Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Lección de liderazgo

sábado, 23 de noviembre de 2013



He ido a varias clases de liderazgo en mi vida. También he dado un par de veces charlas sobre eso, pocas porque no es mi campo y es un tema que personalmente me incomoda. Como he contado muchas veces, el trabajo en grupo junta dos de las cosas que más detesto en la vida: ¿pueden haber actividades más asquerosas que trabajar y formar grupos? Lo dudo.

Pero, como dice Bill Gates,  la vida no es justa. Muchas veces he tenido que controlar mi natural repugnancia y recurrir a esas prácticas cuya única gracia es que nos permiten forrarnos. Claro, porque la manera más segura de forrarse en plata es trabajar y dirigir a otros. Así es que, haciendo tripas corazón, siempre trato de aprender lo que pueda sobre el tema de liderazgo.

Bueno, lo que les quería comentar hoy es que me pidieron filmar algo de la clase de Marcelino en el Diplomado de Evaluación de Proyectos, donde el es profesor de Habilidades Directivas. Parte de la filmación es el video que coloqué al principio de esta entrada.

Creo que los once minutos de este video son la mejor clase de liderazgo que he visto en mi vida y me provocó algunas ideas que difícilmente se me van a olvidar. En cuanto al contenido, el video no muestra nada extraordinario, simplemente es una dinámica como se usan mucho en estos cursos. Yo he estado en varias y la mayoría resultan falladas por la presencia de aguafiestas como yo mismo.

Pero fíjense en este caso como empieza todo, con el grupo desganado y aburrido, cada uno contestando solo por compromiso y sin involucrarse mayormente en el asunto. Los alumnos no conocían al profesor, este se había auto presentado solo un par de minutos antes y como algunos llegaron tarde, los tuvo golpeando la puerta por largo tiempo "para hacerles pasar un mal rato" en sus propias palabras. Varios eran adversos de entrada.

Cuando llegó el asunto de los abrazos yo pensé que estaba dando un gran salto al vacío. No hay nada más arriesgado que hacer algo estrafalario y que no todos te sigan, es una prueba de fuego acerca del control sobre una muchedumbre. Pero si se fijan, pasó algo muy raro después de los primeros dos o tres abrazos de compromiso, los alumnos empezaron a abrazarse con gusto -no solo por cumplir con las instrucciones- y si no los paran tal vez habrían seguido por un rato más. Fue muy raro, incluso empezaron a acalorarse y yo que estaba a cierta distancia, filmando, doy fe que no hacia calor ni nada de eso.

Como explicó después Marcelino se trató de un contagio emocional. Decía que así se enfrenta siempre a la primera clase y lo ha hecho por muchos años. Fuera de la sala le pregunté si nunca le había tocado alguien que no le gustara el asunto o simplemente se hubiese apartado. Me dijo que no, que es una especie de reflejo condicionado que tenemos (tal vez de los monos) y está fuera de la voluntad racional o la preferencia de las personas. Los contagios emocionales son incontrolables racionalmente.

Me dejó pensando que eso podría explicar muchos fenómenos sociales y políticos que no tiene explicación racional. Y ojo con eso de que el líder tiene hasta el 70% del poder para crear el clima afectivo de un grupo. Cuando a uno lo reconocen como líder -incluso por la más absurda razón- tiene un gran poder -similar al de un hipnotizador- para gatillar estos contagios emocionales, tal como los reflejos condicionados de los perros de Pavlov. Como todas las cosas esto puede ser bien o mal usado. Lo que pasó con los famosos abrazos me provocó un montón de ideas aunque no las tengo muy claras todavía. Tal vez con algunas latas de cerveza se me aclaren. Partiré por probar este fin de semana.

12 Comments:

Blogger hugo solo said...

Elisabeth Noelle-Neumann .

23 de noviembre de 2013, 05:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Hugo, en un primer instante se produce eso que nadie quiere ser "diferente". Lo que a mi me impresionó es que cuando se desata el contagio ya no lo hacen por presión social sino que en general sienten entusiasmo por hacer algo racionalmente absurdo, como es abrazarse. El líder puede provocar emociones por una especie de reflejo condicionado, me recordó la hipnosis.

23 de noviembre de 2013, 10:17

 
Blogger Ulschmidt said...

Creo que son temas distintos. En el ejemplo, el líder molesta a los demás, y tras intentar la clásica apatía escolar los concurrentes, importunados por él, optan por aceptar su juego, que es la forma de seguir siendo aceptados.
Se inclinan ante su etilo. Si fuera una banda de monos, le mostrarían el trasero en señal de sumisión.
Con lo cual el líder dejó claro que para pasarla bien hay que jugar con él, no se puede ignorarlo.
La espiral del silencio es un gran tema. No era lo que estaba en juego ahí, pero sí está en juego en la sociedad de todos los días. Opiniones como qué hacer frente a los homosexuales, el aborto, los mapuches, y un largo etcétera, es verdad que se acomoda de acuerdo a la espiral.

23 de noviembre de 2013, 15:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Más que la explicación de "por que" actuaron así, a mi me llamó mucho la atención el tema del contagio, yo he visto varias dinámicas de grupo que no logran ese contagio sino que obedecen a respuestas más o menos racionales como las que señala Ulschmidt.

Cada vez que miro el video me da más la impresión que el líder en este caso actuó solo como un "encendedor", no hubo ninguna arenga larga (como suelen haber en las dinámicas) sino una explicación muy corta, un ejemplo, unas palmadas y "¡Vamos, vamos!".

De ese momento en adelante creo que se produjo una serie de comportamientos automáticos, reflejos. Al menos esa fue mi impresión estando allí. Me recordó a los hinchas viendo un partido de fútbol y otras situaciones de trance, que son más animales que racionales.

En el blog de "20Q para Dummies" hay una entrada sobre este fenómeno de contagio que también produce las avalanchas en Twitter, Youtube y otros por el estilo
http://q20esp.blogspot.com/2012/10/facebook-infeccion-y-contagio.html

23 de noviembre de 2013, 16:07

 
Anonymous Claudio said...

No sé, pero para mi al menos cualquiera que invite a sesiones de abrazos o cosas por el estilo, automáticamente pierde mi respeto. Personalmente no creo mucho en este tipo de actividades "motivadoras", sólo son arengas disfrazadas.

A lo mejor con los cabros chicos puede que resulte, pero con adultos no lo creo.

24 de noviembre de 2013, 12:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo pensaba exactamente lo mismo Claudio, no me gustan las dinámicas pero el contagio emocional es un hecho, no lo había visto nunca funcionando y creo que tiene importantes consecuencias.

Yo tengo el mismo prejuicio respecto de las demostraciones afectivas: las detesto, pero no se puede cerrar los ojos a estos fenómenos de contagio que si existen.

Y referente a lo de niños, fíjate que todos actuamos como niños en muchos asuntos, ahi tienes las elecciones por ejemplo. El comportamiento "adulto" es como una bandera de conveniencia nomás, muy débil.

24 de noviembre de 2013, 12:57

 
Anonymous Wilson said...

Muy grafico el video, si no estaban tomados ;-) Y sip, yo creo que la emocionalidad puede desatarse mas o menos facilmente, y tanto en un sentido amoroso como odioso.

Una inquietud: a mi me dan una paja enorme los videos, soy lector y rapido, y la espera de tener que mamarse todo un discurso, sin la opcion de adelantar y retoceder de una simple mirada, generalmente me supera y o lo dejo o salpico avanzandolo a saltitos.
¿No seria un plus poner a disposicion de los alumnos el texto escrito, junto con el video de la clase? Indicando en que minuto se desarolla cada parrafo, y asi se podria ir eligiendo que partes ver. Entiendo que eso puede automatizarse en parte y no seria demasiado pega depurarlo.
Si soy el unico gil que al que le da lata el tiempo de exposicion, no he dicho nada, pero si es un plus para muchos, puede ser un atractivo adicional de un curso

24 de noviembre de 2013, 13:29

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson, es muy buena idea, aunque el speech-to-text no está bien desarrollado todavía y tomaría muchísimo (puaj) trabajo, creo que se podrían colocar indicadores de texto en distintos puntos de los videos con una breve descripción del tema que se está tratando, así se podría saltar con facilidad adonde nos interesa.

Es increíble como vamos cada vez hacia versiones más condensadas y desprovistas de toda grasa en la enseñanza. A alguna gente esto le enfurece pero a mi me encanta: directo a la médula del asunto.

Si se fijan la clase presencial (de la que grabé solo 11 minutos, pero en realidad son horas) está llena de chistes, pausas, relleno, etc. recursos típicos de la oratoria. Si esos recursos los alumnos se sentirían defraudados al estar en la sala, pero si los vemos en video, nos damos cuenta del relleno. La clase presencial de Marcelino es excelente, me consta porque estuve allí, pero si la hubiésemos filmado tan cual, habría resultado horriblemente aburrida. Es lo que pasa con la Universidad de Harvard y el MIT cuando graban en vivo las clases de sus profesores, son un fiasco.

En cambio la clase online es compacta, empaquetada solo s sus componentes más esecnciales (esas 2 horas de video corresponden a 20 horas de clase presencial, despojadas de todo adorno).

Incluso así, tu me dices que te gustaría saltar de tema en tema y creo que tienes razón, es como cuando hojeamos un libro de manera rápida. Al momento que llegemos a ofrecer algo así en las clases online habremos encontrado el Santo Grial.

24 de noviembre de 2013, 13:41

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A todo esto el curso de Marcelino Garay tuvo un efecto devastador sobre mi apreciación por mis propios cursos. Yo pensaba que estaban OK sin ser ninguna maravilla funcionaban, pero ahora en comparación los encuentro horriblemente aburridos y mal hechos.

Todavía creo que el material es bueno, pero mi exposición es penosa. En fin, echando a perder se aprende, dicen.

24 de noviembre de 2013, 13:45

 
Blogger hugo solo said...

Una batallita escuela militar era subalferezalferez habia necesidad de oficiales asi que dos años en uno y nos tocaba instruir a una escuadra de cadetes en ejercicios de formas militares tal vez tres horas asi que me dedique exclusivamente a lo necesario que era aprender formas militares pulirlas fusil al hombre presentar armas giros etc etc observaba que mis otros compañeros se dedicaron la mayor parte del tiempo al aporreo al castigo flexiones carreras cuerpo a tierra punat y codo etc etc pasadas unas semanas se me acerca un cadete y me dice se acuerda de mi mi alferez hicimos ejercicios tal dia y era para decirle que fue la unica escuadra que saco la nota mas alta y de lejos con el resto de sus compañeros en los ehjercicios no hubo grasa solo trabajo detallado que es fundamental en los ejercicios de escuela el resto cayo en la paja 80% de perdida de tiempo y un 20% de ejercicio cuando los cadetes ya estaban cansados etc etc.

24 de noviembre de 2013, 15:49

 
Anonymous Anónimo said...

Gracias Dn. Tomás,me gustó.
Garay afable, aplica lo que propone.
¿Puedo decidir no hacerlo? (no me gusta mucho que me abrazen y me besuquen extraños y extrañas) Por supuesto. ¿Puedo disentir, del modo, de los tiempos, del discurso, del porqué y el para qué? Claro. Pero, si no estoy dispuesto a participar.... ¿que hago allí? Mejor camino hacia la puerta y me voy simplemente.
No trato de encontrarle el truco al mago, disfruto el show.
Lo que vale es como lo aplico en mi empresa, en mi actividad, en mi vida.
Si las personas salen motivadas, ideal. Adelante,se cumplió la meta. (me emocioné)
Ahora un tecito y un rato de ajedrez.
Saluti a tutti,especialmente al anfitrión.
J.Gonzaga
PE: Podría M.Garay dar esta misma charla en la misa, cuando damos el saludo de la paz. A veces es como tomar de la cola un pez.

24 de noviembre de 2013, 16:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Estimado amigo no faltaba más! A propósito yo comparto totalmente esa aversión al contacto físico con desconocidos e incluso con el 90+% de mis conocidos, pienso que hay que tocarse por muy pocas y buenas razones y la mayoría de estas buenas razones -si no todas- exigen no hacerlo en público.

Yo lo vi mucho más como un experimento para mostrar algo que como una explosión de hermandad y buenos deseos. Una visión superficial sería quedarse con que fue "una buena experiencia" y tal vez muchos participantes se quedarán solo en eso.

Pero creo que hay una lección mucho más profunda -que yo no me había dado cuenta- en esas explosiones de efusividad, y es que son cosas biológicas, reflejos que tenemos todos, incluso los que nos carga demostrar las emociones. Son reflejos que se pueden encender de manera más o menos sencilla en un grupo y saber eso es bastante útil, especialmente después de verlo en la práctica.

24 de noviembre de 2013, 16:59

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas