Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Luego de un animado simposio con un viejo perro, amigo y compañero de la universidad -solo faltaron las hetairas- sigo con el resumen del interesante curso "Historia Economica de la Unión Soviética", esta vez se trata de la Teoría del Valor-Trabajo y sus consecuencias


Como había adelantado, la Teoría del Valor-Trabajo está en la base de todas las demás ideas de Marx y dice que todo el valor de las cosas viene del tiempo de trabajo empleado (los trabajos dependen       de diferentes los esfuerzos y habilidades empleadas), a diferencia del marginalismo que dice que el valor viene de las preferencias subjetivas y de la relativa escasez o abundancia de un bien.

La primera consecuencia de esta idea es que el trabajo es la fuente de los derechos de propiedad, Cuando alguien reclama un derecho de propiedad sobre un bien, está restringiendo la libertad de los demás para usarlo y usa la violencia para defender este derecho, ya sea por mano propia o por las leyes del estado que protegen la propiedad. Curiosamente esta idea coincide con la de muchos libertarios que también dicen que la propiedad de un bien se justifica -entre otras- por el trabajo que se aporta para obtenerlo. De este modo el trabajo es lo que justifica que podamos apropiarnos de algo, sin embargo los libertarios niegan que el trabajo tenga que ver con el valor de los bienes, porque el valor es subjetivo.

¿Y que hay del trabajo usado para producir un bien que nadie quiere? Marx rspondió a este problema diciendo que ese trabajo no cuenta como valor, solamente cuenta el "trabajo socialmente útil" es decir el empleado en bienes que tienen demanda. El problema del valor-trabajo es que resulta extremadamente difícil de calcular por los diferentes esfuerzos, habilidades y tecnologías de cada trabajador, entonces Marx habla de niveles promedio de tecnología y de habilidades. Estos promedios serían los tiempos de trabajo socialmente necesario. De allí viene la famosa igualdad que dice que el valor de cualquier bien es igual al tiempo de trabajo socialmente necesario que se necesitó para producirlo.

¿Y que pasa con el capital? según esta teoría el capital es "trabajo muerto", porque "todo lo que se ha usado históricamente para crear riqueza, alguna vez requirió de trabajo humano" trabajo sociamente necesario, entonces el capital sería una especie de trabajo congelado o muerto. Es muy curiosa la manera en que Marx tuvo que redefinir el trabajo para hacerlo calzar con su teoría, lo trata como una especie de fluido o éter que se transmite, lo que llamaba "el trabajo abstracto" es una idea muy extraña y medio esotérica.,

A partir de estas ideas sale la Teoría de la Explotación, que dice que las ganancias del capital, o plusvalía, son apropiadas de manera violenta por el capitalista, pues si el trabajo es la base del derecho de propiedad, entonces todas las ganancias deberían quedar en manos de los trabajadores, íntegras, la plusvalía es entonces -según Marx- un robo y por eso todo trabajador asalariado es explotado.

Por la Teoría del Valor-Trabajo también se concluye que no es necesario un mercado que fije los precios, porque el valor de los bienes es exactamente igual al tiempo de trabajo socialmente útil empleado en producirlos, es un valor absoluto y solo hay que calcularlo. Claro que la forma de calcular estos precios resultó extremadamente confusa y es una de las principales razones por las que la planificación nunca ha funcionado.

No es difícil darse cuenta de los problemas de esta teoría. Con idéntica cantidad de trabajo socialmente útil se pueden producir bienes que serán apreciados de manera muy distinta por los consumidores, por ejemplo un vino etremadamente fino y otro sumamente malo, pueden requerir igual cantidad de trabajo socialmente útil, pero las personas preferirán el mejor, si ambos precios son idénticos nadie querría el vino malo.

La Teoría del Valor-Trabajo tampoco toma en cuenta las economías de escala producidas por la automatización. No hay que olvidar que en el cálculo de los valores sociales se usan niveles promedio de tecnologías y habilidades, esto produciría en la práctica distorsiones enormes -por ejemplo- cuando la tecnología da satos importantes que afectan a la productividad. El valor-trabajo solo funciona si la tecnología no cambia demasiado ¡cosa impensable en los siglos XX y XXI!

Los problemas de planificación creados por la Teoría Valor-Trabajo son enormes. Los planificadores tienen que determinar con exactitud promedios de tecnología y de habilidades para saber cuanto producir, También deben determinar salarios promedio para saber como producir y como no usan señales de mercado van prácticamente a ciegas para saber para quien producir. Aunque manejen un océano de datos siempre tendrán información insuficiente para tomar las decisiones críticas

Aunque Marx enunció los principios, la justificación y la visión. Incluso dijo que las leyes económicas como las conocíamos hasta esa fecha dejarían de existir, tuvo la astuta idea de no dar los detalles de como se podría implementarse esta visión en el mundo real. Ese fue el trabajo que lo que le tocó a Lenin cuando los bolcheviques llegaron al poder.

10 Comments:

Blogger Ulschmidt said...


Muy interesante ! - me gustaría saber cómo se arregló Lenin.
Y cómo recicló en asunto Stalin, que de alguna forma hizo andar el sistema, aunque no muy distinto que un Faraón y sus capataces.
La variante Evo-Chavo-Kirchno-ista hace hincapié en los "recursos naturales" que pertenecen al Pueblo.
Por tanto, reconocen que algo fuera del trabajo tiene valor ( Marx debería condenarlos por apóstatas) pero está mágicaamente atribuído al proletariado nacional.
En realidad a los Incas no les servía mucho el gas natural ni podían saber que estaba ahí. Es claramente un recurso inventado por la civilización moderna, porque puede usarlo, sabe encontrarlo y extraerlo.
Esto, que es pura ganancia para los locales, se transforma en un "saqueo" de los "capitalistas extranjeros" que viene a "robar nuestras riquezas" y "explotar a nuestros trabajadores".
Sin mencionar que la riqueza no sería tal sin los explotadores y que los sueldos que pagan son mejores que todo lo que había antes y varias cosas más.

9 de septiembre de 2014, 13:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, esa es la parte más fascinante del curso, porque revisa a Lenin, Stalin y Krushef.

Los cantinfleos de las escuelas de cuadros en Venezuela y Argentina son increíbles, yo he pasado varias horas viendo esos videos, parecen hagiografias (o como se llame el estudio de la vida de los santos) CERO análisis crítico, Marx debe patear el cajón si los puede escuchar.

Los recursos naturales son una de las críticas a la TVT, hay otro ejemplo de alguien que se encuentra botado un diamante enorme y lo recoge sin invertir ningún trabajo ¿pierde su valor? claro que no.

Los marxistas latinoamericanos son un chiste, aparte de MAriategui dudo que alguien se haya tomado el trabajo de pensar en serio en AL sobre marxismo, la mayoría son memoriones que repiten igual que los evangélicos citan a la biblia, una porquería, no entienden nada de nada y deformaron cada una de las ideas

9 de septiembre de 2014, 14:51

 
Blogger Jose Luis Pizarro said...

Esto lo copio de un viejo trabajo mio (no se cuanto vale como aporte):

Eugen von Bóhm-Bawerk en particular, refutó en 1896 la teoría del valor del trabajo de Marx, sosteniendo que se debía abandonar porque presentaba contradicciones, con lo cual caían también sus planteamientos sobre la explotación y la alienación económica. [...] En particular las afirmaciones de Marx sobre trabajo calificado y no calificado, sosteniéndose que la relación entre ambos no es una simple razón matemática: si el producto del trabajo calificado es superior al producto del trabajo no calificado, es porque el potencial creador del primero es mayor al del segundo, en proporciones que no pueden ser explicadas usando el trabajo simple como unidad de medida. [...] Este análisis tuvo notable influencia al punto que una parte importante del pensamiento socialista de la época, abandonó la teoría del valor de Marx.

Entre otros, la referencia es: GILL, Louis. 2002. Fundamentos y límites del capitalismo. Editorial Trotta, S.A.

9 de septiembre de 2014, 15:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Excelente aporte, la crítica de Bóhm-Bawerk a valor-trabajo y la de Mises al cálculo económico (Socialismo,1922 me dicen en Twitter) resultaron definitivas, es muy difícil refrutarlas porque además de ser muy lógicas están corroboradas por la práctica. El valor-trabajo nunca pudo ser calculado con precisión suficiente para ser práctico y el plan económico fue el talón de Aquiles que quebró a los socialismos reales.

9 de septiembre de 2014, 16:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La consecuencia importante es que la Teoría de la Explotación se basaba en el valor-trabajo. Si el valor trabajo no es correcto, entonces la Teoría de la Explotación -que era el fundamento político- tampoco puede ser correcta

9 de septiembre de 2014, 16:20

 
Anonymous Renzo G. said...

Sobre el problema de andar a ciegas por no tener información, Hayek explica la imposibilidad del socialismo en dos minutos

https://www.youtube.com/watch?v=kJ9B3_S4IUM

9 de septiembre de 2014, 17:57

 
Anonymous Anónimo said...

Gilardoni:

Las criticas de hayek al socialismo no tienen relevancia alguna en el mundo academico, son politicas: A Hayek no lo conoceria nadie si no fuese por el padronazgo de reagan y thatcher.

y la escuela austriaca es ampliamente rechazada por la mayoria de los economistas porque es PSEUDOCIENCIA:

http://chemazdamundi.wordpress.com/2010/04/27/la-escuela-de-austria-contrastada-pseudociencia-en-economia-presentacion-esquema-de-trabajo-de-una-critica-a-la-escuela-de-austria-los-origenes-de-la-escuela-de-austria/

9 de septiembre de 2014, 21:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Los argumentos de autoridad en este Templo del Ocio no valen nada, son propios de los estúpidos así es que si vas a argumentar busca algo mejor que eso, ojalá una idea propia, aunque cueste.

9 de septiembre de 2014, 23:36

 
Blogger Leus said...

El valor trabajo, y el capital como expresión del trabajo realizado, son construcciones filosóficas bastante astutas. Permiten elaborar y explicar muchísimo en la filosofía marxista.

Yo creo que el gran problema que hace esta teoría insostenible es la necesidad de calificar el trabajo como necesario para la sociedad. ¿No sería "demanda"?

Por eso China ha podido crear una especie de socialismo mutante: tiene al mercado libre mundial dictándole que es lo "socialmente necesario". Así es la papa.

10 de septiembre de 2014, 11:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Leus, parece que hay algo del idealismo alemán (que Marx tanto criticaba) en esa idea del "trabajo abstracto".

Y claro, todo parte de una visión filosófico-política, las ideas son todas funcionales a esa visión completamente normativa. Se podría alegar que en el fondo cualquier teoría política o económica tiene sustento en una ideología, pero en el caso del marxismo es mucho más evidente por la cantidad de contradicciones sin solución que se generan.

China para mi es una gran burbuja especulativa, lo que antes llamaban una "plataforma giratoria" que se mantiene por la ambición de pasarse un fósforo encendido de mano en mano, ganando algo en cada pasada. Al final alguien terminará quemándose los dedos y -pienso yo- todo el sistema se derrumbará.

10 de septiembre de 2014, 11:18

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas