Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Cuídado con las profesiones de moda

martes, 29 de septiembre de 2015


Esto lo he contado antes, pero lo repito a ver si alguien puede aprender de mis errores (aunque lo dudo). Cuando yo era un chiquilin me encantaba desarmar los aparatos, especialmente las radios. Me gustaba jugar con  la electricidad, hacer extensiones y tenía una especie de fetiche con los cables, interruptores y enchufes Ticino. Con mi primo Mario armamos muchos metros de extensión, luces para colocar en el patio y cosas por el estilo. Nuestro juego era hacer cortocircuitos colocando un cable grueso doblado entre los terminales del enchufe y cuando decubrimos que de los dos cables solo uno da la corriente, apostábamos a una especie de ruleta rusa para ver quien tocaba el que no daba, creo que recibí decenas de sacudones por ese estúpido juego. Tal vez eso fue lo que me dejó medio tonto.

Pero me estoy alejando del tema. La cosa es que todo lo que tuviera que ver con la electricidad y principalmente con la electrónica, me apasionaba. Y desde los diez años, más o menos, lo único que me interesaba en la vida era ser ingeniero electrónico, jamás me vi a mi mismo trabajando en alguna otra cosa. Cuando desarmé un ventilador viejo el motor "jaula de ardilla" me dió un año completo de entretención, no me cansaba de hacer mini poleas y andariveles, bueno, hasta que finalmente lo quemé. Si hay algo que siempre tuve fue una vocación muy clara, desde niño.

Jamás se me ocurrió que podría ganar plata con eso, toda mi vida había sido muy pobre así es que la plata no era un tema, pero cuando yo tenía 18 años, en 1973, la electrónica era la profesión del futuro. Como no me alcanzó el puntaje para estudiar ingeniería entré a técnico, al final del primer año tenía ofertas para trabajar en la industria que había en Arica, estaba lleno. Cuando terminé de estudiar en 1975 la industria desapareció de un día para otro, se abrieron las importaciones y las armadurías electrónicas perdieron toda su razón de ser.

Claro que a mi me seguía gustando el asunto y como mi sueño era ser ingeniero electrónico, en 1978 entré de nuevo a la universidad sacando el maldito diploma contra todo pronóstico racional. En la universidad murió el encanto por la electrónica, un ingeniero ya no tenía nada que hacer en el mundo de los transistores, cada día las fallas eran más raras y las cosas malas se botaban y se cambiaban completas. Un ingeniero electrónico no tenía ningún sentido, mucho menos hoy, aparte de unos poquísimos nichos muy escasos de trabajo.

Pero en 1980 empezaron a llegar los computadores de escritorio, un sueño hecho realidad: tenían un enorme potencial pero uno los prendía y lo único que aparecía en una pantalla de rayos catódicos era algo así:

Yo venía siguiendo el asunto desde el año 1969, tenía alguna idea de Fortran y en la universidad no me costó nada ponerme al día, en menos de un año ya era un programador bastante decente, parte del selecto y pequeño grupo de los que conocían la profesión del futuro: programador de computadoras. Mi especialidad fueron los inventarios, cuentas corrientes y un integrado que desarrollé con el tiempo que era como el abuelo de los actuales puntos de venta (POS), eso me dio de comer por bastante tiempo.

La cosa duró unos 10 años, hasta que la estandarización y los programas de propósito general hicieron obsoleta la programación a la medida. En 1990 la profesión del futuro ya estaba en plena decadencia y de las universidades salían todos los años miles de ingenieros en computación, que tenían que competir con nerds, gorditos sin vida que se dedicaban todo el día a codificar -puesto que no tenían nada mejor que hacer- y sabían mucho más que los flamantes ingenieros, expertos en lenguajes formales, compiladores y otras cosas por el estilo, perfectamente inútiles cuando no obsoletas.

Entre los años 80 y 90 la profesión del futuro fue la ingeniería comercial, una profesión sui generis -creo que fue inventada en Bélgica- que durante los años de alto crecimiento tuvo una enorme demanda en Chile. La idea era bastante buena, porque en otros países es un nicho que llenan los economistas o administradores. Ingeniería comercial tiene un poco de ambas cosas pero sobre todo enseñan administración y gerencia. Era la profesión de los gerentes en un mundo con mucha necesidad de management. Yo también me entusiasmé y trabajé varios años en el área de proyectos, cuando eso daba plata, finalmente el año 2010 estudié el MBA que es un posgrado básicamente para formar gerentes en las áreas de estrategia o de liderazgo.

A mi nunca me ha gustado el liderazgo así es que me fui por la estrategia. Hoy se levanta una piedra y aparece un MBA porque se han popularizado muchos programas express, algunos de poco contenido y bajas exigencias, aunque los postgrados siempre son menos exigentes que la carrera de pregrado. Con todo no me arrepiento para nada haberlo estudiado, estoy seguro que puso amplificadores a las pocas neuronas que me quedan y lo puedo combinar muy bien con el duro programa de ingeniería de ejecución que estudié en pregrado. Hoy puedo leer un balance y se lo que significa, hasta a veces puedo notar las cuchufletas contables. Mi cerebro se abrió al maravillosos universo de las finanzas y también estudié economía, marketing y estrategia, que complementé leyendo muchas otras cosas relacionadas en los años siguientes.

A lo que quería llegar es que intenté con todas esas profesiones del futuro y ninguna lo fue. No existe la profesión del futuro. En los últimos años era artículo de fe que la profesión del futuro era la geología y la metalurgia, miles de los mejores puntajes entraron a estudiar eso ilusionados en que se iban a forrar de plata hasta el fin de sus días. Hoy Renzo me comenta en Twitter que en lugar de estudiar las piedras parece que van a  terminar pateando piedras, porque el ciclo minero ya se fue al diablo quien sabe por cuanto tiempo y sin duda en pocos años más el trabajo de los geólogos y metalurgicos lo haran robots.

No existe la profesión del futuro porque las profesiones están basadas en un modelo donde el conocimiento es valioso: el conocimiento escaso, como el del viejo ingeniero eléctrico que tenía un sistema de colores de cables distinto de todos los demás, así cuando algo se echaba a perder el era el único que podía arreglarlo. O el programador que hacía códigos tan complicados que solo él los entendía.

Todo eso es del pasado. Las profesiones como enseñanza de un conocimiento exclusivo están fracasadas por dos razones: la tecnología cambia mucho más rápido que antes y los conocimientos se hacen obsoletos, incluso conocimientos de ciencias básicas son cada día más innecesarios en el trabajo profesional. La otra razón es que lo conocimientos son cada vez menos exclusivos, el conocimiento es hoy un commodity que se encuentra gratis en Internet. Antes cuando alguien tenía dolor en un costado iba al médico, hoy busca en Internet y solo va al médico si la consulta le dice que puede ser algo serio. Ni siquiera la medicina, el derecho o la ingeniería civil son carreras con futuro asegurado, porque el conocimiento se está haciendo cada vez más accesible y por eso vale cada día menos.

En fin, lo que quería decir con esta larga cháchara es que jamás se metan a estudiar algo por ganar plata. No vale la pena, ni me imagino destino más triste que el de alguien que odia la química, pero se metió a estudiar geología porque era la profesión del futuro.

Yo nunca me forré en ninguna de las cosas que he estudiado y hoy mismo, aunque he estudiado montones y se sobre muchas cosas, probablemente no sirvo para nada útil como trabajador ¿y qué? Me he divertido de lo lindo durante toda mi vida, haciendo cosas que me interesan, yo creo que esa es una riqueza que no se puede comprar con ningún sueldo.

29 Comments:

Blogger FitoNitroso said...

Yo la cagué.. debi haber estudiado para mecánico automotriz...

en cambio soy publicista en retiro, casi comercial y solo veo oportunidades laborales en el mundo del derecho (Que detesto xD).

Saludos

29 de septiembre de 2015, 15:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, me acordé de mi vecino que estudió para ingeniero agrónomo. Pero desde chico le encantaban los fierros y después que se tituló guardó el diploma en un cajón y se metió a estudiar técnico mecánico automotriz en Inacap. Después de trabaajr en las mineras hizo su capitalcito y hoy se está forrando con su propio negocio.

29 de septiembre de 2015, 15:32

 
Blogger EDO said...

Claro que te puedes forrar con una carrera si creas un producto o un servicio que sea muy valioso para los demas y lo vendes. La formacion de ingeniero es lo mas importante ya que por ejmplo en negocios estas varios peldaños arriba de gente que por ejemplo estudio arte, derecho, u otras carreras humanistas (y se nota). Lo otro es que es imposible que la electronica este obsoleta..la usamos todos los dias desde el Notebook, Iphone, El televisor, las comuniaciones, y todos los aparatos electronicos que hoy en dia usamos...lo que pasa es que las universidades nunca enseñan la aplicacion y como sacarle billete a lo que un electronico sabe.

La principal caracteristica que deberian explotar en las universidades es saber vender con eso tienes 50% de ganancia en el mundo laboral....al final con todas las carreras te puedes forrar si sabes vender y cobrar...eso.

29 de septiembre de 2015, 15:35

 
Blogger Pablo said...

Yo estudie ingeniería civil mecánica, que nunca ha sido moda. La estudie porque había que estudiar algo, y además me gustaba el área. Probablemente era lo único que me gustaba en esa época, aparte de ser oficial de la armada, pero nunca postulé porque era muy caro para mi familia.. Ya llevo 14 años trabajando, ni ha dejado de gustarme el área, pero el rtabajo me tiene chato. No se gana mal, pero tampoco es para hacerse millonario.
A veces pienso que debí estudiar otras cosas que ahora (nótese, ahora, no cuando era chico) me gustan, como arquitectura (pero tengo cero habilidad con las manos) o agronomia, pero tengo solo una parcela de agrado, y no tengo apellido de tradición. Creo que siendo camionero o chofer de bus hubiese sido muy feliz. Claro que ahí si que tendría la media guata.....

29 de septiembre de 2015, 18:20

 
Blogger Frx said...

Al final yo creo que lo ideal es que uno estudie algo que le guste y que además tenga las capacidades necesarias para sacarlo adelante, porque si es por simplemente forrarse, hay maneras de hacerlo que ni siquiera requieren título pero sí mucho trabajo y sacrificio en su lugar.

29 de septiembre de 2015, 20:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La ponchera y la quemada del camionero! los brazos hasta donde tapa la polera jaja.

En realidad ninguna profesión da para enriquecerse, con suerte se puede aspirar a tener un buen pasar mientras se trabaja como bruto. Como está la cosa ahora y seguramente en el futuro no va a dar ni para eso y todos tendremos que rebuscarnos en varias cosas diferentes a lo largo de la vida. Estamos en una etapa de transición bien interesante.

29 de septiembre de 2015, 20:39

 
Blogger Frx said...

Sobretodo en estos tiempo de crisis e impuestos altos, aunque uno ganara una millonada siempre va a tener que estar preocupado de deudas y cuentas, de modo que tampoco se está tranquilo y eso que no estoy contando gastos imprevistos entre otras cosas.

29 de septiembre de 2015, 20:51

 
Blogger Maximo said...

Las únicas profesiones que valdrán algo en el futuro son aquellas que no puedan ser reemplazadas por las máquinas, hasta que como tu dices, todo el mundo estudie eso y no valdrán nada. Cuando se desarrolle la inteligencia artificial y sea económicamente rentable, lo único que podremos hacer es dormir, jugar al dominó y emborracharnos. A las mujeres las reemplazarán robots que harán lo que vale la pena hacer y luego las podremos desconectar para dormir tranquilos.

29 de septiembre de 2015, 20:56

 
Anonymous Wilson said...

Me tinca la profesion de engrupidor: jefe de ONG, operador politico, chivero de lo sustentable, ideologo de los alimentos organicos, ecochiflado etc.
La buena labia es requisito y ser lo suficientemente leso como para creersela,el engrupidor debe comenzar por ser engrupido.
El mercado es casi infinito,nunca se acabaran los giles.

29 de septiembre de 2015, 21:25

 
Blogger EDO said...

Y lo otro es que hay carreras que derechamente no se necesitan estudiar en la u: Periodismo, Historia, Ingenieria Comercial, Relaciones publica, etc, etc.....ya que son tan faciles que hasta por internet se pueden aprender...cuento aparte es el caso de Ingenieria Comercial en la cual se encuentra mucha gente cesante..saben mucho de MK, finazas, administracion pero no saben nada en concreto...eso.

29 de septiembre de 2015, 22:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx. Máximo, Wilson, lo que será vaioso en el futuro no serán profesiones sino ciertas habilidades, ireemplazables por máquinas tal como dice Maximo. Desde luego la habilidad para vender siempre ha sido y será fuente de fama y fortuna, no tiene nada que ver con conocimientos sino con destrezas. Dentro de todas las sandeces Edo no andaba tan perdido. Probablemente no se puede enseñar a vender porque requiere cierta personalidad específica, pero si se pueden reforzar algunas destrezas y técnicas que permitan engrupir hasta a un mudo. Como dice Wilson, en áreas como asesoría, política y cosas así el cuenteo es fundamental. Tanto así que en universidades gringas ya están dando cursos de "storytelling"

29 de septiembre de 2015, 22:03

 
Blogger Sergio Aguirre said...

En realidad el tema de la Inteligencia Articial es algo delicado, por que hay servicios como thegrid.io que son "Sitios Web de inteligencia artificial que se diseñan ellos mismos", prácticamente el diseño web ha muerto ya que fue reemplazado por plantillas como Wordpress, es probable los trabajos del área de software a nivel básico sean reemplazados por las AI, la carrera del futuro que son las Computer Science puede estar en peligro por ese motivo (pienso yo, corríjame si me equivoco), muchos se han ido por esa rama y con el rise de AI otras opciones pueden ser las más viables ¿No? Aunque con las AI que se diseñan ellas mismas no sabría que pensar... Eso sería muy paradógico pero probable (La AI artista de google que pinta perros). Me p̶r̶e̶o̶c̶u̶p̶a̶ interesa el tema de la AI y lo que traera, bastante hehe

29 de septiembre de 2015, 23:16

 
Anonymous El mismo JMS de siempre... said...

Estimado, hay un error en tu texto que debieras corregir. Donde dice " Y desde los diez años, más o menos, lo único que me interesaba en la vida era ser ingeniero electrónico, jamás me vi a mi mismo trabajando en alguna otra cosa.", sobra la expresión "en alguna otra cosa" :-P

Fuera de tallas, a mi siempre me gustó la declaración: "Define lo que harías de gratis toda tu vida, y luego encuentra la forma de ganar dinero con ello". Sacar una carrera para "enriquecerse" generalmente, lleva a una vida de frustración.

Salute!

29 de septiembre de 2015, 23:26

 
Blogger Gonzalo Montefinale said...

Simplemente hermoso blog ...

29 de septiembre de 2015, 23:54

 
Blogger Frx said...

Sergio, recuerdo haberme enterado por ahí que en Windows 10 pusieron a Cortana de Halo como una de los tantos asistentes para diversas tareas que pueden realizarse en el sistema operativo e incluso se le pueden hacer preguntas que responderá ( http://windows.microsoft.com/es-es/windows-10/getstarted-what-is-cortana ). Me puse a ver unos videos ahora y bueno, aún le falta para parecerse a su homóloga del juego (la voz se parece más a la de GlaDos de Portal) pero da momentos divertidos https://www.youtube.com/watch?v=858JVmTKnWM https://www.youtube.com/watch?v=1FkRITgMqXI .

JMS, la declaración citada está genial :D.

30 de septiembre de 2015, 00:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sergio, yo me acuerdo en los años 80 cuando el gobierno japones lanzo un programa de no se cuantos billones de dólares para que Japon fuera en el año 2000 el país pionero e el mundo en Inteligencia Artificial (AI). Fue un gran fracaso por supuesto y se gastó mchísima plata en puro humo. Creo que existen algunas ideas fundamentalmente equivocadas en cuanto a la AI especialmente desde JApón, donde llevan muchos años tratando de imitar la inteligencia humana y fabricando robots "que parecen personas", esa es la idea más tonta que existe porque lo que hacen mejor los robots y los programas es lo que hacemos peor nosotros y viceversa. Entonces lo lógico y natural es potenciar todo lo que hacen bien los programas y no tratar de que se parezcan a nosotros ¿para que querríamos gastar billones y esfuerzo de millones de horas hombre en diseñar una máquina que -con muchísima suerte- llegará al nivel de un retardado mental? ¡lo que hay que fortalecer no es lo humano como la intuición y la toma de decisiones, eso los hacemos mucho mejor nosotros que cualquier máquina que se pueda construir porque somos resultado de millones de años de desarrollo!

Los mejores robots no son esos monigotes con apariencia de personas que tanto le gustan a los japs sino aparatos que no se parecen en nada a los seres humanos: drones, autos sin chofer, etc. ¡Esas son buenas aplicaciones!, para las cosas humanas es mucho mejor fabricar humanos, en lugar de una novia-robot mejor una novia humana, que es mucho más divertido, fácil y agradable de construir.

Lo que pasa es que hay que aprovechar las ventajas comparativas de las máquinas, no pelear contra sus limitaciones.

30 de septiembre de 2015, 00:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Monseñor JMS, hablas con verdad, fue una falta inexcusable de mi parte haber escrito esa palabreja soez e infame que empieza con "t" y mucho peor insinuar que yo alguna vez pensé siquiera ejercer esa actividad desgenerada y corrupta. Nos los de CSP despreciamos el "T"... con toda el alma, por ser labor sucia, degradante y propia de esclavos.

Gonzalo, chas gracias amigo.

Frx, todos esos "asistentes" de software me recuerdan a "Clippo" jajaja. En todo caso el desarrollo de software se va ahaciendo día a día más mecánico, probablemente a futuro solo sea necesario hacer diseños al más alto nivel y muchas capas hacia abajo harán todo el trabajo sucio sin que tengamos que preocuparnos de minucias, así ha sido siempre la historia del software.

30 de septiembre de 2015, 00:21

 
Blogger Frx said...

Clippy, es todo un clásico y en mi comentario anterior me faltó poner un link con una foto de la Cortana de Halo http://www.nexus-wallpaper.com/wp-content/uploads/2013/07/evolution-of-cortana-halo.jpg . Lástima que la de Windows 10 sea sólo un círculo (lo que recuerda a Auntie Dot, también de Halo http://i230.photobucket.com/albums/ee42/Stunt_Mercenary/Bungie%20Wallpapers/Bungie_A_Dot_Fade_1024x768.jpg ) y bueno, el por qué los japoneses hacen robots con forma humana lo explica esto : ( ͡° ͜ʖ ͡°)

30 de septiembre de 2015, 01:43

 
Blogger Ulschmidt said...

Las profesiones liberales, que permiten trabajar para una empresa grande, para uno mismo o para el Estado, son lo más amplio. Y las clásicas que siempre tienen nichos.
Los contadores, abogados, médicos, dentistas y ahora también la gente de sistemas porque eso ya se volvió muy amplio. Alguna ingeniería clásica.
Yo también caí en el engaño de la especialidad muy especial, creyendo que iba a ser muy exclusivo, sin darme cuenta que lo muy escaso también va dirigido a nichos muy pequeños que se saturan muy rápido.
Cuando aquí en los 80 se canceló una super-represa que iba a ser la mayor del mundo, Paraná Medio, y en los 90 se privatizaron unas empresas estatales de manejo de agua y energía, varias generaciones de hidrólogos quedaron secándose al sol. Para ese entonces yo ya hacía cualquier otra cosa.
O bien como le dijo un tío a su sobrina "estudiá lo que te guste, porque después vas a trabajar de lo que puedas"

30 de septiembre de 2015, 07:52

 
Anonymous Anónimo said...

En 1974 leí un artículo sobre el tema: las profesiones del futuro eran (y son) aquellas que puedes hacer con tus manos y/o con tu genio creativo. Así de simple y claro.

El Arquituerto.

30 de septiembre de 2015, 10:58

 
Blogger Jose Cornejo said...

A mi también me apasionó el mundo de las computadoras, estudie programación viendome más como esos gorditos nerds que como esos ingenieros expertos. nunca encontré pega en eso. después me dió por estudiar redes computacionales, igual me sirve para corregir los problemas que me da la red que tengo en casa, pero con mi Marine One, me di cuenta que mi verdadero amor son los motores. pero también tengo otro amor, las armas. puede que en un futuro proximo me dedique a ambas pasiones, como mecanico y armero.

Lo de la "profesion del futuro" no es más que un slogan, una manera de enganchar comercialmente a los que creen en eso.

30 de septiembre de 2015, 12:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, es un error conectar el billete con la profesión, un error en el que todos en algún momento cometemos, más bien hay que conectar la profesión o el ofico con lo que disfrutamos. Claro, mucha especialización puede ser toxica en estos días donde todo cambia rápidamente, pienso en mi suegro que es experto operador de telegrafía en código Morse jaja!

Estimado Arquituerto, es cierto que muchas cosas que usan la creatividad y el cuerpo siempre van a tener demanda, pero generalmente son oficios más que profesiones. Bueno, tenemos "la profesión más anigua del mundo" que aunque no se enseña en ninguna universidad (hasta donde yo se) es bien cotizada, rentable y difícilmente quedará obsoleta ¡APUESTO que NO habías pensado en eso! Conociendo tus altos estándares de moral SEGURAMENTE ni se te pasó por la mente. Otras profesiones como el artista, actores, cantantes, pintores, músicos, etc. también tienen para largo.

José, en realidad lo de la profesión del futuro es un cuento, en el futuro servirá cada vez menos lo que se enseña en colegios y universidades. A mi también me encanta la mecánica, pero tengo dos manos izquierdas con puros dedos gordos!!

30 de septiembre de 2015, 13:45

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas:

Muy de acuerdo con que la profesión no se puede ligar al billete y que hay que elegirla bien para disfrutar la vida que nos aporta.

¡Qué mejor ejemplo que el rumbo que está tomando la medicina tecnificada! Me refiero a cirujanos, cardiólogos intervencionistas y similares, descartando a los que se atiborran de pacientes hacérndolos pagar un bomo mensual o algo así para sólo revisarles un examen de dudosa utilidad. Por lo que sea, los primeros disfrutan de su trabajo y los otros no saben qué hacer con el dinero que ganan (concepto que he escuchado en persona de mediquillos no especializados y flojitos).

Quiero expresar que esta pega se debe elegir para cumplirla con entusiasmo y no por los pesos que genera ni para creerse un héroe...

Pero, además, es un profesión irreemplazable porque tiene un fuerte olor a chamanismo y un extraño procesamiento mental (confieso que limitado a unos pocos) que se vincula con el concepto de "experto".

Mis argumentos podrían ser muy largos, pero baste decir que la aplicación de la "lógica bayesiana" nunca ha conseguido superar a los expertos en lo que se refiere al diagnóstico de una apendicitis o el lugar donde se debe tratar de encontrar petróleo.

Ya existe la cirugía robótica, pero detrás de la máquina hay un cirujano y el robot sólo facilita, pero no decide, la gestión.

Es que la Inteligencia Artificial puede suplantar a todos los técnicos de planeta, pero nunca podrá con los chamanes que pretender aplicar las "¿verdades?" de la ciencia, por elusivas e inexactas que sean. En ese ámbito nada es blanco o negro, el todo es sólo tonalidades de gris y hay que ser brujo ilustrado para tener alguna posibilidad de elegir el camino más apropiado.

Volviendo a la plata, antes los médicos eran ricos. Hoy son, la grandísima mayoría, entusiastas obreros del sistema. Entusiastas porque, tras por ejemplo una horrible noche esperando la peor de las evoluciones de un paciente operado en condiciones acrobáticas, al amanecer lo encuentras fresco como una lechuga. No se trata de ser pretencioso ni forrarse de lukas, sino que de la aventura de vivir con intensidad la pega que te da de comer.

30 de septiembre de 2015, 15:20

 
Anonymous Anónimo said...

Ahh, Don Tomás. Muy cierto lo que escribe.
Yo estudié una profesión para ganar billete y "asegurar mi futuro". Craso error. Lo único que aseguré fue tremenda frustración y fracaso.
Pero no hay mal que dure 100 años.
Ahora dedico la mayor parte del tiempo a estudiar, leer, mirar hacia el techo, hacer pequeños trabajos, y a leer su blog.

30 de septiembre de 2015, 18:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Doctor, la medicina como profesión da para escribir varios libros. Y claro, hay médicos y mediquitos, pero es la sociedad, los propios pacientes los que han creado esa absurda idea de que la salud se puede comprar y que mientras más caro es el doctor mejores sus posibilidades de salir vivo. Yo tengo una amiga que conozco dese que estudiaba medicina y no puedo entender como lo hacen para trabajar tanto, especialmente en urgencias. Tanto que hablan de que la vida es sagrada cuando los doctores toman todos los días decisiones que son sentencia de vida para algunos y de muerte para otros, por cosas tan simples como determinar las prioridades de agenda de una operación. Estoy completamente de acuerdo en que el chamanismo está buena parte del poder curador del médico, esa facultad de infundir confianza puede curar más que cualquier medicina o procedimiento, lo mismo que la habilidad para que la gente acepte la muerte o incapacidades graves.

YO creo que ha profesionalización de la medicina ha sido para mal en muchos aspectos, la mayoría de las enfermedades son cosas tan complejas que no existe técnica posible, en cambio el doctor consejero y con "ojo clínico" puede hacer mucho más por un enfermo que esos médicos tostados tipo Miami Vice que van de vcacaciones a FLorida con una semana de consultas. Hoy se vende la idea que con cierta cantidad de plata alguien puede ser inmortal y curarse de la enfermedad que sea, cuando la mayoría de las enfermedades no hay plata en el mundo que las pueda curar. La alianza entre médicos y las farmaceuticas es otro temazo. En fin, a mi me gusta más la medicina como oficio que como profesión.

Yo solo espero que cuando esté por llegar mi hora, alguna mano amiga se equivoque y cuadruplique la dosis de morfina para que me vaya contento para el otro lado, en cualquier caso como no tengo ni un peso ni menos seguro médico así que a nadie le interesará mucho alargarme la agonía, al contrario: mioentras antes mejor, una boca menos que alimentar jaja!

La medicina está en el borde del problema más importante que todos vamos a enfrentar: la muerte, y mientras existan mortales van a tener pega. Pero muchas cosas se están des intermediatizando. Por ejemplo en medicina el auto diagnóstico es cada día más popular y extendido. Google es mi doctor de cabecera y al que consulto con cada síntoma feo que me llega, me asusto un pco pero solo un ratito, después se me olvida porque total, ya viví mi parte, me puedo morir ahora mismo.

No hay máquina que sustituya la verdadera medicina, pero si se puede reemplazar esa sensación de seguridad que da el chamán con jerga técnica y aparatosos exámennes como los que hacen en las más caras clínicas privadas,tal vez es otra clase de chamanismo.

Claro, ver a alguien sanarse debe ser espectacular, pero ver a alguien que se muere sufriendo de a poco también debe desgastar mucho, seguro que yo no me la podría, se necesitan muchas tripas para eso.

Anónimo, bueno, somos colegas entonces. Para los griegos la filosofía era la unica actividad que daba dignidad y nobleza al alma, mientras que el trabajo era despreciable labor propia de esclavos. Tal vez a nuestra chanta-manera somos filósofos baratos jaja!

30 de septiembre de 2015, 19:40

 
Blogger EDO said...

Los medicos son uno de los mas lucradores con la carrera que estudian....solo les interesa el billete y los pacientes que se pudran...incluso mas...los tipos se dan el lujo de no atenderte si se les da la gana amen de que aun existe sobredemanda por sus servicios. ¿Como lo hacen para trabajar tanto?....facil...estan llenos de deudas y de un nivel de vida que cuesta muy caro asi que los tipos tienen mucha hambre y por eso son tan voraces con ganar lucas....podrias copiar Tomas en una de esas encuentras una luz en tu vida...eso.

30 de septiembre de 2015, 21:32

 
Anonymous Anónimo said...

entonces colega:

Vivat philosophiam baratum
¡Vade retro Laborum!

1 de octubre de 2015, 00:47

 
Anonymous er lusho said...

Medicina es una carrera que a pesar de ser dura, da buenas lucas. Y no hay que ser una lumbrera. Derecho tambien es bueno si tienes buen contactos y background... En un pais leguleyo como Chile son muy utiles. Sin embargo, te apoyo en eso de que nadie se forra con una profesion liberal clasica (derecho, ingenieria, etc..) Y en cuanto a ser politico, hay que tener cuero de chancho, algo de mentiroso y disciplinado.. no tengo nada de eso.. slds

2 de octubre de 2015, 12:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, eso, huir del trabajo como del demonio, vade retro Sata.

Lusho, lamentablemente a mi también me fallan esas tres competencias indispensables. Soy medio ladronazo eso si, pero no compensa la falta de lo demás

2 de octubre de 2015, 13:13

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas