Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás


Capital político
Los gobiernos de Piñera y de Bachelet han mostrado una tendencia a la pérdida acelerada de capital político. ¿Que es el "capital político", simple, es una forma rebuscada para referirse a la popularidad o renombre de un político. La forma más común de medir este capital es con encuestas de aprobación/desaprobación pero hay muchas otras formas como por ejemplo los votos que se obtienen en las elecciones o -últimamente-  los comentarios de tendencia en las redes sociales.

Resulta que todas estas mediciones tienen sus problemas, yo a lo que más le creo es a algunas encuestas, especialmente si tienen una metodología más o menos serias y hacen sucesivamente la misma pregunta a a lo largo del tiempo lo que permite observar tendencias. Hay también encuestas burdamente sesgadas, hechas como parte de una campaña,.afortunadamente en Chile se ha avanzado bastante en esto y cuando una encuestadora pierde prestigio también pierde relevancia en la opinión, no influye en nadie.

Legitimidad
La democracia moderna partió con la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América y con el tiempo ha desarrollado una serie de justificaciones para validarse como un sistema generalmente aceptado. Uno de estos conceptos es la legitimidad, que significa que algunos gobiernos son legítimos mientras que otros no ¿que quiere decir eso en realidad? que contra los gobiernos legítimos nadie debe alzarse usando la violencia, mientras si puede hacerse contra los gobiernos ilegítimos. La legitimidad esencialmente en estos sistemas significa tener el suficiente capital político, es decir popularidad o renombre entre sus gobernados.

Esto parte del principio fundacional de la democracia que son las elecciones y los gobiernos de mayoría respetando a las minorías, lo que asegura que cierto tiempo debe haber la posibilidad de alternancia si los votos así lo deciden. Todo esto se ve muy bien en la teoría, pero tiene ciertos problemas en la aplicación práctica.

Las cuchufletas
Suponiendo que obviamos todas las maniobras de los que llegan al poder para mantenerse indefinidamente en él, arreglando las elecciones, sobornando, manejando la información, etc. y que aceptamos -incluso con estas deformaciones- que la legitimidad proviene del hecho de obtener más votos ¿que pasa cuando hay una abstención mayor que la cantidad de votos que sacó el ganador?.

En este caso la teoría democrática se vuelve muy dudosa, porque ya no gobierna el grupo que obtuvo más votos sino una minoría mejor organizada. Es relativamente fácil desde el poder, subir las barreras de entrada de modo que no cualquiera pueda ser candidato. También es posible que exista un vacío de liderazgo tal, que no exista nadie que genere la suficiente entusiasmo para movilizar a la gente a votar. En estos casos los que llegan al poder no tienen legitimidad democrática, al ser una minoría.

Aquí la única legitimidad posible sería un gobierno de coalición o cohabitación que al menos sume votos para superar el 50% del universo electoral, si la abstención supera al 50% no tiene ningún sentido hablar de legitimidad democrática, será simplemente una farsa retórica.

El abuso de confianza
Sin embargo en la práctica política interesa mucho más la retórica que los principios democráticos, entonces lo normal es que cualquier grupo que cumpla nominalmente con los requisitos para llegar al poder se siente con un mandato completo incluso para hacer grandes cambios estructurales, sin importar lo minoritarios que sean aprovechando mayorías nominales.

Este abuso de confianza al principio es aguantado por los que no votaron o por la minoría pensando que aunque sea injusto o anti democrático, hay que jugar con las reglas. Así fue como Allende pretendió hacer un gobierno socialista con dos tercios del electorado en contra, entonces comienza el malestar, sigue la furia y termina en la violencia que generalmente deciden los que tienen las armas. Es un proceso pendular que no hemos visto una, sino muchas veces en América Latina.

A veces son procesos largos que pueden tomar décadas -como habitualmente pasa en Chile- o muy cortos con violentas explosiones muy seguidas, como pasa por ejemplo en Bolivia. La democracia tiende a ser muy inestable por los problemas de legitimidad que se generan de manera casi natural, es una cosa que vemos todos los días y los que no somos muy jóvenes que digamos, hemos podido ver el proceso completo y mirar como la historia se repite.

11 Comments:

Anonymous Wilson said...

Amen.
Solo esperemos que los milicos no esten curados de espanto o comprados como los venezolanos.

23 de octubre de 2014, 21:37

 
Anonymous Renzo G. said...

Encontré los datos de participación electoral en las elecciones Presidenciales en EE.UU. desde el siglo XIX y en el siglo XX jamás ha superado el 65%. Los americanos le llaman "turnout" al porcentaje de votantes efectivos respecto al total que podría haber votado. En el plesbiscito de 1988 el turnout en Chile fue de 92%, altísimo. En las elecciones pasadas en Chile fue de un 42% app, que es bajo. Pero si uno mira las cifras de Estados Unidos verá que en todo el siglo XX y XXI el turnout siempre ha estado entre el 45% y el 65%, lo que significa que ningún Presidente ha sido elegido con más del 50% de los votos de TODA LA POBLACION. Las cifras están aquí

http://en.wikipedia.org/wiki/Voter_turnout_in_the_United_States_presidential_elections

Lo interesante de las cifras es que muestran la sideral diferencia de la democracia en Estados Unidos, con todo lo que pueda haberse deteriorado desde Roosevelt. Los Presidentes si bien pueden haber hecho cambios para peor, no han tratado de imponer ningún cambio revolucionario contra la opinión pública. Eso también sucede porque en Estados Unidos el control de las mayorías en el Congreso es bastante alternante, demòcratas y republicanos pueden perder la mayoría de una elecciòn a otra por lo que parece que se cuidan de no hacer estupideces. En fin, me ratifica que América latina es una cloaca de inestabilidad y subdesarrollo.

23 de octubre de 2014, 22:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

USA a estas alturas tampoco es gran ejemplo de democracia, tienen problemas parecidos aunque a una escala mucho menor, esto es producto seguramente de el mayor sentido práctico que tienen los sajones, pero el problma de fondo es bien parecido: falta de representatividad y de legitimidad.

23 de octubre de 2014, 23:06

 
Blogger AleK said...

Lo terrible es que falta tanto tiempo para demostrar que somos un país democrático otra vez, chicoteando caracoles más largo se hará ese tiempo. Espero que esta señora que, con un congreso a su fabor, no cambie su período presidencial porque ahí si que estamos fritos y entramos al grupo de los vecinos.

24 de octubre de 2014, 00:48

 
Blogger Frx said...

AleK, probablemente para las próximas elecciones pongan de candidata a Isabel Allende y por el puro apellido gane, causando que tengamos otro gobierno de izquierda. Por otro lado, la neoinquisición políticamente correcta sigue ganando adeptos, por lo cual yo creo que en vez de una democracia vamos a tener una oclocracia con todas sus letras.

24 de octubre de 2014, 02:51

 
Blogger AleK said...

Eso es lo que quisiera zurda chilena, dejando de lado a Velasco, a MEO, a los verdes que siempre aparacen, a Lagos Weber probablemente, a Ossandón por este laso, a Allamand. Meo, Velasco no orían a primarias, la Primera Hija (viejuja ya) tendría que ir con Weber, los verdes, esotéricos, partido de los gays, etc Entre Allamand , Ossandón y José Antonio Kast (supongo) ganaría el peor Allamand.
De los tres o cuatro queda Velasco, Meo, Allende, Allamand. La derecha apoya a Velasco, estoy segura y la DC a la Allende jajajaja que chacra más siniestra. (Dándomelas de pitonisa) . Espero que sea más simple, que apareczca un líder con mano dura y se las cante de una vez por todas a estos desordenados y corruptos que tenemos en la casta política y en forma transversal.

24 de octubre de 2014, 03:08

 
Blogger Frx said...

Ojalá, aunque creo que pasará un tiempo muy largo antes de eso. Además me preocupa más el legado ideológico que esta gente ha dejado, pues pese a que muchos repudian a estos sinvergüenzas, tienen sus mismas ideas e incluso comportamiento.

24 de octubre de 2014, 03:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

AleK, Frx, a mi me deja tranquilo que en las FFAA nunca ha prendido el pensamiento de izquierda, buena parte de la oficialidad vienen de familias de inmigrantes y son inmunes al resentimiento genético porque tienen el ejemplo familiar al lado, en otros países han salido "caudillos" muy resentidos como fue Velasco en PErú y Perón en Argentina que causaron bastante daño a sus países, en Chile esos no prenden, desde los años 30 han tratado de infiltrarlos pero no hay caso.

En Chile hoy la izquierda es pigmea comparada con lo que fue en los 60-70 y la única forma en que al final estas minorías podrían imponerse es con la complicidad de las FFAA. Acá no tienen como, solo pueden moverse hasta cierto punto y de allí empieza el malestar de la gente y todo de nuevo.

24 de octubre de 2014, 09:23

 
Blogger Ulschmidt said...

Bueno, pero Bachelet ya prácticamente metió todas sus reformas, salvo la constitucional. ¿ o esa también?. Si se queda sin capital, el trabajo ya está hecho. Ahora toca administrar el sistema y mostrar que sirve, o perder elecciones y pasar la administración a otro. E ir reformando lo que no funcione.
Básicamente cambió un paradigma por otro. Bueno o malo, ya está hecho.

25 de octubre de 2014, 09:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lo de las "reformas" es más que nada testimonial. La reforma tributaria al final solo subió los la impuestos al pecado y a "los ricos" ni los tocó, la reforma a la educación también está siendo sometida a feroces podas, ambas están resultando un fracaso en términos de popularidad, esas dos reformas son la explicación de pérdida de capital político de Bachelet.

La gente en Chile es muy conservadora e incluso sectores de la izquierda se están distanciando del gobierno como mostró la carta "reservada" de Garreton.

Creo que las dos reformas están teniendo un costo político enorme para Bachelet y su desaprobación actual en todas las encuestas se debe más a eso que a los problemas de la economía, partió con un 80% de aprobación y hoy va por 40 y tantos, le esta pasando algo parecido a lo de Sebastian Piñera: est´´an desertando de sus propias filas

25 de octubre de 2014, 09:29

 
Anonymous Wilson said...

Bajo la retorica publicitaria y los eslogans (educacion de calidad, no mercancia, salud garantizada, democratizacion constitucional,como derecho felicidad, y otras musicas) se oculta el asunto del poder, y en los intentos de implementacion se desnudan los obvios efectos de esas politicas.
A esa luz el bacheletista afectivo se va volcando hacia sus intereses personales, sincerando su lejania con el proyecto ultista. Mientras el despelote causado por la Nueva Pilleria, revienta la inversion, y por lo tanto el empleo, de pasadita todo en medio de problemas con los comodities que alimentan el estado.
En esta horquilla, desafeccion y despelote, la Nueva Pilleria se diferencia en dos tendencias, los ubicados (Garreton que citas es un buen ejemplo, mucho DC, sociolistos tipo Escalona) dispuestos a dar uno o dos pasos atras, y los ultras que se situan en una vision guerrera y avanzar sin transar, culpando a todo opositor de sabotaje y campaña del terror.
Si ganan los primeros podemos esperar lo que sugieres, un pais normalito con alternancia en el poder, adaptativo, negociador, razonable.

Si ganan los segundos, eso conduce a radicalizar a la oposicion social y economica, lo que arrastrara a la oposicion politica al tema oculto en la chachara diaria, el asunto de quien y como corta el queque, y quien se apodera de cada parte. Eso solo tiene salida por la derrota de una de las dos fracciones, es decir un pais bastante invivible, hasta que se dirima quien manda. Y ahi recemos porque el castigo judicial y cultural a los milicos y la compra de todos los comprables, no los haya hecho abandonar sus deberes, y decidan quedars en sus cuarteles.
Apuesto una cerveza por la Marina...

25 de octubre de 2014, 11:14

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas