Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Por que no somos como los alemanes

lunes, 2 de julio de 2012

En medio de la gran crisis europea, que tiene con problemas no solo al sur de Europa, sino que se ha extendido a otros tradicionalmente sólidos, como los países bajos y el Reino Unido, Alemania se mantiene productiva y con la cabeza fuera del agua. Es la esperanza financiera de mantener la Unión europea ¿por cuanto tiempo? De seguir las cosas como van seguramente será arrastrada pronto por los demás países que se cuelgan de su estado de precaria flotación. Pero los alemanes se recuperan.

Alemania ha sido muchas veces contra cíclica. A principios de siglo -durante la República de Weimar- tuvo la peor crisis económica, mientras el mundo disfrutaba del auge de los años veinte. La Primera Guerra Mundial y lo que vino después los llevó a la ruina. Se recuperaron con Hitler pero les duró poco, la megalomanía de los nazis los metió en otra guerra de la que salieron completamente destruidos.

Pero los alemanes tienen buena capacidad de recuperación y en los años sesenta el país volvió a ser pujante con el "milagro alemán" de Ehrard en la postguerra. Este milagro no es un caso único en el país ni tiene una explicación política, Alemania tuvo una recuperación similar durante el gobierno de Hitler entre las dos guerras mundiales y parece que es una capacidad intrínseca más o menos independiente de los gobiernos.

El mito popular dice que los alemanes son más ordenados y trabajadores, pero yo estuve en Frankfurt en 1983 en casa de mi primo, que trabajaba por muchos años en Siemens, el me contaba que en general eran igual que nosotros de flojos: abusaban de las licencias médicas y mantenían una caja de cerveza a la mano en su lugar de trabajo. Los alemanes son grandes consumidores de alcohol, toman cerveza desde niños, en la calle o en cualquier parte sin que nadie los moleste. Emborracharse en Alemania no es delito siempre y cuando no se moleste a nadie. En general no trabajan más que en otros países.

¿Por que se recuperan tan rápido entonces? Seguramente la experiencia traumática de haber perdido tantas guerras los hace un poco más responsables como sociedad. En particular los sindicatos que, en el país de Karl Marx, deben estar entre los más responsables y capitalistas del mundo: 2.3 millones de afiliados en la industria metal-mecánica, 2.1 millones en servicios y 0.7 millones en química y minería. En tiempos de peligro los sindicatos se alínean inmediatamente con los dueños de las empresas y son los primeros en aceptar reducciones de sueldo y despidos. Por algo Marx está enterrado en Highgate, Londres, si lo hubiesen enterrado en Alemania se pasaría sacudiendo en la tumba.

Ese parece haber sido el secreto de las recuperaciones alemanas y de por que no se ha hundido junto con el resto de Europa. En Alemania, estado de bienestar y cuna de la "Economía Social de Mercado" no existe el salario mínimo sino el principio de "Tarifautonomie" donde los sueldos son fijados libremente entre trabajdores y empleadores. Si tienen un salario mínimo para los inmigrantes extranjeros (Gastarbaiters) que fue violentamente reducido cuando la economía empezó a mostrar problemas. Todo esto sin grandes protestas ni marchas sindicales, menos destrozos.

La sociedad alemana es socialmente muy estática y estratificada, es muy improbable que el hijo de un obrero deje de ser obrero y existe -de manera similar que en Francia, pero con distintas consecuencias- un gran orgullo de pertenecer a un oficio o de ser obrero especializado, porque en Alemania se estudia para todo, para ser panadero, gásfiter, etc.

Pero aquí viene otra diferencia importante. El estudio en Alemania es estratificado desde la niñez, donde por medio de pruebas vocacionales se va determinando a que clase de estudios puede optar un alumno y a cuales no. No existe en Alemania el caso -tan común en Chile y el resto del mundo- que un burro o un flojo tenga la posibilidad de entrar a estudiar en la universidad. También la enseñanza es mucho más práctica: el panadero no estudia historia del pan, fundamentos de química ni nada de eso: simplemente entra como aprendiz en una panadería y mientras estudia trabaja, guiado por un maestro panadero.

Como consecuencia de eso, los profesionales son mejores y los estudiantes no son vacunas como los nuestros, que exigen todo gratis y esperan obtener su título con el menor esfuerzo posible. En Chile no existe nada parecido a las escuelas técnicas alemanas y cuando eso se quizo imitar con la Universidad Federico Santa María, la Escuela de Artes y Oficios o Inacap, todas desgeneraron en las actuales escuelitas o universidades para cuicos en que se convirtieron finalmente.

En Chile todos se llenan la boca con las microempresas, hacen gargaras con ella pero al momento de ayudarlas se ve claro que a ningún gobierno en nuestra historia les han importado un comino. En ninguna parte de Chile eso se ve más claro que en Arica, la capital nacional de la microempresa.

Basta comparar con Tacna. Hoy como todos los fines de semana largos miles de ariqueños vienen de vuelta de su paseo en Tacna. Arica se queda sin nadie porque el comercio está cerrado y lo único que se puede hacer es holgazanear en casa. Mi amigo Aldo, que es presidente de la Cámara de Comercio dio en el clavo con la explicación: todos van a Tacna porque en Arica está prohibido por ley que las personas trabajen. A algún imbecil en los años de la concertación se le ocurrió que debería existir "feriado irrenunciables" y aunque el trabajador esté de acuerdo en trabajar no puede hacerlo.

En Tacna el sueldo mínimo tampoco existe, al menos para las PYMES es habitual contratar informalmente y los salarios son libremente acordados según la voluntad de las partes. Los impuestos que efectivamente se pagan son más bajos gracias a la informalidad. Mientras tanto en Arica está lleno de tontos que votaron y aplauden los feriados irrenunciables, exigen un sueldo mínimo más alto y que "los ricos" paguen más impuestos, pero además son lo suficientemente giles para reclamar e indignarse porque todos se van para Tacna en los fines de semana largos. La explicación es simple y clara: estamos repletos de giles.

Etiquetas: , ,

16 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Creo que la república weimar fue de entreguerras, entre la caída del Kaiser y el ascenso de Herr Hitler - pero básicamente es como Ud. dice. El estudiar-para-todo es una gran cosa de los alemanes. Acá, entre nosotros, por tradición hispánica, estudia el que no va a trabajar - los doctores de la ley, políticos, escribanos, teólogos - y más modernamente los que dirigirán los trabajos de otros.
Le doy un ejemplo: yo vivo en una cuenca lechera. La inseminación artifical (Inseminar las vacas con pastillas de toros selectos ) es ya una vieja práctica. Los veterinarios saben hacerlo bien, sin mayores pérdidas - cada vez que se hace mal se pierde una pastilla pero, mucho peor, se pierde un mes de preñez - pero veterinarios hay pocos y cobran caro. Los tamberos (gente que hace ordeños) abundan y aprenden a hacerlo mirando a alguien más práctico, y por prueba y error. Todo eso cuesta un montón de plata, hasta que alguien se vuelva realmente práctico, y algunos no alcanzan jamás una pericia mínima.
Todo se soluciona con un curso que lleva... dos semanas. Pero muchos propietarios no lo pagan y a muchos empleados les parece tonto tomarlo.
Igual aprendemos a manejar chocando autos, a operar máquinas probando. Los empresarios que gastan cientos de miles de dólares en un equipo consideran un desperdicio darle horas de entrenamiento a los operarios. El manual de instrucciones se tira por allí y todo queda en manos de la conocida habilidad criolla.
Es esa pequeña eficiencia de hacer las cosas simples bien desde el primer intento gran parte la eficacia alemana.

2 de julio de 2012, 11:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Exactamente, existe un círculo vicioso en la educación vocacional y de oficios que parece imposible de romper: en Chile parte por una concepción equivocada, que considera que es una especie de "educación para fracasados" y que se trata de entregarle un cartón a los pobres diablos para que los consideren mejor. Es el convencimiento profundo que nos viene de España que el trabajo es deshonroso.

Yo he pasado muchos años haciendo clases en Fosis, programas de Chile Joven, a jefas de hogar y cosas parecidas: son todos un monumental engaño, un fraude para que las OTEC saquen lucas al estado, es increíble.

Los cursos no son prácticos ¡son inútiles! llenos de relleno, con cero aporte. Cuando el verdadero aprendizaje se debería hacer en la fábrica, en el campo, en las empresas, no en salas de clase.

Y claro, la república de Weimar (Deutsches Reich) fue entre las dos guerras mundiales, justo antes de Hitler, cuando Alemania tuvo la tremenda hiper inflación

2 de julio de 2012, 11:49

 
Anonymous Anónimo said...

Asi es, la republica de Weimar fue despues de la primera guerra mundial y a pesar del corto periodo de hiperinflacion fue una epoca de gran progreso economico. Las cosas se echaron a perder despues de la crisis de los 30 y que fue instrumental en el ascenso de Hitler.

Hay bastante de cierto en muchas de las cosas que dice Bradanovic, con algunas precisiones.

Sin embargo, es perfectamente posible e incluso probable que "un hijo de obrero deje de ser obrero" asi como un "hijo de dentista termine de electricista". Esto no es visto necesariamente mal por la sociedad alemana pues las carreras tecnicas y especialidades gozan de gran prestigio.

El sistema educacional ayuda, pues todos van a los mismos colegios. Los pocos colegios privados son vistos con gran suspicacia y son para "hijos tontos de ricos" o sectas religiosas.

Respecto a la flexibilidad laboral y sindicatos. La relacion es por supuesto muy diferente. Ayuda que las reducciones de salarios se aplican desde el gerente para abajo y generalmente excluyen al personal con menores ingresos.

Otra cosa interesante, es que en la sociedad alemana, el dinero no es necesariamente medida de exito o prestigio. Otras cosas tienen quizas mas importancia.

Frau Merkel por ejemplo gana menos que nuestro presidente.

MV

2 de julio de 2012, 12:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, mencionas una de las ventajas clave que tienen -a mi modo de ver- los alemanes. A la gente no le averguenza ser obreros o trabajar con las manos como nosotros, cuantas veces he escuchado eso de "quiero que mi hijo sea MAS que yo" como si tener un trabajo "intelectual hiciera "mas" a una persona.

2 de julio de 2012, 12:59

 
Blogger Nervio said...

Es un problema hispanico eso del clasismo y el horror al trabajo manual... amen del vivir de apariencias... hay weones que se horrorizan cuando digo que viajo en micro... (y uno que sabe cuanto tienen y ganan se horroriza de como gastan) en fin.

2 de julio de 2012, 13:49

 
Anonymous Claudio said...

No menospreciar los trabajos manuales, la responsabilidad, y el gusto por hacer un trabajo bien hecho, son las principales características que diferencian a los alemanes del resto. El hecho de que sean buenos para la cerveza y ese tipo de cosas son sólo para la anécdota.

2 de julio de 2012, 13:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Nervio, otro aspecto de eso es que en Chile por ejemplo a nadie le gusta decir exactamente cuanto gana, es muy curioso, pero como la mayoría viven de las apariencias les gusta aparentar más de lo que ganan. Cuando yo he dicho que cuando ando mal vivimos de las quinientas y tantas lucas que gana la Pilar (5 personas) todos se horrorizan y dicen ¡pero no me imagino como pueden vivir con eso! El caso es que muchos de los que se horrorizan viven con menos y haciendo piruetas con el crédito o vacunando. Todos son amigos de los pobres pero a nadie le gusta reconocerse como pobre!.

Claudio, si esas son las características buenas de los Ottos, tienen otras no tan buenas pero se supone que deberíamos inspirarnos de las buenas ¿no?

2 de julio de 2012, 20:09

 
Blogger Maximo said...

Tomás. La clave está en lo que tú dices. Loa alemanes tienen en su ADN, o en su cultura, el hacer bien algo, lo que sea, pero bien hecho. Esa es la clave. Suizos, holandeses, nórdicos, y norteamericanos (los originales), tienen el mismo concepto del trabajo.

Esto tiene relación con tu blog de ayer. La ética de trabajo calvinista y luterana, vs la “ética” del no-trabajo católica. Así comienza todo. (Hay puritanos y puritanos), los “progres” actuales son “callampa-puritanos”.

Un dato para el que no lo sabe, los inmigrantes que colonizaron el oeste en USA (siglo XIX), eran en su gran mayoría alemanes y escandinavos. Otro dato, en Suecia y Dinamarca, tampoco hay sueldo mínimo, y son Países tremendamente desarrollados.

2 de julio de 2012, 20:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Maximo, hay toda una teoría con eso de la ética calvinista y los nórdicos, creo que de Max Weber, al que nunca he logrado leer más de una página. Aunque reconozco que hay mucha coincidencia yo no estoy muy seguro de esa relación, me acuerdo que en a principios de los ochentas se decía algo parecido de los japoneses y cuando trabajé con ellos durante algunos años me encontré que eran mas mentirosos y mauleros que nosotros.

Esa teoría de la "ética del trabajo" es respetable y puede tener fundamento, pero yo he conocido a mucha gente de todo el mundo y parece que al final somos sumamente parecidos, probablemente hay tantos sinverguenzas y flojos en Alemania como en Chile, pero la historia y todo eso los ha hecho más exitosos.

No hay que olvidarse que los nordicos no siempre tuvieron desarrollo económico. Mi papá estudió en Hamburgo entre 1902-1906 y contaba que eran países pequeños y miserables. Los alemanes que llegaron al sur de Chile lo hicieron arrancando de la miseria y el hambre, claro que acá tuvieron mucho éxito, tal como lo han tenido chilenos que emigran.

Parece que muchos países tienen la misma capacidad de recuperación en la medida en que se deje en libertad económica a las personas, es cuestión de ver como se recuperó Chile después del 73. Uno de los pocos casos de recuperación sin libertad económica fue la Alemania nazi, pero hay que tomar en cuenta que le robaron todo y mataron a millones de judíos, algo debe haber ayudado eso.

2 de julio de 2012, 20:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pensándolo bien, tal vez tengo un prejuicio contra la ética de los alemanes, porque cuando yo era chico había un alemán amigo de nuestra familia llamado Beppy, que había peleado en la guerra, pero después salió que era un estafador y nos vacunó con plata.

Mi mamá prometió que al primer perro que tuvieramos le iba a poner Beppy y así ha sido hasta el día de hoy que voy por el Beppy 6 más o menos.

El Beppy alemán era bien divertido, le habían reemplazado parte del cráneo con una placa de metal y parece que a veces le dolía y le venía la furia alemana le daba por romper todo y pegarle a su señora.

2 de julio de 2012, 21:56

 
Blogger Maximo said...

Supongo que la "cosa" que tienes de allegado no se llama Beppy. El no tiene culpa de nada. Pobrecito.

2 de julio de 2012, 23:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Tengo tres perros en la casa! Una husky que se llama Tania, un qiltro (no le da ni para chilean terrier) que se llama Beppy y la cosa (perro-de-peluquero) que no le he puesto nombre todavía. Como buena casa de pobre, con hartos perros.

2 de julio de 2012, 23:04

 
Anonymous Anónimo said...

Se te quedo en el tintero el famoso Departamento Universitario Obrero Campesino de la UC. Que hoy los cuicos le llaman DUOC.

3 de julio de 2012, 00:39

 
Anonymous Anónimo said...

Yo debí haber nacido en Alemania; allá sí sería carpintero/tornero, y sería una de las personas más realizadas del mundo. Rescato lo que dices acerca del respeto y autoridad de los oficios; existiendo esto todos son autoridad o pueden llegar a serlo, desde el que barre hasta el que planifica territorios o diseña/ejecuta políticas de estado.

Nunca he comprado el estereotipo del hijo universitario que realiza a sus padres que no lo fueron; esa imagen es nefasta para los países.

Otra cosa que me imagino debe ser propia de estos tipos alemanes debe ser el tener claro para u´qe fin hacen lo que hacen y se concentran a ese fin; de otra manera no se puede avanzar; el voluntarismo del trabajo es una de las estupideces más grandes del mundo; sacarse la mugre porquer hay que sacársela; hacer como que se trabaja; darse latas y rutinarias labores para permanecer en un estado laboral de flotación; cosas estúpidas que suceden cuando no hay concentración a un solo fin, a un solo sentido, y volvemos al esplendor de cada uno y de todos los oficios; desde ese esplendor se pueden honrar de mejor manera las "labores", y no pensando en"por qué no fui ingeniero; yo quería ser doctor; puchas qué lindo habría sido recibirme de arquitecto"

J&1/2

3 de julio de 2012, 09:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Justamente esa idea nefasta "quiero que mi hijo SEA más que yo" es la que friega a las sociedades. Esa relación que se hace entre tener cierto título universitario y "ser más" es una de nuestras peores desgracias.

No solo para los que se ven menoscabados por no tener el título, sino principalmente por el montón de pobres diablos que se creen el cuento, y se creen que "son más" porque tienen tal título o fueron a tal universidad. La mayoría de esos son profesionales mediocres, que ni disfrutan de su trabajo pero que estudiaron por egolatría y para sentirse superiores a otros, son una pena.

3 de julio de 2012, 09:54

 
Blogger Ariel said...

Se que entro bastante tarde a los comentarios, pero quisiera agregar algunas anécdotas y puntos adicionales.
En la discusión del protestantismo y los países católicos, se indica que para los primeros, el trabajo se considera una bendición de Dios y para el protestante a lo menos el de las líneas luteranas y calvinistas, el que trabaja que lo haga pensando que el fruto que de es para honrar a su Dios. Para el católico, el trabajo fue el castigo que dio Dios al hombre a través de Adán por su desobediencia.
El lenguaje también tiene mucho que ver puesto que nuestra lengua latina incluye mucho los doble sentidos con los cuales enmascaro lo que se está diciendo, metáforas y otras cosas.
En Arica, hubo un tiempo en que los estudiantes se peleaban por entrar al liceo politécnico y eran bien vistos por el resto de la población, hasta que se empezaron a dejar de la do los colegios polivalentes, transformándolos en lugares en que hoy muchos se avergüenzan por ir. A nivel político, ya la gente no cree en los anuncios puesto que son muy llamativos, pero por lo general llegan a muy pocas personas los beneficios y en muchos casos esas personas pertenecen a las mismas colectividades de quienes hacen los anuncios, lo que hace que el ciudadano se sienta con derecho a defraudar también. A aquel que diseña, le encantaría hacer su trabajo muy bien y prolijo pero no puede hacerlo porque nadie le pagará por ese mayor esfuerzo, además la competencia también presentará bajos precios y productos de calidad media a baja. Una vez pregunté por el diseño de una gran represa en el sur que beneficiaba a una pequeña población y pregunte a que se debía eso; Rpta: Es un compromiso político, es decir muchas de las decisiones del país son políticas y no técnicas otros ejemplos son los paraderos diferidos de recoleta, que nunca funcionaron, las calles que supuestamente se pavimentan para que duren 30 años y no sobrepasan los 5, etc. Así como yo no creo cuando los médicos indican en la gran mayoría de los casos en que no pueden mejorar a un paciente, le dicen que su problema es genético, asi mismo yo no creo cuando se dice que el chileno es como es por el hazar de los genes.

8 de julio de 2012, 23:35

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas