Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La anarquía es lo natural

sábado, 14 de enero de 2012



Estamos acostumbrados a pensar que el estado es una institución eterna e inevitable, que desde el comienzo de la civilización los seres humanos recurrieron a Leviatan para protegerse y - como decía Hobbes, someterse en una cesión irrenunciable de muchos derechos individuales a cambio de protección.

Desde que nacimos hemos sido condicionados a pensar así: algunos ven al estado como dispensador de bienestar equilibrando las desigualdades naturales, otros lo vemos como un mal necesario ante la amenaza de la ley de la selva, donde sin estado nadie viviría seguro.

Leyendo una buena entrevista a Peter Boettke, que alguno de estos días comentaré, me enteré de un libro de Peter Lesson llamado El Gancho Invisible, que describe como se organizaron los piratas durante su apogeo económico. La piratería fue una actividad muy rentable que se definía como depredadora, oportunista, sin dios ni ley. Sin embargo se organizó -segun Leeson- de una manera espontánea bastante sofisticada.

Uno de los casos más interesantes, según se mencionaban en la entrevista, era el pirata Barbanegra, "probablemente el pirata más temido que jamás haya existido. De acuerdo al libro, Barbanegra hizo tan buen trabajo pareciendo aterrador y promoviendo su reputación como sediento de sangre, que realmente no necesitó matar a nadie durante toda su vida".

Una cosa lleva a la otra y por ese comentario me puse a buscar alguna descarga gratis del libro de Lesson -cosa que obviamente no encontré- pero si encontré una clase estupenda de Lesson sobre la anarquía que incluyo en el video de esta entrada y que me di el gusto de ver completo un par de veces a pesar de lo que me cuesta entender a un tipo hablando inglés a velocidad normal.

La conferencia es extraordinaria y abre muchos temas que están frente a nuestras narices, pero en los que yo nunca había pensado antes. Esa es justo la clase de ideas que me gusta escuchar porque creo que no hay nada más valioso que conocer un enfoque distinto sobre algo que es bien conocido.

La conferencia es muy larga y solo pondré unos pocos puntos que me llamaron la atención. Primero el mito que el estado es un ente eterno y fundamental para la vida en sociedad. En el mundo real no es así y esa idea del estado garantizando la seguridad personal es muy reciente, de mediados del siglo 19 más o menos.

La verdad es que hay muchos sistemas sociales prósperos y exitosos en que el estado no interviene y el caso más claro que pone Leeson es el comercio internacional, que mueve un tercio del producto de todo el mundo, no tiene ningún estado que garantize las transacciones y cuando hay problemas se resuelven en base a arbitrajes.

Hay una diferencia importante entre lo que entendemos por anarquía, la visión popular piensa que anarquía es lo mismo que caos o ley de la selva, pero no es así: anarquía es un sistema privado de resolver conflictos y encontrar modos de cooperación entre partes con objetivos contrapuestos. La única diferencia entre estado y anarquía es que el estado tiene el monopolio y "legimitiza" el uso de la violencia, en anarquía no existe ningún monopolio y la violencia compite en un mercado de agentes privados.

¿Que no sería eso de privados ejerciendo la violencia la ley de la selva, el caos? Claro que no, en el mundo real la mayoría -si no todos- los estados son fallidos en esta aspiración de usar el monopolio "legítimo" de la violencia dentro de cierto territorio, hay muchísimos ejemplos partiendo por la delincuencia, las mafias que tienen control local sobre comunidades, los arreglos bajo la mesa entre empresas y organizaciones de poder etc. etc.

En la mayoría de los países el estado falla en su aspiración de ser un regulador social eficiente, en muchos la actuación del estado no es diferente a la de los delincuentes y se sostienen solo por el uso solapado o abierto de la violencia. El mito del estado se mantiene principalmente por conveniencia de los que tienen poder de administrarlo, o los que aspiran a tenerlo.

Leeson da muchos ejemplos de como vivimos la anarquía todos los días y como la organización anárquica, al margen del estado, regula buena parte de las transacciones reales de nuestra vida diaria. Cuando no estamos satisfechos con el servicio de un restaurant ¿lo denunciamos al estado para seguirle un juicio? Claro que no, simplemente no volvemos más y lo desprestigiamos.

El prestigio y la proyección (¿recuerdan el caso de Barbanegra?) son dos poderosas herramientas que tiene la anarquía para auto regularse. Es cuestión de ver como funciona E-Bay o que pasa con los trolls en los foros de Internet, no es necesario el estado para la mayor parte de las operaciones de la vida diaria. Leeson da ejemplos de los comerciantes de diamantes, basados solo en la "confianza" ¡cuantas veces no he visto lo mismo en el Perú, que es un laboratorio increíble de economía natural!

La anarquía también tiene problemas como el tamaño, la diversidad y la disparidad de fuerzas, pero a pesar de eso funciona perfectamente en muchas situaciones en lugares grandes, muy diversos y con enorme disparidad de fuerza. Leeson dice que espera que sus palabras ayuden a pensar sobre el asunto y dan mucho para pensar, la anarquía se parece mucho a una expresión política del mercado libre, en constante competencia y sin monopolios asegurados. Igual que el mercado tiene muchas desviaciones del modelo ideal, pero funciona.

Pensándolo bien, hasta los años de las monarquías -no hace demasiado tiempo en términos históricos- la policía estatal casi no existía y se dedicaba principalmente a recolectar tributos para el soberano, igual que un capo mafioso cobra por protección. La seguridad personal estaba en manos de cada cual y el estado se dedicaba principalmente a la defensa de amenazas exteriores, es decir de otros estados.

Yo que anduve por los pueblos de la Amazonia donde no existe ley ni autoridad soy testigo que se trata de lugares tranquilos, organizados y perfectamente seguros para los que viven allá y sus invitados, creo que la leyenda negra que difunde el gobierno peruano sobre prostitución infantil, tráfico humano, esclavitud y muchas otras barbaridades son solo mitos, yo no vi nada de eso, al contrario, la gente de la amazonia vive feliz, libre y bastante próspera sin pagar impuestos, lo que los convierte en enemigos mortales del estado, tal como el mafiusi se enfurece cuando hay un barrio que no le paga protección.

Finalmente algo que me dio mucha risa es que leeson hace clases igualito que yo ¡es idéntico! hasta los mismos gestos, eso de pasearse, gesticular, tomarse la cabeza, hablar a gritos, pretender que se le olvida un dato raro y recordarlo en pocos segundos y muchos otros trucos baratos de predicador evangélico, lo miraba y me reía solo. Al margen de eso creo que es una de las clases más extraordinarias que he escuchado.

Etiquetas: ,

8 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

PIratas y corsarios, no olvidar que las naciones americanas suplieron su falta de flota propia concesionando la guerra económica a "privateers" con notorio éxito.
Anque probablemente el éxito más rotundo - y poco reconocido como tal - de la anárquica empresa sean los Adelantados de la Conquista española. Lejos de ser oficiales de un cuerpo regular dirigido desde España, eran concesionarios libres franquciados por el Rey y que hacían mas o menos lo que se les antojaba. Inclusive guerrear entre ellos por el botín territorial. de COrtéz a Pizarro a Diego de Almagro o Irala, construyeron un Imperio sobre la base de aventuras personales.

14 de enero de 2012, 20:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Justamente, se me habían olvidado los conquistadores, que buen ejemplo, eran verdaderas empresas cocesionarias, tal cual, que se enjuagaban la boca y hacían gárgaras con el nombre de Su Majestad, pero como S.M. estaba bien lejos hacían lo que se les daba la gana en aventuras personales.

En Chile durante varios siglos no existió el concepto que el gobierno debía asegurar la seguridad interna y aunque había rudimentos de policía estos se dedicaban principalmente a defender los intereses del gobierno central. En el excelente libro "Recuerdos del Pasado" de Vicente Pérez Rosales, cuenta que cuando lo nombraron gobernador de un pueblucho perdido de la mano de Dios, organizó a los vecinos en rondas que hacían de policía, juez y cárcel al mismo tiempo, claro que rara vez llegaban a tomar a alguien preso, usaban sistemas mucho más expeditos y con eso limpiaron de bandidos la región del Maule, si la memoria no me falla.

Muy parecido a lo que vi en MAzuco y Huaypetue en la Amazonia.

14 de enero de 2012, 20:13

 
Blogger Ulschmidt said...

... en el historial del pueblito que habito se cuenta lo mismo: la "Ley de Lynch" imperó en las primeras décadas, cuando no había policía ni jueces en cada localidad. Después que los hubo los delincuentes pudieron respirar tranquilos y organizar con comisarios y jueces de paz la cuotificación de los delitos: robos de ganado, etc..

14 de enero de 2012, 21:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaja cierto! en mis tiempos de contrabandista, cuando llegaba un aduanero nuevo hacíamos apuestas cuanto "se iban" a demorar en "quebrarle la mano"!!

14 de enero de 2012, 21:24

 
Anonymous mariachis a domicilio said...

me gusto mucho como se toca el tema en el video. Espero sigas subiendo más cosas sobre este tema.

14 de enero de 2012, 22:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Este video lo encontré muy interesante, pocas veces coloco algo tan largo pero este no tenía desperdicio :)

14 de enero de 2012, 23:02

 
Anonymous oficina virtual said...

un video muy interesante y muy bueno.

14 de enero de 2012, 23:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, a mi me llamó mucho la atención la claridad de Leeson, los profesores de la George Mason son de primera, puros craneos en economía austriaca

14 de enero de 2012, 23:14

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas