no podian manejar un ciclo recesivo.
Ahora que el ciclo es expansivo, menos riesgo aún. Sólo Bolivia, con sus ingentes recursos y tremendo atraso podría inducir algun tipo de movimiento secesionista. Ahora que Evo entra en declive, resurgir los autonomistas cruceños y ese tipo de cosas.

22 de febrero de 2011, 11:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso es exactamente lo que yo pienso Ulschmidt, no hay ni una posibilidad en un futuro previsible de guerras por recursos, esas son peleas reservadas para los perros grandes.

Guerras por política interna podría ser, aunque la posibilidad es mínima por no decir infinitesimal. El apoyo de Ollanta Humala en Perú tiene una buena componente de sentimiento de recuperar los territorios perdidos en la Guerra del Pacífico, pero ahora las guerras se hacen con repuestos y municiones que ni Perú ni Chile fabrican, lo más seguro es que se quedarían en escaramuzas sin cambio de territorio.

En Bolivia tampoco creo que haya una secesión. A pesar de los tremendos errores de Evo los aimaras son culturalmente muy buenos negociadores, pienso que al final los collas encontrarán la manera de mantener al país unido. Bolivia lleva muchas décadas viviendo al borde del abismo, ya es una situación casi normal. De guerra externa ni hablar, la capacidad bélica y económica de Bolivia es muy pequeña, si se meten en una guerra externa no durarían nada y volverían a perder territorio como ha pasado cada vez que se han embarcado en aventuras bélicas.

22 de febrero de 2011, 14:31

 
Blogger Un Oso Rojo said...

El único escenario de guerra que yo veo factible es que un gobierno nacionalista de izquierda y radical llegue al poder en Perú, cope los poderes y con el tiempo devenga en una autocracia tipo Chávez. Entonces en un gesto populista (recuerden que a Chavez lo aguantan por el petróleo y nosotros no tenemos mucho) decreta la nacionalización de las empresas extranjeras como lo hizo Velasco: sólo así veo a Chile como parte fundamental de una fuerza multinacional mandada por la ONU o la OEA para restablecer la democracia y la propiedad privada incautada.

En cuanto a nuestra capacidad bélica, para ser sinceros es muy probable que los peruanos perdamos una guerra convencional, por lo que posiblemente devendría el conflicto en una guerrilla sangrienta a lo largo de la sierra peruana y las ciudades costeñas... la pesadilla de cualquier ejército moderno.

22 de febrero de 2011, 15:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A César yo creo que sería imposible que el sistema interamericano mandate a una fuerza multinacional contra un gobierno soberano, no importa cuan malo pueda hacer. Ni siquiera USA lo pudo organizar contra Cuba en plena guerra fria, mucho menos ahora.

Y lo que mencionas de la guerrilla es completamente cierto y tiene un antecedente histórico: acuérdate que para la Guerra del Pacífico Chile pudo ocupar Lima mediante la guerra convencional, PERO en la campaña de la Sierra sufrieron derrota tras derrota en escaramuzas guerrilleras. La guerra irregular es complicadísima y creo que por eso ninguno de los dos países podría mantener posición permanente en territorio que fue recientemente del otro.

Si "el Brujo de Los Andes" pudo hacerlo hace cientos de años, con mayor razón ahora con armamentos y explosivos ligeros, baratos y muy efectivos.

22 de febrero de 2011, 17:41

 
Blogger Ulschmidt said...

Si se pone en un eje de abcisas los años desde 1810, y en el de ordenadas la cantidad de guerras sudamericanas acumuladas a la fecha desde la Independencia - incluyendo la de Independencia - se verá que la curva tiende a una asíntota plana en el siglo XX, muy marcada. Si se la traza país por país podrá tener alguna irregularidad pero básicamente será lo mismo. Estamos matemáticamente condenados a la Paz.

22 de febrero de 2011, 18:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Concuerdo, como probabilidad es bajísima porque en estos tiempos es muy poco lo que se puede ganar con una guerra, y el Almirante Massera por ejemplo que inició las Malvinas terminó preso en su propio país, lo que puede descorazonar a cualquiera que se le ocurra la idea.

Igual creo que los eventos improbables, si los olvidamos comienzan a hacerse más probables. Es bueno tenerlos presente justamente para pensar todo lo malo que podrían ser.

22 de febrero de 2011, 18:16

 
Blogger Ulschmidt said...

Pero en nuestra región es aún mas improbable. Europa, mucho más vieja, tuvo dos guerras mundiales y varios episodios puntuales en el siglo XX. Africa, mas de medio siglo descolonizada, mas guerras que antes. USA tiene guerras cada año, mas o menos.
En cambio en Sudamerica:
Chile
1810 - 1 guerra (indepep)
1840 - 2 guerra (suma guerra contra confederacion peruano-boliviana)
1860 ? - 3 guerra (suma contra España)
1880 - 4 guerras (suma del Pacifico.
y ahí queda. Y con todos es similar.

22 de febrero de 2011, 18:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro que si, pero mientras más improbable es un evento mayores sus consecuencias. Igualito que en economía: hay que vivir en lo probable pero mantener el ojo siempre atenti a lo improbable ;)

22 de febrero de 2011, 20:16

 
Blogger Armando said...

En 1798 Thomas Malthus publicó un ensayo sobre la población humana que causó terror: indicaba que la población llegaría a crecer geométricamente mientras la producción de alimentos crecería aritméticamente. Eso llevaría necesariamente a la hambruna o a la supervivencia de los más ricos y la extinción de una buena parte de la raza humana por selección natural. Se basaba en las tasas de natalidad europeas de aquel tiempo, que proyectadas al futuro mediano, daban esos resultados. Uno de sus factores preponderantes fue el continuo empobrecimiento de los suelos europeos que cada año daban cosechas más pobres y proyectaban un futuro gris.
Poco después, en 1830 se descubre una riquísima fuente de fertilizantes en el Perú, los yacimientos de guano y salitre. El guano en toda la costa peruana y el salitre en el sur del Perú empezaron a ser explotados comercialmente a finales de los años 1830 y comienzos de los 40s, exportando cantidades fabulosas de este fertilizante a Europa, que vio renacer la productividad de sus suelos, ayudando de este modo a la revolución industrial y a su auge económico. Lo malo es que mientras el guano se producía en toda la costa peruana, el salitre sólo se producía en el sur del Perú y en el occidente de Bolivia, en una zona donde el clima desértico había acumulado yacimientos por milenios sin que se deterioren. En el mundo sólo había por ahí un yacimiento en la India (muy pobre) y paramos de contar.
Esa realidad le daba un valor estratégico inmenso a esta riqueza natural, comparable en ese tiempo a la tenencia de petróleo en el siglo pasado (XX). Un par de gobiernos muy ineficaces en el Perú hipotecaron la producción de guano hasta su casi extinción, quedando sólo los yacimientos de salitre como fuente de riqueza para el Perú. A finales de 1860, ya las salitreras estaban cubiertas por empresarios peruanos y algunos extranjeros, y el departamento de Tarapacá había sufrido un auge en importancia que le había dado ya dos presidentes al país (luego le daría dos más). En 1873 el estado decreta el estanco del salitre e inicia el proceso que terminaría con la expropiación de las salitreras. El estado peruano, inestable e inseguro, toma el control de un bien del que dependía la alimentación europea (el resto del mundo no tenía el problema de empobrecimiento de suelos que Europa había generado luego de más de 5,000 años de explotación), y un problema como la hambruna irlandesa de 1846 sería intolerable para ellos. Inglaterra dominaba casi la tercera parte de la población mundial y era la potencia transnacional más fuerte de entonces. Sus intereses causaron guerras donde ellos quisieron, en donde siempre salieron ganando. En Sudamérica pasó igual. Un rápido análisis les hizo ver que las salitreras en manos de un sólo país serían más fáciles de manejar, y en manos inglesas, mejor aún. Se dio inicio a la guerra del pacífico, y su resultado fue cantado: las salitreras peruanas pasaron a manos de los ingleses por un decreto del presidente Santa María y uso de información privilegiada para la compra de acciones de las oficinas salitreras por parte de ciudadanos de esa nacionalidad (John Thomas North y John Harvey entre otros, en una acción delictiva que hoy está penada en todos los códigos del mundo).
El salitre fue explotado sin problemas por el país europeo hasta que en 1914 pasó algo que nuevamente cambiaría la faz del planeta.
(continua más abajo)

24 de febrero de 2011, 00:59

 
Blogger Armando said...

Como ustedes saben, el salitre también sirve para fabricar pólvora, y en 1914 Inglaterra entró en guerra con Alemania. De los yacimientos de salitre en manos de los ingleses no salió desde ese momento un solo gramo de salitre para Alemania. Ni tontos que fueran los ingleses para alimentar las balas de sus enemigos. Los buques de la armada británica bloquearon el puerto de Iquique y los barcos alemanes allí fondeados se pasaron la guerra entera sin poder salir, mientras los ingleses seguía llevándose el salitre para su ejército. La guerra debió acabar en 1917 por la escasez de pólvora en Alemania, pero un químico alemán de origen judío, Fritz Haber, desarrolló un método industrial para sintetizar el amonio a partir del nitrógeno del aire, proceso que ya se conocía bien desde 1911, pero no se había hecho a nivel industrial es decir, a gran escala, como para sostener una guerra. En 1917 se logró fabricar en grandes cantidades y la resistencia alemana se hizo aún más feroz, causando la extrañeza de los ya agotados británicos y forzando el ingreso de EEUU, que finalmente decidió el curso de la guerra. Haber recibió justamente el premio Nobel en 1918 por este logro.
Una vez descubierto el salitre sintético, los británicos gritaron "Hey guys, come back from Chile!!!" a sus compatriotas en el desierto, y los británicos empezaron el paulatino abandono de las minas de salitre en el ya entonces norte Chileno, iniciando lo que se conoció como la “Crisis del Salitre”, que en Chile siempre se creyó temporal, hasta que en la década del 30 definitivamente empezaron a cerrarse las salitreras.
Si se repiten circunstancias importantes para el mundo como ocurrió en 1879, por supuesto que puede haber una guerra en Sudamérica. Nosotros los peruanos y chilenos creemos que somos autónomos y nuestra ceguera nacionalista nos llevó a una guerra que destrozó casi completamente un país, que dejo sin mar a otro y que dejó enemigos irreconciliables para el tercero, sin ganancias reales que pudieran ser duraderas, pero la realidad es que fue un cuarto país el que provocó todo y se llevó la parte del león.
Velasco fue en los 70s, Tomás, la casi guerra de Arica fue en 1975, concretamente en Agosto, y un bombardeo a Arica nunca estuvo en planes de los peruanos, sería absurdo. Arica es parte de nuestro país, y en 1975 todavía una buena parte de la población era descendiente de peruanos, la Iglesia de San Marcos es un monumento histórico nuestro, la aduana también, los negros de Azapa bailan música afroperuana y recitan a Nicomedes Santa Cruz. ¿Tú te imaginas a un soldado peruano disparándole a Doña Eliana Yanulaque? ¿o a Hugo Mozó Wegelin, cuando una canción de Chabuca Granda lleva su nombre? Ahí está la diferencia entre lo que pasó en 1880, donde para los soldados chilenos Arica no tenía ninguna importancia y la incendiaron y mataron muchos civiles. El ejército peruano no podría hacer lo mismo. Ese año 1975 Francisco Morales Bermúdez le dio el golpe a Velasco y lo sacó, evitando la guerra con Chile, a pesar de la inmensa superioridad militar peruana del momento. ¿Tú sabes de dónde son los Morales Bermúdez? De PICA, tarapaqueños de pura cepa, con parientes como cancha en toda la zona. Imposible que Morales Bermúdez quisiera atacar a sus propios familiares. Eso fue lo que evitó la guerra. Y todo lo que te cuento lo sé de primera mano porque yo vivía en la frontera en aquel tiempo, y vi todo lo que pasó. Arica y Tarapacá seguirán en manos de Chile, pero la integración de ambos países pasa necesariamente por lo que ocurra en esa zona de bisagra, donde respira el espíritu de los dos países y lo seguirá reinando para siempre. Dejemos de una vez de ser enemigos y hagamos de tu ciudad la bisagra que necesitamos para unirnos!!

24 de febrero de 2011, 01:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo creo Armando que la guerra estuvo cerca a mediados de los 80 porque estas cosas no se producen por razones lógicas sino emocionales.

¿Que más ilógico que la invasión de las Malvinas del Almirante Massera? ¿Que más ilógico que todos los movimientos terroristas, que no tienen ninguna posibilidad de ganarle al estado y siguen combatiendo, matando y haciéndose matar?.

Yo ni siquiera creo que la Guerra del Pacífico haya sido un simple negocio de los ingleses, hubo originalmente muchos salitreros chilenos (José Santos Ossa en sociedad con Agustín Edwards fue el que descubió el salitre en Antofagasta, obtuvo la concesión del gobierno de Bolivia y la defensa de sus intereses detonaron la invasión a Antofagasta)

Leyendo diarios y crónicas de esos años se ve que había una animosidad tremenda entre los políticos chilenos, peruanos y bolivianos que venía de los años del Mariscal Santa Cruz y el asesinato de Portales.

Yo no le creo nada a las causas "racionales" de las guerras, cuando alguien pone en juego la suerte y las vidas de cientos de miles de personas y de un país completo no lo hace mirando una ganancia en plata sino por furia o por miedo.

Eso de que la paz es buena y las guerras son malas es algo que todos sabemos y estamos de acuerdo, pero nunca falta el Hitler, Napoleón o lo que sea que cataliza rencores y miedos colectivos y lleva a los países a la guerra, incluso sabiendo que se van a morir y van a sufrir millones de personas.

Por eso a mi me pudre exacerbar orgullos propios, aterrorizarse con paranoia o pensar en términos de buenos contra malos. Los países simplemente defienden sus intereses nacionales, todos, y a veces los sentimientos nacionales catalizados por algún loco en el poder llevan a la guerra. Así ha sido siempre.

Yo creo que nunca la guerra ha tenido motivaciones lógicas, siempre parte de sentimientos irracionales,

24 de febrero de 2011, 01:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, releyendo tu comentario hay algo que generalmente no se menciona: es que los belicistas son generalmente civiles, la mayoría de los militares hacen todo lo que esté a su mano por evitar la guerra porque son los primeros en involucrarse, en cambio los políticos simplemente mandan a los militares y al pueblo en armas al sacrificio y los mueven como piezas de ajedrez desde un lugar bien seguro.

Bueno, siempre hay exepciones como Massera que inició una guerra o el propio Velasco. Pero yo creo que incluso Ollanta Humala, pese a todo lo que habla, no se animaría a iniciar un ataque contra Chile y los mandos militares chilenos les hace maldita gracia la idea de salir a agredir al Perú, creo que son de los pocos que entienden bien cuanto se puede perder en una guerra, al menos los militares con más educación.

24 de febrero de 2011, 10:12

 
Blogger Armando said...

¿Cuáll animosidad? si en 1866 Perú y Chile habían sido aliados contra España, si pocos años antes de la guerra Arturo Prat fue a Lima a repatriar los restos de O'Higgins, si en 1879 no había frontera entre Perú y Chile, si Prat y Grau tenían parientes en común, si Condell era hijo de peruana. La guerra fue un gran negocio para los ingleses, que 40 años después abandonaron a su suerte a sus aliados y dejaron el desierto más desierto que nunca. Y sobre Santos Ossa, es cierto, en Antofagasta había intereses económicos chilenos, pero sus minas ya se estaban agotando y era en Tarapacá donde etaban las vetas más ricas que estaban en manos peruanas.

24 de febrero de 2011, 12:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay un texto de Jaime Baily que considero GENIAL en http://peru21.pe/impresa/noticia/chilenos/2011-01-03/293691
Que racionaliza esa animosidad que tenemos entre nuestros países (y dentro de nuestros países)
Siempre hubo, hay y habrá encono, mucho menos entre la gente más educada o que ha viajado pero si en los provincianos de Santiago o Lima que creen ser el ombligo del universo, es normal, de allí salen los chauvinismos y la prepotencia autosuficiente.

También hay que tener en cuenta que las guerras más cruentas son las fraticidas, justo estoy leyendo ahora sobre eso.

24 de febrero de 2011, 12:46

 

Publicar un comentario

<< Home