Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Un solo paso toma diez años

jueves, 1 de octubre de 2015



Mi buen amigo Ian Thomson celebró el pasado 26 un triste aniversario, se cumplieron exactamente diez años desde el 26 de septiembre del año 2005 cuando ingresó la solicitud para que el Consejo de Monumentos Nacionales declare en ese estatus a las ruinas de las azufreras y el ex ferrocarril del Tacora. Diez años con respuestas ambiguas, antagonicas o ninguna respuesta durante largos períodos. Diez años de "estamos casi casi"; "solo falta la firma del minsitro"; "se fue en consulta a DIFROL" cuando no fueron silencios y consultas sin respuesta.

Mientras tanto el patrimonio sigue allí perdido, se lo van robando de a poco porque está en total estado de abandono en una de los lugares más remotos de nuestro país. La zona es un corredor de actividades ilegales y en la noche se convierte en tierra de nadie, casi imposible de controlar por los escasos carabineros que patrullan en los retenes.

Por su ubicación muy estratégica, cercana a la triple frontera y el abandono histórico en que se encuentra, la zona es una frontera prácticamente abierta que se está convirtiendo en un activo corredor para actividades ilegales tales como: Internación de drogas desde Bolivia; Contrabando de oro desde Puno hacia Bolivia; Caza furtiva de vicuñas; Abigeato; Robo de material histórico para venta como chatarra, etc.

El asesinato de dos carabineros del Retén Villa Tacora en febrero de 2015 es una señal potente de lo que puede ocurrir de continuar la zona en el mismo estado de abandono y pobreza. No se trata de un incidente aislado, pues ha habido otros crímenes y delitos en el pasado.

Y no se trata de cualquier ferrocarril, según nos cuenta don Ian:  "El lejano ferrocarril que antiguamente atendió la industria azufrera del sector del volcán Tacora se encuentra entre los menos conocidos de Chile. Funcionó entre 1925 y 1966, siendo el ferrocarril más alto en el mundo en su época, pues ascendió seguramente hasta unos 4 840 m.s.n.m. y, muy probablemente, hasta sólo 20 metros menos de 5 000. En su punto más alto, combinó una línea de andariveles, que asciende hasta unos 5 450 m.s.n.m..

La explotación minera del azufre floreció en Chile entre fines del siglo XVII y mediados del XX, desapareciendo del territorio nacional, hace unos 20 años, por no poder competir con otras modos de producción. Hoy, la minería tradicional de azufre se encuentra cerca de la extinción en casi todo el mundo"

A los pies de los andariveles se llega a 5.200 metros sobre el nivel del mar y la vista es impresionante. Con buen clima y buenos pulmones se puede llegar allí, e incluso seguir subiendo por la línea de los andariveles es una subida de senderismo pero en condiciones de altura y oxigeno bastante extremas, difícil imaginar una aventura más atractiva que esa.

El estado de abandono y aislamiento es impresionante, hay peligros por todas partes, los caminos son difíciles y en partes de una sola vía por el borde de profundas quebradas. El canal de Uchusuma que es de propiedad del Gobierno Peruano y lleva agua a Tacna corre abierto por más de cuarenta kilómetros, parece inofensivo pero es una trampa mortal para cualquier persona o animal que caiga en él, es de cemento revestido en plástico y no hay como salvarse de sus laderas inclinadas, todos los años se ahogan animales en él y nunca se ha logrado que lo tapen, probablemente por el alto costo sin beneficio extra para los usuarios en Perú.

En todo el camino, desde el desvío en Pacollo de la 11-CH, se transitan horas por altiplano despoblado, subiendo y bajando en tramos por la profunda garganta que ha dejado el río Lluta, a gran distancia se agrupan minúsculos pueblitos con pastores de 20 a 50 casas. No tienen nada, apenas un motor que les da electricidad dos horas al día, aparte de eso, nada. Una urgencia médica allá y eres hombre muerto, sin embargo hasta en la subida misma del volcan aparecen signos de modernidad, porque hay señal para teléfono celular, seguramente de la minera de oro Pucamarca en Perú, que se puede ver a simple vista y a la que se puede llegar caminando si tienen buenos pulmones.


El lugar es maravilloso, el patrimonio es valioso para la historia y la arqueología industrial, existe un potencial único para desarrollar turismo de aventura extrema en pequeños grupos. Sin embargo la precariedad, el aislamiento de las comunidades locales y los robos son brutales.

¿Que se gana con declarar monumento nacional? Bueno, más o menos lo mismo que ganaron las oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura, que se transformaron desde pueblos fantasmas en ruinas a lugares visitados y puestos en valor, gracias a que su calidad de monumentos nacionales los califican para recibir donaciones de empresas y proyectos de fondos para la cultura.

Cuando he estudiado proyectos sociales, en la metodología moderna el énfasis se hace siempre en el impacto, es decir la magnitud del cambio que provoca el proyecto en un lugar, más que en los antiguos criterios de rentabilidad social (el máximo bien para el mayor número de personas). En estos lugares habitados por grupos muy pequeños de gente, resulta imposible aplicar criterios de rentabilidad social y eso explica en buena parte su abandono. Con medidores de impacto en cambio, conseguir que un lugar pequeño, potencialmente precioso y abandonado, pueda alcanzar ese potencial, y de paso mejorar la vida de sus habitantes, es mucho más fácil producir estos cambios y financiarlos.


Eso lo entendió hace años la Fundación Altiplano, con su proyecto La Ruta de las Misiones que reparó iglesias en estado de deterioro por todos esos pequeños pueblos, es una iniciativa extraordinaria tener reparadas las iglesias, pero no suficiente, porque se necesitatener movilidad y albergues o refugios para hacer realidad el turismo de aventura, una actividad de nicho que puede cambiar para mejor la vida de los pobladores. Nuestra asociación pretende lograr que las ex azufreras, los andariveles y los restos del ferrocarril sean nombrados monumentos nacionales es el primer paso para energizar Villa Tacora con energía fotovoltaica, establecer un refugio de buenos estándares y organizar excursiones al lugar.

Claro que si este primer paso se nos está demorando diez años, por simple burrocracia, no quiero imaginar lo que demorará lo que sigue. Sin embargo hay que aprender de la perseverancia de don Ian en el asunto: sin prisas, pero sin pausa seguro que vamos a llegar.


10 Comments:

Blogger Jose Cornejo said...

Una pena, Tomas. Tanto que se llenaron la boca con la matanza de sta. maría de Iquique y los cadáveres en containers sin identificar y sin tener cristiana sepultura. Tanto que se llenaron la boca con la historia minera chilena y ni siquiera son capaces de proteger a estos mudos testigos de dicha historia.

Allá no hubo ejecutados políticos, por eso ni la pescan.

1 de octubre de 2015, 15:27

 
Blogger pavezwellmann said...

Un tema fascinante que nunca llegue a visitar cuando vivi en Arica son las azufreras de Chupiquiña, que se ubican a 5.490 metros de altitud donde finalizan los andariveles al norte del volcan Tacora. En Google Earth se visualizan aun los restos de construcciones (es mejor ubicarlas en la imagen de 2011).

En algun libro de geografía delos años 50´s leí que las azufreras de Chupiquiña llegaron a ser, en ese momento, el lugar habitado mas alto del mundo.

1 de octubre de 2015, 17:02

 
Blogger Pablo said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

1 de octubre de 2015, 18:54

 
Blogger Pablo said...

Me encanta la historia, los trenes y los "abandonos" industriales. Acá está todo eso, más un paisaje hermoso.
Que mas se podría pedir? Una conversa entretenida con don Ian?
Esto es un ejemplo de porque le estado NO debe meterse en todo. Quien es el dueño de los terrenos?
No creo que sea un privado, si no ya habría hecho algo para rentabilizarlo.

1 de octubre de 2015, 18:57

 
Blogger Pp Valdivia said...

Mr. Tomas, leer su entrada de hoy me hizo recordar un Reportaje q vi sobre la zona q esta frente a los lugares q menciona, pero en Perú, q como ud. bien dice (por lo q se ve) se puede cruzar al otro pais caminando... tambien muestra la Triple frontera y cruza ademas hacia el pueblo Boliviano de Charaña y tambien al pueblo chileno de Visviri.

Si le interesa chequearlo aqui le dejo los links...
Ahora yo me pregunto ese equipo de filamcion habra presentado algun documento para pasar la frontera por esos pueblos?

1ra Parte (desde el min 18 empieza la parte colindante a la frontera con Chile)
https://www.youtube.com/watch?v=FnXInakJcSM

2da Parte
https://www.youtube.com/watch?v=MRnXRmkg_K8

3ra Parte
https://www.youtube.com/watch?v=AF4nk-qRO_E

1 de octubre de 2015, 19:23

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, claro, donde no hay posibilidad de aprovechamiento político no pesca nadie, lamentablemente.

Alejandro, el Chupiquiña es el cerro que está justo al frente de los andariveles del Tacora, se puede ver en el primer video en el minuto 0:26 y se llega a su falda en unos minutos caminando, el límite pasá justo entre los dos cerros y se pueden ver los hitos con toda facilidad, es una frontera completamente abierta. De hecho para llegar al volcan Tacora donde estamos en el primer vieo el camino cruza un buen tramo por el Perú, cosa que parece no molestar a nadie. Es fabuloso.

Pablo, ese sector tiene dueño, son la familia Saavedra (si no me equivoco) y de manera inexplicable no se han interesado en la declaratoria de monumento nacional, que sin duda los beneficiaría. En fin, así son las cosas.

Pp Valdivia, excelentes los videos, especialmente el tercero con la escalada al crro Las Monjas, de allí se ve el Tacora, los Payachatas, el Chupiquiña y muchos más que forman parte de la cordillera del Barroso. ¡gracias por el link!

1 de octubre de 2015, 22:01

 
Anonymous Wilson said...

Si se lograse armar un proyecto, aunque sea ficticio, de desarmar algo,vender la chatarra, ganar unos pesos para los conocidos de siempre, como por milagro se aprobaria la declaracion de monumento nacional en dias...
No hay como desatar la envidia para mover al estado, puede ser hasta mas eficaz que la coima.

2 de octubre de 2015, 09:37

 
Anonymous er lusho said...

Tienen el link de google earth??

2 de octubre de 2015, 12:00

 
Blogger Frx said...

Una lata eso de la burrocracia, con 10 años yo habría perdido la paciencia hace rato. Ojalá que la cosa resulte al final, como todo indicio de historia, vale la pena preservarlo lo más posible.

2 de octubre de 2015, 13:43

 
Blogger Ulschmidt said...

Esos lugares industriales abandonados en los extremos del planeta - por altura, longitud, latiitud o condiciones extremas - tiene un atractivo especial. Como las estaciones balleneras en las islas cerca de la Antártida, las ciudades de piedra sepultadas por la jungla, etc.. Muy bonito.

2 de octubre de 2015, 15:22

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas