Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Reputación y signaling

lunes, 16 de enero de 2012

La charla sobre anarquía de la entrada anterior sugiere varios temas interesantes sobre la organización espontánea versus organización impuesta discrecionalmente, como es el caso de las leyes y reglamentos.

Leeson hace notar que el principal problema de cualquier orden social es protegerse contra los comportamientos oportunistas, depredatorios tipo one shot, o como dicen en Perú, los "kombis" que dan el golpe y fuga. Es un problema complejo que el estado tampoco resuelve. O por lo menos la solución del estado es muchas veces ilusoria, bien por falta de capacidad represiva, por corrupción o porque el costo de litigar es más alto que lo que se ha perdido.

Frente a esto, en ciertos casos Leeson dice que la solución es una combinación de reputación y signaling. Sobre la reputación, bueno, todos sabemos de que se trata, el mejor texto que he leído sobre eso -y que ya lo había publicado antes- es este de Carlos Martín Pérez:

"SOBRE EL PRESTIGIO Y LA REPUTACION El prestigio hará cosas por ti mismo, es un aura que te precede. Si este aura es poderosa, ni siquiera hará falta que actúes. Debes defender tu prestigio, tu fama y tu reputación como si tu vida dependiera de ello, pues muchas personas han conservado o perdido su vida a causa de ello. Sin llegar a semejantes extremos, puedes ganar o perder mucho según sea tu reputación. Tu prestigio te precede, es tu tarjeta de visita. Todos clasificamos a las personas según su prestigio, bueno o malo. Tú también lo haces y a ti también te lo aplican."

No hay mucho que agregar a eso, aparte que la reputación es un proceso en el tiempo que requiere paciencia "la confianza crece lento como una palmera y se pierde tan rápido como la caída de un coco", la reputación requiere un esfuerzo constante y funciona en base a que, si alguien se ha preocupado durante muchos años en armar la suya, se supone que estará menos dispuesto a perderla que el que nunca se ha preocupado por el asunto.

La reputación no tiene relación directa con el éxito, muchas veces no se gana nada con una buena reputación, pero sus ganancias -cuando hay- son más duraderas. Hoy vemos, por ejemplo, que a la mayoría de los políticos no les interesa tener buena reputación. Como la actividad ya está muy desprestigiada, racionalmente captan que una mala reputación no los perjudica, porque se espera que todo político sea ladron, predador y oportunista.

Por eso en Chile elegimos a un presidente que la muchos consideran deshonesto, pero igual lo eligieron haciendo el cálculo racional que todos los políticos lo son y que los otros candidatos eran todavía más deshonestos. Es el famoso voto por el mal menor. En política la honestidad no paga, Mariano Grondona lo explicó en una luminosa columna hace años "En Argentina no conviene pagar el autobus", no solo en Argentina.

Bueno, esa es la reputación, pero ¿que es el signaling? Parecido pero no es lo mismo, no se trata de mantener un record de buena conducta sino enviar señales que dan a entender ciertas intenciones. Leeson da un ejemplo muy bueno con los bancos que ponen un carísimo piso de mármol y columnas como un templo griego, con eso proyectan la señal que son sólidos y llegaron con la intención de establecerse por largo tiempo.

Hay muchas maneras de enviar señales como por ejemplo la ropa. Algunos se preocupan de usar ropa de buen gusto o accesorios caros como relojes, zapatos y corbatas finas, pensando en eso de bien vestido es bien recibido. Otros -más presumidos- nos vestimos con ropa vieja y descuidada, enviando la señal que creemos valer tanto, que no necesitamos cuidar la apariencia: eso queda para los mediocres. Bien vestido o mal vestido, igual todas son señales que enviamos.

A diferencia de la reputación que se basa en comportamientos, las señales pueden ser falsas: alguien muy bien vestido puede ser un estafador sin un peso, alguien que publica su currículum y dice que no quiere trabajar puede estar mintiendo. Otras señales son dirigidas a causar ciertas impresiones como hacerse entrevistas a si mismo y finalmente hay unas pocas señales que son inconscientes pero pueden ser mucho más predictivas, como algunas cosas que a veces se me pasan cuando cuento mis mentiras en este Club de Ociosos.

Los ejemplos anteriores son de este blog porque creo que Internet es una herramienta media burda pero efectiva de hacer signaling. En fin, todos estamos continuamente enviando, recibiendo e interpretando esos mensajes ocultos, bien sea de manera conscienteo inconsciente.

Cuando emprendemos cualquier clase de relación o negocio que requiera confianza, esta combinación de reputación y signaling es indispensable para determinar si podemos confiar o no en otra persona.

Son cosas que hacemos todos los días, casi siempre de manera inconsciente, pero no está mal pensar a veces que reputación y que señales nos están mandando antes de tomar una decisión, no siempre un reloj caro es sinónimo de solvencia, también hay Rolex falsos.

Etiquetas: , ,

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

"SOBRE EL PRESTIGIO Y LA REPUTACION El prestigio hará cosas por ti mismo, es un aura que te precede. Si este aura es poderosa, ni siquiera hará falta que actúes. Debes defender tu prestigio, tu fama y tu reputación como si tu vida dependiera de ello, pues muchas personas han conservado o perdido su vida a causa de ello. Sin llegar a semejantes extremos, puedes ganar o perder mucho según sea tu reputación. Tu prestigio te precede, es tu tarjeta de visita. Todos clasificamos a las personas según su prestigio, bueno o malo. Tú también lo haces y a ti también te lo aplican."

mas simple:

cria fama y echate a dormir

A proposito, me vino el deja vu de las instrucciones para subir una escalera.

Mandese una perorata explicando lo obvio se llamaba la pelicula

16 de enero de 2012, 11:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah te aburrió. Siemto que hayas perdido tu tiempo. Yo me entretuve escribiéndolo.

A todo esto la solución en este caso es super simple: no vuelves más y listo, ganas tú y gano yo, win-win.

16 de enero de 2012, 11:15

 
Anonymous Anónimo said...

Tus peroratas las encuentro bien entretenidas. Era la sesudez de Carlos Martín Pérez la que comentaba

16 de enero de 2012, 11:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

AALC

16 de enero de 2012, 11:50

 

Publicar un comentario

<< Home