Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Crítica a la social democracia

martes, 27 de diciembre de 2011


En varias entradas anteriores he colocado resúmenes de lo que he leído sobre justicia redistributiva y libertad. Claro que todo eso es en el plano teórico, los problemas reales se deciden en otro plano que es la política, bien diferente de la teoría, pero siempre está basada en una de las dos teorías principales: liberalismo o igualitarismo. En esta entrada opinaré de política y como veo yo los problemas de la aplicación práctica del igualitarismo que es la social democracia. La lectura popular de los social demócratas sobre los problemas del mundo es más o menos así:

"Vivimos en un mundo altamente competitivo y excluyente que acentúa las desigualdades. Mientras los ricos se hacen cada vez más ricos los pobres bajan y bajan hasta llegar a los peores niveles de degradación. Al idolatrar la meritocracia, los que van quedando atrás no tienen manera de mejorar su vida y -al contrario- van creando una pobreza acumulativa y hereditaria.

Los hijos de los pobres van a colegios de pobres que no solo son de menor calidad sino que no cuentan con las redes sociales indispensables para tener éxito profesional y económico. El hijo de un pobre no puede soñar en mejorar su situación porque aunque se eduque, no tendrá las mismas oportunidades que el que fue a un buen colegio y que, aunque sea menos capaz, tiene amigos mejor ubicados que le ayudarán a colocarse. La sociedad competitiva produce segregación, inequidad, aumento de la miseria y un enriquecimiento obsceno de los más ricos".

La solución estandar de los social demócratas consiste en poner handicaps para emparejar hacia abajo: Si alguien gana plata hay que quitarle, mientras más gane más le quitamos (en eso consiste un sistema progresivo) para -al menos en teoría- darle a los que ganan menos. La social democracia rechaza la competencia y por eso mismo rechaza el mercado, aunque lo tiene que aceptar de mala gana, porque competir significa diferenciarse. Toda diferenciación es mala para ellos, una diferenciación grande pasa a ser obscena según el lenguaje colectivista.

A eso le llaman "emparejar la cancha" o "igualdad de oportunidades". Como la cancha no es pareja y los que tienen más están en mejores condiciones que los que tienen menos hay que quitarle a los primeros y regalarle a los segundos. Los alumnos más pobres deben tener pruebas más fáciles, las mujeres y minorías deben tener cupos especiales independiente de su rendimiento, se les deben asegurar sus necesidades básicas a todo evento, etc.

Los que tienen éxito en cambio deben ser castigados y obligados a entregar una porción mayor de lo que han ganado por dos razones: primero porque están socialmnente obligados a ser solidarios y segundo porque se presume que si han ganado más que el resto lo hicieron por medio de explotación, o sea es ganancia mal habida.

El pobre en cambio es digno de toda lástima y ayuda porque es explotado y víctima de una situación injusta, por eso el estado debe dedicar los recursos que le quita a los ricos (handicap) a ayudar a los pobres regalandoles salud, vivienda, educación y dinero en efectivo, entre otras cosas.

Esta manera de pensar contiene muchos errores y consecuencias sociales que llegan a ser desastrosas y pèrjudican a los mismos pobres. Los errores más básicos son:

Pensar que puede existir la competencia estableciendo handicaps: si castigamos al que tiene éxito y premiamos al que fracasa se destruye el incentivo por competir, la mayoría prefiere vivir al borde del fracaso porque recibe ayudas sin necesidad de hacer esfuerzo ni tomar riesgos. Solo los tontos emprenden, o los muy pocos que tienen algún arreglo especial con el estado para no ser tocados. Mientras existan los handicap y el progresivismo, la mayoría rehusará competir y todos querran vivir de la ayuda del estado, es lo racional.

Creer que la plata que recauda el estado es eficientemente transferida a los más pobres: como las decisiones sobre la repartición de los recursos que se redistribuyen es tomada por empleados públicos, hay tres factores que contribuyen a que esta plata se pierda y no llegue a los más pobres. El primero -y más evidente- es la corrupción, el empleado público se puede robar la plata para si, para su familia o amigos; luego es el criterio político con que se reparte, donde el objetivo no son los más necesitados sino los que pueden conseguir más votos y finalmente está la ineficiencia, porque el funcionario público nunca tiene suficiente información para repartir de manera eficiente.

Hay muchos otros errores pero los anteriores son los principales que muestran por que los socialismos reales terminaron en sociedades opresoras, económicamente quebradas y por que las social democracias de bienestar también terminaron quebrando, pese a que les duró un poco más la fiesta.

La competencia y el capitalismo salvaje no son "justos" en el caso a caso, porque ningún sistema puede serlo, la social democracia solo da una apariencia de justicia, una especie de lotería justiciera donde los ganadores son muy pocos y el sistema completo tiende naturalmente a la ruina después de cierto plazo. Sin embargo la competencia es el único sistema justo pues está -al menos en parte- basado en el mérito y en los resultados. Si desvinculamos los resultados de las recompensas solo podemos llegar a un sistema injusto y ruinoso.

En fin, hay muchas más críticas a la social democracia pero por mientras me quedo en estas que creo que son las más básicas.

Etiquetas: , ,

23 Comments:

Anonymous Anónimo said...

curioso, el mas reaccionario de todos es siempre el reaccionario sin plata.

27 de diciembre de 2011, 08:39

 
Blogger Yo mismo said...

Estoy de acuerdo en principio en lo planteado. Especilmente en lo referido a la ineficiencia en la asignación por falta de información y en el aspecto político en la distribución de esos recursos. Por un tema profesional me ha tocado lidiar con este tema de muy cerca y aunque el funcionario quiera tomar desiciones más técnicas, la falta de info y la intromisión "política" arruinan esa desición. Necesitamso eficientizar en lo posible los sistemas de captura de información y asignar desde ese criterio primario.

27 de diciembre de 2011, 09:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, tu comentario es bien chileno. Vacío y tratando de ser despectivo. No tener plata es lo más normal del mundo y no tiene relación con el tema de la entrada. Próximo comentario estúpido ya sabes...bat de beisbol afuera.

Yo mismo, el punto que es imposible hacer más eficientes los sistemas de información, no hay sistemas con mayor eficiencia que el mercado y lo que el mercado no capturó no lo va a capturar un funcionario público. Un ciego no puede corregir a un corto de vista.

27 de diciembre de 2011, 10:01

 
Anonymous Anónimo said...

era una observacion personal.Anecdotica, tal vez; pero no necesariamente incorrecta... o "vacia".

27 de diciembre de 2011, 11:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es tan tonta y extemporanea como decir que alguien que tiene el pelo negro no puede admirar a un país anglosajón. Yo espero que los asuntods de ideas se comenten con argumentos y con ideas, las tonteras las borro porque llevan a discusiones todavía más tontas, como esta misma.

No quiero que los comentarios del blog se parezcan a los comentarios de los diarios online como "la estrella de arica" donde todo deriva en trolleos y puyas personales, así todo se echa a perder

27 de diciembre de 2011, 11:32

 
Anonymous Anónimo said...

las ideas deben discutirse, cierto. Las necedades estilo los socialdemocratas son burocratas incompetentes se merecen a lo mas un tomatazo. Bien maduro, y rojo por supuesto.

27 de diciembre de 2011, 11:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, hay dos tipos de crítica y es muy parecido a cuando yo era chico (uhhh) y se criticaba al comunismo.

Unos decían que la idea era buena pero estaba mal implementada, otros decían que la idea era fallada y no podía implementarse. Mucha gente, incluso de la derecha tradicional de esos años decía "el comunismo es el mundo ideal, sin injusticias, pero como la gente es mala no puede implementarse". Entonces derivaron a la social democracia como una alternativa que si podía implementarse para mejorar las "injusticias sociales". Incluso los comunistas de hoy son social-demócratas y abogan por más capitalismo de estado.

La crítica que yo hago (y otra gente de ideas liberales) es que la social democracia también es una mala idea, no es que esté mal implementada por funcionarios imperfectos sino que aunque fuese implementada a la perfección siempre sería mala, porque consiste en ponerle handicap a los que tienen éxito, entonces nadie quiere esforzarse.

Igual que en los años 60 con el comunismo, esta no es una idea popular,porque mucha gente es atraída por un ideal social demócrata, sin embargo el resultado final de ese ideal no es una sociedad mejor sino al contrario, al menos según mi modo de ver.

27 de diciembre de 2011, 11:50

 
Blogger Armando said...

Hay dos tipos de socialdemocracia, la de los países ricos y la de los países pobres. En Europa, siendo un bloque industrializado, generador de riquezas, con poca pobreza, se podía aplicar la receta, y de hecho se le aplicó, desde el fin de la segunda guerra mundial, o mejor aun, desde los 50s, con resultados varios, pero siempre con un límite de duración, que ha llegado, y que era la quiebra de las economías, por muchas razones, principalmente que los parásitos siempre van a donde puedan vivir mejor con menor trabajo, en búsqueda de prenderse a la teta y dormir todo el día. Es lo racional como dices tú.
Pero lo peor es cuando se trata de implementar esas políticas económicas en un país pobre, como el Perú. Entre 1985 y 1990 Alan García redujo al país a las ruinas más absolutas jamás vistas, obviamente con la ayuda de Sendero y el MRTA. Todo se hizo mal, el dinero para la "socialdemocracia" no duró ni dos años y los otros tres fueron de pesadilla. Hasta que llegó el Chino en el momento menos pensado y arregló la cosa. Claro, no éramos adivinos y realmente pensábamos que ya el país se disolvía allá por 1990. Malos recuerdos.

27 de diciembre de 2011, 13:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Armando ese es un punto que se me olvidó poner, buena observación.

La social democracia funciona durante un tiempo en los países ricos, mientras se comen el capital a una velocidad ligeramente superior a la que lo generan pueden durar varios años, pero eso tiene fecha de vencimiento como vemos en muchos países de Europa, solo la competencia genera riqueza de manera sustentable.

Las políticas redistribuidoras en los países con economías pobres o pequeñas es lo peor que puede pasar. Hay tantas experiencias en todo el mundo, incluso en cada uno de nuestros países en América LAtina.

27 de diciembre de 2011, 14:27

 
Blogger Nervio said...

El primer insulto de un rojo a un tipo de derecha (40% en chile) es llamarlo pobre.

Lo que evidencia en grado sumo que es lo que realmente le interesa al rojo

La plata, miden a la gente por plata y cuando alguien tiene mas que ellos sufren.

Ademas como son inseguros en vez de tratar de tener quieren que los otros se hagan pobres.

Nunca la envidia es más peligrosa que cuando se disfraza de justicia.

:-)

27 de diciembre de 2011, 14:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah claro, nadie rotea más que el roto. Eso tiene un poco que ver con lo de la entrada de ayer, eso de diferenciarse de las nanas, bien como abusadores o como condescendientes con "esa pobre gente", pero jamás en la vida reconocerían que ellos o algún pariente han servido.

Me acuerdo hace poco -creo que fue en Facebook- coloqué que en mi casa vivíamos 5 personas con menos de 700 lucas mensuales y un tipo me respondió algo así como "ufff, no me imagino como podría vivir alguien con esa plata". Lo curioso es que el tipo tenía un trabajo eventual según mostraba en facebook y en sus fotos se veía que era tan C2 o menos que yo mismo.

Es de esas cosas divertidas de los chilenos, nadie se cree pobre ¿te acuerdas de "los hueseros" del jappening? En todo caso a mi no me molesta nada que me digan que soy pobre -cosa absolutamente cierta- sino que los comentarios se vayan por el lado de tirar puyas personales o usar argumentos que no vienen al caso.

Creo que este Club de Ociosos tiene comentaristas de lujo, que mejoran mucho las entradas originales y no quiero que se transforme en club de trolleo. Por eso a veces saco el bat de beisbol, aunque muchas veces los comentarios son sin mala intención, como creo que fue este caso.

27 de diciembre de 2011, 17:51

 
Anonymous Anónimo said...

la razon para enrostrale la plata a los derechistas es practica. una gran parte de de ellos son aspiracionales arribistas, que basan la autoestima en los ingresos. uno les muestra un espejo y se pican.

por supuesto que si el derechista es un ricachon, uno lo fastidiara con otros cantitos.

27 de diciembre de 2011, 18:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Y esa es justamente la clase de argumentitos que yo considero estúpidos y que no tienen cabida en este blog. Yo siempre evito hacer insultos personales o sacar pica porque para mi eso es sinónimo de trollear, algo que aquí está prohibido.

Cuando coloco opiniones políticas trato de manejarlas en el plano de las ideas generales, sin apelar a complejos personales (que todo el mundo tiene) o tonteras por el estilo y tampoco acepto comentarios de esa clase. Por eso los comentarios son buenos, argumentados cualquiera que sea la postura.

Por ejemplo acá comenta Alfredo, Miguel y varios más con ideas 180 grados distintas de las mías pero siempre se argumenta en serio, sacar pica es cosa de niños chicos o de troll.

27 de diciembre de 2011, 18:08

 
Blogger Ulschmidt said...

Los puntos de vista son muy interesante pero yo agrego lo histórico-geográfico: las "fábricas del mundo" - USA, Europa Occidental, pudieron incursionar en el estado de bienestar hasta que aparecen competidores despiados con su propio proletariado industrial, con salarios de hambres que compensan cualquier diferencia tecnológica, y con un tamaño poblacional que les dan peso de por sí y convocan inversiones de todas partes.
Desde luego China, India y demás.
Con el agregado de que los proveedores de materias primas, antes menospreciados, estan pasando su cuarto de hora por la misma razón, la demanda de los gigantes emergentes. AHORA SI nosotros estamos tentados a la "socialdemocracia", y tenemos conqué, y de alguna manera es lo que mantiene a flote a las recetas más diversas y opuestas entre sí, de Chávez a Piñera.
Clásicamente nos inspiramos de lo que pasa en Europa, pero ahora estamos en ciclos distintos.

27 de diciembre de 2011, 18:44

 
Blogger Nervio said...

Y mientras tu te dedicas a fastidiar, el derechista en esencia (que puede ser un vendedor de huesos o un magnate, da lo mismo), que es mas que el arribista te mirara como bicho raro y seguira trabajando, haciendo plata y preocupandose de las tres cosas escenciales:

Que lo dejen trabajar tranquilo.
Que no le roben.
Que no lo moleste el SII.

:-)

27 de diciembre de 2011, 18:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, el efecto de China aceleró el proceso en USA y Europa al quebrarles buena parte del aparato productivo, ese es un factor importante y me da tema para la entrada de mañana, al menos para un comentario, ahora que lo pienso hace justo 10 años que China entro a la WTO.

Nervio, el arribista que le va bien despierta mucho odio en el que no progresa, y ese odio lo expresa contra el que estima que le va peor que a él: es el "fundo de Talca".

Fíjate que en Chile todos somos arribistas en cierto sentido porque no hay aristocracia. El problema es que algunos arriban y otros no, los que no arriban por lo general son los que se quejan y chaquetean.

Lo de tener plata o no es accidental, lo que pasa es que los que nunca han ganado plata no se dan cuenta de eso. La plata puede venir o irse de un día para otro, nunca se sabe.

27 de diciembre de 2011, 19:11

 
Blogger Nervio said...

Yo siempre he sido pobre naci pobre y morire pobre, independiente de la plata.

:-)

porque la plata va y viene.

Pero las ganas de trabajar y de tener más, que es el alma hambrienta de un pobre..

esa no se me pasará nunca

27 de diciembre de 2011, 20:56

 
Blogger Un Oso Rojo said...

En Perú tenemos un término para los que siendo gente de buena cuna (OK no, sólo de familias con plata, conexiones y presencia política desde la República Aristocrática y hasta antes) terminan volviéndose los más furiosos socialistas: "caviares". Por ejemplo, el congresista Javier Diez Canseco, o la misma alcaldesa de Lima, Susana Villarán, sin contar todos los sociólogos y emprendedores de ONGs que tenemos por aquí.

29 de diciembre de 2011, 11:40

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah los caviares, jajaja, son los representantes de los pobres. No existe mejor negocio que ser intermediario, representando a los pobres. Ganancia segura con cero riesgo.

29 de diciembre de 2011, 11:53

 
Anonymous Illya said...

¿Que libros analizan este fascinante tema? Sólo he oído hablar del de Shumpeter. Me gustaría saber si hay algo más publicado al respecto.

17 de julio de 2017, 14:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Illya,
Para mi gusto, la mejor crítica la hace Hayek en su libro "Camino de servidumbre", cuando escribí esta entrada no había leído el libro, lo leí después, pero lo encontré tan genial que hice un resumen para los flojos, llamado FIEDRICH HAYEK EN 80 CITAS, lo puedes leer aqui
https://docs.google.com/document/d/1DPxrWjy3DNjdttsFgaq5CmlCGgFIu3Gx6TF_IyYUe8k/edit?usp=sharing

También escribí una entrada del blog sobre eso
https://bradanovic.blogspot.cl/2011/11/leyendo.html

17 de julio de 2017, 14:27

 
Blogger Glomi Zero said...

Hola yo soy de España, aquí la socialdemocracia es abanderada por ambas fuerzas políticas tanto de izquierdas como derechas.
La verdad es que mal no estamos, no es una debacle, asi que el diagnóstico no es correcto.
Sobre el tema de si es justo o no es discutible, por ejemplo está el tema de las ayudas a los discapacitados, creo que nadie en su sano juicio negará que son necesarias, otro tema es que a un discapacitado le salga gratis entrar a un parque de atracciones y a su pareja aunque no lo sea. También es discutible la ayuda dada a los gitanos o mujeres por supuestos problemas de integración. Como digo, todo esto es discutible. Pero no hay que irse por la tremenda.
Que el Estado no tiene suficiente información y suele ser ineficiente es cierto pero también el mercado lo es de otra manera. Tomemos por ejemplo el endeudamiento de particulares y empresas por parte de los bancos, una economía basada en entregar responsabilidades demasiado grandes a entidades y particulares que no tienen la suficiente información en una economía que no es estática.
La solución que yo propondría sería una economía de mercado cooperativista con las mínimas ayudas posibles, se solucionaría el problema de la equidad económica y no se castigaría a los trabajadores y generadores de riqueza.

12 de agosto de 2017, 09:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Giomi, primero que todo no existe ninguna "solución" para los problemas sociales porque los relevantes son mayoritariamente juegos de suma cero donde la solución de un grupo implica el perjuicio de otro, eso es obvio pero casi nadie se atreve a asumirlo.

La social democracia se caracteriza por ralentizar la debacle, cambiándola por una descomposición lenta, actúa de manera similar a la lepra en la piel o la corrosión en el hierro, pero el resultado es siempre cada vez peor hasta colapsar, está demostrado con números, hasta el cansancio

13 de agosto de 2017, 22:37

 

Publicar un comentario

<< Home