Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Se vende soberanía

miércoles, 5 de marzo de 2014


¿Por que no comprar Crimea?
Cuando quiero leer una buena opinión sobre algo que está pasando en el mundo me voy a Chaos Manor, el blog de Jerry Pournelle y siempre salgo satisfecho. su opinión -y las de sus lectores- sobre el asunto de Ucrania la encontré excelente y muy esclarecedora.

Pournelle enseñó estrategia en West Point y uno de sus libros es texto oficial en las academias militares de las tres ramas en Estados Unidos, ha sido aseor de muchos políticos importantes y sobre todo es un tipo muy lúcido en sus ideas, en fin, sabe de lo que habla.

Primero que todo hace distinción entre el problema en Crimea y el resto de Ucrania, Crimea ha sido sucesivamente colonizada un montón de veces y su última colonización parece ser la ucraniana, teniendo una muy fuerte presencia de rusos en la población. Un lector del blog de Jerry escribe ¿y por que Ucrania no vende Crimea a Rusia?  en realidad parece una solución mucho más civilizada y barata que una nueva anexión, tal como Estados Unidos compró Alaska a los rusos, Rusia bien podría -por ejemplo- pagar la deuda externa de Ucrania a cambio de Crimea. En fin a los que le interese el asunto y lean inglés les recomiendo ese blog, que siempre va un paso más allá de los lugares comunes que escribe la prensa o que declaran los políticos.

El mecanismo de la compra de territorios en disputa me parece excelente porque aparta todo el componente chauvinista y la poesía con que se enjuagan la boca los políticos. La integridad territorial, para que sea verdadera, debería contemplar la posibilidad de compra y venta junto con la posibilidad de guerra. No puedo ser realmente dueño de algo si no puedo venderlo.

Claro que el proceso tiene sus complicaciones, pero la guerra es todavía más complicada y lo más bien que funciona. Una primera complicación es la opinión de la gente que vive en el territorio y pasaría a cambiar de soberanía, sería inaceptable que una negociación entre gobiernos centrales determinara este cambio, una condición previa fundamental sería un plebiscito donde voten todos los que llevan viviendo en el lugar a lo menos en los últimos 10 años (para eliminar los acarreos, como ocurrió en la cuestión de Arica y Tacna).

¿Y por que no vender soberanía chilena?
Pensemos en el triángulo marítimo por ejemplo, que hoy está en disputa con Perú pero es efectivamente ocupado por Chile fines de la Guerra del Pacífico ¿cuanto estaría dispuesto a pagar el Perú por esas tres hectáreas? Porque si las quiere sin pagar nada debería intentar una ocupación militar con todos los costos asociados, a menos que un gobierno chileno se lo entregue de manera graciosa, lo que es muy improbable. Puede sonar descabellado, pero la idea de vender soberanía nos ayuda a fijar una idea de cuanto vale realmente para nosotros el territorio.

Los patrioteros dirán que el suelo patrio es sagrado y no tiene precio, estupideces, siempre ha tenido precio y se paga al contado con las guerras o con lo que cuesta protegerlo. Los mismos que abominan la idea de vender soberanía aceptan mansamente la idea de que cortes extranjeras o negociaciones de los propios gobiernos lo regalen. Así Chile perdió territorios en disputa en la Patagonia y ganó en guerra Tarapacá y Antofagasta. Todo tiene precio, especialmente el territorio nacional.

Por ejemplo si Bolivia quiere un corredor soberano por Chile debería tener claro que por más que griten y vociferen sus políticos jamás se lo van a regalar ¿cuanto estarían dispuestos a pagar por el corredor? ¿unos cincuenta billones de dólares? ¿cien billones? recordemos que en estas negociaciones el que quiere comprar jamás pone el precio, quien pone el precio es el que vende. Si tuviésemos un sistema tan sencillo como ese se evitarían todos estos inútiles pleitos entre países. Especialmente desterraríamos para siempre la maldita costumbre de andar discutiendo en "tribunales internacionales" que no tienen por que meter sus malditas narices en nuestros asuntos.

¿Alguien cree que en Rusia o Ucrania se les ocurriría aceptar que la Haya resuelva el asunto?. Claro que no, porque tienen gobiernos con dignidad y huevos, no como otros.

19 Comments:

Blogger Frx said...

Me acuerdo que una vez comenté eso de vender territorio con unos compañeros a raíz de un debate que debíamos preparar sobre si darle mar a Bolivia o no (me tocó que no había que hacerlo). Recuerdo que en un principio hasta para mí fue como ¿Qué estoy diciendo? pero luego pensé en que en realidad no era tan loco como parecía.

4 de marzo de 2014, 15:21

 
Blogger Ulschmidt said...

Los Estados Unidos no sólo compraron Alaska, también Florida a España, la Lousiana a Francia, sus Tratados finales con naciones vencidas incluyeron un pago en monetario: los Tratados con México. Compensaron a Colombia la pérdida de Panamá, cuya independencia fue prohijada por ellos para obtener la venta del Canal.
Eso ayuda a que una generación de políticos actuales se llenen los bolsillos y levanten la mano entregando soberanía y evita quejas antiimperialistas luego.
Brasil le pagó a Bolivia, también, tras la Guerra del Caucho. Se comprometió a construirle un ferrocarril a Bolivia, pero también a un pago en monetario, que cumplió. Fue por el Tratado de Petrópolis.
También le había comprado Rio Grande do Sur al ocupado Uruguay por el "Tratado de la Farola" - se lo canjeó por un faro frente al puerto de Montevideo, la luz más cara del mundo !! - pero cuando estalló la guerra el caudillo uruguayo Rivera invadió la región, seguido del caudillo argentino López, y se la devolvieron a Brasil a cambio de que liberase el Uruguay, lo que ocurre hasta la fecha.

4 de marzo de 2014, 15:41

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La compra venta de territorios me parece una forma muy civilizada de transferir soberanía, incluso si la venta es forzada y a vil precio puede ser preferible a una guerra, todo es cuestión de costos y beneficios, si ese cálculo no da, entonces guerra nomás.

Lo bueno de poner precio a un territorio es qu muestra hasta donde estamos dispuestos a defenderlo. A la pretensión boliviana del corredor yo le pondría un precio exorbitante, para evitar la venta -que a mi juicio traería grandes peligros a futuro- y listo. Creo que unos 500 billones estaría OK porque el costo de defender la integridad con Bolivia es bajísimo,

Las 3 hectáreas al Perú podrían ser más baratas porque al final no ponen ni quitan un pelo a la integridad territorial de Chile, creo que son completamente negociables.

4 de marzo de 2014, 16:09

 
Blogger hugo solo said...

Chile podria comprar Crimea ya que a unos 70 km de la frontera se encuentra belaya kalitva sede de una escuela militar femenina cosaca y asi poder desterrar a Miguel Krasnov.

4 de marzo de 2014, 16:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja una escuelas de cosacas debe ser divertido

4 de marzo de 2014, 17:02

 
Blogger hugo solo said...

Busca a la fotografa Anastasia Taylor Lind.

4 de marzo de 2014, 17:21

 
Blogger Maximo said...

Como no leo ingles no voy a leer el blog que recomendaste, pero te respondo la pregunta. Ucrania no puede vender Crimea porque Rusia no se la compraría, así de simple.

Chile no le puede vender un pedazo de desierto a Bolivia porque el gobierno que haga eso (y nadie lo intentaría), “se cuece”. Además, Bolivia no le compraría a Chile nada ya que eso significaría el término del conflicto, y los políticos de Bolivia no viven de un pedazo del desierto sino del conflicto mismo. Se termina el conflicto y se termina el escándalo, y si se termina el escándalo se les termina el argumento con que controlan al populacho, por lo que se les termina el negocio.

Antiguamente se podían hacer estas cosas ya que el populacho no reclamaba, y si reclamaba siempre existía un tanque para solucionar el problema. Los tanques pasaron de moda desde que apareció Internet.

4 de marzo de 2014, 19:23

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Todo puede suceder en la dimensión desconocida.

Lo de vender soberanía no tiene tanta relación con que quieran comprar o vender, sino con la necesidad de ponerle precio a las cosas, mientras más claro tengamos el precio de las cosas, mucho mejor.

4 de marzo de 2014, 23:24

 
Blogger hugo solo said...

Leyendo de manera literal sr Vizconde cuando los EEUU compraron Alaska alla por el 1867 no habia tanques quizas algun diseño de Leonardo da Vinci pero tanques hasta la guerra de 1914 no hicieron aparicion y ese odio tan marcado sr Vizconde al populacho me parece bastante preocupante ¿no habra sido ud sodomizado en algun momento de su vida por alguien del populacho?

5 de marzo de 2014, 06:18

 
Anonymous Anónimo said...

Teóricamente la idea no es mala, pero hay que tener en cuenta el hecho de que después de una venta tan jugosa como la que Tomás propone es probable que nos vayamos a preguntar dónde fue a parar el maldito dinero ya que el pueblo -como siempre- no recibirá nada del beneficio... ya sea en forma de hospitales, transporte, mejoras tecnológicas, etc etc etc...

Antes de teorizar es conveniente ver el problema de la corrupción...

5 de marzo de 2014, 15:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, hay varos problemillas pero no son insalvables. Una opción sería que un % de la venta se reparta equitativamente -cash- entre los que llevan más de 10 años en el territorio como compensación por el cambio de sobranía de terreno propio o adyacente. Eso ayudaría a fijar el precio de manera mucho más precisa. Si en Arica son 130.000 residentes con más de 10 años, por el corredor se nos podría indenmizar con unos US$ 50.000 a cada uno, serían 6.5 US$ billones, si no saco mal la cuenta, allí habría que sumar o que el estado valora el terreno, que depende de su posible potencial económico. Es bueno poner precios y sacar las cuentas, aunque no se haga ninguna venta

5 de marzo de 2014, 16:19

 
Blogger Vanessa Zeballos said...

Su ejemplo sobre el triángulo terrestre entre el hito Nº1 y el punto Concordia de la frontera entre Perú y Chile es inexacto. El Tratado de 1929 dice claramente que la frontera parte del punto de la costa denominado Concordia y corre paralela al recorrido del tren Arica-La Paz. Que la frontera marítima se mida a partir del hito Nº 1 no tiene nada que ver con la frontera terrestre. En todo caso quien podría comprar las 3 hectáreas de costa sería Chile, pero no creo que le interese. Mejor que quede para refugio de la escasa fauna costera.

5 de marzo de 2014, 22:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Vanessa, es que solo puede vender el que tiene el dominio efectivo, yo puedo tener un título de la luna pero difícilmente podré venderla si no tengo el dominio.

El "mejor derecho" sobre el triángulo es un asunto medio complicado por lo mismo del dominio, yo también creo que Perú tiene un buen punto con lo del tratado, pero el reciente fallo que fijó el límite marítimo en el paralelo complica más la cosa en la práctica: imagínate que de tener dominio el Perú el mar "chileno" estaría entrando y saliendo de territorio "peruano" ¿que pasaría si el terreno se inunda?

Para enredar más el asunto Chile no solo tiene el dominio sino que está dentro del terreno minado, la frontera es sensible por el tráfico de drogas y contrabando hacia el Perú, etc. No es un asunto muy simple.

Lo de la venta lo pongo solo como ejemplo de por que es importante fijar precios a las cosas. Ahora -y esta es solo mi opinión- ese terreno debería quedar en la práctica como tierra de nadie, sujeto a un convenio especial en casos de represión al delito flagrante. Dudo que valga la pena que Chile o Perú peleen por su soberanía.

5 de marzo de 2014, 22:21

 
Anonymous SEBA said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

5 de marzo de 2014, 22:47

 
Anonymous Wilson said...

Yo venderia la Isla de Pascua, mantenerla sale mas que caro, y los pascuenses se lo llevan jodiendo y no faltarian los chiflados que pagarian su precio en oro por aquello de las estatuas y otros recuerdos antiguos.

5 de marzo de 2014, 22:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Por error de clic eliminé el comentario de Seba, aquí va de nuevo:

"Los Bolivianos dicen que la salida al mar es la llave al desarrollo y prosperidad. Yo no creo mucho eso, pero sigámosle la corriente.

Yo les ofrezco un enclave portuario de 20 km^2 en el antiguo puerto de Cobija ., sin cortar el país.

A cambio Chile recibiría un franja de 5 km de ancho que parte del hito tripartito de Argentina, Chile y Bolivia y que rodea la frontera Boliviana, hasta llegar a Santa Cruz de La Sierra; es decir un cambio del enclave maritimo X el territorio mencionado incluyendo Santa Cruz y sus alrededores.

¿Por qué la diferencia de m^2 del canje?

Porque hay que partir de la premisa , que Chile no tiene obligaciones con Bolivia, y son los altiplánicos los interesados, por lo que deben pagar "una fuerte suma" por ello. En este caso Km^2 y recursos naturales. El problema de defender soberanía, eso si, te lo encargo.

¿El corredor pegado a la línea de la concordia?

Lo veo mas difícil, simplemente porque Perú , tampoco le conviene perder su frontera con Chile ( a menos que Bolivia se industrialice y se vuelva un país desarrollado)"

5 de marzo de 2014, 22:52

 
Anonymous SEBA said...

SEBA CENSURADOOOO¡¡¡¡

5 de marzo de 2014, 22:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Seba, yo no creo que un canje de territorio sería factible, Chile no necesita recursos naturales, mucho menos en lugares difíciles de defender. Tampoco necesitamos energía, lo que realmente se necesita es un gobierno con pantalones que mande a callar a los sinverguenzas que se las dan de ecologistas, tenemos energía hidroeléctrica para regalar y territorio especial para hacer centrales a carbón o ciclo combinado y demás una buena generadora nuclear en Antofagasta, que es la solución técnica para el norte de Chile.

El corredor es imposible no solo por los intereses del Perú (que son legítimos y tienen el derecho de hacerlos valer por el tratado) sino además por la geografía. Bolivia no saca nada con tener un corredor si no puede construir una carretera y pensar que eso sería factible por una línea dada por la frontera, sin considerar los accidentes geográficos es una locura y una ignorancia total.

¿Venderles un énclave? No les serviría de nada, sería ridículo porque tendrían que pagar por una multitud de cosas que hoy tienen gratis: obras portuarias, urbanizaciones ¿con que plata las van a hacer ahora que se les termina la plata dulce del gas y padrino venezolano? Es un sueño sin sentido.

5 de marzo de 2014, 23:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Seba jaja

Wilson, yo creo que si los isleños quisieran independizarse ganaría bastante el estado de Chile, el dominio chileno en Isla de Pascua es tan absurdo y oneroso como el de Portugal en Macao, pero que diablos, don Policarpo ya la hizo y ahora costaría un mundo deshacerlo, pero sería conveniente ponerle también un precio a la Isla, cosa que sus 5.000 y tantos habitantes sepan cuanta indenmización recibirían en caso de una compra.

5 de marzo de 2014, 23:05

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas