Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

¿Y cuando se jodió Chile?

jueves, 2 de mayo de 2013



Estaba dando una ojeada nuevamente al libro Conversaciones en la Catedral de Mario Vargas Llosa, no es el que más me gusta pero tal vez es el mejor escrito de todos, soberbio, nada que decir. El estilo de escritura de Vargas Llosa se acomoda muy bien a mi manera de leer, yo leo muy rápido y Vargas Llosa escribe en ráfagas, es cinematográfico y nunca pierde el ritmo. Que gusto es leer sus novelas.

¿En que momento se jodió el Perú? es la línea más conocida del voluminoso libro, cruzado por los malos olores. En 1969, cuando salió la primera edición, parecía que el Perú siempre había estado jodido e iba a seguir así hasta el fin de los tiempos. Algo parecido al sentimiento de hoy en Argentina o Venezuela, pero nada es eterno, ahora el Perú está muchísimo mejor gracias a unas pocas cosas que se hicieron hace más de 20 años. Somos países montaña rusa, que necesitamos tocar fondo para volver a levantarnos cada tantas décadas. Bueno, la propia Europa y Estados Unidos tampoco lo hacen muy diferente, parece que la estabilidad no es una característica de la naturaleza humana. Tal vez nosotros mismos en unos pocos años más estaremos discutiendo en que momento se jodió Chile, no sería raro.

También estuve releyendo La Muerte en Venecia de Thomas Mann. Que libro más repugnante, lo peor es que en cierto modo se identifica con cosas que pienso a veces. Ah no se asusten porque no me he puesto pedófilo ni me gustan los hombres, aunque ese sentimiento de decadencia, donde todo alrededor se va pudriendo se me ha cruzado un par de veces. Igual como el fierro se oxida y la madera se pudre nosotros nos vamos descomponiendo, justo con las cosas a las que nos habíamos acostumbrado.

Vivir en un país donde tomar un par de cervezas en el auto puede ser motivo de infamia pública es cosa my triste, la epidemia mundial de hipocresía políticamente correcta ha sido peor que la peste negra. No se como llegamos a esto, pero las cosas cambian, que hacer. Ah mejor no sigo porque seguro que llegaré al reclamo común de los veteranos: que todo tiempo pasado fue mejor. ¡Claro que todo fue mejor, mocosos malditos!.

Que manera de andar depresivo, debe ser porque se termina el otoño, todavía no ha amanecido ni un día nublado, pero cuando se empiece a nublar, ahí si que me van a venir los monos, acuérdense nomás. Mejor no sigo escribiendo tonteras y los dejo con los videos de descarte, mientras aprendo a usar la maldita cámara, los subo a Youtube para poder borrarlos del disco duro. Echando a perder se aprende, dicen,. ojala que sea cierto.

14 Comments:

Blogger Nervio said...

despues de la guerra civil de 1891 ... cuando el mejor negocio de chile fue prestar plata, y los parlamentarios dejaron de trabajar ad honorem y cobraron sueldo.

Mi muy humilde opinion

2 de mayo de 2013, 09:55

 
Blogger Nervio said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

2 de mayo de 2013, 09:55

 
Anonymous Sigfridus said...

Ahhh...yo también opino lo mismo, creo que fue Balmaceda el único empeñado en forma sincera en desarrollar un país moderno, educado y casi primermundista. Después de Balmaceda, el país se chingó, lo chingó Allende, lo chingó Pinochet y seguimos chingados.

2 de mayo de 2013, 11:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Nervio, Sigfridus, ahí fue cuando aparecieron los proto-radicales. Antes la política era un asunto de millonarios o parientes de millonearios, hasta Balmaceda las elecciones eran una charada y los presidentes se elegían en el Club de la Unión entre los dueños de Chile (creo que Matte inventó la frase para los millonarios conservadores) hasta esa época las cosas se hacían más o menos bien y con patriotismo: Prieto, Bulnes, Montt y Anibal Pinto fueron grandes presidentes (todos parientes míos, menos Prieto, por eso les hago barra).

Luego la pandilla llegó con "el champudo" de Balmaceda, que fue un antecesor de Allende (este lo admiraba tanto que hizo una serie de TV durante su gobierno con Nemesio Antunes actuando como Balmaceda). La idea de Balmaceda era muy parecida a la de Allende en cuanto a tomar el poder total, era similarmente incompetente y vanidoso.

Desgraciadamente la historia recuerda los discursos y olvida las acciones, su ministro del interior Godoy Cruz instaló una policía secreta con régimen del terror y persecuciones, cuando se vio acorralado quiso eliminar al parlamento opositor y allí empezó la guerra civil. Balmaceda y Allende fueron dos que quisieron lo mismo: el poder total por la fuerza y murieron igualito. Ahora todos recuerdan su linda oratoria, probablemente en unas décadas más cuando no quede gente que recuerde lo que fue la UP también se van a acordar de Allende por sus floridos discursos.

Doc, no puedo dejar de comentar algunas cosas interesantes que dice. Justamente la carrera loca por tener "lo último" es la parte fea de la tecnología, empresas como Apple han ganado millones con eso. He escuchado del Kindle pero nunca lo he visto y yo tampoco me acostumbro ahora a leer libros, la característica que más me desagrada de los libros es que hay que comprarlos ¡en Internet en cambio los tengo gratis!

A propósito ¡ya me llegó la grabadora! estoy como niño con juguete nuevo, hoy ha sido un día de excelentes noticias.

2 de mayo de 2013, 13:55

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas, es curioso, pero algo similar a lo que expusiste en tu último aporte me está sucediendo a mí y no me lo esperaba. Bueno, por algo congeniamos y me limito a eso, sin opinar de los comentarios.

Me ayudaste a no creerme un esperpento irracional. ¡Gracias!

2 de mayo de 2013, 14:18

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo lo atribuyo al clima, hoy amaneció nublado y el pesimismo como que fue un presagio. Lo malo no está en lo que pasa sino en la cabeza, si hay sol me divierte la decadencia pero con días nublados todo se va al diablo.

Debe ser un sindrome que nos viene a los desérticos cuando empieza a amanecer nublado :D

2 de mayo de 2013, 15:43

 
Anonymous Wilson said...

Chile no se ha jodido, todavia...
Pero despues de la Gordi hablamos

2 de mayo de 2013, 19:35

 
Blogger Ulschmidt said...

Hay algo en los Vargas Llosa que me fastidia con respecto a la política. Por supuesto Mario es un escritor de los grandes y tener uno así vale más que unos cuantos presidentes. El hijo, en cambio, que sólo vive de la sombra del padre y pontifica el doble que él, me resulta intragable.
Está esa cosa como de cultivar el autodesprecio latinoamericano, nunca tan bien revelado como el título aquel del "Perfecto idiota.."
"Cuándo se jodió el Perú" a mí no me parece ninguna frase feliz y Vargas Llosa tiene infinidad de mejores. No me parece que un país omo el Perú se pueda joder nunca con la historia que tiene. ¿Qué son unos siglos de relativa decadencia? Nada. Está en el devenir de todas las naciones que han perdurado.

2 de mayo de 2013, 19:52

 
Blogger Nervio said...

los chiches

:D


el mayor placer es esperar que lleguen!

2 de mayo de 2013, 20:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Cierto Wilson, todavía no se jode, y nadie sabe lo que puede pasar a futuro, hay que esperar y ver.

Ulshmidt, Vargas Llosa es un gigante como novelista y un muy mal ensayista y político, del hijo casi no conozco nada lo único que se que es columnista político o algo así en USA.

Esa frase ¿cuando se jodió el Perú? hay que verla en su contexto, la novela fue escrita en los sesentas que fueron años de tremendo pesimismo. Perú tuvo una historia política horrible desde antes de la Guerra del Pacífico: gobiernos estúpidos, desunión, ladrones megalomanos, era un poco parecida a la historia de Bolivia.

A muchos peruanos les imporatba un carajo la civilización Inca o los Moches (que tampoco fueron paraísos que digamos) sino la impotencia de ver al país capturado por una manganada de sinverguenzas. Basta una generación para pensar que todo está perdido, especialmente si es la generación en que uno está viviendo.

Recuerdo en los ochentas la frase que más se repetía en la prensa peruana era "¡Pobre Perú!" eso era lo que se llama estar jodido. En otros países se toman con más calma estas cosas pero en Perú habían llegado al extremo.

Lo del perfecto idiota latinoamericano yo lo comparto completamente: creo que los latinos somos maravillosos a nivel personal, uno a uno, pero la basura más grande como colectivo, especialmente como votantes, políticos o líderes de lo que sea. Desde nuestros padres de la patria hasta los próceres actuales hay que buscar con microscopio alguien que valga y los votantes no son mucho mejores.

Los que votan son la verdadera causa de todos los problemas, no los que salen elegidos.

2 de mayo de 2013, 20:25

 
Anonymous Anónimo said...

jaja me causa gracia este comentario "Debe ser un sindrome que nos viene a los desérticos cuando empieza a amanecer nublado"...Un 99.9% del litoral peruano es desierto alberga a 16 millones hab. y son lo más alegres a diferencia de los andinos. Reconozco que yo tengo la misma sensación acerca del invierno

3 de mayo de 2013, 15:28

 
Anonymous Anónimo said...

Hasta 1969 (Velasco Alvarado) el Perú era gobernado por millonarios que elegían al presidente peruano y estos eran pura pantalla, porque los otros los manipulaban. Y como dice Bradanovic estos millonarios (no todos los peruanos) les importaban un carajo lo que pasara en los andes o la selva. Por eso en el Perú no existe 1 ó 2 partidos y siempre gana un outsider, porque a esos grandazos los peruanos ya los conocen, ¿porqué no ganó Vargas LLosa? Porqué se alió a grandes empresarios angurrientos ya conocidos, porque no ganó Lourdes Flores Nano ¿3 veces candidata? Porque representa a los mismos empresarios.

3 de mayo de 2013, 17:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es cierto anónimo, hay en Perú un odio muy fuerte hacia las clases altas y los empresarios, tal vez me equivoque pero mi impresión es que han tenido una oligarquía de la peor calidad humana en toda la historia, parece que los virreyes y sus cortes no dejaron buena aristocracia, la mayoría son medio bandidos.

Acá en Chile los ricos han sido históricamente más responsables, hay una lista muy larga de millonarios filántropos como Juana Ross de Edwards; Pascual Baburiza; Federico Santa María; Carlos Van Buren; MAnuel Portales Palazulos; Candelaria e Isidora Goyanechea; Luis cOusiño; Benedicto Chuaqui y muchos otros.

Creo que los mejores gobiernos que ha tenido Chile han sido de distintas tendencias conservadoras: Prieto; Montt; Pinto; Bulnes, etc. porque en general los ricos acá son de primera o segunda generación, no hay aristocracias duraderas por lo que no alcanzan a corromperse, a la tercera generación ya están en la ruina :D

3 de mayo de 2013, 22:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

En Perú y Bolivia la mejor gente, para mi gusto, está de la clase media a pobre. Son los más alegres y leales, la amistad con criollos vale más que plata en el banco, yo me identifico harto con las clases media y popular del Perú, no así en Chile donde -al menos en mi experiencia- los ricachones son mejores personas. Nuestro país es de arribistas así es que mientras no llegan a la prosperidad la mayoría son envidiosos y tiran de la chaqueta al que trata de destacarse.

3 de mayo de 2013, 22:35

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas