Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

La crisis

jueves, 21 de abril de 2011

Crisis es una palabra que vende y llama la atención. Recuerdo que en la ciudad de Serena existía una heladería que se llamaba La Crisis y por supuesto que fui a comprarles -los helados eran bien buenos- y hasta el día de hoy recuerdo el nombre. No es de esas palabras que se olvidan fácilmente.

Parece que la gente necesita las crisis y desde que los medios de prensa descubrieron como vende esa palabra han venido armando una enorme maquinaria para mantener en alto el estado de preocupación de las personas. Las crisis movilizan, cuando la gente se siente amenazada tienden a la acción y a seguir líderes mesiánicos, son buen negocio para todos y por eso gran parte de las noticias se refieren a catástrofes, accidentes, amenazas ecológicas y de cualquier otra clase. En cierto modo las crisis son disfrutadas por el populorum.

Eso explica que tanta gente esté pensando que vivimos días extremadamente peligrosos donde el mundo se va a acabar. El marketing apocalíptico de grupos evangélicos, testigos de jehova, ambientalistas y otros por el estilo ha fallado estrepitosamente es sus predicciones: la verdad es que el mundo se termina cuando uno se muere, así de simple y cierto para todos los efectos prácticos.

Es chistoso pensar como habrían reaccionado estos apocalípticos si hubiesen vivido el año 1941, cuando Hitler era una amenaza imparable que iba a consolidar el nazismo a nivel universal. La verdad es que si leemos hoy que los signos de los tiempos anuncian el fin del mundo, es porque tenemos muy poca comprensión de lectura.

El mundo es hoy materialmente más rico que en ningún otro momento de la historia, también es un lugar mucho más saludable y mas alimentado que antes. Basta dar una vuelta por el Google Public Data Explorer y revisar las cifras de cada país en el mundo, no he encontrado país, ni siquiera entre los más miserables, que muestre una tendencia sostenida al deterioro y por el contrario,casi todos se podrían ajustar a pendientes positivas en casi cualquier índice de riqueza o bienestar que exista.

Algo parecido ocurre con la economía y en particular con la actual crisis financiera, de deuda y de confianza que se viene extendiendo desde el año 2001 a la fecha. No es un problema de pobreza sino de inseguridad y poca voluntad política. Al mismo tiempo que los hombres se hacen más ricos y se ponen más gorditos, se van colocando cada vez más cobardes e inseguros.

No es nada nuevo, lo descubrió Buda hace un montón de siglos cuando dijo que el desapego era la clave para eliminar los miedos: solo tiene miedo el que posee y mientras más posees más grande el miedo de perderlo todo.

(Entremés: historieta de fines de los 80)
Me acuerdo de mi compañero de universidad y amigo Pablito Céspedes, que en un momento fue millonario cuando yo era pobre como ratón de alcantarilla. Mi amigo, que me tiene mucho aprecio, me encargó un programa para su negocio de distribución de licores en los tiempos aquellos. Cuando me preguntó cuanto le iba a cobrar yo le dije -aunque no tenía donde caerme muerto- que no le podía cobrar a un amigo como él (en verdad le debía algunos favores), que lo haría gratis.

Discutimos un rato y al final le dije, "bueno, págame pero no con plata, déjame una cuenta abierta en tu supermercado de licores durante todo este año". Recuerdo bien que estábamos en enero o febrero y a mi amigo le encantó la idea "¡pero con todo gusto, así me gusta hacer negocios!" me dijo y una vez que se le pasó la emoción me dijo algo así como "sabes, ahora que me está yendo bien te empiezo a envidiar, dormir tranquilo compadre no tiene precio".

La cosa es que ese fue un año extraordinario, estaba enfrentando mi primera cesantía (ya vendrían muchas más) pero me convertí en el tipo más popular de Arica, todo el mundo me invitaba y cada noche pasábamos en mi VW rojo por el supermercado de licores a llenarlo de botellas. Me acordé de eso a propósito del desapego.
(fin del entremés)

Bueno, en realidad lo que quería comentar era otra cosa, pero como siempre me desvié para cualquier lado. Les quería contar las declaraciones del presidente del Eurogrupo diciendo que es "injustificado" considerar a la Eurozona como centro de la actual crisis cuando USA y Japón tienen déficit mucho mayores.

Eso muestra como los políticos se permiten engañar impunemente usando verdades a medias. Obvio que USA y Japón en términos absolutos tienen déficit enormes pero esto no significa que hayan sido gobiernos "más" irresponsables. La verdadera irresponsabilidad tiene su certificado de nacimiento en Europa, sus padres fueron los sectores social-demócratas que vendieron la ilusión de un estado de bienestar donde no era necesario ser productivo para vivir como rey.

Desgraciadamente estas ideas contaminaron a países en sanos, en particular USA que desde que comenzó a aplicar politicas de bienestar con F. D. Roosvelt ya no pudo parar hasta terminar en el punto en que se encuentran ahora.

La crisis financiera tiene un origen y una solución política. La inmensa deuda de USA se compone de tres grandes sacos: la seguridad social, el medicare y las guerras. Chile estaba igual de quebrado en 1973 y una solución político económica inteligente revirtió la catástrofe: solo pregunten a José Piñera.

Allí está la solución, al alcance de la mano y muchos países incluso la han implementado en democracia, Si hacemos un balance objetivo los países desarrollados siguen siendo inmensamente más ricos que China, por mencionar solo el ejemplo obvio, lo único que necesitan es desprenderse de sus propios miedos y botar la idea de estado de bienestar, que los llevó al lío que ahora tienen.

Etiquetas: ,

14 Comments:

Anonymous Anónimo said...

ah, pero si los norteamericanos dejan las guerras ¿será negoco para ellos? Con toda la industria de armas que tienen...

21 de abril de 2011, 13:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Las guerras rara vez se pueden dejar, además producen cierta realimentación económica como dices, partiendo por la industria de armas.

Es la seguridad social y el medicare donde están los tremendos agujeros, dos barriles sin fondo que nunca van a llenarse. Allí es donde están los deos diseños fallados que no se atreven a arreglar en ningún país desarrollado, se acostumbraron a pensar que las jubilaciones y prestaciones de salud deben llover del cielo, igual que el maná

21 de abril de 2011, 14:11

 
Anonymous Anónimo said...

pero los americanos, creía yo, tienen muchos fondos de pensiones y no dependen tanto del Estado. Lo que me lleva a pensar si el sistema AFP de Piñera es tan benéfico porque ¿qué le pasa a tal sistema durante una época de crisis bursátil prolongada? Me dirán que los cercanos a jubilarse deben pasarse a fondos de menos riesgos, pero esos son fondos en base a bonos del Estado que también pueden hacer agua en las crisis.

21 de abril de 2011, 14:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

En USA existe toda clase de sistemas de fondo de retiro y salud, el problema enorme es con los fondos estatales: seguridad social y medicare (que serían los equivalentes a nuestro antiguo Servicio de Seguro Social y los planes del ex servicio nacional de salud).

Las depresiones de la bolsa no son ningún problema por dos razones: primero porque se trata de fondos de largo plazo y no existen depresiones de 10 o más años seguidos (en ese caso la economía del país colapsa y no existe previsión bajo ningún sistema), pero la segunda razón es mucho más interesante: el mismo sistema fortalece enormemente a las bolsas por la cantidad de dinero que ingresa a buenos títulos, por lo que el propio sistema es un seguro contra grandes depresiones.

Eso se ve clarísimo en Chile que no ha tenido crash bursátiles desde hace muchos años. La fortaleza de laBolsa de Sanmtiago se debe en gran parte a las mismas AFP, es un círculo virtuoso.

Los que están por jubilarse en medio de una depresión deben aplazar su jubilación hasta que las cosas mejoren o pasarse a bonos de menos riesgo. Si el estado colapsa y no puede servir sus deudas... bueno, esas cosas pasan en Argentina nomás ;D

21 de abril de 2011, 14:35

 
Anonymous Anónimo said...

pero Tomás, cuando el Estado desconoció sus deudas en Argentina la situación de los jubilados mejoró muchísmo! La saga fue así:
1 - Adoptaron las AFP en los 90, con lo cual los aportantes activos pasaron a aportarle a las privadas.
2 - El Estado debió soportar a las generaciones de jubilados aún estatales para lo cual tomó deuda emitiendo bonos.
3 - Las AFP estaban obligadas a comprar parte de esos bonos pero también invertían en acciones.
4 - El Estado no pagó los bonos, hizo un default.
5 - Los acreedores externos e internos aceptaron una quita del 70% de la deuda para regularizar los bonos.
6 - Las AFP, con esa quita, estaban mal, pero el Estado tampoco quería pagarles el 30% restante, así que las nacionalizó y se hizo cargo de sus stocks.
7 - Ahora pagan a los jubilados con la recaudacón de los activos, como antes, pero se incautaron un fondo de reserva de acciones de petroleras, siderurgicas, etc.. como respaldo. Una reserva que jamás hubiera acumulado gobierno alguno.
Desde luego los políticos la dilapidarán en unos pocos años. Pero pare ese entonces algunos jubilados ya estarán felizmente muertos.

21 de abril de 2011, 15:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Aja, el descalce se va notando poquito a poco, sin contar con la expropiacion. Uno puede mejorar bastante su situacion personal si asalta a otro tipo y le quita su plata.

Ese es el drama en Argentina, se acostumbraron a creer que el mañana no existe y todo se va a arreglar de alguna manera. Siendo un país tan rico en recursos naturales y humanos va globalmente cada día más bajo.

No hay nada más asombroso para mi que ver en cualquiera de esos gráficos del Google Public Data que la curva de Chile está por arriba de la de Argentina. Ese es un absurdo inconcebible para mi que conocí la distancia que había entre Chile y Argentina en los sesentas.

Es completamente absurdo que Chile supere a Argentina en cualquier cosa: son inmensamente mas ricos y la gente es miles de veces mejor preparada, excepto en asuntos políticos y económicos claro, ahi parece que es donde tienen el gen afectado.

21 de abril de 2011, 15:40

 
Anonymous Claudio said...

Yo también, conociendo tanto argentino tan bien preparados y tan buenas personas, no entiendo cómo el país pueda estar tan mal. Simplemente no entiendo.¿Tanto los fregó Perón?.

21 de abril de 2011, 16:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lo peor es que Chile tampoco no ha estado demasiado bien,tuvo los últimos 10 años un desempeño económico bien mediocre -recién se ha empezado a recuperar el año pasado- y el precio alto del cobre no lleva ni 4 años.

Argentina debería estar muy por encima de esos niveles.

21 de abril de 2011, 17:43

 
Blogger mmarq33 said...

Yo creo que a nuestros amigos los mata la informalidad. Borran con el codo lo que escriben con la mano. Al final así nadie puede hacer negocios con nadie.
También creo que muchos de ellos meten la mula de que son preparados con su acostumbrada labia, pero realmente no lo son.

Aclaro que me caen muy bien en todo caso, son muy simpáticos. Y las argentinas muy bonitas :P

21 de abril de 2011, 17:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Argentina tiene cinco premios noblel, si desconta,os los dos de la Paz tienen uno en Química y dos en medicina. Me contaba una amiga que la Universidad de Buenos Aires es de nivel mundial en ciencias duras, Tito Torres me decñia que sus físicos son extraordinarioa. Ni hablar de escritores, mecánicos, aeronauticos ¡un argentino inventó el lapiz pasta!.

Yo no dudo de la preparación intelectual de los argentinos, sus universidadees son muy superiores a las nuestras, más artistas, en fin.

Sin hablar del tamaño del país y la tremenda inmigración que han recibido. Yo creo que todas estas cuestiones son cíclicas y en algún momento Argentina se va a recuperar,tienen de todo.

21 de abril de 2011, 18:11

 
Anonymous fernando sanchez said...

Yo creo que se habla de dos cosas distintas, la autonomía emocional del individuo que posee menos preocupaciones por tener menos bienes habla mas bien de un desapego de sistemas económicos y productivos, propio de los ascetas.
Por otro lado se quiere hacer un paralelo con las sociedades al respecto de los llamados beneficios sociales, yo creo que estos se tiene derecho a interpretarlos como una retribución al colectivo por los impuestos pagados(tampoco es algo por nada), donde si se cae en la exageración es en el excesivo estatismo que ve al estado mas como un papá que como un organizador y al cual se le insiste con majadería sustentar las mañas de los hijos.
Independiente de la postura que cualquiera tome, es de ese tipo de cuestiones donde la única diferencia radica en el criterio aplicado -muchas veces convencionalizado por cierto pensamiento politico-.
Con respecto a las argentinas estoy plenamente de acuerdo: son bien ricas

21 de abril de 2011, 18:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Fernando, son distintos planos el personal y el colectivo.

Yo solo quiero hacer notar lo ilusorio que es esa idea que el estado "nos devuelva" los impuestos que pagamos en forma de bienestar. Si bien el estado nos puede dar ciertos servicios básicos (principalmente pretección, recolección de basura y cosas por el estilo) financiadas con nuestros impuestos, al ir más allá -por ejemplo que el estado nos pague una jubilación o no de salud "gratis" a cambio deimpuestos- tiene un problema fundamental y obvio.

Se trata de que todos queremos obtener más de lo que estamos dando, es decir si pagamos 100 en impuestos lógicamente esperamos obtener más de 100 en servicios del estado, de otra manera mejor nos financiamos nosotros mismos sin intermediarios.

Como el estado es un intermediario resulta imposible hacer tan lindo negocio y siempre obtendremos en servicios menos de lo que pagamos en impuestos.

...Excepto si pertenecemos al grupo de los menesterosos o de los privilegiados de algún grupo de presión sindicalista (por ejemplo profesores u otros funcionarios del estado) que pueden presionar para obtener más de lo que están dando.

El truco de los políticos consiste en convencer al pueblo llano que todos serán beneficiados y recibirán más beneficios que impuestos, porque los impuestos "solo los pagan los ricos".

Pero resulta imposible hacer que los ricos paguen altos impuestos, porque cerrarían las empresas que dan trabajo y todos quedan cesantes, entonces cargan con impuestos -que no se notan mucho- desde la clase media abajo: IVA, impuestos específicos, permisos de circulación y mil mordiscos pequeños que duelen pero no matan.

Y así es como los pobres (incluso los más miserables pagan IVA cuando compran cualquier cosa) terminan pagando para "ayudar a los pobres" y viven la ilusión de que están recibiendo de vuelta más de lo que pagan: un engaño tan burdo que es increíble que tanta gente lo crea.

Y esa idea está firmemente arraigada en Argentina, volviendo a lo anterior "que paguen los ricos" es su karma, piensan que le hicieron una gran jugarreta a los ricos expropiando las AFP pero en realidad se expropiaron ellos mismos.

21 de abril de 2011, 19:19

 
Anonymous Anónimo said...

Si, indudablemete acumulamos una larga serie de fracasos colectivos, de los que la crisis del 2001 fue un peak. Para ser poco original diré que los políticos locales me parecen peores que el argentino medio común - pero esto se dice en todo el mundo - y que la gente decente rehúye participar de la política - otra cosa que también se opina en una mayoría de países.
Cuando menos en los países que funcionan hubo acuerdos de convivencia entre fuerzas politicas, establecmiento de un sistema. Aquí hay clanes o bandas que asaltan el poder y pretenden perpetuarse: en ese esfuerzo cometen los peores desatinos. Después se caen pero el que sigue igual lo vuelve a intentar.
Ulschmidt

22 de abril de 2011, 10:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Tal como dice Ulschmidt los problemas de Argentina son los mismos de Chile y de todo el mundo, creo que la única diferencia es que en Argentina son más populares. Parece que todavía la gente no se cansa y sigue pensando que -de algún modo- se puede seguir viviendo con más de lo mismo.

A pesar de los enormes problemas que ha tenido, la economía argentina nunca ha tocado fondo (todavía) por el enorme tamaño y riquezas que tiene el país.

22 de abril de 2011, 13:11

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas