Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Un experimento muy interesante

miércoles, 1 de mayo de 2013


Y empezó a la última semana del curso de Behavorial Economics con Dan Ariely, que es el curso más entretenido que he tomado en Coursera y el que me ha dado más ideas. La verdad es que no le creo nada a sus experimentos, me parecen bastante flojos, pero da lo mismo. Nunca me han convencido los métodos "científicos" en ciencias sociales.

Esta semana nos toca las emociones. Básicamente dos sistemas conviven dentro de nosotros: el racional que está en la corteza superior del cerebro, que calcula costos y beneficios, y el límbico que está en la profundidad y es el que controla las emociones. Bueno, esa es una enorme simplificación pero nos sirve. Con la corteza superior razonamos, analizamos, calculamos y sobre todo racionalizamos, que es el proceso de enmascarar nuestras emociones para hacerlas pasar ante nuestros ojos como razones. Con el sistema límbico odiamos, sentimos miedo, resentimiento, nos enamoramos y caemos en tentación, entre muchas otras cosas. Gran parte del curso se trató de la irracionalidad así es que las emociones son el cierre perfecto.

Nuestro sistema límbico es bastante similar al de una rata, un perro o cualquiera de los mamíferos superiores y es la corteza superior la que nos diferencia de las bestias. Los animales tienen emociones pero muy poco o nada de razonamiento. Por eso solo nosotros somos capaces de crear, mentir, hablar y otras habilidades complejas que las bestias no tienen.

Una característica de las emociones es que son automáticas y no están sujetas a cálculo, también son de muy corta duración a pesar que cuando las racionalizamos creemos que van a durar para siempre. La verdad es que las emociones agradables y desagradables duran muy poco. Normalmente sobreestimamos el sufrimiento y la alegría.Cuando nos pasa algo muy malo creemos que vamos a ser infelices para siempre y si nos ganamos la lotería pensamos que seremos felices por el resto de nuestra vida pero no es así, en ambos casos después de un corto tiempo nos adaptamos y volvemos a sentirnos igual que siempre.

El consumismo es una manifestación interesante de eso y yo o estoy viviendo ahora mismo, en primera persona. Hace como un mes compré por encargo en USA una grabadora de sonido Zoom H1 que pienso que será la solución a muchos de mis problemas para producir videos. Casi todos los días paso horas mirando las especificaciones y las pruebas de sonido en Youtube y antes de dormirme paso mucho rato pensando como la voy a usar. Pese a que todavía no la tengo la conozco de memoria y fastidiaba a cada rato a mi comprador apurándolo para que me la enviara.

Finalmente hoy recibí el aviso que había llegado, pero la oficina de Tur-Bus ya había cerrado y mañana es feriado, lo que significó un mal rato que ya pueden imaginar. Pero pensándolo bien ahora que tengo la expectativa es cuando más la disfruto, estoy seguro que cuando la tenga en mis manos no va a ser gran cosa. He tenido esa experiencia muchas veces antes. Luego será otra cosa: iluminación, algún accesorio para la cámara, siempre hay algo más.

Vivimos entre estos dos sistemas, la emoción y la razón. Cuando tomamos una decisión, estos sistemas no colaboran sino que normalmente uno se impone al otro y el que se impone casi siempre es la emoción, mucho más antigua y poderosa en términos evolutivos.

Ariely relata un divertido -y cuestionable- experimento que hizo con alumnos de la Universidad de Duke, referido a como afecta la exitación sexual nuestra toma de decisiones. Resulta los hizo llenar un cuestionario con preguntas sobre como sería su comportamiento sexual en áreas como comportamiento sexual no estandar (incesto, zoofilia, etc.); sexo riesgoso (sin condón) y comportamiento inmoral (como por ejemplo emborrachar a la pareja o forzarla a tener sexo).

Pero esta encuesta la hizo dos veces, primero en una situación fría, con el alumno respondiendo en su computador en la sala de clases. Para el segundo experimento respondieron solos en su cuarto, se les proveyó de la mejor pornografía y les dieron instrucciones para que se "estimularan" mientras respondían. Bueno, como imaginarán las respuestas fueron muy diferentes en ambas situaciones.

Que experimento más interesante, me habría encantado participar, aunque igual podría tratar de replicarlo en interés de la ciencia. La cosa es que el sexo es una de las emociones más poderosas que tenemos y cuando esta emoción toma el control y la racionalizamos no cuesta nada comportarse de manera muy diferente a nuestro comportamiento normal. Con esos experimentos estoy empezando a considerar en serio ir a estudiar Economía del Comportamiento, demás que vale la pena.

12 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Las sectas, las guerras o las patotas del futbol demuestran que quitado el barniz civilizatorio el hombre hace cualquier barbaridad. Lo de los estudiantes de Ariely tras un poco de pornografía sólo es el inicio. Como escribió Alberdi en "El crímen de la guerra" en la guerra se le pide al ciudadano que haga todo que lo en la vida normal es un crímen: matar, violar, saquear, pero resulta que la "adaptación" al nuevo trabajo es instantánea. La "razón" no sólo es lógica, antes aún es el cultivo de la represión a las conductas inmorales.
Por cierto Alberdi escribió "el crímen de la g.." protestando por la guerra del Paraguay que no le gustaba y eso me lleva a un tema en el que le quiero pedir auxilio. Esa guerra escondió una rebelión del viejo partido Federal: algunos federales se fueron a pelear del lado paraguayo pero en el Oeste argentino hubo una rebelión importante. "La Revoución de los Colorados" que llegó a dominar varias provincias y obligó a desviar tropas del frente para reprimirlas.
Un caudillo, Felipe Varela, recibió la ayuda de un oficial o montonero chileno, Estanislao Medina, que venía con oficiales y soldados chilenos bien armados con armas modernas de repetición. Unos 150 hombres, una unidad pequeña pero muy eficiente en varios combates de esa revuelta. Según una tesis no confirmada de algún historiador argentino un oficial chileno sin autorización de Santiago estimó buena idea armar a los conjurados.
El caso es al final Varela envía a Medina y su gente de vuelta a Chile y él mismo termina exilado en Atacama, donde muere.
Estos episodios marginales de la Historia son los que más me interesan ¿sabe de algo así? En la Web hay muy pero muy poca información.

1 de mayo de 2013, 07:41

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, creo que en las guerras se necesita más motivación porque al fin y al cabo no son causas personales, mucha gente pelea obligada y aunque dispone de más medios normalmente les interesa más sobrevivir y defenderse que matar enemigos.

Contra eso, creo que fue el Kayser Guillermo II en la primera guera mundial, el que inventó los ataques a población civil, el uso de gases y otras acciones que desencadenan indignación en los soldados. Las guerras versallescas entre ejércitos hoy no funcionarían, siempre deben haber muertos y mutilados civiles para que los soldados se motiven o se asusten personalmente.

Los bombardeos masivos o el uso de armas atómicas fueron un refinamiento de ese principio.

¡Que historia fascinante la de Felipe Varela y E. Medina! estuve leyendo en la web y encontre varios relatos como Este que está muy bueno y Este otro que cuenta las aventuras de Varela en Atacama Mi ignorancia en historia es increíble, ni tenía idea de estas guerras.

1 de mayo de 2013, 10:17

 
Blogger Ulschmidt said...

Tomas, no se como hizo para encontrar ese material pero se lo agradezco. La realidad de estos personajes "binacionales", en realidad casi atacameños o puneños, es que tenían una fase a cada lado de la Cordillera y en una juntaban fuerzas para actuar luego en la otra.
La construcción de las historias "nacionales" hace luego que se parta o mutile el costado que "no corresponde" en cada literatura oficial.

1 de mayo de 2013, 13:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo pensaba que el establecimiento del federalismo en Argentina había sido más o menos tranquilo, pero veo por las historias que estuvo lleno de guerras internas. Algún día me voy a dedicar a leer la historia de otros países en América Latina, mi conocimiento sobre eso es muy superficial.

Ahora que me acuerdo, en su excelente libro "Recuerdos del Pasado" se refiere a su amistad con el huaso Rodriguez, jefe militar de San Rafael "brazo derecho de Aldao y terror de los unitarios", ese capítulo es muy bueno y se puede ver en este link

1 de mayo de 2013, 14:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Me imagino que los que vivimos en Arica y Tacna somos también más o menos binacionales y nos conocen en cada lado por razones completamente distintas ;D

1 de mayo de 2013, 14:26

 
Blogger Maximo said...

Tomas. Hoy fue el dia del trabajo, pense que me toparia contigo en la Alameda.

1 de mayo de 2013, 19:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Día de la infamia querrás decir. Como pueden celebrar algo tan innoble!

1 de mayo de 2013, 19:36

 
Blogger Ulschmidt said...

Interesante lo de Pérez Rosales. Las guerras civiles efectivamente estallaron en 1814, en plena guerra de Independencia (de hecho le quitaron viento al esfuerzo independentista, San Martín hubo de pasarle el mando a Bolívar allá en Perú por falta de refuerzos) y no terminaron de verdad hasta la década de 1870. En el interín hubo dos o más países muchas veces. Mi provincia, por caso, perteneció a una Liga que incluía al Uruguay y a otras provincias, luego fue cuasi-independiente (y hasta tuvo breves relaciones diplomáticas con Chile), luego perteneció a la Confederación Argentina - separada de Buenos Aires - y por último a la República actual.
Cuando todo eso terminó vino el aluvión inmigratorio y el país se "extranjerizó" por varias décadas más.
Por eso el patriotismo argentino es bastante laxo y mas bien futbolístico, muy distinto de Chile, que es mucho más coherente.

1 de mayo de 2013, 19:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Cierto, Argentina es el país más europeo de América Latina, ha tenido una inmigración enorme a diferencia de Chile que en comparación es casi endogamico jaja, acá somos todos medio parientes.

1 de mayo de 2013, 20:52

 
Blogger Ulschmidt said...

Eso es un poco mito.
"...fue corroborado por Daniel Corach mediante un estudio que concluyó que el aporte genético via paterna es del 94,1% europeo, 4,9% indígena y 0,9% africano, mientras que el aporte via materna se determino que el 53,7% provenía de etnias indígenas, un 44,3% europeas y 2,0% africanas..."
O sea mas de la mitad de los argentinos tienen una madre ancestral indígena, las que se unieron a los primeros españoles y también, cuatro siglos luego, fueron muchas mujeres mestizas compañeras de los gringos que migraban solteros.
Las razas indígenas argentinas eran altas y de tez pálida - los pámpidos - en algunos casos eran barbados y tenían ojos verdosos (los comechingones). Eso contribuye a confundir con el aporte europeo.

1 de mayo de 2013, 21:41

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah me acordé de las lindas charapitas de la Amazonia Peruana, uhhhh...

(agua que no has de beber, déjala correr)

1 de mayo de 2013, 22:24

 
Anonymous Anónimo said...

En relación a lo que es tener cosas nuevas esperadas, ansiada, te cuento que casi nunca me compro nada demasiado interesante o "espectacular". Me abstengo de gastar demasiado en objetos de deseso tecnológicos y cosas así pues comparto contigo la opinión de que volvemos a nuestro centro cotidiano con o sin las cosas que deseamos más.

Pero cuando elijo comprarme algo, lo hago con todas las ganas y deseos de aprovechar/disfrutar al máximo la inversión.

Cuando hace unos años me compré mi primer laptop de inmediato me puse a publicar libros en ISSUU, pero de inmediato, así como instantaneamente.

Posteriormente, hace poco tiempo me compré un Kindle DX, que es un objeto completamente distinto a lo que es un tablet, pero que tiene un poder de seducción tan poderoso como inversamente proporcional es su comportamiento.

Es lento, es limitadísimo; es risible la capacidad de navegación On LIne que puedes realizar; es casi absurda, "ochentera" y estoy siendo generoso; es en blanco y negro, pero lo télúricamente maravilloso que tienes es algo sin chispas, ni estallidos, ni "wow", ni nada por el estilo.

La cosa es muy simple; está hecho para llevar a cabo una lectura de páginas de libros a través de impresiones digitales de las mismas; lo que lees no son imágenes simuladas y relampagueantes de algo que parece una página impresa; el Kindle te imprime cada página en un sistema de tinta líquida y celdas que se llenan o vacían de ese líquido; y lo que lees lo lees en un sustrato absolutamente estático, como si fuera una hoja de imprenta; tal hecho es tan poderoso que simplemente te absorve y te obliga a seguir leyendo, pero disponiendo de miles de libros en un solo dispositivo.

Nunca había leído tanto en mi vida, y ahora, cuando tomo libros impresos en papel de árbol, los considero una molestia, pues son de a uno, pesan como el carajo y disponemso ni siquiera de decenas de posibilidades de lectura.

Cuando el invento de papel digital evolucione, la cosa será impresionante.

Como verás, quien tiene fundadas razones para ir haciendose de objetos de deseo, se satisface con poco y contado. Distinto es quien va surfeando de ola en ola, así como para olvidar que desde sí mismo no tiene demasiado qué hacer con las cosas, y deja que las cosas se encarguen de llenar esos vacíos interiores por medio de relámpagos de teconología, de sensaciones tecnológicas de poder y capacidad.

Cada día más me convenzo que los medios disponibles, tecnológicamente hablando, nos tiene más que satisfechos hace décadas para quienes tenemos, en verdad, cosas qué saacr afuera dentro de una normalidad convencional. Por supuesto que los supercomputadores y los mejores telescopios y todas esas cosas son para científicos de punta, poca gente en realidad pero, analíticamente hablando exel hace demasiado tiempo que copó las necesidades de la mayor cantidad de seres humanos vivos (y muertos también).

Una cosa es producir, inclusod esde el ocio, y otra cosa es cubrir la incapacidad de producción con petardos que adquirimos a modo de vestuario.

Saludos.

A ver, adivina quien hizo este comentario.

:-)

2 de mayo de 2013, 09:45

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas