Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

La hipocresía de la educación igualadora

lunes, 24 de noviembre de 2014

 
Hace muchos años, a principios de los setentas, yo estudiaba en el Liceo de Ancud y desde el primer día de clases fui sin uniforme. En esa época nadie discutía que al colegio se debía ir con la chaqueta azul, pantalones grises, camisa blanca y corbata azul, así es que desde el primer día tuve problemas. Finalmente la profesora jefa -a quien recuerdo con cariño por otras cosas- me sacó adelante de la clase para interpelarme por la desobediencia reiterada de ir sin uniforme.

Recuerdo bien el discurso porque lo dijo de manera sincera y emocionada. Era una profesora normalista con sus años y relató la gran batalla que había costado conseguir que se implantara el uniforme obligatorio, porque con eso no se hacían diferencias sociales: tanto el rico como el pobre se vestían exactamente igual y se identificaban con el colegio ¿como yo no entendía el valor del uniforme?.

Como pude saqué la voz y le dije que estaba estudiando solo en la ciudad, mis papás andaban mal de plata y me mandaban tarde, mal y nunca, que comprar un uniforme era un lujo porque la parka, camisa y jean eran los únicos que tenía y me servían para andar en todas partes ¿como diablos iba a andar todo el día vistiendo uniforme, hasta los domingos?. No recuerdo en que terminó la discusión pero parece que la anulé, porque -según recuerdo- seguí estudiando hasta cuarto medio con mis mugrosos jeans y mi parka.

Lo increíble para mi fue ver como se emocionaba cuando decía ¡todos iguales! ¡sin diferencias! como si todos los uniformes fueran de la misma calidad y como si diera lo mismo los que llegaban en la camioneta del papá y los que íbamos a pata. Era una buena persona en muchas cosas, pero también una vieja tonta, llena de ideas estúpidas como creer que la educación podría ser igualadora, cuando es exactamente lo contrario: solo nos educamos para diferenciarnos y no entendía eso porque tenía caca en la cabeza. Pobre señora, todavía está lleno de gente así de tonta, viejos y jóvenes.

Lo más divertido es que la tontita llegaba a hacer clases como si fuera un desfile de modas, era vanidosa y su ropa rayaba en la extravagancia. Pero me da cierta pena hablar mal de ella porque era muy buena gente en casi todo, solo que estaba llena de ideas estúpidas que seguramente le enseñaron y la convirtieron en hipócrita como era costumbre entonces y continúa siendo hoy.

Años después, a principios de los ochenta en la universidad tuve un profesor de filosofía (a los ingenieros nos enseñaban filosofía ¿que tal?) que era un cura jesuita muy erudito, nos hicimos bien amigos y me ponía puras buenas notas pese -o tal vez porque- le discutía en todo. Pasaron los años y a mi me empezó a ir bien, trabajaba en Iquique y manejando de vuelta a Arica me lo encontré varado en el control de Cuya, más o menos a 100 kilometros de la ciudad, por supuesto me ofrecí a llevarlo, muy contento porque tendría con quien discutir un rato.Entonces la conversación, muy condensada, fué más o menos así:

-Padre, ¿entonces es malo ser rico o hacerse rico?
-No pues Tomás, la riqueza en si no es mala, lo malo es lo que haces con la riqueza, por ejemplo si eres tacaño y la disfrutas solo para ti mismo
-Entonces si soy rico tengo que compartir mi riqueza ¿verdad?
-Cierto
-¡Pero en ese caso me quedo pobre pues!
-No, porque puedes seguir trabajando, creando más riqueza y haciendo un poco mejor la vida de los demás
-Oiga padre, ¿pero se acuerda cuando me hacía clase y yo no tenía donde caerme muerto? a veces no comía en toda la semana
-Si, que horrible debe haber sido
-No era gran cosa, pero usted llegaba en su rica moto ¿por que nunca se le ocurrió vender su moto para ayudarme?
-Tienes razón, lo que pasa es que uno no siempre puede estar a la altura de sus ideales

Me vino un ataque de risa ante tal hipocresía del curita. También era muy buena persona, pero inadvertidamente se había convertido en un completo hipócrita. Normalmente tengo simpatía de entrada por los curas y esa hipocresía fundamental del catolicismo cuando habla de "la cosa social" es una de las cosas que me dan más risa. Ni siquiera me enojan, me dan mucha risa, siempre preferiré a un cura hipócrita antes que a un canuto fanático, mil veces.

Hoy con la reforma educacional del gobierno pasa exactamente lo mismo, el eje es conseguir una herramienta igualadora sobre algo en que nadie, absolutamente nadie se quiere igualar. Cuando la educación iguala el país se va al tarro de la basura como ocurrió en Cuba, donde los ingenieros y médicos viven como mendigos. La educación debe ser diferenciadora.

Que mejor prueba de esto es  la que muestra el reportaje Los colegios favoritos de la elite de la nueva mayoría, los más feroces predicadores de la reforma educacional como herramienta igualadora, partiendo por nuestra actual presidenta han elegido para sus hijos los colegios más caros del país. Cuando le preguntaron en micrófono abierto a Fernando Atria -uno de los propagandistas de esta reforma- por que el mismo tenía a sus hijos en un caro colegio particular se enfrascó en una larga explicación que no explicaba nada, igualita que la de mi profesor de filosofía. Me sirvió para bromear un poco en Twitter: a la pregunta ¿por que siendo promotor de una educación igualadora tiene a sus propios hijos en un carísimo colegio pagado?, si hubiese sido honesto tendría que haber dicho "porque tan huevón no soy pues".

Algún día voy a escribir sobre los mercenarios que consiguieron suculentas becas Conicyt en universidades de elite y las pagan escribiendo propaganda para el gobierno de turno. Una vez me dijeron que les tenía envidia, ¡claro que los envidio!, pero con envidia sana ¿como no envidiar algunos que son tan pobres diablos como yo, o peores, les paguen millonarios postgrados en la Ivi League a cambio de escribir loas a sus padrinos políticos? me parece asqueroso pero yo demás lo haría, total, el billete no tiene olor. Pensándolo bien mejor no escribo nada de eso, todo lo que tenía que decir está en este párrafo, no creo que valga la pena darle más vueltas.

24 Comments:

Blogger EDO said...

Lamentablemente la gente en general no sabe mucho de economia y no cacha que la diferencia es la que crea valor todavia recuerdo un articulo que lei el otro dia en donde aparecia que Camilo Ballesteros (si el comunista de la USACH que fue dirigente de las protestas estudiantiles el 2011) fue al Saint George y que viviendo en una poblacion y todo se gastaban la mitad del sueldo familiar para poder estudiar en el Colegio Latinoamericano (colegio particular) en Providencia el cual esta lleno de hijos de diplomaticos al final todos estos comunistas y socialistas son la raza mas cinica habida y por haber y les gusta el billete tanto o mas que a los amigos de derecha y ahora con el reajuste publico van a ganar 2 o 3 sueldos minimos mas...eso es todo.

23 de noviembre de 2014, 22:46

 
Blogger Maximo said...

Muy cierto.

Y algo importante, el San Ignacio es muy solicitado por los zurdos....Cosas de la vida.

23 de noviembre de 2014, 23:48

 
Blogger Frx said...

Bueno, yo creo que todos caemos a veces en inconsistencias que pueden hacernos quedar como verdaderos hipócritas, en este Templo de Ocio he podido descubrir mis propias contradicciones y remediarlas, eso sin mencionar que me puse más relativista moral de lo que ya era. Por ese lado, entiendo lo que dice el cura, pero que buena parada de carro le chantó :D. Lo cierto es que muchas veces uno puede caer en hipocresía por ignorancia, por ejemplo puedes de verdad creer en el bien común y creer ingenuamente que para lograrlo, hay que instaurar más estado, pero ignorar la naturaleza egoísta del hombre y apoyar a un tirano sin tener idea hasta cuando ya es muy tarde. Yo creo que mucha gente que conozco debe pensar así o bien parecido. De todos modos, creo que el problema es cuando la gente puede hasta venderse a sí misma con tal de lograr sus fines como pasa con muchos de los políticos que nos gobiernan.

Nada que ver con lo anterior, pero fui a una feria del libro hoy y no pude quedar más decepcionado, puros libros de extrema izquierda haciendo apología a los encapuchados, Hugo Chavez, cómics homosexualistas, uff, parecía más una feria de la propaganda. Lo único rescatable eran unas pocas novelas resumidas de Charles Dickens y otros autores de su talla, unos libros de Humberto Maturana con otros más, unos cuantos libros sobre psicología y un tomo del Capital de Marx (me sorprende que no tuvieran todos, sino interpretaciones de otros autores sobre el mismo). En el barrio Bellavista de Santiago la cosa tampoco cambiaba, habían hasta artesanías de Fidel Castro. Al final más que cultura, tenemos propaganda.

23 de noviembre de 2014, 23:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Edo, efectivamente. La gente de izquierda que he conocido, todos sin una sola excepción que recuerde son terriblemente arribistas y miradores en menos, algunos son así inconscientemente, no se dan cuenta que al final toda su rabia contra las "injusticias" no son otra cosa que envidia apenas contenida porque ellos mismos son abusadores y despectivos siempre que pueden, es lo más normal que roteen y se crean moralmente superiores, en algunos es hasta simpático pero en otros que son así conscientemente son insoportables.

Máximo, los San Ignacio son colegios de jesuitas pues, los inventores del complejo de culpa para inocular su mala leche en los señoritos y después manipularlos.

Frx, claro, ser inconsecuente es parte del ser humano así como tener miles de contradicciones y racionalizarlas, pero hay una diferencia importante entre ser inconsecuente por tonto y ser hipócrita. Los tontos simplemente no se dan cuenta, son muy básicos y generalmente bien intencionados. Los hipócritas son otra cosa, ellos calculan los beneficios y tiene su doble discurso y racionalizaciones a sabiendas, es muy diferente.

24 de noviembre de 2014, 00:14

 
Blogger Frx said...

Por eso dije que el problema es la gente que es capaz de venderse a si misma, ellos son los que manipulan a otros y dejan la grande. De todos modos, me gustó la distinción, uno de repente usa dos palabras para referirse a lo mismo indistintamente cuando tienen una diferencia fundamental.

24 de noviembre de 2014, 00:39

 
Blogger AleK said...

La hipocresía de los curas es impresentable, partiendo por el papa (que a todo esto es jesuita), pero todos ostentan las riquezas que nadie las imagina. Ellos debieran dar el ejemplo a sus feligreses en lo que se refiere a la caridad y amor al prójimo.

Lo otro, en Chile la mayoría de los curas son izquierdistas y los frescos se hacen los pobres pidiendo diezmos hasta en los funerales.

Los profesores de historia, muchos, o la gran mayoría son unos aprovechadores que toman ventaja de su tribuna para adoctrinara los alumnos.
Los RN y los DC son los más hipócritas de la política chilena.
La hipocresía is everywhere no solo en la educación igualitaria y sin "lucro".

24 de noviembre de 2014, 02:29

 
Blogger Jose Luis Pizarro said...

Será porque soy muy viejo, pero nunca tuve obligación del uniforme.
Hace muchos años (tal vez unos 15 años menos de los recuerdos de Tomás), yo niño, también vivía en Chiloé, en Castro, e iba al 3° o 4° preparatorio de la escuela pública (Escuela Superior de Hombres se llamaba, construida por la vituperada sociedad constructora de establecimientos educacionales). Muchos, demasiados de mis compañeros, iba a "patita pelada" a clases. Saltando por la escarcha con los "piececitos morados" diría la Gabriela. Llegada la primavera, cuando subieron algo las temperaturas, le pedi a mi madre si podía ir yo también a la escuela a sin zapatos. Fui autorizado y la cosa llamo tanto la atención de la maestra que al dia siguiente se apersonó por casa buscando entender lo que estaba pasando (¿mi padre se había arruinado, pasaba por una crisis económica o algo parecido? en Castro se conocían "casi" todos los "que contaban").
Mi madre le dijo que yo lo habia pedido y ella no veia nada malo en que fuera sin zapatos a la escuela.
Como se ve, mi "perverso" sentido igualitario me viene de muy atrás.
Creo por eso que hay que volver al sentido original y a la pobreza de los años sesenta, cuando Frei promulgó su reforma educacional, que entre otros cambios notables impuso el uniforme, para entender porque se tomo esta determinación. Muchos profesores normalistas, que fueron los grandes educadores de Chile, apoyaban esta reforma y el uniforme, justamente porque frenaba la discriminacion entre el niño sin y con zapatos.
Si mal no recuerdo, el gobierno fijaba cada año el precio uniforme standard con indicación de los colores y la calidad del material.
A los que no le gustaba "esa" calidad podian comprar una mejor respetando los colores y a los que no podían pagárselo, el Estado les brindaba uno gratuitamente (¡que horror! el estado igualitario).
No se en que año habra estudiado Tomás, pero es posible que la dictadura había ya eliminado la subvencion a los estudiantes mas pobres que como el, no podian pagarse un uniforme.

24 de noviembre de 2014, 08:19

 
Blogger schuarz said...

La hipocresía esta dentro del ADN de todos los humanos. Creo que el humano tiene varios males dentro de el que lo conecta con su mono interior y que aunque algunos critiquen a otros por tenerlo, todos lo tienen sin excepción. Como por ejemplo; la lujuria, la envidia, el egoísmo y la hipocresía( quizás se me olvidaron varios mas)..
Es como la UDI; que se golpean el pecho creyéndose moralmente superiores por seguir fielmente lo que dice la Iglesia pero por el otro lado se comportan distinto cuando nadie los ve,los comunistas como tu lo dices o hasta "seres iluminados" como el Dalali Lama( si el mismo )...ya que el Dalali Lama también siente lujuria( se le lanzo a la Mia Farrow cuando esta lo veía como un Dios y creía que este hombre era distinto después de estar con el pervertido de Woodi Allen..)....

24 de noviembre de 2014, 08:22

 
Blogger Jose Cornejo said...

Si hay gente hipócrita en este mundo son los del zurderío. El zurdo de por sí es un manipulador emotivo, es un ruin personaje envidioso que sabe que cagandole la siquis a un rico o capitalista, puede dominarlo a su antojo. pero anda a enfrentarlo con sus propios dichos, se tira al suelo, vocifera insultos y es incapaz de rebatir con argumentos. menos predicar con el ejemplo.

El problema del catolicismo al igual que el islam, no son ambos en sí. sino las personas que las integran. así como hay curas bonachones, simpáticos e incluso indulgentes y benevolentes, hay otros que disfrazan con sotanas y discursos "justicieros" (mientras apuntan con sus dedos acusadores al que tiene, demonizándolo) su envidia y resentimiento hacia el que tiene, solo porque tiene. pero tampoco predican con el ejemplo (de ahi viene el dicho del padre gatica "que predica y no practica")

Recordando The Wall(la película de Pink Floyd), en los comunachos lo que más abunda es el resentimiento y es precisamente ese resentimiento el que los lleva a construir muros, de tal manera de tener a todos encasillados y con su movilidad restringida, de tal forma que sus "ciudadanos" o "pueblo" con el que tanto se arrogan el deber de representarlos (predica pero no práctica) no sean más que ellos.

Saludos.

24 de noviembre de 2014, 10:17

 
Blogger Leus said...

José Luis,

Lo del uniforme es una reverenda tontería. Es una ilusión de igualdad, es un gesto vacío que no merece mayor discusión. Los muchachos aprenden a distinguir la calidad de las telas y la marca del zapato desde chicos, es lo único para lo que sirve.

(Y, hombre, ¿Tomás estudiando en la básica durante la dictadura? Juá, ¡a esas alturas ya se había jubilado!)

24 de noviembre de 2014, 11:31

 
Blogger Frx said...

Al menos en su época había un motivo para usar uniforme que uno quizás no comparta, de hecho, yo tampoco lo comparto porque no es por sonar discriminador ni clasista, pero vamos, por rasgos físicos o por afinidades uno puede deducir a qué estrato social pertenece otro. Si los uniformes cubrieran de cabeza a pies les creería más, pero hoy se usa uniforme porque es parte del reglamento, y si uno pregunta por qué el reglamento lo dice, le dirán que así fue escrito. Sólo unos pocos hablarán sobre el origen del uniforme y ese es el problema, cuando las cosas se fundamentalizan y se pierden las razones del por qué de algo.

24 de noviembre de 2014, 12:03

 
Blogger Mina Monti said...

Qué buen artículo, Tomás, se lo leí a mi mamá (la pura verdad - dijo -) Un abrazo.

24 de noviembre de 2014, 15:20

 
Blogger Jose Luis Pizarro said...

En realidad no vale la pena opinar con (o contra) tantos talibanes.
Mejor que se queden con sus ideas fijas.

24 de noviembre de 2014, 15:35

 
Blogger Maximo said...

Muy bueno lo que hoy. Y no lo comento porque no tengo nada mas que agregar.

24 de noviembre de 2014, 17:12

 
Anonymous Renzo G. said...

Fernando Atria dice en su libro sobre "Derechos sociales" que, siguiendo su linea de razonamiento para eliminar el financiamiento compartido, también debería prohibirse el pago privado por educación INCLUSO sin subvención de por medio. O sea Atria es lo suficientemente honesto intelectualmente en su libro para reconocer que la misma regla que pretende aplicarse a los colegios particulares subvencionados debería extenderse a los colegios particulares pagados, para ser consecuente con la idea de la educación como "derecho social". Atria cierra el párrafo diciendo que si ello no ocurriera, se debería al "poder fáctico" de quienes pagan porque sus hijos asistan a esos colegios, "poder fáctico" que busca mantener un "privilegio injustificable".

24 de noviembre de 2014, 19:52

 
Blogger AleK said...

El uniforme escolar tiene solo fines prácticos, lo veo así como mamá de dos niños (adolescentes). Pienso que si fueran al colegio con ropa de calle, tendría que tener un saco de plata para comprarles ropa nueva. Los niños de todos los estratos sociales son súper "marqueros", la competencia es tanto en niñas como en niños y quieren ser más "bakanes" entre ellos.
Estoy a favor del iniforme y eso que mis hojos van en un colegio particular subvencionado, con niños de diversos mundos sociales.

24 de noviembre de 2014, 21:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Amigos,no estaba muerto,andaba de parranda.

FRX yo jamás me vendería, puedo arrendarme eso si, todo depende del precio.

Ale, curas, políticos y profesores son grandes exponentes de nuestro deporte nacional, que es la hipocresía y el doble discurso. A estas alturas ya no asombra ni molesta a casi nadie.

José Luis, yo fui al Valentin Letelier entre 1974-1967 y allí el uniforme era obligatorio, te puedo asegurar que el gobierno jamás "ayudó" ni subvencionó a los pobres a comprarlo ni mucho menos, tan amnésico no estoy y nosotros éramos de la extrema pobreza (fundamos la Población Santiago).En la Rafae Sanhueza (escuela Matte) no existía el uniforme, tampoco en la Escuela 57 de la pobla, habría sido absurdo. De hecho no recuerdo que nunca hayamos recibido una subvención, las casas que nos construyó la Corvi en la pobla se pagaban a precio de mercado, en mil años pero no daban el título hasta que estuvieran pagadas. Eso de los subsidios es un invento de los ochentas que se desvirtuó completamente a partir de los 90s.

Lo de los niños a pata pelada no lo alcancé a conocer pero si me lo han contado amigos más viejos, supongo que era una costumbre en los más pobres, yo cuando chico usé alpargatas, eran bastante prácticas y económicas. Lo que me cuentas de ir a pata pelada para ver "que se siente ser pobre" era -es- algo más o menos común en los colegios religiosos, me parece una cosa muy extraña pero como experimento vale.

Shuartz, claro, la hipocresía es una característica típicamente humana, todos los somos aunque algunos se les pasa la mano y son hipócritas a niveles tóxicos

José, la hipocresía de izquierda se nota más porque siempre se han arrogado una superioridad moral por la pretensión de ser "solidarios", "justos" y cosas así, eso es algo que existe desde los fariseos, seguramente de mucho antes.

Leus,Frxm, exactamente, la idea del uniforme fue bastante fallida, yo recuerdo bien que los uniformes baratos eran de una especie de lanilla gruesa mientras que los caros eran como de casimir, la diferencia saltaba a la vista, la idea de uniformar es de por si estúpida a menos que se necesite para distinguirse entre si en una guerra.

El uniforme finalmente se convirtió en un símbolod e status de los colegios particulares pagados, ironías de la vida. A todo esto en Europa y USA desde hace mucho tiempo siempre fue así (el uniforme era para colegios católicos y/o exclusivos para distinguirse de los rotos)

Pao,chas gracias Paolita, muchas gracias ;) Máximo, lo mismo

Renzo, para mi son puras piruetas pencas, racionalizaciones que se quedan en las formas pero no tocan lo central del asunto. En mi opinión el tipo está pagando sus becas nomás, jamás le he leído algo originalo interesante, aparte de eso circunloquios interminables típicos de los sobacos ilustrados, Carlos Peña hace lo mismo y muchos otros, es una especie de oficio, yo le llamo pluma pagada.

Ale, si el uniforme te resulta práctico me parece muy bien que lo uses en tu caso, lo que me parece pésimo es que lo hagan obligatorio para "pretender" igualar a los niños. Creo que esa es una soberana estupidez.

25 de noviembre de 2014, 00:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Leus ¡yo fui a la primaria cuando estaba de presidente Alessandroi y Frei Montalba! la educación media hice con Allende y con el gobierno militar, mal llamado dictadura rojo maldito jajaja

25 de noviembre de 2014, 00:22

 
Blogger AleK said...

Jajajajja me encantaron tus respuestas, muy sociales, igualitarias, democráticas y diversas. Nadie puede pelear.
Saludos

25 de noviembre de 2014, 01:28

 
Blogger Frx said...

Respuestas gratuitas y de calidad XD. En todo caso, mientras más "cuico" sea el colegio, más encachado es el uniforme.

25 de noviembre de 2014, 10:53

 
Anonymous Anónimo said...

Sesudeces de un C3 arribista y apatronado. Eso si, muy celebradas por el resto de los franquistas arribistas; esos batracios que envidian lacayunamente a los poderosos y se consuelan ninguneando al pueblo.

25 de noviembre de 2014, 10:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Estimado savant, no te muerdas la lengua, te podrías envenenar con la bilis ;D

25 de noviembre de 2014, 11:23

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

La subsecretaria de Educación que es comunista o cercana a esa ideología sacó de nuevo el tema del igualitarismo, que la educación genera desigualdades.

En mi blog,varias veces he mostrado donde estudian la élite de la Izquierda chilena. Lo mejor sería que suicidarán como Allende.

Eyzaguirre en el Verbo Divino.
Fernando Atria en el Colegio San Ignacio del El Bosque.
El imbécil de Ignacio Walker y su hijo, el diputado en el Saint George.No querrá que su nieta, por ejemplo, se junte con flaité.

No sé donde estudiaron los hijos de Bachelet.

Es cierto lo que dice AleK como mamá y lo que dice Tomás sobre los colegios privados en el mundo anglosajón. Basta ver las películas como 'La Sociedad de los poetas muertos' y otra parecida en la actúa el actor Kevin Kline, donde es un profesor de historia.

Lo que se le olvida a la Izquierda es que todos tenemos distintos talentos. Unos pueden ser buenos para las matemáticas, otros para el arte, otros para el deporte, otros para las letras.

25 de noviembre de 2014, 14:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Mi idea es que la verdadera izquierda dejó de existir hace muchos años, desde la década de los ochentas habría que ser un completo bruto para creer de verdad en el socialismo. Lo que hay ahora son derechistas disfrazados, con retórica de izquierda, igual de clasistas, brutos y abusadores que los antiguos latifundistas, tal ve más. Es pura hipocresía, que cruza desde Manuel José Ossandón y Piñera hasta Camila Vllejo y Tellier, un festín de hipócritas.

25 de noviembre de 2014, 14:34

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas