Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Ganar por suerte

martes, 6 de agosto de 2013


Por fin terminé mis dos primeros cursos online. He estado en eso durante bastante tiempo y ya tengo algo más o menos listo para que lo ofrezcan. El primero es el Manual del Pequeño Empresario y el otro es un curso de proyectos dictado por Daniel Viera, vamos a ver si le puedo sacar algunas lucas pero he aprendido mucho haciéndolos y todavía me queda un montón por aprender. Solo hice una pequeña parte del curso que tenía en texto en Internet y si nos va bien haré la segunda parte. Por mientras lo dejaré abierto durante un tiempo para que el que quiera lo revise y me avise si le encuentra una falla o algo que no corresponda, Lo pueden ver AQUI.

Cuando quede un poco más desocupado voy a rehacer el curso de Visual Basic para aplicaciones porque ahora que lo veo lo encuentro muy malo. Creo que puedo hacer algo mejor que eso, pero fue lo primero que intenté y de alguna manera me sirvió para romper el hielo. Yo no creo mucho en la planificación, en el estudio ni en hacer bien las cosas, prefiero el método chileno: entusiasmo y echarle adelante aunque las cosas salgan malas, porque echando a perder se aprende. Las pocas cosas que se hacer bien las he aprendido con la práctica y haciéndolas mal cientos de veces, hasta que al final empiezan a funcionar.

En el curso de Evaluación de Decisiones Estratégicas de Patricio del Sol finalmente llegamos a la parte que me interesaba que es la parte estratégica de la toma de decisiones, donde hay unos conceptos que desde el principio me llamaron la atención. El primer concepto es ganar sin competir, ganar por suerte.

Este parte de la base que las decisiones acertadas no garantizan buenos resultados y que la buena o mala suerte juegan un papel cada vez más importantes en la toma de decisiones estratégicas. Ante esto el enfoque tradicional dice que como no podemos controlar el azar, mejor nos olvidemos de él y actuemos como si no existiera concentrándonos en lo que si podemos controlar.

Así, el "factor C" es ignorado y todos los análisis se concentran solo en lo que es racional y cuantificable, lo malo es que esta es una actitud irreal, similar al avestruz que entierra la cabeza o al niño que se tapa los ojos para no aceptar algo que ve y no le gusta. Pero la buena o mala suerte sigue estando allí, nos guste o no, no sacamos nada con ignorarla o decir de manera petulante "yo fabrico mi propia suerte", que es una de las frases más estúpidas que conozco.

La receta de Del Sol -como yo la entendí- parte por lo clásico: primero cuantificar y hacer el análisis de costos y beneficios usando el VAN u otros métodos de valorización, eso nos da un primer filtro de que por lo menos -desde el punto de vista financiero y en las condiciones dadas- la decisión es o no conveniente. Seguramente por eso la tarea consistió en hacer un borrador completo de la evaluación aunque esté incompleto. En verdad yo creo que un análisis puramente financiero para una decisión compleja siempre estará incompleto y debe ser solo parte de lo que hay que tomar en cuenta.

La otra parte -según yo lo entendí- es la que incorpora la suerte. Entonces recomienda tomar decisiones flexibles, incrementales en la medida de lo posible para que den espacio para responder a los eventos del azar. Luego lo importante de tomar en cuenta las estrategias mayores en que se enmarca la decisión, que pueden ir contra los resultados de la evaluación financiera del VAN. Tomar en cuenta la sustentabilidad del negocio en total, que puede ser amenazada o fortalecida con la decisión específica y los compromisos irreversibles, que deben ser especialmente analizados en números y cualitativamente.

"Porque creo más en la suerte inteligente que en la suerte estúpida, mi receta para ganar por suerte es tomar buenas decisiones. Las buenas decisiones no implican buenos resultados, enseña la literatura de análisis de decisiones bajo incertidumbre. En este mundo incierto la suerte se antepone, cada vez con más fuerza, entre las decisiones y los resultados. Tus buenas decisiones, aunque no te hacen inmunes a la mala suerte, son la mejor protección posible contra los malos resultados"

Creo que en ese párrafo está la receta del curso y la comparto con una sola reserva: solo sirve para empresas grandes y negocios que ya están funcionando. No sirve para la creación ni el crecimiento de negocios en sus primeras etapas. La mayor parte de los negocios nuevos de éxito se basan en ideas y decisiones estúpidas, contra todas las probabilidades. La estrategia de Google -que hoy les parece a todos tan genial- en su momento fue una idea estúpida y estoy seguro que los creadores de Google nunca tuvieron idea de donde iba a venir el valor realmente de su empresa.

Facebook es otro ejemplod e proyecto estúpido, casi desde cualquier punto de vista y no habría pasado ninguna evaluación financiera ni estratégica decente ex-ante. De hecho después de muchos años Facebook todavía no es un negocio rentable y su dueño llegó a millonario solo en base a las expectativas y el entusiasmo de los inversionistas.

Hay cientos de ideas estúpidas, que no toman en cuenta los riesgos ni los flujos, que han hecho millonarios. Está la industria de gafas de sol para perros, medias panty sin pie y muchas más. En Chile del siglo 19 hubo un tipo que era el hazmerreir de toda la "inteligencia" de Santiago, le decían "el loco del burro" hasta que se hizo millonario con la minería del cobre ¡quien iba a imaginar que alguien se haría millonario buscando cobre, cuando todas las fortunas se hacían en base a la plata o el salitre!.

Gracias a este curso me queda mucho más claras las diferencias económicas funadamentales que existen entre los pequeños y grandes negocios, entre los que empiezan y los que ya están bien establecidos. Creo que es un curso que me estásirviendo muchísimo para darme cuenta de algunas cosas que solo tenía como intuiciones.

16 Comments:

Blogger Nervio said...

por cada mil tipos que se sacan la cresta por una idea, habran dos o tre urmenetas

:D


pura suerte y porfia

http://floradechile.cl/glossary/urmeneta.pdf

6 de agosto de 2013, 16:50

 
Blogger Rodrigo L. said...

Que increíble la Historia de Urmeneta..la había leído hace un par de años, la vuelvo a leer hoy y la encuentro increíble...casi un mito. De seguro en la actualidad hubiese el blanco de muchas frases cliches a aquellos que han dejado su vida en construir un imperio...hace unos dias leia la historia de Walton otro gran visionario y trabajador incansable que nos lego el Imperio WalMart...siempre he tendido a pensar que antes hubiese sido mas facil ser millonario...dicen que el mundo esta lleno de oportunidades pero aun asi creo que hoy es mas dificil poder lograr hazañas como estas. Que lastima que en los colegios no se enseñe la vida y legado de Urmeneta.

6 de agosto de 2013, 17:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así nomás es Nervio: uno o dos de cada mil, pero esa es la gracia ¿no?. Suerte y punche.

Rodrigo, nunca fue fácil hacerse millonario y no depende de la época sino en buena parte de la suerte, las circunstancias y las decisiones exitosas. Probablemente hoy hay muchas más posibilidades de hacerse millonario que en el siglo 19 o antes, lo que pasa es que tenemos noticias de los que lo consiguieron, pero no de los otros miles que se quedaron en el camino.

Es una verguenza nacional que no se enseñe la verdadera historia del cobre, la historia de Urmeneta y Braden, de Pérez Rosales, pero con tantos perdedores y resentidos que se tienen tomadas las salas de clase desde hace años que no hay nada que hacer.

6 de agosto de 2013, 17:37

 
Blogger IRamírez said...

Hola Tomas, como siempre muy buen comentario... me parece que en las pequeñas empresas (no solo de tamaño sino también las que están naciendo y después son grandes como Facebook o google), las decisiones son principalmente por intuición inteligente como le llamas adaptándose a las circunstancias... creo que los VAN o TIR, se hacen cuando llega el minuto de evaluar inversionistas, pero los soñadores, los que tienen la idea, no siempre saben que buscan, y de a poco las cosas van tomando forma... lo he visto muchas veces, de hecho mi mipyme, es un poco de eso... ¿Has visto la película "Red Social" o "Piratas de Silicon Valley"? (los libros son mejores), veras que todo comienza como un juego.. y un proyecto de garage, luego de a poco se transforma en un negocio... hasta que se pudre o se tiene éxito (llevo varios de los dos casos, muchos más del primero)...

Bueno, saludos y veré la historia de Urmeneta...

6 de agosto de 2013, 23:08

 
Blogger EDO said...

Hace unos dias lei por ahi que a google y facebook no le quedan mas de 5 años de vida y pasaria lo mismo que paso con yahoo, fotolog, y msn, etc...serian olvidados por el publico...

Respecto de la suerte creo que todo se reduce a un tema de probabilidades...al final es peor quedarse esperando a que las cosas resulten y lo mejor es comenzar con un negocio y ver que pasa...al final tienes un 50% de probalidad de exito y eso es harto

6 de agosto de 2013, 23:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ivan, Edo, por eso las empresas pequeñas siguen reglas totalmente diferentes que las grandes. Cuando uno es chico yo creo que debe tirarse todos los filetes sin pensar ni calcular nada, si te gusta lo haces nomas.

Por ejemplo muchos hablan del "fracaso" de Facebook ¿fracaso? ¡el dueño partió sin un cinco con una idea tonta y después de la salida a bolsa ganó un montón de millones de dolares! si eso no es un negocio enorme, no se lo que puede ser bueno.

6 de agosto de 2013, 23:40

 
Blogger Ulschmidt said...

Concuerdo que el VAN y la TIR son para grandes proyectos. La Pyme intuye. Se pone una panadería porque diez cuadras más allá pusieron una panadería y les fue bien. Un agricultor prueba sembrar cebada donde siempre sembró trigo porque su primo probó y le dijo que andaba.
Cuando hay que buscar crédito institucional es que aparecen estas ecuaciones para racionalizar el pedido. Las arma el contador de la empresa y el dueño ni se entera qué es el VAN en su vida.
La Pyme raramente inventa Facebook sino que replica otra Pyme que ya tuvo suerte con lo mismo.
A propósito en un trabajo del INTA, un instituto rural acá, tipifican tres tipos de productores:
1) El pionero, que le gusta probar y experimentar.
2) El replicador o copión rápido, que detectando un experimento exitoso del 1), o de otra fuente, lo implementa rápidamente.
3) El conservador, que introduce los cambios casi por obligación.
Y para la escala Pyme concluye el estudio que el tipo 1 a menudo quiebra, o sufre grandes pérdidas en la curva de aprendizaje. El tipo 3 realmente llega tarde al cambio tecnológico y entre el tipo 2 están los más rentables.
Así que si vas a crear Facebook, eres un innovador de verdad con sus riesgos, pero si vas a cambiar trigo por cebada te conviene esperar a que un primo pruebe y mirarlo de cerca.

7 de agosto de 2013, 07:25

 
Anonymous Mr. Sosa said...

Es asi Sr. Bradanovic cuando uno es chico debe tirar todos los filetes, hay factores de que tipo de negocio, la experiencia sobre algun tema especifico si se tiene o no y por supuesto de la suerte y no olvidemos el capital que es un gran factor para aguantar los primeros tiempos si es que no hay rentabilidad.
Estoy de acuerdo con el INTA que dice el Sr. Ulschmidt referente al tipo 2 que esteen los mas rentables sobre todo si uno cuenta con capital y le dedica con entusiasmo al negocio y el tipo 1 hay pocos pero de igual manera hay mas del tipo 3 que llegan al exito.
Hay que tener mucha suerte para todo emprendimiento eso si o si.

7 de agosto de 2013, 08:16

 
Blogger Maximo said...

Tomas, pienso que esta entrevista te puede servir para tus clases, y para lo que escribes hoy en particular.


http://www.capital.cl/poder/pablo-morande-confesiones-de-un-pionero/

7 de agosto de 2013, 09:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Exactamente Ulschmidt, Mr sosa, hay de todo pero en cuanto a cantidad, a los que les va más bien es a los que copian y mejoran. Copiar y mejorar es lo que hoy llaman "innovación" y es el camino más seguro dentro de la inseguridad que tiene la pequeña empresa. Y la suerte claro que se necesita, como en todo.

Estuve almorzando días atrás con un amigo que se hizo millonario a partir de la nada con el comercio, me consta porque yo lo conocí de vendedor ambulante a principios de los ochentas y no la hizo vendiendo drogas ni en nada raro, simplemente trabajando bien.

Me contaba que tuvo dos golpes de suerte que cambiaron su vida, dos oportunidades que supo aprovechar y como 100 que no aprovechó, hablábamos justamente de la suerte y del orden. Hasta el día de hoy lleva la cuenta exacta de lo que gana en cada cosa que vende, cada una. Viaja todos los años a USA donde también tributa, se compró un Mercedes del año, pero dice que todos los meses sabe exactamente cuanta plata ha ganado y el año que vea que las ganancias bajan empieza enseguida a cortar gastos: deja de viajar, vende los autos, etc.

Es un caso típico de empresario cuidadoso y tiene muchísima plata, propiedades y activos por varios millones de dólares. vive para cuidar su plata.

Conozco también a otro amigo que ha hecho más plata y la ha perdido como tres veces, ahora se está levantando de nuevo después de varios años de ruina. Pidió prestado, conctruyó unas canchas sintéticas y ya está pensando en dar el próximo manotazo. Es delos que trabajan por la adrenalina, me acuerdo de dos o tres amigos más de ese tipo, les encanta el riesgo, nunca están contentos, probablemente uno de esos amigos me está leyendo (saludos compañero!). Hay de todo, también estamos los flojos, con el lema "si Dios quiere darme, ya sabe donde vivo".

Maximo, me voy a ver la entrevista ipso facto ¡chas gracias!

7 de agosto de 2013, 11:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Increíble la historia de Pablo Morandé ¡el inventor del Don Melchor! con razón Gabriel Abusleme dice siempre "¡no seas pionero, el pionero paga todo!" jaja.

Pero igual debe ser el que lo pasa mejor. Gran entrevista que explica muy claro la dificultad de pasar de empresa pequeña a grande, la voy a incluir!

7 de agosto de 2013, 11:21

 
Blogger Leus said...

Una nota sobre el artículo - los dos ejemplos mencionados, Google y Facebook partieron descartando por completo el modelo de negocios que hoy los hace (o hará en el caso de Facebook) rentables: la publicidad. Google partió el 97 y recién el 2000 implementó AdWords. Facebook demoró 2 años, cuando incorporó una página privada con banners (Chase).

Y es difícil que alguna de estas dos empresas quiebre. No faltará el que comprará sus acciones al momento en que estas bajen, ¿no?

7 de agosto de 2013, 11:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Leus, es interesante lo que dices, aunque ya se que eres un maldito insider con conflictos de interés al respecto :D

Claro, en sus inicios ni Google ni Facebook consideraron ingresos por publicidad en su modelo y hoy la publicidad es lo que les da sustento, al menos oficialmente. Hay varios que pagarían una fortuna por tener acceso a los índices y datos crudos de Gmail, cosa que Google tiene guardado en su bolsillo.

Si se desplomaran las acciones, en el caso de Facebook al menos, nadie sabe que pasaría. Claro, siempre habrá quien las compre a una milésima de centavo de dólar, la cosa no es esa sino que si se podría recuperar el precio.

7 de agosto de 2013, 12:18

 
Blogger Nervio said...

mira

http://www.youtube.com/watch?v=v6YFyRFLbMo&feature=player_detailpage

los ladrones se cagaron de miedo

7 de agosto de 2013, 15:29

 
Anonymous lucho 12 said...

Buen articulo. Tomas, me gustaria tratases el tema del "lujo" (o mercado del lujo)..... Creo q es un concepto interesante, no? Slds

7 de agosto de 2013, 15:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Nervio ¡y eran 8! enteros giles atacar al instructor de artes marciales saliendo de su gimnasio jaja. Me imagino que el tipo debe haber estado feliz ¿cuantas veces puede entrenar así en serio? lo que me extraña es que no se guardó ni a uno solo.

Lucho, el mercado del lujo es re interesante, uno de los pocos en que casi todo el valor agregado se crea con marketing, tienes razón, uno de estos días voy a colocar algo sobre la economía del lujo, buen tema

7 de agosto de 2013, 18:24

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas